Promover el deporte

Las glorias deportivas de nuestro país son bastante famélicas y se limitan a contadas excepciones en deportes como el fútbol, principalmente, donde el Paraguay se ha destacado no solo a nivel de selecciones en el continente, sino también a nivel de clubes, en el que incluso la fama y el renombre han trascendido a otras latitudes. Salvo algunas disciplinas “menores”, como el tenis o el basquetbol, donde también ha habido dignísimos logros que destacar, el desempeño deportivo de nuestro país ha sido exiguo, cuando no insuficiente. La sensación que históricamente queda es que los grandes logros deportivos son resultados del coraje, del talento innato y la determinación, antes que a políticas propias.

Gran parte de este déficit se explica porque nunca el Estado se ha ocupado en incentivar políticas que promuevan la competencia de sus mejores atletas. El rol que ha tenido el Comité Olímpico Paraguayo (COP) tropezó siempre con desinterés estatal o la siempre condicionante y determinante escasez de recursos. A diferencia de los países de la región, donde los programas para estimular a sus deportistas va creciendo año a año, Paraguay ni siquiera contaba con un centro de entrenamiento para sus atletas.

Pero hace algunos años, con la idea de dar impulso y facilidades a las distintas disciplinas deportivas que se practican aquí, el Comité Olímpico Paraguayo ha echado mano de buena forma al Fondo Nacional de Inversión Pública y Desarrollo (Fonacide) para construir un complejo que hoy es orgullo para el país. Con un costo de casi 60 mil millones de guaraníes, tras varios años de lucha y con el apoyo de instituciones estatales y entidades privadas, el Centro de Entrenamiento Olímpico fue inaugurado. Ese gran anhelo que durante décadas el deporte local ha soñado, se transformó ayer en una hermosa realidad.

Gracias a este complejo ubicado en Ñu Guasu, cientos de atletas que hoy compiten en diferentes competencias tendrán la oportunidad de poder desarrollar su habilidad y técnica, para que de esa forma aumenten sus chances no solo de competir en las distintas justas deportivas, sino, por qué no, lograr los primeros lugares.

El titular del COP, Camilo Pérez, destacó en el discurso de apertura del parque olímpico que el propósito con esta iniciativa es seguir soñando, pero hacerlo en grande. Procurar que de aquí a unos años, el Paraguay pueda no solo destacarse en los deportes “tradicionales”, sino que también brille en las disciplinas del atletismo, tanto en los mundiales de la especialidad, como así también en los Juegos Olímpicos, esa gran cita ecuménica que se produce cada cuatro años y en donde, hasta ahora, la participación guaraní ha sido testimonial, salvo aquella medalla plateada en Atenas 2004.

En los discursos de ayer también se hizo palpable aquella frase que durante décadas ha sido una quimera: “mejorar el deporte”. Hoy, con estos incentivos y con este magnífico complejo habilitado, la perspectiva para las futuras generaciones de atletas paraguayos es insuperable. Y aquella sensación de que la apatía como resultado de años de abandono ha quedado definitivamente atrás.

Así, el Centro de Entrenamiento Olímpico, o simplemente el Parque Olímpico, va a ser la base de tantos sueños y aspiraciones que anhelan llegar a la gloria olímpica. Talento y determinación son características que sobran entre los paraguayos, ahora es tiempo de adquirir la técnica para empezar a cosechar los títulos.

Un ejemplo actual es el caso de la tenista compatriota Verónica Cepede, que está teniendo una destacada participación en la edición 2017 del torneo de tenis más importante en polvo de ladrillo, Roland Garros. Ella es una muestra de que el talento, la capacidad y la actitud son inherentes entre los paraguayos. Solo hay que saber orientar esa capacidad hacia la obtención de la gloria.

Finalmente, también queda la convicción de que trabajando unidos es posible aspirar también a una política deportiva de largo plazo que se afiance y consolide en las próximas décadas. La base, existe. Ahora hay que apuntar a alcanzar los éxitos.
http://www.lanacion.com.py/editorial/2017/06/03/promover-el-deporte/

Anuncios

8 comentarios en “Promover el deporte”

  1. La gran apuesta por la continuidad

    Por: Cristóbal Nicolás Ledesma Salas

    El mandato de la máxima autoridad de la Asociación Paraguaya de Fútbol, la Asamblea, que autoriza a llamar a elecciones generales antes del tiempo establecido en los estatutos, para dar una mayor celeridad en los trabajos con miras al Mundial de Catar, es una muestra de la madurez dirigencial que marcó que el trabajo es el único modo de salir de una mala y apuntar a objetivos superiores.
    No es usual que después de un fracaso, en el resultado deportivo, se apueste al mismo régimen, pero como existe una conciencia superior que entiende que hay una labor hecha y que amerita otra oportunidad, esta dirigencia dispuso el pronto llamado a asamblea para elección de autoridades que durarán cinco años en sus funciones.
    Es claro que esta oportunidad y la democracia en la que vivimos da posibilidad a otro frente, para disputar con Robert Harrison la presidencia. Y si continúa el actual presidente, dará prioridad a la prosecución de un trabajo que tiene objetivos futuristas muy marcados.
    Ya en una reunión de presidentes se había mencionado sobre aspectos que hacen necesaria una revolución en la matriz de nuestro fútbol. En estos días lo volvió a remarcar Gustavo Morínigo (que también continúa) y que hace a la necesidad de la creación de una selección Sub 13 y otra Sub 23.
    El espacio existente, hoy día, entre los chicos que se inician en el mundo fútbol/selección es muy grande. Llegar a la Sub 15, la primera de las selecciones que tiene competencia oficial, y comenzar de cero es dar ventajas a las demás selecciones que hace rato implementaron otro tipo de trabajo. Lo mismo ocurre con la brecha de los Sub 20 y la selección de mayores, ya que no hay competencia oficial para los que pasaron los 20 años.
    En un medio como el nuestro en el que la necesidad emocional es muy alta se hace imperiosa contar con más competencia, de mayores roces para llegar a la Absoluta con un alto grado de control de las emociones y un mejor rendimiento de un partido a otro. Nuestros niveles bajan considerablemente en el segundo juego, de un domingo a un miércoles.
    La idea de Morínigo es una acción consensuada entre la dirigencia de la APF, Chiqui y su equipo, Gerardo González y todos los involucrados en las formativas. Si continúa Robert, lo hacen Morínigo y Gerardo, lo más lógico es que también lo haga Arce, quien será el más “beneficiado” por ese crecimiento que esperamos todos de los chicos que tendrán una mejor formación.
    La venida de un extranjero supondrá una nueva filosofía que cortará esa continuidad de la que hablamos. Muchos sostienen: quiero un técnico que me clasifique al Mundial. Yo no dudo que si existe ese técnico que garantice la clasificación para Catar, Robert y toda su directiva irán en su busca, cueste lo que cueste. ¿Y después qué?
    Debemos apostar por el trabajo consensuado, comenzando por las bases para que el resultado sea duradero y no pasajero. La planificación puesta de manifiesto por Morínigo es la ideal, la que nos acercará a concretar los objetivos hace rato perseguidos y que hacen relación al estilo del fútbol paraguayo y a los logros que nos lleven de vuelta a los certámenes mundiales hoy añorados.

    Me gusta

  2. Guaireña, un fenómeno

    Por Caio Scavone

    Si hay algo que en el campo decae, es la producción agrícola familiar, y la cuestión es que la producción denominada de consumo pasó a ser componente principal de la diligencia rentable, y eso equivale a que a los campesinos, desde hace un buen tiempo, les ha llegado el mal tiempo de vender los productos que deben destinarse al consumo.

    Con eso, la “seguridad alimentaria” –que tanto se pregona y se persigue desde hace años– sigue como un pregón y solo para el discurso de la gente que maneja el Ministerio de Agricultura y Ganadería, que, más que un ministerio, es un misterio en cultura y de gomería, ya que solo se dedica a entregar parche a los agricultores.

    Los campesinos llegan a todos los centros urbanos y, sobre todo, a la capital, dejando el bosque en busca del rebusque. Pero eso ocurre en todo el planeta Tierra. La gente busca la ciudad porque el campo ya no le oferta alternativa válida para desarrollarse y los propios padres inculcan a sus hijos que no sean como él: un campesino, un productor anticuado, sin capacitación productiva, un pobre diablo o un tavy de raza. Entonces, obliga al hijo a rajar del campo, vender la potencial tierra para que toda la familia pase a formar parte del inquilinato y de la carga social visible que tienen los gobiernos en las fajas de necesidad que tienen todos los centros urbanos.

    Pero no todo es centralizar las cosas en este país. Y algo que se desplaza a contramano y con cierta velocidad hacia el interior es el fútbol, que, con su maleta de útiles, acarrea ventajas a las localidades lejanas de la capital. En años anteriores ya se había tentado extender el fútbol hacia las afueras con un torneo denominado “República”, pero que, en vez de “vencer o morir”, prefirió lo segundo, para quedar en concordancia con las muchas cosas que pueden ser buenas para el Paraguay.

    Los torneos Interligas siguen vigentes y ya no se juegan en la capital. Los retrógrados dirigentes de la UFI (Unión del Fútbol del Interior) centralizaban las finales y el dinero. Hoy ya se conoce el fútbol de Pedro J. Caballero, de Encarnación, Ciudad del Este, Itauguá, Caaguazú, Coronel Oviedo, Villarrica, entre otras. El efecto multiplicador del fútbol es enorme, y el movimiento de gente implica negocio para el transporte, gasolineras, negocios deportivos que venden los atuendos, las emisoras y sus auspiciantes, los canastos de chipá, controladores, árbitros (por más inoperantes que sean), la hotelería que usa productos de la granja, personal, agua y electricidad y un montón más de actividades que forman parte de la cadena económica generada por el deporte como el fútbol para todo el interior del país.

    Admiro mucho la lucha que hacen los equipos para subir y mantenerse en la categoría de primera, como mi querido Kelito (River Plate) y otros que casi nada dejan en la caja de recaudaciones, salvo cuando juegan contra Cerro Porteño y Olimpia. Acaba de finalizar la categoría Intermedia, y el 3 de Febrero y Santaní brincaron nuevamente a la categoría principal, y mi Villarrica, después de un buen arranque, quedó sin batería y sin final.

    Guaireña fue la más taquillera: hizo recaudar G. 551.845.000 e ingresar a 27.362 asistentes, seguida por el 22 de Setiembre encarnaceno, con G. 368 millones; luego vienen Santaní, Ovetense, Liberación, Caaguazú, entre los 16 equipos que tentaron subir. El 3 de Febrero de Ciudad del Este recaudó G. 151 millones, con 8.993 aficionados. La Intermedia generó en total G. 2.546.015.000 y 128.927 asistentes. Buen dinero y aficionados, en donde Guaireña colaboró con un poco más del 20%. Son G. 18.000.000 en promedio por partido.

    ¡Qué bueno sería verlos también a Caaguazú, Cnel. Oviedo, Encarnación, Concepción, Pilar, San Ignacio, Paraguarí o Villarrica ser culpables de la renuncia de los técnicos de Olimpia y Cerro Porteño…!

    Me gusta

  3. Y mientras tanto en…

    Por Pedro Gómez Silgueira

    El remodelado estadio de Cerro Porteño demandó una inversión de US$ 22 millones lo cual es más que un respiro para la economía, no solo del populoso barrio Obrero, sino de toda la capital.

    Entre los últimos grandes hoteles construidos y en obras en Asunción, la inversión supera los US$ 100 millones.

    De Villa Morra a Madame Lynch en el nuevo Eje Corporativo de Asunción se observa que la ciudad se expande en el horizonte y hacia lo alto dando una moderna fisonomía de siglo XXI.

    En el Centro Histórico existen grandes inversiones privadas que están en pleno auge.

    Estas son las nuevas postales de Asunción para el visitante. Los mismos paraguayos que viven en el exterior y se han ausentado de su país unos años se sorprenden ante la nueva realidad edilicia que encuentran al volver.

    Y mientras tanto…

    En las calles, frente a las fachadas y amplios porches de acceso de los resplandecientes edificios o centros comerciales que marcan el progreso urbano, el pavimento está convertido en un albañal.

    Los charcos de aguas residuales horadan el asfalto y hacen que los autos que los atraviesan bañen a los peatones.

    Las veredas del microcentro están llenas de barquinazos y cráteres que no permiten el desplazamiento seguro. Nadie está extenso de dar un paso en falso en algún registro maltrecho o de tapas robadas.

    En el entorno de la Nueva Olla los empedrados parten, las calles están llenas de efluentes y hay paseos destrozados. Como si todo fuera poco, la basura adorna cada rincón.

    Y mientras tanto…

    En la Municipalidad de Asunción la Junta estudia una ampliación presupuestaria de casi 20.000 millones de guaraníes para el pago de salarios a los funcionarios. Además se hará una reprogramación de G. 8.000 millones para regularizar el sueldo de nuevos jefes de áreas para adecuarlo al salario mínimo legal vigente.

    Todos los años es la misma historia. En la Comuna hay una ristra de reprogramaciones y luego, en poco tiempo más, vendrán los pedidos de préstamos para pago de aguinaldos y salarios decembrinos.

    La culpa no es solo de la Intendencia. Los concejales –que siempre tiran la piedra y esconden la mano– también tienen mucho que ver en el asunto.

    De 30 funcionarios que tenía el Legislativo Municipal en 1991, actualmente pasó a tener 1.270 empleados que saturan los pasillos y oficinas convertidas en cuchitriles. En la Intendencia la población raya los 7.000, muchísimos recomendados o cupos de los ediles.

    Pero, mientras tanto…

    Como consuelo, el flamante estadio del Cerro Porteño fue declarado “de interés municipal”. Un merecido reconocimiento que debe traducirse en hechos, no solo en una resolución que es letra muerta.

    Me gusta

  4. La olla y el ombligo

    Esta semana les dije varias veces a mis colegas de deportes que me estaba empachando con la noticia de la inauguración de la Nueva Olla.
    El comentario, una cargada entre compañeros de trabajo, hacía referencia a que todos los bloques y participaciones de periodistas deportivos en diferentes espacios, destacaban principalmente, y con todos los detalles correspondientes, la reinauguración del estadio del club Cerro Porteño.

    En una de estas bromas estábamos, cuando un compañero camarógrafo me pidió que mirara los comentarios que se estaban escribiendo en las redes sociales cuando se publicaba en internet alguna noticia sobre el tema.

    Amenazas, mensajes de odio y ofensas hirientes fueron parte del menú desplegado por quienes quizás no tienen otra vida más allá del teclado.

    Y no me refiero a las chanzas y cargadas entre familiares, amigos o compañeros de trabajo, algo que la mayoría hacemos hasta para tener un tema común de conversación, sino a la genuina violencia verbal descargada contra extraños en las redes sociales, y a la rabia que se percibe en muchas de esas participaciones.

    Como si la vida misma dependiera de la construcción de un estadio, o de la obtención de algún campeonato.

    Pero ya que estamos, y hablando bien en serio. El nuevo estadio del Club Cerro Porteño es digno de elogio, y se constituye en este momento en el más moderno y de mayor capacidad en el fútbol paraguayo, mediante el trabajo de más de dos años, de manos y cerebros paraguayos que fueron empleados en la construcción de esta obra.

    Confieso que sigo en la duda de si es una inauguración o una reinauguración, considerando que el Adriano Irala ya fue inaugurado hace más de 80 años.

    Pero este es solo un detalle semántico. Lo verdaderamente importante, para quienes gustamos del fútbol, es el esfuerzo para intentar ofrecer comodidades y mayor seguridad a quienes asisten a un estadio para presenciar el juego.

    Queda a cargo ahora de la dirigencia deportiva que estos estadios se llenen con familias y amigos que van a ver fútbol y no con inadaptados que solo ven el fútbol como pretexto para descargar sus frustraciones.

    Es el dirigente del fútbol el principal responsable de no intentar ponerles un cerco a los delincuentes que espantan a la gente de las canchas y que les dan el mejor argumento a aquellos que quieren desacreditar al fútbol como un deporte que une, integra y transmite valores.

    Es el dirigente de fútbol quien muchas veces tiene que alquilar voluntades para maquillar la orfandad de respaldo personal. Son dirigentes quienes también se benefician de su condición privilegiada para lucrar con la reventa, cuando anuncian que las entradas están agotadas pero a la hora de rendir cuentas presentan algún remanente.

    Al club Cerro Porteño solo queda felicitar por una gran obra, intentar imitarla y esperar que tengamos al menos dos estadios más en esas condiciones.

    Y ante la tentación de alguna mezquindad por no tratarse de nuestro club, pensemos siempre en que tenemos que dejar de mirarnos el ombligo.

    El día en el que concentremos toda esta energía utilizada para descalificar, en algo verdaderamente importante, útil y provechoso, habremos cambiado.

    Así como dice la frase popularizada también en redes, si le pusiésemos el mismo interés a la política que al fútbol, hace tiempo hubiésemos avanzado como país.

    Por Guillermo Domaniczky

    http://www.abc.com.py/edicion-impresa/opinion/la-olla-y-el-ombligo-1624074.html

    Me gusta

  5. El ambicioso proyecto de Morínigo

    Por: Cristóbal Nicolás Ledesma Salas
    Un reciente encuentro de presidentes de la división Profesional del fútbol paraguayo dio pie para que se den a conocer distintos aspectos, no muy visibles, que hacen al trabajo preponderante de la Asociación Paraguaya de Fútbol, donde el técnico Gustavo Morínigo fue uno de los expositores, y cuyo temario abrió debates que si se cumple nos dejará en puertas de un progreso más sostenido en el crecimiento futbolístico de nuestros chicos.
    El consumismo del día a día, el inmediatismo, el Cerro-Olimpia, Olimpia-Cerro no dejan mucho espacio para los otros clubes y mucho menos para saber qué se hacen en las formativas. El nuevo coordinador de las selecciones menores brindó unas puntualizaciones sobre lo que se viene realizando y las necesidades para que llegue a buen puerto lo proyectado.
    Lo primero es la necesidad de trabajar con un seleccionado de chicos sub 13, como hacen muchos países sudamericanos y con mayor relevancia en Europa. Esa es la edad, según los entendidos, en la que se debe comenzar a entender qué es ser de selección. Ahí se puntualizará la educación y el respeto (complementarios a los recibidos en el seno familiar), la historia de donde provenimos, la necesidad de trabajar en equipo, la solidaridad y, por supuesto, los fundamentos técnicos del más bello de los deportes.
    Esto contribuirá positivamente para que la selección sub 15, la primera que entra oficialmente en competencia Conmebol o FIFA, pueda contar con chicos ya formados y fortalecidos en todos los aspectos y puedan echar a andar la capacidad natural que tienen. A partir de esto ya dependerá exclusivamente del convencimiento de los jugadores, para seguir en la nómina que apunta a la selección absoluta, o sea, el famoso proceso.
    Otro objetivo de Morínigo y su equipo de trabajo es la formación de un seleccionado sub 23, para que la brecha entre el sub 20 (la última que cuenta con torneos oficiales internacionales) y la selección mayor no sea muy amplia.
    No todos los futbolistas tienen la capacidad de dar el gran salto de la 20 a la selección mayor, algunos necesitan un peldaño más para la maduración y el fortalecimiento de sus ideas. Esta selección trabajaría por lo menos un par de veces al mes y competirá internacionalmente en los eventos que se realizan tradicionalmente en Europa.
    La idea es fantástica pero sujeta a ajustes que deberán atender a las necesidades de los equipos en los que juegan, ya que muchos estarán en los planteles superiores que hacen a la prioridad del asunto. Tener cinco escolaridades (sub 13, 15, 17, 20 y 23) será demasiado beneficioso para el seleccionado mayor.
    El trabajo también comprende hacer el recorrido país, para la captación de los chicos, y la capacitación de los profesionales del interior que entrarán en el sistema de planificación de este proceso.
    Y aquí viene otro factor fundamental, la línea de trabajo, el estilo futbolístico que se unificará en todas las categorías. De hecho, Morínigo ya lo viene haciendo con profesionales como Gerardo González, Diosnel Burgos y otros que apuntan a esa unificación del criterio futbolístico.

    Todo ello dará facilidades para los seleccionadores de la absoluta que, en estos días de poco tiempo para trabajar, solo necesitará de un repaso para poner en práctica su toque de distinción para el buen funcionamiento del equipo.

    Me gusta

  6. Errados, otra vez

    La sociedad quedó impactada por la muerte del juvenil arquero Bruno Cañete en el campo de juego del Sport Colombia, en plena disputa de un encuentro contra el Cerro Corá, por el torneo de divisiones inferiores del ascenso del fútbol paraguayo. Las primeras informaciones apuntaban a que el triste suceso fue desencadenado por un pelotazo que detuvo el portero, quien instantes después de detener el balón, cayó al césped, y todos los intentos por reanimarlo fueron vanos.

    La información, que corrió a la velocidad de estos tiempos, se multiplicó y todos los medios centramos nuestra mirada en el suceso haciendo conjeturas apresuradas, dejando de lado el dictamen científico derivado de la autopsia y también las opiniones de profesionales de la salud que sospechaban que era muy difícil que solo el pelotazo fuera la causa del fallecimiento.

    Además, en ningún momento nos detuvimos a pensar en el pobre chico, que como producto del juego disparó el balón, parado por su colega que después cayó en desgracia. No reparamos en analizar el grado de afectación a la salud mental de un adolescente, que como muchos, acude a cada práctica y partido para cumplir el sueño de ser futbolista profesional. Tampoco pusimos en foco a los otros adolescentes presentes en el lugar, ni en sus familiares. Solo salimos a escupir información de manera irresponsable.

    Muchas veces empujados por la premura cometemos este tipo de errores. Es un proceso en el que quizá avancemos aprendiendo a cada paso, cuando entendamos la configuración globalizada del mundo que nos toca afrontar. Lo verdaderamente preocupante es el siguiente aspecto, y la manera en que nos exponemos, a otros errores también muy graves.

    Una vez que se conoció la verdadera causa de la muerte, una falla cardíaca que pudo ser congénita o que se desarrolló durante su vida, descartando el balonazo como motivo del deceso, nuevamente volvimos a equivocarnos al diseñar escenarios que puedan evitar este tipo de casos. Desde los medios de comunicación, hasta la propia cabeza de la Asociación Paraguaya de Fútbol se habló de rediseñar el esquema de horario de partidos, de dotar de paramédicos y médicos en todos los escenarios, e incluso obligar la disposición de una ambulancia en cada campo de juego. Con este esquema las críticas fueron disminuyendo y la preocupación bajando de intensidad. Sin embargo, este planteamiento sigue siendo insuficiente para evitar muertes en las canchas.

    El camino real es la prevención como primera opción, que se sume a la reacción, que es lo sugerido hasta ahora. Es decir, que todos los niños y adolescentes, desde sus primeros pasos en el fútbol tengan un estricto control de su estado de salud y condición atlética. No el simple papeleo burocrático de pedir a un médico una constancia, sino de un estudio a profundidad que incluya estudios más estrictos, como un ecocardiograma por ejemplo, para saber el verdadero estado de cualquier persona que ingrese a un campo de juego.

    Es cierto, en el caso de Bruno no existía un profesional ni ambulancia que lo pudieran asistir, pero hay que ser claros, solamente se hubiera salvado si se tenía conocimiento de su estado de salud y cómo estaba su corazón para entrar a disputar este partido de fútbol. Su muerte debe marcar un antes y un después para que tantas lágrimas derramadas no sean en vano. Es necesaria una gran inversión en infraestructura médica, con recursos que genera el mundo del fútbol, que es el deporte más popular del país y el mundo. No podemos volver a errar, porque al perder en este tipo de partidos, caemos todos, sin ninguna posibilidad de revancha.

    Por Pablo Noé

    http://www.lanacion.com.py/columnistas/2017/06/30/errados-otra-vez/

    Me gusta

  7. Idiotas útiles

    Por Brigitte Colmán
    Decía en un tuit el famosísimo @diostuitero: “Vuestros políticos son estúpidos, pero vosotros todavía sois peores que los votáis”. Es verdad y es así de espeluznante…

    Cómo si no, podemos explicar algunas expresiones en nuestro paseo cotidiano por las redes sociales. Cuando la tenista compatriota pierde, igual nos sentimos orgullosos, y con mucha razón, claro. Pero nunca falta el que opina que es increíble que con tan poco se haya llegado tan lejos. Pero no se cuestiona el escaso apoyo que reciben los deportistas.

    Inflamos nuestro corazoncito patriotero y ponemos una banderita paraguaya al final de los 140 caracteres; nos conmovemos, nos decepcionamos y al final seguimos con nuestras vidas después de la derrota que toque ese día. Puede ser fútbol o puede ser tenis lo mismo que ajedrez o fútbol de playa. Pero raras veces nos acordamos de que vivimos en un país en el que el Estado solamente sirve para darles trabajo a los amigos, a los seccionaleros, a las amantes y a toda la familia de los políticos que nosotros mismos elegimos.

    Jamás gobierno alguno ha dado importancia a los deportes y a la cultura, y eso se refleja en el presupuesto que se asigna y en los programas, pero sobre todo en nuestra calidad de vida. Claro que tampoco les importa mucho a los gobiernos que los ciudadanos tengamos salud y educación y seguridad y trabajo, pero bueno, que al final todo es parte de lo mismo. ¿Cuántos niños que viven en la periferia de todo, tienen alguna oportunidad de jugar al tenis o a desarrollar su talento musical? A lo máximo que puede aspirar un niño que vive en la pobreza (además de no morir en la pobreza) es a tener una tele bien grande para ver la final de la Champions.

    Y pese a todo, nos emocionamos cuando un día aparece una sacrificada deportista que, venciendo todas las adversidades, nos da una excusa para sentirnos contentos de ser paraguayos, aunque la emoción nos dure tres sets y después no volvamos a acordarnos del nulo apoyo que ella recibe. Se le agradece a Verónica Cepede por el esfuerzo y por la inspiración, porque como expresaba muy sabiamente alguien en un tuit: “Es una labor muy pesada para los deportistas levantar una bandera que los políticos hunden cada día”.

    Y un día de estos más gente se va a dar cuenta de que ya no es simpático ser un idiota útil. Votar a unos tipos que al llegar al poder solo benefician a sus correlís y sus familiares; y lo hacen con la plata de nuestros impuestos; ellos usan la plata del crédito y nosotros pagamos la deuda que ellos asumen en nuestro nombre. Somos nomás luego idiotas.

    Me gusta

  8. ¡Siga soñando!, talento sobra
    Por Rolando Vargas

    El sueño basado en el esfuerzo, el talento y la entrega es la guía segura para la superación permanente en los diferentes emprendimientos de las actividades humanas. Verónica Cepede, 25 años, la tenista sensación actualmente en la arcilla de París, construye su gran momento con el cimiento de sus grandes sueños.

    Desde hace un par de años se ilusionó con ingresar al selecto grupo top 100 del mundo, esta última semana de mayo cumplió con ese requisito que se propuso al inicio de su carrera profesional (95) y ahora ya tiene otros proyectos que al parecer llegará más rápido de lo esperado, ya que hoy puede ponerse a la altura de la emblemática tenista paraguaya Rossana de los Ríos, quien logró precisamente su mejor registro en Roland Garros al instalarse en las 32 mejores del mundo.

    La marcha de Cepede contagia entusiasmo y admiración. Los comentaristas especializados de la cadena televisiva Espn destacan asombrados las virtudes de la paraguaya: “Hay una realidad en Verónica, la intensidad, la velocidad tan importante que tiene en las piernas, brazos y manos le permite jugar muy cerca del pique que le quita total tiempo a la contraria a rearmarse”.

    Los especialistas destacaron asimismo su espíritu de superación: “Es el premio a la perseverancia, lucha para buscar las variantes necesarias para superarse ella misma y terminó ganando”, destacó Espn tras su gran victoria en segunda ronda ante la rusa Anastasia Pavlyuchenkova, 16 en el mundo.

    Con estos argumentos, más la concentración y firmeza en su convicción de hacer historia en este competitivo mundo del tenis, va ganando preponderancia y seguridad para meterse de lleno y quedarse definitivamente entre las mejores.

    Roland Garros le pone a Cepede muy cerca de alcanzar otra marca de Rossana, su mejor ranking mundial de la WTA, 51 en el 2001. De no ser en este torneo, muy pronto cristalizará toda vez que mantenga esta consistencia y enfoque para seguir escalando y convertirse en la primera jugadora guaraní en el selecto grupo de las 50 del mundo. No obstante, no podrá igualar ni superar a De los Ríos, quien fue campeona junior en Roland Garros en 1992 y número uno del mundo en esa categoría.

    La tenista guaraní tiene con referencias a otras grandes luminarias de este deporte en la arcilla de París, como el histórico Víctor Manuel Pecci, finalista en 1979 ante el sueco Bjorn Borg. Fue número 9 del mundo. Además cuenta con su entrenador, que en esta oportunidad no pudo acompañarla, Ramón Delgado, quien en 1998 venció al número uno del mundo, el estadounidense Pete Sampras y fue noticia mundial. Su mejor ranking mundial fue 52; así como a Montserrat González, finalista junior en el 2012.

    Toda una nación, tanto la chica como Paraguay; como la grande, Latinoamérica, como la número uno de la región; habla de la hazaña de Verónica y los paraguayos se llenan de orgullo, esperanza, y sueñan que su éxito se refleje en los tenistas jóvenes de nuestro país para abrazar este deporte y sucederla en los próximos años en los grandes eventos internacionales. ¡Siga soñando Cepede!
    http://www.lanacion.com.py/columnistas/2017/06/03/siga-sonando-talento-sobra/

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s