estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Conflictos internos

Las candidaturas para el 2018 están haciendo estallar las diferencias internas en los partidos políticos.
La senadora Lilian Samaniego y el presidente de la ANR, Pedro Alliana, se cruzaron esta semana sobre una eventual candidatura del presidente Horacio Cartes como senador uno del oficialismo. Mientras la legisladora sostenía que el Jefe de Estado confirmó su postulación, desde la ANR la desmentían, sosteniendo que la decisión no estaba tomada y que la senadora se apresuró.

El duro cruce abona la tesis de que el entorno más próximo al presidente Cartes está en campaña para dejar de lado al grupo Samaniego. Alliana, a pesar de ocupar la presidencia de la ANR, no tiene decisión propia. Siempre sus palabras son el reflejo de alguna inquietud del Poder Ejecutivo.

Cartes nunca se sintió muy cómodo con los Samaniego pero siempre les reconoció su capacidad política. En la actual coyuntura los adversarios empezaron a fogonear intensamente para que el Poder Ejecutivo deje de lado al grupo familiar. La relación pasa por momentos complicados, mas todavía queda mucho para que haya una ruptura.

Una disputa menos pública pero mucho más virulenta es la que se está dando por la candidatura presidencial dentro de Honor Colorado. El vicepresidente Juan Afara tiene el respaldo de diputados, gobernadores y hasta de presidentes de seccional, mas el grupo técnico del Gobierno lo rechaza. Prefiere a una figura menos identificada con la ANR, pero sobre todo que sea más maleable si eventualmente llega a la presidencia de la República. En paralelo impulsa a Riera, Peña, Alliana y Baruja como potenciales candidatos.

Este enfrentamiento está empezando a generar fisuras dentro del oficialismo colorado. Existen claras posiciones contrapuestas en la dirigencia partidaria, pero por ahora ninguno se anima a avanzar; todos esperan la intervención del Presidente de la República para dar un corte definitivo.

En el PLRA Efraín Alegre redobla la apuesta en la pelea con el senador Blas Llano y su equipo. Suspendió a los senadores llanistas y ahora va por los cargos que tiene ese sector en la Justicia Electoral. Son decenas de puestos que ahora reclama para sus operadores bajo la amenaza de desconocer la transparencia de los procesos electorales.

En paralelo empezó a trabajar un segundo frente para romper definitivamente el equipo encabezado por el senador liberal. Desde hace algunas semanas mantiene contactos con Blas Lanzoni, el sucesor de Llano en el liderazgo del movimiento Equipo Joven. El presidente del PLRA intenta aprovechar la ilusión del nuevo líder de ocupar un lugar en la dupla presidencial de 2018 para derrumbar definitivamente el equipo llanista. La llegada de Lanzoni al liderazgo hace algunos meses ya reflejaba las diferencias dentro del llanismo. El acercamiento con el sector liderado por Alegre confirma el inicio de una ruptura. Todavía está por verse si esta grieta implica la victoria final de Alegre y el ansiado control partidario.

Los tiempos electorales tensan las relaciones internas. Viejos liderazgos parecen debilitarse, pero nada está definido, falta mucho camino por recorrer. Las negociaciones apenas empiezan.

Por Osmar Gómez R.

http://www.abc.com.py/edicion-impresa/opinion/conflictos-internos-1588673.html

 

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

12 comentarios en “Conflictos internos

  1. Cartes renunció a la reelección tras semanas de tensión institucional

    El pico de la crisis se produjo con la quema de parte del edificio del Congreso por activistas contrarios a la enmienda constitucional y por el asesinato del militante liberal Rodrigo Quintana.
    La Cámara de Diputados decidió el 27 de abril rechazar el proyecto de enmienda constitucional que pretendía habilitar la posibilidad de reelección presidencial. La medida legislativa tuvo 78 votos a favor, ninguno en contra y se precipitó tras la renuncia pública del presidente Horacio Cartes a la posibilidad de ser reelegido para el período 2018-23.
    La decisión del mandatario fue comunicada por el propio Cartes a mediados de abril al Arzobispo de Asunción, Edmundo Valenzuela, en una polémica y sorpresiva carta que hizo pública a través de su cuenta de Twitter. “Pongo a su conocimiento que he tomado la decisión de no presentarme, en ningún caso, como candidato a presidente para el periodo constitucional 2018-2023”, escribió.
    La notificación de Cartes sin embargo no fue suficiente para distender por completo las turbulencias políticas e institucionales que acompañaron la discusión, porque el proyecto de enmienda para favorecer su reelección seguía adelante en Diputados. La puerta a la paz se abrió recién a finales de abril cuando se conoció el dictamen de la Comisión de Asuntos Constitucionales de la cámara baja. “Concluimos en forma unánime dictaminar por el rechazo del proyecto de enmienda”, expresó el diputado Ramón Romero Roa, presidente de la Comisión.
    Luego el pleno de Diputados enterró definitivamente el proyecto, que no podrá ser tratado hasta después de las elecciones generales de 2018. Quedó cerrado así un episodio histórico que llevó las crispaciones políticas y sociales al extremo. El pico de la convulsión política se produjo el 31 de marzo con la quema de parte del edificio del Congreso por activistas anti enmienda y, posteriormente, el asesinato a sangre fría por parte de un policía antimotines del militante Rodrigo Quintana dentro de la sede del Partido Liberal en el centro de Asunción.
    Otra escena
    La renuncia de Cartes cambió el escenario político que ahora desató la carrera por la sucesión presidencial en el Partido Colorado (Asociación Nacional Republicana, ANR, su nombre oficial) donde los oficialistas esperan que el mandatario elija a un postulante de su confianza. Surgen como candidatos colorados el ministro de Hacienda, Santiago Peña, responsable del mayor endeudamiento externo de la historia del país; el ministro de Educación, Enrique Riera; y el vicepresidente Juan Afara, entre otros.
    Seguramente el candidato que surja del oficialismo de Cartes se le enfrentará en internas Mario Abdo Benítez (hijo), si es que no acuerda con el Presidente para ser él mismo el candidato oficialista.
    Por el lado, al Frente Guasu (FG), que acompañó la aventura de la enmienda constitucional buscando asegurar la candidatura de Fernando Lugo, el panorama le quedó bastante complicado. Primero porque esta agrupación informó que seguirá intentando en la Corte Suprema de Justicia (CSJ) que se habilite la candidatura del ex presidente y actual senador.
    El propio Lugo lo explicó así: “seguimos sosteniendo que la candidatura está habilitada. Yo fui electo senador activo, sería una discriminación que uno de los senadores no esté habilitado”, señaló. El líder del FG reiteró la línea argumental que, seguramente, será rechazada por el máximo órgano judicial.
    Impedido Lugo, es probable que la candidatura del FG recaiga en la también senadora Esperanza Martínez, quien fuera ministra de Salud durante la gestión del ex obispo. Frente a esta opción Lugo sería candidato número 1 en la lista de senadores y se espera que así este frente popular mantenga y hasta incremente su caudal de legisladores en el 2018.
    Quien puede sacar provecho si se confirma la imposibilidad constitucional de Lugo para ser candidato presidencial es Mario Ferreiro, intendente de Asunción por el movimiento Avanza País (AP) una escisión del Frente Guasu que logró hacerse del gobierno de la ciudad en el 2015 mediante una alianza con el Partido Liberal. Ferreiro tiene mandato hasta diciembre de 2020, por lo que debería renunciar a su cargo actual para asumir la postulación.
    Ferreiro tiene preparada una plataforma política que denominó “Partido de la A” para enfrentar la situación. “Ahora es momento de llamar a la unidad en la pacificación. No es fácil, porque todavía no empezamos a hablar, todavía no sabemos bien si hay voluntad de hacerlo”, dijo al tender puentes para Lugo y también para los liberales.
    El Partido Liberal Radical Auténtico (Plra) también acumuló heridas en este fallido proceso de reelección. Su presidente, Efraín Alegre, surge motivado del fracaso de la enmienda y suena difícil que quiera ceder el primer lugar en una eventual chapa presidencial a Ferreiro y mucho menos al sector de Lugo.
    Durante los definitorios últimos días de abril el tribunal de conducta del Partido Liberal suspendió a los ocho senadores que responden a la línea interna de Blas Llano, aliado de Lugo a favor de la enmienda, por haber aprobado el proyecto en la Cámara Alta. Tanto Alegre como Llano fueron ministros de Lugo y tienen un importante caudal electoral a la interna del Plra.
    Alegre aliado a otros movimientos gobierna la Convención partidaria pero Llano mostró también una adhesión superior al 30% en la última y escandalosa reunión en la que ambos sectores protagonizaron una batalla campal en la que se arrojaron las sillas plásticas que se habían dispuesto para los convencionales.
    Ambos saben que necesitan el partido unido para plantearse alianzas con los sectores de Lugo y Ferreiro así que habrá mucho hilo para cortar todavía en las que hoy aparecen como posiciones irreductibles.
    Injerencias y continuidad
    Hubo sorpresa y también cierta incredulidad ante la renuncia de Cartes en un proceso en el que resultó explícita la injerencia de los Estados Unidos y del Vaticano. “Un hombre que dice que nada le va a hacer retroceder, ocho días después un funcionario de cuarta que vino de los Estados Unidos le hace retroceder”, expresó el ex presidente colorado Nicanor Duarte Frutos. El ex mandatario (2003-2008) también tenía algún interés en la enmienda ya que hubiera resultado habilitado para competir nuevamente por la presidencia.
    Duarte Frutos dijo que el actual jefe del Ejecutivo hizo “una entrega de la autonomía política del país” al aceptar recomendaciones de Francisco Palmieri, secretario de Estado Adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado que visitó el país y se reunió con actores políticos dando recomendaciones como si fuera un procónsul.
    El ex presidente comparó: “a mí la embajada norteamericana no me marcó ni una coma. Evidentemente se puede pensar en que hay razones muy fuertes que obligaron a Cartes a bajar su pretensión. Pareciera ser que el verdadero líder del movimiento Honor Colorado es la Embajada Americana o un Cardenal del Vaticano que no tienen por qué intervenir en ninguna mediación política. En un Estado laico, la fuente de la soberanía es el pueblo. Lo que tiene Cartes no es vocación política sino una inclinación carnal muy fuerte por el mando. Por el control del poder para la expansión de sus intereses”.
    Se supo que Palmieri mostró preocupación por el terrorismo islámico y su financiamiento desde Ciudad del Este e hizo preguntas específicas sobre lo consignado en el Informe Estratégico de Control de Narcóticos del Departamento de Estado, donde Paraguay aparece como un centro de tráfico de armas, drogas, lavado de dinero, falsificaciones y contrabando de cigarrillos.
    Desde Asunción, Jorge Zárate

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 1 mayo, 2017, 6:35 pm
  2. Mirando con optimismo el 2018

    Por Luis Bareiro
    Salvo que surja alguna candidatura inesperada que electrifique el escenario político (lo que veo muy difícil) el próximo presidente saldrá de un lote de cuatro personas, tres de las cuales ya conocemos; el senador Mario Abdo Benítez, Efraín Alegre, presidente del partido liberal, y el intendente de Asunción, Mario Ferreiro.

    Resta conocer al candidato del oficialismo que al decir del propio Cartes probablemente saldrá de un reducido lote integrado por el vicepresidente Juan Afara, el presidente de la ANR y diputado Hércules Pedro Alliana y los ministros de Educación, Enrique Riera, y de Hacienda, Santiago Peña.

    Sin entrar a juzgar la calidad de cada uno en particular, podemos decir que no es un mal escenario.

    Si bien es cierto que no hay ninguno que se presente ahora mismo con una personalidad descollante, uno que nos permita afirmar sin que nos quede lugar a dudas de que se trata de un potencial estadista de la talla de Eligio Ayala, tampoco aparece alguno que nos haga temer un retroceso.

    Creo que se trata de un escenario razonablemente bueno como para plantearnos un salto de calidad en el debate electoral, si no de parte de los candidatos, cuanto menos de los electores.

    No hay figuras que provoquen pasiones a favor o en contra.

    No tendrían mucha lógica los epítetos de rutina electoral como “zurdito”, “nazi”, “chavista” o “gorila”. No hay extremos en la oferta.

    A la hora de votar puede incluso que hasta cobren importancia las posiciones que cada uno de ellos tenga con respecto a esas cuestiones que definen el voto del sector independiente en sociedades con mayor desarrollo cívico.

    ¿Cómo piensan enfrentar el descalabro de la educación pública? ¿Creen que hay que seguir endeudándonos como única vía para financiar las obras públicas?

    ¿Qué cambios pretenden hacer en el sistema tributario? ¿Quieren cambiar el sistema de jubilación? ¿Qué piensan hacer con la caja fiscal que está quebrada?

    ¿Cuál es su propuesta para empezar una depuración del Poder judicial?

    Tengo la impresión además de que con estas figuras que no supondrán –me parece– una polarización del electorado, será más sencillo iniciar un debate sobre qué reformas introducir en la Carta Magna, en la constituyente que estoy casi seguro sobrevendrá después de las presidenciales.

    No es un mal escenario.

    Es un escenario de oportunidades, es un escenario en el que se pueden acordar esos cambios estructurales que se han venido postergando a lo largo del tiempo, es un escenario interesante porque es el resultado de la acción de un protagonista hasta hace poco infravalorado: la gente.

    Fue la reacción de una sociedad que parecía dormida la que modificó por completo el tablero electoral y creó este nuevo escenario.

    Puede que sea un optimista irredimible, pero creo que estamos a las puertas de un proceso de cambios que harán historia.

    Y creo que el protagonista principal de ese cambio no será quien ocupe el Palacio de López, sino quienes le recuerden a su ocupante que si es necesario volverán a tomar las calles.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 30 abril, 2017, 8:32 am
  3. Fuera de juego

    Benjamín Fernández Bogado –

    El banderín se levantó y todos los que votaron y apoyaron la enmienda quedaron en offside, incluido el hacedor principal del mayor desaguisado de nuestra reciente historia.

    Cartes renunció a modificar inconstitucionalmente el artículo 229 y los diputados –esta semana en mayoría absoluta– enviaron al tacho de basura el proyecto en cuestión que trajo división, crispación, violencia… y muerte.

    El mismo que la promovió dejó fuera de juego a una buena porción de la clase política, que no logra entender el sacrificio que no fue honrado por el promotor. Ahora no están dispuestos a asimilar el resultado y embisten procurando que pueda ser senador quien ya tiene el título con voz pero sin voto de manera vitalicia.

    Nos viene la segunda parte de la misma escena que ya conocemos con Nicanor Duarte Frutos. Se postulará, no le permitirán jurar y habrán ganado todos los que se encontraban en su lista porque calentándole la cabeza y financiando el grupo habrán metido uno más de ellos con el corrimiento de la lista. Perdedor de nuevo el que levantó el banderín.

    Alguna vez este país debe ser serio y no acabar con el tonto placer de violar las normas para mantener una estructura que solo multiplica pobreza e inequidad.

    Los paraguayos no requerimos más camanduleros, sino personas íntegras y previsibles que respeten la regla. Jugamos bien al fútbol solo porque no hacemos las leyes y porque los tribunales funcionan en Suiza.

    Aquí cualquiera desde el poder interpreta las normas a su antojo, dejando la sensación de que cualquier cosa puede ocurrir. El MOPC en su claro error en la licitación del aeropuerto dijo que esperaría el dictamen de la Contraloría. Cuando el mismo le fue opuesto, ahora decide apelar, desacreditando a su paso a la institución, como lo hace el representante de Sacyr que pareciera no entender que hemos dejado de ser una colonia española en 1811.

    Aquí, los que deberían defendernos de los goles son los que voltean desde la barrera para observar la conquista al golero del equipo.

    El tribunal electoral colorado debe sancionar a los senadores que se opusieron al mandato imperativo de la enmienda, pero ¿qué hará con los diputados que también hicieron lo mismo, aunque después de que se levantara el banderín que los dejó fuera de juego?

    Debemos aprender a respetar las normas. El presidente que culmina su mandato debe ser solo senador vitalicio. Eso no es un acto de venganza. Es lo que ordena la Constitución y hay que cumplirla.

    Si la quieren cambiar, van por el camino de la reforma, porque ya saben a lo que se deben atener si escogen el equivocado de la enmienda. No parece muy complejo lo que habría que aprender, pero se insiste en el error.

    Además con el carácter personal de los susodichos y las demandas del Congreso, ¿qué aporte tuvo Lugo desde ese cargo? ¿Y que podrían dar Nicanor y Cartes? Nada. Sin capacidad de diálogo y sin tolerancia a las opiniones diferentes, el cargo solo sirve para brindarles inmunidad e impunidad. Por eso se aferran tanto a él, solo vuelven a insistir en sostener lo avieso, equivocado y torcido.

    Los que quedaron fuera de juego están enojados y con razón. Han perdido todo en una aventura suicida. Necesitan incinerar al que levantó la bandera y están convencidos de que lo mejor es que lidere una lista de senadores para después no permitirle jurar ni ejercer el cargo.

    Para más detalles: Nicanor.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 30 abril, 2017, 8:31 am
  4. La Constitución es un pacto social, no un trueque entre ladinos

    Por Estela Ruíz Díaz
    “No lo hacemos porque se violó la Constitución, lo hacemos para restaurar la paz y por el diálogo”. Con esta frase de Bernardo Villalba los colorados intentaban disimular la capitulación total. Luego, por 78 votos y una abstención, la Cámara de Diputados dio el miércoles el tiro de gracia al controvertido proyecto de enmienda para la reelección.

    De esta manera, el plan que se inició como un proyecto colectivo entre cartistas, luguistas y llanistas, terminó abruptamente tras la decisión personal e inconsulta de Horacio Cartes, que abandonó a sus aliados tras las crisis política. Su renunciamiento obligó a la recomposición y reposicionamientos tanto en la ANR como en la oposición, que siguen entrampados en la dura tarea de elegir candidatos.

    Una vez más se demostró que una decisión tan delicada como la reelección presidencial no puede imponerse si primero no se conquista el corazón de la ciudadanía. Y recién después de obtener el consenso social dar el paso político por las vías legales y legítimas, y no por atajos como lo hicieron los 25 y un quemado.

    Horacio Cartes logró una hazaña en política. Tras la derrota del 25 de agosto cuando se rechazó la enmienda, reconstruyó una mayoría poniendo de su lado a la izquierda más dura, como es el Frente Guasu, y a un sector del PLRA (llanismo). Juntos tenían los votos suficientes para imponer el plan. El mayor error fue creer que con ello era suficiente.

    Tener 25 votos los emborrachó, les nubló para ver el contexto y empujaron al extremo el plan. Así cambiaron el reglamento, así aprobaron la enmienda en el Senado, la Cámara que en otros tiempos era sinónimo de prudencia y raciocinio.

    Modificar la Constitución, hasta en su más mínima expresión, necesita debate, consenso y aprobación en un proceso transparente e irrefutable. Si no cumplen estas características, pasa lo que pasó: la mayoría manda, pero no legitima. La fuerza bruta se convierte en un bumerán.

    TRUEQUE PERVERSO. Fue grave lo que hicieron los aliados, pero más grave aún fueron las modificaciones que introdujeron en la enmienda y que por imperio de la crisis se abortó.

    Cuando se dice que la modificación de la Constitución (pacto social de un país) debe ser un proceso transparente, se entiende por debate público entre todos los sectores. Esto no sucedió. Los pro enmienda solo hablaban de la reelección del presidente y los gobernadores, mientras intentaban meter de contrabando otros temas que lesionaban derechos e instituciones.

    A través del cambio de 4 artículos (161, 197, 229 y 235), que nunca socializaron y se supo días antes de su tratamiento, los aliados dibujaron un traje a medida, en un trueque desvergonzado y perverso. Cartes y Lugo acordaron la reelección, pero como era un pacto entre ladinos, cada quien se aseguró de limpiar los obstáculos para evitar traiciones de último momento: así Lugo eliminó la inhabilidad para “los ministros de cualquier religión o culto”, echando por tierra una conquista republicana, porque ese artículo hace vulnerable su candidatura. Son las contradicciones de la izquierda paraguaya, cuyo líder principal es un obispo, pero permitir que los religiosos hagan política es mucha capitulación ideológica.

    Como Cartes no confiaba en él, también eliminó la atribución del Congreso de aceptar o rechazar su renuncia. Según la enmienda, el presidente solo debe comunicar su decisión. Que no sea que Lugo, ya habilitado, le clave el puñal.

    Así que el rechazo a la enmienda no fue solamente a la reelección presidencial, sino a un desvergonzado pacto en el que destriparon la Constitución para beneficiar a dos personas. Quizá porque sabían que sus actos no solo eran ilegales, sino vergonzosos, aprobaron las modificaciones en una oficina pequeña, sin debate, sin prensa, sin pruebas.

    OTRO CANTAR. La Constitución pos stronista de 1992 se hizo con consenso político y social, y luego de un debate amplio entre todos los sectores de la sociedad. No estuvo exenta de los miedos, odios y vendettas políticas. De hecho, la prohibición taxativa de la reelección se hizo mirando el pasado (Stroessner), pero también el futuro (Andrés Rodríguez). Por si fuera poco, también se amputó la posibilidad de que el general presidente pretenda perpetuarse a través de su familia.

    Fue también una repartija de cargos. La descentralización no fue otra cosa sino la redistribución grosera de los recursos estatales a los caciques regionales. Las gobernaciones son el vivo retrato de ello. Son un híbrido político que solo sirven para despilfarrar dinero. Había que repartir el poder. Y así sucesivamente nacieron instituciones no para el servicio de la ciudadanía, sino para que el Estado siga siendo el gran empleador corrupto, prebendario y clientelar.

    La gran lección que queda luego de este proceso perverso, que dividió la sociedad, es la necesaria reforma constitucional, y por qué no, pensar en una Constitución totalmente nueva, edificada sin los errores del pasado y los prejuicios del presente, para todos los paraguayos y no el mero interés de los ladinos de turno.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 30 abril, 2017, 8:27 am
  5. Enterrada la enmienda, cabe trabajar en serio por el país

    Con el proyecto de enmienda enterrado, es de esperar que el Congreso se concentre en ejercer sus roles en otros ámbitos igualmente relevantes. Muchos proyectos de ley están en espera de ser tratados y temas relevantes requieren el diseño, para que la economía funcione mejor y la ciudadanía se vea beneficiada con mejores niveles de vida y mayor bienestar económico. El Congreso es la principal instancia de representación del pueblo. Debe dar claras señales de que se está trabajando en proyectos que beneficien a la población para recuperar la legitimidad perdida a lo largo de estos años.
    El marco normativo que garantiza un buen funcionamiento económico es todavía precario en el país. Hay importantes vacíos y normas que no funcionan por su mal diseño inicial.

    En el primer caso, es necesario que los parlamentarios evalúen las experiencias exitosas en otros países y la posibilidad de tomar los aprendizajes, para transformarlos en leyes que beneficien a la mayoría. Necesitamos leyes fundamentadas en buena evidencia empírica.

    En el segundo caso, es necesario que se analicen las leyes vigentes que no tienen beneficios sustanciales. El país debe conocer las razones del fracaso de las normativas, de manera que las instituciones públicas con competencia, los parlamentarios y la sociedad civil puedan proponer los cambios que se requieran para el cumplimiento de los objetivos y principios deseados. Diariamente la ciudadanía sufre, en algunos casos de manera directa y en otros casos de manera indirecta, las consecuencias de la ausencia de un marco normativo que le beneficie, garantizando bienes y servicios de calidad, y precios competitivos.

    La ciudadanía está cansada de recibir malos servicios públicos y privados, comprar bienes sin la suficiente información sobre su contenido o calidad, ver publicidad engañosa, pagar precios no competitivos porque las empresas colusionan o tienen conductas abusivas. Los mecanismos de defensa al consumidor no son ágiles y tienen costo alto. Difícilmente la persona afectada es resarcida en los daños que sufrió.

    Otros fenómenos afectan menos a la ciudadanía de manera directa, pero indirectamente posiblemente tengan mayor impacto económico, como la evasión y elusión tributaria, el lavado de dólares, el narcotráfico y los sobrecostos y la corrupción pública. En la mayoría de estos temas no hay regulaciones que defiendan los derechos de la ciudadanía, o si las hay presentan fuertes debilidades. La prensa cotidianamente presenta noticias que dan cuenta de las ineficiencias del marco normativo vigente.

    Bastan algunos ejemplos de los últimos meses. Denuncias sobre servicios telefónicos o seguros médicos, abuso en los precios, combustibles y alimentos de mala calidad, maltrato de funcionarios públicos, son algunas quejas ciudadanas en las redes y en la Oficina de Defensa del Consumidor.

    A nivel macroeconómico, las denuncias de sobrecostos, de colusión entre empresas proveedoras del Estado, la evasión y elusión tributaria, el lavado de dólares suman millones de guaraníes involucrados en corrupción que afectan a la imagen externa del país, así como a la ciudadanía, porque finalmente todo tiene efecto en la vida diaria de quienes viven en nuestro territorio.

    En este momento hay proyectos de ley sobre estos temas en el Congreso. En otros casos es necesario diseñar el proyecto. Los parlamentarios deben tomar los temas que afectan el desarrollo del país y el bienestar de la ciudadanía, y hacer su trabajo.

    http://www.ultimahora.com/enterrada-la-enmienda-cabe-trabajar-serio-el-pais-n1082184.html

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 30 abril, 2017, 8:26 am
  6. Revanchismo político

    Por Nancy Espínola

    Las persecuciones, el revanchismo y las discusiones que tienen casi siempre como único objetivo anular al ocasional adversario han pasado a formar parte del triste espectáculo montado por la clase política y que en nada colabora para el desarrollo ya sea económico o social de nuestro país.

    En los últimos años se sucedieron hechos donde lo justo y legal fueron reemplazados por posiciones casi inexplicables, cuyo único fin fue dañar a una persona.

    Uno de los primeros casos que recuerdo fue el de Alejandro Velázquez Ugarte, elegido senador por el Partido Unace por el periodo 1998-2003 y por capricho de sus colegas no podía jurar. El político se presentaba casi en cada sesión y cuando pasaba para cumplir con el rito, le hacían el vacío.

    Una situación similar se dio con Nicanor Duarte Frutos, quien se candidató y accedió a una banca en el Senado para el periodo 2008-2013. Nunca pudo ocuparla, pese a que su candidatura –nos guste o no– tuvo el visto bueno de todas las instituciones. Léase Tribunal Superior de Justicia Electoral, Corte Suprema de Justicia.

    La discusión giraba en torno a que a Duarte Frutos, como expresidente, le correspondía el cargo de senador vitalicio, título honorífico al que el mismo renunció para lanzarse de nuevo a la arena política. Finalmente le birlaron su banca con una maniobra mucho más dolosa: hicieron jurar en su lugar a una persona que no fue electa ni proclamada por el Tribunal Superior, como manda la Constitución. Pero esa era una cuestión menor, el objetivo era anular al exjefe de Estado, y se logró.

    Me resulta un tanto raro que los devenidos a “constitucionalistas” no se hayan rasgado las vestiduras en estos días cuando Horacio Cartes dijo que no descartaba candidatarse al Senado.

    La eterna discusión de la reelección presidencial también pasa un poco por esta actitud revanchista de la clase política. En todos los periodos presidenciales se plantea, pero siempre termina convirtiéndose en cuasi conflicto social. Ocurrió con Nicanor, posteriormente con Fernando Lugo y últimamente con Cartes. Aunque hay que reconocer que ninguno de los tres optó por el camino constitucional indiscutible –la Reforma– para poner un punto final a la discusión. Todos fueron por la enmienda que no logra generar consenso.

    A nivel partidario, los pases de factura son aun más groseros. En el PLRA, de la mano de Efraín Alegre, se suspendió a todos los senadores que votaron a favor de la enmienda, pese a que en la propia Constitución que tanto dicen defender está expresamente escrito que no existe mandato imperativo. La decisión, más allá de afectar a ocho, tiene por objetivo anular a Blas Llano.

    En el Partido Colorado también hay discursos en ese sentido, aunque por ahora solo a nivel de dirigencia de base. Se plantea castigar a los legisladores que no apoyaron la enmienda, impulsada por la Junta de Gobierno. Lo que se busca realmente es bloquear la candidatura del adversario de turno, Mario Abdo Benítez.

    El desarrollo de un país depende en gran medida de la madurez de su clase política, lo que implica obrar de acuerdo a intereses generales y no particulares. Si los nuestros no logran encaminarse, Paraguay no va a poder salir nunca del subdesarrollo.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 30 abril, 2017, 8:19 am
  7. Definiendo candidaturas

    Por Guillermo Domaniczky

    El Parlamento es la reunión de representantes del pueblo en donde se deben discutir y resolver los asuntos públicos. Su nombre proviene del francés parlement, derivado a su vez de parler (o hablar), verbo que hace fundamental su esencia.

    Para la Real Academia de la Lengua Española, parlamentar es entablar conversaciones con la parte contraria para zanjar cualquier diferencia.

    En esencia, entonces, el Parlamento engloba las acciones de hablar, debatir, defender, ceder, acordar, negociar, conversar, convenir. Cuesta imaginar poniendo en práctica todos estos verbos a alguien que hasta ahora rehúye al debate, y que consiguió casi todo lo que se propuso sin necesidad de ceder o negociar. Alguien que concentró mucho poder y que, de integrar el cuerpo colegiado, debe ser un igual entre sus pares.

    Esa es la primera candidatura que debe definir el potencial candidato a senador, aunque la segunda, sin dudas, es la fundamental.

    Un candidato a la presidencia, leal, controlable, y que ofrezca garantías de no desarrollar proyectos presidenciales propios más allá de los cinco años.

    Alguien, que como Alliana, no desarrolle una visión interna crítica o un desplazamiento en el protagonismo político.

    Para esta elección de candidato confrontan dos ideas: algunos políticos de Honor Colorado ya lanzaron el mensaje de que el candidato debe ser alguien de militancia colorada.

    De ellos, Hugo Velázquez fue el más claro: dijo que el candidato debe ser un político, y desechó el nombre de Santiago Peña.

    ¿Cuánto puede frenar a Cartes esto? Difícil creer que amilane a un hombre que logró hacer cambiar el estatuto del centenario Partido Colorado para candidatarse a la presidencia siendo solo un nuevo afiliado, sin militancia previa.

    El ministro de Hacienda es uno de los que gustan a Cartes como posible candidato. Mientras, otros que aún no quieren confrontación pública, juegan bajo el agua para tratar de instalar sus nombres. Empezando por el vicepresidente Afara, que con un grupo de gobernadores ya opera en las bases intermedias para tratar de instalar la idea. Un candidato que primero debe ganar las internas a un rival ya lanzado hace tiempo, pero sobre todo que pueda ser atractivo para el voto independiente, recordando que el propio Cartes logró casi 239.000 votos más que los senadores de su partido, fundamentales para definir su victoria en el 2013. Y recordar, además, que el próximo año la masa de potenciales votantes independientes será aún mayor.

    Antes de que acabe el mes de la Patria y de la Madre, podremos tener novedades. Una encuestadora ya está haciendo su trabajo.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 30 abril, 2017, 8:19 am
  8. Lo bueno también existe

    Por Ilde Silvero

    Los periodistas tenemos una tendencia natural, algo así como un defecto profesional, de abordar con preferencia las cosas malas que ocurren en el país. Eso es coherente con la función de la prensa de actuar como contralor de los tres poderes del Estado, denunciando la corrupción y los abusos de las autoridades. Sin embargo, también debemos señalar los hechos positivos, como el protagonismo del pueblo en el rechazo al intento de reelección presidencial vía enmienda.

    Estos largos meses de polémicas, manifestaciones públicas, enfrentamientos, insultos y divisiones incluso entre familias, concluyeron finalmente con el archivo del proyecto de cambiar la Constitución para posibilitar la reelección del presidente de la República.

    Lo conquistado no es poca cosa. Gracias a la resistencia masiva y persistente de amplios sectores ciudadanos, el nuevo intento (ya hubo varios antes) de instalar la reelección presidencial no llegó a concretarse. Este hecho no debe minimizarse porque la iniciativa estaba siendo impulsada por el partido más grande e importante del país por tradición y por número de afiliados, así como también por el político en ejercicio del poder quien, además, es dueño de una de las mayores fortunas de la nación.

    En otros tiempos, ni siquiera hubiera habido batalla alguna. Los dueños del partido y del poder estaban acostumbrados a imponer sus intereses y su voluntad a cualquier precio. Con plata en mano, con los poderes del Estado y con las fuerzas públicas bajo control, los caudillos de turno podían hacer lo que se les antojara.

    Esta vez, el pueblo dijo no. Miles de personas de todas las edades y en las ciudades más importantes del país salieron a las calles, tomaron las plazas, cerraron rutas y puentes para expresar su desacuerdo con el intento de violar principios básicos de la Constitución Nacional para hacer viable la reelección de quien coyunturalmente está sentado en el sillón de los López.

    En esta ocasión, las convicciones democráticas y la defensa de un estado de derecho tuvieron más fuerza que el poder político, que la plata prebendaria y que una tradición plagada de maniobras mafiosas al margen de la ley.

    Como nación, debemos estar orgullosos de esta conciencia cívica, de este jugarse por la democracia por más imperfecta y problemática que ella sea. Como ocurre con frecuencia en esta vida, a veces uno se ve obligado a optar no por lo más perfecto, sino por lo menos malo.

    Esta batalla no ha concluido porque cuando se trata de educación de la gente, nunca hay un fin. Los ciudadanos siempre estamos en un proceso de aprendizaje, de búsqueda de nuevas formas de convivir mejor, en el esfuerzo conjunto por tratar de ir haciendo realidad una sociedad más justa, más igualitaria y con mayor vigencia del respeto de los derechos humanos básicos para todos y no solo para algunos.

    Ahora hemos dado un paso al frente, pequeño o grande, según como se mire, pero algo bueno y positivo. Nos queda mucho camino por recorrer; nuestras carencias y necesidades sociales son muy grandes, pero hoy solucionamos un problema. Un paso a la vez.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 30 abril, 2017, 8:18 am
  9. Un país amoroso

    Por Gustavo Laterza Rivarola

    Estuvimos viviendo días de desamor en nuestro país recientemente. Se sucedieron infidelidades, aborrecimientos, enconos. El desenlace de este conflicto no aflojó la intensidad emocional y aun hoy cunde la incertidumbre acerca de cómo hay que presentar el balance de estos sucesos.

    La política activa genera amor y desamor según sean las conjunciones astrales. Los que ayer, bajo la perniciosa influencia de Júpiter atravesando no sé cuál constelación denostaban contra el presidente Cartes, hoy le reiteran su amor incondicional. Pero en el ínterin Júpiter se alejó de Plutón, lo cual ha de tenerse muy en cuenta.

    Otra conjunción astral desafortunada de estos días hizo que el Consejo Nacional de Educación Superior clausurase la carrera denominada “Amor Puro y Amor Verdadero”, que se dictaba en una entidad inscripta como Universidad Autónoma San Sebastián. Algo ensombrece más el caso: a los alumnos no se les exigía abonar matrículas y derechos académicos con amor sino con el vil metal; metal del que se sabe que, además del terrible defecto no poder dar la felicidad, es disociante, pues, como reza el viejo aforismo, los tontos y su dinero muy pronto se separan.

    Cuando el difunto líder venezolano Hugo Chávez creó el Viceministerio de la Suprema Felicidad (2013) con graciosas y gentiles atribuciones institucionales, entre ellas figuró la de coordinar la dependencia administrativa denominada Gran Misión en Amor Mayor. Hoy se conoce que alguna oficina no funcionó adecuadamente, dado lo que se observa en estos días aciagos que corren en aquel bonito país, donde ya se cuentan casi 30 fallecidos en las manifestaciones antibolivarianas y unos 500 heridos, además de los perseguidos, apresados y apremiados.

    Maduro, que hoy mismo divorcia a Venezuela de la OEA (anticipándose a lo mismo que esta se aprestaba a hacer) todavía no ordenó la intervención inmediata de su Viceministerio de la Suprema Felicidad, con desempeño tan obviamente insatisfactorio, que es lo primero que debió hacer. La carencia de amor que actualmente padece Venezuela es solamente equiparable a la de harina, azúcar y papel higiénico.

    Es obvio, por ejemplo, que los bolivarianos todavía no lograron amar a Leopoldo López, condenado por los jueces chavistas a una pena de 14 años de cárcel, contrariando a la Corte Interamericana de Derechos Humanos y resistiendo tenazmente las decisiones y dictámenes de la ONU, la Unión Europea, Amnistía Internacional, Human Rights Watch y muchas otras organizaciones que claman por los derechos conculcados al opositor venezolano.

    En su momento, ni la viceministra venezolana de la Suprema Felicidad ni el sumo sacerdote de la Gran Misión en Amor Mayor movieron un dedo a favor de este preso político, en una clara manifestación de desamor. Me pregunto cuál habrá sido el informe anual que presentó esta dependencia administrativa en el tradicional mensaje de fin de año que cada una suele hacer. Habrá dicho Algo así como “Hemos amado a todos los venezolanos sin límites ni disimulos. Excepto a unos cuantos”.

    En cuanto a nosotros, es preciso echar de ver lo que progresamos en esta materia. Horacio Cartes y Fernando Lugo no se amaban casi nada –nada luego, se diría–, hasta que Cupido los encerró en el celeste entrelazo de la enmienda constitucional. Pero aquello no era sincero; fue un noviazgo efímero. Rompieron, se apartaron, asentando, sin proponérselo, una variante singular a la regla sabiamente establecida por la ingeniosa escritora y salonnière Ninón de Lenclós: los hombres que fingen estar enamorados consiguen mucho más que quienes lo están verdaderamente. Aquí, no habiendo enamorados, ni reales ni fingidos, nadie consiguió nada.

    Vienen nuevos tiempos, desfilarán las candidaturas, se sucederán elecciones y reelecciones, enmiendas y reformas, y nuevos amores y desamores surgirán y se evaporarán entre los montescos y capuletos de la Verona vernácula. Lo seguro es que ningún político paraguayo se envenenará por desengaño ni se suicidará por el amor perdido. Somos un pueblo tan cariñoso que hasta estudiamos en la universidad cómo amar mejor. Y, decididamente, no requerimos un viceministerio para lograrlo.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 30 abril, 2017, 8:09 am
  10. Diálogo en el más allá

    Por Alcibiades González Delvalle

    Toc, toc

    Toc, toc, toc

    Toc, toc, toc, toc

    –¡Ya basta! ¡Que tanto apu…! ¡Oh, usted!

    –¿Me conoce?

    –Se hizo usted muy famoso.

    –¿Me deja entrar? No hay como el cielo…

    –Es una antesala. Pase, de aquí tomará usted un nuevo rumbo…

    –Me suena.

    –A la derecha o la izquierda.

    –Entiendo, a la derecha está el cielo y a la izquierda…

    –No tanto.

    –¿Me puedo sentar? Estoy cansado. No se imagina usted, señor San Pedro, escuchar kilométricos discursos de alabanzas. Sería lo de menos ¡pero escucharlos de personas para quienes fui lo peor…!

    –Ustedes los humanos son así de inhumanos… Vamos a ver… vamos a ver…

    –¿Qué son todos esos papeles?

    –Son parte de los antecedentes de usted.

    –¿Tanto?

    –Es el índice.

    –¿De todas mis obras? ¿De todas mis buenas intenciones? ¿De todo lo que hice por mi país para sacarlo del atraso?

    –Sí, son estos.

    –¡Apenas una carpetita! Mire que soy católico, muy devoto de la Virgen de Caacupé ¿La conoce? ¿Por qué pone esa cara?

    –Estoy leyendo… Tuvo usted una mala junta…

    –Protesto. Esa Junta me costó un dineral para hacerla a mi medida y ahora sale usted…

    –Me refiero a la compañía. Por ejemplo, ese que fue medio obispo… ¡Por Dios! ¡Y estos otros! ¡Y estos!

    –A ver… Sí, algunos de ellos por necesidades políticas y otros por necesidades económicas. ¡No se imagina usted, señor San Pedro, la codicia que les carcome!

    –¿Y a usted? ¿Qué le impulsó a encabezar una organización criminal…

    –¡San Pedro!

    –Bueno, una organización con gente de baja ralea…

    –¡San Pedro!

    –¿Bueno, con algunos correligionarios y supuestos opositores para violar la Constitución?

    –Un momento…

    –No, no se levante, quédese sentado.

    –Veo que le llegaron los chismes a través de una prensa que vive de escándalos. La tal violación es un invento…

    –Bueno, ya no tiene sentido. Ya está usted aquí para rendir cuentas de cada momento de su vida. Nuestros jueces…

    –¿Me quiere presentar por lo menos a la mayoría de ellos? Quiero hablarles. En mi país lo hacía, y como hablando se entiende la gente… Y si no entiende de palabras, entiende de números. Traje mi chequera, nunca me desprendo de ella. ¡No se imagina los éxitos que me brinda!

    –Aquí no le hará falta, despreocúpese.

    –¿De qué viven ustedes? Y sobre todo ¿cómo? Fíjese, estos no son muebles celestiales. ¿Está estropeado su aparato de aire acondicionado? Siento mucho calor.

    –Marca 23 grados. No está mal. Allá… venga más para acá… ¿ve? tendrá usted 23.000 grados a la sombra.

    –¿No hay invierno?

    –Le estoy hablando de una temperatura invernal.

    –¿No podríamos llegar a un acuerdo? Mire que tengo mi chequera. Le puedo firmar en blanco y usted pone la cifra.

    –No le va a funcionar. Por lo menos aquí no. ¿Dónde entonces?

    –Tal vez allí, donde tan bien arde la leña. En este punto la pesadilla se borró. Abrió los ojos, se desperezó y tomó una decisión: retirar su candidatura para un nuevo período presidencial. Se sintió aliviado. Encontró la solución a un problema creado por él mismo.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 30 abril, 2017, 8:08 am
  11. Un punto final, punto de partida

    Por Rolando Niella

    La enmienda constitucional volvió a la nada de la que nunca debió salir, por respeto a la Constitución Nacional y a las reglas de juego del Estado de Derecho y por el bien de la convivencia entre los paraguayos.

    La cordura se ha impuesto. Sin embargo, la Constitución ha sido zarandeada, menoscabada e interpretada antojadizamente. Quisiera decir que, con archivar la enmienda, todo vuelve a la normalidad; pero por desgracia no es cierto.

    Como ya dije en artículos anteriores, una parte importante del daño ya está hecho y será laborioso reconstruir lo que ha quedado malparado por la virulencia de la disputa y, por supuesto, imposible borrar la muerte de un joven dirigente liberal, más aún porque no se produjo azarosamente, sino durante un desatino político sin precedentes: la toma policial de la sede del principal partido de oposición; algo que ni dictadores como Stroessner o Morínigo se animaron a hacer.

    No se puede pretender, tras sucesos tan graves, que “aquí no ha pasado nada”. Es normal que los liberales piensen que tienen no solamente el derecho sino también el deber de pedir explicaciones y exigir responsabilidades.

    La campaña por imponer la reforma de la Constitución vía enmienda ha dejado al país dividido, a los movimientos internos de los partidos políticos furiosamente enfrentados, al Poder Legislativo con menos autoridad real y moral que nunca antes desde la caída de la dictadura. La enmienda murió, pero el deterioro institucional que se generó para intentar imponerla permanece y no será fácil de revertir.

    Ese deterioro institucional también ha dejado malparada internacionalmente la imagen del país. Al fin nuestro pequeño país inspiraba confianza y daba una imagen de estabilidad superior a los demás países de la región a gobiernos, a organismos internacionales, calificadoras de riesgo e inversores. En poco más de un mes se ha socavado gravemente ese prestigio construido a lo largo de los últimos quince años, con consecuencias para la economía todavía difíciles de evaluar, pero sin duda dañinas.

    Creo que hasta que terminó la sesión de Diputados, este jueves, todos teníamos nuestras dudas sobre la enmienda y sobre la candidatura de Horacio Cartes y que gran parte del país suspiró con alivio. Sin embargo, el punto final de la enmienda es en realidad un punto de partida y no me refiero a la carrera contra reloj para buscar y promover candidatos, sino a un punto de partida para recomponer la institucionalidad del país.

    Es hora de que nuestra política madure. Es hora de que nuestros políticos aprendan a mantener y defender sus ambiciones dentro del marco de la ley y no quebrantándola. Es hora de que las autoridades tomen conciencia de que la ciudadanía ya no está marcada por el miedo y la sumisión que instalaron dos largas dictaduras consecutivas y que está harta de las ilegalidades, de la corrupción y del autoritarismo.

    Hay mucho dañado y mucho para reconstruir. Ojalá esta crisis sea también una oportunidad; ojalá el punto final de la enmienda sea un punto de partida para recomponer y hacer más democrática y más sólida la institucionalidad del país.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 30 abril, 2017, 8:07 am
  12. La apuesta arriesgada de la izquierda

    Por Alfredo Boccia

    Uso esa expresión, porque varios referentes del Frente Guasu apelaron a ella para justificar su coincidencia con el cartismo.

    Con la hipótesis de que “solo Lugo puede ganar”, eligieron una táctica peligrosa: aliarse al enemigo para luego derrotarlo con sus propias armas.

    Si lograban el objetivo serían los Messi de la política y obligarían a quienes los criticaban a bajar respetuosamente la cabeza. Pero si fracasaban, se enfrentarían a costos muy altos.

    Jugadas de este tipo no suelen funcionar ni en los casinos, ni en la política. Para ganar, los astros deberían alinearse en sucesivos e improbables pasos.

    Hagamos el ejercicio.

    ***

    Paso 1. La enmienda debería ser aprobada por el Parlamento. El Frente Guasu superaría la acusación de ser aliados de Cartes con proyectos que demostrarían su perfil opositor.

    Ejemplos: Aumento de impuesto al tabaco, impuesto a la soja y negación de bonos soberanos.

    ***

    Paso 2. Ahora habría que lograr que en el referéndum ganara el “sí”.

    Como la campaña sería idéntica al cartismo, en el Parlamento se bloquearían todos los proyectos del gobierno.

    Superado este nivel, sin mayores casos de esquizofrenia, todavía faltarían escalones para la madre de todas las batallas: Lugo versus Cartes.

    ***

    Paso 3. El Frente Guasu no gana solo una elección nacional, necesita recurrir a una alianza con la estructura liberal.

    Los llanistas son indispensables –aunque no suficientes–, pero para contar con ellos sería necesaria una nueva convención del PLRA. La última decidió que cualquier alianza debe ser encabezada por un liberal.

    Supongamos que, por algún motivo, esto se revirtiera. Sería entonces aún más increíble que se cumpliera el requisito siguiente.

    ***

    Paso 4. Alegre debería renunciar a sus ambiciones de candidato y detrás de él su dirigencia, dejando el camino libre a Llano.

    Todo el PLRA se sumaría sumiso.

    ***

    Paso 5. Por el camino y contra reloj, habría que convencer a los grupos ajenos al Frente Guasu a aceptar la política de los hechos consumados y olvidar el boicot a Mario Ferreiro en las elecciones de Asunción.

    Pero, aun así, seguiría faltando algo.

    ***

    Paso 6. Una fractura en las internas coloradas.

    Las ganaría Cartes, pero sería necesario un Marito derrotado y tan enojado como Castiglioni en el 2008.

    ***

    Paso 7. Ahora sí, con toda la oposición unida y el coloradismo dividido, Lugo debería vencer a Cartes.

    ***

    El plan fracasó en el paso 1. Pudo haber sido peor.

    Hoy todavía es posible medir las consecuencias y hacer una autocrítica.

    Imagínese si fracasara en el paso 7 y, gracias a los estrategas del Frente Guasu, Cartes fuera reelecto.

    De eso nadie vuelve.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 29 abril, 2017, 8:19 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

el clima ✓

Click for Asunción, Paraguay Forecast

ÑE’ÊNGA ✓

Péva ndejoráne, he’íje oka’úva mondahare.25/07/17

fotociclo ✓

El Cirque du Soleil presentará Amaluna, del 26 de julio al 13 de agosto en Asunción

VIÑETAS ✓

Nico

Melki

Caló

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

5dias.com.py

5días

A %d blogueros les gusta esto: