estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Rostro renovado en zona portuaria

Desde tiempos pasados, el puerto de Asunción siempre ha estado ligado a la historia de la capital del país, a la esencia de una ciudad tradicional, con sus incansables y laboriosos estibadores y navegantes que atracaban en su muelle. Pero el brillo y la febril actividad de antiguas décadas han dado paso al sosiego y a un dinamismo mucho más contenido.
Sin embargo, el antiguo puerto de Asunción es hoy objeto de una intervención que no solo supondrá una apuesta innovadora para la zona en cuestión que ya recobró energía con el primer tramo de la Costanera, sino que ayudará a cambiar el rostro de la capital paraguaya.
Se trata del conjunto de oficinas gubernamentales o sedes ministeriales que será construido en un punto estratégico de la ciudad. Una vez que concluyan los trabajos, que tendrán un costo superior a los 87 millones de dólares, en el sitio estarán emplazadas las sedes del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC), la Secretaría de Estado de Tributación, el Ministerio de Hacienda, la Secretaría Nacional de la Vivienda y el Hábitat (Senavitat), el Ministerio de Relaciones Exteriores, el Ministerio de Educación y Ciencias (MEC) y el Ministerio del Trabajo.
La idea es concentrar en un reducido espacio la mayor cantidad de oficinas públicas y que esta cercanía sea de beneficio para la ciudadanía que demanda que la burocracia no se convierta en una maraña de trámites y que, encima, deba trasladarse grandes distancias para efectuar sus gestiones.
El propósito que se busca al concentrar la mayor cantidad de estas dependencias estatales es ganar eficiencia y comodidad destinadas principalmente al ciudadano. Esta iniciativa se inspira en modelos de otras capitales del mundo, como la avenida Whitehall, en el centro de Londres; o el Eje Monumental de la ciudad de Brasilia, esa colosal obra de ingeniería y diseño concebida por Oscar Niemeyer, el arquitecto que edificó la actual capital del vecino país; experiencias similares de centralización de oficinas y ministerios.
Pero una de las apuestas de mayor relevancia tiene que ver con la reconversión de un sector de la ciudad que ha estado relegado en los últimos años o limitado a esporádicas actividades de carácter cultural o de esparcimiento. Con la megaobra que incluye la construcción de cinco torres, el rostro de Asunción cobrará un rostro de modernidad y de prolijidad que elevará a la ciudad a una dimensión de urbe moderna, a escasos 20 años de cumplirse el quinto centenario de su fundación.
Para impulsar este sueño, el Gobierno Nacional anunció esta semana al consorcio ganador de este proyecto. Se trata de TBI, la alianza de tres reconocidas empresas del rubro de la construcción, que llevará adelante la ejecución de esta iniciativa y que tiene un plazo de terminación de unos 30 meses, una vez que se inicien los trabajos, que será posterior a la fase de desarrollo ejecutivo.
Este proyecto para la zona portuaria se incluye dentro de una propuesta mucho mayor y más ambiciosa que está orientada a mejorar las condiciones de infraestructura y servicios de la ciudad, en coordinación con la Municipalidad de Asunción y de otras instituciones que colaboran de manera sostenida en el remozamiento de la capital que tiene para los próximos años más obras de envergadura. Este es el caso del metrobús (que precisamente tendrá en el puerto una de sus terminales), así como el mejoramiento de un emblema de Asunción como lo es el Parque Caballero o la construcción de la Chacarita Alta, o la Costanera II que culminará en Itá Enramada.
La construcción de la futura sede del Gobierno es una gran noticia, pero lo es también por el hecho de que con el esfuerzo aunado de varias instituciones públicas será posible devolver a Asunción su antiguo esplendor.

http://www.lanacion.com.py/editorial/2017/07/01/rostro-renovado-en-zona-portuaria/

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

2 comentarios en “Rostro renovado en zona portuaria

  1. ¿Campesinos o burócratas?

    Guido Rodríguez Alcalá
    Cuando terminen los trabajos, los que protestan van a pedir que vuelvan los campesinos. Me refiero a quienes protestan por las manifestaciones de los campesinos, porque dificultan el tránsito en el centro de Asunción. Yo concedo que molesta estar parado, o andar a cinco kilómetros por hora, pero lo que se viene va a ser mucho peor, y no se dan cuenta. Lo que se viene es lo que llaman “recuperación” de la zona del puerto, que será un problema permanente, innecesario y caro.

    Los campesinos piden ayuda económica del Gobierno. ¿Cuánto piden? Según el Gobierno, 3.200 millones de dólares, que me parece una cifra exagerada intencionalmente. Una estimación más razonable me parece la de Base-IS: 51 millones de dólares. No es poco, pero sí mucho menos de lo que se destina a otras cosas, para colmo dudosas. ¿Cuántos millones maneja Yacyretá en forma discrecional? No lo sabemos, porque Yacyretá se niega a darle información al Congreso. El Congreso está molesto porque el Ejecutivo emitirá 550 millones de dólares de bonos, sin la aprobación del Congreso, y posiblemente con jurisdicción en tribunales internacionales. En plena temporada electoral, Itaipú transferirá 150 millones de dólares a gobernaciones y municipios, según informó este diario el jueves 3 de agosto.

    ¿Cuánto se gastará en el “mejoramiento” del puerto de Asunción? Según el MOPC, serán 87 millones de dólares, para construir los locales de cuatro ministerios (Educación, Relaciones, Obras Públicas, Trabajo) y dos secretarías (Tributación y Vivienda). ¿Les falta local? ¡No, qué les va a faltar! Ya tienen varios. El de Educación, por ejemplo, tiene un edificio de altura en 15 de Agosto, entre Benjamín Constant y Presidente Franco, abandonado y convertido en aguantadero de malevos. ¿Por qué no lo arregla? ¿Por qué no arregla las escuelas que se caen en vez de construir oficinas vip? Si le falta lugar al Ministerio, será más bien porque le sobran empleados: unos 100.000, según informaciones, cuyo trabajo deja mucho que desear, considerando el bajo nivel de la educación en el país. Algo similar podría decirse de las otras dependencias públicas beneficiadas con nuevos locales.

    Además de innecesario, el gasto será perjudicial. Según el arquitecto Hugo Cáceres, presidente del Colegio de Arquitectos del Paraguay (CP), la construcción de esos edificios concentrará en el lugar demasiadas personas y autos; para estos, se necesitarán cinco mil lugares de estacionamiento (ABC, 4-2-16). Recemos para que se queden parados, porque en el centro no caben cinco mil autos, ni mucho menos para más, porque serán muchos más los de las personas que tengan que circular por ahí. Repitiendo, el tráfico del centro se volverá mucho peor, se volverá imposible, y encima 87 millones de dólares imposibilitarlo. Incluyendo lo que aportará la empresa privada, porque entrará el sector privado vía APP, el total de las inversiones podría llegar a 200 millones de dólares; otras estimaciones hablan de 400 millones, Dios sabrá. ¿En qué condiciones se harán las APP? Ídem. Quiero decir, Ñandejára es la única autoridad en la materia, porque sabe también lo que hace el diablo, que no dejará de meter la cola habiendo tantos millones en juego. Lo peor del caso es que el gasto traerá perjuicio.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 13 agosto, 2017, 11:12 am
  2. Intendentes y concejales cómplices en endeudar Asunción

    Siguiendo los pasos del presidente Horacio Cartes, que en lo que va de su mandato ha incrementado la deuda pública en un 63%, el intendente Mario Ferreiro, mediante la emisión de bonos, acaba de obligar a la comuna asuncena nada menos que por cien mil millones de guaraníes. Su director de Hacienda, Óscar Orué, señaló con orgullo que la Municipalidad capitalina nunca antes se había endeudado por un monto tan elevado, como si ello constituyera un singular mérito de la actual administración.

    Los ministros de Hacienda del actual Gobierno no han llegado al extremo de ufanarse por comprometer a esta generación y a las venideras al pago de unas deudas contraídas alegremente por falta de coraje y de capacidad para combatir la corrupción, el prebendarismo y la evasión tributaria. En consecuencia, la vía más fácil de obtener dinero para construir las obras de infraestructura que se estimen necesarias constituye la de emitir bonos sin miramientos. ¡Que se vean las sucesivas administraciones y los contribuyentes del mañana!

    El Gobierno municipal de Asunción piensa más o menos lo mismo que el Gobierno central, según se desprende de los dichos del mencionado director. No tuvo ningún problema en admitir que solo la mitad de los asuncenos paga sus impuestos, pero cree que un dudoso nuevo Sistema de Gestión Tributaria, que se establecería este año, permitirá aumentar la recaudación en gran medida. Hubiese sido mucho más sensato implementarlo primero antes de tomar la decisión de endeudar a la comuna. El alto funcionario cree que una vez que se realicen las 26 obras públicas proyectadas, con el dinero tomado en préstamo, “la gente sí querrá pagar sus impuestos”. O sea que surgiría un círculo virtuoso, en virtud del cual el endeudamiento hará posible que, entre otras cosas, se construyan plazas, parques y muros de protección, todo lo cual incitará a los contribuyentes a cumplir con su deber. ¡Qué inocencia!

    Así que, cuando eso ocurra, solo será cuestión de esperar que los satisfechos pobladores de Asunción acudan presurosos a las ventanillas de la Municipalidad para pagar con gusto sus impuestos. No sería preciso romper los vínculos de corrupción de larga data establecidos por los capos de la Municipalidad.

    El intendente reveló hace poco que unos 3.900 terrenos de la comuna están en poder de particulares, de clubes sociales y deportivos, de supermercados, de entidades financieras y de organizaciones sociales y políticas. Es muy probable que esos bien conocidos ocupantes ilegítimos sean también evasores de impuestos protegidos por los concejales asuncenos y que seguirán siéndolo aunque Asunción se llene de obras públicas y tenga un ejército de cobradores.

    Se está “programando” promover acciones judiciales para recuperar esos inmuebles: es de esperar que la programación concluya cuanto antes para iniciar los juicios, de modo que alguna vez la Municipalidad pueda dar en alquiler o vender esos inmuebles. Así podría recaudar algo de lo requerido para amortizar lo antes posible una deuda sin precedentes, que equivale a casi la mitad del plan de inversión municipal para este año, que asciende a 223.600 millones de guaraníes.

    También hay mucho margen en lo que respecta a los llamados “servicios personales”, es decir, a la muy pesada carga que implica mantener un ejército de casi siete mil funcionarios y contratados, a los cuales deben sumarse unos mil cuatrocientos que figuran en la nómina de la Junta Municipal. Entre ellos existen miles de parásitos instalados por los sucesivos ediles, incluyendo a los actuales, que con gran alegría consintieron el enorme endeudamiento. Es que las construcciones proyectadas serán una atractiva fuente de ingresos para más de uno de ellos, sin importar el color de su bandera, a través del “vuelto” derivado de las licitaciones, al decir del exconcejal colorado Yamil Esgaib.

    Lo que no había ni seguirá habiendo, por lo visto, es la voluntad de achicar el elefantiásico aparato municipal y de honestizar la administración para reducir en gran medida la enorme evasión tributaria.

    La actual administración municipal no está en manos del “cartismo”, pero emprendió el mismo derrotero irresponsable. Es de preguntarse, así, qué autoridad tendrá la oposición para criticar la política financiera del Poder Ejecutivo, ahora que una de sus figuras más relevantes, que no desdeña una eventual candidatura a la Presidencia de la República, incurre en la misma frivolidad y hasta en forma agravada. Como no pudo poner la casa en orden, el intendente Mario Ferreiro se lanza tranquilamente a emitir bonos como si nada, siendo de temer que empiece una espiral de endeudamiento, ya que es probable que también el próximo año sea preciso encarar más construcciones, se consigan “bajas” tasas de interés y se siga creyendo que las futuras generaciones podrán soportar más deudas. Además, no debe olvidarse que el tiempo electoral en que se encuentra inmerso el Paraguay es propicio para que las instituciones públicas contraigan deudas, ya sea para inaugurar obras que sirvan de propaganda o desviar fondos para la campaña de los “amigos”.

    El perverso mecanismo de la deuda provoca una adicción, cuyas nefastas consecuencias se harán sentir más temprano que tarde. El contribuyente asunceno debe exigirles explicaciones claras a sus concejales. No debe aceptar mansamente estos atracos contra sus bolsillos.

    http://www.abc.com.py/edicion-impresa/editorial/intendentes-y-concejales-complices-en-endeudar-asuncion-1608123.html

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 1 julio, 2017, 10:20 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

fotociclo ✓

El paseo de la emblemática Avenida Quinta tiene planes de transformarse en un paseo gastronómico, por lo cual, los vendedores fueron reubicados temporalmente sobre la calle Antequera. Las obras durarán 7 meses aproximadamente.

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

5días

A %d blogueros les gusta esto: