estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Lo que no aprendimos del Marzo paraguayo

Fue la mayor gesta ciudadana en la historia paraguaya del último siglo. Nunca antes tanta gente se juntó en una plaza para defender una idea colectiva de la democracia, intentando frenar lo que creíamos era una grave amenaza para la libertad.

Marzo de 1999. Caras pintadas con colores de patria. Banderas al viento, consignas y música en el aire. Plaza inundada de pueblo, habitada de indignación, de gritos, de rabia, de idealismo, de plegarias y canciones. Pechos jóvenes convertidos en murallas ante las balas asesinas.

Desde el asesinato del vicepresidente Luis María Argaña, hasta la renuncia y el exilio del presidente Raúl Cubas y la precipitada huida del general Lino Oviedo, fueron seis días y noches en que el país entero permaneció en vilo ante lo que ocurría en la plaza del Congreso. Una admirable masa humana, principalmente de jóvenes y campesinos, resistió con coraje pocas veces visto al ataque de tropas policiales, al avance de tanques de guerra y al fuego cruzado de francotiradores, sin replegarse a pesar de 7 muertos y más de 700 heridos.

Hace 18 años, miles de personas demostraron que el heroísmo paraguayo no es un mito, pero la acción ciudadana no tuvo un eco de continuidad en la clase política.

Tras la épica jornada se crearon condiciones para construir un gobierno de unidad nacional entre las principales fuerzas políticas, pero sus dirigentes demostraron no estar a la altura del desafío. Mientras los protagonistas de la plaza esperaban consolidar proyectos comunitarios, los políticos estaban peleando por cargos y el gobierno que surgió gracias a la sangre de los mártires fue uno de los más corruptos e inútiles de la historia.

Por ello es comprensible, aunque triste, que en cada aniversario del Marzo paraguayo la plaza del Congreso se haya ido quedando vacía. Es natural que haya tanta frustración, tras haber visto cómo muchos de nuestros héroes se convertían en villanos, como iban destrozando a pedazos los mejores sueños de aquella plaza de marzo.

Hay que aprender, sin embargo, a separar lo que fue la acción de la gente de la traición de los políticos. Hay que rescatar las lecciones del Marzo paraguayo, el valor y la fuerza del pueblo unido, para que la llama de la memoria sea capaz de iluminar también el presente y el futuro.

No hay que olvidar que a la gesta de marzo siguieron otras igualmente importantes, esta vez sin balas y sin muertes, como la de los estudiantes de #UNAnotecalles, que barrieron con buena parte de una vieja estructura de autoritarismo y corrupción. O la de los chicos secundarios que tomaron los colegios y sentaron las bases de una mejor educación. Son las nuevas banderas que ondean en las calles de nuestra memoria y se conectan con otras, que hoy parecen ausentes en esa vieja e histórica plaza… pero siguen tan vivas.

Por Andrés Colmán Gutiérrez

http://www.ultimahora.com/lo-que-no-aprendimos-del-marzo-paraguayo-n1073025.html

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

Un comentario en “Lo que no aprendimos del Marzo paraguayo

  1. EL MARZO PARAGUAYO
    Andrés Granje
    Hace 18 años se vivió una de las gestas cívicas más importante en nuestro país, la historia dio en llamar a aquel acontecimiento como el marzo Paraguayo. Tres héroes heridos en la gran contienda protagonizada por la ciudadanía en defensa de la democracia, Juan Carlos Rodríguez, Alberto Insfrán y José Villar de los más de 700 heridos que dejó el recordado Marzo Paraguayo, la mayor crisis social y política desatada durante la era democrática, hoy dicen a nuestro Presidente Cartes que no repita los mismos errores, que termine con el brote autoritario de querer continuar en el poder aun en contra de lo que señala la Constitución Nacional, porque puede darse un nuevo marzo paraguayo que les tendrá de nuevo como protagonistas.
    Nadie quiere la violencia, ni el desorden, el caos y el enfrentamiento entre paraguayo es deplorable, pero cuando la intolerancia, la soberbia y las ansias desmedidas de poder de los que mandan llegan a extremos insostenibles de intentar violar la constitución y los dictados del sentido común entonces la movilización del pueblo es inevitable y es la ruta a transitar ante el atropello a punto de perpetrarse. Nuestros políticos debieran de haber aprendido las lecciones que dejaron el marzo paraguayo, este pueblo joven, silencioso siempre, no tolera las injusticias acumuladas y cuando las tropelías rebasan el límite natural, ruge como un león y pelea por su dignidad como en marzo del 89, Esta lección es importante que los gobernantes aprendan para evitarse males mayores.
    Historiadores avezados calificaron al marzo paraguayo como uno de las gestas más brillante en el devenir paraguayo solamente comparable con la revolución comunera en épocas de la colonia, la gesta libertaria de mayo en 1811 o la masacre del 23 de octubre de 1.931. El insensato asesinato del Vicepresidente Luís María Argaña y la abierta intención del General Lino César Oviedo de hacerse del poder a como fuera impulsó al indignado pueblo paraguayo a ganar las calles y exigir la vigencia plena de la democracia en el Paraguay. Hubo siete fallecidos y 700 heridos, pero se logró el objetivo de arrancar la renuncia del Presidente Raúl Cubas Grau marioneta de Oviedo. Si los políticos luego no estuvieron a la altura de los jóvenes de la plaza ya no fue responsabilidad del marzo paraguayo.
    A 18 años de aquella gesta heroica muchos parlamentarios e integrante del ejecutivo no deben olvidar las lecciones del marzo paraguayo, al pueblo no se les mancilla y humilla impunemente, el pueblo de forma espontánea reacciona y exige el respeto que se merece, quiere que sus gobernantes cumplan con los mandatos constitucionales y se apeguen a las promesas que hicieron. El marzo paraguayo es una antorcha luminosa que marca el camino a seguir a la ciudadanía muchos de sus protagonistas están vivos, alertas y vigilantes, serán los encargados de mostrar la senda del patriotismo y la abnegación para que los paraguayos sigamos viviendo en una democracia plena sin atisbos de dictaduras.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 27 marzo, 2017, 10:59 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

5días

Archivos

estadistas ✓

  • 1,036,521 visitas
Follow PARAGUAY PÉICHANTE on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: