estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Listas cerradas vs. Constitución Nacional

Las llamadas listas sábana –o listas cerradas– constituyen un atentado a la libertad del sufragio y una de las interferencias más peligrosas para el perfeccionamiento de la democracia en el Paraguay. Porque desafortunadamente, la Constitución y las leyes se han convertido en meras expresiones de buena voluntad cuando los partidos políticos, el Gobierno Nacional y los colectivos no se empeñaron para que “…la libertad, la igualdad, la fraternidad, la pluralidad, la tolerancia, la justicia, la solidaridad, la inclusión, la cooperación, el libre pensamiento, la educación, el desarrollo y los derechos humanos” se constituyeran en los objetivos principales para el logro de la convivencia que nos merecemos.
En vez de eso, la Carta Magna de la República se ha convertido en un campo de subterfugios políticos e interpretaciones torcidas que frustran toda pretensión al bien común. Los valores mencionados están explícitamente contenidos en la Constitución Nacional aunque han sido convenientemente maquillados o modificados por los partidos –especialmente por los llamados tradicionales– para que ellos y solo ellos ejerzan sin cortapisas los “derechos de herencia” de la dictadura stronista. Sin embargo y como para otorgar ciertos matices diferenciadores a su accionar, se permiten discutir “la inconstitucionalidad” de ciertos asuntos sobre los que discrepan. La reelección, por ejemplo. Tema que ofrece la paradoja de que un buen número de postulantes a la Presidencia –de cualquiera de los partidos– la desea… pero para sí. Pero se empecina en oponerse a cualquier otro que la pretenda.

En relación a los postulados de la Constitución Nacional, el artículo 118 consigna que “el sufragio es derecho, deber y función pública del elector. Constituye la base del régimen democrático y representativo. Se funda en el voto universal, libre, directo, igual y secreto; en el escrutinio público y fiscalizado, y en el sistema de representación proporcional”. Para precisar el significado de estos vocablos, el diccionario de la lengua castellana y los textos jurídicos, nos dicen que el voto libre “…no debe estar sujeto a presión, intimidación o coacción alguna”. Pero nuestros representantes ante el Congreso nos regalaron las “listas sábana”. Sistema que NO ES LIBRE NI DIRECTO, porque el pueblo está ausente de cualquiera de los procedimientos que las consagran y constituyen, claramente, una coacción al voto del ciudadano. Además y de acuerdo a los mismos textos, “…la fuerza organizada y el poder del capital no deben emplearse para influir al elector, porque destruyen la naturaleza del sufragio”.

Los sofismas utilizados para excusar cualquiera de estas distorsiones, probablemente provienen de la redacción de la Ley Fundamental, algunos de cuyos artículos terminan con el inevitable: “…en la forma que determine esta Constitución y las leyes”. Expresión que las cúpulas partidarias han adoptado como una licencia para alterar muchas de las disposiciones de la Carta Magna. Un paseo por la Ley Nº 834/96 (Código Electoral) y podrá notarse que esta norma le dedica mayor espacio a los partidos políticos –a su organización y cometidos– que a las disposiciones electorales mismas. Desnaturalizando –de paso– declamaciones constitucionales como . “…la igualdad ante las leyes, la igualdad para el acceso a las funciones públicas sin más requisitos que la idoneidad” (incisos del artículo 47).

Otro paseo por los titulares de la prensa de las últimas semanas, nos permite verificar que “la fuerza organizada de los partidos” además del factor económico que entrañan los acuerdos que negocian entre ellos, destruyen la virtud y sabiduría pretendidas por nuestra Carta Magna. Presten atención a estas declaraciones: “Nuestro líder lo designó y nosotros tenemos que acompañar sus decisiones con lealtad”; “Riera sería el ‘Plan B’ del cartismo si no corre Peña”; “Las cúpulas han acordado…”; “Marito y Velázquez están a un paso de sellar una alianza…”; “Habrá varias listas de senadores tras cualquiera de los candidatos…”. ¿En qué parte de las mismas se denota la voluntad popular? ¿En qué momento, el pueblo ejerció su voto libre, directo e igualitario? Todos sabemos la respuesta pero seguramente y con el insultante desparpajo que les caracteriza, los interesados en hacernos creer que elegimos, imprimirán el resultado de sus negociacione$ en una papeleta de voto, nos convocarán en una fecha y lugares determinados para proclamar después que “el pueblo eligió a sus gobernantes” o que los comicios fueron “un triunfo de la democracia”.

Y pasarán otros cinco años, iguales a los que hemos tenido. Con las mismas frustraciones y desencantos y la indiferencia cada vez mayor hacia los comicios. Los que se fogonean casi exclusivamente por la activa e interesada participación del establishment partidario y sus paniaguados. O de los que creen que la próxima elección será la última antes de que una nueva y auspiciosa vida política permita que estemos más cerca de nuestros “líderes” y ellos, más cerca de la realidad.

Por Jorge Rubiani

http://www.abc.com.py/edicion-impresa/opinion/listas-cerradas-vs-constitucion-nacional-1597845.html

 

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

21 comentarios en “Listas cerradas vs. Constitución Nacional

  1. El hacha sobre el pie

    Por Guillermo Domaniczky

    Muchos se indignan en estos días ante la aparición de figuras de los medios y la farándula candidatándose a cargos electivos.

    Es comprensible que las críticas vayan hacia la falta de preparación, e incluso oportunismo, de personas que repentinamente descubrieron una nueva vocación.

    Pero el problema de fondo no está en la osadía de estos candidatos, sino en la degradada clase política paraguaya, que es la que generó en la gente tanto descreimiento que esta es capaz de aferrarse a la idea de que un animador, una modelo o un disc jockey son mucho más confiables para administrar la cosa pública que un político de experiencia.

    Ho’a ihácha ipyre es una frase que con toda la expresividad del guaraní resume el espíritu de la idea. A quienes han degradado tanto la actividad, hoy les cayó el hacha sobre el pie, y no les queda más que apelar a figuras de buen marketing para intentar ganar votos y no naufragar políticamente.

    Pero el problema central es para el ciudadano y el proceso cívico. En lugar de tener una clase política profesional y previsible, que enriquezca el campo de las ideas y de la acción, con un debate y ejercicio de calidad de la política, nos zambulle en un mar de improvisaciones y arribismos con la desorientación de no saber para donde dispara nuestra democracia.

    No hay discusión desde el punto de vista legal, ya que cualquier persona que reúna los requisitos mínimos que establece la Constitución puede postularse a cualquiera de estos cargos. E incluso es saludable que mucha más gente se vuelque a la actividad política profesional siempre que la intención sea genuina y honrada.

    El fenómeno, que no es nuevo pero se acentúa, lleva a recordar aquella vez en la que promocionaban a Evanhy como candidata a senadora, cuando en realidad estaba en el número 25 de la lista, con muy pocas opciones para ingresar al Senado, y teniendo por delante y como compañeros de lista a candidatos que bien podrían haber acompañado a Alí Babá en el histórico cuento de Las mil y una noches.

    El punto es precisamente ese. Que dentro de muchos de estos nuevos caballos de troya están los mismos sospechosos de siempre, quienes volverán luego a ejercer el poder real, mimetizándose ahora como en un baile de máscaras.

    ¿Por qué llegamos a ello? Por el descreimiento que generaron los políticos tradicionales hacia la actividad. Una desconfianza que también tiene muchas otras muestras.

    Solo basta mirar a los dos últimos presidentes electos que tuvimos, uno salido de la iglesia y el otro de la empresa.

    Y todo indica que podemos seguir el mismo derrotero el próximo año.

    En algún momento, los responsables de los partidos políticos deberían hacer un mea culpa por haberlos convertidos en simples cáscaras que funcionan como maquinarias electorales. Vacíos de contenido y solo apegados a simbolismos, hoy son incapaces de generar liderazgos que se puedan proyectar hacia la sociedad.

    Pero lo peor que puede hacer el ciudadano es desentenderse ante tanto desencanto, porque siempre habrá políticos que deberán administrar el dinero público y nuestra convivencia.

    Así hayan salido de un show de animación, una pasarela o una cabina de radio.

    Como bien decía el extraordinario canciller alemán Konrad Adenauer, quien lideró la reconstrucción de su país tras la segunda guerra mundial: La política es demasiado importante como para dejársela a los políticos.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 18/06/2017, 07:48
  2. Comienza a soplar un aire fresco

    Sea por causa de la defensa de asuntos de interés local, sea con el objetivo de participar en las elecciones generales del próximo año, un número elevado de movimientos políticos nuevos se están formando en todo el país. Es un fenómeno social muy interesante, si se tiene en cuenta que nos está mostrando un cambio cualitativo importante en la conciencia cívica de la ciudadanía.

    Efectivamente, según datos del Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE), actualmente existen 23 partidos vigentes, a los que deben sumarse seis partidos extintos que pidieron reconsideración para volver a activar. Además, cuatro partidos están en proceso de reconocimiento, ocho movimientos en trámite en Primera Sala de la Justicia Electoral, y otros once en Segunda Sala. Y lo más nuevo, existen también dos partidos y dieciséis movimientos en proceso de formación.

    Estos datos están demostrando que la gente comienza a fijarse en los temas de interés general con mucha mayor atención y responsabilidad, harta ya del régimen de inmovilismo en que nos tienen metidos los políticos profesionales que emplean formas y procedimientos que aparentan democráticos, pero que vienen inficionados de autoritarismo y corrupción, vicios que se expresan, por ejemplo, en la dictadura de las cúpulas, en el dinero de oscuro origen invertido en financiación de campañas electorales, y, fundamentalmente, en las “listas sábana” que fabrican candidaturas artificiales a base de mucho dinero, destinadas a perpetuar claques y dinastías en el poder, saqueando las arcas públicas, traficando influencia y aprovechando los privilegios del “mando” en todas las formas posibles.

    Esta situación, forjada por personas inescrupulosas que vinieron practicando esta forma indecente de politiquería, despertó de su letargo a la ciudadanía que comprendió, al fin, que esa enfermedad es consecuencia directa de la ralea de políticos incubada durante la dictadura stronista, que después de su derrocamiento encontró la cancha libre para apropiarse del poder, aprendiendo a perpetuarse en él sin saltarse los rituales democráticos pero utilizando los recursos más deshonestos para permanecer en el candelero.

    Así, los últimos tiempos han visto conformarse grupos ciudadanos que declaran tener objetivos sociales y que no poseen la intención de luchar por el poder, sino intentar enderezar lo que en nuestra política está claramente torcido. Así se los ha visto actuar en las calles, frente al Congreso, manifestándose en otros lugares de las ciudades principales, escrachando a los corruptos y repudiando a los caraduras que osan presentarse en cualquier sitio después de haber participado de alguna grosera comilona de recursos públicos, tras ser descubiertos y puestos en la picota por la prensa.

    Estos grupos son muchedumbres de conformación y adhesión espontáneas, sinceras y desinteresadas. Un buen ejemplo es el que últimamente enfrentó a los legisladores y al presidente Cartes y su equipo “reeleccionista” en los sucesos de finales del mes de abril pasado, que merecieron la brutal represión policial que todos recordamos con dolor, pero, al mismo tiempo, que lograron la gran victoria de forzar al terco presidente Cartes a desistir de su ilegal intención de hacerse reelegir y a la Cámara de Diputados a rechazar el proyecto de ley que se había presentado con tal objetivo, remitiéndolo definitivamente al archivo.

    Es evidente que la actitud cívica de la actual ciudadanía nacional no es la misma que hace pocos años atrás. Ya no está tan desinteresada del rumbo político que se impone desde el Gobierno. Hoy percibe con claridad que su suerte personal, su futuro, el de sus hijos y el de su país, dependen de lo que cada uno de ellos pueda hacer por lograr el cambio de ese pervertido sistema que nos rige en la actualidad. Los jóvenes ya no solamente salen espontáneamente a la calle a protestar ni se dedican solamente a divulgar sus demandas y quejas por las redes sociales, también comienzan a poner su presencia al frente de la formación y dirección de organizaciones activas.

    Hay que insistir en que, sin duda alguna, este es el camino correcto en el proceso de conformación de una verdadera ciudadanía. Es la mejor vía –y quizás la única– para que la conciencia cívica se desarrolle, con el aprendizaje que necesariamente se deriva de la experiencia que a cada uno nos da el actuar, la participación directa.

    De ahí que los nuevos grupos, movimientos y alianzas regionales que van apareciendo en tantos lugares del país constituyen un hecho auspicioso, que anuncia una época diferente, que promete ser una competencia incómoda para los políticos de cuño tradicional, para los “partido jára”, los caudillos y caudillejos de cada pueblo o barrio, y los tantos descarados ladrones de fondos públicos que pretenden volver a postularse.

    Los nuevos grupos ciudadanos seguramente irán conformándose de acuerdo a sus afinidades e intereses, naciendo como asociaciones locales y limitándose a su área de residencia, pero desde allí, con el tiempo, podrán crecer hacia la formación de organizaciones de amplitud nacional. De este modo, movimientos, partidos y alianzas conformados por personas que hasta ahora no estuvieron motivadas o no activaron en asuntos de interés general, vendrán a inyectar savia nueva a nuestra anacrónica y podrida política, proceso del cual no puede esperarse otra consecuencia que la desinfectación ética y la modernización de ideas y prácticas, que los habitantes de este país esperamos y merecemos hace tiempo.

    Tal vez varios de estos grupos desaparecerán del escenario nacional. Sin embargo, su creciente número de participación augura un soplo de aire fresco que permita al Paraguay aventar el fétido olor a podredumbre que nuestra esclerotizada máquina política despide hoy.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 09/06/2017, 08:03
  3. Diestros en el oficio de fingir

    Por Alfredo Boccia Paz
    Pocas cosas les salen tan bien a los políticos paraguayos como la práctica del ñembotavy. Maestros en el arte de hacerse los desentendidos cuando el tema es poco conveniente para sus intereses, despliegan prodigiosas técnicas para eludirlo. Cuando se les habla del desbloqueo de listas su primer gesto es ponerse el útil lente hû.

    La primera vez que se planteó la necesidad de modificar el sistema electoral para permitir que el elector pueda abrir el cepo de las listas sábana fue en 2002. Durante quince años hemos escuchado las más variadas objeciones a las distintas propuestas. Ha pasado tanto tiempo que algunas de ellas quedaron desfasadas, aunque se siguen usando hasta hoy. Así, continúan sosteniendo que la población no va a entender el uso de los aparatos informáticos, pese a que ahora casi todos usan su celular hasta para enviar giros de dinero.

    Hace una década y media que nos dicen que hay tiempo para hacer cambios, que no se presentó a tiempo el proyecto, que es muy complicado, que va a tardar mucho, entre otras excusas. Porque no son más que eso: meras excusas para no modificar un esquema que permite disimular a impresentables en medio de una lista cerrada.

    Simplemente no quieren tratar la idea, la esquivan, la postergan para alguna próxima elección, jamás la que viene. Y llegan al colmo de transformar esa desfachatez en otra excusa. Así, los colorados sostienen seriamente que no pueden acompañar el desbloqueo de listas mientras su partido no tome una decisión institucional. Algo que nunca va a suceder si no llegan a tener un poco de miedo al enojo de la ciudadanía. Lo de siempre, ¿vio?

    Todo este tiempo apostaron a que la gente se canse y se olvide del desbloqueo. Pero pasó demasiado tiempo y las excusas terminaron por agotarse. Las de ahora son francamente ridículas. Dicen que la Justicia Electoral no podrá cumplir con los plazos para implementar los cambios en las internas de diciembre. Curiosamente sí podía organizar las elecciones del referéndum sobre la enmienda en tiempo récord. Dicen que el costo de la tecnología necesaria es superior a los cincuenta millones de dólares, cuando según el estudio de los alumnos de la Facultad Politécnica de la UNA costaría diez veces menos y brindaría mayor seguridad.

    Sería bueno que estos artistas del disimulo se percaten de la impaciencia colectiva y se resignen a hacer los cambios. El elector quiere mayor poder de decisión y se está cansando de reclamarlo por las buenas. Alguna vez los parlamentarios deberían brindarnos la sorpresa de votar lo que pide el pueblo sin necesidad de llegar al insulto, las protestas y los escraches. Cuando eso suceda, podremos empezar a pensar en otro objetivo pendiente: la ley de financiamiento político. Ya le llegará el turno. Por ahora llevamos quince años luchando por la del desbloqueo.
    http://www.ultimahora.com/diestros-el-oficio-fingir-n1089175.html

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 04/06/2017, 08:41
  4. Las “listas sábana” convirtieron al Paraguay en una cloaca inmunda

    El diputado y presidente de la ANR, Pedro Alliana, anunció que la bancada de su partido apoyará la propuesta de desbloquear las “listas sábana”, siempre que la ley rija recién para los comicios municipales de 2020.

    Como era de esperar, se evidencia la intención de numerosos legisladores –no solo colorados– de seguir coartando la libertad del elector de modo que la política no deje de ser para ellos la lucrativa actividad que es actualmente. Por lo demás, el hecho de que los diputados cartistas y llanistas hayan dejado sin quórum la última sesión de la Cámara Baja es atribuible, más bien, a esa perversa intención y no a que no tenían los votos suficientes para destituir al presidente, Hugo Velázquez. La cuestión es dilatar las cosas, apelando a pretextos relativos al financiamiento y al tiempo requeridos para implementar el llamado voto preferencial.

    Se recordará que existen dos proyectos de ley sobre el desbloqueo de las “listas sábana” mediante el uso de urnas electrónicas: uno de ellos afecta solo a las elecciones internas de las organizaciones políticas, en tanto que el otro también incluye a las nacionales. Lo que se pretende, en este último caso, es que el votante, ejerciendo su derecho a votar en libertad, pueda dar su apoyo preferente a un candidato que no necesariamente sea el que lidera la lista, con el resultado de que eventualmente se alteren tanto el orden de la lista digitada por los caciques partidarios para los comicios internos, como el de la presentada en los nacionales. El elector podría así votar por una persona que crea honesta y capaz, que no figure en los primeros lugares, en vez de verse forzado por los capitostes del partido a hacerlo por una corrupta o inepta que, de ese modo, podría ganar el cargo electivo solo por estar bien ubicada en la “lista sábana” gracias a su influencia o al dinero sucio.

    Ubicarse ellos mismos o poner a sus leales en los primeros lugares de las listas, sin que los electores puedan modificar el orden, permite a los dueños de los movimientos internos y, por extensión, de los partidos, mantener el control del Congreso, así como el de las Juntas Municipales y Departamentales. Ese control les posibilita, por ejemplo, dedicarse al tráfico de influencias y a la venta de votos para aprobar concesiones o licitaciones, a cambio de dinero en efectivo o de nombramientos en favor de la clientela política. También se puede comprar un buen lugar en una “lista sábana” para, a través de los “fueros”, gozar de inmunidad como legislador y escapar de la Justicia por las fechorías cometidas en el ejercicio de la función pública.

    Quienes se oponen al reclamo ciudadano de poder elegir, y no simplemente votar, alegan que ya no habría tiempo para establecer unas nuevas reglas del juego, dado que las elecciones internas serán convocadas el 20 de agosto, y la compra de urnas electrónicas sería muy costosa.

    En el negado caso de que el problema del tiempo fuera cierto, podría afirmarse que fue deliberadamente provocado por quienes desean mantener el statu quo, pues la calendarización del tratamiento de un proyecto de ley resulta del todo arbitraria. Lo cierto es, sin embargo, que el desbloqueo de las “listas sábana” muy bien sería posible si el Congreso lo aprobara antes de la fecha mencionada. En efecto, los comicios internos se realizarán en diciembre de este año, y la propuesta ya planificada por alumnos de la Facultad Politécnica de la UNA puede implementarse en solo tres meses.

    En cuanto a los fondos disponibles, si los legisladores quisieran en verdad que el votante sea libre, bien podría aprobarse una ampliación presupuestaria para contar con los 28.000 millones de guaraníes (unos 5 millones de dólares) que demandaría el empleo de las urnas electrónicas. Recordamos que se habían previsionado ya nada menos que 56.000 millones de guaraníes (unos 10 millones de dólares) para el referéndum que debía cohonestar la irregular enmienda constitucional, así que lo de la escasez de recursos es una mera engañifa que revela la falta de voluntad de quienes quieren seguir atornillados en el poder.

    Las cúpulas interesadas en seguir rigiendo los órganos colegiados electivos tienen en este asunto la complicidad de otro que bien baila: el presidente del Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE), Jaime Bestard. Es comprensible que, en una visita a la Cámara de Diputados, haya aducido que no habría tiempo y que el costo llegaría a nada menos que a los 280.000 millones de guaraníes, dado que él integra la máxima autoridad de un órgano, el TSJE, que está al incondicional servicio de los politicastros dueños de los partidos. A estos, todos los magistrados electorales les deben sus respectivos nombramientos. Por lo tanto, en retribución, no solo designan como funcionarios a los operadores políticos de los legisladores, sino que también, como se ve, les brindan argumentos falsos para que puedan seguir manipulando al electorado a su antojo.

    La canallesca pretensión de diferir por tres años el derecho de los ciudadanos y ciudadanas de votar con toda libertad revela hasta qué punto los que mandan están dispuestos, más allá de los colores, a seguir teniendo a la ciudadanía del cogote para continuar enriqueciéndose en la función pública.

    Como ya se puede ir apreciando al observar las posibles listas tentativas de candidatos a las Cámaras que van apareciendo, los primeros lugares, como siempre, están ocupados por políticos inescrupulosos de todos los calibres que han hecho de la política una cloaca nauseabunda donde todo se compra o se vende sin importar que no haya techos en las escuelas ni camas en los hospitales. Una inmundicia.

    Y para peor, en vista de nuestra triste experiencia, ya podemos prever que, si se impone la posición del diputado Alliana, cuando llegue el 2020 ya surgirá otro político que no quiera dejar de mamar de las tetas del Estado, y presente una iniciativa similar para continuar con el carnaval. Por eso, es momento de que los ciudadanos y las ciudadanas con todo coraje repudien donde se los encuentre a quienes quieren secuestrarles una vez más sus justas aspiraciones, y reclamen en las calles con firmeza y perseverancia, como ya lo han hecho en ocasiones anteriores, el desbloqueo de las “listas sábana” tanto para las elecciones internas como para las nacionales.

    http://www.abc.com.py/edicion-impresa/editorial/las-listas-sabana-convirtieron-al-paraguay-en-una-cloaca-inmunda-1600041.html

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 04/06/2017, 08:31
  5. Las peleas políticas no deben detener la marcha del país

    Aunque estaban pendientes varios proyectos legislativos importantes para la ciudadanía, como la ley de control del financiamiento político o el desbloqueo de la listas sábana, la sesión de la Cámara de Diputados del miércoles último fue suspendida debido al fuerte internismo que se ha desatado en el oficialista Partido Colorado, de cara a las próximas elecciones. Es lamentable que se paralice la marcha de un país por culpa de los intereses sectoriales de personas y grupos políticos. Las ambiciones de poder no deben llevar a relegar cuestiones que son fundamentales para el avance de una sociedad. Los ciudadanos deben tener en cuenta la actitud de estos políticos para cuando llegue a la hora de votar.
    Mientras numerosos ciudadanos aguardaban afuera el tratamiento de importantes proyectos legislativos, como la ley de control del financiamiento político o la de desbloqueo de la listas sábana para las elecciones, o que se resuelvan cuestiones decisivas, como la posible intervención de la Municipalidad de Lambaré, la sesión ordinaria de la Cámara de Diputados, prevista para el miércoles último, no se pudo llevar a cabo, debido al clima de internismo y de peleas políticas que se ha desatado al interior del Partido Colorado (y que afecta también a otras fuerzas políticas) ante los próximos comicios internos y generales.

    Esta vez, los legisladores estaban más preocupados de que se produzca una especie de “golpe de Estado” interno, para sacar del cargo al actual presidente de la Cámara de Diputados, Hugo Velázquez, y al representante legislativo ante el Consejo de la Magistratura, diputado Julio Javier Ríos.

    Las especulaciones apuntaban a que el sector del oficialismo colorado que responde al movimiento Honor Colorado, liderado por el presidente de la República, Horacio Cartes, estaban buscando los votos para destituir a ambos políticos, que responden al sector disidente de la ANR, el movimiento Colorado Añetete.

    Ocupados en la tarea de conseguir los votos necesarios, los legisladores no acudieron a tiempo a la sala, ante lo cual Velázquez decidió suspender la sesión por falta de quórum, congelando de ese modo la amenaza de su remoción, pero también los muchos temas pendientes, de interés ciudadano.

    Lo lamentable es que esta lucha de poderes y de pujas entre bandos acaba afectando a la marcha institucional del país y perjudicando a la propia ciudadanía. Ya había ocurrido lo mismo en el tiempo en que se mantuvo el conflicto político ante el intento del mismo sector cartista, aliado al sector llanista del Partido Liberal Radical Auténtico y a los legisladores del Frente Guasu, liderados por el ex presidente Fernando Lugo, de forzar las normas institucionales para imponer la enmienda de la Constitución y aprobar la reelección, lo cual finalmente tuvo que desecharse ante las protestas ciudadanas.

    Durante varios meses, los legisladores y principales dirigentes estuvieron más ocupados en sus tareas de conspiración y descuidaron muchos asuntos importantes, que exigían pronta resolución. Se esperaba que tras el final del conflicto por la enmienda, la marcha institucional del país vuelva a la normalidad, pero nuevamente se están postergando acciones por el internismo electoral, que recién está comenzando.

    Las ambiciones de poder no deben llevar a relegar la marcha del país. Los ciudadanos deben tener en cuenta estas actitudes a la hora de votar.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 02/06/2017, 09:09
  6. La duda de si valdrá la pena ir a votar

    Por Marcos Cáceres Amarilla

    Más que lamentar la ausencia de candidatos a presidente con carisma y liderazgo propio para las elecciones del año próximo en nuestro país, se echa de menos la falta de propuestas alternativas que tengan algún contenido político, social o económico concreto.

    Del lado del oficialismo, el planteo manifestado claramente por Santiago Peña, candidato designado por Horacio Cartes, es “continuar con el modelo”. Lo cual podemos entender, según lo visto en estos años de cartismo, significa básicamente impulsar obras de infraestructura financiadas con endeudamiento externo, por vía de los bonos soberanos o préstamos internacionales, cuestión que no parece sostenible en el tiempo.

    Asimismo, implicaría seguir insistiendo a los inversores internacionales para que vengan a “usar y abusar” del país. La invitación, evidentemente, no ha tenido hasta ahora el efecto de aumentar el tráfico aéreo en las inmediaciones del aeropuerto Silvio Pettirossi.

    A esta altura, está claro que el modelo cartista no propone grandes y ni siquiera medianos cambios a la estructura social y económica del Paraguay. Para el presidente, todo parece consistir en conseguir que se instalen en el país más empresas maquiladoras para que él pueda ir, sacarse la foto en la inauguración y pretender dar la imagen de que se están creando muchos puestos de trabajo, cuando en verdad cifras de la OIT certifican que la tasa de desempleo aumentó en Paraguay el último año del 7,3% al 8,2%.

    La contrapropuesta política de la disidencia colorada, liderada por el senador Mario Abdo Benítez, es sobre todo devolver el poder (entiéndase los cargos públicos) a dirigentes políticos de base relegados en la actual administración. De grandes cambios económicos el candidato no habla, lo cual lleva a suponer que, de conseguir acceder a la primera magistratura, no los hará, más allá de que en los ministerios, secretarías y otras instituciones estarán de nuevo los políticos amigos.

    La oposición, que por una cuestión de sentido común, debería presentar proyectos distintos e innovadores, impulsados por algunos dirigentes creíbles, parece empeñada solamente en buscar un candidato con carisma, que “mida bien” en las encuestas y que sea del agrado de la mayoría de los dirigentes que lo impulsarán.

    Otro sector de la oposición (hay básicamente dos, por si no fuera suficiente la desorientación en que parecen estar), es la encarnada por el sector mayoritario del PLRA, cuya estrategia política, aparentemente, se resume en dejar pasar el tiempo, quedar luego como la alternativa con mayor peso electoral y esperar que toda la ciudadanía disconforme con el oficialismo aplique en el 2018 la lógica del “voto útil”.

    Aun si se produjera el milagro de que la oposición se una para las elecciones, sería sencillamente porque lograron ponerse de acuerdo en un candidato que crean que puede ganarle al candidato oficialista, especialmente si es el delfín de Cartes, sobre cuya figura desgastada parecen cabalgar las esperanzas de triunfo.

    Hasta ahora, no se escucha que un candidato opositor plantee la necesidad de cambios radicales para el país, referidos a la propiedad de la tierra o a la inversión en salud y educación, por mencionar algunas cuestiones que significarían un cambio que afectará a la gran mayoría de la gente.

    Todos los candidatos, del oficialismo y la oposición, parecen coincidir en la conveniencia de no asustar al electorado (al que evidentemente creen conservador) con propuestas revolucionarias o que al menos impliquen cambios reales para el país.

    La consecuencia de esta actitud puede ser, finalmente, que buena parte de la ciudadanía pensante crea que al final todo es lo mismo, que todos son más o menos iguales en lo que plantean y que no vale la pena tomarse “la molestia” de ir a votar, cuando llegue el momento.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 02/06/2017, 09:08
  7. De Pane o Baéz a Acosta y “Santula”

    En todas las etapas de la historia, los intelectuales han cumplido siempre un rol de primerísimo orden. Es cierto, no son “iluminados” que guían a los “ignorantes” hacia la sabiduría, ni menos aún seres “especiales” dotados de una mágica aureola que los convierte en poseedores de la verdad absoluta, con derecho a dictaminar sobre todo lo humano y lo divino de manera infalible. Son mortales, personas de carne y hueso, con distintos niveles de formación y de talentos, pero que, a diferencia del grueso de la sociedad, tuvieron la posibilidad de especializarse en ciertas materias y que, por tanto, están llamados a cumplir un papel importante; entre otros, promover el debate sobre los problemas a los que nos enfrentamos en las más diversas áreas, así como sus posibles soluciones. ¿Qué pasa con nuestros intelectuales?. ¿Son una “especie en extinción” o es que, independientemente de no ser muchos, no tienen el menor espacio en los medios de difusión, en donde fueron sustituídos por charlatanes que “tocan de oido” y se hacen llamar “formadores de opinión”?

    Si uno se toma el mínimo trabajo de observar las cuestiones que ocupan a la dirigencia nacional, le dará la impresión que, para ésta, nadie vivió antes, no hay pasado, no hay historia, ni se escribió algo interesante al respecto. Los medios se limitan a consultar cual profetas a un par de economistas, otro más de “analistas políticos” y algunos líderes partidarios y gremiales”, los mismos de siempre, con las mismas incapacidades para aportar ideas o al menos dudas, que son el punto de partida del pensamiento.

    Los intelectuales, que, a diferencia de comienzos del siglo pasado, no abundan, están excluidos del escenario. Y no es que ellos hayan desaparecido de la faz de la tierra, ni mucho menos, sino que fueron reemplazados por “opinólogos” convertidos en “estrellas” por sus propios medios y sus dichos, que en la mayoría de las veces no alcanza siquiera el grado de opinión, en la “verdad revelada”. No saben de economía, ni de política, ni de historia, literatura o filosofía. O saben muy poco. Pero se paran frente a las cámaras o computadoras y dan riendas sueltas al disparate y, por supuesto,a las lineas impartidas por los patrones, para la defensa de sus intereses corporativos.

    La degradación de la labor intelectual y de los intelectuales llega a tal extremo que fueron desplazados por figuras mediáticas como Oscar Acosta y “Santula”,los mediocres editorialistas de ABC color, vendedores de humo al estilo de Benjamín Fernández o desquiciados irremediables tipo Enrique Vargas Peña, lo que resulta verdaderamente espeluznante.

    Desde luego que los tiempos actuales no son los mismos que inspiraron a la generación del 900, un movimiento mundial que tuvo su correlato nacional en figuras de la talla de Cecilio Báez, Blas Garay, Ignacio A. Pane y tantos otros; todos ellos formidables periodistas y extraordinarios intelectuales.

    No podemos pedir tanto, pero sí una mayor dosis de sensatez, que nos conduzca a darle la palabra a quienes más conocen de los temas a tratar, no para asumir sus posiciones como verdades irrefutables, sino para potenciar el debate en una sociedad avasallada por avalanchas de “informaciones chatarra”, cuando no falsas, que se propagan como el virus de la influenza y mantienen ocultos los verdaderos dilemas que padece.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 30/05/2017, 08:35
  8. La seducción

    Por Enrique Vargas Peña
    La seducción (Del lat. seductio, -onis. 1. f. Acción y efecto de seducir. Seducir: Del lat. seducere. Conjug. c. conducir. 1. tr. Persuadir a alguien con argucias o halagos para algo, frecuentemente, malo. 2. tr. Atraer físicamente a alguien con el propósito de obtener de él una relación sexual. 3. tr. Embargar o cautivar el ánimo a alguien.) tiene, como se ve en el diccionario de la Real Academia Española (RAE), tres variables posibles y sería bueno que determinemos, cuanto antes, si alguna de ellas es la que está desarrollando Horacio Cartes a través de Santiago Peña.

    Para hacerlo propongo, en primer lugar, que no me crean a mí porque no es bueno ser crédulo y porque la maquinaria mediática de Horacio Cartes dice que yo lo critico por resentimiento, despecho y pichadura. Crean en los hechos:

    Horacio Cartes es el único líder del movimiento Honor Colorado. Es el único jefe del grupo Cartes. Hecho.

    Horacio Cartes quiere un Poder Ejecutivo hegemónico y para lograrlo alienta reducir las atribuciones del Congreso (bonos, presupuesto). Hecho.

    Horacio Cartes prefiere aumentar el endeudamiento de nuestro país a modificar estructuralmente la tradicional asignación del gasto público. Hecho.

    Horacio Cartes admite una fuerza pública autónoma y por ello no cuestiona la prevalencia del fuero militar (caso del vicesargento Giménez). Hecho.

    Horacio Cartes no se siente molesto cuando las empresas vinculadas o cercanas a sus gerentes y ministros obtienen contratos públicos (Sacyr, Isolux). Hecho.

    Horacio Cartes no rechazó la reelección vía enmienda y para que corra toleró que sus aliados en el Senado violaran nuestra Constitución y la brutal represión a sus defensores. Hecho.

    Ruego al aparato mediático cartista que desmienta cualquiera de estos hechos, que me desprestigie en serio mostrando que miento, por favor. Y ruego a los lectores que reflexionen sobre si lo mencionado en la escueta lista de arriba son hechos o mentiras, por favor.

    Si después de chequear la lista se llega a la conclusión de que son hechos y no mentiras, lo que tenemos al sumarlos es una gestión autoritaria y, peor, un proyecto autoritario (1. adj. Que se funda en el principio de autoridad. 2. adj. Que tiende a actuar con autoritarismo. Apl. a pers., u.t.c.s. 3. adj. Partidario del autoritarismo político. Apl. a pers., u.t.c.s. 4. adj. Propio de la persona autoritaria. 5. adj. Dicho de un régimen o de una organización política: Que ejerce el poder sin limitaciones).

    Es un proyecto coincidente con la Constitución de José Félix Estigarribia de 1940 de nuestro país y en la de Augusto Pinochet de 1980 de Chile.

    El movimiento Honor Colorado, el grupo Cartes y el aparato mediático cartista presentan ese modelo como idóneo para desarrollar nuestro país. Mussolini en Italia, Franco en España, Hitler en Alemania y Stroessner en Paraguay también presentaron la necesidad del desarrollo como justificación del autoritarismo.

    Es un hecho, otro hecho, que en algunas reuniones cartistas se reivindica abiertamente a Stroessner. No parece casualidad.

    Santiago Peña se declara continuador del “modelo Cartes”. Otro hecho. Es joven, buen mozo, bien educado y partidario del “modelo Cartes”. Todo indica que busca persuadir a los electores, con argucias (juventud, buena presencia, educación), para algo malo, el autoritarismo.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 30/05/2017, 08:11
  9. Internas coloradas: Los candidatos y sus mitos en la vidriera electoral

    Pese al discurso sobre militancia, de siete presidentes que lograron imponerse en elecciones para tal cargo entre 1954 y 2013, solo uno puede considerarse militante: Nicanor Duarte. El resto nunca tuvo protagonismo partidario relevante para llegar a la Presidencia. En esta lista de no militantes que ganaron elecciones podemos incluir con comodidad a Lugo y a Mario Ferreiro. La supuesta opción del votante colorado por el candidato “militante” es pura viruta, según dice la inapelable historia.

    Las internas coloradas aparentan una dialéctica previsible: tradición versus renovación. Pero no es sencillo. En el fondo Santiago Peña era una ficha no esperada. Para Marito hubiera sido mucho más cómodo un “viejo colorado”, pegable y con poca chance extrapartidaria. HC apuesta al riesgo porque supone doble ganancia. Se vienen unas internas electrizantes.

    EL MITO DE LA MILITANCIA

    Uno de los mitos más fuertes que hará su aparición será el de la militancia partidaria como factor para lograr la confianza de correligionarios y conquistar el poder. Este es un argumento mentiroso que no tiene ningún asidero en la historia de tres cuartos de siglo del Partido Colorado. Nunca sucedió que un militante de cierta relevancia en el coloradismo terminara siendo presidente, salvo en una sola ocasión: Nicanor Duarte Frutos.

    Stroessner ganó su primera elección el 11 de julio de 1954 sin ser militante de la ANR. El presidente Andrés Rodríguez gana los comicios del 1 de mayo de 1989 sin tener previamente una función militante en la ANR. Ni hablar de Juan Carlos Wasmosy que gana las elecciones del 9 de mayo de 1993. Tampoco era un militante de relevancia dentro de la ANR Raúl Cubas, si bien tenía la afiliación temprana y ya fue ministro con Wasmosy.

    Si bien no fue colorado, Fernando Lugo, el presidente que asume el 15 de agosto del 2008 no tenía militancia política previa ni contaba con afiliación partidaria. Horacio Cartes que asume el 2013 no era un militante de la ANR. El único que previo a su presidencia formó parte de la Junta de Gobierno con una militancia relevante y en esa condición asume la Presidencia de la República fue Nicanor Duarte.

    En resumen: El votante colorado nunca pidió carnet de militancia a sus postulantes a presidente. Al menos es lo que dice la historia.

    EL DISCURSO DE CAMPAÑA

    Hoy analizamos la probable construcción del discurso electoral de ambos candidatos y cuáles serían los puntos de confrontación que previsiblemente se pueden anticipar en esta campaña que arranca y que recorrerá los próximos siete meses con la intensidad de un electrocardiograma hipertenso.

    SANTIAGO PEÑA

    Comencemos por el candidato que más centímetros tiene en la prensa y más espacios en la radio y la televisión. Peña tiene un compromiso aparentemente difícil pero con facilidades que son inherentes a su propia figura y personalidad. Tiene un elemento que no es despreciable, buena presencia, un discurso que si bien no es de barricada transmite franqueza.

    En todos los sondeos que se han hecho en este tiempo sus rindes en materia de esperanza de buena gestión han sido superiores al de su principal rival Mario Abdo Benítez.

    Probablemente el mito que sostendrá Peña se basará en el sostenimiento de un modelo económico que ha logrado substantivos resultados, incluirá avances en el plano social como la cuestión de las viviendas y los números de reforma agraria que en materia de distribución de tierra tiene cifras comparativas considerables. Pero aquí es donde los estrategas de Peña deberán generar un plus porque una candidatura, para tener carácter, lo cual es un gesto que motivará confianza en los votantes, deberá construir un discurso que incluya dos condimentos más aparte de la representación de la continuidad de un proceso. Esos dos elementos son la innovación y la crítica.

    El discurso electoral de Peña puede flaquear si solo replica el discurso de Horacio Cartes en el 2013 y no lo innova. El problema no es con la continuidad del proceso sino con la imagen débil que puede transmitir un candidato parado solamente en tal propuesta. Si Santiago Peña sabe imponer un discurso propio, al tiempo de garantizar la persistencia de la personalidad del sector político y el liderazgo al que representa, si al mismo tiempo sabe bajar líneas críticas al respecto de debilidades que se deben superar en tal modelo, estará mucho mejor posicionado para saltar a la cancha en la difícil interna que se avecina.

    Claramente el oficialismo instalará su discurso en relación al tema del nuevo modelo de gestión inaugurado por HC. El éxito de este discurso radicará en la sabiduría de sus estrategas de enchufarlo y desenchufarlo a Peña –sucesivamente– para que sepa transmitir su misión de sostener el legado pero al mismo tiempo ofrezca una imagen de autonomía que suscite personalidad.

    Si bien Peña ha producido un notable giro discursivo al respecto de este tema, el discurso de Colorado Añetete tratará de echar sal a tal herida y reflotarla las veces que pueda en el tema matrimonio gay, aborto, etc. Es muy previsible que ello ocurra.

    El tema de su ex pertenencia al PLRA será el argumento al que los adversarios de las internas tratarán de poner toda la letalidad. No hay dudas que los creativos de Marito no necesitaran tanta inspiración para trabajar un speech que instale transversalmente y durante toda la campaña este tema.

    MARIO ABDO BENÍTEZ

    El candidato de Colorado Añetete asumirá el mito de la puridad de origen, del pedigree colorado, de la representación más genuina de la historia partidaria.

    Es muy probable que la estrategia comunicacional de Abdo Benítez se asemeje bastante a la utilizada durante la campaña electoral para la Junta de Gobierno, basada en la teoría de Alliana (entonces) Peña (ahora) como candidatos sin predicamento propio, manejados con hilos por las manos de Cartes. Por lo tanto es muy posible que la primera “venta” de Abdo Benítez sea la confrontación de un candidato autónomo (él) con un candidato dependiente de otro liderazgo.

    Concomitantemente su discurso se basará en la historia y las tradiciones del Partido Colorado, tratarán de contraponer al discurso modernista de Peña la esencialidad del arquetipo colorado, tal como –paradójicamente– supo construir Lino Oviedo en su éxodo hacia la fundación de otro partido. Cae de maduro que su discurso no será proactivo sino de corrosión del adversario, principalmente por las dos razones expuestas en el análisis de Peña, pero fundamentalmente por la pertenencia del mismo al principal partido de oposición al coloradismo, el PLRA, hasta hace poco tiempo.

    No hay dudas que Marito basará su discurso en tres líneas: a) exhibir su carnet de colorado desde la lactancia, b) cuestionar la dependencia de Peña de HC y b) embarrar el relato oficial en materia de gestión, transparencia y obras públicas y sociales. Su problema es con la “oficialada” partidaria, caudillos y punteros viven en su mayoría en la otra vereda.

    Marito Abdo tiene la ventaja que tienen todos los opositores en las campañas electorales, cuestionar desde las gradas el desempeño del equipo que jugó el partido en la gestión pública. No hay dudas que le sacará el jugo a esta condición. Es fija que aparte de cuestionar el origen político de Peña, el discurso electoral de Marito se enfocará en derribar los relatos más consistentes del gobierno. A las conquistas económicas opondrá la cuestión de las deudas, para el paradigma de transparencia del gobierno ya han guardado los recortes de prensa cuestionando los procesos licitatorios. Es bastante previsible la batería ofensiva del coloradismo disidente.

    La debilidad de este sector radica en el relato de las bases. El oficialismo tiene demasiada fortaleza en las seccionales y salvo que en los últimos dos años se produjera una prodigiosa revolución cultural en el coloradismo que hubiera divorciado a la política del aparato, es muy probable que ese elemento sea definitorio en favor de Peña. Pero, naturalmente, eso se observa en la cancha.

    Abdo Benítez –pese a tener un discurso moderado y los moderados son menos “pegables”– también recibirá cuestionamientos por el pasado cómplice de su familia con la peor dictadura de todas las épocas en el Paraguay. Aquí hay dos problemas, ningún sector colorado está exento de algún vínculo con la dictadura y en segundo término, en el plano político se puede escabullir aduciendo que no se lo puede juzgar por los actos de su padre. Donde podrían “agarrarlo” es por el lado de los bienes heredados de la dictadura.

    En el próximo análisis observaremos la proyección y las alternativas del discurso electoral opositor.

    Por AUGUSTO DOS SANTOS
    Periodista

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 29/05/2017, 07:00
  10. Dinosaurio político

    El exintendente, exministro y actual senador colorado Julio César Velázquez –el mismo que usurpó la presidencia de la Cámara Alta para que esta aprobara el irregular proyecto de enmienda constitucional en beneficio de Horacio Cartes– anuncia ahora que bajo ninguna circunstancia apoyará la candidatura presidencial del ministro de Hacienda Santiago Peña, promovida abiertamente por el jefe del Poder Ejecutivo. Aunque es probable que muy pronto cambie de postura por razones inconfesables, como lo hace con frecuencia, sus últimos dichos ya merecen comentario en la medida en que reflejan la deplorable noción de la política que tiene gran parte de la dirigencia colorada incubada durante la dictadura. Para este prototipo, la política se reduce a la lucha por la conquista del poder y ese poder debe ser ejercido. De modo que sería un fin en sí mismo: la cuestión es simplemente mandar. Siendo así, es innecesario saber qué se debe hacer desde el Estado por el país y tener condiciones personales para aplicarlo de acuerdo a la Constitución.

    La amarga experiencia enseña a los paraguayos que los personajes de esta chatura intelectual, aparte de satisfacer su vana ambición de sentirse importantes, se sirven de la política para echar mano a los fondos públicos y percibir prebendas, en beneficio propio y en el de sus capangas, tanto desde el Gobierno como desde el Congreso. Se enriquecen, por ejemplo, tomando por asalto la Dirección Nacional de Aduanas para recibir maletines, los ministerios para sobrefacturar obras públicas y la compra de bienes, el Indert para pagar dos veces por los pozos encargados a ONGs ficticias, o las entidades binacionales para ser sobornadas por los grandes socios. También lucran conquistando un escaño para vender su voto, dedicarse al tráfico de influencias y sancionar leyes de pensiones graciables o una que permita crear universidades para estafar a los jóvenes. Y no hay que olvidar a las gobernaciones y a las municipalidades, donde también es posible llenarse los bolsillos mediante las licitaciones públicas y los fondos del Fonacide, entre otras de las más comunes formas de robar que tienen los políticos que pensando así llegan al candelero.

    La “actividad” política concebida como un camino a la riqueza resulta sumamente provechosa. Si hace falta una elevada inversión inicial, esta puede ser solventada con el dinero sucio que puede obtenerse de un narcotraficante o de otro político que lo tenga en negro en abundancia, y que se devolverá no solo en billetes sino también en forma de votos a favor. Que la política debe apuntar a promover el bienestar de la población, está muy lejos del horizonte moral de quienes movilizan a sus correligionarios con el color y la polca, y les hacen creer que tienen el poder, aunque los pobres estén sumidos en la miseria y la ignorancia justamente por culpa de esos correligionarios embusteros. A estos no les interesa que las políticas sean correctas o no, ni que quienes las ejecuten sean idóneos y honestos. Lo que les preocupa es que sea uno de ellos quien maneje el presupuesto ministerial, sin más título que un añejo carnet partidario.

    El legislador Velázquez se imagina un escenario apocalíptico: “¿Qué va a hacer el partido si Peña, Dios quiera que no, es ungido presidente de la República y designa a cinco ministros liberales?” No le interesa en absoluto que estos sean capaces y honestos, ni que vayan a aplicar medidas convenientes para el bien común. Lo que le quita el sueño es que en tal caso los politicastros no tendrían el poder, tal como él lo entiende. Piensa –según su anacrónica concepción de la política– que el Estado debe ser un botín del partido que ganó las elecciones, así que la ANR debe desde ya ponerse en guardia ante la atroz eventualidad mencionada. Peor aún, en opinión de este dinosaurio político se podría repetir la historia de que el partido sea inficionado desde la oposición y eso determine su caída.

    En realidad, el Partido Colorado está inficionado desde hace décadas, y no desde la oposición, sino desde sus propias filas, por la voracidad y la ineptitud de dirigentes como este desfachatado que se alzan con un cargo público. En verdad, su caída sería para ellos toda una catástrofe, porque perderían poder y terminarían sus ingresos ilícitos.

    El susodicho terminó sus declaraciones anunciando que presentará su propia lista para el Senado y otros cargos electivos, confiando en que conquistará una banca encabezando una “lista sábana”. La noticia no resulta sorprendente, dado que la desvergüenza es otro de los atributos de nuestros politicastros, nada conscientes de sus limitaciones morales e intelectuales. La ciudadanía no puede esperar nada bueno de candidatos como este, que tienen una trayectoria zigzagueante repudiable y siguen haciendo gala de un sectarismo a toda prueba. Al contrario, elegirlos serviría solo para continuar manteniendo al Paraguay en el atraso del cual ellos mismos son responsables.

    Hay que agradecerle al senador Velázquez que haya dado ocasión para que los ciudadanos se den cuenta, una vez más, de que el país no debe seguir en manos de inescrupulosos como él que hacen uso y abuso de la función pública para lucrar con ella.

    Es de esperar que los ciudadanos y las ciudadanas decentes, la opinión pública paraguaya, compuesta hoy por una mayoría de jóvenes con o sin partido, que están hartos de que políticos impresentables como el senador Julio César Velázquez se vuelvan multimillonarios mientras ellos están sin empleo, les nieguen su voto en las próximas elecciones.

    http://www.abc.com.py/edicion-impresa/editorial/dinosaurio-politico-1598314.html

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 29/05/2017, 06:15
  11. Lo viejo que no termina de irse

    Las “listas sábanas” se niegan a irse. Las tinieblas en que se manejan los aportes para las campañas electorales se niegan a irse. La vieja política, en suma, se aferra con ganchos y ventosas a la torturada República para seguir succionando sus recursos, tapando miserias y manteniéndose en la penumbra. A duras penas, a golpe de maza y martillo, dos proyectos aterrizaron en el Congreso y están teniendo un tratamiento a regañadientes. Si bien algunos nuevos referentes se avienen a darle la bienvenida a ambos proyectos, los inquilinos de las antiguas sentinas desbordantes de humedad y de hongos acumulados por décadas de clausura mantienen clausurado el recinto y retenida la llave.

    Figuras retóricas aparte, son dos instrumentos innovadores los que empiezan a hacer carrera en las cámaras aunque con incierto final. El primero se titula “Ley que regula el financiamiento político”. El objetivo es regular la actividad financiera tanto de partidos como de movimientos y de candidatos de cualquier naturaleza. El control de estas actividades deberá ser ejercido por el Tribunal Superior de Justicia Electoral, sin perjuicio de la auditoría que pueda introducir la Contraloría General de la República. La ley apunta a echar luz sobre la contabilidad, aplicación, rendición de cuentas y los límites aplicados a los gastos electorales. Se introduce, además, una estricta prohibición del anonimato en los aportes, cuyo origen deberá estar minuciosamente documentado y transparentado.

    El segundo proyecto propone modificar una serie de artículos del Código Electoral, entre ellos, los que establecen la existencia de un boletín único para el cargo de presidente de la república, gobernadores, senadores, etc. También toca el sistema de elección por lista completa y de representación proporcional y el que determina que los convencionales constituyentes, senadores, diputados y parlamentarios del Mercosur, miembros de las Juntas Departamentales y Municipales sean elegidos en comicios directos, por medio del sistema de listas cerradas. ¿Por qué? Porque dentro de estas “cajas bobas” cerradas y soldadas se refugian proto políticos que, alineados como velas detrás del carnero adalid impuesto por la jerarquía partidaria, tienen chance de ligar algún cargo electivo al cual, compitiendo por su cuenta, no podrían siquiera acercarse. El proyecto presentado apunta a dinamitar estos cenáculos corporativos, desbloquear el sistema y permitir la libre competencia e igualdad de oportunidades para todos quienes aspiren a un cargo electivo.

    El argumento en contra aduce que implementar este sistema abierto de concurrencia y escrutinio de candidaturas es imposible por la infinita combinación de datos. Un puñado de técnicos jóvenes, sin embargo, ha presentado un instrumento informático que zanja esa aparente dificultad y hace viables las listas abiertas. Pero claro, políticos crecidos en la era del pergamino y la péñola no tienen la más pálida idea de lo que es un algoritmo y del valor que tiene hoy como ordenador de operaciones sistemáticas. Veremos si durante el transitar por el Congreso de estos dos instrumentos legislativos ganan la transparencia y la modernidad o se imponen una vez más el oscurantismo y la corrupción sistematizada.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 29/05/2017, 06:12
  12. Participación juvenil

    Un interesante debate sobre temas de gran interés para nuestra sociedad realizaron jóvenes de diferentes sectores durante un encuentro realizado el pasado sábado en la Universidad Nacional del Este. José María Ayala Cambra, joven activista de la región, explicó que el propósito de evento es que jóvenes líderes de la sociedad se sienten a debatir cuestiones de interés general y que por más que formen parte de partidos políticos u organizaciones con ideologías diferentes, se pongan de acuerdo en ciertos temas.
    Al debatir sobre el tema de la salud, saltó la necesidad de que todos tengan acceso a una seguridad social, en ese sentido nuestro país sigue teniendo una gran deuda social, ya que solo unos pocos pueden acceder al sistema de salud, mientras que la mayoría sigue sufriendo a diario las carencias y privaciones en hospitales y puestos de salud precarios. Lo mismo acontece en el sector educativo donde solo los que tienen poder económico pueden acceder a una educación de calidad.
    Cuando vemos las ofertas electorales de los diferentes partidos y movimientos políticos de caras a las elecciones del 2018, nos encontramos con las mismas caras de impresentables de siempre. Ninguno de los partidos se ha ocupado en potenciar los liderazgos juveniles para que éstos ocupen los espacios y se renueve la dirigencia. Se llega siempre al extremo de reciclar, que los sinvergüenzas utilicen sus fueros para garantizar la impunidad de sus fechorías a su paso por otras instituciones públicas.
    En contrapartida, en nuestra sociedad hay un gran fervor y deseo de participación del sector juvenil, que todavía no encuentra espacios. En todos los sectores, cuando hay convocatoria, son los jóvenes los primeros que se están movilizando y saliendo a las calles. Así lo hicieron los estudiantes secundarios, también los estudiantes de la UNE, fueron también los jóvenes esteños quienes dieron la primera lección de civismo al país cuando comenzaron a combatir la polución visual con propaganda política y que sirvió, para que éstos se cuiden para las siguientes campañas políticas. Fueron también los jóvenes quienes se mantuvieron movilizados, cuando hace solo unos meses se intentó atropellar la Constitución.
    Los jóvenes pueden revitalizar la política y sobre todo desplazar al modelo prebendario y corrupto que tanto daño ya hizo a nuestro país. Es por ello que siempre es plausible este tipo de iniciativa que se constituya en espacio donde los jóvenes puedan debatir y expresar sus inquietudes para transformar la sociedad.

    http://www.vanguardia.com.py/2017/05/23/participacion-juvenil/

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 28/05/2017, 17:32
  13. Lo que debe renovarse es el pensamiento de la política

    En la semana que pasó fue entrevistado por la radio 970 de este grupo periodístico el ministro de la Juventud, Marcelo Soto, quien expresó su esperanza de participación juvenil en los próximos comicios, agregando que es la única manera de cambiar ” la vieja política”.

    Es verdad, pero no es tan fácil. La política no ha logrado hasta hoy permear en su condición de herramienta de cambio social a vastos sectores de la población juvenil, que la sigue mirando con recelo. Las causas pueden ser diversas.

    Un mes antes de las elecciones generales del mes de abril del 2013 se informaba que “un total de 1.288.789 jóvenes, entre 18 y 34 años de edad, representa el 37,7% de los 3.417.516 electores, están habilitados para el sufragio en las próximas internas y la generales del 2013”.

    En octubre del mismo año 2013 se analizaron los datos de las elecciones y arrojó como resultado que “si bien la participación en las elecciones generales registró un incremento sostenido, en el 2003 hubo 62,28%; en el 2008, 65,41%; y en el 2013, 68,56%. Al comparar por grupo de edad, el nivel de intervención más alto corresponde a los ciudadanos de 40 años de edad para arriba (más del 70%); en tanto, el segmento de 18 a 24 años de edad, tuvo el menor nivel (inferior al 63%)”.

    Y el informe del TSJE agrega que “esto demuestra que aun existiendo la Ley 4.559/12 de Inscripción Automática, que benefició a 81.419 jóvenes de 18 años de edad, las personas que realmente participaron de los últimos comicios nacionales y departamentales fueron las de 40 años y más”.

    Hay un dato que se debe citar sobre la tendencia de la política paraguaya al respecto de la participación juvenil que se da desde el tiempo de la dictadura y que merece una especial atención porque tal inercia puede ser una luz de alerta para entender por qué los jóvenes, o no toman parte de los partidos o toman parte de la política por fuera de los mismos.

    Las reivindicaciones juveniles en tiempos de la dictadura decían que los jóvenes servían para ” algo más que acarrear sillas” en una expresión simbólica sobre el rol al que le asignan de organizar eventos políticos. Con el advenimiento de la democracia el debate sobre la participación juvenil creció enormemente, pero aun no la participación propiamente, pese a los esfuerzos que realizan las actividades sectoriales.

    Por esto es desalentador lo ocurrido recientemente, tanto en la quema del Congreso como en el investigado episodio de fabricación de bombas incendiarias en el local del PLRA, ya que al inducir a grupos de jóvenes a incluirse dentro de tales prácticas (como se sospecha) se los ubica en un rol que tarde o temprano acabará con un castigo legal y ante ello, obviamente, se deprimirá la participación de otros jóvenes en la política; jóvenes que –por cierto– creen que la política es el debate de una sociedad mejor y no precisamente el asalto y la quema de un poder del Estado.

    Ante ello vale puntualizar que no es justo adjudicar genéricamente a los jóvenes del PLRA estos hechos delictivos, probablemente han sido grupos o individualidades adherentes que fueron reclutados para tal efecto, pero al hacerlo desde determinada bandera colocan el paradigma del ejercicio de la política como una participación basada en la violencia y el atropello.

    Muchos jóvenes que habrían sido testigos vía televisión de los hechos acontecidos (la absoluta mayoría de los jóvenes) probablemente –y una vez más– rechazarán la militancia en partidos por considerar que se enturbia con la violencia y el riesgo de vida, incluso. Otras situaciones similares, de antivalores se transmitieron desde jóvenes de la ANR y de diversos partidos durante toda la historia de la transición en ocasiones igualmente puntuales.

    Por ello deben generarse, principalmente desde el Tribunal Superior de Justicia Electoral, un trabajo serio que aliente a los jóvenes a tomar parte de la política, pero no desde una condición de “brazo violento” de ningún sector político, sino desde la formación política de altura, la capacidad de debate y por sobre todo desde la posibilidad de mirar el futuro con más calidad que los mayores.

    En síntesis, son irresponsables los partidos políticos que condenan a sus jóvenes a ser fuerza de choque en tanto en realidad para que la política paraguaya cambie se necesita que los mismos sean la fuerza del pensamiento

    Si no se produce ese cambio de paradigma va a transcurrir de nuevo toda una generación de la política paraguaya secuestrada por los viejos vicios, sencillamente porque la inercia de una praxis errónea solo puede cambiar provocando una crisis en el pensamiento retrógrado y generando un debate con la altura que se merecen estos nuevos tiempos.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 28/05/2017, 17:32
  14. Por qué la libertad no es lo primero en la democracia

    Un excelente tema para debatir largamente pero de entrada ya nos topamos con varios problemas conceptuales, legales, filosóficos, éticos y morales en donde ni Stroessner ni Natalicio González ni Bernardino Caballero ni el Partido Colorado ni el Liberal ni el Revolucionario Febrerista ni el Frente Guasu ni el UNACE tienen que ver plenamente ya que fascismo, nacionalismo, internacionalismo, progresismo y conservadurismo han existido siempre en la política no solamente paraguaya sino mundial.

    Es obvio que los partidos políticos tendrán una evolución constante o desaparecerán de la escena política y si Stroessner es considerado un “tirano” ¿por qué no lo es el Mcal. Estigarribia quien a través de la Constitución de 1.940 hecha a su medida y que si no moría tan pronto iba a seguir gobernando por los siguientes 50 años? Stroessner es fruto de su tiempo, al igual que Estigarribia, Caballero, Morínigo, etc. y desde nuestro punto de vista actual es fácil criticarlos negativamente porque sencillamente no vivimos en su convulsionado tiempo en donde por tener el color que sea uno arriesgaba el cuello. ¿Por qué Francia y los López son considerados patriotas y no tiranos o viceversa? El revisionismo histórico es una pésima idea, salvo sea con fines objetivos y no políticos.

    Ciudadanía se da por nacimiento y/o sangre y es algo que implica derechos y obligaciones que se deben honrar pero esa pertenencia a un Estado no obliga al individuo a perder su Libertad ni mucho menos en una Democracia que es el gobierno justamente de los ciudadanos a través de sus autoridades legítimamente constituidas mediante el voto.

    La Democracia sólamente existe para preservar la Libertad y no al revés ya que si la Libertad no es lo primero ésta es otra forma de gobierno.

    Matrimonio es un vínculo entre una pareja de diferente sexo con la finalidad reproductiva como primaria para engendrar nuevos ciudadanos que pagarán impuestos y mantendrán al país en el tiempo (según el Estado), perpetuar la especia (según la biología), etc. Obviamente de la unión civil de dos hombres no saldrán niños ya que centíficamente de momento ninguno podrá ser madre.

    El problema que se tiene es sencillo ya que los ciudadanos tienen obligaciones como pagar impuestos, respetar los derechos de los demás, etc. pero así también derechos inalienables como la libertad de expresión, de culto etc. ¿pero no tienen derecho acaso a ser libres, felices y a poder compartir bienes y heredarlos? Si vivimos en una Democracia y sobre todo no confesional o supeditada a cualquier religión o dogma estamos negando, abusando de un grupo de ciudadanos al negarle esos derechos que le corresponde simplemente por cumplir con las leyes.

    La Libertad es lo más sagrado que existe y si una Democracia deja de serlo los ciudadanos tienen Derecho a reclamar Justicia y revelarse inclusive… algo previsto por la Constitución Nacional.

    Paraguay es un país que siempre ha mostrado dos cosas al mundo: la primera es su deseo de ser Libre desde la época colonial hasta ahora y la otra es que sus ciudadanos tienen huevos como nadie en América Latina ya que históricamente como pueblo hemos demostrado un valor más allá de lo suicida, más allá de lo mítico y de lo heroico.

    “La verdad os hará libres” o sencillamente la Libertad los hará Paraguayos.

    Alfredo Lampert Soler ·

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 28/05/2017, 17:30
  15. Panorama confuso en la oposición
    28 mayo, 2017

    Aunque algunos aseguren que el rechazo al proyecto de enmienda perjudicó más que nada a la ANR, lo cierto es que el embate más duro lo recibió la oposición, que de golpe y porrazo perdió la posibilidad de volver a postular la candidatura de Fernando Lugo, quien, en cualquier sondeo de opinión, figuraba como quien mayor posibilidades tiene de vencer al candidato colorado.

    Claro que algunos festejaron que el exobispo quedara fuera de la cancha, convencidos de que sin él, sus posibilidades de llegar al poder aumentaron exponencialmente, algo que nadie entiende cómo pueden creer ya que en esos mismos sondeos de opinión no figuran ni a los premios.

    Como no les sirve llorar sobre la leche derramada, los sectores de la oposición empezaron negociaciones desesperadas, buscando algún pase de magia que les permitiera conseguir una figura lo suficientemente interesante como para aglutinar, por lo menos, a algunos de esos sectores, pero soportando el grave peso de esa espada de Damocles que los lleva a saber que sin una unidad absoluta, todo el esfuerzo quedará en agua de borrajas.

    Olvidada la candidatura de Lugo, el otro que figura con mayores chances es Mario Ferreiro. Pero a pesar de sus pocos años de militancia política, el intendente de Asunción tiene la astucia y la cintura suficientes como para interpretar los vientos y ya sabe hoy, a poco menos de un año de los comicios, que la situación de la oposición es nada alentadora y que ni un milagro podrá hacerle ganar la Presidencia de la República.

    Él lo dijo muy claramente; sin un PLRA unido y consolidado en torno a un mismo proyecto, no habrá ninguna posibilidad de que la oposición haga, por lo menos, un papel digno en el 2018. Y, aunque no lo diga, sabe que su aliado Efraín Alegre no tiene ninguna intención de enterrar el hacha de guerra en contra de sus correligionarios del llanismo.

    Ferreiro no está dispuesto a jugar su caudal de votos en unas elecciones en las que no tiene posibilidad de ganar. No llegó hasta donde está para arriesgar todo en una jugada con malas cartas. Por lo tanto, es casi un hecho que decidirá terminar su mandato en la Municipalidad y, posiblemente, prepararse para el 2023.

    Desechados los 2 candidatos con más posibilidades, la oposición siente que le llega el agua a la boca. Quiere recuperar el poder y repetir la historia del 2008, pero no tiene ni el candidato ni el programa de gobierno que pudieran unir a todos los anticolorados en torno a una misma lista.

    El único que queda dispuesto a llegar a abril del 2018 es Alegre, un personaje resistido dentro y fuera de su partido, más que nada porque ha demostrado que es absolutamente incapaz de gobernar un partido, y mucho menos lo será si está al frente del país.

    Rafael Filizzola anda por ahí rondando, sin chances como Alegre, pero por lo menos con las luces suficientes como para asumirlo. Así que lo que pretende es repetir la historia del 2013 y acompañar como copiloto al liberal, formula ésta que ya hizo fracasar estrepitosamente a la oposición.

    En cuanto a la izquierda, está igual de perdida. Sin Lugo, pero con ganas de volver al poder, ahora debe encontrar a alguien que lo suplante y no encuentra a nadie. De todos modos, es casi un hecho que el Frente Guasu presentará su propia candidatura en el 2018, aunque, como 5 años atrás con Aníbal Carrillo Iramain, haya sido meramente testimonial.

    Insistimos. Está muy confusa y grave la situación de la oposición de cara al 2018. Por eso, mientras los colorados ya se encuentran en plena campaña electoral, los líderes del sector no hacen más que mirarse el ombligo, como si de allí pudiera salir alguna solución mágica a su desconsuelo.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 28/05/2017, 17:16
  16. Cuando el prestigio se tira a los chanchos

    Jorge Torres Romero

    El anuncio de la incursión en política del ganadero Fidel Zavala para el Senado y de la ex fiscal anticorrupción Rocío Vallejo para Diputados, son señales alentadoras de que hay actores como los nombrados cuya trayectoria los posiciona como buenos candidatos, a pesar de cómo está nuestra representación parlamentaria, cargada de esos dinosaurios oportunistas que no acaban de extinguirse. Por eso, es positivo que se animen a ingresar a ese “caraguataty” donde no serán recibidos precisamente con los brazos abiertos.

    A menudo desde la prensa misma alentamos a renovar la política, a “barrer con la vieja política” decían algunos y terminaron empavonándose más. Pero en Paraguay sucede un fenómeno bastante particular cuando observamos y calificamos a nuestros actores políticos. Pasa que tantos años hemos visto cómo casi todos terminaron jodiéndonos que difícilmente confiamos en algunos de ellos. Automáticamente ya partimos de la premisa de que “son nomás luego” todos bandidos y si no lo son, terminarán arrastrados por la mayoría. Sin embargo, estoy seguro que esto no es así.

    Nosotros tenemos ese chip metido en la cabeza de que si es diputado, senador, ministro o cualquier otro alto funcionario público tiene que estar metido necesariamente en algún chanchullo y que por eso y para eso está en ese lugar. Es muy difícil que cuando salte algún hecho que involucre a uno de estos actores le demos el beneficio de la duda en cuanto a su responsabilidad, sino que ya los juzgamos automáticamente, sin importarnos sus descargos, explicaciones ni argumentos. Y esta actitud la tenemos todos, la prensa principalmente y me incluyo.

    Entonces, ¿cómo es que alentamos a tener nuevos protagonistas en la política y en la administración de la cosa pública cuando somos los primeros en juzgarlos a todos por igual y con la misma vara sin mirar antes sus antecedentes, su historia de vida y su conducta personal?

    Insisto, hemos visto cada ladrón, prebendario, chantajista y delincuente ocupando cargos importantes y casi nadie pagó su culpa, pero desde el momento en que igualamos a todos para abajo, antes que alentar el involucramiento de nuevos actores en la vida política, estamos generando un efecto contrario y los estamos desalentando.

    Por ejemplo, cuando vemos a ex gerentes de prestigiosas empresas del sector privado involucrarse como administradores de la cosa pública y en cuyas gestiones, a juzgar por los números, han dado resultados favorables, se les emprende alguna campaña de desprestigio porque tal o cual empresario quedó fuera del negocio de las licitaciones o beneficios que anteriormente obtenía del Estado de manera poco clara, sin dudar ya asumimos como válidas y verdaderas esas campañas mediáticas en su contra, sin el más mínimo rigor de considerar su inocencia.

    Ahí tenemos el caso del ministro Ramón Jiménez Gaona señalado y sentenciado como el hombre que cobró un soborno. Ya no valen sus aclaraciones y mucho menos los resultados de su gestión, solo queda la manipulación mediática. Lo mismo con el ministro Santiago Peña y su afiliación oportunista, ya descartamos que pudo haberse afiliado convencido y por un ideal. Sucede del otro lado lo mismo con el intendente Mario Ferreiro y su sana intención de mejorar el sistema de estacionamiento en la capital, para muchos necesariamente tuvo que haberse dado un negociado.

    Claro que es nuestro deber dudar de los administradores de la cosa pública y principalmente mirando nuestra historia reciente de robos y saqueos, pero si reducimos nuestra crítica a que “todos nomás luego” son iguales una vez que llegan al poder, antes de alentar a que los más idóneos ingresen a la función pública y las más brillantes personas, no solo en calidad profesional sino en honorabilidad, ingresen a la política, lo que estamos haciendo hoy es alentando a que los mejores sigan en el sector privado y los mediocres queden en el sector púbico. Puedo estar equivocado, pero es lo que pienso.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 28/05/2017, 17:07
  17. No da más

    Benjamín Fernández Bogado –

    Dicen que el hartazgo es el límite de las ilusiones y de las esperanzas. Agregaría que es además la antesala del cambio y el renacer de las más altas aspiraciones. Nuestra democracia –asemejada a una niña no querida y abandonada en la puerta de nuestra casa– ha probado en aciertos y errores ser el mejor mecanismo para alcanzar la libertad y la justicia.

    El medio, no el fin. Pero cuando vemos que por descarte hemos escogido a los menos malos que podíamos y nunca a los mejores, nos embarga una frustración que requiere repensar y volver a plantearnos el camino por desandar. Antes de que sea demasiado tarde y lo lamentemos, esta democracia hoy es solo un rótulo y un acto sacramental sin liturgia cívica.

    Los tres poderes del Estado muestran profundas grietas. El electorado es cautivo de la supervivencia y el engaño cotidiano. Hay un escaso apego al cumplimiento de los mandatos de la Constitución y las leyes, nulo interés en fortalecer las instituciones y una reiterada muestra de egoísmo que encuentra en la corrupción y en la insolencia de los mandatarios sus manifestaciones más viles. Incoherentes, mendaces, atorrantes y ladrones se pasean con una impunidad que insulta y rebela internamente. En vez de asustarse por la metáfora de la quema del Congreso o el asesinato de un joven en un local partidario, los administradores del poder inventan y fabulan sobre la realidad, porque están convencidos de que esto da para más y que “así nomás han sido las cosas en Paraguay”.

    Están equivocados. Estos son tiempos absolutamente distintos y lo que hacen es prolongar la agonía de un sistema incapaz de hacer frente a un periodo de transformaciones profundas. Se resisten a creer que vivimos tiempos nuevos. Con ciudadanos distintos, con una realidad económica que no es medible por los mismos estándares de siempre y es por eso que el país crece, pero no se desarrolla, por eso nuestros números positivos de crecimiento anual de la economía son mayores que los europeos, pero somos superados solo en pobreza por los bolivianos.

    Hemos hecho del cinismo toda una forma de relacionamiento social que encubre torpemente las cosas que están mal y que no se quieren cambiar. Tenemos un sector público egoísta lleno de privilegios, al que se han sumado “nuevos gerentes” que lo han colonizado para continuar medrando a costa de un país rico en potencialidades, pero pobre en educación y oportunidades.

    Ellos, que han convertido “la matriz salarial” en un esquema lleno de privilegios, bonificaciones, sobresueldos, presentismos y vacaciones, encuentran absolutamente lógico que el candidato presidencial sea uno que no conoce lo que es ganarse el pan trabajando duro, medido cada día en función de resultados y no de claudicaciones éticas y debilidades de carácter que se presentan como virtudes de hojalata con el que hace ruido para confundir y medrar… como siempre. Están provocando la ira y la furia, y no se dan cuenta del calado que puede tener esa circunstancia para todos.

    El primer país que conocí en mi vida fue Venezuela, en 1978, y escribí sobre eso. Sobre esta realidad que hoy nos toca. Mis amigos caribeños se rieron y afirmaron que “la fiesta nunca acabaría”. Ahora cuentan cadáveres, suman exiliados y han quebrado uno de los países más ricos del planeta.

    La realidad nos grita que esto no da más. Por eso decidí escribir un libro que deseo fervientemente no sea jamás la hoja de ruta del fracaso, sino la advertencia de lo que habría que corregir con urgencia porque esto sinceramente: no da más.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 28/05/2017, 16:58
  18. Outsiders a la paraguaya
    Por Estela Ruíz Díaz

    Paraguay es un país muy especial, con características tan peculiares que hasta se hacen diccionarios para que los extranjeros comprendan nuestra cultura, nuestro modo de ser.

    En ese mundo de contradicciones en el país de la sopa dura y donde la hora no es la hora, el fenómeno de los outsiders también tienen su versión paraguaya.

    Los outsiders son fenómenos que surgen a partir de las crisis de los partidos políticos, cuya decadencia está vinculada básicamente a la corrupción y a la escasa renovación. Así, desfilan en la pasarela empresarios, faranduleros, deportistas, que surgen como alternativa ante el hartazgo contra la clase política, cada vez más alejada de la gente. Hoy ya no importa lo que opinan las bases, o lo que dicta la doctrina partidaria o la ideología, sino el márketing y los medios de comunicación.

    En Paraguay posdictadura inicia esta senda el empresario Juan Carlos Wasmosy (1993/1998), que no surgió como figura antipartido, sino como resultado de la nueva configuración del poder económico. El general presidente Andrés Rodríguez lo eligió como delfín. Fue la primera batalla entre un outsider versus la tradición y la militancia pura representada en Luis María Argaña. Entonces ganó la militancia en las urnas, pero perdió en las actas. Wasmosy es el primer presidente outsider (con la manito del fraude).

    Una crisis política encumbró a un presidente que no quiso serlo: Raúl Cubas Grau (1998), cuya renuncia encumbró al senador, Luis González Macchi, que tampoco buscó serlo (1999/2003).

    Nicanor Duarte Frutos (2003/2008) no tuvo ese tipo de cuestionamientos, aunque su ascenso en la política también fue meteórico.

    Sin duda, la irrupción del ex obispo Fernando Lugo marca un punto de inflexión en la política paraguaya. Fue el outsider con todas las letras. El PLRA, el eterno partido segundón, recurrió a su figura para llegar indirectamente al poder. Y juntos lograron lo imposible; cortar la larga hegemonía de la ANR. Pero ser un outsider también fue su talón de Aquiles. Al no tener apoyo partidario, fue tumbado del poder.

    Horacio Cartes es el outsider más peculiar. No ganó su candidatura por su popularidad ni por sus acciones cívicas o sociales. Su incursión en la política fue pasiva porque le pidieron que se meta como un salvador. La ANR estaba en la llanura, sin candidato ni chequera estatal. Sin embargo, con una impronta distinta en su relacionamiento con el Partido Colorado, cuya dirigencia se caracteriza por marcar agendas, él logró el control partidario. Siguiendo en esa misma línea de co-optación de la ANR, con la Junta de Gobierno controlada, ahora apuesta a la prosecución en el poder eligiendo un candidato a su medida.

    CRISIS, OPORTUNIDAD, OPORTUNISMO. Los outsiders son tablas de salvación de los partidos políticos que han perdido la confianza de la ciudadanía. Entonces apelan a figuras fuera del sistema para evitar su descalabro. Pero con la expresa salvedad de mantener el poder hegemónico o cogestión del poder. Esto en casos de nucleaciones grandes. En casos de partidos pequeños, para evitar su extinción.

    Pero hasta el momento estas figuras no vienen a enriquecer la historia de los partidos o a profundizar su doctrina. Vienen con otras ideas, provocando crisis, contradicciones o simplemente ejecutan acciones en paralelo, alejados del partido que les prestó su nombre casi como una franquicia.

    En el caso cartista, un sector mayoritario de la ANR se amoldó a su nuevo amo, que define rumbos con nula participación partidaria. Y Santiago Peña es uno de ellos; un personaje no solamente totalmente ajeno al mundo político partidario.

    Peña es el outsider de Cartes y con su elección ratifica su visión política alejada de los partidos. Así se lo confirmó a Enrique Riera, quien esperaba ser el elegido: “Me dijo que Santiago manejó los programas sociales, se siente a gusto con él, cree que hay una nueva generación, que hay que producir un cambio dentro del Partido”.

    Consciente de la realidad de que es imposible competir contra la estructura, se apoderó de ella y hasta el momento parece tener el control de la situación. La interna de diciembre se dará una nueva batalla entre un outsider, apoyado por parte de la vieja militancia partidaria, y un candidato que hace gala de tradición y militancia.

    NI MACRI NI MACRON. En Paraguay de pensamiento binario colorado/liberal han fracasado hasta hoy las terceras vías. Lo intentó el PEN en 1993, lo intentó Patria Querida en 2003 y 2008, pero luego de irrumpir en el escenario con impacto, de a poco van apagándose. Lugo llegó gracias al PLRA.

    Los outsiders en Paraguay son de nombre porque casi siempre buscan auparse en los partidos tradicionales o aquellos en proceso de extinción.

    No hay aún un Mauricio Macri, que en 12 años construyó un partido (PRO) fuera del peronismo y radicalismo, fue intendente de Buenos Aires y luego presidente. Ni un Emmanuel Macron cuya candidatura fabricó él mismo y en un año se convirtió en presidente de Francia, fuera de los tradicionales partidos de derecha o izquierda.

    Los outsiders a la paraguaya no pueden triunfar sin apoyo de la tradición y la militancia.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 28/05/2017, 16:48
  19. Hay esperanzas

    Por Mabel Rehnfeldt

    La primera vez que oí hablar de él fue en el Whatsapp de radio ABC Cardinal. Pobladores de Yabebyry –donde 800 familias están padeciendo la inundación– le sacaron una foto de lejos. Acerqué la imagen para ver mejor y se veía a un señor joven, en el medio de los lodazales, con los pantalones sucios y llenos de barro hasta la rodilla, con una pala y rodeado de agua. “Así anda nuestro intendente”, dijeron, y contaron su historia.

    Ignacio Brizuela es médico, tiene 32 años y es intendente colorado de Yabebyry, actualmente aislada y anegada por una gran inundación. Cuando lo entrevistamos le preguntamos si anda así, con la pala por los caminos y en el agua… Y respondió: “Ya no tengo más recursos para darle a mi gente, así que por lo menos me voy para estar con ellos”. Ese mismo día contó como lo más normal que para llegar a unas 60 familias –de las 800 en estado crítico– tiene que meterse al agua. “Mido como 1,80 m y para llegar a donde están esas 60 familias hay que meterse únicamente al agua, y el agua me llega ya hasta el pecho”.

    En ese momento don Ignacio estaba impotente y urgía al gobierno que los declararan en emergencia, y que se desembolsarán recursos no solamente para Yabebyry, sino además para Ayolas, San Ignacio y Villa Florida.

    El jueves pasado, antes de que el Senado autorizara la reprogramación presupuestaria para las cuatro localidades, llamamos al intendente de Yabebyry. Las fotos para ese momento mostraban cómo una pequeña comitiva liderada por Brizuela iba atropellando las aguas para llegar a los peores lugares de la inundación. Llevaban algunos víveres para repartir y se los veía con baqueanos que iban a pie tentando el terreno para ver hasta dónde se sumergirían. Echaron mano a algunas niveladoras y tractores que ayudaron a cruzar puentes ya desaparecidos bajo las aguas.

    “Estamos todos”, dijo por radio el intendente Brizuela. Y allí nos enteramos de que todos estaban hombreando las bolsas de víveres: los del Frente Guasu, los del PLRA, los de la ANR y hasta el cura de la zona. Todos… y juntos.

    Una de las lecciones que muchos aprendimos en la semana que se fue es que hay esperanzas. Ignacio Brizuela, de la ANR, es una de ellas: entiende a cabalidad que ser un administrador de la cosa pública, ser autoridad o funcionario público no tiene que ver con mandar o robar, sino con servir. Que el problema no son los colores rojo, azul, blanco o amarillo, sino los hombres que los honran o deshonran.

    Otra lección que están mostrando desde Yabebyry es que solamente unidos –con pa’i incluido– se puede tener algún grado de éxito. Y una tercera lección es que no habrá mejor momento que este para ver cómo se comportan los políticos con los departamentos en estado crítico.

    Dependiendo del caso que les hagan, ya saben cómo recibirlos cuando vayan próximamente a pedirles sus votos. Un buen escobazo y no votarlos nunca más será más que suficiente.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 28/05/2017, 16:37
  20. Decadencia política

    Por Rafael Montiel

    La decadencia política y social y la falta de fortalecimiento institucional en la débil democracia paraguaya fue abordada por el doctor Mateo Balmelli, en una conferencia en la Universidad Hispano Guaraní de San Juan Bautista. La democracia manejada por poderes públicos y por políticos divorciados de las necesidades de la población no tiene la solidez necesaria para responder a los desafíos del siglo XXI en materia de salud, educación, programas sociales y económicos.

    Como si fuera poco, la educación paraguaya es considerada una de las peores de América Latina, con una discriminación entre ricos y pobres; intolerancia en los diversos estratos sociales que levantan muros con grave repercusión en los jóvenes y sectores vulnerables. Si analizamos la crisis de valores sociales, nos encontramos que los políticos, salvo honrosas excepciones, son los responsables de la pérdida de principios e incluso de reglas de urbanidad de respeto y tolerancia. La corrupción generalizada e institucionalizada, como un cáncer hizo metástasis y carcomió los tejidos sociales del país.

    Mateo Balmelli señaló que no es un dato menor el incendio del Congreso, un poder del Estado cuya quema es señal de la crisis política. En la edad contemporánea, algo similar ocurrió con la Reichstag en Berlín, y después vino el genocidio alemán y el genocidio de la Segunda Guerra Mundial.

    Lamentablemente, políticos y autoridades no se comportan a la altura de las circunstancias; actúan como buitres, siembran cizaña y enredan a nuestro país y frenan su desarrollo. En épocas electorales hacen campaña sucia, mimetizados en la oscuridad como pomberos, se dedican a la compra de votos para torcer voluntades; una práctica perniciosa de los seudolíderes que se dedican a promover el clientelismo criollo y mendicante.

    Actúan como mercaderes porque solo les interesan sus beneficios personales y de grupos. El país quedó estancado por la falta de visión de estadista y sentido patriótico para promover el bien común y buscar el desarrollo.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 28/05/2017, 16:30
  21. Sanguijuelas de la política
    27 mayo, 2017

    A medida que aparecen los nombres de posibles aspirantes para la gobernación del Alto Paraná se puede apreciar que en los principales partidos políticos no hubo renovación y recambio de la dirigencia. El partido oficialista todavía no puede digitar el nombre de su candidato ni definir listas, porque están sujetos a las determinaciones del presidente de la República, Horacio Cartes, quien revivió la figura del “único líder” en la era democrática. Así son las cosas, el candidato propuesto será fruto de la designación a dedo, con el ropaje de que fue una decisión de la clase dirigente.
    En estas condiciones se puede ver que en ambos partidos tradicionales están tratando de instalar nuevamente en el Congreso a las mismas figuras, que históricamente fueron responsables del sostenimiento y afianzamiento de un sistema de podredumbre política y social, con la instalación de una mafia de clanes familiares y de amigos que acaparan licitaciones y adjudicaciones dudosas de obras del Estado. Igualmente, están en las listas los mismos personajes que lograron erigir y afianzar los diversos esquemas corruptos de recaudación irregular en las diferentes esferas. Son los protectores políticos de todo tipo de actividades ilegales. Ninguno de los aspirantes al Parlamento Nacional para el próximo periodo denunció alguna vez, la terrible corrupción en la aduana, la proliferación de los puertos clandestinos. Ninguno levantó alguna vez su voz contra la terrible corrupción judicial y de la fiscalía del Alto Paraná, donde de la noche a la mañana, los agentes del Ministerio Público se convierten en verdaderos magnates, con un salario de G. 15 millones.
    No lo pueden hacer ni lo harán porque reciben sus beneficios de ese esquema corrupto. De esas recaudaciones ilegales se surten para financiar sus campañas políticas y la compra de votos en las poblaciones marginadas.
    Son los mismos impresentables, representantes de la podredumbre política los que aprovecharán una vez más la lista sábana para asegurar otros cinco años de buen pasar a costa del presupuesto público, y que utilizarán sus bancas logradas con el voto de la gente para mercar con sus votos en el Congreso. En contrapartida, se tiene a un inmenso sector juvenil que está reclamando espacios de participación y de renovación, pero que no encuentra canales, porque éstos están copados por los tiranosaurios de la política local, que no quieren perder sus privilegios.
    La sociedad tiene ahora la excelente oportunidad de desenmascarar a las sanguijuelas y utilizar sus votos para mandar definitivamente a la cuneta a los responsables de la mala fama y la estigmatización de nuestra sociedad.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 27/05/2017, 10:47

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

ÑE’ÊNGA ✓

Ajavýiko che rape, he’íje aguara ho’á jave ñuhâme.16/12/17

archivos ✓

estadistas ✓

  • 1,137,573 visitas
Follow Paraguay Péichante ✓ on WordPress.com

JUSTICIA A LA MEDIDA

El TSJE tuvo que  fallar en un caso, en el que una persona le solicitaba que dijera si era legal o no la candidatura de Peña por uno de los movimientos colorados, ciertamente Peña  sigue siendo afiliado al PLRA, y aún que se afilió, de manera forzada el 31 de octubre del año pasado, no había cumplido aún el año de permanencia como colorado, ni tampoco había renunciado a su afiliación de liberal. El juez saca una resolución kafkiana, dice a los efectos legales por una ley del año 1996, una persona no puede tener 2 afiliaciones simultáneas, pero aquí está lo kafkiano: “para los efectos legales valdrá la última”, dice en su fallo dado conocer, con ese criterio es más o menos lo siguiente: “la bigamia está prohibida en el Paraguay pero para los efectos legales valdrá el último de los matrimonios”. Evidentemente sí a los efectos legales se prohíbe una cosa determinada, a los efectos legales lo único que puede hacerse, es acatar lo que manda la norma y no inventar una ficción jurídica, por la cual una persona con una doble afiliación puede continuar un cargo determinado o puede aspirar a una representación por un partido político.

Todo mal, una justicia cada vez más entregada al poder político, a la que teme mucho menos en su condición de tal, la justicia a los políticos, y este fallo que lógicamente se escribe en un capítulo kafkiano de la historia política y jurídica paraguaya.

BFB

JUSTICIA A LA MEDIDA II

Ahi una resolución también, de la Corte Suprema de Justicia que dio al grupo de prensa de Cartes, para que puedan dar la boca de urna en el transcurso de los comicios del próximo día domingo, esto es una antesala a un caos, si anteriormente se había establecido que la boca de urna, solo podía darse solo a 60 minutos después de haber concluido el acto comicial, ahora vamos a tener una guerra de bocas de urnas el próximo domingo. Cada uno de los sectores de medios estará diciendo quién va adelante, y que estará buscando finalmente con eso manipular la voluntad de los electores que aún no se han decidido porque candidatura abrazarse en ese momento, ciertamente la Corte no ayudó para nada a la pacificación de los espíritus y al cumplimiento de las normas, si la norma dice que no se puede hacer algo por una situación determinada, que es la de buscar la tranquilidad antes de unos comicios y durante los comicios, en el caso de las boca de urnas, esta resolución de la Corte, lo único que augura es mayor conflictividad, y porqué no lamentandonos posteriormente hechos de violencia.

BFB

PARAGUAY TUTELADO

Una cuestión importante del ámbito de la relación internacional, la cancillería paraguaya a través de su vicecanciller Gonzalez, llamó la atención a Hugo Rodríguez, representante de la embajada de los EE.UU., que un twitter, auguro que unas elecciones sean llevadas con transparencia y justicia el proximo dia domingo y al mismo tiempo estuvo en favor de la homilía del Mon. Ricardo Valenzuela, eso hizo que el gobierno paraguayo le llamara la atencion al representante diplomático y le dijera que se está involucrando en cuestiones internas del país. Muchas de las cuestiones internas del país no podrían haber sido resueltas solo por nosotros, o a través de nuestras instituciones, en mucho de los casos, esto que alguno denominan “democracia tutelada” no se hubiera podido llevar adelante de la manera como se llevó, sin la abierta intromisión de poderes extraños al país, que han tenido que poner en el cauce, la locomotora de la democracia en el sitio correcto, el Paraguay todavía lamentablemente con las instituciones que tiene, con la manera en que los poderes del estado administran la cosa pública, la forma irrespetuosa del trato a la Constitución y a las normas, no permiten de que nosotros nos valgamos por nosotros mismos para administrarnos. El dia que los paraguayos tengamos una Justicia confiable y seria, un poder Legislativo ampliamente consolidado, en términos de representación popular, y un poder Ejecutivo que tema y respete a la Constitución, en ese momento, cualquier intromisión en asuntos internos, tendria que llamarnos la atención, el escándalo mayor de la política paraguaya es la manera en que hemos construido nuestras instituciones y el escaso respeto que tenemos a las normas legales.

BFB

A %d blogueros les gusta esto: