estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Más debates estudiantiles

En el proceso democrático del país los centros de estudiantes de las universidades y colegios experimentaron etapas de fuerte protagonismo y de prolongados silencios y ausencias. Sus actuaciones han sido intermitentes.

Tuvieron momentos de mucha fuerza e incidencia, como en la lucha por el boleto estudiantil o las protestas por una educación de calidad.

En lo más reciente, los de secundaria incluso llegaron a provocar la destitución de una ministra y a colocar en la agenda de las autoridades nacionales los problemas de la educación.

Los universitarios, con el UNA no te calles, pusieron al descubierto toda la red de corrupción tejida en la antigua y prestigiosa universidad estatal, descabezaron el Rectorado y algunas facultades.

Superando largas etapas de abulia, falta de creatividad y, en algunos casos, sometimiento total al sistema, últimamente algunos centros de estudiantes se sacudieron las cenizas, o polvareda, y recobraron fuerza. Como saliendo de hibernar, nos sorprendieron a todos con dirigentes bien hablados, con mucho contenido y argumentos sólidos. En los últimos años nos sentimos orgullosos de los chicos y chicas de los colegios y de la mayoría de las facultades de la UNA, organizados a través de sus respectivos centros de estudiantes. Nos devolvieron la esperanza. ¡Qué vivificante sería si estos centros estudiantiles se convirtieran en espacios permanentes de discusión de los temas de la realidad nacional y que tengan vuelo propio!
Además, que en ellos se ejerciten el disenso, la tolerancia y la capacidad de argumentar y defender posiciones.

Por eso, cayó tan a contramano el comunicado interno del Ministerio de Educación, emitido la semana pasada, por el que en lugar de propiciarse y facilitar iniciativas de los alumnos se establece que en adelante los debates organizados por los centros de estudiantes deberán pasar previamente por el aparato burocrático. Es decir, contar con un proyecto educativo, “elaborado según las normas del MEC”, aprobado por la supervisión pedagógica de la zona y con una participación pluralista de panelistas, “con responsables de las instituciones educativas como moderadores”.

Con esta medida antidemocrática, y burocratizando una actividad que debería ser libre y acompañada por la institución, el MEC plantea el control absoluto de los debates, conferencias, charlas que decidan organizar los centros de estudiantes. Establece además que los moderadores tienen que ser los responsables del colegio.
Restricciones de esta naturaleza están desfasadas y desalientan las iniciativas estudiantiles. ¿A qué se teme? ¿Acaso tienen miedo a que los estudiantes abran las ojos sobre lo que ocurre a su alrededor o, que conozcan sus derechos? Con disposiciones así, seguiremos preguntándonos: ¿dónde están los ciudadanos?

Por Susana Oviedo

http://www.ultimahora.com/mas-debates-estudiantiles-n1095995.html

 

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

5 comentarios en “Más debates estudiantiles

  1. Enrique Riera

    Un grupo de estudiantes secundarios nos invitó a Guillermo Ferreiro, abogado de Stiben Patrón, y a mí a dar una charla sobre libertad de prensa y democracia en Paraguay en el colegio Comercio 1, la cual se produjo el pasado 30 de junio.

    Después, Menchi Barriocanal y Guillermo fueron invitados al colegio Técnico Nacional a dar una charla sobre los mismos tópicos (http://bit.ly/2tXGuKM). Lo de Menchi parece que colmó la paciencia al grupo Cartes y en consecuencia el Ministerio de Educación y Ciencias (MEC) el 6 de julio prohibió estas charlas.

    Menchi fue acusada por Horacio Cartes de incitar a la violencia. El presidente pidió públicamente que ella y su marido Óscar Acosta sean recluidos en la cárcel de Emboscada (http://bit.ly/2tYXwXp) (http://bit.ly/2sLS4Xi).

    La prohibición del MEC textualmente dice “…a partir de la fecha, los pedidos para la realización de estas actividades deberán contar con un proyecto educativo, elaborado según las normas del MEC, aprobado por la supervisión de la zona y con una participación pluralista de panelistas, con responsables de las instituciones educativas como moderadores”.

    La resolución atenta contra la libertad de asociación (Art. 42 de nuestra Constitución), pues afecta a los derechos de los centros de Estudiantes secundarios a organizar actividades según su mejor y libre parecer; atenta contra la libertad académica (Art.74 CN) pues impone restricciones a la libre exposición de puntos de vista con lo cual a su vez atenta contra la libertad de expresión al imponer condiciones para ejercerla; atenta contra la libertad de información (Art. 28 CN) pues ordena la exposición obligatoria de la “historia oficial”. Y atenta contra la promoción de los valores democráticos (autodeterminación de los gremios) que debe hacer el sistema educativo (Art. 73 de nuestra Constitución).

    El ministro del MEC, Enrique Riera, dijo el pasado sábado 15 de julio que se rió a carcajadas de la controversia desatada por la prohibición sobre la realización de debates estudiantiles “sin contraparte” (http://bit.ly/2uxDIxp).

    Además de reírse, trató de encubrir, disimular, disfrazar, la citada prohibición calificándola de “orientación pedagógica”. Encubrimiento, disimulo, disfraz, que cayó enseguida cuando el ministro se vio obligado a admitir que las charlas deberán ser “informadas con anticipación al MEC” (http://bit.ly/2uxDIxp).

    Para que no queden dudas sobre que la prohibición del MEC es una acción que tiene el efecto de vedar o impedir el uso o la ejecución de las charlas, Riera debió reconocer también que “si fuera un grupo de gente a hablar de la situación jurídica de (Stiben) Patrón, entonces tendrían que ir quienes están a favor y quienes están en contra. Por qué no se le invita al fiscal a preguntarle de qué se le acusa” (http://bit.ly/2uxDIxp). Siguiendo la lógica del ministro, aparte de imponer la “historia oficial”, si el fiscal no acepta, los defensores de Stiben no podrán ir.

    Riera evidenció aún más que el bonachón artilugio de la “orientación pedagógica” que usó es solamente un perverso encubrimiento, un disimulo y un disfraz, al remarcar que no se volverá a “organizar debate alguno sin el mencionado control estatal”, aunque emulando a Alfredo Stroessner, el ministro negó que tal prohibición sea una restricción a la democracia (http://bit.ly/2uxzYMp).

    En la misma declaración del día 15 en que justificó la prohibición, además de disfrazarla de “orientación pedagógica”, Riera hizo cuestión de que él no es stronista, como si las palabras pudieran disculpar la acción stronista y digna de Stroessner que está implementando (http://bit.ly/2uxzYMp).

    Enrique Vargas Peña

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 18 julio, 2017, 8:34 am
  2. ¡Bienvenido, ministro!

    René González Ramos –

    Ministro, imagino que llega cansado de su extensa gira por Asia, donde visitó tres países: el gigante Japón y los denominados tigres asiáticos, que son Corea y Taiwán.

    Sé que estuvo bastante informado de lo que ocurrió en el país durante su ausencia, especialmente en el área que le compete. Igual le cuento algunos de los hechos que se sucedieron cuando usted estaba gestionando donaciones y cooperación internacional.

    Al menos cuatro instituciones educativas fueron tomadas nuevamente por estudiantes secundarios, quienes reclamaron en la mayoría de los casos algo tan básico como infraestructura escolar adecuada.

    En otros casos el clamor fue el cese de la tiranía hacia ellos y hacia sus padres por parte de funcionarios de la cartera a su cargo, específicamente de directores y docentes.

    Son denuncias recurrentes que aún no han sido atendidas a profundidad. Cansa repetir, pero no por ello deja de ser relevante que por ejemplo todavía están pendientes las obras en 676 escuelas de todo el país. Los fondos para estos trabajos están disponibles desde hace cuatro años, pero no se utilizaron todavía por falta de gestión, según usted mismo suele resaltar.

    Estas tomas, por si no lo sabe, tuvieron respuestas inmediatas no muy dignas de lo que se espera de representantes del Ministerio de Educación y Ciencias (MEC) en pleno siglo XXI. Como ocurrió en el Saturio Ríos de San Lorenzo, algunos asesores prefirieron lanzar más leña al fuego, como se dice, en lugar de apaciguar los ánimos y tratar con los chicos.

    Usted ya conoce el desenlace que tuvo una situación similar en la misma entidad, cuando era otra persona quien estaba al frente.

    Estas situaciones demuestran que de momento, el paso de Ministerio de Ciencias, en vez de Cultura, no pasa de ser solo una modificación de la denominación en la entidad.

    Durante su estadía en el continente oriental, donde consiguió pianos y computadoras para las escuelas públicas, un grupo de alumnos decidió devolver los libros de texto que usted prometió les servirían para una educación de calidad.

    “Solo dos de los catorce libros nos sirven de acuerdo con nuestro plan de estudios”, manifestó uno de los jóvenes.

    Pero quizás lo más extraño que ocurrió cuando usted, ex presidente de la Juventud del Movimiento Popular Colorado (Mopoco), estaba fuera del país, fue la decisión del MEC de censurar los debates de los centros de estudiantes en los colegios. Ahora hasta los conversatorios que plantean los jóvenes deben pasar por esa burocracia tan criticada.

    Encima los directores, que ya son pedagogos, administradores, porteros, madres y padres a la vez, deben además fungir de moderadores de estas charlas.

    La comunidad educativa espera que ahora que volvió, se retracte de esta medida. Eso es todo y una vez más, ¡bienvenido, ministro!

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 17 julio, 2017, 8:32 am
  3. MEC siembra censura

    Por Miguel H. Lopez
    El Gobierno, a través del Ministerio de Educación y Ciencias (MEC), está desplegando en los últimos años su más rancia expresión de mediocridad y autoritarismo.

    La actual prohibición a los estudiantes de colegios a montar paneles para hablar y debatir asuntos de realidad nacional, si antes no escriben un proyecto educativo, lo someten a todas las instancias burocráticas de la institución, para que luego les indiquen a quién invitar y a quién no, y finalmente imponerles controles y moderadores, es solo un botón más de muestra.

    Nadie puede olvidar la razzia autoritaria que desplegó Marta Lafuente en sus años de ministra, los primeros cuatro periodos del cartismo. Impuso lo que se le cantó, incluyendo descuentos ilegales y compulsivos al plantel docente. Hasta que todo le cayó encima y por una decisión política debió ser renunciada para desactivar las tomas y paros de instituciones educativas que empezaban a rebelarse en su contra, en serie, y en repudio.

    Como en una perversa ecuación, el asunto se colocó en una relación casi matemática. Cuanto más autoritarismo, más mediocridad en el sistema educativo. Nadie puede negar que los resultados que deja anualmente el MEC van de mediano a malo; y empeoran cada vez más.

    El Gobierno se está metiendo con una de las franjas más sensibles y delicadas de la población, los niños y jóvenes; y para enlodar más el cuadro ahora pretende cortar la escasa iniciativa de expresión democrática y de libertad que existía: paneles y debates autónomos de temas de la realidad con personas fuera de los esquemas del Estado y del discurso oficialista.

    Si hasta los centros de estudiantes controlan, no es extraño que hoy quieran extender su censura a las ideas y sus contenidos. El dictador Stroessner (1954-1989) estaría feliz por lo aplicado que andan sus pichones.

    María del Carmen Giménez, la viceministra de Educación, es la abanderada de esta última cruzada antidemocrática desde el MEC. Tal vez porque su titular, Enrique Riera Escudero, no se atreve a mostrar la cara. Sus años de autorreferenciado juvenil de la lucha contra el autoritarismo hace tiempo cayeron en saco roto; y aparte de ser actualmente un abyecto camaleón, buscador de candidaturas ofrecidas, su otro modus operandi es tomar malas decisiones al frente de la cartera de Educación. No hace mucho, también anunció la idea de crear instituciones especiales para chicos sobresalientes. Un propósito que contraviene la Constitución y abona el terreno para un amplio despliegue de discriminación.

    El Estado, que debe ser garante de los derechos básicos de las personas y defensor de la cultura y régimen democráticos con justicia social, bajo el Gobierno de Cartes solo busca cubrir formalidades e imponer un pensamiento único, el suyo. Verticalismo chato, de un grupo que solo piensa en ellos. El resto puede morir. Si es en silencio, mejor…

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 13 julio, 2017, 9:42 am
  4. “Cada vez que oigo hablar de educación…”

    Joseph Goeebels (*) dejó dicho: “Cada vez que escucho hablar de cultura, saco el revólver”. ¿Qué dicen los políticos cuando oyen hablar de educación? Es la gran materia de la que no se habla en política en estos días. Y si se lo hace, se camina por la tangente de los problemas secundarios: el sueldo de los docentes, las escuelas ruinosas, los libros que llegan tarde o la merienda que no alcanza. El fondo de la cuestión sigue escapando a la agenda de los políticos encerrados en sus mezquinos boliches electorales en los que se dedican al avariento recuento de votos, adhesiones, traiciones y cambios de bando. No les da para más, no por cortedad intelectual –aunque a veces sea así- sino porque sencillamente no les interesa ocuparse de los temas verdaderamente serios. La educación es uno de esos asuntos.

    Y es sobre ella que, quizá, exista la mayor cantidad de estudios sobre su realidad, con diagnósticos incluidos y hasta líneas de acción recomendadas para cada país. Por ejemplo, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) dictaminaba hace algo menos de una década sobre América Latina: “En los últimos años, los países… han realizado importantes avances en educación: se ha ampliado la duración de la educación obligatoria; ha aumentado la cobertura del sistema; se han diseñado nuevos currículos; se ha mejorado la dotación de materiales y la infraestructura escolar, y se ha invertido en la formación de los docentes. Sin embargo, persisten problemas en la calidad de la educación y en su justa distribución en el conjunto de la sociedad”.

    Esto lo documentaban en un informe de 2013 tres investigadores del Instituto para la Promoción de la Reforma Educativa en América Latina diciendo que “sólo tres de cada 10 estudiantes que ingresaron en el primer grado en 1999 completaron los 12 años de la educación formal en 2010. El promedio de años de estudio de la población paraguaya era de 8,2 años, menor a los nueve obligatorios por ley. Además, el porcentaje de la población de 20 a 24 años con al menos 12 años de escolarización era del 62% en el área urbana pero cae al 35% en el ambiente rural”. Las estadísticas sobre indigencia y pobreza, tan en debate hoy día, se explican en al menos una parte en los limitados efectos de la educación a escala país.

    Agrega Unesco: “Ya no basta con acceder a la educación para verse cumplido ese derecho. Es necesario además que esa educación sea de calidad, esto es, que sea pertinente, relevante, equitativa, eficaz y eficiente. Desde esa perspectiva, evaluar la calidad de la educación se convierte en un camino necesario para garantizar el cumplimiento de ese derecho humano fundamental”.
    ¿En qué medida ocupa a los políticos el “camino necesario” iluminado por la Unesco? Por ahora, cero medida. Los políticos están anestesiados en sus internas, recalculando recursos y midiendo tiempos. Para cuando acaben, llegarán las generales de abril. Será la siguiente etapa de las “cuentas del gran capitán” de las que saldrá el nuevo inquilino del Palacio de López. Y en agosto se iniciará la nueva cuenta regresiva: el que está hará lo imposible para quedarse y el que espera, lo necesario para encaramarse el turno siguiente. ¿Y la educación? “Sí… ya… ya veremos…”.
    •Jerarca del régimen nazi 1933-1945.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 13 julio, 2017, 9:40 am
  5. El MEC debe promover el espíritu crítico de estudiantes

    Lo dispuesto por la viceministra de Educación, Carmen Giménez, al obligar a que los estudiantes que convoquen a personas para debates o charlas en los colegios tengan que contar con autorización de las autoridades, constituye un caso de censura, luego de que los alumnos del Colegio Técnico Nacional hayan invitado a una charla sobre Democracia y Libertad de Prensa a personas con posturas cuestionadoras ante el Gobierno. En lugar de promover el espíritu crítico como parte de la formación de los futuros ciudadanos, el MEC muestra así una arista represiva, aplicando la adulonería oficial como forma de enseñanza, como ocurría durante la dictadura.
    Un notable retroceso en los contenidos de la educación es el que se dio en estos días, a partir de la reacción de la viceministra de Educación, Carmen Giménez, cuando se mostró molesta porque los alumnos del Colegio Técnico Javier habían invitado a la conocida periodista de radio y televisión Menchi Barriocanal y al abogado Guillermo Ferreiro para mantener una charla con los estudiantes sobre democracia y libertad de prensa.

    Barriocanal es la periodista a quien el propio presidente de la República, Horacio Cartes, había aludido en un discurso político, señalando que ella debería estar presa, al igual que su marido, el también periodista Óscar Acosta, junto con el joven dirigente liberal Steven Patrón, en ese momento recluido en la cárcel, a raíz de su presunta participación en los sucesos políticos del pasado 31 de marzo, en las protestas ciudadanas que derivaron en la quema del edificio del Congreso, entre otros hechos. Por su parte, el abogado Ferreiro es el representante legal del imputado Steven Patrón.

    Es decir, la invitación cursada a la periodista y al abogado, quienes mantienen una postura crítica a las últimas acciones del actual Gobierno, evidentemente molestaron a las autoridades del Ministerio de Educación y Ciencias (MEC), ante lo cual la viceministra Giménez comunicó que, a partir de entonces, toda invitación a personas para mantener charlas o debates con los alumnos deberán ser solicitadas previamente a las autoridades del colegio y contempladas dentro de un proyecto educativo. Y las autoridades deberán aprobar esos nombres.

    La actitud asumida por la viceministra fue interpretada y cuestionada por ser un intento de cercenar la libertad de expresión, tratando de evitar que personas que no tengan una postura a favor del Gobierno puedan acudir a compartir sus pensamientos y sus ideas con los estudiantes. La reacción ministerial nos remite a un nocivo pensamiento fascista o autoritario, que busca imponer a los estudiantes de qué modo tienen que pensar, evocando al controlador Gran Hermano que el novelista George Orwell caracterizó en su clásica novela 1984.

    En lugar de promover el espíritu crítico como parte de la formación de los futuros ciudadanos, llevándolos a formarse con perspectivas diversas de pensamiento, el MEC se muestra en una lamentable fase represiva, aplicando la adulonería oficial como forma de enseñanza, como ocurría durante la dictadura.

    En un país donde a sus gobernantes les cuesta mucho ser democráticos, la actitud de la viceministra de Educación implica un retroceso.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 13 julio, 2017, 9:33 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

el clima ✓

Click for Asunción, Paraguay Forecast

ÑE’ÊNGA ✓

Oñepyrûma pe jehe’a, he’ije panadero.20/07/17

VIÑETAS ✓

Nico

Melki

Caló

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

5días

A %d blogueros les gusta esto: