estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

El profeta venido de Nigeria

Aprendí a respetar las creencias de la gente. Suelo observar en silencio a la legión de crédulos que confía en milagreros, santones, gurús de autoayuda y todo tipo de predicadores estrafalarios. Hay gente para todo y la nuestra es espléndidamente receptiva para los timos de la charlatanería.

Cuando se anunció la visita del profeta TB Joshua supe que sería un éxito. Lo comprobé cuando vi las imágenes del bizarro recibimiento que tuvo en el aeropuerto, donde lo esperaba una multitud con carteles y gritos histéricos que superaba a la que se convocó para festejar la llegada de Ramsés y Nefertari unos días atrás. El nigeriano repartía bendiciones mientras jovencitas folclóricamente ataviadas bailaban polcas con unos cántaros sobre la cabeza al son de una banda típica.

Por eso, tampoco tengo dudas de que logrará llenar el estadio Defensores del Chaco, donde este fin de semana no habrá fútbol sino un apasionante espectáculo de expulsión de demonios, procedimiento que, como es sabido requiere desmayos, contorsiones y convulsiones que refuerzan la evidencia del incontenible poder espiritual del profeta Joshua. Hasta ahí, como dije, todo bien. Lo que me pareció un poco kachiãi es el milagro que dio origen a toda esta historia.

Según el relato del diputado Bernardo Villalba, él estuvo en una de las funciones del citado profeta y, en un momento dado, el mismo le preguntó qué enfermedad padecía. Algo compungido por decepcionar al predicador, el diputado contestó: “Que yo sepa, estoy sano”. Entonces Joshua le tocó la barriga e inquirió: “¿Duerme usted bien? Villalba respondió “La verdad que no tanto”. Entonces el profeta sentenció algo así como “¿Vio que tiene un problema? Eso le puede dañar la salud en el futuro”. El parlamentario concepcionero consideró que esto calificaba como un prodigio equiparable a un milagro y decidió que debía traerlo a nuestro país.

Pero lo que es definitivamente un exceso es que haya conseguido, además, que una amplia mayoría de los diputados le otorgue la Orden Nacional del Mérito Comuneros, condecoración reservada para ciudadanos que hayan realizado aportes trascendentes en lo artístico, científico o deportivo. Y que, además, la Junta Municipal de Asunción lo nombre ciudadano ilustre. Exceso no es la palabra correcta, es un disparate solo imaginable en una republiqueta en la que sus representantes, a los que se les paga un muy buen sueldo, ni siquiera se percatan de los límites del ridículo.

El profeta que cura el cáncer y el sida –aunque en su país existen 3,4 millones de personas portadoras del HIV–, que predice el futuro –aunque haya augurado la victoria electoral de Hillary Clinton– y que reparte agua bendita para proteger a sus fieles –aunque hace tres años murieran más de cien de ellos al derrumbarse uno de sus templos– debe estar sorprendido por la generosidad de este pueblo. Y en eso coincido con él. Es demasiado.

Por Alfredo Boccia Paz

http://www.ultimahora.com/el-profeta-venido-nigeria-n1101752.html

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

4 comentarios en “El profeta venido de Nigeria

  1. Un “profeta” ladrón de ilusiones y esperanzas

    Por: Cirilo Ibarra Enciso.

    El presunto profeta nigeriano, Temitope Balogun Joshua, quien arribó a nuestro país la semana pasada para celebrar una supuesta “histórica cruzada en el estadio Defensores del Chaco”, sería uno más de aquellos sinvergüenzas, vividores, que movidos por la avaricia se auto-proclaman “profetas” y salen al mundo a engañar en nombre de Dios.

    Su campaña decía: “Si estás en necesidad de progreso financiero, de liberación del ataque espiritual o de favor Divino en tu lugar de trabajo, tu matrimonio, tu familia y todas las áreas de tu vida, ésta cruzada es para ti”.

    Agrega que “durante el evento, el Profeta T.B. Joshua ofrecerá una Oración Masiva para todos aquellos que se encuentren dentro del estadio. Al unirte por fe en este tiempo de oración, recibirás tu sanidad, liberación y progreso”.

    Agrega la invitación: “¡en el nombre de Jesucristo! ¡Estamos deseando verte allí! ¡Asegúrate de invitar a tus amigos, colegas y familiares!”

    Hay que decir que los falsos profetas son quienes montan una estructura organizacional, con nombre y características de un negocio religioso, para poder hacer la mercadería llamada ilusiones, pero lo que va vendiendo son desilusiones.

    Sin dudas éste “profeta” es un ladrón de ilusiones y esperanzas. San Juan ya decía que “los falsos profetas usarán palabras fingidas para fabricar sus desilusiones y delirios; para saciar su desenfrenada sed por todo lo que es dinero, fama y poder; cosas que se originan en los deseos de la carne, los deseos de los ojos y la vanagloria de la vida”.

    Este charlatán, más conocido como T.B. Joshua, con apariencia de piedad de una oveja, sería realmente uno de esos lobos rapaces. Según sus representantes, una tal Raquel Vega y un tal Gerardo Montejano, él nunca visita un país invitado y ahora llegó al Paraguay supuestamente “por mandato divino”. Ni ellos deben creer su mentira.

    Por los antecedentes de éste “enviado” de Dios, es poco creíble lo que puede hacer en nuestro país y ya recibe sinfín de críticas y denuncias. El Dr. Juan Pablo Servín, del hospital Barrio Obrero, relató en su cuenta de Facebook un caso concreto, de una mujer que fue engañada por las falsas promesas de curación por parte –dijo- de “punteros del payaso religioso”, refiriéndose al supuesto profeta africano.

    Según explicó, una joven madre llegó al Defensores del Chaco con su pequeño hijo de 3 años “con crisis repetidas de convulsiones”. Agrega el galeno que “ella sin comer, sin tomar agua y sin un peso en el bolsillo”, se encuentra hoy en el hospital con delicado cuadro de su hijo y necesita con urgencia de ayuda, de la solidaridad de la gente.

    Cuando estos embusteros invitan para la cruzada, señalan que va dirigida a quienes están en necesidad de progreso financiero. Viendo esto, vale recordar que Nigeria, el país africano, es donde la pobreza se acentúa cada vez más, debido a la inestabilidad económica, la insurgencia y las etnias.

    Es donde el 26,6% de los más de 170 millones de sus habitantes, es de indigentes, según informe difundido por Pobreza y Desarrollo Humano de Oxford (OPHI). Los datos agregan que su población vive por debajo de 1,25 y 2 dólares por día respectivamente.

    Entonces muchos se deben estar preguntando ¿Por qué éste “profeta” no resuelve los problemas de la pobreza en su país? Pero conociendo su habilidad para la chantería, seguro responderá con aquello de que “nadie es profeta en su tierra”. De inmediato habría de decirle, en la nuestra tampoco.

    Temitope Balogun Joshua es uno de los pastores evangélicos más ricos y controvertidos del mundo. Logró un gran alcance mediático y un soporte económico, que obviamente proviene de su actividad “pastoral” y supuestamente milagrosa.

    Es el “pastor milagroso”, que dice ser un profeta capaz de curar cualquier enfermedad, como cáncer, sida, etc. Pero lo que mostró éste africano en nuestro país es que se trata de un oportunista, charlatán, embustero y falso profeta. De los acontecimientos en otros países, incluyendo en la Argentina, tampoco le habrían permitido salir airoso.

    Juega con la esperanza de los enfermos, aquellos convencidos que sus problemas no sólo podrán resolver los médicos. Y detrás de esas personas hay toda una vida, una familia y numerosos problemas que resolver.

    Ojala ahora, esa cantidad de gente que estuvo el estadio Defensores del Chaco se den cuenta que estos mentirosos viven de la ignorancia de muchos. Y al “Mesías” Joshua hay que decirle que mejor se quede en Nigeria, que acá ya tenemos bastantes estafadores y charlatanes.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 18 agosto, 2017, 7:36 am
  2. Joshua en Paraguay

    Sin ánimo de ofender susceptibilidades, y con el respeto que siempre tengo a la diversidad de creencias, religiones, filosofías etc. Me sorprende lo absurdamente influenciable y lo escaso de raciocinio que puede llegar a ser la mente humana. Muchas veces comprensible ante situaciones de extrema desesperación.

    Pero cuando el “estado mental” de vulnerabilidad afecta colectivamente hasta a “representantes del pueblo” al punto de declarar #Ilustre a un autoproclamado “Profeta” ya es preocupante, por no decir alarmante.

    Mirna Alfonso

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 16 agosto, 2017, 9:07 am
  3. Joshua

    Por Luis Bareiro
    Si alguien afirma que estuvo quince meses en gestación en el vientre de su madre antes de nacer solo hay dos posibilidades; es un farsante o nació de una jirafa. Si además se presenta ante el público afirmando que puede curar el cáncer, las secuelas de un accidente cerebrovascular, el VIH, trastornos siquiátricos y hasta la migraña, queda confirmado que no es una jirafa.

    Por último, si el acto de sanación se realiza en un estadio nacional y se exige a los enfermos que aguardan el milagro que porten un cartelito identificando su dolencia (“tengo cáncer” o “tengo sida”, según las textuales palabras de Juan Vera, presunto defensor de los derechos del consumidor, devenido en promotor del evento místico) estamos obviamente ante un espectáculo de masas cuya característica común es el fin crematístico; de alguna manera, alguien está haciendo un excelente negocio.

    Como sea, el autodenominado profeta nigeriano no es el primero de su género ni será el último. La libertad de culto supone que la gente tiene derecho de creer en lo que se le ocurra y rendirle culto. Y el nivel de credulidad de las personas no tiene límites.

    En Estados Unidos hay megaestrellas del espectáculo fieles de una religión inventada por un escritor de ciencia ficción de dudoso talento; en los territorios capturados por el Estado Islámico lanzan homosexuales desde los edificios y lapidan a presuntas adúlteras en la vía pública, mientras que en Paraguay hay crédulos que votan a los mismos verdugos cada cinco años.

    En el ámbito privado, cada uno puede crear a su propio dios, a su imagen y semejanza. Conviene aclarar que la libertad de culto de unos no anula la libertad de opinión de los otros sobre esa creencia. Alguien puede creer en elefantes voladores, es su derecho, pero es el derecho de otros considerar ridícula su creencia y decirlo.

    En donde la situación cambia radicalmente es en el ámbito de lo público. Como lo público es de todos no se puede mezclar con las creencias místicas, justamente porque hay libertad de culto. Basta con que uno solo de los casi siete millones de habitantes del país no crea en lo metafísico, o crea en elefantes voladores, para que resulte injusto que en un escenario público se otorgue privilegio a una corriente de fe en particular.

    Convengamos en que tocar el corazón de algunos diputados puede considerarse un prodigio (no faltará quien diga que el verdadero milagro sería tocar sus bolsillos), pero no puede esgrimirse jamás como argumento para condecorar al “toquetón” o para declararlo ciudadano ilustre, así se trate de un talentoso cardiocirujano o de un fenómeno nigeriano gestado como una jirafa y con el perfil adecuado como para hacer historia en el IPS.

    Como muchos legisladores tienen resueltos sus problemas financieros, parecen estar más preocupados ahora con lo metafísico. No les pagamos para eso. Necesitamos soluciones pragmáticas para problemas terrenales. Para los milagros siempre habrá quien crea en un profeta o en D9.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 13 agosto, 2017, 11:18 am
  4. Vergonzosa degradación
    12 agosto, 2017

    Parece cierto eso que dicen de que los vicios, errores y metidas de pata pueden ser contagiosos. Es lo único que podría, de alguna manera, explicar lo que ocurrió esta semana en la Junta Municipal de Asunción, primero, y en la Cámara de Diputados, después.

    Resulta que hay un supuesto líder religioso nigeriano, que tiene un comité, algo así como un club de fans paraguayo, que solicitó a los concejales capitalinos y a los diputados que Temitope Balogun Joshua fuera homenajeado como si de un verdadero héroe se tratara.

    Ni los 24 concejales municipales ni los 80 diputados oyeron jamás hablar de Temitope, a pesar de lo cual creyeron en lo que decía el club de fans, que hablaba de que el africano curaba el sida y sacaba a los mismos demonios del cuerpo de quien fuere, y le otorgaron distinciones que, hasta hace poco nomás, fueron destinadas a personas que merecían todo el honor y el respeto de la ciudadanía paraguaya.

    Ser declarado visitante ilustre de Asunción o recibir la Orden Nacional al Mérito “Comuneros” desde tiempos inmemoriales llenaban de orgullo a quienes tenían el honor de ser los destinatarios.

    Artistas internacionales de gran nivel como Joaquín Sabina, Metallica, el “Puma” José Luis Rodríguez, o Shakira, por mencionar solo a algunos, fueron declarados visitantes ilustres de la ciudad de Asunción por la Junta Municipal de la capital.

    Y la distinción de la Cámara de Diputados fue para el padre Luis María Otazua Guarrochena, por su invaluable aporte en lo material y espiritual a favor de los habitantes de la ciudad de Caaguazú, donde durante más de 50 años brindó su trabajo apostólico y educativo; la deportista del baloncesto de los años 1952 y 1962, Aida Magdalena González Vda. de Cáceres. Además, a Julio César Romero Insfrán, en su calidad de exfutbolista profesional, como ejemplo de perseverancia y sacrificio para la juventud paraguaya; la Selección Paraguaya Indígena, tras consagrarse como campeón de la primera Copa Indoamericana disputada en Chile; ola docente Alodia Santos, de 97 años, quien ejerció la docencia durante 55 años, enseñando las primeras letras a referentes del ámbito intelectual paraguayo, por mencionar solamente a quienes recibieron el galardón este año.

    Mirando estos nombres y sus incuestionables trayectorias, es indudable la degradación a la que se ha sometido a estas distinciones que hasta hace poco contribuían a señalar a quienes se habían destacado en alguna actividad, al servicio de los demás, y a los extranjeros que nos habían permitido disfrutar de su arte.

    Joshua no es digno, solidario ni artista. Es un avivado sinvergüenza cuya principal actividad es engañar a quienes tienen la mala suerte de cruzarse en su camino. Nuestros diputados y concejales ni siquiera necesitaron verlo para caer en su trampa.

    Lo más grave no es que nuestras autoridades hayan querido distinguir a un fraude. Lo terrible es que, al hacerlo, han envilecido estas distinciones de las que ahora muy bien podrían avergonzarse quienes sí las merecieron. Un país tan sufrido como el nuestro no merece que se manoseen sus últimos bastiones de honor, respeto y admiración.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 12 agosto, 2017, 8:39 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

el clima ✓

Click for Asunción, Paraguay Forecast

ÑE’ÊNGA ✓

Ajereparei hese jagua katupyrýicha.23/08/17

Archivos

estadistas ✓

  • 1,079,195 visitas
Follow Paraguay Péichante ✓ on WordPress.com

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

5dias.com.py

5días

A %d blogueros les gusta esto: