estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Cartes busca cooptar a las élites

El rechazo de la mayoría del pueblo paraguayo a su inconstitucional proyecto de enmienda para forzar su reelección no ha impedido que el presidente Horacio Cartes continúe con su frenético afán de retener el tremendo poder que viene detentando. Como nuestro diario ha venido denunciando, con tal propósito ha pergeñado una hoja de ruta hacia el totalitarismo, utilizando la estrategia de las dictaduras no militares que han emergido alrededor del mundo en los últimos tiempos, como las de Hugo Chávez y sus seguidores en Latinoamérica, Vladimir Putin en Rusia y Al Sisi en Egipto, por citar a unos pocos. Todos, o al menos la mayoría de ellos, accedieron al poder por medios democráticos, mediante elecciones que no habrán sido enteramente limpias ni transparentes, pero que al menos les proporcionaron legitimidad a sus mandatos.

Tras hacerse con el poder, lo primero que han hecho tales gobernantes fue socavar los cimientos de las instituciones democráticas de las que se valieron para alcanzarlo, mediante pasos incrementales, legales e ilegales, que tomados en conjunto tuvieron el efecto de inclinar el campo de juego a favor del establecimiento de un régimen que, para no ser técnicamente una dictadura, tuviera elecciones y una oposición política.

Para establecer un sistema híbrido de esta naturaleza, con características autoritarias y ropaje democrático, les resulta necesario eliminar o, al menos, empujar hacia la periferia las opiniones críticas, tal como lo hizo Nicolás Maduro en Venezuela. A tal efecto, sus gestores procuran copar con sus propios medios de comunicación, o con medios afines, el libre espacio de que goza una sociedad democrática. Buscan dominar el espacio político, económico y social del país, reduciendo el alcance que pueda tener la prédica de los líderes opositores y el consiguiente retorno de la percepción que de ellos tiene la ciudadanía.

Hasta ahora, esos esfuerzos le han resultado exitosos al presidente Cartes. En particular, en lo concerniente a la alianza política con partidos y facciones de la fragmentada y débil oposición. Hasta tal punto ha llegado la largueza de su billetera y de la caja política que maneja en las entidades binacionales, que en el último año de mandato ha logrado copar totalmente los poderes del Estado: el Congreso, la Corte Suprema de Justicia, la Fiscalía General del Estado, el Consejo de la Magistratura, el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados y la Justicia Electoral.

Copadas las instituciones fundamentales, el presidente Cartes se lanza ahora a obtener la adhesión de las élites económicas del país, utilizando el enorme poder coercitivo que tiene este a través de la imposición de decisiones y de los órganos de fiscalización de la actividad económica del país. Como lo hiciera en el campo político, en el económico el Primer Mandatario busca la cooptación del sector que genera la riqueza del país, que tiene tanto o más poder contingente que la clase política, con una doble finalidad. Por un lado, sumar a su propio peculio el aporte económico de los sectores comerciales, industriales y productivos del país, para el financiamiento de la campaña electoral de su delfín designado y de los demás candidatos a cargos electivos que se han comprometido a respaldar su gestión si Santiago Peña logra ganar la presidencia en abril próximo, tanto desde el Parlamento como desde las gobernaciones departamentales y municipales. Por el otro, fracturar la tradicional unión corporativa existente entre los diversos gremios del país, forzándolos a tomar abierta postura política a favor o en contra del Gobierno.

En tal sentido, en nuestro editorial de ayer domingo aludíamos al tremendo “cháke” lanzado contra los productores de soja, mediante la amenaza de un impuesto a los granos, y a sabiendas de que ese poderoso sector productivo también involucra a las entidades bancarias que les dan créditos y a los grandes negocios que les proveen de insumos y maquinarias. Si bien el presidente Cartes anunció que vetaría una ley en tal sentido en caso de que el Congreso la apruebe, por el estratégico momento en que fue revivido el tema puede pensarse que el Primer Mandatario lo mantendrá como una espada de Damocles sobre la cabeza de los empresarios que se muestren reacios a apoyar a su candidato.

El Presidente ha dado otro importante paso para conseguir agua destinada a su molino, con el crédito de G. 367.000 millones otorgado por el Instituto de Previsión Social (IPS) a la empresa de telecomunicaciones Tigo, filial de la transnacional Millicom. Más allá de la polémica desatada al respecto de esta operación financiera en el ámbito económico nacional, cabe, sin embargo, abrir el paraguas no tanto sobre la calidad de la inversión que ha hecho el IPS, sino sobre el actual contexto político en que ella se inserta. Es el Gobierno, o mejor dicho, el presidente Horacio Cartes el que busca atraer a su favor al actualmente más poderoso medio de telefonía móvil del Paraguay, por el que millones de ciudadanos se comunican dentro y fuera del país vía Internet, integrando las redes sociales que hoy tienen fuerte poder mediático y pueden movilizar a las masas a favor o en contra del Gobierno, como ya ocurriera no hace mucho cuando la población protestó masivamente contra el descabellado proyecto de enmienda impulsado por el presidente Cartes, y por cuyo efecto este terminó reculando de su propósito.

Esta artimaña política no es ninguna novedad, menos aún un invento del presidente Cartes. La han utilizado con muy buen provecho el citado Vladimir Putin y otros jefes de Estado para sostenerse en el poder mediante una combinación de tiranía y democracia. Con todo, la apropiación por el Kremlin de los principales medios de comunicación de su país no ha impedido que la naciente sociedad civil rusa, conectada por las redes sociales de internet, haya podido encontrar puntos de interés por los cuales está luchando. Lo mismo sucede con la cada vez más fuerte sociedad civil paraguaya.

El presidente Cartes debe entender que el oficialismo colorado no va a adormecer ni a dispersar el sentimiento y la determinación de la ciudadanía, cuando esta perciba que la dignidad de la nación y su libertad estén en peligro, como se comprobó, si bien a un alto precio, en ocasión del descabellado intento de aprobar la reelección vía enmienda. En esa ocasión, se colmó “la paciencia de los buenos”, lo que sin duda alguna volverá a ocurrir si el actual Primer Mandatario no renuncia a su pretensión totalitaria.

http://www.abc.com.py/edicion-impresa/editorial/cartes-busca-cooptar-a-las-elites-1611510.html

 

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

9 comentarios en “Cartes busca cooptar a las élites

  1. ¡Viva la “dictadura”!
    13 julio, 2017

    Señalar todas y cada una de las mentiras que divulga el diario ABC color sería imposible por razones de espacio, además de soporífero, por la misma causa. Sin embargo, vale la pena referirnos a una de ellas, con la que martilla de manera cotidiana, sobre la supuesta dictadura que ya se instaló o está por instalarse en nuestro país de la mano de Horacio Cartes. Los argumentos que esgrime son tan burdos que irrita a cualquiera que tenga información sobre lo que representa un régimen dictatorial y enfurece a quienes tuvieron la desgracia de padecerlo. Hablemos en serio y empecemos por algunas preguntas elementales que Zuccolillo debería responder, con datos concretos, si su tesis no fuera más que el fruto de su ya borrosa imaginación.

    Por ejemplo, ¿Dónde están los presos y torturados por causas políticas? ¿Y los desaparecidos? ¿Y los que partieron al exilio para no ser objeto de lo anterior? ¿Cuáles son los partidos proscriptos por el gobierno? ¿El Comunista, que adhiere al stalinismo, o el de los trabajadores, adscripto al trotskismo? ¿Qué libertad pública, al menos una, se halla conculcada? Y por último, para abreviar, ¿Tal vez el presidente insinuó, sin que nos hayamos enterado, disolver otro poder del Estado o se arrogó una de sus facultades, y si así fuera, cuál de ellas y en qué caso?

    Por supuesto, son interrogantes que ABC ni nadie podría responder, no con un mínimo de seriedad, al contrario de la dolorosa situación que vive el hermano pueblo de Venezuela, en donde el chavismo sí describió un proceso que derivó en la dictadura que hoy todos vemos. Empezó con las terribles represiones a los estudiantes, poco después de que asumiera la presidencia Nicolás Maduro, a comienzos del 2014, acompañada por el apresamiento de centenares de ellos. Siguió con la implacable persecución política a los líderes de la oposición, la proscripción de varios de ellos, el rechazo inconstitucional a la realización de elecciones para un referéndum revocatorio, la disolución de la Asamblea Nacional y de vuelta la represión feroz a las protestas que se iniciaron hace poco más de 100 días. Y hay mucho más, pero como saldo provisorio de esta brutal realidad podemos señalar que ya son 109 los asesinados, hay 450 presos políticos, muchos de ellos sin proceso judicial, y otros 250 guardan prisión domiciliaria, en las mismas circunstancias.

    Lo que observamos en la realidad paraguaya es exactamente lo opuesto. Ahí están los campesinos, abusando incluso del derecho constitucional a manifestarse, en detrimento de decenas de miles de ciudadanos que no pueden circular libremente por las calles de Asunción. Ahí también están las minorías más violentas que jamás hayamos visto a lo largo de la transición, diciendo y haciendo lo que se les viene en ganas en el Congreso. Y ahí está ABC color, que en nombre de la “libertad de prensa” no solo manipula escandalosamente la información, calumnia a medio mundo y sabotea todos los actos del gobierno, sino que, aparte de todo esto, incita permanentemente a la violencia, al desconocimiento del Estado de Derecho y al golpe contra las autoridades electas democráticamente.

    ¿Acaso Zuccolillo decía algo de lo que ahora dice durante la dictadura de Alfredo Stroessner y por eso ahora habla con tanta “autoridad”?. ¿Publicó alguna vez, aunque sea de manera solapada, la necesidad de “salir a las calles para restaurar la democracia”?. La respuesta causaría risa, si su papel no hubiera sido tan nefasto. Su tímida oposición al régimen recién se produjo cuando éste se venía abajo, a pesar de lo cual le clausuraron de inmediato su diario. Pero hasta entonces, y hablamos de más de un cuarto de siglo, fue cómplice y encubridor de los más horrendos crímenes y el mayor latrocinio perpetrado en América Latina.

    Un solo dato, que el lector puede comprobar si busca en internet bajo la leyenda “portada de ABC de abril de 1975”. En esa época se produjo una terrible oleada represiva, cientos de compatriotas fueron encarcelados, salvajemente torturados, varios de ellos asesinados después de ser sometidos a largos tormentos y otros hasta ahora se hallan desaparecidos. Se habilitaron campos de concentración en Misiones y también en Emboscada. Pues bien, en las tapas del diario perteneciente al “demócrata” Zuccolillo solo encontraremos referencias a…! la inundación! registrada en aquel entonces, más alguna donación realizada por “la esposa del presidente, Doña Ligia Mora de Stroessner”.

    Hoy esa pesadilla quedó atrás y nuestro pueblo goza de plenas libertades, en el marco de una democracia que con todas sus imperfecciones es lo mejor que construimos a lo largo de toda nuestra historia. El único que no lo ve así es Zuccolillo y, lógicamente, sus empleados de la prensa y de la política.

    Pero no discutamos más sobre términos. Que se quede con la “democracia” de Stroessner, a la que por algo nunca combatió como combate al actual gobierno, que nosotros, sin duda alguna, nos quedamos con esta “dictadura”.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 13/07/2017, 09:30
  2. Dos revelaciones

    Por Edwin Brítez

    En la semana se conocieron dos revelaciones con respecto al futuro político de la nación. Una de ellas es la decisión del intendente Mario Ferreiro de anunciar su no postulación a la presidencia de la República y la otra es confirmación del sentimiento popular anticartista expresado en el apoyo a uno de los precandidatos del partido Colorado (Mario Abdo Benítez) y del partido Liberal (Efraín Alegre), lo que significa que según la intención de votos hoy en los dos partidos más grandes, ganan anticartistas.

    El anuncio de Ferreiro tiene uno por ciento de indecisión que podría convertirse en cien por ciento de decisión solo si cambian las condiciones de aquí al 20 de octubre, fecha límite para el reconocimiento de alianzas y concertaciones. Lo que hizo retroceder a Ferreiro es la decisión de que un liberal debe encabezar la alianza, situación que él no está en condiciones de cambiar, y como tampoco su virtual candidatura presidencial cuenta con estructura propia, consideró mejor abrirse a tiempo.

    La incertidumbre antes de este anuncio era: ¿está en condiciones Mario Ferreiro de liderar la oposición para el 2018? Las encuestas ordenadas por ABC Color le otorgan el 50,5% de intención de votos, ubicándolo en calidad de indiscutible ya que supera la mitad, pero para que esta intención se convierta en realidad necesita de un aparato electoral opositor, básicamente es controlado por el PLRA, que esta vez prefiere ser autosuficiente.

    Pero el precandidato liberal, Efraín Alegre, frente a Ferreiro llega al 32,6% lo que ubica a los liberales frente a una nueva incertidumbre: conociendo el valor de la estructura para hacer una buena elección, ¿esta ventaja será suficiente para hacer ganar a la oposición unida con una candidatura liberal? En otras palabras, la estrategia liberal para el 2018 es: si quieren que nuestra estructura (partidaria) haga ganar a la oposición tendrán que votar por nuestro candidato, esta vez.

    La incertidumbre queda ahora en manos de Mario Ferreiro. ¿Si dejo pasar esta oportunidad, la volveré a tener en el futuro?

    La otra revelación es la intención de votos para las internas coloradas que favorece ampliamente a Mario Abdo Benítez (44,8%) frente al candidato cartista Santiago Peña (25,5%) lo que confirma nuestra intuición de que existe un gran sentimiento anticartista en el país que se manifiesta en la intención de los ciudadanos de no acompañar la permanencia del cartismo en el poder, no así de Horacio Cartes como persona, a quien según otra encuesta votarían los colorados con mucha preferencia para ocupar el cargo de senador.

    El dato llamativo de la encuesta de ABC Color es que en Asunción la diferencia entre Marito (59,7%) y Peña (11,3%) es de 48,4% a favor del primero lo que significa que el territorio teóricamente mejor informado es una zona medularmente anticartista, justo el lugar donde se encuentra la mayor cantidad de funcionarios públicos, o sea la casa de la clientela política del coloradismo.

    La diferencia disminuye en Central pero siempre a favor de Marito (+14,9% ) y en el resto del interior donde la diferencia es del +14%. Esto significa que contradictoriamente a lo que se supone, el candidato mbatará del oficialismo (gallina de dos colores, en alusión a la afiliación inicial al PLRA) que debía tener mayor rechazo en el Paraguay profundo de personas y familias con tradición colorada está cayendo mejor en el campo, donde la gente tiene como primera lengua el guaraní, que el candidato no habla aunque lo entiende.

    En conclusión, de acuerdo con el anuncio de Mario Ferreiro y las encuestas de ABC Color, del cartismo se encargarán los propios colorados con una eventual victoria del candidato anti en las internas, y de los votos de la oposición se hará cargo el PLRA con su propio candidato. ¿Se mantendrá esta situación invariable hasta octubre (para la oposición) y hasta diciembre para el oficialismo? La realidad y el tiempo se encargarán de verificarla ya que nuestras revelaciones no son de ninguna manera invariables.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 13/07/2017, 09:29
  3. Los votos de difícil explicación racional

    Por Marcos Cáceres Amarilla

    La mayoría de los dirigentes del partido oficialista y de la oposición habla de la necesidad indefectible de unirse, en sus respectivos círculos, tras las elecciones internas del 17 de diciembre.

    Sin embargo, se nota a la legua que sus expresiones no van más allá de un discurso políticamente correcto dirigido a la opinión pública.

    Las batallas internas en los partidos tradicionales del país muchas veces han sido más sangrientas que las elecciones generales, en términos de descalificaciones e insultos que luego pasan al olvido para quienes las prodigaron con entusiasmo.

    Sin embargo, en los últimos meses se han cruzado límites que hacen difícil que después se quiera hacer como que acá no ha pasado nada.

    Eso no significa que, con su proverbial falta de escrúpulos, algunos dirigentes quieran convencer a la ciudadanía de que no dijeron lo que dijeron y que “por el bien del partido” hay que votar en las elecciones generales por ese candidato al que execraron públicamente.

    A esta altura de los acontecimientos, será muy difícil que algún colorado disidente nos convenza de que se puede confiar en una persona como Cartes a la que su candidato presidencial, Mario Abdo Benítez, acusa de contrabandista y al que los demás dirigentes ven como un peligro para el partido y para la democracia, por sus ínfulas de patrón antes que de gobernante.

    En tanto, el presidente Cartes ha admitido que será difícil el abrazo republicano con los disidentes a quienes acusa de haber festejado el incendio del Congreso y de participar en los hechos de violencia de marzo último para detener su proyecto reeleccionista. A esto se agrega que, en varias oportunidades, los acusó de tener interés en volver al poder solamente para robar al Estado.

    En la oposición, el panorama es igual o peor. El sector que se presenta con el rótulo de verdaderos anticartistas (liberales efrainistas, PDP, Avanza País) acusa al otro sector que pactó con el cartismo en el Congreso (liberales llanistas y Frente Guasu) de ser funcionales o directamente de estar en connivencia con el oficialismo.

    Los sectores de la oposición que se involucraron en el proyecto de reelección presidencial sostienen que los otros han torpedeado y arruinado la única posibilidad real de derrotar al cartismo con la figura de Fernando Lugo y descreen absolutamente de que, con Efraín Alegre como candidato de la oposición, se logre el triunfo electoral.

    Más allá de las mutuas acusaciones, es evidente que al Frente Guasu le será difícil perdonar que el otro sector de la oposición los haya dejado sin candidato para las elecciones presidenciales, además de haber golpeado su imagen.

    La duda que cabe es cómo se vuelve de estos agravios en el escaso tiempo que queda hasta las elecciones.

    Podrán decir que esto siempre ha pasado y que solamente se trata de “pirotecnia electoral” que termina con las internas para después “trabajar todos juntos por el bien del país”.

    Pero esto significa considerar que los electores y la ciudadanía en general son ciegos, sordos y mudos y, además, estúpidos.

    El liderazgo del presidente en el oficialismo deja en claro que no hay intenciones de buscar un consenso o un pacto social y que lo suyo pasa por imponer una mayoría a como dé lugar, sin importar demasiado el respeto a las instituciones.

    En buena parte de la oposición y en la disidencia colorada se nota que no existen proyectos comunes sobre políticas de Estado o, más aún, que no hay realmente proyectos sino solamente intenciones de ocupar el poder.

    En estas condiciones, saber a quiénes votará la ciudadanía y por qué motivo es un misterio insondable que ni la más minuciosa encuesta o estudio de preferencias puede llegar a develar en toda su enorme profundidad.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 13/07/2017, 09:29
  4. Interpelación al trinomio de oro

    Este gobierno será recordado eternamente. ¿De qué gestión debemos estar orgullosos? De la ANDE, que nos ha condenado a los mayores y peores cortes de electricidad desde su fundación? La increíble cantidad de generadores que se venden es el más notorio indicador del fracaso estrepitoso de la ANDE. De la ESSAP que nos SOMETE en los meses de verano a una carencia de un derecho básico a la mayoría de la población en un país donde el agua potable todavía alcanza a un grupo minúsculo de la ciudadanía?

    Debemos estar orgullosos de COPACO, cuyas líneas telefónicas y de internet más vale perderlas que encontrarlas? Del crimen organizado que se encuentra campante y sonante en todo el territorio nacional? En este momento, hay más secuestrados que antes y la virulencia de la mafia está en aumento. Ciudad del Este sitiada no es una casualidad ni el norte como zona liberada mucho menos.

    No hay políticas públicas en educación, salud y seguridad que nos permita salir definitivamente del estado fallido que nos agobia y nos tiene paralizados y cada vez con menos esperanza. Tenemos una estructura policial esencialmente corrupta e incapaz de enfrentar a los delincuentes (en gran parte por estar incorporados a la misma red de delincuencia) y entrenadas para reprimir a la ciudadanía desarmada o a asesinar por la espalda.

    No hay autoridad moral del Poder Ejecutivo, cuando él mismo es incapaz de establecer los impuestos adecuados al tabaco y a artículos superfluos para tener un presupuesto equilibrado. Solo se recurre a decretos inconstitucionales para aumentar impuestos y controles a quienes mantienen a la burocracia gobernante y son pilares en el desarrollo económico del país al estar incluidos en la economía formal.

    Los aceptables indicadores macroeconómicos, que no fueron generados por este gobierno y es resultado del esfuerzo del sector privado, tampoco se han revertido en mejorar el bienestar social de la población. La calidad de vida está empeorando por la ausencia de servicios públicos adecuados. La desigualdad va en aumento.

    En el colmo de la irresponsabilidad, un impuesto a la producción se utiliza como moneda de cambio en un oscuro pacto político, destinado a salvar a uno de sus signatarios de su irremediable muerte política, pero sin respetar el más básico principio tributario que exige ser riguroso en el impacto económico que una medida como esa puede desencadenar en la cadena productiva.

    Ni siquiera se sonrojan al encarcelar de manera arbitraria e ilegal a un joven que tuvo la capacidad de indignarse ante los senadores que incendiaron la Constitución, y aplicando prácticas represivas propias del estronismo, lesionaron criminalmente a un diputado y asesinaron a un militante dentro de un local partidario. En complicidad con el Ejecutivo la policía dejó que se incendiase el Parlamento para luego acusar de perturbadores de la paz pública a quienes quisieron apagar el fuego de una violencia institucional.

    Agreden la libertad de expresión sentenciando –ante una justicia servilmente pendiente de los caprichos del poder político hegemónico–, a dos periodistas que solo defendían la dignidad de una sociedad, avasallada por la prepotencia de los dueños del poder y sus aliados de la pseudoposición.

    Y como si todo fuera poco, asistimos –estupefactos e impotentes– a la venta del país como si fuera una mujer bonita ofrecida al mejor postor, cuando han sido las mujeres las que han mantenido la dignidad de nuestra Nación.

    No debemos confundir gerenciamiento destinado a hacer beneficiosos negocios para algunos con la administración pública honesta y transparente que salvaguarde nuestra soberanía. Señores politiqueros, no jueguen más con el destino de la sociedad paraguaya. Hasta ahora han mentido y robado sin vergüenza y sin control, pero nuestra paciencia comienza a tener límites. Ya no somos tan serviles y obedientes. En un país medianamente serio, la cabeza de este gobierno debería estar bajo juicio político o si existiera la norma constitucional de revocatoria de mandato, estaríamos a las puertas de nuevas elecciones.

    Queremos construir un país viable en democracia. Dictadura populista nunca más. El trinomio de oro debería aceptar, dando un paso al costado, que un estadista no piensa en la próxima elección sino en las próximas generaciones. Y es justamente democracia lo mejor que esta sociedad, gracias a la movilización ciudadana, está construyendo. VIVA LA REPÚBLICA DEL PARAGUAY.

    Ignacio Iramaín Chilavert

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 12/07/2017, 08:03
  5. Degradación de la política

    Según un resultado de encuesta que comenzó a publicarse ayer en el diario ABC Color, los electores del país no están muy interesados en la actividad política. El 32,1% de los consultados señaló que le interesa poco la política, mientras que el 26,1% aseguró que no le interesa nada. Es que como lo venimos sosteniendo en nuestros editoriales, la clase política viene esmerándose en desacreditar esta actividad.
    La política se ha convertido en un medio de ascenso social a cualquier precio y aquellos que ingresaron a esta actividad se encargan de demostrar hasta qué nivel puede degradarse el ser humano por dinero, renunciando a los principios y valores.
    En los últimos tiempos en las dos cámaras del Congreso, hemos sido testigos de cómo los parlamentarios pueden echar por tierra todas las conquistas ciudadanas de la era democrática y pisotear la Constitución Nacional, y la defensa de las instituciones y las libertades públicas, que tantos sacrificios demandó a la sociedad paraguaya.
    Dedicarse a la actividad política es la forma de enriquecimiento más rápida para los clanes familiares que manejan la República. A diario se publican, cómo los políticos van ubicando a toda su parentela, amigos y amantes en importantes cargos y desde allí siguen negociando cupos, prebendas e impunidades.
    Los partidos políticos dejaron de ser medios de representación y participación ciudadana para convertirse en verdaderas organizaciones mafiosas que son capaces de renunciar a su ideario y sus principios, con tal de mantenerse en el poder. Ante estas perspectivas y en medio de tanta podredumbre es natural la repulsión social hacia todo lo que es política y lo político, puesto que se relaciona directamente contra los antivalores y la degradación moral.
    La política que en su acepción es buscar el bien común se ha prostituido para convertirse en buscar el bienestar económico personal, familiar y la protección de organizaciones mafiosas. De forma increíble tenemos ahora defensores de cárteles de narcotraficantes y de criminales nada más y nada menos que en el Congreso de la Nación y están promulgando leyes para garantizar el financiamiento de las campañas políticas para acceder al poder y al manejo de la República a través del dinero sucio de las drogas. Con semejante nivel de degradación es natural el rechazo. Sin embargo, es nuestro deber como ciudadano rescatar el verdadero sentido de la política y alentar a los jóvenes y a los decentes a inmiscuirse en esta actividad. No dejar la cancha y los espacios para que los delincuentes y criminales sigan ganando espacio.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 10/07/2017, 12:45
  6. Periodistas amargados y “fateritos alquilados”
    10 julio, 2017

    Por: Cirilo Ibarra Enciso.
    La amargura es una forma de depresión, en la que una persona se enfoca negativamente en el mundo exterior. La amargura es el resultado de un profundo resentimiento y el amargado es el que se pasa criticando, el que se siente constantemente enojado, ofensivo y con autoestima muy baja. Y ni hablar de su total y absoluto complejo de inferioridad.

    Diciendo esto, es fácil concluir que, por ejemplo, el impresentable y grosero Enrique Vargas Peña, quien se cree periodista, es un amargado. Sí, la amargura se refleja en su rostro, en sus expresiones, porque solo abre la boca para “vomitar” sapos y culebras.

    Es evidente que hasta hoy no puede digerir el hecho de haber sido rajado del Grupo La Nación. Y pese a haber tenido de vuelta una oportunidad en una radio, para seguir descargando sus iras y rencores, no aprovechó para tratar de posicionarse otra vez, si es que alguna vez estuvo bien posicionado y de nuevo fue “cordialmente” invitado a volver a la calle.

    Hoy, ya en ninguna emisora lo quieren y no le queda de otra, más que consolarse con el periscope. Utiliza esa aplicación para emitir video en directo y así sigue también dando rienda suelta a otro de sus sentimientos, el odio. Ese estado de ánimo que es producto de la inmadurez y el odio se gesta por algún motivo, presente o pasado, pero que corroe a la persona hasta su tumba.

    Esta es una pequeña descripción de una persona como Enrique Vargas Peña, quien no puede escribir, ni hablar dos tres palabras sin referirse al presidente de la República y de la forma más injuriosa, calumniosa, difamatoria y grosera. Pero por suerte (para él)… “el águila no casa mosca”, el Jefe de Estado no debe tener tiempo, primero para escucharle y segundo para ocuparse de algo tan insignificante.

    Pero en el ámbito periodístico, en el que Enrique Vargas Peña cree estar, corresponde hacer referencia a su comportamiento, por más insignificante que sea y porque no, corresponde también dedicar algunas líneas al comportamiento de otros resentidos sociales, quienes hacen también periodismo.

    Y en este mundo de la comunicación, hay muchos “fateritos alquilados”, como diría Javier Sánchez, quien estuvo como director de Prensa del Palacio de Gobierno, en la época de Federico Franco.

    Y al recordar esto, fácilmente uno puede pensar en ciertos periodistas que son “estrellas” en diversos medios, ya sean radiales, escritos y televisivos, los Óscar Acosta, Luis Bareiro, Menchi Barriocanal, Santiago González, Roberto Sosa, Mabel Rehnfeldt, etc.

    Nadie puede decir que son fateros, vendidos o alquilados, pero dejan esa sensación. Y de que son también amargados, puede ser, porque sus actuaciones y comportamientos no distan mucho de Vargas Peña.

    El filósofo argentino, Tomás Abrahan, escribió un libro “La Lechuza y el Caracol”, en la que parece referirse a los periodistas paraguayos. Señala que no hace falta el periodismo militante para emitir opiniones y llevar acabo minucioso análisis de la realidad con inclinaciones políticas manifiestas o tácitas.

    Agrega que la calidad periodística tiene que ver con el lenguaje. Hasta destaca que lo deshonesto no es tener simpatías políticas, adhesiones ideológicas, sino juntarlas con criterio de objetividad para defender temas de posición solapada. “Lo deshonesto es ocultar información para no favorecer a otro bando. Lo deshonesto en el periodismo es sesgar para no favorecer a algún sector”.

    Sin dudas que es una lectura recomendada a los periodistas que se dedican única y exclusivamente a tratar de desprestigiar al Jefe de Estado. Hacen programas y más programas con la presencia de cualquier Juan Pueblo con la única condición de hablar mal del gobierno actual.

    Y supuestamente ellos son los que tienen seguidores, que son dueño de la verdad, pero es evidente que están muy equivocados. Y eso se refleja en este tiempo en que desde la política se está mirando a figuras queridas de los medios de comunicación. Pero ¿quién se acuerda de por lo menos de uno de ellos? Nadie, absolutamente nadie.

    Se recurre a comunicadores del espectáculo, o del periodismo deportivo, como serían Rubén Rodríguez, Hugo Javier, Benicio Martínez, por mencionar algunos nombres.

    Y esta situación hasta parece enervar más a las “estrellas” del periodismo, porque nadie les da ni la hora. Y cada vez se muestran más resentidos y porque que no, podría estar también celosos para completar sus condiciones tan deplorables.

    Por favor, traten de salir de ese sentimiento tan dañino, porque hasta parece que se asocia a la envidia.

    “El odio carcome el cerebro, la envidia corroe el alma y los celos aniquilan el corazón”, dice un refrán.

    Basta de prostitución en el periodismo. Basta “señores” periodistas de buscar peleas entre paraguayos. Basta de instar a la violencia. Basta de periodismo basura.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 10/07/2017, 12:43
  7. Ja ja’o Cartespe
    10 julio, 2017

    Casi como Olimpia y Cerro. Para los cerristas, pase lo que pase, los culpables son los olimpistas y viceversa. Por supuesto, para los de la franja los azulgranas son siempre los responsables de todos los males de este mundo.

    Así también pasaba en política, incluso hace unos años nomás.

    En las concentraciones coloradas era famosa la regla de “Ja ja’o liberalpe” entonces cada orador se despachaba con una retahíla de insultos hacia los seguidores de la enseña azul. Claro que éstos devolvían el favor y entonces la “consigna” era “Ja ja’o coloradope”. Las campañas entonces devenían “normales” con el consabido cruce de insultos entre uno y otro bando.

    Las cosas han cambiado últimamente en los dos partidos, la ANR y el PLRA. Donde es más notable el tema y ADN ya lo había advertido, es en la interna del Partido Colorado.

    Desde el arranque “Marito”, quien es tildado por la gente ahora como “aMarguito”, mostró la hilacha, no ideada por él, sino seguramente por los “ideólogos stronistas” que le dan cobertura y dinero.

    Empezó a jugar sucio. Como primera medida hizo una reivindicación plena y absoluta del clientelismo y el prebendarismo; lacras contra las que combatió este gobierno a costos muy altos.

    Cuando la gente sensata aún no salía de su estupor ante su taimada “promesa”, hizo otro anuncio igualmente pasmoso…le dijo a los cooperativistas que iba a restituirles su antiguo privilegio de no abonar el IVA como cualquier hijo de vecino. Otra conquista del gobierno actual que tuvo que soportar manifestaciones, marchas y contramarchas hasta que el tributo quedó consolidado.

    Una irresponsabilidad increíble. Con una pizca de sensatez uno se preguntará cómo gobernará el país entonces…llenando nuevamente de planilleros las instituciones públicas y encima “perdonando“ impuestos, de dónde sacará el dinero para pagarles. ¡Qué bárbaro!. Evidentemente habla por boca de ganso y no piensa cumplir ni un ápice de lo que promete. Al buen estilo stronista.

    Pero las “perlitas” del hombre no terminan allí. El eje de su campaña además de las promesas incumplibles es “Ja ja’o Cartespe”…así el nombre del Presidente está permanentemente en su boca. Por supuesto fustigándolo de la manera más violenta posible. Y conste que es un presidente colorado de un gobierno colorado, el partido por el cual “aMarguito” desea postularse a la Presidencia de la República.

    En fin. La guinda de esta torta muy amarga la puso el hombre hace un par de días. Con gran escándalo ABC y UH iniciaron una de sus habituales “operaciones de prensa”, lanzando el infundio de que HC volvería a pugnar por el rekutu. Nadie le dio crédito al tema. Salvo él, que era la tercera pata del trípode mentiroso sustentado por los mencionados medios hegemónicos.

    Evidentemente está aliado, comulga, con los medios de “Don Acero” y “Don Antonio”, quienes en estos momentos son los enemigos más formidables que tiene el gobierno. No porque ejerzan una prensa libre, sino por los infundios y mentiras que siembran todos los santos días.

    Todo sucio. Todo mal. Campaña agresiva y cínica.

    Y lo advertimos nuevamente. Terminarán denunciando la persecución a la que están siendo sometidos su partidarios en los entes públicos, etc., etc.

    Y luego de todas estas patrañas si por ahí el infortunio se ceba nuevamente con el país y llegan a ganar las internas…orondamente llegarán a pedir a sus “apatukados” correligionarios que les den su voto…

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 10/07/2017, 12:39
  8. Periodismo para destruir

    Por Jorge Torres Romero

    El periodista Bieito Rubido, director del diario ABC de España, sostiene que la esencia del periodismo es contar buenas historias, que sean verdaderas y que estén bien escritas.

    Agrega que un periódico debe tener agenda propia cierta, de la que nazcan informaciones auténticas, rigurosas y fieles a la realidad.

    En ese párrafo el profesional español resalta cualidades que nuestros diarios hoy no poseen. Rubido habla de historias que sean verdaderas, no como las que ahora leemos que son inventos propios de operaciones armadas por fuentes interesadas, maliciosas o encargadas de diseñar montajes mediáticos.

    Habla de temas propios pero que deben ser ciertos y rigurosos. Estos son los elementos claves que determinarán la perdurabilidad de este oficio en el tiempo más allá de los avances tecnológicos. Si perdemos estas cualidades matamos la esencia del periodismo.

    Y a propósito de rigurosidad e historias ciertas y verdaderas, esta semana fuimos testigos de cómo dos diarios de Paraguay (ABC y Última Hora) se empeñaron en contribuir a matar la esencia del periodismo cuando a título catástrofe en sus portadas aseveraron el reflote del proyecto de enmienda constitucional.

    El tratamiento de esta “noticia” fue el claro ejemplo de la ausencia de rigurosidad, manipulación y el absoluto desprecio a la verdad. La información presentada no tenía ni una sola fuente que sustente lo afirmado más allá de la especulación tendenciosa construida a partir de una declaración al vuelo que había realizado el ex asesor del TSJE, Carlos María Ljubetic, quien respondió a una consulta descolgada del tema principal abordado relacionado al proyecto de desbloqueo de listas, sobre el calendario electoral. En este contexto, Ljubetic deslizó que hasta el 22 de agosto habría tiempo de aprobar un proyecto de enmienda.

    Esto sirvió para una elucubración de algunos actores de la oposición y la disidencia colorada para nuevamente tener visibilidad y erosionar al oficialismo, ergo al candidato de este sector en base a un controversial tema sobre el cual han cabalgado su eje discursivo durante más de un año.

    La pretensión de instalar la farsa sobre una supuesta intención de reflotar el tema enmienda, delata a los detractores del oficialismo acerca de la carencia de proyectos, ideas y modelos que ofrecer como alternativa política de cara a los próximos comicios.

    Estos sectores consideran más “rentable” hasta ahora insistir sobre esta pretensión teniendo como antecedente el consenso que habría entre los protagonistas de la sociedad de que no es el momento ni la forma de tratar el tema nuevamente, teniendo en cuenta los hechos de violencia ocurridos en marzo y la muerte de Rodrigo Quintana.

    Este sector sigue empecinado en construir la alternancia basado en la violencia, pensando quizás que así terminaría erosionando al oficialismo. Y a este capricho se suman medios de comunicación y algunos periodistas, quienes en su sana intención, digámosle, cayeron en la trampa de tragarse el verso y construyeron historias basadas en los intereses de estos actores políticos.

    Si una parte importante de la prensa entra a jugar este partido, están contribuyendo no a darle un golpe certero a un gobierno que consideran autoritario, mentiroso y sin resultados, sino sencillamente están matando la esencia del periodismo. Puedo estar equivocado, pero es lo que pienso.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 10/07/2017, 07:12
  9. Operaciones de prensa: Todo por instalar un mito

    Por AUGUSTO DOS SANTOS

    Luego de ser el modo más repudiado por los consagrados del periodismo nacional, “un defecto típico de los colegas de izquierda”. Hoy vemos como todos los que aborrecían el periodismo militante están metidos hasta la médula en el periodismo militante. La frase heroica viene cantada: “Si oponerse es hacer militancia, soy militante”. Hoy se asume como normal lo que antes se repudiaba.

    De hecho esto venía cantado. Nunca antes los grupos periodísticos estuvieron tan involucrados, explícitamente, en la política sectorial en el Paraguay. Todos ellos representarán, por simplificar, el contra o el a favor del candidato oficialista en el camino de las próximas elecciones y obviamente, muchos periodistas serán gladiadores en esta arena.
    En el caso de los grupos antioficialistas, para que sea un sitio de confort se simula un escenario en el que se ubica al país en un clima de derrumbe hacia la dictadura, lo que los propios dueños de los medios saben que no es comparable en tanto algunos de ellos combatieron contra la dictadura en sus últimas etapas y otros lucraron ferozmente con el estronismo en todo tiempo.
    La verdad, verdadera, es que nunca en toda la historia del Paraguay hubo semejante aparato comunicacional atacando a un Presidente de la República, lo cual molestará o no al oficialismo, pero es un síntoma de razonable democracia, aun con sus excesos, aun con sus debilidades.
    Aparte de este fenómeno en ebullición, esta semana fue prodiga en operaciones de prensa, ellas son un género menor, una opción instrumental de las conspiraciones, pero en el fondo su objetivo es el mismo, establecer un imaginario sobre determinada historia (principalmente cuando ella tiene cierta complejidad) y generar una verdad inopinable. Por ejemplo: “está mal que Cartes se meta en la elección de un fiscal general”.
    Un poco de historia…
    Las operaciones de prensa tienen por objetivo instalar un mito: estamos en un país de maravillas o vivimos una dictadura, por citar. Para activar un proceso de erupción simbólica se necesita echar leña al fuego con elementos que justifiquen los razonamientos que harán erupción. Para el efecto existe una herramienta que tiene decenas de siglos funcionando a la perfección: la construcción conspiracional. Esto significa: establecer razones aparentemente muy valederas para que determinadas ideas se impongan sobre otras.
    Las conspiraciones generan un morboso atractivo en la opinión pública. De hecho, muchos sostienen que la política es una conspiración sin solución de continuidad. La semana que pasó la oposición presentó con mucha convicción un par de supuestos que revestidos de una gran repercusión aterrizaron en la ciudadanía. Lo “bueno” de las operaciones de prensa es que cuando se derrumban nadie las recuerda.
    La OJRANA, la policía secreta zarista, inventó a principios del siglo pasado la teoría de una conspiración mundial y dio pie, a partir de su publicación en 1902 a las peores persecuciones contra el pueblo judío. El nombre de esta patraña era “Los protocolos de los sabios de SION”. La publicación que aun hoy circula en internet, describe con detalles increíbles sobre reuniones de hombres claves del sionismo mundial para la supuesta elaboración de un plan para dominar la política y las riquezas del mundo.
    Esta conspiración nunca existió tal como lo describe el libro, pero fue tan poderosa la repercusión de la publicación, instalada en medio de un clima de ebullición mundial, recelos diplomáticos y un mapa europeo en plena tarea de recomposición, que se convirtió en el libro de cabecera de todos los ideólogos de todas las represiones contra el pueblo judío. Aun en la Guerra de los 7 días, los ex oficiales nazis que entrenaban en Egipto tenían en la mesa de noche un ejemplar de “Los protocolos”.
    Por alguna razón sicosocial la ciudadanía asume una historia de conspiraciones con la amplitud que no le daría a un debate sobre los precios de productos en el mercado o sobre la educación escolar.
    La operación de prensa
    Una buena operación de este tipo sirve para instalar en los ciudadanos la convicción sobre que determinada cuestión es cómo se presenta desde una denuncia y nunca desde cómo se plantea en la historia oficial ( aunque también las conspiraciones pueden darse desde el oficialismo).
    Pero estas operaciones no tienen como fines siempre cuestiones tan extremas como las que se describen en el caso de “ Los procolos…” , en ocasiones –como las que estaremos reseñando– tienen el simple propósito de predisponer a la opinión pública contra determinada postura, o crear condiciones para hechos encadenados que habrán de suceder posteriormente.
    Cartes quiere elegir un fiscal general
    Una fuerte operación se prensa se dio en las últimas semanas desde medios que se oponen a HC sentando una premisa que desafiaba todas las teorías del sentido común: el objetivo era predisponer ante la opinión pública porque “Cartes estaría por designar el mismo a un futuro fiscal general del Estado”.
    Presentado eso en forma escandalosa tumba a cualquier incauto que tendría que pensar de inmediato que estamos en medio de la peor dictadura porque nada más y nada menos que el Presidente de la República “se va a meter” a designar un fiscal general. Lo cual arropándolo con expresiones tales como “fiscal a su medida” termina de construir la representación simbólica de esta operación.
    Muchos incautos se habrán indignado seriamente ante esta versión. ¿Pero cuál es la verdad?
    La verdad es que, de acuerdo a la Constitución Nacional del Paraguay (y también la de Estados Unidos) el fiscal general del Estado es escogido por el presidente de la República. El texto constitucional dice: “Es nombrado por el Poder Ejecutivo, con acuerdo del Senado”.
    Obviamente la opinión del Presidente al respecto de quien debería ser el próximo fiscal general del Estado no tiene otra alternativa que ser la opinión del Presidente. No hay nadie más, constitucionalmente, que pueda nombrarlo, así como Gonzalez Macchi escogió a Óscar German Latorre, Nicanor Duarte designó a Rubén Candia y Fernando Lugo señaló a Javier Diaz Verón
    Cuál es el objetivo de esta operación de prensa? Su objetivo es generar una reacción desfavorable así se conozca la propuesta de los “fiscal-generables”, hecho que tampoco requiere de mucha preparación en un ambiente de polarización política como el que estamos viviendo.
    Cartes quiere revivir la reelección
    Esta ha sido otra operación de prensa que estuvo astutamente instalada por la oposición la semana pasada con un enorme despliegue y títulos simultáneos en los medios de grupos poderosos que hoy están en guerra con el Cartismo.
    En este caso la operación de prensa tenía objetivos múltiples, por lo menos dos fácilmente distinguibles.
    Ubiquémonos en contexto: la semana pasada aparecieron las primeras encuestas post-mayo del perfil que está teniendo la candidatura de Santiago Peña a las internas de la ANR. La oposición se encontró con una pequeña buena noticia y un par importante de malas noticias. La pequeña buena noticia era que “Marito” seguía arriba en algunas mediciones, pero la distancia que tenía era menor que la que tenía con Pedro Alliana dos meses antes de las elecciones del 2015 cuando Alliana lo vence en las internas sin protesta alguna. Los márgenes en la encuesta de principios de julio, faltando seis meses, son mucho menores lo cual genera un importante optimismo en Mburuvicha Róga.
    Entonces, volvamos al tema de la operación de prensa. a) Se instaló el que Cartes deseaba reactivar la reelección lo que debía necesariamente producir una situación de reprobación popular y si fuera posible volver al escenario anímico de marzo.
    b) Con la versión de la reactivación de la enmienda, se asesta un golpe al proceso electoral pro Santi Peña y se lo ubica, por lo menos por varias semanas como “ candidato en duda”, lo cual es altamente funcional a la disidencia colorada.
    Sabemos que en las campañas hay un dogma: nunca caer en la incertidumbre. Los electores aceptan las buenas y las malas noticias, la incertidumbre, nunca. Tal es el target de tal campaña de la oposición por instalar el tema reelección. Es una apuesta astuta, no hay dudas.
    Porque la gente cree en las operaciones
    En un estudio publicado recientemente en el European Journal of Social Psychology, Van Prooijen y Jostmann (2013) han analizado algunos de los factores que podrían estar asociados con la creencia en las teorías de la conspiración. En concreto, los autores identifican dos variables que serían clave: la existencia de un contexto de incertidumbre y las dudas sobre la moralidad de los agentes supuestamente implicados.
    Según plantean los investigadores, las teorías de la conspiración son una forma de “dar sentido” o explicar acontecimientos que resultan estresantes para el ciudadano de a pie, porque son incontrolables, aleatorios, confusos, o difíciles de comprender con las categorías de pensamiento que habitualmente usamos.
    Son hechos que se salen de lo común (p. ej. atentados, enfermedades, catástrofes sociales o naturales, etc.) y que conllevan una cierta sensación de ser vulnerable ante lo desconocido, pues sus causas y la forma de hacerles frente son inciertas.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 10/07/2017, 07:12

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

ÑE’ÊNGA ✓

Ahapáma hese, he’íje karuguápe opa’âva.17/12/17

archivos ✓

estadistas ✓

  • 1,137,703 visitas
Follow Paraguay Péichante ✓ on WordPress.com

Escuchas publicas

El tema que tiene que ver con este escándalo de las escuchas telefónicas que envuelve el tráfico de influencias, que todos presumiamos que existía de manera clara pero nunca de manera tan desembozada y tan elocuente, como el que hemos tenido la oportunidad de poder comprobarlo. Lo que queda ahora es corregir lo que está mal y eso significa que el Congreso debería suspender a González Daher, en sus funciones como representante ante el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados, y hacer un planteo severo en torno a la continuidad de esta institución, además de eso tendríamos que escuchar de manera mucho más valiente y objetiva las denuncias de fiscales y de jueces en torno a este tráfico de influencias, denunciando en los casos en los que habían sido sometido a una situación similar, haciendo que la justicia vuelva a ser creíble, y por sobre todo previsible de este país, que tiene una gran deuda con la sociedad en ese campo. Si la sociedad define la democracia como el estado de derecho, es evidente cuando vemos que ella es sujeta de las manipulaciones, tergiversaciones, chantajes y extorsiones, más claras que las que hemos podido comprobar en las últimas horas, nadie puede estar seguro en este país, y es el tiempo de corregir aquello que está mal y ademas de eso se tiene la oportunidad este domingo de castigar aquellos que se han apartado de lo que se espera debería ser la democracia, es el tiempo de los ciudadanos y en ese sentido nos queda ajustar cuentas con aquellos que se han apartado de manera clara y elocuente del mandato que recibieron de parte de nosotros, sus mandantes. (BFB)

Empresas del Estado

Uno de los grandes desafíos que tenemos en el país es indudablemente el encontrar un modelo económico que nos permita centrar la labor del Estado en lo que le corresponde realizar, cuando vemos mucho de las empresas públicas y especialmente en este verano, en que volveremos a padecer las consecuencias de una empresa monopólica como la ANDE, que no puede garantizar un buen servicio, por diferentes razones, se quejaron este año, porque las tarifas estaban fuera del rango que debieran, se incrementaron  esos números, pero no se mejoró el servicio, ahora aparece el argumento de que vienen de varios años de desfinanciamiento y que por lo tanto llevará todavía una buena cantidad de tiempo, ponerse a la altura y exigencias de la demanda de la gente. Pero si vemos también hay otras empresas públicas como el caso de la INC, que compra una nueva planta para procesar clinker y que ha tenido más de cien fallas, en un período de prueba y que podría ser otro gran elefante blanco, adquirido por el estado a las costas de cada uno de los contribuyentes, vemos de que hay algo mucho más profundo y grave en todo esto, el Estado no sabe hacer bien estas cosas y cada vez nos cuesta mucho más mantener a un personal ocioso y además de todo eso manipulado en tiempos electorales para que voten por que se sigan siendo manteniendo las cosas hasta ahora, nos cuestan mucho las empresas monopólicas del Estado, pero por sobre todo no vemos un rol del estado propiamente, incluso en aquellos sectores en donde debería actuar como elemento regulador del mercado. En definitiva tenemos dificultades filosóficas, administrativas y de gestión. (BFB)

A platazo

Es evidente que las campañas sacan lo mejor y lo peor de las personas, algunos demuestran cual es su verdadera concepción con respecto al poder, que es lo que entienden con respecto al de la prensa, a las encuestas, al twitter. La expresión del presidente Cartes de acusar de muchos de los males del país a los periodistas y especialmente aquellos que son críticos a su gobierno, y afirmar en términos bastantes soeces a la labor que cumplen algunos es una demostración de pobreza de espíritu que dominan a varias personas en estas elecciones. También ha sido noticia el hijo de la dip. Perla de Vazquez, exhibiendo dólares sobre una mesa dispuesto a comprar la voluntad de los votantes santanianos en el dia de los comicios, otras expresiones más se dieron en el transcurso de esto que casi siempre rodea a la práctica electoral y que demuestra, reitero, nuestra pobreza cívica, nuestra pobreza moral y nuestra pobreza argumentativa, no somos un país en el que estamos acostumbrados a debatir sus diferencias y a plantear propuestas, somos más bien personas que responden con insultos y agravios, cualquier afirmación que no sea la que uno comparte o tiene como argumento central. En definitiva las cuestiones electorales han vuelto a mostrar lo peor y pocos casos de lo mejor de nuestra sociedad, y varios de los temores que son permanentes en la vida política nacional, la posibilidad de comprar las voluntades de los votantes o de torcer las voluntades de los trabajadores del sector público, que más de 300mil de ellos, casi siempre son carne de cañón en los procesos electorales.   (BFB)

A %d blogueros les gusta esto: