“Un año más entre países de mayor crecimiento”

Se critica mucho que en macroeconomía estamos bien pero no llega a la micro. La microeconomía engloba a agentes individuales como consumidores-empresas-trabajadores, entre otros. Entiéndase que si hubiese un crecimiento –y exageraré– del 15% del Producto Interno Bruto (PIB) eso no necesariamente significará para el trabajador rentafijista (cuentapropista) –ergo con un salario fijo– que tenga un aumento del 15% de sus ingresos. No funciona así. Las empresas en general son las que deben reinventarse para poder hacer que los consumidores puedan llegar a un punto/volumen de consumo óptimo ya sea con mejoramiento de precios y/o dando valor agregado a ese producto/servicio X.

El hecho de que más y más empresas entren a competir en un rubro X hace que los precios de determinados rubros bajen, siendo ello un beneficio para los consumidores. El sistema financiero también hace lo suyo en impulsar el acceso a servicios de financiamientos. Creo que el rubro financiero que más se ha expandido en los últimos 5 años es el de las casas de crédito, pasando de lado a esa confrontación banca-cooperativa.

Dando como ejemplo una reinversión de un producto para optimizar su consumo citaré el caso de las tarjetas de crédito. Que después de la ley de reforma trajo un gran perjuicio para bancos/financieras y comercios, cuando las tasas activas fueron recortadas no permitiendo así que las grandes promociones/descuentos sean sustentables. El consumo bajó considerablemente los primeros meses, pero ahora el mercado va aprendiendo que la tarjeta de crédito es un vehículo mucho más barato a la hora de comprar; por qué esto? Porque las tasas de tarjeta de crédito son más baratas que las tasas de préstamos de consumo. Ahora los comercios están ajustando sus estrategias dado el cambio de escenario.

Por último, toda banca central tiene su rol importante a la hora de mejorar los indicadores de consumo: en el caso nuestro el Banco Central del Paraguay (BCP) ha realizado lo necesario para mantener la inflación como también las tasas y el dólar estable sin mayor volatilidad. Ahí se puede entender mejor la tan importante función de una banca central.

Como info, para el mes de agosto el límite máximo que bancos y financieras pueden aplicar a las tasas de tarjetas de crédito para las operaciones en moneda local será de 15,46%, menor a la tasa de 15,93% de julio, de acuerdo al comunicado del Banco Central del Paraguay (BCP). La Superintendencia de Bancos informó igualmente que el límite máximo aplicable por el uso del plástico en moneda extranjera será de 7,27%, superior a la tasa actual de 6,98%, según se observa en el comunicado de la banca matriz.

Por Stan Canova

http://www.lanacion.com.py/columnistas/2017/07/30/un-ano-mas-entre-paises-de-mayor-crecimiento/

Anuncios

13 comentarios en ““Un año más entre países de mayor crecimiento””

  1. La gran oportunidad del Paraguay

    Por Dany Fleitas

    Agusto Roa Bastos refirió en su momento que Paraguay es una isla rodeada de tierra. Para ese momento, esta afirmación, en apariencia sencilla, sacudió sin embargo nuestra forma de pensar y despertó dos corrientes que invitaron a la reflexión: dónde estamos y qué lugar ocupamos en el mundo y qué tipo de información consume la ciudadanía de cara al futuro.

    Por la manera que formuló el más laureado escritor del país, se trataba no solo de un verso sacado de su yo interior, sino que traía aparejada una idea de atadura en el tiempo para el futuro del país. Sin embargo, y por suerte para las nuevas y futuras generaciones, habría de producirse más tarde una gran revolución tecnológica con un gran salto de las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación, principalmente de las telecomunicaciones.

    Las nuevas plataformas de la comunicación que ofrecen internet y el avance de las telecomunicaciones con su servicio estrella, la telefonía, pueden significar para las actuales y futuras generaciones oportunidades de despegue económico que apenas dos décadas atrás era impensable. Internet y sus diferentes formas de expresión (páginas web y plataformas sociales) son canales o puentes que están ahí para ser aprovechados como trampolín para el desarrollo de países rodeados de tierra como el nuestro.

    En términos geopolíticos no hay lugar a dudas de que Paraguay tiene sus limitaciones por su condición de país mediterráneo, pero el crecimiento de la era digital a nivel mundial que nos brindan las telecomunicaciones son una gran oportunidad que no podemos desperdiciar para contrarrestar las desventajas relativas.

    Pocos visionarios creyeron posible hasta hace poco que la tecnología podría significar la diferencia entre el desarrollo y el atraso. Roa Bastos nos alertó y lanzó un primer desafío: reflexionar sobre dónde estamos y hacia dónde tenemos que ir para salir adelante.

    Paraguay está dando pasos gigantes hacia su despegue. Este gobierno ha invertido más que ninguno en el desarrollo de las telecomunicaciones nacionales, en donde las empresas privadas –las operadoras telefónicas– están teniendo un rol importante para poner en la mano de los usuarios tecnologías de punta que nos permitan comunicarnos sin restricciones y de manera rápida con el resto del mundo.

    En un período de menos de dos años, la entidad responsable de la regulación de las telecomunicaciones del país (Conatel), tiene previsto ingresos al fisco cercanos a los US$ 200 millones en concepto de recaudaciones por licitaciones solo para otorgamiento de licencias para la explotación del servicio de telefonía de cuarta generación en todo el país. En forma paralela, impulsa el proyecto de “apagón analógico”, que significará la puesta en marcha para el 2020 de la televisión digital. Además, existe una carga social importante a las empresas adjudicadas para dotar a sectores vulnerables de equipos computarizados con internet para usos en el área de la salud (telemedicina), educación (escuelas y universidades) y seguridad (comisarías de la Policía Nacional).

    De por sí, internet ha demostrado cómo las nuevas generaciones solo tienen límites en su propia imaginación para el consumo de la información a nivel global. La implementación de una primera etapa de la telefonía de cuarta generación en Paraguay es una muestra del potencial que tiene esta herramienta para la movilización de las masas, principalmente en el área laboral, quizá unas de las áreas más sensibles. Ni qué hablar de la importancia en el intercambio de paquetes de datos y la forma en que cambió para siempre la manera en que nos entretenemos. Todos estos cambios se están produciendo a un ritmo vertiginoso. Tal vez no nos damos cuenta, pero el salto es gigante.

    Paraguay tiene hoy la brillante oportunidad de salir adelante y demostrar que, con políticas claras, como propone el Ejecutivo en su apuesta a las telecomunicaciones, se puede contrarrestar claramente ese estigma de país mediterráneo que tenemos metidos en nuestro “chip”.

    Me gusta

  2. Era de las reformas

    Yan Speranza Presidente del Club de Ejecutivos del Paraguay

    Estamos en esas semanas en donde se vuelve común evaluar la gestión del gobierno de turno, que en este caso cumple cuatro años en el poder.

    Aprovechando esa dinámica, me gustaría, sin embargo, ensayar una suerte de evaluación de más largo plazo, intentando mirar en perspectiva el camino que hemos venido recorriendo como sociedad, particularmente en el campo socioeconómico e institucional.

    Una “era” define una parte de la historia de una sociedad en la que se pueden encontrar ciertas características particulares u orden de las cosas.

    Si tomamos como punto de partida un hecho relevante como la vuelta a la democracia en el año 1989, notamos que hicimos grandes esfuerzos por reformar varias de nuestras instituciones republicanas en el marco de una nueva Constitución.

    Esto ocurrió durante más de una década en donde en lo económico estábamos estancados, con crecimientos realmente pobres y con varias crisis como la financiera y la de la deuda.

    Las consecuencias en lo social fueron enormes, pues ya veníamos con graves retrasos históricos en este aspecto, y en el año 2002 llegamos a tener cifras de pobreza superiores al 50% de la población.

    A partir del año 2003 inicia una nueva era en nuestro país, que supo aprovechar una coyuntura internacional extremadamente favorable con unos precios de los commodities por las nubes, tasas de intereses muy bajas que fomentaban la inversión y mucha demanda internacional por nuestros principales productos.

    Logramos por más de una década tasas de crecimiento que promediaban cerca del 5% anual, y esto también tuvo consecuencias favorables en lo social, con reducciones sistemáticas en las tasas de pobreza a la mitad de lo que teníamos anteriormente, con más empleos que se fueron creando y con un aumento significativo de la clase media.

    En términos institucionales, en el área económica hemos visto procesos de fortalecimientos muy positivos en instituciones claves como el BCP, el Ministerio de Hacienda y la AFD, por citar las principales.

    Esto último explica en gran medida nuestro éxito en términos de la estabilidad macroeconómica, una condición necesaria –aunque no suficiente– para el desarrollo.

    A grandes rasgos podemos decir que la inercia de la favorable coyuntura nos empujó hacia una dinámica nueva en la sociedad paraguaya, luego de tantos años de estancamiento.

    No obstante, en el medio de esa vorágine de una relativa mayor abundancia, dejamos de considerar la necesidad de encarar nuevas y más profundas reformas en diversas áreas.

    El tema es que ya hemos entrado en una nueva era, en la cual la coyuntura internacional es totalmente diferente y la gran bonanza ha llegado a su fin.

    Esto implica sencillamente que la inercia mencionada anteriormente se irá acabando y vamos a necesitar como sociedad encarar en serio determinadas reformas, si no queremos quedar atrapados de vuelta en un futuro de estancamiento.

    Cuestiones absolutamente centrales como educación, salud, seguridad social y ciudadana, servicio civil, justicia e incluso infraestructura –en donde se han dado saltos significativos en los últimos años– van a precisar grandes reformas institucionales, pues han llegado al tope de lo que pueden ofrecer; que es totalmente insuficiente, por decir lo menos.

    Creo que la dinámica actual solo permite hacer algunas mejoras en algunas de estas instituciones –en otras como la justicia la cosa está realmente mal–, aunque estas serán marginales en las estructuras actuales.

    En muchos campos empiezan a aparecer propuestas interesantes de cambios estructurales, pero obviamente lo técnico probablemente sea la parte más fácil y uno siempre puede aprender de las mejores prácticas a nivel mundial.

    El tema es que entrar en la era de las reformas va a requerir una gran capacidad de liderazgo político y de generar ciertos acuerdos y consensos mínimos con amplios sectores.

    Es ahí en donde debemos poner todas las fichas, ya que la era del crecimiento y las mejores inerciales se va acabando.

    Me gusta

  3. El peso de la transparencia en el manejo de los recursos públicos

    Más allá de los debates de la política partidaria y los intereses sectarios, la realidad que vemos en la actualidad en diversos espacios y situaciones, nos llama a la reflexión sobre la importancia de la transparencia en los cambios positivos de la administración de la cosa pública.

    Hace pocos días, la titular del ministerio de Hacienda, resaltaba el gran valor de la transparencia como herramienta principal para lograr numerosos cambios que benefician a todos los paraguayos, como las obras públicas y los programas sociales, que están a la vista de todos, para ser evaluados.

    En un momento en el que los organismos e instituciones internacionales dedicadas a la evaluación de las economías mundiales, califican al Paraguay como uno de los países más confiables en cuando a las inversiones y también como uno de los tres primeros en la lista de los de mayor crecimiento, vale detenernos a pensar en lo que eso significa para el común de la gente.

    Siempre decimos que la llamada macroeconomía del Paraguay muestra desde hace muchos años, cifras positivas y números alentadores para quienes observen el panorama desde el exterior. El problema era hacer que esos números se trasladaran a la realidad de la mayoría, a través de obras que faciliten y mejores la vida y apoyen a la producción de todos los tamaños y rubros, así como la atención a la problemática social de forma concreta y permanente.

    Hoy, a cuatro años de la administración actual del gobierno, esta evaluación realizada por la titular de Hacienda, tiene mucha importancia, pues pone el acento en ese aspecto vital para que cualquier administración del Estado, realmente cumpla con los objetivos trazados, si es que es el de mejorar realmente la calidad de vida de los ciudadanos y proteger a los sectores más vulnerables.

    Y para cumplir ésos objetivos, la transparencia en la administración de los recursos es tan básica como imprescindible. Actualmente la inversión pública llega al 3% el PIB y sobre todo, esa inversión no es una declamación o una maqueta, sino obras concretas y nuevos programas destinados a apoyar a sectores necesitados como la tercera edad, la cobertura de salud y la tenencia de la tierra por parte de quienes llevan años de lucha por la misma.

    Es importante, a esta altura afirmar que uno de los resultados más positivos en el uso transparente de los recursos públicos, se ha traducido en obra pública, con importantes logros como las de infraestructura, que benefician a poblaciones que han permanecido postergadas por largas décadas de abandono a su suerte e incomunicadas con otras zonas del país. También la fuerte inversión en viviendas sociales, ha puesto en marcha una mirada positiva hacia el futuro por parte de miles de familias que durante mucho tiempo, estuvieron sometidas a los avatares de las inundaciones y otros problemas climáticos y derivados de la precariedad, sin servicios de salud y educación de calidad para sus hijos .

    Es muy cierto que hay por delante muchos desafíos que deben ser atendidos con seriedad y honestidad, a fin de llegar a más sectores postergados por años, cuando los números que se manejaron en informes grandilocuentes, no se tradujeron en beneficios concretos para los sectores más necesitados ni mucho menos en obras que estén a la vista de la ciudadanía.

    La transparencia como herramienta principal de la administración pública, entonces, es la mejor de las soluciones para partir hacia una agenda de desarrollo que sea palpable para todos y avance sobre los problemas con soluciones que lleguen a más sectores y ayuden a salir del atraso a los sectores que aún sufren las consecuencias del abandono de largos años.

    Me gusta

  4. La realidad es más elocuente que los discursos

    En medio de las rencillas de los partidos políticos de cara a las elecciones del 2018, por encima de las posturas hostiles de ciertos sectores contra el Gobierno, el Paraguay sigue reflejando cifras de excelente crecimiento económico. Da señales claras de que los negocios de la nación andan sobre ruedas. Lo que quiere decir que la conducción del país es la adecuada y que la suerte de los paraguayos está garantizada por la única verdad que cuenta, que son los hechos de la vida cotidiana, al margen de la retórica política estridente e interesada que quiere pintar un panorama negativo.

    Por eso, porque la realidad es la única verdad, es que no está demás señalar lo que apuntan los diversos indicadores de la situación paraguaya actual y sus proyecciones para el futuro inmediato. Para ello solo hace falta citar algunos ejemplos que han saltado a la consideración pública en los últimos días.

    La Unión de Gremios de Producción (UGP), acaso el grupo de la actividad agrícola más importante del país, acaba de remarcar que la producción de soja ha tenido este año un récord, no solo en gran cantidad de semilla producida, sino también por haber alcanzado la más alta productividad. Aunque los precios internacionales de esta semilla no sean en este momento los más altos, se garantiza con ello un fuerte ingreso de divisas y se asegura la provisión de materia prima para la industria aceitera del sector, que tiene su importancia económica y social, por los empleos que ofrece y su papel en el campo fabril.

    Nuestro segundo producto estrella, la carne vacuna, ofrece también excelentes noticias. El Senacsa refirió que en los primeros siete meses del año, el ingreso de divisas por la exportación de los cortes bovinos tuvo un incremento del 14,75% al que hay que añadir que la venta de menudencias tuvo un alza del 23%.

    Si dos de las principales riquezas generadas por el Paraguay van por buen camino significa que la suerte del país tiene garantías sólidas.

    Por su incidencia en el aparato productivo no se puede dejar de mencionar que en el último año el Paraguay ha sido uno de los países con mayor aumento de inversión extranjera en Sudamérica. Un organismo de gran seriedad y relevancia, como la CEPAL, destacó que la inversión extranjera en 2015-2016 tuvo una suba del 5,38% en nuestro país, siendo uno de las pocas naciones entre las 9 del subcontinente que captó más dinero foráneo.

    Por estos datos irrebatibles, que no dependen de la interpretación ni del color ideológico, no es extraño que tantas entidades internacionales y organismos privados financieros de nivel estén resaltando el buen momento de Paraguay. Tanto que dicen que el crecimiento económico es el más alto del Mercosur y uno de los principales de la región, por encima de otras naciones de mayor peso.

    “Cualquiera que haga un estudio en la actualidad verá que Paraguay está en un buen camino”, escribió la semana pasada un analista de Latin-Focus, quien agregó que “Paraguay crece por dos factores, en primer lugar, porque busca nuevo mercado y, por otro lado, aumenta la inversión extranjera”.

    No está demás remarcar la importancia de que nuestro país esté bien considerado en el campo internacional por el comportamiento de su desempeño económico. En sentido político, es la mejor propaganda que se puede hacer de una nación, para atraer inversiones y para que aumente la consideración hacia ella a la hora de procurar créditos.

    Desde el punto de vista interno, aporta también un papel importante. Pues en medio de nuestras escaramuzas políticas y las campañas mediáticas con el afán de desconocer lo que se ha construido, contribuye a ubicar a la ciudadanía en el sitio que corresponde y así ver la cara de los hechos reales que inciden en la vida del país.

    Les guste a algunos o no, el desempeño económico del Paraguay es alabado en el exterior porque está sustentado en un progreso genuino que es producto del trabajo de los paraguayos y de los buenos niveles de conducción gubernamental. Realidad que no se puede desconocer si hay un sincero respeto por la verdad y que ayudará sin duda a mejorar el bienestar de cada vez mayor cantidad de habitantes de nuestra tierra.

    Me gusta

  5. Pronósticos favorables siguen definiendo a Paraguay

    A pesar de las crisis que atraviesa el mundo y también la región, causadas por diferentes motivos que afectan a los mercados y hacen difíciles las predicciones de los especialistas internacionales en economía, Paraguay continúa con buenos indicadores.
    De acuerdo a datos publicados ayer en este medio, reflejando los informes de diferentes instituciones que se dedican a evaluar a los países en diferentes cuestiones relacionadas al crecimiento económico, a nivel internacional, el Paraguay superó muchos de esos pronósticos de crecimiento para el 2017, como el del Fondo Monetario Internacional (FMI).
    Igualmente, fue evaluado como el de mayor crecimiento en inversiones por la CEPAL y ahora, de acuerdo al estudio realizado por el Centro Privado de Estudios Económicos de la Fundación Getulio Vargas (FGV) del Brasil, con el mejor puntaje en Clima de Negocios de América Latina, según el informe presentado hace días.
    Aunque el índice esperado ha caído en pocos puntos, el Paraguay se mantiene y lidera como el país mejor evaluado, con un índice de crecimiento en inversiones de 121,3 en junio. El segundo lugar es para Uruguay, con 118,7 puntos; y Argentina, con 101,6 puntos. Los tres países están en la llamada “zona favorable” de evaluación, según el informe de la FGV.
    Otros países, cuyos pronósticos de crecimiento estaban por encima de lo que hoy están, como Colombia, que cayó al quinto lugar, mientras que México subió al cuarto, con un índice de 71,6 puntos. Bolivia, en la región, fue el que registró una gran recuperación luego de una etapa difícil, siempre comparando los índices entre abril y junio del 2017.
    La medición del clima de negocios favorable a Paraguay es muy importante, ya que los inversores internacionales tienen muy en cuenta lo que instituciones multinacionales como el FMI, la CEPAL y otras de carácter privado, pero con trayectoria y seriedad reconocida, como la FGV, en este caso. Llama la atención que estos indicadores positivos ocurren en un clima regional muy afectado por la crisis económica del Brasil, un gigante que influye directamente en las economías de otros países, como el nuestro.
    Este es un dato nada menor y que puede incidir muy favorablemente en el impulso que lleve al país a captar cada vez más inversiones y se convierta en un verdadero “centro de negocios” en la región, lo que aporta, además de las inversiones propiamente dichas, gran interés de los otros países en conocer al Paraguay, apostando a su presente y futuro, generando fuentes de empleo que benefician a la sociedad.
    Hay que valorar, en ese sentido, los esfuerzos de quienes trabajan desde las instituciones públicas, representaciones diplomáticas y comitivas que visitan a diferentes países y centros empresariales. Muchos de ellos visitan y participan en ferias mundiales de diferentes rubros y otros espacios, promocionando al país, mostrando todo su potencial y dando a conocer las oportunidades a todo el mundo.

    Esa tarea, la de mostrar las ventajas que suponen las inversiones en el país con seriedad y abundancia de datos, es muy importante a la hora de “vender” al país en el sentido de su valoración como una buena oportunidad de hacer negocios.
    Recordemos que el Paraguay se ubica hoy en el tercer lugar entre los países que más crecerán económicamente en este 2017, con un pronóstico del 3,3 %, solo muy poco por detrás de Bolivia (4%) y Perú (3,7%). Y esto, teniendo en cuenta la magnitud de otros países de la región, como Brasil y Argentina, por citar dos ejemplos más cercanos y además con una diferencia de tamaño muy representativa, es más que favorable a nuestro país, que ya puede mirar confiado al 2018, con estas cifras, pero sin dejar de promocionarse como un destino ideal para las inversiones de todo el mundo.
    Reconocer estas proyecciones provenientes de diversos organismos internacionales y aprovecharlas en beneficio de la economía y también de la generación de empleos y el crecimiento de las inversiones es una oportunidad que no podemos dejar pasar y nos debe involucrar a todos.

    Me gusta

  6. La economía se reactiva

    César Barreto Otazú

    La economía sigue mostrando signos de reactivación este año como estaba previsto inicialmente, lo cual es un hecho positivo después de dos años muy difíciles. El comportamiento de algunas variables económicas importantes indican esta realidad.

    Las importaciones acumuladas al primer semestre muestran un crecimiento del 23% respecto al mismo periodo del año pasado y se observan incrementos en la mayoría de los rubros. La importación de productos que forman parte del comercio fronterizo de reexportación se incrementó en un 42%; la de maquinaria y equipos en un 15%; automóviles y camiones en un 2% y la de otros bienes de consumo en general en un 16%. El volumen de importaciones se recuperó a niveles observados en el 2015 en el mismo periodo.

    Por otro lado, según el Estimador de Cifras de Negocios del Banco Central, las ventas declaradas por distintos sectores comerciales y de servicios en el primer semestre también experimentaron un crecimiento importante con relación al mismo periodo del 2016. Por ejemplo, la venta de automóviles se incrementó en un 13%; la de electrodomésticos un 13%; la venta en supermercados creció un 8%; la de tiendas y shoppings en un 13% y la venta de materiales de construcción muestra un incremento del 12%.

    Todos estos números indican una reactivación de la actividad comercial en este primer semestre como resultado de una combinación de varios factores positivos que la han impulsado.

    En primer lugar, la estabilización del dólar y una política económica más ordenada en los países vecinos han hecho que los consumidores tanto argentinos como brasileños encuentren nuevamente diferencias de precios muy importantes en los distintos productos importados y que se comercializan bajo el régimen de turismo en nuestro país con impuestos reducidos.

    Combinando lo anterior a una importante mejora en la plataforma comercial y de servicios, las principales ciudades fronterizas han atraído masivamente a turistas de los países vecinos que vienen a comprar y que al mismo tiempo pueden disfrutar hoy de servicios de muy buena calidad. De esta manera se incrementan las ventas en los shoppings, supermercados, hoteles, restaurantes, estaciones de servicios, etc.

    En segundo lugar, la actividad de la construcción se ha dinamizado, especialmente, debido a la inversión pública tanto en viviendas como en obras de infraestructura. La inversión del Gobierno Central se incrementó un 35% respecto al primer semestre del año pasado, lo que incrementa el empleo, los ingresos de los trabajadores de la construcción y consecuentemente el gasto en consumo beneficiando al comercio y los servicios en general.

    En tercer lugar, aunque aún incipientemente, la buena cosecha inicial de soja impulsó un aumento en la adquisición de nuevas máquinas por parte de los productores. Sin embargo, la inversión en el sector agropecuario es aún muy baja. Luego de la caída de precios de la soja en el 2015, los productores están priorizando reducir sus niveles de endeudamiento antes de continuar invirtiendo. Además, las últimas heladas y sequía afectaron negativamente la cosecha de maíz y trigo. La próxima zafra de soja será muy importante para el futuro de las inversiones en este sector.

    Finalmente, el dólar ha estado más débil de lo previsto inicialmente. A nivel internacional se ha depreciado más de un 10% frente al euro. Esta debilidad del dólar también se observó en el mercado local en estos meses y no se visualiza un cambio muy significativo de esta tendencia en lo que queda del año.

    La economía está dando señales de reactivación en la mayoría de los sectores económicos. Si la disputa electoral no genera grandes incertidumbres, esta reactivación irá consolidándose hacia un crecimiento económico sostenido. Nosotros mantenemos nuestra proyección de crecimiento del PIB de alrededor del 4,0% para este 2017.

    Me gusta

  7. Focalizando nuestra estrategia social

    Por Matías Ordeix

    El Paraguay avanza, a paso lento, como diría mi abuelo “sin prisa, pero sin pausa”, hacia una sociedad más desarrollada. No creo que hayamos retrocedido, pero sí, no hemos avanzado lo suficiente. Estamos, lastimosamente, aplazados en la mayoría de los índices sociales. No tenemos buena calificación en salud, educación, combate a la pobreza y desigualdad, entre otros tantos. Las pequeñas mejoras logradas, los primeros pasos deberán ser la fuerza en nuestras venas para procurar acelerar un cambio imprescindible para nuestra sociedad.

    Cuando observamos detenidamente nuestro mapa social, en el que ocupan lugar las carencias que tenemos, no sabemos realmente dónde comenzar a trabajar. Es que son tantas las necesidades de un pueblo que merece surgir… El Gobierno intenta ordenar la casa y destinar recursos a los ejes de desarrollo social que cree prioritarios, pero gran parte del esfuerzo se queda en el camino. Los vaivenes políticos, la lucha entre los poderes legislativo y ejecutivo, un sistema judicial obsoleto y corrupto, solo ponen palos en la rueda a la carreta del progreso social.

    Las razones del letargo en la mejora social son múltiples. Desde recursos insuficientes por baja presión impositiva, alta evasión, corrupción, falta de gestión y profesionalismo, entre otros tantos. A nivel ministerial y de presupuesto, más del 70% de los ingresos tributarios y fiscales van a gastos corrientes, por lo que la inversión material en salud, educación, infraestructura o seguridad, por citar algunos, es extremadamente baja.

    Basándonos en los anhelados Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS – compromiso global al 2030) encontramos algunos críticos dentro de los 17, tales como: fin de la pobreza, hambre cero, salud y bienestar, educación de calidad, reducción de las desigualdades, etc. Y la pregunta que nos agobia es ¿por dónde comenzamos? ¿Dónde focalizamos nuestros esfuerzos? ¿Cómo colaboramos desde el sector privado a la mejora de los índices sociales?

    Personalmente, creo que uno de los pilares para un mejor desarrollo social, y convirtiendo al “ODS 4 – Educación de Calidad” en un eje de trabajo transversal, puede ser la clave para el desarrollo del Paraguay en un mediano plazo. Sin educación el país no prosperará. Revisemos la historia reciente de países como Singapur, Japón o Taiwán, algunos de ellos eran muy pobres hasta hace algunas décadas, hoy son potencias globales con casi nula desigualdad, gran clase media, sin hambre, etc. Ellos decidieron apostar a la Educación como clave de crecimiento y desarrollo, y ampliamente lo lograron.

    Recuerdo una enriquecedora experiencia que me ha tocado vivir estudiando en Osaka, Japón, hace unos años. Le pregunté al profesor de economía, doctor Masayuki Furusawa, cuál fue el secreto del surgir, de un país que había quedado devastado luego de la Segunda Guerra Mundial. La respuesta fue rápida y concreta, “contratamos los mejores profesores ingleses y otros extranjeros para que eduquen a nuestro pueblo… se les pagaba muy bien, si bien eran muy caros para nosotros, incluso su sueldo era superior al del primer ministro… pero veíamos en la educación una inversión, la única forma de hacer crecer nuestro arruinado Japón”.

    El momento de la unión, de la construcción en equipo es ahora. Así como lo enuncia el “ODS 17 – Alianzas para lograr los Objetivos” el aliarnos es clave. Exigir al Gobierno es correcto, involucrarse en la mejora de los ODS debe ser un compromiso de toda la sociedad. El empresario no debe ser más un espectador, tiene que ser imperativamente un actor. Debemos proponer, construir, hablar menos y hacer más. La mejora social es trabajo de todos, el país se construye en alianza con todos los integrantes de la sociedad, nadie afuera, todos adentro.

    Me gusta

  8. Empleadores del Año

    Anoche recibieron el premio 5días al Empleador del Año 30 empresas que se destacan no sólo por confiar en el país invirtiendo y creando empleo sino que además han optado por la vereda de la legalidad, registrando sus planillas en las cajas previsionales y realizando en tiempo y forma sus aportes empresariales. El espíritu de este premio es poner de resalto al empresariado formal y comenzar a encender luces cenitales sobre los que prefieren seguir en la oscuridad de la informalidad.
    Desde hace años, la lucha por achicar los niveles de evasión de los aportes previsionales es titánica y avanza a marcha lenta. Pese a todos los esfuerzos realizados por los organismos del Estado –Ministerio de Trabajo, Instituto de Previsión Social, etc.- en siete años apenas se ha logrado incrementar un 30% la cantidad de aportantes a las cajas previsionales. Pero los números siguen siendo decepcionantes. El IPS ha logrado llegar apenas al 36% de cobertura de su población objetivo, con un registro en 2014 de 487.000 aportantes. Este es un dato clave ya que coincide con el nivel de evasión calculado por el ente previsional y que sigue superando el 60%.

    Esto significa que seis de cada 10 empresas no aseguran a sus empleados, desnudando una conducta visceralmente malévola que priva a sus colaboradores no sólo de la seguridad de un haber de retiro sino que además les cierra todo acceso a la atención de la salud que cubre ese seguro, tanto al trabajador como a su familia. Esta informalidad militante encierra algo peor: el denso clima que impera entre los empleados de cada firma evasora por miedo a que si reclaman lo que por ley les corresponde corren el riesgo de perder sus empleos. Ya sea por lenidad en la aplicación de sanciones y multas o por corrupción del sistema, la masa de empresas evasoras sigue casi intacta, sumando no menos de 2.400.000 los ocupados que están fuera del sistema previsional.
    Existe otro factor adicional en este análisis. Sobre el universo de cobertura pesa una creciente amenaza. Se trata de la cantidad ascendente de trabajadores que entran en edad jubilatoria y hecho que sumado a la mayor expectativa de vida de los adultos mayores, crea una fuerte tensión en la relación entre los aportantes activos a las cajas y los pasivos que retiran haberes.

    Los últimos cálculos actuariales disponibles –Ministerio de Trabajo, boletín 2014- indicaban que esa relación era de 9 a 1 en el caso de IPS pero de 4 a 1 en la ANDE y 5 a 1 en jubilados bancarios. Se estima que esta relación todavía le da salud financiera al sistema pero sólo en caso de que entren nuevos cotizantes, tanto trabajadores como empleadores. De lo contrario, para 2030 la caja de IPS entraría en crisis y mucho antes las de los bancarios y la ANDE. Se impone que el Gobierno cierre el cerco sobre los evasores y los haga entrar, si es necesario compulsivamente, en el sistema previsional. Mientras tanto, 5días cumple en destacar a aquellas empresas que han elegido la formalidad por propia voluntad y compromiso con la responsabilidad social.

    Me gusta

  9. Bonos ilimitados

    Por Theodore Stimson

    Vetado el Presupuesto General de la Nación 2017, economistas y abogados del sector público y privado, ensayaron fantásticos dictámenes para el Estado y sus respectivos clientes, con autoritarias teorías tales como la “integralidad” del presupuesto, para justificar una emisión de bonos soberanos por 550 millones de dólares sin la aprobación del Congreso.

    Ahora, a partir del art. 6 de la Ley 5869/17 de rehabilitación financiera de la economía familiar campesina estamos nuevamente ante la posibilidad de que la “tesis” de la “integralidad” del presupuesto imponga nueva deuda espuria, sin la aprobación del Congreso exigida en el art. 43 de la Ley 1535 y la Constitución. En este caso, ¿con que coherencia podrá el procurador general del Estado y los estudios jurídicos del Estado y de los bancos, que se esmeraron en complacer al Ejecutivo antes que honrar la Constitución, negar su fino intelecto y ligera pluma para ensayar nuevas fantasías legales a favor de los campesinos?

    El art. 202 numeral 10) de la Constitución establece que es atribución del Congreso el aprobar o rechazar la contratación de empréstitos. El art. 40 de la Ley 1535 de Administración Financiera del Estado establece el sistema de crédito y deuda pública, y que la deuda pública se rige por la misma ley y por las que “aprueban las operaciones [de crédito] específicas”. Por su parte, la Ley 5097 del año 2013 estableció modificaciones a la ley 1535 y un régimen de cuenta única, estableciendo en el art. 11 que los títulos de deuda del tesoro público “deberán ser emitidos, previa autorización por la Ley del Presupuesto General de la Nación”. El art. 6 del anteproyecto de Ley 5869/17 de rehabilitación financiera de los pequeños productores, autoriza “expresamente y con carácter excepcional” al Ejecutivo hacer todas las modificaciones y/o ampliaciones en el presupuesto aprobado por Ley 5554/16 “necesarias” para el cumplimiento de la Ley 5869/17.

    En consecuencia, so pretexto de la integralidad del presupuesto y poderes “expresos” y de “excepción” para modificar o ampliar el presupuesto por sí y ante sí, con toda discreción para lo que el Ejecutivo estime necesario para atender la emergencia campesina, el Ejecutivo podrá emitir bonos soberanos en el mercado internacional.

    Con el aval intelectual de los asesores económicos y legales autoritarios, el Ejecutivo podrá declarar modificado y ampliado el monto de bonos soberanos del art. 73 de la Ley 5554/16 (ley que aprueba el presupuesto para el año 2016, y que fuera reconducido tácitamente) y bajo la fabulosa “tesis” de la “integralidad” del presupuesto y la reconducción tacita de deuda, comprometer la fe pública del Estado para atender la emergencia campesina, emisión que podrá darse durante la actual o siguiente presidencia. Además, podrá vetarse de nuevo el presupuesto, y este veto combinado con la ley de presupuesto, puede conducir al país a una situación de emisión ilimitada e indefinida de bonos.

    Podrá el Ejecutivo, incluso, llevar el asunto a la Sala Constitucional de la Corte, y obtener una inconstitucional declaración de certeza constitucional sobre la base del art. 6 de la Ley de rehabilitación campesinas, y los mercados internacionales, indiferentes al fortalecimiento de la instituciones de la República del Paraguay, desembolsarán los recursos, previa firma de la desdorosa cláusula de renuncia de la inmunidad de soberanía, que habilita a demandas ante la Corte de Nueva York, y embargo de las reservas internacionales, u otros activos que la República tenga en el extranjero.

    Actualmente, el mercado de capitales está estimulado por la política de la flexibilización cuantitativa (“quantitative easing”) utilizada por la Reserva Federal de los EE.UU., el Banco Central Europeo, y otros bancos centrales. La misma consiste en operaciones de mercado abierto por las que los bancos centrales compran diferentes activos en el mercado abierto tales como bonos y valores para aumentar la oferta de dinero, y estimular la economía. Los bancos de inversión, que son los verdaderos originadores y creadores de los bonos, en este contexto, necesitan de los emisores para hacer nuevas emisiones y colocar nuevos productos en el mercado. Lewis Ranieri, el famoso trader de Salomon Brothers, entendió esto en los años 70, y creó la securitización, o activos con respaldo hipotecario, que creó la burbuja que estalló en el 2008.

    “A juzgar por su comportamiento” escribe el célebre periodista Michael Lewis “todo lo que les preocupa a las calificadoras de riesgo es maximizar la cantidad de negocios que puedan calificar para los bancos de inversión”.

    Las calificadoras de riesgo calificaron la emisión de bonos 2017 con la nota “B”, esto es “junk bonds” (bonos basura). Debido a la debilidad institucional del Paraguay, nuestras autoridades no obtuvieron el grado de inversión, o calificación “A”. Como los bonos soberanos, a diferencia de los bonos corporativos, están respaldados en los poderes coercitivos del Estado emisor, que simplemente sube los impuestos o crea nuevos impuestos para extraer de sus ciudadanos los recursos para pagar la deuda, la pobre calificación de los bonos de Paraguay resulta atractivas para los inversionistas, pero mal negocio para el país, que, de haber fortalecido la institucionalidad habría obtenido una mejor nota, y una tasa más baja.

    La facultad de modificar o ampliar una ley de presupuesto, que el artículo 6 confiere al Ejecutivo, transgrede el art. 3 de la Constitución que establece que ningún poder del Estado puede otorgar a otro facultades extraordinarias, o la suma del poder público. Con el nefasto antecedente de la emisión de bonos espurios 2017, y bancos de inversiones indiferentes a la institucionalidad de la República, y a las consecuencias tributarias de las mismas, está el riesgo de que la presión política y social sobre un aparato administrativo autoritario y débil, atropellen con una nueva emisión de bonos espurios en el mercado internacional.

    Me gusta

  10. El futuro se define hoy

    Siempre señalamos a los jóvenes como la esperanza del mañana. Sin embargo, pensar en ese escenario implica no solamente una cuestión lógica de tiempo, sino en una inversión que se debe realizar en la formación de los mismos. Así veremos los frutos de esta capacitación en el momento que estén al frente de la administración de los diferentes estamentos sociales.

    Por eso, antes que apuntar con el dedo los errores que comenten los adolescentes, deberíamos hacer una autocrítica de la situación en la que nos encontramos como sociedad lo cual arroja hechos de violencia con jóvenes como protagonistas. Intentar comprender el aumento de ese tipo de violencia entre estudiantes requiere de un análisis profundo de las múltiples causas que desembocan en este conflicto.

    Si comenzamos el análisis desde las familias podemos notar la ausencia de modelos para guiar la vida de los jóvenes. Padres ausentes, presos de la imperiosa necesidad de juntar recursos, para honrar las cada vez más pesada canasta familiar, así como los gastos que requiere la manutención de cada familia, es una constante que disminuye la calidad de la educación. Si le agregamos la división de la familia tradicional, con padres y madres responsables, que participen en la formación de sus hijos, podemos entender mejor el resultado de la enseñanza hogareña.

    Los nuevos tiempos que vivimos, en donde la instantaneidad hace que todos los esquemas paradigmáticos tengan que ser revisados, deriva en una serie de hechos que también inciden. La educación formal debería acercarse cada vez más a esta línea de pensamiento. Es imposible construir cuando existe un divorcio tan grande entre la tecnología como fuente educativa y la práctica que se enseña en las aulas.

    Este nuevo ordenamiento comunicacional también hace que sean masivas las informaciones. Desde los estímulos violentos que reciben los chicos, hasta la difusión de un moquete entre compañeros, que tiene alcance mundial por internet. Seguir ignorando o actuando insuficientemente para responder a esta coyuntura es una desidia imperdonable que no podemos seguir cometiéndola.

    No podemos olvidar la sociedad que tenemos actualmente. Cuando se enseñorea la impunidad y se establecen fórmulas de éxito fácil como el único camino hacia un reconocimiento social, estamos desviando el destino de nuestros actos. Si funcionamos mal, y no se castiga a los responsables de hechos criminales, no habrá ejemplo que pueda servir para encaminar el rumbo de la sociedad hacia un destino que no sea el de un rotundo fracaso.

    Un viejo reproche que varias veces fuera repetido en charlas informales adquiere una fuerza impresionante. “Si tenés demasiado tiempo libre, seguro que vas a mandarte una macana”, escuché muchas veces. Quizá, más que nunca tenga sentido. No existen ámbitos de desarrollo de actividades extracurriculares para los jóvenes paraguayos. No existen espacios de esparcimiento en donde se pueda canalizar positivamente esa energía y rebeldía típica de la edad.

    Es de cobardes y necios negar que los principales responsables de esta situación de aumento de violencia entre estudiantes somos los padres, por consecuencia la sociedad en su conjunto. Deberíamos tomar esta realidad como otro de los temas en los que con el tiempo suficiente discutamos las alternativas que puedan reencauzar nuestro camino. Si postergamos este compromiso, no habrá futuro para los jóvenes, ni presente que pueda servir para todos nosotros.

    Necesitamos urgentemente un Paraguay en donde los jóvenes no miren al otro como un enemigo al cual se debe vencer, sino a un compañero con el que se pueda construir. Mientras no entendamos esto, seguiremos profundamente equivocados.

    Por Pablo Noé

    http://www.lanacion.com.py/columnistas/2017/08/04/el-futuro-se-define-hoy/

    Me gusta

  11. Desbalances en el mercado laboral

    En nuestra sección Emprendedores abundan estos encabezados: “Harto de vegetar en un empleo sin futuro, abrió su propio negocio”. Es una sección virtualmente inagotable, llena de historias que se enraízan en una realidad lacerante en el Paraguay. El 65% de la fuerza laboral, esto es, un total de 2.160.000 trabajadores –documenta un estudio de la Facultad de Ciencias Contables, Administrativas y Económicas de la Universidad Católica- tiene un ingreso laboral inferior al salario mínimo, el 25% gana menos de 500.000, el 50% por debajo de 1.500.000 y el 75% menos de 2.400.000 guaraníes.

    Estas cifras radiografían un mercado laboral extremadamente precario dividido en dos segmentos en el cual el 20% se mueve dentro de las regulaciones salariales y la cobertura social, mientras que el 80% habita el submundo de la informalidad, lejos de la cobertura de riesgos de la vejez y en el que prácticamente dos de cada tres trabajadores percibe menos del mínimo que consagra la ley. El estudio de la UC, elaborado en base a datos de la Dirección General de Estadística, Encuestas y Censos en su Encuesta Permanente de Hogares de 2016, pone foco sobre la composición de la fuerza laboral por sectores y niveles de ingreso. Así, mientras que en el empleo público (320.000 personas) el 76% gana por encima del salario mínimo y sólo el 24% está por debajo, esa relación se invierte en el empleo privado (1.317.000 personas) en donde el 60% es remunerado por debajo del salario mínimo y el restante 40% por encima de él. En el cuentapropismo, estas últimas proporciones se desbalancean aún más hacia la informalidad (77-23).
    Este es un enfoque crudo y directo de la realidad del mercado laboral paraguayo. La pregunta que se hace a continuación el documento es: ¿Por qué tan baja proporción de la fuerza laboral gana igual o más que el salario mínimo regulado? La respuesta se ensaya en un estudio realizado para el Banco Mundial por Guillermo Perry Rubio, ministro de Hacienda en el gobierno del presidente Ernesto Samper de Colombia, y William F. Maloney, economista jefe del BM. “En las economías latinoamericanas –afirman Perry y Maloney-, caracterizadas por enormes sectores informales, el análisis costo-beneficio lleva a escapar de los impuestos y otros tipos de regulaciones o dejar de participar en el flujo formal de impuestos y transferencias… influenciados por la percepción colectiva de que la acción del Estado es inefectiva, ineficiente e injusta”.

    Traducida al lenguaje de la gente, esta conclusión da paso a otro interrogante: Para qué pagar impuestos a un Estado que no me brinda buena educación, la cobertura en salud es mínima, la inseguridad es cosa diaria y las oportunidades de trabajo estable son inexistentes. Esta ecuación, aún irresuelta, pone por delante de todo un factor clave: desconfianza en la gestión pública cuya calidad, de mediana a baja, explica el marcado desbalance hacia la informalidad de la economía.

    http://www.5dias.com.py/97457-desbalances-en-el-mercado-laboral

    Me gusta

  12. Debate tributario

    Por Wendy Marton

    El primer debate televisivo entre los precandidatos colorados para las elecciones del 2018 dejó certezas y dudas en materia tributaria.

    Tanto Santiago Peña como Mario Abdo hablaron sobre sus planes en caso de ocupar el sillón presidencial.

    Peña repitió parte del discurso del Gobierno actual y aseguró que buscará que los ricos paguen más impuestos.

    La duda que quedó es cómo lo hará. Santiago fue ministro de Hacienda durante dos años. En ese periodo implementó el impuesto al valor agregado (IVA) a las cooperativas.

    En lo que respecta al impuesto a la renta personal (IRP) intentó dos veces sin éxito modificar las reglas para que quienes más tienen más paguen.

    Al final, lo que se logró es aplicar la retención del IRP de los asalariados, un sector de clase media baja, mientras que los ricos seguirán pagando menos.

    ¿Qué hace suponer que logrará lo que Horacio Cartes no logró con todo el apoyo político que hasta hoy tiene y cobrará más tributos al sector más pudiente?

    Por lo demás, se desconocen otras propuestas tributarias que podrían mejorar el ingreso a las arcas fiscales y contrarrestar el abultado crecimiento de la deuda pública

    En el caso de Mario Abdo quedaron aún más dudas. Como parlamentario no se recuerdan antecedentes de que haya presentado un proyecto de ley en materia tributaria y que haya sido aprobada para que los ricos aporten más.

    La propuesta de Abdo guarda relación con mantener baja la presión tributaria tal como está actualmente y apelar al endeudamiento vía préstamos de organismos multilaterales.

    Ninguno de los dos despeja dudas sobre qué pasará con el aporte del sector agropecuario y cómo se aumentará su contribución.

    El Iragro fue creado en 2013 y es poco aún lo que se puede modificar pues su implementación recién empezó. Lo mismo sucede con el impuesto inmobiliario. Como la modificación comenzó a implementarse en el 2016, quedan aún por lo menos cuatro años para que empiece a notarse su eficiencia o no.

    Una reforma tributaria que incluya una mayor presión a través de impuestos directos parece alejada del gobierno que viene, por lo menos si colorados vuelven a ganar la Presidencia de la República.

    Queda aún por saber qué propondrán los candidatos opositores.

    Más allá de los ataques políticos, es necesario saber qué opciones proponen quienes aspiran a ocupar el sillón presidencial para construir un país más justo, con mayor equidad tributaria y mejor gasto estatal.

    Me gusta

  13. Presencia de Paraguay en el mundo

    Hoy por hoy, cuando en otros países del mundo se habla de Paraguay, se hace especial hincapié en las proyecciones de crecimiento, que se conocen a nivel internacional y están sometidas a constante valoración de organismos internacionales especializados. En ese sentido, el país está posicionado entre los mejores y sus posibilidades se destacan en todos los ámbitos comerciales y económicos.
    Alguien con ánimo de desanimar podría sugerir que no somos un país poblado por millones y millones de posibles consumidores de productos y servicios, pero la respuesta más atinada que se puede ofrecer en ese sentido, es que sí el Paraguay es capaz de posicionarse entre los mejores proveedores de productos a países que sí son exigentes en calidad de los mismos.

    Este fenómeno positivo se ha dado, por ejemplo, con el rubro de la carne. Uno de los ejemplos más visibles e impactantes que podemos citar. En ese sentido, el posicionamiento de la carne paraguaya en todo el mundo, incluyendo los mercados más exigentes en cuanto a sanidad y calidad, es prueba más que fehaciente de que el trabajo en serio y a conciencia tiene con seguridad la mejor respuesta.

    Actualmente, el Paraguay compite de igual a igual y hasta muchas veces con mejores resultados con otros países productores de carne que tienen mucho más años de tradición ganadera y experiencia en su comercio internacional. Ni hablemos de la calidad de la genética. Sin embargo, por sobre todas los obstáculos y ganando en confianza por el trabajo realizado, los productores nacionales han ido aprendiendo que nada es realmente imposible, si se pone toda la energía, la creatividad y el compromiso de hacer bien las cosas.
    Hoy en día los responsables de la Cámara Paraguaya de la Carne (CPC) hablan del excelente posicionamiento de la carne paraguaya en el mercado internacional, haciendo hincapié en la seriedad con la que han afrontado la tarea, todos los productores nacionales involucrados en el negocio.
    Independientemente del tamaño del emprendimiento, se trabaja en equipo y se realiza una tarea en coordinación con las oficinas del Estado que prestan apoyo técnico, vigilancia sanitaria y capacitación y apoyo para lograr negocios con el exterior. El resultado es el pronto ingreso de la carne a mercados premium como el de Hong Kong y a los Estados Unidos de América.

    Esta posibilidad se agrega a las exportaciones que ya se realizan a lugares cercanos y también países de Europa, Cercano y Lejano Oriente, además del prestigio de convertir a Paraguay en un proveedor, no solo de carne, sino de genética a otros países como Ecuador, que comenzó a mejorar su producción utilizando la mejor genética animal, la que se lleva de nuestro país.
    Siempre es importante recordar, al hablar de este negocio que emplea actualmente a más de 10 mil trabajadores en forma directa y miles más, en forma indirecta, que se está en constante competencia con países productores de carne de tradición y capacidad como Nueva Zelanda, Argentina, Brasil y Estados Unidos. Y que el Paraguay sale airoso cada vez que se presenta la carne nacional, producida por grandes o pequeños productores que trabajan bajo las mismas normas de cuidado, en las ferias internacionales más importantes.

    La capacitación constante, el mantenimiento y cuidado de la calidad, son para este sector, que está siempre bajo la lupa de los analistas más rigurosos del mundo, tan importantes como la búsqueda de nuevos mercados.
    Por ello, una vez más, vale elogiar el trabajo serio y esperar que este siga su senda de crecimiento, en beneficio del país y su posición ante el mundo, además de generar trabajo a los paraguayos en todas las regiones.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s