estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Paraguay en vidriera

Esta semana se emitirían los discutidos USD 500 millones en bonos soberanos en el mercado internacional y es realmente una pena que sigamos a estas alturas discutiendo sobre su legalidad o no.

En la columna anterior sostuve que la culpa de esta indefinición viene de ambas partes, oficialismo y oposición; pero ya que se iniciaron las conversaciones con los grupos de inversión para colocarlos es tiempo de parar la pelota y pensar en el país.

Hay que entender que en este momento las presentaciones que se están haciendo en los Estados Unidos y el Reino Unido sobre Paraguay son la principal vidriera para el capital internacional que tendremos en todo este año.

No podemos darnos el lujo de que rencillas domésticas terminen por afectar a las tasas de interés en la colocación, porque al final, si las cosas salen mal, perdemos todos.

Los números macroeconómicos de los últimos diez años de Paraguay han sido envidiables si nos comparamos con los del vecindario; pero, ¿fue suficiente para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos? Absolutamente, no.

Hay que profundizar el debate sobre el modelo de crecimiento que tenemos como país –pero al menos por esta semana– tenemos que entender que estamos rindiendo examen ante el mundo de la inversión internacional.

No podemos darnos el lujo de dejar como precedente una emisión de bonos sin respaldo del Poder Legislativo; de manera que, aún con cuestionamientos, sería oportuno que hoy la Cámara de Senadores apruebe el proyecto de ley que legalizaría esta emisión.

Tendremos suficiente tiempo, después, para exigir que se cumplan los 31 proyectos de infraestructura que señala Hacienda se realizarán con la captación de USD 187 millones sobre el total de los bonos.

Emitir papeles en el mercado bursátil mundial no es solo asumir compromisos de deuda, es también la brillante oportunidad de tener hasta 50 reuniones (como es en este caso) con grandes inversores financieros para que conozcan sobre nuestro país.

No estoy a favor de que financiemos todas nuestras obras a través de bonos, pero emitir al menos una vez al año nos permite estar en el ruido económico mundial.

Si respetamos el margen del 1,5% de déficit que nos permite la Ley de Responsabilidad Fiscal y se trabaja en ampliar una base tributaria que permita ir sustituyendo gastos de salario por mayor inversión física y social, las emisiones de bonos no deberían representar ningún riesgo a futuro.

Podremos mantener controlada la deuda pública y avanzar en las urgentes mejoras en infraestructura que nos han rezagado como país. Hoy estamos en la principal vidriera del mundo; mostremos lo mejor de nosotros.

Por Samuel Acosta

http://www.ultimahora.com/paraguay-vidriera-n1071826.html

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

13 comentarios en “Paraguay en vidriera

  1. No hay recambio

    Por Sergio Cáceres
    De todo el indignante proceso vivido la semana pasada y que tuvo como protagonistas al Senado y al proyecto de enmienda, podemos sacar varias conclusiones y proferir igual cantidad de hipótesis. Yo solo quiero destacar un aspecto: la gran desesperanza que nos invade, pues ambos bandos en disputa pueden exhibir argumentos que fundamentan sus acciones, pero lo que no pueden darnos es ninguna autoridad moral para creerles que lo que hacen lo hacen por el país y no por sus intereses particulares o de grupo.

    No podemos prescindir de la política, aunque quisiéramos. Es parte de la condición humana el dirimir las disputas que surgen de la inevitable convivencia entre pares. Pero desde hace siglos que la condición para ejercer el liderazgo político es una gran entereza moral. Es acá donde nuestra clase política nos defrauda y nos deja desamparados. Ni los pro enmienda, ni los antienmienda tienen a gente respetable en sus filas.

    Es cierto que de los colorados y los liberales ya nada podemos esperar.

    A veces ni la juventud que milita en sus filas y aspira a escalar posiciones muestra una práctica diferente. ¿Qué se puede esperar teniendo los modelos que tienen? Es cierto que buena parte de la izquierda ya está podrida desde el inicio; ver a líderes como Carlos Filizzola defender lo indefendible ya no sorprende, pues hace mucho que ha tirado por la borda lo que alguna vez cosechó en su lucha como dirigente gremial.

    Los líderes que quieren la enmienda para poder presentarse en las próximas elecciones lo único que hacen con eso es mostrar su hilacha mediocre y delictiva. Lugo es sencillamente un triste payaso en un circo que él dirige, pero del cual quiere supuestamente desentenderse; confabularse con aquellos que lo sacaron de la presidencia es demostrar que ya ninguna dignidad le queda. Cartes hace lo que siempre hizo, incluso antes de dedicarse a la política: pasar por encima de todas las reglas democráticas con su dinero y así acumular más poder del que ya tiene; el comportamiento democrático le es absolutamente extraño, el consenso y la controversia le repelen.

    Del otro lado es peor aún. Aquellos que encumbraron a Cartes, como Galaverna, ahora se rasgan la vestidura como si no supieran lo que su prohijado haría una vez que lo instalaron en el poder. Ver a Mario Abdo Benítez condenar todo esto como el inicio de una dictadura es más bien un chiste de mal gusto digno de la alcurnia de su apellido. El poder camaleónico de nuestros congresistas sigue dejándonos perplejos, nunca nos podremos acostumbrar totalmente.

    Mientras nos preguntamos, ¿dónde está el recambio de esta execrable clase política que ahora mismo ocupa los poderes del Estado? ¡Qué sensación de desamparo nos embarga el saber que no tenemos políticos que los hagan frente! Al menos nosotros los ciudadanos debemos aprender a votar más responsablemente. El referéndum que se viene será la gran prueba.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 3 abril, 2017, 10:34 am
  2. Harán hablar las piedras

    Por Blas Brítez
    Las tapas de los diarios las fabrican, le dan sentido a la materia cruda de la realidad, sus periodistas y editores, pero en esencia las hacen los hechos y sus protagonistas. Cuando los periódicos de Asunción llegaron a los lectores en la mañana del sábado 23 de junio de 2012, todas las portadas tenían la foto del liberal Federico Franco —horas antes vicepresidente, devenido en conspirador con algo de personaje de Shakespeare interpretado por un mal actor—, con la banda presidencial cruzada en el pecho y la cara embobecida por el placer temprano del poder. Hasta hubo una poseedora de una histórica capacidad de síntesis cultural y política, la del diario Crónica, hoy propiedad del Grupo Cartes: “Y de golpe… ¡Florero presidente!”.

    En la noche del viernes anterior, miles de personas se aunaron frente al Congreso para protestar contra el juicio al entonces presidente Fernando Lugo, lo que para muchos fue un nuevo quiebre institucional en un país acostumbrado a que los arrebatos entre facciones de clase lo provoquen. Había mucha rabia. No puedo asegurar que no se le haya ocurrido a nadie tomar por asalto el Parlamento. Era una posibilidad cierta. Pero nadie lo hizo. Y no hubo pueblo ni tragedia en las tapas.

    Cinco años después, traicionados luguistas, traidores llanistas y los verdugos de estos en las elecciones del 2013, los cartistas, aprobaron un proyecto de enmienda constitucional en lo relativo a la reelección presidencial. Otra vez se habla, un poco maquinalmente, de quiebre democrático. Como si el quiebre y su denuncia fueran usuales herramientas políticas. Otra vez se juntaron miles de personas frente al edificio parlamentario, cuya construcción fue financiada gracias a la herencia fascista de las relaciones de Stroessner con Taiwán. El persistente fantasma del dictador recorre los pasillos del edificio que cientos de personas destrozaron con llamativa y sospechosa facilidad. El grueso de los manifestantes pertenecen al grupo que faltaba para completar el escenario cabeza abajo de 2012: el liderado por Efraín Alegre, ex ministro de Lugo, el candidato liberal derrotado por Cartes en las elecciones de 2013. Cuenta con el apoyo de Federico Franco, quien juró como presidente en el mismo edificio quemado el viernes por sus adherentes, mientras los luguistas de aquel entonces no llevaban su denuncia de golpe de Estado hasta las últimas consecuencias.

    La Policía ha asesinado a un dirigente político, no en la plaza ni en la calle, sino en su propio local partidario. Han sido relevados de sus cargos el ministro del Interior y el comandante de la Policía. Hay 200 detenidos. Los comunicados de los cartistas y los luguistas se parecen mucho, a pesar de que el Frente Guasu —en un increíble tour de force— se las arregla para indignarse y pedir que se investigue al gobierno que preside su impávido aliado en el proyecto de enmienda inminente.

    “Cosas tenedes, Cid, que harán hablar las piedras”, le dice el rey, sorprendido de lo que sucede a su alrededor, a Rodrigo Díaz de Vivar, en el poema castellano más antiguo.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 3 abril, 2017, 10:34 am
  3. Peligroso chantaje contra los bonos

    Por Luigi Picollo

    El año pasado el Congreso sancionó el Presupuesto del 2017 con un limitadísimo presupuesto para la política monetaria del Banco Central del Paraguay y un techo para la emisión de bonos soberanos. Estas limitaciones presupuestarias nos llevarían, como país, a una situación de vulnerabilidad debido a una posible falta de liquidez del Estado, puesto que no podríamos con los compromisos de obras públicas y manejar los vencimientos de la deuda pública, y todo dentro del primer semestre del año. El Legislativo nunca antes había creado una situación tan peligrosa para el país. Pero los parlamentarios dijeron que bastaba con que el presidente de la República presente una ampliación presupuestaria para los bonos que le sería otorgada. Esas palabras fueron solo un disfraz.

    El presidente Cartes se vio obligado a vetar completamente el Presupuesto de 2017, algo que nunca antes se había hecho. Entonces, por defecto quedó válido el Presupuesto 2016 que permitía seguridad para la política monetaria y un amplio margen para la emisión de bonos durante el presente año. Los parlamentarios dijeron que vetar el Presupuesto no era necesario y que ellos aprobarían la emisión de bonos una vez que el Ejecutivo les muestre en que serían usados. Otra disculpa, otro disfraz. Solo dejan pasar el tiempo para que exista un aprieto de liquidez en la administración.

    Luego los parlamentarios vuelven a amenazar diciendo que si se llegasen a emitir bonos no tendrían garantía soberana, serían prácticamente bonos falsos. Mandan negativas comunicaciones a las calificadoras de riesgo. Con esa amenaza el Ejecutivo solicita la aprobación de la emisión al Congreso. Los legisladores se muestran supuestamente satisfechos, pero aplazan su definición. Otro disfraz. Dejan pasar el tiempo.

    El Ejecutivo, apretado de caja, acabó emitiendo bonos recientemente. Le fue bien con una tasa de interés envidiable. ¡Entonces los parlamentarios, ante el éxito logrado, toman el proyecto para legalizar la emisión de bonos el cual ya estaba listo para tratarse en el pleno, el que supuestamente era lo que ellos pedían, y lo aplazan indefinidamente! Allí se sacan la máscara y muestran sus reales intenciones.

    ¡Excluyendo el ruido de lo que “dicen” los políticos, porque son muy hábiles en disfrazar con palabras sus verdaderas intenciones, y considerando solo los “hechos”, la evidencia concreta siempre y desde un inicio fue intentar dejar ilíquido al Gobierno! El propósito nunca fue aprobar la emisión de bonos, sino impedir que estos existan como sea.

    Para un legislador ignorante con una visión de cortísimo plazo es una forma de agredir a la actual administración. En su atrofiada visión, se trata de una “pelea de barrio”. Pero para el mundo que maneja los bonos soberanos, estas simples amenazas de posibilidad de incumplimiento deja nerviosos a los mercados internacionales ubicados en lugares muy distantes al centro de Asunción. Dejar ilíquido al Gobierno sería una catástrofe nacional. En un atraso de pago de títulos internacionales, todos sin excepción perderíamos.

    Como analogía, es como jugar con un arma nuclear. Pueden amenazar con usarla, pero realmente un arma nuclear no se puede usar, no sirve para nada, porque si se llegase a usar los que sobrevivan amanecerán en la prehistoria. Lo mismo pasaría con dejar de pagar, refinanciar, o declarar falso un título soberano, volveremos a la prehistoria económica.

    El punto aquí es que este peligroso tiroteo de emisión de bonos la vamos a tener siempre y en todos los presupuestos. Con una deuda externa del 25% del PIB, todos los años el Gobierno va a tener que emitir bonos, para administrar la deuda, para crear mercado para sus propios títulos, para refinanciar el vencimiento de títulos más cortos por títulos más largos. Entramos así en la eternamente peligrosa era del chantaje de los bonos. Esto lo vamos a vivir todos los años.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 3 abril, 2017, 10:32 am
  4. Bonos, pero para el grupo

    Por Enrique Vargas Peña
    El Grupo Cartes y sus empleados en el Gobierno hicieron mucha fiesta cuando lograron la colocación de los bonos, la pasada semana, por valor de quinientos millones de dólares, en los mercados internacionales (http://bit.ly/2nSBfXR).

    Se burlaron, desafiantes, del Congreso, cuya Cámara de Senadores había advertido a los inversionistas que esta emisión de bonos no cuenta con su aprobación exigida en el artículo 202, inciso 10, de nuestra Constitución (http://bit.ly/2nknoK5).

    Cuentan que el presidente del Banco Central del Paraguay (BCP), Carlos Fernández Valdovinos, fue incluso más lejos, festejando en tono triunfalista que uno de los potenciales compradores de dichos bonos se permitiera la desfachatez de sugerirle la destitución del presidente del Congreso, como si fuéramos la republiqueta bananera que quieren que seamos, donde la palabra de un pirata extranjero dadivoso con quienes le sirven valiera más que nuestra Constitución (http://bit.ly/2nX0E5W).

    Espero que Fernández Valdovinos se haya levantado de una mesa en la que un potencial comprador de bonos pisoteaba de ese modo nuestro orden constitucional, nuestro Estado de Derecho, aunque hasta ahora las versiones dadas sobre la reunión coinciden en señalar que el presidente del BCP prefirió comportarse más como pariente complaciente de allegados a Horacio Cartes que como representante de un órgano del Estado con su independencia protegida por nuestra Constitución.

    El punto es que el Grupo Cartes y sus empleados en el Gobierno están muy felices por estos bonos y, ciertamente, tienen razones de peso para estarlo.

    Aunque un porcentaje de los bonos se viene asignando a la renovación de la deuda, cambiando una deuda más cara por otra más barata, el porcentaje restante el Grupo Cartes y sus empleados en el Gobierno lo asignan a obras públicas de las que son beneficiarios directa o indirectamente.

    El caso más evidente de direccionamiento de obras públicas es el de la empresa Sacyr, a la que contra viento y marea se están entregando muy buenos contratos públicos (http://bit.ly/2npyIWY) y que está asegurada por la aseguradora Royal, del jefe del Gabinete presidencial, Juan Carlos López Moreira (http://bit.ly/2nWZcAh).

    Pero el caso de Sacyr no es el único; ni siquiera es el más importante: El Grupo Cartes tiene constituidas empresas en el extranjero. La Fiscalía nunca investigó el paquete accionario de la empresa supuestamente británica integrada por Regis Romero y Percy Grundy, que trabaja en nuestro país con el mismo equipo de abogados del Grupo Cartes (http://bit.ly/2o6rEMY) (http://bit.ly/2n5Bb5h), que tendrá a su cargo el grueso de las operaciones del billetaje electrónico.

    Tampoco investigó la composición accionaria de los inversores que se adjudicarán las enormes obras del alcantarillado sanitario del área metropolitana. Por ejemplo.

    Puede suponerse, pues, que detrás de cada ruta, hospital, escuela o pared que construya el Gobierno, financiado con los bonos que tan desesperado estaba Cartes por colocar que optaron por violar nuestra Constitución y emitirlos sin aprobación del Congreso, algo tocará al Grupo Cartes o a sus amigos. Para continuar con esto están imponiendo la perpetuación vía enmienda.

    Stroessner hacía lo mismo, muchas obras públicas en las que trabajaban sus amigos: Endeudarnos a todos los paraguayos para que se enriquezcan ellos. No me crean a mí, pregúntenle a los socios de CONEMPA (http://bit.ly/2n7eDBQ). Y por treinta y cinco largos años que son los mismos que quiere el Grupo Cartes.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 28 marzo, 2017, 10:26 am
  5. Exitosa emisión de bonos soberanos
    26 marzo, 2017

    Dr. Juan Carlos Zárate Lázaro

    La nueva colocación de Bonos Soberanos del gobierno paraguayo en el Mercado Internacional por US$: 500 millones ha sido todo un éxito, habiendo la demanda por los mismos llegado a 3.018 millones de dólares excediendo la oferta 6 veces.

    Dichos Bonos han sido colocados a un plazo de 10 años y a una tasa de interés del 4,7% por año, una de las mejores de Latinoamérica, y a las cuales acceden normalmente sólo los países que poseen grado de inversión lo cual refleja el interés y gran confianza de inversionistas internacionales en nuestra economía y en la calidad crediticia de nuestro país.

    Esta colocación como estaba prevista desde un principio será destinada en un 55% al pago de deudas vencidas y contraídas por administraciones anteriores, y mejorando el perfil de nuestro endeudamiento a través de su refinanciación a largo plazo con pagos de capital e intereses ajustados al cash flow proyectado durante el periodo de vigencia del mismo.

    El saldo será destinado a la cobertura de diversas obras de infraestructura a nivel país que están en pleno proceso de ejecución y otras próximas a iniciarse a nivel país.

    De esta forma queda evidenciada la sólida posición macroeconómica de nuestro país, además de una buena política fiscal y monetaria, aspectos que han resultado claves para la toma de decisiones de los inversionistas extranjeros que adquirieron estos bonos en un 100%.

    El ministro de Hacienda y el presidente del Banco Central del Paraguay, acompañados de su equipo técnico se han encargado de la colocación de estos bonos, habiéndose reunido durante 3 días con 55 inversionistas internacionales tanto en Nueva York como en Londres.

    No se puede dejar de mencionar el apoyo y confianza brindado a nuestro gobierno por parte de la Standard & Poor’sy Moody’s 2 empresas calificadoras de riesgos internacionales de reconocida jerarquía, trayectoria y membrecía en el mercado internacional.

    En efecto hace solo algunos días la Standard &Poor’s había informado que mantenía la nota BB para los bonos emitidos dentro del mercado doméstico, en tanto que el martes pasado se pronunció Moody´s con la asignación de una calificación Ba1.

    La operación de colocación de los Bonos Soberanos, ha sido dirigida en su carácter de brooker por Citibank (empresa financiera internacional que forma parte de Citigroup) con Casa Matriz en Nueva York, Estados Unidos con una amplia experiencia en estos tipos de operaciones bursátiles.

    Ante la concreción de esta nueva emisión de Bonos, senadores de la oposición salieron al paso de la acción del gobierno denunciando presuntamente la violación del artículo 202 de la Constitución Nacional, reclamando que la misma se ha realizado sin el previo aval del Congreso Nacional, pero que conforme a dictámenes de conocidos juristas de nuestro medio, la Abogacía del Tesoro y posteriormente la certeza constitucional que ha dado la Corte Suprema de Justicia acerca de la plena validez y vigencia del Presupuesto General de la Nación 2016 y que incluye dicha emisión, han consensuado de que no era necesario una previa aprobación del Congreso, pues sería duplicar una aprobación que en su momento ya ambas cámaras del Congreso los habrían dado conforme a la Ley Generalde Presupuesto de la Nación.

    Hace algunos días el senador Carlos Amarilla del Partido Liberal Radical Auténtico había presentado un proyecto de ley que permitiera destrabar el conflicto que se suscitara por esta nueva emisión de bonos soberanos.

    En efecto la Comisión de Hacienda de la Cámara de Senadores ya aprobó un dictamen en mayoría para su aprobación con modificaciones del referido texto y su tratamiento estaba fijado para la reunión plenaria del jueves 23 pasado.

    Pero como los compromisos asumidos vencen este mes, ya el gobierno decidió adelantar el proceso, y con los excelentes resultados consabidos, lo cual debería dar ahora al Congreso mayor tranquilidad aún para poder aprobar esta emisión a fin de darle la validez legal que según ellos estaba faltando.

    Seguimos siendo el país con menor deuda externa de la Región aun considerando esta nueva emisión y que será la única por todo este año. Los indicadores a nivel macro que son eminentemente dinámicos lo demuestran y en un 2017 con perspectivas de ser mucho mejor aún que el 2016 desde el punto de vista macro y microeconómico.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 26 marzo, 2017, 11:31 am
  6. Ignorancia de las leyes o parcialidad manifiesta

    No tuvo que esforzarse mucho el presidente de la Eurocámara para concluir que en el Paraguay las críticas no son objetivas. Estuvo además elegante, atendiendo a las reglas de la diplomacia internacional, ya que otros observadores, menos diplomáticos, como comentaristas nacionales e internacionales, denuncian que las “críticas” no es que sean subjetivas, sino que son tan extravagantes y hasta extraviadas que solo pueden responder a ignorancia de las leyes o a una parcialidad manifiesta.

    El representante de la UE lo dijo sumándose a muchas otras voces internacionales asombradas por la obstinación, un tanto aldeana, de pensar que estamos en el ombligo del mundo y que lo que digamos aquí, aunque tenga poco sentido común y ningún sustento jurídico ni lógica alguna, es una verdad absoluta que el mundo entero va a aceptar sin dudar, así como la acepta el entorno áulico, es decir, el grupo de cortesanos que rodean, merodean y adulonean al mandamás o al grupo de poder de turno.

    Podrida herencia de la dictadura: cada grupo, grupúsculo o grupete político tiene sus hurreros, en la calle, en los medios, en las redes sociales. Y ese entorno replica vitoreando las afirmaciones, por más descabelladas que sean, del que se siente dueño de la verdad y trata de imponérsela al resto de la sociedad, insultando despiadadamente a los que no aceptan esa verdad absoluta de la que ellos son dueños.

    Y hasta se siente con la suficiente iluminación de considerarse con derecho a escrachar y a atentar contra la integridad y los bienes de los que discrepan con ella. Así hasta se ha proclamado como a héroes justicieros a un grupo kelembú de protestatarios al servicio de intereses políticos sectarios.

    Donde más elocuentemente ha quedado palpable este aldeanismo político es con el tema de los bonos, incluidos en un presupuesto único vigente, el mismo que el del 2016, establecido por la Constitución Nacional y respaldado por el criterio de la Corte Suprema, a quien la Constitución otorga el poder de interpretar la constitucionalidad en casos de disputa.

    Se puede decir elegantemente, que las críticas no son objetivas, y hasta que, lo que es más grave, las informaciones no son objetivas ni intentan serlo, sino todo lo contrario. Eso en el mejor de los casos. En el peor, que, como dice el lenguaje jurídico, hay parcialidad manifiesta, es decir, manipulación o, en el menos malo de los casos, el de los hurreros, que hay ignorancia de las leyes.
    Obstinadamente, se empecinaron en establecer la ilegalidad del Presupuesto 2016 que la Constitución establece para el 2017, y en que habría una catástrofe que podría llevarnos a la ruina y a terminar en manos de los “buitres”. Pretendiendo que la sociedad internacional rechazaría la acción legal y, más aún, necesaria y positiva para el país, del Ejecutivo y que serían rechazados o subvaluados por faltar el supuesto imprescindible aval legislativo.

    La respuesta del mundo fue todo lo contrario: los bonos fueron aceptados y con una alta valorización a nivel mundial. Organismos públicos y privados referentes de peso a nivel mundial han calificado de positiva la gestión económica del Gobierno, y los bonos “maldecidos” por los dueños de la verdad, han obtenido una calificación más alta de la esperable.

    Viene pasando reiteradamente con los grupos o grupetes de la “oposición”, que son varios que ya están haciendo campaña política electoral para el año que viene, que tratando de manipular la información con el respaldo de una fuerte campaña mediática, instalando a través de las redes sociales posiciones y verdades absolutas que poco tienen que ver con la realidad, sino más bien con los deseos de imponer públicamente sus posiciones políticas de cara a las próximas elecciones.

    Se puede decir elegantemente, que las críticas no son objetivas, y hasta que, lo que es más grave, las informaciones no son objetivas ni intentan serlo, sino todo lo contrario. Eso en el mejor de los casos. En el peor, que, como dice el lenguaje jurídico, hay parcialidad manifiesta, es decir, manipulación o, en el menos malo de los casos, el de los hurreros, que hay ignorancia de las leyes. Por no decir ignorancia total.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 26 marzo, 2017, 11:21 am
  7. Más deuda externa y dudas sobre su impacto económico

    La nueva colocación de bonos pone en la mesa de discusión muchos temas relevantes en la construcción de un país desarrollado. Al hablar de desarrollo, obviamente, se está superando la visión puramente economicista del crecimiento económico, incorporando otras variables como la reducción de las desigualdades y el fortalecimiento de la democracia. El rápido crecimiento del endeudamiento por esta vía está siendo cuestionado desde todos estos puntos de vista por múltiples actores. El financiamiento por la vía del endeudamiento dada la inequidad del sistema tributario puede profundizar las desigualdades. Las ansias por la reelección y la obsesión por el poder, que se traducen en una desenfrenada carrera por conseguir fondos, están creando un ambiente nada propicio para el desarrollo.
    El crecimiento económico no es sinónimo de desarrollo, tal como parecen creer autoridades que lideran las principales instituciones económicas del país y algunos analistas económicos. Esta visión ya superada varias décadas atrás hasta por las teorías económicas que alguna vez impulsaron esta idea, sigue estando en el discurso de muchos mostrando el atraso académico en el que se encuentran. Considerar como positivo que estamos llenos de dólares nos lleva casi al pensamiento mercantilista del siglo XVII.

    La insistencia por lograr crecimiento durante este periodo de gobierno a través de megaemprendimientos con financiamiento externo, sin un adecuado análisis sobre el impacto a largo plazo, pone en riesgo otras variables tanto o más importantes que el aumento del producto interno bruto.

    Las estadísticas oficiales ya nos empezaron a mostrar indicios que hacen dudar de algunas hipótesis gubernamentales. La Encuesta Continua de Empleo 2016 realizada para Asunción y el Departamento Central da cuenta de un nivel de desempleo abierto más alto que el promedio nacional y una tasa de subocupación en aumento. A pesar de la fuerte inyección dada a las obras en la capital y el área metropolitana, la promesa de generación de empleos al parecer no se está cumpliendo.

    Además de que el empleo que genera la inversión pública no es sostenible en el tiempo y como se puede observar no aumenta ni en nivel ni calidad, un problema mayor es el del impacto en la desigualdad. En uno de los países más desiguales del mundo, ninguna política pública debiera ejecutarse sin preguntarse a quién beneficia y quién la pagará.

    El financiamiento por la vía del endeudamiento dada la inequidad del sistema tributario puede profundizar las desigualdades. El propio Ministerio de Hacienda dio a conocer la cifra de la cantidad de ricos que no pagan impuesto a la renta personal. La pregunta es quién pagará la deuda si quienes se están beneficiando con estos fondos no contribuyen al fisco.

    Más allá del debate económico que genera este tema, también en el ámbito político hay fuertes reacciones en contrario. Desde la legalidad del endeudamiento por no contar con la aprobación del Congreso, hasta la legitimidad del mismo teniendo en cuenta no solo la reacción contraria de parlamentarios –que nos gusten o no nos gusten son el resultado de un proceso electoral y como tal son representantes del pueblo–, sino también la ciudadana.

    La reacción del Poder Ejecutivo, lejos de lograr un diálogo constructivo y la búsqueda de consensos, ha logrado polarizar aún más la situación, hasta el límite de llamar “terroristas económicos” a quienes disienten con este ritmo de crecimiento de la deuda. No habla nada bien de la vocación democrática de quienes usaron ese término y menos aún contribuye a la construcción de un estado de derecho todavía débil en nuestro país.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 26 marzo, 2017, 11:07 am
  8. ¡Loor a los héroes de bonos!

    Por Edwin Brítez

    El triunfalismo y la euforia del oficialismo, sus adherentes y anexos por la colocación de bonos me trae a la memoria la situación muy similar que vivimos en los años setenta durante las negociaciones de los tratados de Itaipú y Yacyretá. Aquellos “logros” fueron también rabiosamente aplaudidos por la cofradía stronista de entonces.

    Escuché sorprendido los elogios al presidente y expresidente del BCP, al ministro de Hacienda, al titular de IPS y a otros funcionarios, a quienes consideraron “héroes de la hazaña” lograda por el equipo económico del cartismo. ¡Es que lograron endeudar más al país, no es para menos!

    Faltaba muy poco para que algún cartista planteara al Congreso nombrar hijos ilustres a los próceres de los bonos y que algunas calles de Asunción llevaran sus nombres. No existe ninguna diferencia entre la hazaña de los bonos del 2017 y la batalla de Curupayty del año 1866.

    Pero como les decía, ya conozco esta obra dramática representada otra vez hoy, con diferentes personajes. En aquella época quedé gratamente sorprendido de la “habilidad, el patriotismo e inteligencia” de nuestros negociadores de los tratados de Itaipú y Yacyretá en 1973.

    ¿Y quién pagará todo este portento?, nos preguntábamos cuando nos enteramos del presupuesto de cada una de ellas frente a la evidencia de una esquelética economía nacional.

    “No se preocupen de eso, Paraguay solo tiene que poner el agua del río”, fue la respuesta. Después nos enteramos de que según el tratado los recursos complementarios necesarios a los estudios, construcción y operación de la central eléctrica y de las obras e instalaciones auxiliares, “serán aportados por las Altas Partes Contratantes u obtenidos por Itaipú mediante operaciones de crédito”.

    En un abrir y cerrar de ojos nos metieron en sendas deudas dudosas y de nunca acabar. Demás está decir ahora (porque al comienzo decían: la mitad era todo nuestro) que casi toda la energía producida se llevan los vecinos, pagando precio irrisorio y casi nada de compensación. Todos los posibles reclamos de la parte paraguaya fueron acallados en los sucesivos gobiernos con soborno de los fondos sociales y todo tipo de corrupción para desviar la atención de la deuda y el precio de la energía.

    El 24 de diciembre de 2015 publicamos que ese año se pagó US$ 2.047 millones pero el saldo deudor de Itaipú siguió en US$ 11.647 millones, que corresponden a capital más intereses. Sin embargo, para la Contraloría General de la República (CGR), unos US$ 4.193 millones son de origen ilegítimo. En cuanto a la deuda de Yacyretá prácticamente se desconoce el monto.

    Lo cierto es que, al igual que la historia de los bonos/17 (“no se preocupen, son para obras”, “nosotros no ponemos nada, todo es llave en mano”) para que otros países puedan desarrollarse mejor, nosotros nos endeudamos por más de 50 años, recibiendo migajas, soborno, corrupción, inundación, cambio climático, mosquitos, etc., De paso contribuyeron a aumentar la desigualdad entre los paraguayos: los barones de Itaipú y Yacyretá vs. los varones y las mujeres de las campiñas y las barriadas; los funcionarios supernumerarios de las binacionales con privilegios de jeques árabes frente a los contrataditos por solamente algunos meses por menos del sueldo mínimo y obligados a portar pañuelo al cuello.

    No tendría problema en apoyar que las calles de Asunción lleven los nombres de los “héroes” del cartismo si ellos consiguen eliminar el déficit presupuestario, si logran mejorar la calidad de los gastos eliminando los que sean superfluos y si destapan la enorme corrupción de manera que los bonos sean utilizados solamente en inversiones y no en una bicicleteada interminable, pagando con préstamos los préstamos anteriores.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 26 marzo, 2017, 11:01 am
  9. La opinión de expertos sobre los bonos

    Existe una gran diferencia cuando se toma un determinado tema con una visión política cegada por el ánimo de enfrentamiento y con una realmente experimentada, sobre todo cuando se trata de aspectos del ámbito económico.

    Mientras un sector político con evidente intención de poner el palo en la rueda del país sigue insistiendo sobre una supuesta ilegalidad de los bonos soberanos, expertos económicos valoran y resaltan lo que se ha logrado hasta ahora sobre el mismo tema. La gente es la que debe determinar quiénes analizan con la experiencia y conocimiento, y quiénes tomando elementos políticos.

    Hay que señalar que, respecto al punto mencionado, prestigiosos analistas económicos califican como “buena noticia” la colocación de los 500 millones de dólares de bonos del Tesoro que logró el Paraguay en condiciones sumamente favorables. En ese sentido, destacan que a pesar de la tenaz oposición del Congreso para otorgar el aval en la emisión, en el mercado internacional existe una gran confianza en la economía paraguaya.

    En un interesante artículo publicado ayer en nuestro medio, se precisó que los economistas que coincidieron en aplaudir la gestión de los equipos del Ministerio de Hacienda y del Banco Central del Paraguay son los ex ministros de Hacienda Manuel Ferreira, César Barreto, además de los analistas económicos Ricardo Rodríguez Silvero y Pablo Herken.

    Ferreira –señalaba el material– destacó además de la colocación de los bonos el interés evidenciado con la demanda. “Que exista mucha demanda sobre un bono emitido por el país es una noticia positiva. Esta situación demuestra que hay confianza hacia Paraguay más allá de los ruidos internos que pueda haber”, sostuvo refiriéndose a las discusiones y cuestionamientos provenientes de un sector de la oposición. Añadió que si no existía ningún ruido político, seguramente “iba a ser mejor de lo que ha sido todavía la transacción”. Y tiene razón, pero lamentablemente ese sesgo político atado a cuestiones electorales prima en determinados sectores.

    El ex ministro Barreto también coincidió con su colega en que la demanda que tuvieron los bonos paraguayos, que superó los US$ 3.000 millones cuando que el Gobierno solo estaba buscando U$S 500 millones, es un gran indicador. “Es muy positivo, más aún considerando los ruidos que hay internamente al respecto, y las tasas de interés reflejan la cotización de los bonos paraguayos emitidos anteriormente, lo cual es razonable esperar”, afirmó.

    En tanto, Rodríguez Silvero destacó que el “buen status que tiene Paraguay en los mercados internacionales permitió tener una buena y rápida ubicación de sus bonos soberanos”. Resaltó, además, que las tasas “no son muy altas, tampoco muy bajas y se van a poder pagar”. A su vez, Herken dijo que “ahora el mundo nos reconoce e incluso nos premia”, al resaltar la colocación de de los bonos a 10 años y una buena tasa de interés del 4,7% que “la consiguen países más ricos que el nuestro”.

    En esa misma línea de los expertos en economía, el presidente del Banco Central del Paraguay (BCP), Carlos Fernández Valdovinos, declaró que los inversionistas extranjeros evidencian una alta valoración de Paraguay. “Esto significa que tenemos que darnos cuenta de que la gente afuera realmente nos valora, de que nos ven con muy buenos ojos y a pesar de que nosotros los paraguayos pensábamos diferente, con un cierto pesimismo”, dijo.

    Indicó que lo que más costó convencer a los inversionistas fue que acepten la asignación de unos bonos que estaban muy por debajo de la demanda que ellos tenían. “Ese fue el gran trabajo que tuvimos que hacer, porque existieron grandes fondos, acá no existieron los llamados fondos buitres, como quisieron instalar en el Paraguay que eso iba a ocurrir”. La demanda fue 6 veces más al monto ofrecido en bonos, lo que Fernández Valdovinos puntualiza especialmente. “Uno ve otro tipo de inversionistas y también están atentos como para ir a llevar su dinero al país, invertir y con eso crear empleo, que es lo que le importa al común de los paraguayos”, enfatizó.

    Las dos visiones con experiencia –la de los ex ministros y economistas y la oficial del presidente del BCP– coinciden y refutan con argumentos los cuestionamientos de quienes están empeñados en desacreditar como sea lo que hasta ahora ha sido todo un éxito.

    En un país en el que existen garantías de libertad de expresión cada quien puede sostener su postura, incluso sin argumentos como ya se ha vuelto una costumbre en el ámbito político. Pero, finalmente, siempre será la gente la que tendrá el poder de discernir quién dice la verdad y quién la mentira.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 25 marzo, 2017, 7:31 am
  10. Violando la Constitución, el idioma y el sentido común

    El capital, el más desconfiado de los actores de la economía, no tuvo ninguna duda; al contrario de los legisladores de la oposición y de la disidencia que, cuando se anunciaba su colocación, hablaban de una catástrofe.

    De hecho, al contrario de lo que propalaban y auguraban los políticos y los medios opositores al Gobierno, que anunciaban que el Paraguay caería en las garras de “los fondos buitres”, las evaluadoras internacionales han dado un puntaje alto a los bonos paraguayos y la demanda los ha valorizado. Se podría decir que el tiro les salió por la culata y les explotó en la cara. Ayer, concretados los hechos, “la noticia”, aunque lo intentaron minimizar con dobles discursos y titulares catástrofe, no pudieron anular la información real.

    De hecho, la mayoría de los principales referentes económicos serios del país afirmaban que todo estaba en orden y de acuerdo a la Constitución y las leyes, como han reconocido los principales organismos internacionales.

    Así como se desmoronaron los anuncios apocalípticos de violación a la Constitución, cuando quienes estaban intentando violarla, con fines exclusivamente políticos electoralistas, eran los aliados disidentes, opositores y medios de comunicación en campaña. La Constitución establece con meridiana claridad inapelable que de no aprobarse el presupuesto un año, entra a regir el presupuesto del año anterior, tal cual se aprobó y se ejecutó.

    Así que es el grupo disidente, el que pretende violar el artículo 137 de la Constitución, “De la Supremacía de la Constitución”, que establece que la ley suprema de la República es la Constitución… y “quienquiera que intente cambiar dicho orden, al margen de los procedimientos previstos en la Constitución, incurrirá en los delitos que se tipificarán en la ley”.

    De hecho, el “grupete” que controla actualmente el Senado para conformar “El poder legislativo”, ninguneando incluso a la Cámara Diputados, ha pretendido ponerse por encima de la Constitución y establecer ellos cómo interpretar, cambiar y rebelarse contra el mandato constitucional de que está en vigencia el presupuesto del 2016 en el 2017.

    Por último, aunque no menos grave, han violado el artículo 3, del poder público, que establece que “El gobierno es ejercido por los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial. Ninguno de estos poderes puede atribuirse, ni otorgar a otro ni a persona alguna, individual o colectiva, facultades extraordinarias a la suma del poder público”.

    Pues bien, la disidencia pretende pasar por encima del Poder Judicial que es el que tiene la atribución de interpretar la Constitución, y ha declarado que la emisión de los bonos se ajusta a la Constitución.

    Vale la pena recordar el último párrafo de este artículo que señala que “la dictadura está fuera de la ley”, ya que adueñarse de las facultades de otro poder del Estado implica romper con el mandato constitucional de que los tres poderes ejercen el gobierno “en equilibrio”, y por lo tanto violar la Constitución.

    Por último, los senadores “golpistas” están violando el idioma, ya que, tal como está escrito, entra a regir el presupuesto del 2016, sin más. El resto del discurso lo añaden ellos.

    Cabría añadir que violan también el sentido común. El Presupuesto 2016 es el Presupuesto 2016 y punto. No hay lugar a la duda. Ya se aprobó y se ejecutó. Solamente la manipulación puede justificar buscarle vueltas.

    A pesar de las amenazas y advertencias del “grupete”, a pesar de alharaca internacional que armaron, los inversores no tuvieron ninguna duda. Las calificadoras internacionales tampoco. Aquí la cordura internacional y la estabilidad y sustentabilidad del país en materia económica actuaron a su favor, pues en caso de haber perjudicado a la economía nacional, es decir, al interés general, en pro de sus intereses electoralistas, podían ser acusados de violar otro principio clave de la Constitución, el artículo 128, quizás el más ignorado de nuestra Carta Magna, “De la primacía del interés general”: “En ningún caso el interés de los particulares primará sobre el interés nacional. Todos los habitantes deben colaborar en bien del país”. Es más grave aún cuando quienes lo violan no son particulares, sino parte del Gobierno Nacional.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 25 marzo, 2017, 7:30 am
  11. Sigamos construyendo

    Por Wendy Marton
    Cuando Nicanor Duarte Frutos asumió la presidencia de la República en el 2003 logró un consenso nacional que permitió salvar al país de la inminente cesación de pagos (default) y que se aprueben reformas económicas para consolidar el crecimiento macroeconómico.

    Esta consolidación a nivel macro no hubiese sido notoria inmediatamente si es que un grupo grande de paraguayos no hubiese emigrado a España y no hubiese enviado remesas que posibilitaron que la microeconomía no sienta los efectos del desarreglo económico a gran escala.

    Los años posteriores donde los países vecinos registraron una buena situación económica ayudaron a la consolidación del crecimiento económico, y permitieron que Nicanor deje al Gobierno siguiente unas arcas fiscales con superávit.

    El Gobierno de Fernando Lugo encontró una casa ordenada, y ayudado por la situación regional mantuvo ese crecimiento durante los primeros años de mandato. En el 2011, una alianza colorado liberal en el Parlamento aprobó un aumento salarial desmedido para el sector público, lo que provocó que se inicie una etapa de déficit fiscal (saldo negativo en las cuentas fiscales) que hasta hoy continúa.

    En el 2013, el Gobierno de Federico Franco logró que el Parlamento apruebe la primera emisión de bonos del Tesoro en el mercado internacional, que permitió iniciar una serie de obras públicas que anteriormente eran financiadas con créditos de organismos multilaterales. Un país desconocido como Paraguay comenzó a atraer la mirada de inversores extranjeros y se arriesgaron a poner su dinero en los papeles paraguayos.

    Los bonos del Tesoro paraguayo tímidamente están ganando espacio en el mercado internacional, con tasas cada vez más bajas, algo muy atípico para países con economía emergente.

    Si en el Gobierno de Duarte Frutos no se hubiese iniciado la tarea, el Gobierno de Horacio Cartes no hubiese logrado esta semana colocar los papeles a una tasa inferior al 5%.

    Para los inversores extranjeros que adquieren papeles del Tesoro generalmente los ruidos internos de un país no afectan al interés por los papeles, a no ser que las noticias reflejen una situación complicada a nivel económico con un futuro similar.

    Por eso es que Cartes necesita continuar haciendo bien los deberes, independientemente de quién lo suceda en el cargo en el 2018. Y para que la situación económica continúe creciendo con bases fuertes se precisa de un acuerdo entre todos, donde cedan intereses los poderes Ejecutivo y Legislativo en beneficio del país. Solo si ambos sectores anteponen el país a sus intereses podremos seguir avanzando para consolidar una situación económica mejor.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 24 marzo, 2017, 8:55 am
  12. El país celebra, ellos lloriquean
    23 marzo, 2017

    En menos de 24 horas se produjeron dos noticias de máximo interés para la República. El rechazo de la demanda contra el Estado paraguayo que había presentado tiempo atrás la aseguradora italiana SACE, en el marco del sonado “caso Gramont”, librándonos así de tener que pagar una deuda espuria de 100 millones de dólares, heredada de la dictadura stronista. Y la nueva incursión exitosa del Paraguay en los mercados financieros internacionales, en los que ayer colocó bonos soberanos por valor de 500 millones de dólares, a 10 años de plazo y una ventajosa tasa de interés del 4,7%.

    En el primero de los hechos, la victoria judicial marca un hito en la defensa de los intereses nacionales, al abortarse un grave intento de “manoteo” a las arcas públicas, es decir, a nuestro patrimonio; en tanto que lo segundo representa, además de la obtención de dinero para honrar compromisos y desarrollar obras de infraestructura, la ratificación de la confianza de la que goza el país en el mundo financiero y un duro revés para los traidores a la Patria, que demuestran su amargura sin disimulo al ver frustradas sus ansias de boicotear esta operación de fundamental importancia.

    El fallo de la Justicia estadounidense contra las pretensiones de SACE es motivo de celebración no solo porque se evitó un vil despojo, sino también por las consecuencias positivas que arroja.

    Por un lado, el Estado paraguayo podrá disponer de manera más conveniente de las reservas internacionales, que hasta ahora se mantuvieron en el Banco de Pagos Internacionales (BIS, por sus siglas en inglés) con sede en Basilea, Suiza, a resguardo de eventuales embargos precisamente a raíz del “caso Gramont”, pero sin redituar intereses u otros beneficios. Sin embargo, una vez que la sentencia quede firme, sea porque la aseguradora italiana no apela o porque es confirmada en segunda instancia, éste u otro gobierno podrá colocar una parte de los 7.000 millones de dólares en otros bancos, que ofrezcan todas las garantías del caso, incluyendo tasas de interés que representarían importantes fuentes de ingreso.

    Por otra parte, la superación de esta lacra que arrastramos desde hace años, implicará también una mejora en la calificación internacional del Paraguay, lo que se traducirá, por ejemplo, en que sus bonos podrán ser negociados en condiciones aún mejores y, en general, el acceso al crédito se daría en condiciones más favorables.

    Respecto a los bonos, solo cabe decir que se ofertaron por valor de US$ 500 millones y que la demanda de los inversionistas, más de 150, alcanzó US$ 3.000 millones, fenómeno similar al acontecido el año pasado. Pero hay algo más. La tasa de interés experimentó incluso una leve mejoría con respecto al 2016, descendiendo del 5% al 4,7% en esta ocasión, al mismo plazo de 10 años, a pesar de la campaña política y mediática destinada a presentarlos como “truchos”.

    ¿Cómo no celebrar entonces el fallo de la Justicia de los Estados Unidos a favor de los intereses paraguayos? ¿Cómo no festejar una colocación exitosa de los bonos, que refleja el buen desempeño económico de la última década y los avances institucionales recientes, los cuales nos hacen confiables?

    Los únicos que no tienen motivos para el contento son, como es lógico, los directivos de SACE. Pero a estos rapiñeros se suman en el plano local quienes, aunque parezca mentira, no logran ocultar su amargura cuando al Paraguay le va bien. Los que preferirían vernos hundidos en el fango, para ellos presentarse como nuestros “salvadores”. Los que, como “Marito”, Desirée, Zuccolillo y Vierci, hicieron de todo para destruir la imagen de la nación ante el mundo entero.

    Pero no pudieron. Por eso lloriquean, mientras el país celebra con sobrados fundamentos.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 23 marzo, 2017, 9:43 am
  13. Foro de inversión y los bonos

    Paraguay atraviesa cambios profundos en su economía y el hecho es resaltado tanto en el plano local así como por organismos internacionales, siendo solo la miopía política la que no quiere que se vea la transformación que vive el país.

    Cabe apuntar que los logros fueron resaltados de nuevo, ahora en el marco del III Foro de Inversión Paraguay – Europa, un importante evento que tiene como objetivo estrechar mejores lazos con empresas del viejo continente.

    El presidente de la Eurocámara del Paraguay, Ignacio Ibarra, al momento de cuestionar que se realicen críticas sin argumentos, expresó que se debe destacar que con un crecimiento del 24%, Paraguay ostenta el segundo puesto entre los países con mejor renta per cápita en América Latina. Resaltó, igualmente, los excelentes indicadores que presenta Paraguay en el campo económico, que lo destaca a nivel internacional. En este marco subrayó muy especialmente su ubicación en el ranking de PIB per cápita en el período 2012-2016, donde primero está Perú con 33% y segundo Paraguay con 24%, en tanto que la media en los demás países latinoamericanos es del 5,1%.

    El empresario radicado en el país puntualizó que el hecho que Paraguay tenga esta ubicación debe ser mirado con objetividad. “Marca el acierto de la labor que está realizando el Gobierno para el desarrollo y el crecimiento del país, donde los deberes se hacen con eficiencia y eficacia”, puntualizó.

    Mientras existe un esfuerzo desde las instituciones públicas y el sector privado en mejorar cada días las posibilidades de crecimiento de un país que ha estado postrado por muchos años, en el ámbito político se mantiene una postura irracional respecto a acciones que deben ser emprendidas necesariamente, como la emisión de bonos.

    Además de contar con la legalidad necesaria, confirmada por la misma Corte Suprema de Justicia, a decir del Gobierno la ejecución de los fondos de los bonos ha sido transparente. Es así que se ha reiterado hace unos días unos datos que echan por tierra los argumentos de algunos que sostienen que el dinero se usa para mantener la estructura estatal.

    Se informó que el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) y la Administración Nacional de Electricidad (Ande) fueron las dos entidades públicas que más dinero canalizaron de los recursos captados a través de la emisión de bonos soberanos desde el 2013 hasta la fecha, por unos US$ 2.380 millones. De ese total, el 71% (US$ 1.679 millones) fue destinado a la inversión pública, que a su vez, el 55% de los US$ 1.679 millones fue utilizado por el MOPC y la Ande, según el informe del Ministerio de Hacienda. En ese mismo sentido, los datos de la cartera económica señalan que solo el MOPC se quedó con el 42% (US$ 1.002 millones), mientras que un 13% (US$ 300 millones) fue utilizado por la Ande.

    De la misma manera, el fisco explica que los US$ 377 millones restantes del total destinado a la inversión pública (US$ 1.679 millones) fueron distribuidos entre la Industria Nacional del Cemento (INC), que se quedó con el 3% (US$ 67 millones); la Secretaría Nacional de la Vivienda y el Hábitat (Senavitat) con el 2% (US$ 50 millones); el Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra (Indert) con el 2% (US$ 36 millones) y el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) – Crédito Agrícola de Habilitación (CAH) con el 2% (US$ 46 millones). Asimismo, un 7% (US$ 171 millones) se destinó a aporte capital a organismos multilaterales y unos US$ 7 millones a otras entidades del Estado.

    Es decir, claramente los números hablan por sí solos. Para este año, el Ministerio de Hacienda pretende realizar su cuarta emisión desde el 2013, por un total de US$ 558 millones, que será emitido en dos tandas. Una en el mercado internacional por US$ 500 millones y otra por US$ 58 millones en el mercado local. De ese total captado, un 55% (US$ 305 millones) será utilizado para repagar deudas, mientras que el 45% será destinado a inversión pública para llevar adelante nuevos proyectos y dar continuidad a lo que hoy están siendo ejecutados, señalaron técnicos de la administración central.

    Cabe apuntar que mientras en nuestro país, algunos sectores interesados en frenar todo lo que se pueda siguen insistiendo sobre la supuesta irregularidad, Paraguay ya está embarcado en prever todo lo necesario para la emisión. En ese contexto, el Gobierno eligió a la firma multinacional Citibank (Citigroup), que será la encargada de organizar las reuniones con los inversionistas interesados en los bonos del Tesoro. Una vez concluidos los encuentros y se tenga información sobre las condiciones del mercado financiero y del interés que expresen los inversionistas, recién ahí se sabrá la fecha de emisión. A partir de ahí, debemos esperar buenos resultados.

    Indudablemente, en medio de la intención de generar zozobras, las consideraciones que recibe el país en medio del III Foro de Inversión Paraguay – Europa, son de mucha valía. Reflejan la situación real y no la creada por intereses políticos.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 21 marzo, 2017, 10:30 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

5días

Archivos

estadistas ✓

  • 1,036,521 visitas
Follow PARAGUAY PÉICHANTE on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: