estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Ibuenoitereí…

Una de las características culturales de la que hacemos gala los paraguayos es nuestra cálida hospitalidad, la cual es reconocida por quienes visitan nuestro país o tienen la oportunidad de conocer a paraguayos fuera de nuestra patria.

Esta realidad motivante, fue motivo de reflexión cuando accedí a un artículo muy interesante cuyo vínculo dejo aquí 1 y que básicamente señala que la confianza social es uno de los más importantes valores para el crecimiento económico de una nación.

“Está probado que — la confianza— es uno de los más interesantes e importantes indicadores de fortaleza y calidad de las sociedades y comunidades alrededor del mundo”2.

Si en el Paraguay nos caracterizamos por compartir una ronda de tereré con un desconocido, damos de comer a quienes nos visitan aunque sean extraños a la familia, damos cobijo a ignotos visitantes que golpean a la puerta de nuestros hogares pidiendo refugio o ayuda para continuar su camino, entonces, ¿porqué no crecemos como han crecido los países que con mucha mayor “frialdad” establecen sus vínculos sociales como los países nórdicos, Suiza, Alemania, Francia, España, Canadá, Nueva Zelanda, Australia, Japón o Corea del Sur?. Evidentemente estos países no tienen como capital social principal la “calidez” u “hospitalidad”. Pero sus índices de desarrollo humano son muy superiores a los nuestros.

Entonces, es suficiente ser joviales, cordiales, amables, hospitalarios o como se dice en nuestro país al preguntar sobre los antecedentes de una persona: “Ibuenoitereí” y a la pregunta “Ha mba´e pio ojapova” sonriente te responden “Mba´eve ndojapoi la tipo”.

Esta es la descripción social de donde lastimosamente queda un gran potencial que tenemos como sociedad. Creemos que no hacer nada es siempre bueno. Incluso cuando ese “no hacer nada” significa no impulsar cambios, no romper el statu quo… o en otras palabras dejar que “Así nomás sean las cosas” porque “upeichante voi ko ape ñaneretáme”.

En pleno siglo XXI, en el medio del auge de la sociedad del conocimiento, me animo a decir que el peor enemigo del Paraguay no es una persona, un partido, un club de fútbol o un color o bandera, sino ese afán de glorificarnos por ser “buenos” o “amables” o “humildes” sin que tal aporte pueda causar el verdadero cambio de paradigmas que necesitamos en nuestro país.

En su último libro “Crear o Morir”3, Andres Oppenheimer el autor recuerda a una mujer que recorrió varios programas de televisión durante los ´80 calculando mentalmente y con asombrosa rapidez operaciones matemáticas de suma complejidad. Sin embargo, al concluir el relato de la fugaz fama de aquella mujer, al preguntarse cuál fue el legado de tan prodigiosa inteligencia a la humanidad la respuesta es tan corta como vacía: nada.

Me pregunto si nos pasa lo mismo al medirnos unos a otros por lo “bueno” o “malo” que eventualmente podamos ser en nuestra corta existencia, antes que por lo útil o inútil que somos a nuestra sociedad durante nuestra vida. ¿Será por eso que no podemos tener ídolos deportivos con éxitos duraderos, profesionales exitosos, investigadores renombrados, científicos innovadores que sean dignos de nuestra admiración?. ¿Será que ese duro camino al éxito que curte a los hombres y mujeres que llegan más allá de lo que la mayoría logramos hacerlo, superando la crítica siempre presente, la injusticia de la falta de reconocimiento, los escasos recursos, las múltiples caídas o las burlas de quienes lo rodean y que lo convierten muchas veces en personas antipáticas o poco graciosas o para utilizar el léxico popular personas “argeles”?

Leyendo la clave del éxito económico de las economías modernas hay un hilo conductor que une a los innovadores Europeos, Norteamericanos, Israelíes, Asiáticos y — lastimosamente — unos pocos latinoamericanos y es que casi todos fueron personajes que tuvieron problemas de relacionamiento, fueron incomprendidas, no “encajaban” en sus ambientes o eran demasiado “delicadas” (paraguayan dixit).

Me atrevo a decir que el potencial que tenemos para abrir nuestros corazones a la gente que no conocemos, deberíamos usarlo para alegrarnos con el éxito de aquellos que sí conocemos, y a quienes los juzgamos bajo escrutinio de mafiosos, tramposos o indignos cuando estos consiguen un éxito. ¿Porqué no confiamos más entre nosotros, porque no nos “hallamos” más cuando nuestros vecinos sobresalen en lugar de crear conventillos y levantar dudas sobre el motivo de su éxito o de sus méritos? ¿Porqué somos tan hospitalarios con quienes nunca vimos y no damos crédito a quienes conocemos de toda la vida y han trascendido la barrera de la mediocridad? ¿Porqué queremos igualarnos por lo bajo señalando el vicio compartido y no el mérito que diferencia y ennoblece?

Para generar un “ambiente de éxito” es tan importante cambiar la mezquindad de nuestro pensamiento y podamos alegrarnos del éxito ajeno como perder el miedo al ridículo, al fracaso o al “qué dirán”. Un ambiente de innovación no puede crearse en una sociedad que calla ante la injusticia, no premia el éxito e ignora la virtud.

¿Quiénes son nuestros ídolos paraguayos?

1 http://www.behaviouralinsights.co.uk/uncategorized/social-trust-is-one-of-the-most-important-measures-that-most-people-have-never-heard-of-and-its-moving/

2 Ob cit.

3 OPPENHEIMER, ANDRÉS. Ed. (DEBATE). 6 nov 2014

Posteado por Sebastián Acha el 23-02-2017

Anuncios

Acerca de jotaefeb

arquitecto jubilado, hoy "hurgador" de la filosofía de vida, de las cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

el clima ✓

Click for Asunción, Paraguay Forecast

ÑE’ÊNGA ✓

Peichapevéta mante, he’íje oikokuaa’ỹva kavaju ári.26/07/17

fotociclo ✓

La Costanera Norte es un proyecto de vía de rápido acceso al centro de Asunción y al eje de la Avda. Artigas, que conecta también con rutas internacionales. El mismo también afectará a un total de 12.000 familias del Bañado Norte ubicadas en las zonas de obra, que deberán ser reubicadas.

VIÑETAS ✓

Nico

Melki

Caló

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

5dias.com.py

5días

A %d blogueros les gusta esto: