estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

¿23 cromosomas menos?

No hay que ser sabios para darnos cuenta de lo mucho que las ideas extremistas del feminismo de tercera ola, el de la teoría de género, han penetrado en la percepción antropológica, es decir, la visión sobre el hombre que existe hoy en varios ambientes influyentes. Expresiones como patriarcado, asimetrías de género, estereotipos, aparecen con frecuencia, sin llegar a aclararse su significado ni estandarizar sus conceptos cuando se habla de paternidad.

Pero más allá de las ideologías, está la realidad de que este Día del Padre varios ciudadanos se quedarán sin mucho que festejar, ya que el padre es una figura extraviada de la escena familiar, sobre todo como modelo, como referente, estando o no físicamente.

¿Cuesta entender lo que es ser padre? ¿Qué pasa con los que no deseamos unirnos a la carrera obsesiva de las radicales por “matar al padre, para liberar a la mujer y al mundo”? ¿Nos tendremos que conformar con seguir el camino trazado por sus modas culturales?

Creo que aunque consigan suprimir del calendario escolar esta fecha especial a fuerza de chantajes emocionales y cambien la nomenclatura, la realidad sigue, la pregunta sigue y, si hay dolor por alguna ausencia o mal relacionamiento, este dolor sin duda también continúa.

Creo que no podemos resignarnos a ver cómo violentan la naturaleza de nuestras relaciones humanas básicas (padre-hijo), como si se tratara de intentar borrar de un golpe genético los 23 cromosomas que aporta el padre en la fecundación de su hijo. ¡Tantos cromosomas como los de la madre, por cierto! Biológicamente, somos 46 cromosomas agrupados por pares en sintonía llamativamente ordenada en el mismo momento de la concepción. La mitad de la herencia genética de un bebé procede de su padre, aunque de la mezcla puedan resultar miles de posibilidades genéticas.

¿Es necesario el padre? Sí. Decía Freud: “No puedo pensar en ninguna necesidad en la infancia tan fuerte como la necesidad de la protección de un padre”. Incluso un político, como el ex presidente Bill Clinton (1995), afirmaba: “Puede que el problema social más grande que existe en nuestra sociedad sea la ausencia del padre en el hogar de los niños, porque contribuye a tantos otros problemas sociales”. También los creyentes como el papa Francisco asocian la paternidad a la imagen de un “Dios que es Abba, un Padre misericordioso”.

La figura paterna es vital para los hijos. Para el desarrollo de su autonomía, autocontrol, realismo, sentido moral, rendimiento académico, crecimiento personal… Su influencia es clave aunque, por ejemplo, en la adolescencia, se reniegue de él, cuando maduramos reconocemos su importancia y surge el agradecimiento. Como decía el escritor Mark Twain: “Cuando yo tenía catorce años, mi padre era tan ignorante que no podía soportarlo. Pero cuando cumplí los veintiuno, me parecía increíble lo mucho que mi padre había aprendido en siete años”.

Demos un paso adelante y enseñemos más bien a las nuevas generaciones cómo ejercer una paternidad sin complejos en el mundo de hoy.

Por Carolina Cuenca

http://www.ultimahora.com/23-cromosomas-menos-n1091386.html

 

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

2 comentarios en “¿23 cromosomas menos?

  1. Padres y Patrias

    Por Gustavo Laterza Rivarola

    Antiguamente se celebraba el Día del Padre el 19 de marzo, que es el de San José; luego se adoptó la muy práctica manera de hacer coincidir estas conmemoraciones con feriados normales, de modo que ahora el Día del Padre es el tercer domingo de junio, solución que ha de aplicarse, asimismo, al Día de la Madre.

    También existe un Día del Hombre -19 de noviembre- porque alguien lo propuso y la pavada tuvo eco. Debió llamarse “Día del Varón”, si queremos que “hombre” continúe siendo el denominador del género humano, abarcando a los dos sexos principales de la humanidad, el femenino y el masculino; y a los que eventualmente se andan inventando.

    Está bien; nadie pierde de vista algo obvio: que varón y padre no son la misma cosa, por lo que no pueden encimarse en la misma celebración. En cuanto a que hay varones que se les llama padres pero no lo son en realidad, lo explica mejor esa vieja y paradójica definición que asegura que, al párroco, todos los del pueblo lo llaman “padre”, menos sus hijos, que lo llaman “tío”. De esto podemos dar cátedra en este país.

    Los griegos antiguos consideraban padre nacional a Homero. De hecho, aquellos griegos fueron los inventores del concepto de patria, tal como lo conocemos y utilizamos hoy. De modo que también de ellos proviene la modalidad de que cada país designe a los “padres de la patria”. Nuestros próceres son los padres de la patria paraguaya, y no se limitan a los hombres de mayo de 1811, sino que también los hay más atrás y más adelante. Domingo Martínez de Irala, José de Antequera, Fernando de Mompox y Carlos Antonio López, por ejemplo, son tan padres de la patria como aquellos otros.

    En materia de paternidad biológica, aquí somos raros. Casi nunca el varón paraguayo se sintió orgulloso de ser padre; más bien trata de soslayar el hecho rebajándolo al rango de accidente de la naturaleza o de trastorno de la pasión negligente. En las costumbres rurales se considera que los hijos pertenecen a la esfera de deberes y obligaciones femeninas; o de los abuelos, en su defecto, mas no al progenitor, quien después de haber cumplido con sembrar la semilla, pasa a disfrutar del derecho a desentenderse de la cosecha.

    Pero ahora hay planes educativos. Se trata de convencer a los varones de asumir la paternidad en forma “responsable”; así se le llama oficialmente a los programas que intentan enseñar que, si se provoca la gestación de un ser humano, sea esta indeseada, imprevista o molesta, entonces no queda otra opción que asumir las obligaciones consecuentes y simplemente joderse, si no le agrada o le perjudica. Parece algo justo y razonable; pero hasta ahora no lo suficientemente filoso para atravesar la callosa coraza cultural, según se aprecia en estadísticas.

    Cuenta una de nuestras muchas leyendas locales (de esas con tufo sociológico) que la paternidad irresponsable en el Paraguay es resultado de las condiciones sociales remanentes de la guerra del 70. Los datos de época no registran tal fenómeno. El desbalance entre sexos causado por la contienda fue efímero, rápidamente equilibrado por la actividad demográfica, para llamarla así, ahora que están de gran moda los eufemismos. Creer en aquella fábula de que las mujeres paraguayas de posguerra andaban vagando por los caminos buscando varones adultos para que las embaracen al pasar, es tan ingenuo y fantasioso como creer que estando ellas en esto, a menudo caían en manos del Pombero, que acechaba para aprovecharlas. Parece que esa guerra generó más embustes y leyendas que víctimas.

    Muchos padres de las naciones no fueron padres biológicos o fueron muy mediocres en tal función; no obstante, “Nada hay tan dulce como la patria y los padres propios, aunque uno tenga en tierra extraña y lejana la mansión más opulenta”, como decía precisamente Homero. Algo que, sin duda alguna, lo suscribiría todo aquel que haya tenido que ir a vivir en el exterior.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 18 junio, 2017, 7:49 am
  2. DÍA DE LA MADRE Y día del padre
    No hay punto de comparación entre la celebración de los días de la Madre y del Padre. Hay un montón de canciones a la madre y alguna que otra dirigida al padre ¿Es normal que sea así? No. Absolutamente no pero han pasado muchas cosas para que ésto sea así.
    Los conocedores de nuestra historia hablan de que antes se hablaba de ¨Don Fulano¨, ¨la casa de don…la familia de don, el hijo de don…¨ Hoy es ¨la casa de Ña, el hijo de Ña¨. La guerra grande aniquiló la población masculina y la mujer por circunstancias de la dolorosa coyuntura debió tomar el control de la casa.
    Cuando se recuperaba la población masculina, otra guerra vino a eliminar 30 mil varones y da la impresión de que en esta segunda posguerra, como que se aceptó la situación de que la mujer siguiera en el control de la casa y el varón fundamentalmente se dedicara a proveer y con el tiempo, en muchos casos, ya no tanto.
    Craso error. En vez de que se planteara una retoma del rol de cabeza del hogar, comenzó a devaluarse la figura masculina al mismo tiempo que se relajaban los compromisos de paternidad al interior de la familia.
    Más que una quiebra moral, hubo una quiebra espiritual del varón y se instauró el ¨arriero porte¨ en sustitución del concepto de hombría que el diccionario define como: ¨Conjunto de características y cualidades morales que se consideran propias de un hombre¨. Habla de atributos morales que son propios del varón y que tienen que ver con su compromiso, su honestidad, su laboriosidad, su celo en el cuidado de su familia y sus negocios.
    No decimos que esto ha desaparecido totalmente. Sin embargo el arriero porte que es un remedo perverso e irresponsable, tiene características entre las cuales resaltan que es ka´ú, mujeriego, jugador y muchos etcéteras contrarios a lo que comprende el concepto hombría.
    Es preciso retomar responsabilidades y roles. La sociedad no funciona bien porque el varón ha renunciado a sus funciones. Hemos dejado en manos de las mujeres una tarea inmensa y si miramos los resultados, no estaremos satisfechos con ello.
    No tengo explicaciones para el fenómeno pero siendo las mujeres responsables de la educación de los hijos desde su primera infancia hasta su última juventud ¿cómo es que hay tantas quejas contra el machismo? ¿Si las madres tienen el control de la educación de los hijos en nuestra sociedad, cómo es que salen machistas los hijos? ¿Es una consecuencia del matriarcado paraguayo?
    Se precisa de una reconversión en la que la hombría se restablezca con sus valores, muy por el contrario de lo que hoy se pregona en favor del presunto ¨orgullo gay¨. Nadie puede sentirse orgulloso de una anomalía. Se trata ese de otro renunciamiento a la hombría que devalúa la figura del varón.
    Publicado por El ciudadano Carlos Rodríguez

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 18 junio, 2017, 7:38 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

el clima ✓

Click for Asunción, Paraguay Forecast

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

5días

A %d blogueros les gusta esto: