estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Medir los gastos y aprender a reclamar

Saber manejar el presupuesto particular y familiar significa tener conocimiento de reglas matemáticas simples y básicas. Sin embargo, muy pocos en nuestra cultura han aprendido a controlar sus gastos, sobre todo cuando se comparte un espacio público y social. El poder y el estatus y/o la ignorancia y despreocupación también se demuestran a través de nuestro comportamiento consumista, masivo e irracional. No lo pensamos pero es una de las patas de la economía vigente: hacer gastar sin controlar. He visto gente apurada que recibe el vuelto, allí donde ha gastado cierta cantidad, y se mete la plata al bolsillo sin contarla. En los supermercados la mayoría sigue con el “ticket nomás”, como si eso le ahorrara tiempo y saliva no pide factura, obsequiando así el beneficio de sus gastos, es decir, de su trabajo, a otros que utilizan lo que él gastó para esquivar o alivianar controles tributarios.
En un 99% las “equivocaciones” van en contra del consumidor. Hay reglas que todavía no prenden en nosotros. Por ejemplo, ir a una tienda a reclamar un producto en mal estado o cambiar algo que sencillamente compraste mal, ya que en la mayoría de los negocios creen que tu equivocación es parte legítima de su ganancia.

Como sociedad carecemos de asesoramiento económico. Cuando se trata de captar tu dinero y atención todo vale para el negociante y muy poco juega a favor del consumidor final o el más perjudicado. Dentro de negocio incluimos todo tipo de rubros, también las famosas fundaciones, ONG y cooperativas, muchos de estos, lejos de comulgar con los fundamentos solidarios, solo buscan lucro.

A nivel del Estado tenemos el peso de una economía “que crece” (nos dicen). Ahora nos van a subir la luz. Las explicaciones que da López Moreira apuntan a que “necesitamos invertir lo que antes no se invirtió para subsanar el problema general hoy”. Vaya, muy esperanzador, ¿y en cuánto tiempo y dinero, y para quiénes primero sería el remedio?

Hay, por supuesto muchos hilos en este tema. Pero para entender lo primero que debemos hacer es interesarnos (sinónimo de unirnos). Salir de la esclavitud y el encierro del egoísmo y el conformismo, del “cada uno con su vida”, del juzgar de la peor manera sin estar en los pies descalzos de millones que sufren. La economía no es solo asunto de ministerios, es asunto de la gente, del derecho a un presente y un futuro dignos.

La economía nacional como ciencia es apasionante, como participación ciudadana es obligación: ¿Elegimos o no nuestro sistema económico?, ¿cómo participamos?, ¿qué entendemos por desarrollo económico?

Cabe destacar que tenemos una Secretaría de Defensa del Consumidor y el Usuario (Sedeco), que, por cierto, como casi todas las instituciones públicas, muy poco y nada llega a los barrios a enseñar su función.

Para pensar dejo una frase sencilla y completa: “La economía no puede independizarse de la sociedad pues la consecuencia será la destrucción de la idea misma de la sociedad y de bien común. El ideal a ser buscado es una economía de lo suficiente para toda la comunidad de vida” (L. Boff).

Por Lourdes Peralta

http://www.abc.com.py/edicion-impresa/opinion/medir-los-gastos-y-aprender-a-reclamar-1573562.html

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

6 comentarios en “Medir los gastos y aprender a reclamar

  1. Duele decirlo, pero hay que contestarle a Pablo Herken
    El mediático economista Pablo Herken fue en algún momento alguien que, en mi candidez infantil, lo veía como a un hombre a quien debía escuchársele cada vez que hablaba en un canal de televisión sobre sus opiniones de economía. Pero conforme fueron pasando los años, fue cambiando mi manera de ver (y comprender) la realidad que me rodea.
    Cabe destacar que quizás puedo compartir ciertas opiniones con este hombre sobre determinados temas que no voy a mencionar aquí, pero en muchas otras estoy en un profundo desacuerdo. Y más aún, cuando uno ve que alguien defiende con sofismas más que con argumentos las posturas sobre la realidad que afecta a millones de personas que habitan una nación.
    El primer argumento que Herken utiliza es que Paraguay está muy “sólido” para resistir las “tempestades”. No sé qué entiende por solidez ante la adversidad de la economía, pero si nos fijamos en las reservas internacionales netas del país (RIN) y en la deuda pública total (DPT), no vemos una situación de tanta solidez como se veían en años anteriores.

    Desde el año 2012 hasta el año 2016, la Deuda Pública Total (DPT) del Paraguay con relación a su PIB nominal en dólares subió del 14,5% al 23,1%. Así, las Reservas Internacionales Netas (RIN) con relación al PIB nominal subió del 20,2% al 26,2%. Si sólamente nos fijáramos en las reservas, pareciera que todo está de maravilla. Pero si miramos la razón Deuda Pública Total y las Reservas Internacionales Netas, vemos que ésta subió de un 71,9/100 a un 88,1/100 del 2012 al 2016. Es decir, el país está más endeudado con relación a las reservas que tiene del si tenemos en cuenta el período 2012–2016 (empeoró el “amortiguador” de Herken).

    Fuente: Elaboración propia a partir de datos del Banco Mundial y el Banco Central del Paraguay
    Además, pareciera que vivimos en un país de maravillas si nos fijáramos en el aumento de las exportaciones y de las importaciones, sobretodo con la baja del dólar que ayuda a lo último. También es muy positivo tener una inflación bastante baja en estos tiempos. Pero en los últimos meses, según una encuesta de la DGEEC, el desempleo abierto para el cuarto trimestre del 2016 fue del 7.4%, superior al desempleo del mismo trimestre del 2015, que fue del 6%.
    Con relación al rechazo del parlamento a la emisión de nueva deuda soberana, pareciera una supina ignorancia por parte de estos y un acto de antipatriotismo. Pero aún si no fueran muy conscientes de sus acciones, rechazar al endeudamiento como método para el desarrollo del país habrá de ser una de las mejores decisiones que pueden tomar. Ningún país del mundo obtuvo su desarrollo económico en base a deuda.
    Varios países latinoamericanos lo intentaron. Y no sólo fallaron en el intento algunos, sino que también llegaron a caer en situaciones trágicas como el caso de la maltrecha Venezuela, otrora un país bastante próspero en vías a ser un país desarrollado que hoy tiene una economía que va en caída libre. Este país tuvo un manejo bastante irresponsable de sus finanzas públicas en los años 1970, apostando a la deuda soberana para el desarrollo nacional. Esto desembocó en las crisis del Viernes Negro de 1983, el Caracazo de 1989 y el fallido golpe de estado contra el presidente Carlos Andrés Pérez en el 1992, que marcó el comienzo del ascenso de Hugo Chávez.
    En un contexto no muy diferente se encuentra Paraguay, porque al igual que Venezuela en aquellos años, tuvo una bonanza económica durante una década por el aumento del precio de su principal commodity de exportación (en el caso venezolano el petróleo, en el caso paraguayo la soja/maíz). En el caso venezolano, las bajas de interés a nivel internacional por el exceso de liquidez originado por la crisis del petróleo resultó atractivo para los gobernantes de turno para contraer deuda. Pero unos años después (y luego de malversaciones de la deuda, cosa que aquí también puede ocurrir perfectamente) se encontró con la suba de las tasas de interés en EEUU, que terminó representando una caída de los precios del petróleo, el fin de la bonanza y la aparición de dificultades para pagar su deuda, lo que llevo al Viernes Negro de 1983 en dicho país.
    En el caso paraguayo, hoy por hoy se sufre también los embates de la caída de precio de su principal commodity de exportación (la soja), incluso habiéndose recuperado marginalmente con relación a la suba que tuvo hasta principios del 2014 y de la coyuntura internacional, que se tradujo en un menor crecimiento económico a nivel regional y a nivel global.
    El señor Herken también debería aprender a ser más tolerante, sobretodo con la oposición al gobierno, cuando se refiere a éstos como gente que en otros tiempos “serían fusilados”. Muchas personas por pensar diferente fueron masacradas en distintos momentos a lo largo de la historia de la humanidad, y entre ellas, personas que luchaban por las libertades individuales y personas que estaban dispuestas a limitar el poder del Estado sobre sus vidas y las vidas de los demás.
    Más que el dogma, la mejor manera de poder defender las ideas es a través de la argumentación y no de la diatriba violenta que no acepta discusión de algún tipo. Si el señor Herken prefiere el debate antes que la imposición de las posturas, la confrontación de ideas antes que la confrontación armada de ideólogos y el respeto antes que el mero insulto, será mucho más admirable, aunque las ideas suyas sigan siendo para los que piensan como yo y como otras personas, erradas.

    Javier Alonso

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 19 marzo, 2017, 6:42 am
  2. ANDE, yo no te creo

    Por Samuel Acosta
    Mirá que hay que tener coraje para que al cierre de otro verano tormentoso, en cuanto a cortes de energía, se animen a anunciar –como si nada– que irán a ajustar desde el 20 de este mes entre 10% y hasta 20% la tarifa de la Administración Nacional de Electricidad (ANDE).

    El anuncio lo hicieron las autoridades de una empresa estatal que pretende sacarnos más plata del bolsillo mientras premia sin ninguna justificación lógica a sus funcionarios con recortes en la tarifa de hasta un 50%.

    Esta misma ANDE, que tiene una pérdida por conexiones clandestinas que ronda el 30% y que significa millones de dólares anuales sin cobrar, nos impone a nosotros –los que estamos al día con el pago– un mayor esfuerzo.

    El propio presidente de la ANDE, Víctor Romero, nos decía ayer que no puede “poner un policía” de forma permanente para evitar que se reconecte la energía; en pocas palabras, nos dio a entender que quienes estamos del lado legal nos tenemos que aguantar que hagan la vista gorda.

    Esto, sin contar otras perlitas que tiene la ANDE, como las denuncias sobre su frondosa lista de planilleros, o el personal técnico que a costillas de la empresa utiliza insumos para hacer trabajitos extras, sin dejar de contar a aquellos directivos que están en el freezer de oro, es decir, gente que perdió el cargo, pero sigue cobrando el mismo alto salario.

    Está claro que la mochila será cada vez más pesada y se deberá sacar plata de donde sea para que la rosca continúe; entonces, otra vez los perjudicados somos los clientes.

    De qué nos sirve el discurso de que somos el mayor país productor de energía limpia per cápita a nivel mundial, si el propio titular de la ANDE nos admite que esa energía que le vende la binacional Itaipú “es cara” e insume más del 70% de lo que recaudan cada mes.

    Lo restante lo utilizan para sus gastos de personal y prácticamente nada sobra para invertir en mejorar la red de distribución. Para qué están los royalties por cesión de energía de las binacionales Itaipú y Yacyretá a países vecinos si ni un solo guaraní se va a destinar a la empresa que nos debe brindar el servicio de energía a los paraguayos.

    El año pasado, cerca de USD 900 millones ingresó al país en concepto de divisas por ceder energía; de ese dinero USD 360 millones fueron al Fonacide (supuestamente para la educación) y lo restante a municipios y gobernaciones en concepto de royalties.

    Si tan solo USD 50 millones por año se destinaran de estos recursos a la ANDE a través de una ley especial para invertir en infraestructura, sería un gran avance. Romero decía que con ese dinero podría rever el reajuste de la tarifa, y por lo menos, por una vez en la vida, ver algún beneficio en el bolsillo de ser “un productor de energía”.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 14 marzo, 2017, 10:17 am
  3. Cartes y su tarifazo en la ANDE

    Por Enrique Vargas Peña
    El Decreto Nº 6904 fue publicado ayer, lunes 13 de marzo de 2017, en la web de la Presidencia de la República. El mismo autoriza la suba de la tarifa de la Administración Nacional de Electricidad (ANDE) desde el 20 de marzo para clientes que consuman más de 300 kWh al mes, es decir, aquellos que habitualmente pagan como mínimo unos G. 110.000 en forma mensual (http://bit.ly/2mjVWd3).

    Es verdad que ANDE sufre de una desinversión tal que sus servicios se han convertido en pésimos y es verdad que es necesaria una urgente recomposición financiera de ANDE para evitar que sus prestaciones se sigan deteriorando.

    Pero no es verdad que un aumento de tarifas sea la solución más adecuada, aunque es la solución más fácil, la solución que, entre todas las posibles, eligió Horacio Manuel Cartes Jara.

    Cartes Jara podía haber elegido, en vez del aumento de las tarifas, cortar el suministro a los ladrones prebendarios de energía eléctrica, quienes con protección de políticos de su movimiento, Honor Colorado, roban la energía para los asentamientos ilegales.

    Los directivos de la ANDE reconocen que al menos un siete por ciento de la energía se roba, aunque otra gente estima que el nivel de robo prebendario de la energía llega al quince por ciento. Eso se llama incompetencia pura y dura.

    Los directivos de ANDE no quieren hablar de la energía de Yacyretá, que es de ella, que Argentina usa y no paga, aun cuando si la paga abona un precio miserable; pero el Gobierno prefiere aumentar la tarifa antes que ordenar a sus asesores en Yacyretá, como el espía de Whatsapps de opositores Luis Canillas, que cobren a Argentina lo que Argentina debe. Eso se llama incompetencia pura y dura.

    Es que, a pesar de los millones de dólares que usa en márketing para aparentar lo que no es, Horacio Cartes es un incompetente. Su administración del Estado muestra claramente que no es eficiente ni eficaz.

    Su manejo del problema del terrorismo en el Norte lo pinta de cuerpo entero, poniendo a la Policía Nacional bajo la influencia de dos improvisados, José Ortiz, presidente de Tabesa, y al citado especialista en espiar Whatsapps de opositores e inventar conspiraciones, Canillas.

    Mientras, la gente que trabaja queda a merced de los terroristas y debe cumplir sus órdenes. Ese es Cartes y ese es su gobierno.

    Tenía que invertir, desde 2013, mil doscientos millones de dólares en la red de distribución, pero prefirió invertir solamente doscientos millones. No fue capaz de hacer lo que había que hacer con los robos, ni con Yacyretá.

    Toda la incompetencia de Cartes trata de ser encubierta por sus medios y sus periodistas con la retórica de la lucha de clases que dice odiar, pero que usa sin tregua: “Que paguen más los que gastan más”, como si los que pagan fueran los ladrones a los que su gobierno no se anima a molestar.

    El tarifazo de ANDE se suma a los anteriores ataques de Cartes contra el proceso por el que la clase media podría convertirse en la mayoritaria en nuestro país, como el que hizo sobre la importación de autos usados; la promulgación de la ley de tarjetas de crédito que generó la desaparición de unos doscientos mil cartones en manos de los portadores menos pudientes; el IVA al acto cooperativo desincentivando el diferencial que interesa a los menos pudientes y la elevación del IVA a las motos, que encarece el producto a los sectores menos pudientes (http://bit.ly/2co4oHR).

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 14 marzo, 2017, 10:16 am
  4. ANDE impone aumentos al usuario sin mejorar servicios

    El anuncio de que la ANDE aumentará entre el 10 y el 20 por ciento de la tarifa a los usuarios que consuman más de 300 kWh al mes, ha causado mucha indignación en la ciudadanía, que viene sufriendo constantes cortes del servicio y muy pocos signos de mejoría. Según los especialistas, es un golpe que afecta principalmente a la clase media y a las micro y pequeñas industrias, mientras los consumidores de lujos residenciales en media tensión pagan una tarifa disfrazada, mucho más baja. Otra situación enojosa es que los entes públicos siguen adeudando cerca de G. 200.000 millones al ente y gozan de impunidad. Hay que plantear una mejor gestión del recurso eléctrico, una de las principales riquezas del país.
    En medio de las interminables peleas políticas en torno al plan de reelección presidencial, en estos días estalló una noticia que provocó la alarma y la indignación de la ciudadanía, cuando la Administración Nacional de Electricidad (ANDE) anunció que desde marzo subirá la tarifa por el servicio de energía eléctrica entre un 10 y 20%, para quienes consuman más de 300 kWh al mes, es decir, para todos aquellos que paguen como mínimo unos 110.000 guaraníes al mes.

    Aunque el anuncio dejó explícito que no afectará a los sectores más humildes que están beneficiados con la tarifa social, se estima que sí impactará en unos 544.000 usuarios, el 40% de quienes reciben el servicio, en su mayoría de clase media, incluyendo a las micro y pequeñas industrias. Llamativamente, según han destacado especialistas en cuestiones energéticas, el incremento no afectará mucho a consumidores de media y alta tensión, a quienes se privilegia y oculta en una categoría de media tensión que no diferencia categorías comerciales, residenciales y generales, y que tienen hasta transformadores propios para alimentar a lujosas instalaciones.

    La principal causa que genera indignación, sin embargo, es que la ANDE impone el aumento en circunstancias en que existe un descontento general por el pésimo servicio que viene prestando el ente, al someter a la mayoría de sus usuarios a constantes cortes del flujo de energía eléctrica, principalmente en situaciones climáticas adversas de viento y lluvia, como también en épocas de elevada temperatura, precisamente cuando la población más necesita del servicio. Comunidades enteras que suelen quedar sin energía eléctrica por largas horas, a veces incluso durante varios días, con las graves pérdidas económicas y la incomodidad que ello significa, no pueden mostrarse muy contentas con la noticia de que a partir de ahora deberán pagar más por un servicio que está lejos de mejorar.

    Otras situaciones que causan enojo es saber que hay instituciones del Estado que siguen adeudando cerca de 200.000 millones de guaraníes a la ANDE y, sin embargo, no se les corta el servicio, como sí se hace con cualquier ciudadano común. O saber que los funcionarios del ente solo pagan la mitad de la tarifa, y que incluso hay políticos avivados, senadores de la Nación, que estaban pagando solo la tarifa mínima por sus influencias con el poder.

    Más allá de los cacerolazos de indignación popular, hay que plantear a nivel nacional una mejor gestión del recurso eléctrico, una de las principales riquezas del país.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 14 marzo, 2017, 10:15 am
  5. ¿Cómo solventar la incompetencia de la ANDE? ¡Subiendo la tarifa!

    Por Ing. Nelson Cristaldo

    El país entero se ve sorprendido con el nuevo pliego tarifario de la ANDE, no necesariamente por su inoportuna presentación; sino más bien, porque el nuevo pliego de tarifa carece de toda lógica técnico-económica y atenta contra las industrias, grandes consumidores, distribuidoras privadas y por sobre todo contra el ciudadano común. Pero el verdadero enojo de muchos de los usuarios reside fundamentalmente en que la suba de la tarifa eléctrica sirve única y exclusivamente para seguir solventando la incompetencia, la inoperancia, inutilidad y desidia del monopolio estatal sumado a la reinante corrupción que la caracteriza siempre; y eso, amigos lectores, es absolutamente inmoral!

    El presidente Cartes, en su Decreto 6904, justifica la suba de la tarifa bajo las dos premisas principales.

    Que la ANDE no ha ajustado su tarifa desde el año 2002, el Ejecutivo olvida que en el año 2002 la tarifa fue fijada a un cambio de G. 7.000/US$ justamente para darle a la ANDE mucho margen y evitar que la variación cambiaria afecte a la rentabilidad del monopolio.

    Que la ANDE no puede satisfacer los requerimientos de la demanda porque su rentabilidad es insuficiente. En este punto, creo que todos los ciudadanos estamos de acuerdo con el Ejecutivo; puesto que tiene toda la razón! La ANDE no puede mantener su rentabilidad si pierde año tras año más de $260 millones debido a su inoperancia e incompetencia. La ANDE no puede ser rentable cuando solo el 70% de sus usuarios pagan lo que corresponde y el 30% restante no paga o no recibe factura, o simplemente paga un mínimo porque nunca se lee su medidor. La ANDE no puede ser rentable si gran parte de la última década estuvo subvencionando con energía paraguaya a todo el norte argentino generando perdidas superiores a $230 millones (1995-2011).

    La ANDE no puede ser rentable si sus miles de funcionarios solo pagan el 50% de la factura. La ANDE no puede ser rentable con la corrupción y el despilfarro que existe en esa institución; cada resma de papel, cada insumo y cada gasto que realiza la ANDE supera el doble o el triple de lo que se paga en el mercado. La ANDE definitivamente no puede ser rentable si en los últimos 10 años ha perdido millones y millones de dólares sola y exclusivamente debido a su total y completa inoperancia y desidia.

    Algunos de los lectores se preguntan quizás ¿cómo pudo la ANDE sobrevivir tanto tiempo; considerando las siderales pérdidas económicas y la reinante corrupción? Sencillo: ANDE compra energía barata de Itaipú y Yacyretá ($27/MWh) y vende a sus usuarios a $80/MWh. Ahora, con la nueva tarifa, a $94 aproximadamente. Negocio redondo!

    Pero solventar la inoperancia de la empresa estatal no es el único propósito de la nueva tarifa; sino que además pretende destruir por completo a las distribuidoras privadas (Clyfsa de Villarrica y las distribuidoras de las Colonias Menonitas). Algunas de estas empresas son más antiguas que la ANDE y sin duda alguna, todas son por lejos extremadamente eficientes y definitivamente rentables. Estas empresas privadas son una constante amenaza para la ANDE; porque desnudan su ineficiencia y desidia. Para eliminar la competencia, la ANDE decidió aumentarles la tarifa al 97% y además limitar sus contratos a 10MVA; lo cual imposibilita la continuidad de estas empresas puesto que el costo de la energía se vuelve inviable y todas estas empresas requieren contratar más de 10MVA; Chortizer-23MVA, Clyfsa-20MVA, Fernheim-13MVA, esto sin considerar las empresas como Cargill y otras que también consumen más de 10MVA. Así mismo, todo el sector industrial, y comercial (shoppings, hoteles, etc.) se ve afectado en diferentes rangos; desde subas del 40% hasta el 100% dependiendo de la cantidad que consuma y su forma de contratación. Luego de terminar de leer el nuevo pliego tarifario, uno se pregunta: ¿qué clase de enfermo puede redactar un pliego así? ¿Leyó el presidente Cartes el pliego antes de firmar este decreto?; y si lo leyó, ¿qué pretende, destruir las distribuidoras privadas, y posiblemente a gran parte de la industria, el comercio y los servicios?

    Este tarifario carece de toda lógica técnica y definitivamente, la desidia, la incompetencia y la corrupción no pueden seguir siendo solventadas a costa del esfuerzo diario de los ciudadanos que producen y sostienen la economía del país; para que un grupo de sindicalistas, políticos y seudoempresarios de la ANDE se sigan beneficiando con el despilfarro y la corrupción. La ANDE no tiene justificativo económico, administrativo, financiero y mucho menos MORAL, para decir que no le alcanza los recursos; cuando esta empresa ha derrochado millones en ineficiencia, inoperancia, desidia y corrupción a lo largo de los últimos 20 años.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 14 marzo, 2017, 10:14 am
  6. Japuka mba’éna

    Por Caio Scavone

    El comercio y los servicios fueron las actividades que con mayor suceso incrementaron el crecimiento del Paraguay durante el último año. Vale decir que fueron las actividades que posibilitaron el crecimiento del 4,1% de la economía paraguaya en el año 2016.

    Eso es lo que informa el documento oficial del Banco Central del Paraguay (BCP) y fue el crecimiento pronosticado al inicio del año pasado que casi no varió pues se había vaticinado el desarrollo de un 4%. Que los datos del BCP sean fidedignos ya es cuestión de escuchar a los entendidos en esta materia de desarrollo.

    Se considera que el PIB (Producto Interno Bruto) creció al 4,1% y se menciona que equivale a unos US$ 27.384 millones y el PIB anual equivale a US$ 3.995 a cada paraguayo. Para el año en curso se profetiza un crecimiento del PIB de un 3,7% y se presagia una inflación del 4%, casi tan igual a la inflación del 2016 que fue del 3,9%. Si vuestras dudas vienen infladas les ruego observar los indicadores económicos que fueron cacareados por el informe oficial del mismo Banco Central del Paraguay (BCP).

    El documento también detalla que –amén de los servicios y el comercio– los otros motores del crecimiento fueron la construcción; la energía eléctrica proveniente de las binacionales, sobre todo de la Itaipú; la producción ganadera, agrícola y forestal; las industrias manufactureras y el impuesto que paga todo producto.

    Todo esto que cuenta el BCP parece un cuento pero lo digiero con el condimento del buen gusto. La construcción que va en aumento es una realidad, salvo los que se salvan de soportar la caída del techo de las muchas escuelas. De la energía y dinero que corre como agua en las hidroeléctricas binacionales nadie podrá dudar, sobre todo si vemos los sueldos que picotea la perrada disfrazada de consejeros y que son activistas partidarios o componentes del chonguismo, el nepotismo y el amiguismo. Los más avezados consejeros y cualquier cable pelado instalado ahí saben tanto como yo y lo único que aconsejan es que siempre es peligroso tocar un conductor de electricidad.

    Al crecimiento de la agricultura, la ganadería y de la producción forestal hay que referirse con el sombrero en la mano. El sector productivo empresarial y privado hizo crecer y hacerle conocer al mundo que el Paraguay existe. El trigo, el maíz, la soja y el arroz tienen el sello criollo. Vaquillas, vacas y toros ya vuelan en primera clase porque lo producido es carne, leche y cuero de primera. Pero aun hay subsidios populistas, nefasta entrega de tierras y pollitos que pían tarde y desentonan con la auténtica reforma agraria que debe marcar el eficiente rumbo a los campesinos y productores paraguayos. La madera y la reforestación van cobrando posiciones de vanguardia en la misma proporción en que los inoportunos troncos ocupan los cargos oficiales.

    La construcción se dirige a las alturas y desde lo alto marca el ascenso que las empresas privadas desarrollan. Los artesanos, industriales, los que pagan el impuesto por los monopolizados y caros servicios a un Estado corrupto son los que desarrollan el país.

    ¿Cómo sería este país sin gobiernos corruptos? Con caminos bien hechos, con hospitales que funcionen y remedios que curen, con políticos partidarios que se esmeren por un Paraguay mejor y renuncien a las riñas internas, sin escuelas a cielo abierto y sin maestras mediocres, sin la firma de Rodolfito es auténtica o falsificada y que lo único que deja son los quiebres institucionales con tres gobernadores a la vez y el ojepukapa generalizado.

    Cada vez hay menos Estado y el país crece más, está en consonancia con la ANDE que consigue más y barata electricidad para que vivamos en la más cara oscuridad…

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 14 marzo, 2017, 10:14 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

el clima ✓

Click for Asunción, Paraguay Forecast

ÑE’ÊNGA ✓

Ndaha’evoi ku ha’usepávakuri, he’íje asado-hágui oñemosêva’ekue.22/06/17

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

5días

A %d blogueros les gusta esto: