estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Alimentar el espíritu

Estaba pensando cómo encarar mi comentario de esta semana cuando llegó hasta nuestro lugar de trabajo un grupo de alumnos del Nihon Gakko, con una representación del momento de la crucifixión de Jesús. Los jóvenes artistas de este colegio, ubicado en las cercanías del diario, acostumbran visitarnos con alegorías referentes a fechas especiales, como la Semana Santa y la Navidad.

Tres chicos y una cruz de madera fueron suficientes para atraer a quienes dejamos por un rato el teclado de la computadora para atender la representación. La voz dulce de una niña me guió hasta el centro de la redacción para ver a un muchachito suspendido en la cruz y a una María sufriente, a los pies del Mesías bañado en sangre de utilería.

Era tan convincente la imagen, que muchos nos emocionamos con la escena, mientras otros continuaron escuchando música desde sus auriculares, mientras escribían. La escena no podría describir mejor al comportamiento en estas fechas.

Mientras algunos se atiborran con sopa y cerdito al tatakua en la casa de los parientes del interior, otros ayunan y van a las iglesias a rezar. Mientras algunos buscan aquellas películas emblemáticas como “Rey de reyes” o “Ben Hur” en la televisión, otros mojan sus pies en el mar encabritado del Atlántico… o en el helado del Pacífico.

¿Van cambiando las costumbres con el tiempo? En ciertas cosas sí, en otras solo un poco. En algunas familias, el respeto hacia los días santos es algo que se transmite de generación en generación, y suele ser la abuela la encargada de hacer que su rebaño familiar cumpla con los ritos de estos días, aunque sea de manera parcial, ya que es difícil sustraerse a las tentaciones de los manjares típicos. Encima, es habitual que haga fresquito y llovizne un poco, lo que “estira” aún más una chipa con cocido quemado.

Confieso que la canción interpretada por la niña y la imagen de la pequeña María bañada en lágrimas, me curubicó el corazón. De ese cuadro a imaginar a una madre llorando por su hijo muerto, a otra por su hijo preso, a aquella por su hijo secuestrado, hubo solo un paso.

Si yo que lo tengo sano y a mi lado, me siento compungida, ¿cómo se sentirá aquella mujer que tiene el alma rota de dolor? Tras los aplausos, los niños se marcharon y todos volvimos a nuestras labores o a la canción melodiosa. El ser humano tiene diversas maneras de manifestarse ante las cosas que ocurren a su alrededor.

A veces se muestra tal cual es, otras veces se enmascara tras una pose o la indiferencia lo convierte en una isla, y esto también es aplicable al comportamiento en estas fechas importantes para el mundo católico y una gran parte de la población de este país.

En Paraguay todavía conservamos muchas de nuestras tradiciones, que engloba las idas a los templos para participar de la bendición de las palmas, el vía crucis, el lavado de los pies, la misa de resurrección, etc., así como la costumbre de visitar a los parientes para compartir estas fechas significativas, recordar la última cena en la noche del jueves o la abstinencia de carne en Viernes Santo.

Sin embargo, también se aprovecha para unas breves vacaciones en algún punto del país o en las tentadoras playas brasileñas, o un poco más lejos. Aquí o allá, se puede optar por pasar la Semana Santa como le convenga a la familia, pero es importante no olvidar lo espiritual. No dejemos de lado ese alimento tan importante como aquello que llevamos a la boca. Que tu corazón no deje de latir por las cuestiones de la fe, no importa cómo lo manifiestes.

Por Milia Gayoso-Manzur

http://www.lanacion.com.py/columnistas/2017/04/12/alimentar-el-espiritu/

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

9 comentarios en “Alimentar el espíritu

  1. Ver con los ojos del otro

    Por Gabriela Teasdale
    La Semana Santa tiene muchos significados que varían según las creencias y costumbres de cada persona. La Pascua es la fiesta más grande del calendario cristiano. Este domingo, los cristianos celebran la resurrección de Jesucristo de entre los muertos. Para los católicos, el Domingo de Pascua llega en el final de 40 días de oración, ayuno y limosna, conocido como Cuaresma. Para otros, es un tiempo de esparcimiento y recreación.

    Independientemente de lo que pueda significar para cada uno, creo que la Semana Santa es un tiempo ideal para detenerse y meditar sobre cómo estamos con los demás y con nosotros mismos.

    Días atrás tuve la oportunidad de compartir, junto a mi equipo de trabajo, un tiempo de reflexión con uno de los líderes de la Fundación de Liderazgo de John Maxwell. Fue un verdadero privilegio escuchar anécdotas y enseñanzas que nos abrieron los ojos llevándonos a otro nivel de pensamiento.

    En una de las sesiones de trabajo, Juan, que nació en Estados Unidos, pero adoptó a México como su patria hace décadas, contó la historia de un viaje que hizo junto con su familia, en el que debía conducir unas 30 horas para llegar a destino. Poco antes de alcanzar la frontera entre ambos países, en una zona peligrosa por la existencia de bandas dedicadas al narcotráfico, el automóvil que conducía se quedó sin combustible en medio de la noche. Él dejó a su familia en la ruta para caminar unos dos kilómetros hasta una cercana estación de servicio.

    Mientras Juan caminaba, un policía que pasaba advirtió a su esposa sobre los riesgos que conllevaba estar sola con los niños en ese lugar, a esa hora. Su esposa Karla se puso muy nerviosa y apagó las luces de emergencia. Juan compró el combustible y pidió a uno de los vendedores que terminaba su turno que lo acerque al lugar donde le esperaban los suyos.

    Pero como el hombre no veía bien, las luces de emergencia estaban apagadas y el lugar era muy oscuro, tuvo que dar varias vueltas hasta poder estacionar justo al lado del auto. Esto alteró mucho más a Karla, que no sabía nada acerca del paradero de su esposo y veía cómo un automóvil desconocido la rodeaba en una zona conflictiva donde abundaban los secuestros, desapariciones y asesinatos.

    En conclusión, mientras Juan pensaba que era un héroe por salvar a su familia de pasar muchas más horas encerrada en un coche sin combustible, Karla creía que iba a ser secuestrada o asesinada por alguna pandilla de la zona.

    Esta simple historia, que Juan cuenta condimentada con otros detalles que mantienen un suspenso casi de película, nos ayudó a reflexionar sobre la importancia de aprender a ver con los ojos del otro. Es algo que nos pasa todo el tiempo en todos los ámbitos. Nos cuesta ponernos en el lugar de los otros porque para hacerlo debemos dejar de ver las cosas desde nuestra perspectiva. Debemos hacer renunciamientos.

    Mi deseo es que en esta Semana Santa, los paraguayos reflexionemos sobre las acciones que personalmente podemos emprender para construir un país mejor.

    Que veamos con los ojos del otro y aprendamos a hacer los renunciamientos que sean necesarios, viviendo de una manera auténtica la “regla de oro”: el principio de tratar a los otros de la misma manera en que queremos ser tratados. Que el amor sea el punto de partida para conducirnos a una sociedad en la que prime la armonía. Y que pongamos a Paraguay primero, siempre.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 16 abril, 2017, 12:35 pm
  2. Días de reflexión

    La Semana Santa en recordación de la pasión, muerte y resurrección de Jesús para los cristianos, más allá de lo religioso, es buena etapa para la reflexión personal. Así lo ha entendido la Iglesia Católica, que llamó a todos los paraguayos a poner un poco de pausa en los vaivenes sobre todo de la política para hacer un análisis sobre la situación que vive el país.

    Miles de personas como es costumbre se han trasladado al interior para pasar estos días feriados con sus familias, en lo que, probablemente, junto a otras fechas como la Navidad y el Año Nuevo, se conviertan en reencuentros con los seres queridos. Indudablemente, estos reencuentros reconfortan el espíritu y permiten fortalecer el pilar de la sociedad, como es la familia.

    Hay que decir que por diversos motivos, muchas familias están disgregadas, divididas, lo que afecta a la construcción de la sociedad. Sin la unidad familiar, no se podrá fortalecer a la sociedad.

    Esta recordación religiosa, con sus largos días de descanso, igualmente debe tener un sentido de responsabilidad, en especial en lo que se refiere a la seguridad personal y de terceros. El Ministerio de Salud y otras instituciones públicas como la Patrulla Caminera han emprendido una fuerte campaña de concienciación para evitar problemas de índole de seguridad en todo sentido.

    La cartera de Estado informó que de acuerdo con los datos estadísticos de los últimos años, la mayor cantidad de consultas en los centros médicos del país se dan por accidentes y excesos en el consumo de alimentos. Es por ello que se habla de la responsabilidad, y debemos mencionar una en especial, la relacionada a la que todo ciudadano debe tener en las rutas.

    En ese mismo sentido, el Hospital del Trauma ha alertado que en estas jornadas se produce un alto índice de accidentes, muchos de ellos trágicos que enlutan a familias enteras. Debemos resaltar esa campaña de concienciación sobre todo en el manejo responsable en las rutas que pretende disminuir e incluso tratar de evitar cualquier tipo de accidente.

    La Patrulla Caminera anunció que realizará estrictos controles en todas las rutas del país y, como debe ser, advirtió que no tendrá contemplación alguna con los infractores. Es decir, quitarán de circulación especialmente a quienes irresponsablemente manejen alcoholizados en las rutas. Esta campaña y las reiteradas advertencias, sin embargo, no servirán de nada si el propio ciudadano hace caso omiso a su responsabilidad para consigo mismo, para con sus familiares y para terceros. Ante esto, debemos instar también desde este espacio a que todos asuman una conducta responsable. La recomendación no se centra en no consumir, por ejemplo, bebidas alcohólicas, sino ser responsable en cuanto a si se consumiera, no poner en riesgo la vida.

    La Semana Santa, además, también es tiempo de reflexión política. En un país en el que las posturas sobre determinados temas son cada vez radicales, será bueno que los actores políticos analicen su actuar, respeten las opiniones de todos y que los conflictos que puedan darse se diriman a través de un diálogo sincero, claro y en armonía.

    Un paso muy positivo fue la decisión adoptada en la mesa de diálogo político impulsada por el Poder Ejecutivo, en el sentido de no tratar durante estos días santos un tema que tiene divido a los sectores políticos partidarios. Debemos insistir en que el único camino para solucionar los conflictos es el diálogo, por lo que esperemos que tras la Semana Santa se consolide el espacio abierto para analizar la situación actual. Y desde ahí se defina el camino que se adoptará. Solo así se podrá lograr la tan esperada paz que la gente desea.

    Que la Semana Santa nos una, nos reconforte personal y espiritualmente para que cada uno en su función cumpla el papel que le corresponde para que Paraguay siga creciendo. Así lo desea la gente.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 16 abril, 2017, 12:25 pm
  3. Días santos y preguntas

    Por Gustavo Olmedo
    Dicen que la Semana Santa representa de alguna forma el recorrido de la vida humana. En nuestra existencia todos tenemos nuestro huerto de Getsemaní, del Jueves Santo, en donde es necesario tomar decisiones dolorosas o difíciles, decidir entregar u ofrendar algo, y hasta la propia vida, en un sentido amplio, con miras a un objetivo o ideal más grande y valioso. Como cuando uno tiene que sacrificar o posponer una carrera profesional o un trabajo con mayores ingresos, pero más exigente en tiempo, para acompañar plenamente el desarrollo y crecimiento del hijo, o los ancianos padres o la esposa/o con alguna enfermedad o dilema emocional. Son momentos de reflexión, coraje y valentía, en donde se juega con mayor intensidad nuestra libertad e inteligencia, y que marcan el rumbo a tomar.

    A ningún ser humano tampoco se le ahorra el Viernes Santo, ese día o tramo de la vida en donde el dolor, en mayor o menor intensidad, marca a fuego el transcurrir de las horas, los días y hasta los años. Son momentos de crisis, depresión y grandes dificultades, en donde se pierde para ganar. Y aquí pocas veces valen las palabras, los discursos, ni mucho menos los lacrimógenos versos que circulan por las redes sociales, sino, más bien, la compañía humana, esa mano amiga, ese rostro silencioso que no se aleja como el de la mayoría, esa paciencia que abraza, ese amor que no espera recompensa.

    Y aunque cueste reconocerlo, los viernes santos de la vida son tiempos claves para el crecimiento personal –y hasta colectivo–, siempre y cuando no se rehúya de las preguntas que plantean. Buscar respuesta a los dolores y ausencias de la vida siempre será la posibilidad de descubrir una mirada más amplia respecto a uno mismo y los demás, recordándonos sobre la necesidad que tenemos de un significado y sentido para nuestra existencia; aquello que nos hace humanos.

    Y, menos mal, también somos llevados y llamados a vivir nuestro Domingo de Resurrección; ese tiempo que marca la victoria de lo positivo y la esperanza sobre la muerte y sus miles de rostros en nuestros días. Es la posibilidad que tenemos todos –al empezar y terminar cada jornada– de encontrar o descubrir aquella alegría que gana a la tristeza de cada día, ese perdón que hace descansar el espíritu. ¿Una utopía? Quizás solo sea cuestión de mirar y seguir a aquellos que entre la muchedumbre parecen vivir algo así, sin renegar ni censurar nada del presente o de la limitada condición humana. Un desafío interesante para estos días santos; ojalá que ellos no solo sean para vivenciar ritos religiosos, sino, más bien, para descubrir las preguntas que estos momentos de la vida –y la muerte– plantean a nuestra mente y corazón.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 16 abril, 2017, 12:22 pm
  4. Los tuku karu

    Por Dr. José Mayans

    Los acrídidos (Acrididae), conocidos popularmente como langostas, saltamontes o TUKU, son una familia de insectos ortópteros caracterizados por su gran facilidad para migrar de un sitio a otro y, en determinadas circunstancias, reproducirse muy rápidamente llegando a convertirse en plagas capaces de acabar con la vegetación de grandes extensiones de terreno.

    Poseen largas patas posteriores para saltar y un aparato bucal para masticar y comer hojas. Pueden llegar a comer en 24 horas el equivalente a su peso.

    Un dato muy importante para tener en cuenta es que este tipo de insecto no representa en sí peligro alguno para los seres humanos. No obstante, resulta ser uno de los peores enemigos que una plantación o campo sembrado pueden tener. Sus alimentos preferidos son los cítricos, las plantas de maíz, poroto, mandioca y otros.

    Similares o peores que las langostas son los conocidos como TUKU KARU, que si bien es cierto existen todo el año y en todos los estamentos, hacen su eclosión de actividades devastadoras en Semana Santa.

    Langostas urbanas que migran al campo, devorando todo lo que encuentran: chipa, gallinas, huevos, leche, queso, sopa, chancho y cuanto alimento se le ponga a su alcance. Las originales langostas solo comen, en cambio los TUKU KARU no solo arrasan con lo que pueden, sino que también regresan trayendo lo poco que sobra, en concepto de “avío”.

    En contrapartida, puede verse la nobleza de las personas de tierra adentro demostrada en la actitud que, lejos de verse agredidos y saqueados, se sienten orgullosos de compartir y regalar hasta los últimos productos, fruto de sacrificios y desvelos. No dudan en dar alojamiento y alimentos, sin importar las necesidades que tengan; para ellos es una gran felicidad que citadinos tengan la hospitalidad a cualquier costo.

    La vuelta de las LANGOSTAS se puede apreciar con los vehículos repletos hasta en los portabultos con gran parte del sacrificio campesino, transportado para seguir con la comilona.

    Remarcamos que estos voraces insectos humanos no solamente cumplen actividades en cada Semana Santa, sino que son una plaga insaciable y permanente de nuestra sociedad: muchos de ellos están empotrados en todas las instituciones y estamentos del Estado, desde donde, sin piedad y con total impunidad, devoran los recursos públicos, que deberían servir para desarrollar al país.

    Este tipo de langostas humanas fagocitan gran parte del dinero público, producto del pago de nuestros impuestos. Prósperos establecimientos, lujosas residencias y camionetas 4×4 del año que hoy ostentan varios de estos impresentables son las evidencias del saqueo que hicieron estos TUKU KARU gubernamentales.

    En el caso de las langostas que apeligran cultivos y pasturas, los pobladores piden que se realicen fumigaciones a fin de acabar con la amenaza. En cuanto a los TUKU KARU, las verdaderas plagas que impiden el desarrollo de nuestro país, solo podrán ser combatidos y exterminados con el despertar ciudadano, reclamando y diciendo NO a la venta de conciencia y votos que hacen que estas personas se perpetúen en el cargo.

    Precisamente, se acercan de nuevo épocas electorales para renovación de las autoridades nacionales y regionales; por lo tanto, es hora de pensar bien antes de decidir, vender el voto o alquilar la conciencia para que no nos invadan los perjudiciales TUKU KARU.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 16 abril, 2017, 12:06 pm
  5. Un capítulo desconocido y nunca estudiado

    Por Alejandro Encina Marín

    Dentro de la profesión de fe existen algunos capítulos que más allá de la catequesis instruida a los fieles en ocasión de tomar la Primera Comunión y por eso desconocido para la mayoría de los fieles que difícilmente buscan conocer y estudiar más un suceso trascendental de la religión es el de la muerte de la Virgen María, la Madre de Dios.

    En estos días de reflexión, me parece obligado que los que indagamos sobre un suceso y recogimos lo que prácticamente debiera ser tomado como un dogma de fe, transmitamos a la colectividad cristiana toda la información que hemos recogido de fuentes fidedignas y respetadas.

    Un santo de la Iglesia, San Juan Damasceno, que además fue escritor famoso sobre temas religiosos investigó en documentos de hace más de 20 siglos, este episodio tan importante para quienes efectuamos algunos estudios sobre aspectos de nuestra religión y sobre la dación de amor que predicaron los primeros personajes de nuestra creencia que siempre predicaron como precepto importante, el amor como cifra de alto valor espiritual.

    El mencionado San Juan Damasceno dejó claramente sentada la convicción del modo como Nuestra Señora, La Virgen, concebida Inmaculada, sin mancha del pecado original, no abandonó este mundo por efecto de ninguna enfermedad. La analizada condición de “Inmaculada” le favoreció como para que no abandonara este mundo por el castigo de alguna enfermedad, fenómeno fisiológico establecido para castigar a nuestros primeros padres y luego a sus descendientes en ocasión del desacato, primer delito cometido por nuestros padres, al desobedecer al Señor y comer el fruto prohibido.

    Tampoco la Virgen fue víctima de la ancianidad ya que a ella no le llegaba el castigo del pecado y no murió de envejecimiento o por debilidad. Los estudiosos han establecido que ella murió de amor. “Era tanto el deseo de irse al cielo y reunirse con su Hijo, que este amor maternal la hizo morir”.

    San Juan Damasceno estableció que la Madre de Dios abandonó este mundo aproximadamente unos 14 años después de la Pasión Dolorosa de la crucifixión de su Hijo, después de haber dispensado todas las enseñanzas de la Buena Noticia que predicara el Cristo. Luego de la cruenta Muerte de Cruz sufrida por Jesús, su Madre había empleado todo su tiempo dedicándose a enseñar la religión del Salvador a pequeños y grandes ayudando en este tiempo a tantos tristes, acongojados a enfermos y moribundos.

    Después de este lapso, su condición divina antes que humana, le hizo advertir de la proximidad de su paso de este mundo a la eternidad. Ante el sentir de este próximo acontecimiento la Virgen María, receptora permanente del cariño y afecto de los apóstoles, como la más bondadosa de las madres, transmitió a los discípulos, receptáculo humano de sus sentimientos, la proximidad de su reencuentro con su hijo muy amado, a quienes prácticamente convocó a acercarse a ella para una despedida y para recibir de ella sus últimos consejos y la bendición de sus santas manos generosas.

    Los apóstoles difundieron la noticia y todos los creyentes fueron llegando para la despedida derramando copiosas lágrimas y de rodillas besaron esas manos santas que tantas veces sirvieron para orientar su vida y no solo lloraban ante el inminente viaje sino también por la emoción próxima ante la última bendición que se sumaba a la que habían recibido tantas veces. Todos los visitantes fueron objeto de la dispensa, por la madre de innúmeras palabras de consuelo y esperanza.

    Poco a poco fue silenciando sus cariñosas palabras hasta que, como quien se duerme en el más plácido sueño, ella fue cerrando santamente sus ojos y su alma, mil veces bendita, partió para la eternidad según la descripción de San Juan Damasceno.

    La noticia se propagó por toda la ciudad y alrededores y nuestro santo asegura que no hubo un cristiano que no viniera a llorar junto al cadáver de quien recibía las dolorosas palabras de despedida; todos sentían el dolor del alejamiento de quien fuera su propia madre.

    Su entierro, según nuestro santo, más parecía una procesión de Pascua que la exhumación de los muertos comunes. Todos cantaban el aleluya con la más firme esperanza que adquirían juntamente con el traslado de una protectora poderosa en el cielo cuya intercesión para cada uno de los discípulos de Jesús estaba así asegurada.

    Cuando marchaban hacia el campo santo el aire se llenó de suavísimos aromas y todos sentían armonías de músicas muy suaves.

    Infelizmente, uno de los apóstoles, Santo Tomás, no había podido llegar a tiempo y cuando arribó todos los fieles ya estaban de regreso de sepultar a la Santísima Madre. Tomás se dirigió entonces con desconsuelo a Pedro a quien le expresó: “no me puedes negar el gran favor de ir a la tumba de mi madre amabilísima y darle un beso a esas manos santas que tantas veces me bendijeron…”.

    En verdad el pedido era innegable, y aquel que durante muchos años recorrió el territorio, pegado a Jesús lo condujo hacia el Santo Sepulcro y en la medida que se acercaban a él empezaban a sentir de nuevo suavísimos aromas en el ambiente y armoniosas músicas en el aire. Abrieron el sepulcro y en lugar del cuerpo yacente de la Virgen solo encontraron una inmensa cantidad de flores muy hermosas y perfumadas.

    Jesús, que tantas veces había devuelto a la vida a los cuerpos inertes de sus seguidores y parientes de ellos, conocedor divino del inmenso amor maternal, no vaciló en proveer la resurrección de su madre a la que con todo su inmenso cariño elevó consigo al cielo.

    Las investigaciones de San Juan fueron repetidas por otros devotos que corroboran sus palabras y convierten el suceso en un verdadero dogma que los devotos de los corazones de Jesús y María Santísima no debemos de soslayar a la hora de nuestras oraciones y convertir esta explicación en un motivo de alabanza y amor de quienes, en su momento lo habían dado todo para lograr nuestra salvación.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 16 abril, 2017, 11:59 am
  6. Acabar con el cobro de estacionamiento

    Por Rosendo Duarte

    La Municipalidad local cobra por estacionamiento a los turistas brasileños desde hace casi diez años. La idea inicialmente, que surgió allá por el 2008, fue conseguir recursos para mejorar la avenida principal, construir estacionamientos y ofrecerles comodidad a los visitantes. En general la meta fue lograda, y todo el circuito comercial de la ciudad, hoy día, está en condiciones aceptables para una ciudad que se precia de ser turística.

    Cumplida la meta, debió desaparecer la poca amigable tasa municipal. Pero es ahí donde surge el problema. Se dan cuenta de que tras los años de vigencia el dinero del estacionamiento no solo permitió recapar asfaltado y construir estacionamientos, sino que creó todo un sistema de clientelismo político, dependencia institucional y corrupción.

    La Comuna, en teoría, ya no necesita seguir metiendo la mano en el bolsillo de los brasileños que generosamente vienen de compra todos los días y permiten a sus 50.000 habitantes tener fuente de ingreso. Menos aún ahora que percibe del Estado millones de dólares anuales en concepto de resarcimiento, entre otras cosas, para desarrollar una infraestructura turística en la ciudad.

    Pero lamentablemente hoy día el presupuesto municipal propio depende en un 30 por ciento de la recaudación que deja el cobro de estacionamiento y da puesto de trabajo a una veintena de seguidores del actual intendente, Carlos César Haitter. Incluso se habla con insistencia de un esquema de recaudación paralela que viene desde la administración anterior y que sería otra de las razones por las que no quieren eliminar el molestoso cobro.

    Sin embargo, es hora de que tanto la Junta Municipal como el ejecutivo demuestren grandeza como gobierno y eliminen de un plumazo la tasa de estacionamiento. En la ciudad existen decenas de fuentes de recaudación que no son explotados por la haraganería institucional de la Comuna que, de no ser por los recursos que percibe del Estado, estaría en quiebra económica.

    Es una incoherencia total que un municipio que vive casi exclusivamente del comercio movido por los brasileños tenga que cobrarles por venir a dejarnos sus recursos. No les hagamos pagar a ellos nuestra desidia e incapacidad para generar recursos en una ciudad donde solo algunos pagamos impuestos.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 16 abril, 2017, 11:44 am
  7. Lección reprobada

    Por Clide Martínez

    Las grandes lluvias registradas en el departamento mostraron una vez más su fragilidad ante estos eventos climáticos. El agua, que es uno de los bienes más preciados que tiene el Ñeembucú y que permite que miles de pobladores puedan tener trabajo y generar recursos para el sustento diario, se convierte en un enemigo tenaz cuando se producen precipitaciones prolongadas o los ríos llegan a niveles considerables.

    Pero, más allá del impacto que pueda tener la fuerza de la naturaleza, las consecuencias negativas se deben fundamentalmente a la imprevisión de las autoridades que no son capaces de trazar un plan para evitar que se sigan instalando familias en zonas inundables. Que las vías sean construidas sin considerar criterios técnicos, convirtiéndose en verdaderas trampas al contener las aguas que producen las precipitaciones. Inmensos terraplenes con pequeñas y escasas alcantarillas atraviesan los esteros del Ñeembucú, creando grandes lagos que invaden viviendas, chacras y campos de pastoreo.

    La experiencia de los últimos años que combinaron prolongados periodos de lluvia con la crecida de los ríos no fue suficiente para motivar un diálogo entre las autoridades regionales y locales que permita trazar un plan que vaya evitando que en el futuro se repitan las dolorosas experiencias que vivió gran parte de la población del Ñeembucú. Lamentablemente la lección parece no haber sido aprendida y los recursos siguen siendo mal utilizados, desperdiciándose millones de dólares para la concreción de obras que solo benefician a las constructoras “favoritas” de las autoridades de turno, postergando una vez más el anhelo de progreso de la comunidad departamental.

    Torres de tendido eléctrico que caen ante cada tormenta, viviendas en zonas inundables, caminos con materiales de desechos, pavimentos que se deterioran rápidamente, emprendimientos productivos que fracasan antes de ponerse en funcionamiento, construcción de puentes de madera que no resisten el paso del tiempo y solo contribuyen a la deforestación de la zona, son algunas muestras de la poca seriedad del uso de los recursos públicos.

    Mientras las autoridades no sean capaces de reunirse en una mesa y planificar el futuro del Ñeembucú, es poco lo que se puede esperar en un departamento castigado por la más terrible guerra internacional y el abandono del Estado. Esperemos que esta Pascua de Resurrección haya servido para la reflexión y el cambio de actitud de los que gobiernan el destino del departamento y sus 16 distritos.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 16 abril, 2017, 11:44 am
  8. Caos y chipitas

    Por Mariana Ladaga

    El Miércoles Santo, funcionarios de la Secretaría Nacional de Turismo (Senatur), comerciantes y hoteleros, repartían con una amplia sonrisa, huevos de pascuas y chipitas a los visitantes que llegaban al país.

    Era parte de la campaña “Buen Anfitrión”, pero en el centro, el caos en las veredas y en el tránsito y varias “malas costumbres”, lejos estaban de la imagen que pretendemos tener, de confortable ciudad para el turismo de compras.

    Esta Semana Santa, como ninguna otra, turistas paraguayos y extranjeros coparon las calles del microcentro en busca de todo tipo de artículos y de buen precio. Con la importante afluencia de visitantes, viejos problemas estructurales resurgieron.

    Basura por doquier en calles con baches y agua servida. El embotellamiento de los vehículos en un tránsito lento y estresante. Veredas desordenadas, poco inclusivas, difíciles de caminar porque hay puestos de venta, pero también porque están rotas, son incómodas y porque de la nada surgen profundas escaleras que bajan a las tiendas, sin ningún tipo de baranda de protección que lo advierta.

    En los comercios, con la marea de gente buscando buenos precios y artículos de calidad, muchos vendedores atienden apurados, con poca paciencia: “Este es el TV Plasma que tengo. Si sos paraguayo el precio es 10% mayor. Y si pagás con tarjeta, te aumento el costo. Lo vas a querer o no? Ah, no estás seguro. Y bueno. Siguiente!”.

    Hecha la compra, de vuelta al vehículo. Habrá que pagar al “cuidador”, que amenaza con rayar el auto. Ya al volante, si se quiere retornar al Brasil, la paciencia será puesta a prueba en la larga fila de rodados, a no ser que se pague el “servicio” de los “fura fila”, que se ponen de acuerdo con los policías de tránsito para permitir el paso a los “clientes”.

    Es muy positivo el cambio que se está dando en la ciudad. Más vida nocturna, espacios gastronómicos, cine, shoppings, cafés. Pero si no se convierte en un lugar más limpio, inclusivo, cómodo y seguro; si no nos dedicamos a erradicar la cultura del “mbarete” y la corrupción; no llegaremos a ser buenos anfitriones. Un huevo de pascuas y una chipita, aunque sumen, no serán suficientes.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 16 abril, 2017, 11:34 am
  9. La Semana Santa propiciará

    Hoy, 3 de abril, la Secretaría Nacional de Turismo Senatur presentará la agenda de opciones de turismo interno bajo el lema #SentíSemanaSantaPY.

    El objetivo es mostrar la fuerza atractiva del turismo interno, ya entrando en los días de Semana Santa, un momento muy particular y cercano a los paraguayos desde siempre.

    Indudablemente, los días de Semana Santa, están íntimamente ligados a los sentimientos religiosos del pueblo paraguayo. Y también hay que sumarle a esa cuestión cultural y de profunda creencia religiosa, la idea de que se puede realizar un turismo interno que esté ligado a ello, lo que representa, en el país, una oportunidad única, restringida a esos días.

    Por eso, es importante tener en cuenta como, a través del tiempo, se han ido sumando propuestas que apuntan hacia esa unión entre turismo y religiosidad, además de las opciones pensadas para quienes prefieren disfrutar de varios días feriados practicando turismo de aventura, vida campestre o visitas a ciudades, opciones que no colisionan y pueden ser combinadas perfectamente con la idea de quienes ponen en primer lugar a la religiosidad.

    En ese sentido, quienes organizan la particular y rica agenda, han pensado en todos los detalles, especialmente en los que contemplen la posibilidad de apreciar las diferentes opciones y costumbres de distintas zonas del país.

    Según expresan desde la Secretaría de Turismo, en la presentación de esta tarde, los que concurran al importante shopping sobre Aviadores del Chaco podrán disfrutar de un anticipo “vivencial” de lo que este país, pequeño en dimensiones, pero vasto en expresiones genuinas y bellezas naturales, ofrece a propios y extraños especialmente en la próxima semana de varios días feriados.

    Invitaciones especiales de diferentes sectores y organizaciones de aventura, desde el más sencillos recorrido tradicional de “las 7 iglesias”, pero en bicicleta, hasta representaciones de “Vía Crucis Vivientes” que se ofrecerán en distintas ciudades del interior.

    Obras de artesanía, “rutas” que siguen el rastro de productos autóctonos, como los derivados de la caña de azúcar, con “La ruta de la caña” y la yerba mate. Las chipas en todas sus versiones, en el programa Chipa rape, que visita chiperías y localidades tradicionales, entre otros. Opciones de espacios en los que vivir días de encuentro con la naturaleza y recorridos extraordinarios por paisajes únicos, con el “plus” de compartir con la gente de los pueblos y sus sentimientos. Oferta de gastronomía regional, posibilidades de aventuras en espacios inolvidables. Hospedajes accesibles a todos los bolsillos.

    La propuesta es tan amplia como variada y generosa. En ese sentido, nos pone a pensar en lo positivo que resulta el impulso al turismo interno, que se refuerza en cada oportunidad de “feriados largos”, que convocan a más gente y también atraen a personas de otros países, especialmente vecinos, que pueden aprovechar la semana para realizar turismo en nuestro país, conociendo nuestras costumbres y también dedicando parte de su visita a las compras, ya que les resulta conveniente económicamente el viaje al país.

    La gastronomía tradicional, junto a los trabajos de artesanía en diversas expresiones, como el apreciado ñandutí, encaje ju y filigranas, se mostrarán en todo su esplendor. También la propuesta de turismo aventura, que atrae a cada vez más interesados, especialmente jóvenes del país y el exterior, es un atractivo especial para estos días. El ejemplo de Tañarandy, con su magia y convocatoria, ya ha trascendido a todo el mundo.

    Los estacioneros, El Kurusu Ñuguaitï, y otras manifestaciones de la religiosidad popular estarán presentes en la mayoría de las ciudades del interior del país. Estos eventos dan pie a la participación en actos tradicionales, disfrutar del descanso y consumir la gastronomía típica de esos días.

    Localidades con historia y tradiciones que vale la pena conocer o visitar, valorando el sentir y el espíritu de la gente del país y su generoso aporte a la cultura y la economía, serán protagonistas con las puertas abiertas de par en par, para que las descubran quienes no las han visitado nunca y las redescubramos todos los paraguayos, en estos días especiales de religiosidad y de valorización de las expresiones culturales que son símbolo de nuestras profundas raíces.

    http://www.lanacion.com.py/category/columnistas/

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 12 abril, 2017, 8:24 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

el clima ✓

Click for Asunción, Paraguay Forecast

ÑE’ÊNGA ✓

Peichapevéta mante, he’íje oikokuaa’ỹva kavaju ári.26/07/17

fotociclo ✓

La Costanera Norte es un proyecto de vía de rápido acceso al centro de Asunción y al eje de la Avda. Artigas, que conecta también con rutas internacionales. El mismo también afectará a un total de 12.000 familias del Bañado Norte ubicadas en las zonas de obra, que deberán ser reubicadas.

VIÑETAS ✓

Nico

Melki

Caló

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

5dias.com.py

5días

A %d blogueros les gusta esto: