estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Ni paraíso ni infierno

¿Está bien o mal que el Instituto de Previsión Social coloque sus fondos previsionales en operaciones de préstamo a empresas del sector privado? Como planteo podría parecer un tanto forzado pero la figura más bien obedece a la necesidad de hacer visibles los distintos componentes de una misma ecuación.

Según el instituto, el otorgamiento de un préstamo de US$ 66 millones a una operadora de telefonía móvil es una transacción segura y rentable que cuenta, además, con la garantía del Banco Interamericano de Desarrollo en el caso de que el prestatario entre en mora o su previsibilidad como pagador esté en duda. Con un plazo de retorno de tres años –estima el ente previsional-, la ganancia es atractiva y contribuye al enriquecimiento patrimonial del IPS.
Del otro lado, los sindicatos -como copropietarios del sistema- manifestaron a través de un comunicado que se trata de una operación inconsulta realizada en condiciones que vulneran los cánones de seguridad que sería dable esperar en este tipo de colocaciones de activos financieros. Aunque no lo citan en forma explícita, los representantes del estamento obrero sin duda se refieren al episodio de fraude a la caja de jubilados de Itaipú que acabó con la desaparición de una suma en dólares casi similar a la que ahora IPS está concediendo a una empresa privada.
Tratando de colocarnos en una posición equidistante y para ser propositivos en el tema, digamos que tanto la posición de la presidencia del IPS como la de los sindicatos que en teoría están representados en el Consejo de Administración son atendibles. Pero de nada sirve evaluar las razones de uno y otro sector ya que eso no pasa de un simple ejercicio retórico que no va más allá de simples especulaciones.
Por tanto, lo que se necesita en este caso es una tercera instancia, la que hasta el momento no ha sido posible implementar por un cúmulo de oposiciones, la mayor parte de las cuales carece por completo de abordaje racional. Y nos referimos a la creación de una superintendencia de fondos de retiro, proyecto que está congelado en el Congreso y cuyo infinito retraso en su tratamiento está causando daños reales y en expectativa respecto a la sanidad de los fondos jubilatorios y de pensión. La misión de una superintendencia es precisamente vigilar la administración de ese dinero aportado por trabajadores en actividad para constituir sus haberes de retiro el día de mañana. Si tal superintendencia hubiera existido, el agujero inmenso causado a la caja de Itaipú no se habría producido porque de inmediato se habría percibido que las inversiones de “alto rendimiento” que prometían los estafadores de la Cajubi no eran otra cosa que un “alto riesgo”, el cual produjo tan tremendo daño patrimonial.

Y si existiera hoy, habría analizado a fondo la operación con la telefónica local y dictaminado si convenía o no concretarla. Esta herramienta contempla las dos posiciones: el optimismo del directorio del IPS y la desconfianza del sector obrero. Ambas visiones combinadas con un apropiado análisis de riesgo completa un abordaje sereno y productivo de operaciones que, bien administradas, pueden incrementar patrimonialmente el complejo y vulnerable universo de los fondos previsionales y de retiro.

http://www.5dias.com.py/95003-ni-paraiso-ni-infierno

 

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

6 comentarios en “Ni paraíso ni infierno

  1. Intereses ocultos
    Por Jorge Torres Romero

    No debería sorprendernos que los dueños de medios de comunicación se muevan por intereses particulares y que los utilicen para sus mezquinos fines económicos sin importarles exclusivamente el interés general.

    Así fue siempre y los periodistas navegamos en esas aguas turbulentas, entre el hacernos eco de lo que consideramos interés general y los negocios del patrón. Muchas veces hemos encarado campañas mediáticas sin percatarnos de que fuimos utilizados, cuando que mayormente, por no decir siempre, lo hacemos absolutamente convencidos, abrazando este oficio y defendiendo esos valores éticos que sostenemos así como las causas que consideramos justas.

    Nunca nos cuentan toda la historia de lo que realmente buscan los dueños de medios o qué intereses están queriendo defender. No concibo esa idea de que el más encumbrado empresario decida adquirir un diario, un canal o una radio para entregárselos a sus periodistas al solo efecto de ejercitar ese derecho fundamental de la libertad de expresión. En parte debe ser este una de sus razones, pero no la principal.

    Los medios en sí como generadores de lucro ya no son apetecibles, exceptuando los abocados exclusivamente al entretenimiento, pero sí despierta un interés real como herramienta de posicionamiento y defensa absoluta de intereses afines.

    Y como ejemplo tenemos varios casos puntuales que fueron saltando en estos días como la campaña de un medio que busca erosionar y crear confusión sobre una ventajosa operación financiera en la que el Instituto de Previsión Social (IPS) dispone, sobre el superávit de la ubicación de los fondos jubilatorios, el otorgamiento de un préstamo a la empresa Tigo (US$ 67 millones) con aval del 100% sobre el dinero cedido del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

    Economistas y especialistas han coincidido en que se trató de una operación que terminará favoreciendo a los intereses del jubilado y a la previsional. Sin embargo, pese a todas las explicaciones brindadas, se insistió y se pretendió poner un manto de dudas a la cuestión. La razón: el mismo grupo empresarial que maneja el medio también posee un banco en donde el IPS posee Certificado de Depósitos de Ahorro (CDA) por valor de US$ 32 millones, cuyo monto le generará al grupo un promedio de US$ 6 millones en concepto de ganancias.

    En este caso, con las dudas instaladas por el medio, no se pretendió dar una defensa de los intereses del asegurado, del jubilado o la figura misma de la institución como un bien patrimonial del país, sino lo que les movió fue el mero capricho de especular ante la supuesta amenaza de perder a futuro el privilegio de ser uno de los bancos escogidos para la operación.

    Los periodistas, acicateados por el jefe, emprenden una serie sembrando las dudas, insisto, dentro de sus motivaciones reales amparadas en el oficio, sin tener toda la historia de la verdadera razón que tiene el dueño que envía un “fideo” (sinónimo del memo), palabra utilizada por colegas de ese medio para definir los “pedidos del director”.

    Lo mismo ocurre con el caso de Ciudad del Este y el supuesto despojo de un predio de la Administración Nacional de Navegación y Puertos (ANNP). Despojo: Privación de lo que una persona tiene o pérdida violenta de lo que se tiene o goza. En el caso de la propiedad de la ANNP, no hubo ni habrá despojo, sino una concesión que debe darse previa a una licitación que todavía no se ha concretado.

    Es cierto que quienes emprenden esta campaña sobre esa línea poseen elementos, quizás llamativos de vínculos y conexiones políticas que ameriten a crear la historia para eventualmente evitar que en todo caso se digite una licitación. Sobre este hecho objetivo se cabalga; pero, ¿sabe alguien de las pretensiones del dueño del medio de “matar” el proyecto en Ciudad del Este para potenciar la zona donde se prevé la construcción del segundo puente sobre el río Paraná y en donde dicho grupo empresarial adquirió 14 hectáreas en la cabecera de la futura obra?

    Me dirán que también el dueño del diario en el que escribo tiene sus intereses y es cierto, pero lo ideal sería que en aras de la transparencia y del bienestar común, también los propietarios de los demás medios pongan al tapete los suyos, para que cada quien saque sus conclusiones. Puedo estar equivocado, pero es lo que pienso.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 16 julio, 2017, 8:19 pm
  2. Autoridades deben responder sobre el préstamo del IPS

    La operación de préstamo aprobada por el Instituto de Previsión Social (IPS) a una empresa telefónica privada llamó la atención de la ciudadanía y generó fuertes críticas, tanto por la falta de transparencia como por los beneficios otorgados a la empresa beneficiada y la ausencia de un plan de inversiones que se vincule a una proyección del desarrollo nacional. La larga historia de despojo, de mala gestión y de corrupción que existe en la principal institución de seguridad social del país exigen de sus autoridades una mayor responsabilidad en la gestión de las decisiones del dinero que no es suyo, ya que ellas se encuentran allí de manera coyuntural.
    Los fondos del IPS constituyen aportes de empleadores y trabajadores, lo cual exige rendición de cuentas e información de manera anticipada y no cuando se ha diseñado y aprobado la acción pública. La transparencia no es informar una vez tomada la decisión, sino informar el proceso, las condiciones, los riesgos y las diferentes opciones antes de decidir.

    Frente a la incapacidad de las autoridades del IPS de mejorar la gestión luego de 4 años de estar al frente, llamó la atención la rapidez y contundencia con que se generó un negocio en la que el principal beneficiario es una empresa en particular. Las críticas son cada vez mayores, lo que hace suponer que la gestión no solo no mejora, sino que pareciera que está empeorando. Sin embargo, sí fue posible generar una propuesta millonaria y concretarla con la firma de un contrato. Lo que está detrás de las opiniones negativas en las redes sociales sobre la operación financiera es por qué esta eficiencia no existe para la ampliación de la infraestructura, la mejora en la atención del personal de blanco y las compras y distribución de medicamentos e insumos.

    Una segunda crítica es la ausencia de un plan de inversiones, en vínculo directo con el desarrollo. El argumento para el endeudamiento con bonos es dotar de mayor infraestructura al país. La pregunta es por qué la operación no buscó financiar obras que se relacionen de manera directa con este objetivo; inclusive se podría considerar financiar un plan de viviendas que además tendría un alto impacto multiplicador en el sector y en la generación de empleos y los principales beneficiarios serían los trabajadores. ¿Consideraron esta opción?; ¿se tienen estudios que señalen que es menos beneficiosa que la elegida?

    La ausencia de este plan lleva a la tercera crítica. El préstamo, más que beneficiar a los fondos del IPS, beneficia a una empresa en particular. No se dieron a conocer las razones de estos beneficios. ¿Existe algún estudio que asegure que las condiciones del préstamo eran las mejores?; ¿existen otras opciones de inversión más rentables para IPS?; ¿cuáles fueron los criterios para el establecimiento de la tasa de interés y los años de gracia? Las respuestas a estas preguntas debieran ser públicas.

    Estos cuestionamientos y la ausencia de respuestas a la ciudadanía muestran la falta de transparencia en el diseño y la concreción del préstamo. Una operación de esta magnitud debería haber sido informada a los aportantes con debida anticipación. El Gobierno debe ir más allá de poner en las páginas oficiales las listas de funcionarios y sus salarios, para avanzar hacia aquella información que realmente contribuye con la rendición de cuentas y la auditoría social. EL IPS debe responder a los cuestionamientos ciudadanos proveyendo información rigurosa sobre esta operación y las que se estén considerando.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 10 julio, 2017, 7:06 am
  3. LA PLATA DEL IPS
    Andrés Granje
    El Director del Instituto de Previsión Social (IPS) Benigno López, habló sobre el sistema de préstamos que realiza IPS en convenio con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), como el otorgado a la compañía Tigo por un valor de 67 millones de dólares. Señaló que otra telefónica que se presume puede ser Personal, tiene intenciones de contraer un compromiso crediticio también con la previsional, señalando que se trata de una compañía telefónica también sería, Señalando que para conseguir el dinero del IPS, no se le tiene que convencer al Director sino que se debe conseguir ahora la garantía del BID y allí no cuentan los padrinos políticos que habitualmente intervienen en los procesos de préstamos de entes oficiales.
    Mucha gente cuestiona que una institución que tiene un deficiente servicio de salud para sus asegurados puede darse el lujo de hacer préstamos a empresarios locales, sucede que el dinero destinado para atender a la salud, está en un rubro diferente al del seguro social, que es el dinero para atender los requerimientos de las presentes y futuras jubilaciones que tienen que honrar de sus asegurados. Ahora no existen problemas pero si la longevidad es cada vez mayor en 40 años ya se puede tener problemas de liquidez por lo que de forma previsora se debe poder robustecer estas reservas por medio de los prestamos que se pueda hacer para generar ganancias y además servir para dinamizar y desarrollar la economía y el progreso en el país.
    Sin embargo debemos coincidir que las experiencias pasadas no fueron tan gratas, en época del gobierno de Juan Carlos Wasmosy, se hizo prestamos a empresas locales a través del Banco Central del Paraguay, inclusive con hipotecas de inmuebles y otras garantías que al final resulto en un fiasco por la conducta de delincuentes de los empresarios que hicieron los prestamos que defraudaron al estado. Sucede que todos los inmuebles y bienes prendados como garantías de estos operativos estaban muy por debajo en su valor de los prestamos realizados y que aparecían con mayor monto gracias a la venalidad de funcionarios evaluadores que le daban mayor valor del que tenían, obviamente los prestatarios no pagaron el crédito y pidieron se ejecuten las garantías, el que salió perdiendo fue el estado paraguayo y los trabajadores asegurados en el IPS.
    Por eso ahora que se tiene el aval del Banco Interamericano de Desarrollo BID, que garantizará estas operaciones comerciales, quizás se puede exponer nuevamente el dinero de los trabajadores correspondiente para la jubilación a estos préstamos garantizando un retorno seguro y una ganancia que pueda robustecer aun más los fondos previsionales de tal forma que en el futuro no haya zozobras de iliquidez y los trabajadores nacionales después de toda una vida de trabajo, tengan la seguridad que tendrán una vejez garantizada con el retorno del dinero apostado a través de una caja de jubilación solvente y efectiva. Aparte con estos préstamos fruto de un ahorro genuino se desarrollara la industria y el comercio nacional sin tener que recurrir a empréstitos internacionales que siempre tiene un costo muy elevado para los empresarios.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 8 julio, 2017, 12:20 pm
  4. Seres que comen tiempo

    Por Alex Noguera

    Hace un mes, cuando el IPS denunció a un grupo de 2.484 empresas por estar en mora en el aporte patronal y estas fueron a Informconf, el corazón de “Clito” se paralizó. No podía creer que eso pudiera suceder porque su historia fue (o es todavía) como la de toda una generación de paraguayos a la que estafaron laboralmente y que deberá trabajar sin jubilación, hasta morir, a pesar de haber aportado durante años.

    Su nombre en realidad es Clitofonte, así que se entiende por qué prefiere que le llamen “Clito”. Pero esa no es su desgracia, sino el haberse cruzado con seres que se alimentan de tiempo, tiempo ajeno, tiempo de personas que convierten ese tiempo en dinero con un sistema llamado “empresa”.

    “Clito” era joven cuando entró a una de esas empresas. Como la ley lo estipulaba, comenzó a cobrar de forma legal. Con el paso de los meses, Recursos Humanos les comunicó a los empleados que tendrían que cobrar en negro o serían despedidos. La razón era que “las cosas estaban mal”, por tanto todos los empleados debían “mojar la camiseta”.

    Tuvieron “suerte” porque la intención inicial de bajarles los sueldos tropezó con un rechazo generalizado. Los empleados mantuvieron su mensualidad, pero se les descontaba el aporte jubilatorio porque “en algún momento se pondrían en regla”. Durante años aportaron a IPS sin poder usar el seguro médico, ya que la empresa no pagaba. Finalmente, uno a uno todos fueron obligados a renunciar por diferentes motivos. Y todos quedaron en la calle. La empresa cambió de nombre y se “relanzó” con gran suceso y con nuevos empleados.

    Los antiguos, que quisieron exigir sus derechos, descubrieron que el Ministerio del Trabajo era cómplice de los empresarios y a pesar de entablar demandas, las sentencias tardaban años y al final la compensación era irrisoria. Y cobraban en cómodas (para el patrón) e interminables cuotas, con descuentos y “tratos” que los empleados debían aceptar… porque en definitivas eran humanos y tenían que comer. Y el orgullo no se come.

    “Clito” leyó en el diario que el IPS iba a enviar a Informconf a un segundo grupo de empresas que eran morosas en el aporte patronal. Leyó con atención. Eran 1.314 y de las 2.484 anteriores solo 363 habían pagado sus deudas. Aunque fueran pocas, ya representaban la esperanza de casi 5.000 aportantes que recuperaban el derecho de tener una vejez digna.

    “Clito” no. Él sabía que su destino era trabajar hasta reventar y morir. “El ente recuerda que la Ley 5.655/16 otorga al empleado el derecho de denunciar a la patronal en el caso de que se esté descontando y no abonando al IPS, teniendo en cuenta que dicho acto es calificado como un delito penal”. Se le escapó una carcajada de amargura. ¿Delito penal?, se preguntó.

    La imagen de Drácula se le vino a la mente. El vampiro chupaba la sangre de sus víctimas para sobrevivir. Estos empresarios habían absorbido su tiempo, su vida, su esfuerzo y no los podría recuperar nunca. Ni aunque esos honorables empresarios le pagasen hoy mismo millones y millones, nunca alcanzarían a resarcir todas las penurias que le causaron, su escasez, su humillación como padre y esposo. ¿Delito penal? Deberían ir a la cárcel, pensó. Ellos robaron, estafaron mucho más que dinero.

    ¿Quién se ocupará de esa generación estafada? ¿Los gobernantes? No. Ellos están arriba y no saben de descuentos que no llegaban al IPS. Pero a “Clito” le gustaría ver la cara de algún político, de algún general, de algún juez al que le dijeran que no tendría jubilación.

    A veces se pregunta cómo será la vejez de alguno de esos empresarios ladrones. Se sentirán satisfechos de su pasado. Y cuando estén en las puertas del más allá, ¿temerán que se les abra la puerta del sótano? ¿Podrán mirar a la cara de sus hijos sin sentir vergüenza o ellos mismos les enseñarán a estafar a más empleados para seguir la tradición?

    Hoy es diferente. Los tiempos han cambiado. Hoy las empresas son denunciadas y gracias a la gestión de las autoridades actuales, miles de empleados empiezan a recuperar su dignidad. “Clito” se plantea, si hay voluntad para proteger a personas vulnerables que sufren inundaciones, incluso aquellos que son afectados por la veda pesquera o lo fueron por la dictadura, ¿por qué el Estado no hace justicia con esa generación estafada? ¿Por qué tuvo que ser así antes?

    Clitofonte sabe que eso no sucederá. Los seres que se alimentan de tiempo ajeno, como vampiros, seguirán impunes. Pero a veces sueña que ellos suben a un ascensor y cuando el dedo con anillos de oro presiona el botón para ir hacia arriba, se acciona una polea que baja… baja… baja… hacia ese lugar infinito en el que el dinero no tiene valor.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 8 julio, 2017, 12:17 pm
  5. Futuro incierto

    Las malas inversiones realizadas por el IPS en el pasado, que aún están frescas en la memoria de mucha gente, hacen ver con desconfianza la decisión de la previsional de prestarle dinero a una empresa telefónica y a una tasa de interés igual o menor a la que abonan entidades financieras privadas.

    El IPS prestó USD 66 millones aproximadamente, de los USD 1.800 millones de fondos que administra. De acuerdo con las explicaciones oficiales, la intención es diversificar la cartera de depósitos, que actualmente está concentrado en entidades financieras intermediarias.

    La Carta Orgánica del ente previsional permite realizar este tipo de operaciones y señala que las rentas generadas por las mismas serán destinadas a reforzar el Fondo Común de Jubilaciones y Pensiones y a otros que el Consejo de Administración determine (Art. 27).

    Para avalar esta operación, la telefónica presentó como aval a la Corporación Interamericana de Inversiones (CII), miembro del Grupo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). La CII apoya el sector privado y las empresas de propiedad estatal a través de la financiación en forma de préstamos, inversiones de capital y garantías.

    Independientemente de la discusión sobre otorgar el préstamo a una empresa telefónica, urge debatir sobre el futuro de IPS y su doble rol de administrador de fondos de salud y de jubilación, un híbrido difícil de manejar.

    Si de por sí es delicado administrar el sistema de salud, es aún más complicado supervisar el fondo de jubilación.

    Por ello, es necesario separar ambas administraciones, de manera que una entidad se encargue de manejar el seguro de salud y otra entidad supervise los fondos jubilatorios. Desde hace mucho se suceden los diagnósticos sobre lo que pasará si no se realizan cambios en el IPS, pero hasta el momento ningún gobierno tuvo la valentía de iniciar esos cambios.

    Se necesita no solo separar ambas administraciones, sino también establecer férreos mecanismos de supervisión para ambos sectores.

    Hoy no hay una entidad que le diga a IPS dónde puede poner el dinero de los aportantes y dónde no.

    El debate sobre el futuro de las pensiones es necesario y urgente, y debe comenzar ahora. Quienes se candidatan a la titularidad del Poder Ejecutivo deberían tener como parte de su discurso principal los cambios que prevén hacer con respecto al ente previsional y al fondo de jubilaciones en particular.

    El futuro de miles de trabajadores aportantes del IPS depende de las acciones que se tomen o no ahora.

    Por Wendy Marton

    http://www.ultimahora.com/futuro-incierto-n1095137.html

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 7 julio, 2017, 9:01 am
  6. IPS, un debate imprescindible
    4 julio, 2017

    Los préstamos otorgados por el Instituto de Previsión Social (IPS) a la empresa Tigo, de US$ 64,4 millones, y a los bancos Sudameris y Continental, cercanos a los US$ 8 millones a cada uno, generó las controversias de siempre en torno a si se el ente debe realizar o no este tipo de operaciones, por los “clavos” que el sector privado le dejó en el pasado, como ocurrió con los transportistas. Los casos mencionados son, sin embargo muy distintos. Se trata de empresas solventes y cuentan con el aval del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), por lo cual los fondos jubilatorios están a buen resguardo, además de que la ley orgánica de la entidad le faculta a su consejo de administración a realizar estas transacciones financieras. No obstante, a la luz de los hechos surgen interrogantes que resultan cruciales de responder para el futuro de la institución, tanto en lo referente a la correcta inversión de sus recursos, como a la forma en que esto debería traducirse en una mejor calidad de su cuestionado servicio de salud, particularmente en lo relativo a la insuficiente cantidad de profesionales médicos, así como al faltante de medicamentos para los pacientes, sobre todo los de mayor costo.

    Lo primero que cabe preguntarnos es ¿Por qué la previsional otorga créditos al sector privado y no al Estado paraguayo para la realización de obras de infraestructura que sirvan a los fines del desarrollo, tomando en garantía sus abultadas reservas internacionales? La respuesta es que la normativa por la cual se rige el IPS no lo permite, lo que carece de toda lógica si se establecen los recaudos que garanticen el retorno del capital y los intereses, como el señalado. Y entonces surge un segundo aspecto que requiere otra explicación: ¿Por qué no se modifica la ley. ¿Es por acción de los sindicatos, que siempre tienen la negativa a flor de labios, de algunos medios de prensa que obran del mismo modo o por negligencia y/o desinterés de los parlamentarios? Pues si así fuera, habría que denunciar a los responsables y exponerse ante el país un tema que a todos nos interesa, empezando por los asegurados, que tendrían asegurada la inversión y obtendrían beneficios directos, por medio de la capitalización de los fondos de jubilación, e indirectos, de los que resulten de los proyectos que financien.

    En segundo término, también corresponde que nos interroguemos cómo hacer para que parte de la rentabilidad que se obtenga por estas vías se destinen a mejorar los criticados servicios de salud, en lo concerniente a atención profesional y suministro de medicamentos. De nuevo se tropieza con obstáculos legales, dado que la Carta Orgánica lo prohíbe taxativamente, por lo cual también debe incorporarse como un tema más a ser debatido para su pronta modificación, a fin de que parte del lucro obtenido pueda destinarse a dicho fin.

    Y otra pregunta más, ¿Cuál es la participación de los reales propietarios de la institución, empleadores y empleados, en la definición de éstas u otras estrategias, más allá de las facultades discrecionales de algunos burócratas que los representan?

    Lamentablemente, no son estas las discusiones que promueven las Centrales Obreras, con sus sistemáticas negativas, ni menos ABC color, siempre presente a la hora de obstruir cualquier iniciativa, aunque muy probablemente hubiera sostenido una postura radicalmente diferente si los beneficiaros de los créditos eran sus empresas Personal o Banco Atlas.

    No ciframos la menor expectativa de que Zuccolillo abandone su política de boicot a todo aquello de lo que no resulte directamente favorecido. Es su naturaleza. Pero sí que las organizaciones sindicales y de jubilados modifiquen sus políticas para convertirse en promotores reales de los cambios que urgen introducir en el IPS, empezando por su Carta Orgánica y que junto a los gremios empresarios logren arrancar compromisos a los que quieren guiar los destinos de la República en el siguiente período.

    Al IPS lo potenciarán y proyectarán en el tiempo sus reales propietarios, o no lo hará nadie.

    http://www.adndigital.com.py/ips-un-debate-imprescindible/

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 4 julio, 2017, 11:18 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

el clima ✓

Click for Asunción, Paraguay Forecast

ÑE’ÊNGA ✓

Ajereparei hese jagua katupyrýicha.23/08/17

Archivos

estadistas ✓

  • 1,079,192 visitas
Follow Paraguay Péichante ✓ on WordPress.com

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

5dias.com.py

5días

A %d blogueros les gusta esto: