estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Corrupción policial

No es un hecho nuevo. Es algo que todo el mundo lo sabe, un suboficial de Policía reveló el millonario esquema de coimas del cual se beneficiaban los principales jefes del departamento de Alto Paraná, a través de cobros mensuales a narcos de Itakyry. En este caso, se habla de marihuaneros. Se sabe que el mercado de las recaudaciones policiales en el Alto Paraná es de los más amplio e incluyen las extorsiones a personas con antecedentes, la protección a delincuentes internacionales, connivencia con caballos locos, motochorros y otros delincuentes comunes, a lo que hay que sumar los cobros por servicios de guardias de seguridad y otras tantas maneras de recaudación ilegal, que por años fueron generando los uniformados.
Probablemente, nuestro departamento no sea el único privilegiado en la cuestión de la corrupción policial, porque este es un mal endémico de la institución uniformada. En Pedro Juan Caballero, el famoso narcotraficante Rafaat tenía protección policial, lo mismo que aquí lo hacían otros grandes poderosos del tráfico de drogas.
La corrupción policial no es ninguna novedad y hay policías corruptos aquí y en Europa. El problema está en que desde el Estado no existe ningún plan de combate y programa para la lucha contra este flagelo. A todas luces, los policías tuvieron participación en el reciente atraco a la firma Prosegur. Sin embargo, lo único que se hizo fue trasladar a los principales jefes a otras funciones, en otros puntos del país. Es lo que acontece siempre. El traslado, antes que un castigo es un premio, que garantiza la impunidad.
Es casi seguro que el caso de la denuncia del suboficial de Itakyry termine en el oparei como otros tantos casos. El problema no es que haya policías corruptos, el problema es la terrible impunidad que reina en aquella institución, porque los principales jefes son los primeros mafiosos, que encabezan los esquemas de recaudación.
Mientras siga esta terrible impunidad y hasta que los máximos jefes no sean investigados sobre el origen de su fortuna y sean enviados a la cárcel, seguiremos teniendo una policía corrupta, que puede negociar con los delincuentes la seguridad de toda una población, como ocurrió en el caso Prosegur. Si no hay investigación seria y profunda; y castigo a los responsables, seguiremos siempre saltando de escándalo en escándalo.

http://www.vanguardia.com.py/2017/05/16/corrupcion-policial-2/

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

2 comentarios en “Corrupción policial

  1. Un viejo esquema

    Por Mariana Ladaga

    Una escandalosa confesión respecto a cómo se reparten en la Policía Nacional los “regalos” de los narcos sacudió las redes sociales esta semana. Un ofuscado agente, que era cambiado de la jefatura de una lejana y solitaria subcomisaría, la número 48 de Itakyry, al tiempo de reprender a quien iba a reemplazarlo develaba cómo había pagado G. 4 millones para que no lo trasladen y cómo había distribuido un “aporte” entregando G. 50 millones a un jefe, G. 50 millones a otro, mientras él mismo se había quedado con G. 45 millones porque consideraba que ya le correspondía.

    La reacción de la Comandancia de la Policía Nacional y de Asuntos Internos de la institución fue lógica: suspendieron a los supuestos involucrados y denunciaron el caso a la Fiscalía, anunciando que habrá “tolerancia cero” porque “es momento de sanciones ejemplificadoras a los corruptos”. Pero la verdad sea dicha: la recaudación paralela en la Policía Nacional data de tiempos inmemoriales.

    Los narcos, los líderes de grupos delincuenciales, los que tienen antecedentes policiales y no quieren que los persigan, los que necesitan seguridad frente a sus grandes tiendas, todos pagan por “protección” y ese dinero, colectado por los de menor rango, llega hasta las instancias más altas. Esos datos incluso están documentados e informatizados.

    El sistema de recaudación paralela es imparable hasta que, siempre por un hecho fortuito –como la circulación de un audio donde se da cuenta de eso– algún detalle toma estado público. Entonces se suspende en el puesto o se traslada a los involucrados –como en ese caso en particular– se anuncian sumarios y procesos penales con bombos y platillos y, tiempo después, vuelta la calma, todo sigue igual.

    Se trata de escándalos que acaban en la nada porque directamente no existe voluntad política real, ni en filas policiales ni en el Ministerio del Interior, de acabar con este esquema corrupto que lleva años enriqueciendo con dinero de las mafias a unos cuantos, pero acaba salpicando a todos los miembros de la fuerza de seguridad por igual. ¿Algún indicio que nos lleve a pensar que esta vez será distinto?

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 21 mayo, 2017, 8:42 am
  2. Desbaratar rosca policial que protege a los narcotraficantes

    La reciente filtración de un audio grabado entre policías del Alto Paraná pone en evidencia lo que para muchos es un secreto a voces: la existencia de una rosca dentro de la Policía que recibe dinero de traficantes de marihuana para permitirles operar con toda tranquilidad en la zona de frontera con el Brasil. El enojo de un suboficial ante su repentino traslado de una subcomisaría en Itakyry, a pesar de haber dado –según su versión – una suma de dinero al propio jefe de Policía del departamento, revela cómo funciona el esquema de corrupción. Urge aclarar esta grave situación y tratar de depurar las roscas mafiosas que siguen enquistadas en la Policía.
    Un audio grabado y compartido en un grupo del servicio de mensajería instantánea WhatsApp entre policías del Departamento del Alto Paraná ocasionó un gran revuelo mediático en los últimos días, al confirmar la presunta existencia de una rosca mafiosa dentro de la Policía Nacional que estaría recibiendo dinero de los traficantes de marihuana para permitirles operar sin muchos problemas.

    En el audio, según las fuentes, se escucha una voz que se atribuye al suboficial de Policía Marco Antonio Verdún Jara, quien se desempeñaba como jefe de la Subcomisaría 48 de la colonia Nueva Conquista, distrito de Itakyry, Alto Paraná, y que expresa su enojo con el jefe de Policía del Alto Paraná, comisario Manuel Sosa, por haber dispuesto su repentino traslado a la Subcomisaría 6 de Hernandarias.

    El reclamo, que va dirigido a otros colegas policías, es porque el comisario Manuel Sosa decidió trasladarlo, a pesar de que el supuesto Verdún asegura que le había entregado una suma de dinero para mantenerlo en dicho puesto, ubicado en una zona que se considera una meca del cultivo de marihuana, y donde los policías presuntamente reciben grandes sumas de dinero para proteger la actividad ilegal. “¿Para qué agarraste de mí los 4 millones de guaraníes si ahora me vas a cambiar?, le dije”, narra el presunto Verdún en el audio, en idioma guaraní, en reproche al jefe de Policía del Alto Paraná, a quien asegura le advirtió que iba a ventilar “todo lo que se hace en esa zona”.

    En el mismo audio, el supuesto suboficial Verdún también asegura que tiene pruebas de que se le entregaron 50 millones de guaraníes al “comisario Fernández”, otros 50 millones al jefe de Investigación y otros 50 millones al jefe de Antinarcóticos, mientras él asegura que recibió 45 millones de guaraníes de los supuestos traficantes de marihuana en la zona. La autenticidad del audio parece confirmada, ya que el jefe de Asuntos Internos de la Policía, comisario Eladio Sanabria, presentó una denuncia por cobro indebido de honorarios ante la Fiscalía, contra personas innominadas, con base en el audio. En la misma zona de disputa entre policías, la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad) realizó una incursión el lunes pasado, logrando desmantelar 19 campamentos de narcotraficantes y confiscando cerca de 20 toneladas de marihuana y equipamientos, por un valor estimado en 1.200.000 de dólares.

    El enojo de un policía presuntamente desplazado de una zona de alta recaudación permite evidenciar cómo opera el esquema de corrupción que sigue instalado dentro de la Policía Nacional y explica por qué, con mucha frecuencia, caen grandes cantidades de droga en operativos de la Policía del lado brasileño, pero muy pocas del lado paraguayo. La Fiscalía y la Justicia deben investigar a fondo este caso y desbaratar la rosca mafiosa que sigue operando en la Policía. De lo contrario, son tan cómplices igual que ellos.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 18 mayo, 2017, 8:04 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

ÑE’ÊNGA ✓

Kóa ivai, he’íje imemby kururúva.22/05/17

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

5días

como dijo… ✓

@Pocho_py El tema acá es que el PJ es elegido por el Congreso y no es un poder independiente, son elegidos amigos y parientes y a dedo, lastimosamente.
@MarcosMikelj Por favor no a Lugo, ya probó las mieles del poder y todo lo que quiere es volver a sentir el "placer" de gobernar. Sabemos de sus negocios.
@Pykare Sólo la indignación lleva a poco. Para cambiar hay que convertirla en organización política con capacidad electoral y movilización.
@jjfd60 El MOPC y el Ministro Jiménez Gaona adjudican todas las obras a los "amigos", sin importar que esté mal diseñada.
@Vlad_Jara Hace dos o tres días atrás... Y puede ser pio hace dos o tres días adelante?...

A %d blogueros les gusta esto: