estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

ANDE y Essap y el eterno mal servicio ofrecido a la ciudadanía

Entre los principales recursos del país figuran el agua y la energía hidroeléctrica, pero sus habitantes suelen carecer de ellas porque las empresas estatales encargadas de proveerlas –la Essap SA y la ANDE– se distinguen por su tremenda ineficiencia y su descomunal corrupción.
El caso de Ciudad del Este, ubicada junto a la represa de Itaipú, resume muy bien lo que ocurre en todo el Paraguay. En efecto, ni siquiera el 30% de sus 300.000 habitantes está conectado al sistema de distribución del agua potable, extraída por la Essap y la Itaipú Binacional del lago de la República: la mayoría depende de una firma aguatera o de un pozo artesiano excavado en el barrio o en su propia casa, lo que no significa necesariamente que el agua que consume sea saludable.
De hecho, nuestro país es el de menor cobertura en el suministro de agua potable en toda América Latina, ya que alcanza solo al 64,9% de la población. La Essap SA no llega a más de 1.700.000 personas, es decir, al 24%, pero aun así, siendo tan pocas, es incapaz de atenderlas como se merecen, y no solo debido a la poca capacidad de los reservorios y por las pérdidas causadas por las cañerías rotas, las conexiones clandestinas y las fallas técnicas.
El desabastecimiento también puede resultar de la avería de un equipo que absorbe el agua, así como de uno de los habituales cortes del servicio de energía eléctrica, que impiden el funcionamiento de los motores que extraen el agua de los pozos artesianos. El del mayor hospital público de CDE, el hospital regional, quedó sin agua, de modo que la provisión quedó a cargo de los bomberos voluntarios.
Estas calamidades ocurren porque la Essap SA no llega a todas partes ni cuenta con la infraestructura adecuada y porque la ANDE no puede asegurar la provisión continua de energía eléctrica. Según el jefe de la agencia regional de esta última, Juan Rozzano, la situación es “catastrófica” debido a la carencia de personal técnico y de recursos materiales, seguramente atribuible al exceso de burócratas, al robo de cables y artefactos, así como a la falta de mantenimiento de equipos obsoletos y sobrefacturados. Conste que el funcionario está contento porque este mes recibirá nuevos transformadores para instalarlos en las áreas más problemáticas.
Lamentablemente es como si las dos empresas citadas hubieran concertado una perversa alianza con el fin de que el verano sea insoportable para la gran mayoría de los habitantes de un país que se precia de tener muchos ríos y arroyos, y dos de las mayores represas hidroeléctricas del mundo. Para su vida cotidiana, ni esas riquezas naturales ni esas obras colosales sirven de mucho, debido a una larga historia de ineptitud y de corrupción, que continuará mientras la ciudadanía siga tolerando tanta incompetencia.

http://diariolajornada.com.py/v6/ande-y-essap-y-el-eterno-mal-servicio-ofrecido-a-la-ciudadania/

 

Anuncios

Acerca de jotaefeb

arquitecto jubilado, hoy "hurgador" de la filosofía de vida, de las cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

8 comentarios en “ANDE y Essap y el eterno mal servicio ofrecido a la ciudadanía

  1. Entre velas, piolas y el lampíû

    Por Caio Scavone

    Si hay algo que nos tiene hartos a los villarriqueños es la falta de agua en la ciudad, este líquido es de extrema necesidad por su valía y por la exclusividad que tiene en no contar con algún suplente que lo sustituya. Se considera que unos 60 litros de agua/día es lo que cada ser humano mínimamente necesita para saciar la sed, bañarse, preparar la comida y limpiar lo que quede sucio como los utensilios de la cocina y la ropa. Y me quedo corto porque en la casa se lava el auto y se riegan el pasto y las plantas.

    El servicio de la aguatera estatal Empresa de Servicios Sanitarios del Paraguay (Essap) hace años que hace agua en la ciudad por todos sus costados y su servicio, que más suena a letrina en el idioma criollo, solamente dura unas 9 horas por día para los 8.800 usuarios que tiene la ciudad de Villarrica. Si existe algún ente corrupto que se haya aposentado en Villarrica como campeón en presentar un pésimo servicio a la ciudadanía, la Essap es la que se lleva la llave de la ciudad.

    La amiga Yole Boggino, en repudio a las autoridades hídricas, llegó a encadenarse en una plaza pública de la ciudad y, como nuestro revés guaireño salta y resalta cada día más, la cadena debe ir para las corruptas autoridades de la Essap, y si es la perpetua será muy merecida. El pueblo villarriqueño se encuentra hoy preparado para resistir una larga sequía, debe madrugar para lavar la ropa, se acostumbró a bañarse a media mañana o a echarse nomás una buena dosis de perfume, desayunar a la tardecita, tomar mate o tereré a la medianoche y a tener los grifos de agua de adorno.

    A este maleficio acuático ciudadano se sumó, como si fuera poco, lo que arrastramos por décadas, el extravagante ensañamiento departamental con las grotescas ocurrencias vividas con el atropello perpetrado en la Gobernación guaireña. El desborde institucional tiene sus raíces en la política partidaria que siempre destila mugre pura cuando viene cada rekutu de los expresidentes. En el Guairá nos convertirnos en receptáculos de la risa generalizada y con un claro indicador que los chiqueros no abastecen para albergar a tanta gente sucia que sigue teniendo y manteniendo el Guairá. La justicia es la que debe resolver si una firma es falsa o auténtica y no una caterva de cuarta instalada en una Junta Departamental, un parlamentario y una consejería eléctrica, ávidos del oro de Paso Yobái.

    Pero el infortunio villarriqueño no para ahí y estamos sufriendo el achaque deficitario de otra empresa estatal como la ANDE, monopolizadora de un servicio que sobra y hasta se puede regalar en el Paraguay como es la electricidad. En el año 1953 fue creada la Compañía de Luz y Fuerza SA (Clifsa) a entregar electricidad a los hogares villarriqueños y hoy cuenta con 14.700 clientes con más de 2.000 usuarios con tarifa social. Además de su buen servicio sin cortes o con solución casi instantánea, la empresa también se encuentra conectada desde hace unos 5 años con las actividades sociales, sanitarias y educativas de la ciudad a través de su programa “Clyfsa en tu barrio”.

    Durante el gobierno de Lugo, sus senadores ya querían pellizcar a esta exitosa empresa, hoy el actual gobierno quiere estatizarla en momentos en que se busca el rekutu presidencial. El pueblo de Villarrica se puso de pie y, sin bañarse por culpa de la Essap, sin saber si Rodolfito seguirá como gobernador guaireño y sin conocerse de dónde viene esta descabellada decisión de alzar el 100% de la tarifa eléctrica, salió a la calle a protestar.

    Pasa que los entes estatales deficitarios como la ANDE y la Essap están llenos de corruptos, sindicatos, planilleros y sinvergüenzas y no tienen competencia. Frente a la piola, el balde y el pozo, junto a la vela, la linterna y el lampíû tienen las de ganar, lastimosamente…

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 28 marzo, 2017, 10:17 am
  2. Odisea versión Ande

    Por Alex Noguera

    De un promedio de G. 200.000 mensuales, de pronto la factura trepó a un “Último aviso” de casi G. 700.000 en marzo, así que la doña decidió tomar el toro por las astas. Logró acomodar sus actividades del día y para las 9:30 conducía rumbo a la Ande, sobre España.

    A su primer disgusto por recibir la exagerada tarifa se sumó el segundo cuando trató de ingresar al recinto para estacionar y se encontró con una fila de automóviles esperando, con la misma intención.

    No había lugar. El poco cortés bocinazo desde atrás no le dio tiempo de pensar mucho, así que siguió adelante y giró en Gral. Santos y a la derecha en la calle Pdte. Hayes para dejar el vehículo en Cayo Romero.

    Pero todos los lugares estaban ocupados. De pronto salió un auto y hábilmente se adueñó del reducido sitio. Cuando estaba por bajar, el cuidacoches le advirtió que si estacionaba de ese lado (derecha) la grúa se llevaría su automóvil. Tercer disgusto.

    Pero no tenía opción. Quedó detrás del volante pendiente de la dichosa grúa y de que un “izquierdista” desocupara un lugar.

    Aguardó 25 minutos para que eso sucediera. Entonces maniobró y dejó su rodado del lado permitido, pero se sintió incómoda por tener que pasar por ese tipo de sinsabores a causa de la falta de previsión de un estacionamiento para los clientes de un ente tan importante como la Ande.

    Traspuso el portón de entrada a las 10:10. En la fila de Informes se colocó en quinto lugar. Le indicaron que si quería fraccionar su cuenta debía sacar número en “Atención personalizada”.

    Esta vez en la fila había como 40 personas. ¡40! ¡Y solo para sacar número! Era ridículo. Mientras pasaban los minutos, escuchaba los problemas de cada uno de los clientes y en un momento le sorprendió la deferencia con que atendían cada caso. Eran un joven y una mujer. Solo dos atendían. Y tardaban porque se daban tiempo para escuchar cada queja y tratar de dar la mejor respuesta.

    La doña “se rabió” más todavía porque no podía enojarse, ya que los funcionarios atendían bien, pero eso sí, la empresa debía poner más de este tipo de gente, ya que los clientes eran muchos y la cola, larga.

    Casi a las 11:30 recibió su número. “B 52. Box 03”, indicaba el display. Ella tenía el 77, así que tenía tiempo de sentarse y estirar sus adoloridas piernas. Mientras, escrutaba hacia todos los costados. Había 9 boxes, pero solo en 7 atendían. A la izquierda estaban los grandes contribuyentes y a sus espaldas como unos 100 clientes formaban fila para pagar facturas.

    Nuevamente el tiempo corría despacio. Pensó en cuánto le gustaría que el presidente del ente sintiera lo mismo que ella y que tuviera que ir hasta ahí y padecer todo ese proceso. Desde tratar de conseguir un lugar para estacionar, pasando por formar una interminable fila para conseguir un número (¿para qué?) hasta recién luego ir a que lo atendieran.

    En medio de sus cavilaciones algo le llamó la atención. Un hombre demasiado sonriente se acercó a uno de los que atendían los boxes y le habló bajito. Hizo señas y se acercó un personaje con cara de ladino, que giraba la cabeza a cada segundo como si lo estuvieran persiguiendo.

    El sonriente le pasó la mano al funcionario y se alejó dejando al ladino sentado para que lo atendieran. Y sí, no tenía número. No tuvo que formar fila antes ni ahora. Otra gota más de disgusto. Ya había perdido la cuenta.

    Hasta que finalmente le llegó el turno a ella y cuando estaba a punto de derramar su balde de hiel en la cara del muchacho que la recibió, su saludo de cordialidad le desarticuló el ataque.

    El portón del ente la vio perderse de vista a las 12:41. Había transcurrido dos horas y 31 minutos, más el tiempo para conseguir estacionamiento. Un trámite que debería durar menos de 15 minutos, se convierte en una tortura para el cliente.

    Ahora que Ande comenzó a enviar a sus clientes a Informconf debería prever mayor estacionamiento, también más funcionarios que atiendan con la misma amabilidad con que lo hacen actualmente, pero con menos colas. Tal vez Víctor Romero no acude a una ventanilla a pagar su factura, ni debe fraccionar su deuda porque la plata no le alcanza, como a muchos clientes. Tal vez tiene una corte que forme fila en vez de él. O tal vez no.

    El cliente no acude por gusto a la central, sino porque quiere solucionar un problema básico grave. Deberían hacerle sentir mejor, no como a una res que entra al matadero.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 11 marzo, 2017, 11:38 am
  3. Funcionarios de ANDE quieren perpetuar sus privilegios

    El denominado “Movimiento de Autenticidad Sindical (MAS)”, del que se dice es una facción interna del Sindicato de Trabajadores de la Administración Nacional de Electricidad (Sitrande), realizó una manifestación contra el titular del ente estatal, Víctor Romero, alegando “comprobada inutilidad y entreguismo sin límite”. En algún momento ejercieron actos de violencia contra el mismo, impidiendo en forma amenazante que saliera del edificio a bordo de su vehículo.

    Cualquiera pensaría que estos indignados funcionarios están furiosos por el suplicio que la ANDE hace pasar a la ciudadanía con cada pequeña tormenta o las frecuentes explosiones de sus generadores. O por la corrupción que suele salpicar al ente. Nada de eso. Lo que inquieta a estos altaneros funcionarios agremiados de ANDE son los beneficios que supuestamente no les son reconocidos o cumplidos. En un reciente pronunciamiento, el MAS afirmó que “continúa la lucha por la reconquista de todos los beneficios del contrato colectivo de condiciones de trabajo, hasta su cumplimiento integral”. Como no se caracterizan por su razonabilidad y circunspección, acusan a todo el mundo con exabruptos de todo tipo, seguros de que nadie les podrá meter en vereda.

    Más allá de estas demandas, ¿cuántos otros beneficios pretenden los funcionarios de ANDE que ya no hayan conseguido, algunos incluso en forma ilegal, como el conocido caso de la media factura que pagan por consumición de energía eléctrica, y con la que desde hace muchos años vienen siendo agraciados a expensas de los demás usuarios?

    Lo más censurable de estas medidas de fuerza que esos funcionarios sindicalizados se permiten tomar en cualquier momento, es que nunca tienen por finalidad el interés general; solo quieren engrosar las canonjías que reciben.

    Sus airadas manifestaciones nunca apuntan a corregir la ineficiencia de los miles de funcionarios inútiles que pueblan esas oficinas. En vez de eso, inventan enemigos fantasiosos en todas partes, pretendiendo hacer creer a los ingenuos que todo el mundo ambiciona quedarse con la ANDE debido a los grandes negocios que con ella se pueden hacer.

    A estos funcionarios sindicalizados poco les importa el bien general. En tal sentido, vale recordar que, hace pocos años, estas organizaciones sindicales salieron a las calles a vociferar contra el proyecto de ley denominado “Marco Regulatorio del Sector Eléctrico de la República de Paraguay”, con el rebuscado y falso argumento de que el Gobierno pretendía privatizar la ANDE, entidad que consideraban estratégica para el país. Nada más lejos de la verdad. Lo que saben y temen las autoridades y sindicalistas es que, si se abriera el sector eléctrico para las inversiones, esa institución tendría que competir con las empresas privadas proveedoras que pudieran surgir, y es seguro que en tales condiciones la ANDE, ineficiente en sus servicios y sobrepoblada de funcionarios ociosos, solo llevaría las de perder y probablemente iría a la quiebra.

    A la entidad eléctrica le iba a ocurrir lo que a ANTELCO-COPACO, que, cuando se estableció el marco regulatorio del sector de las telecomunicaciones y sobrevino una explosión de inversiones en ese ámbito –que creó decenas de miles de nuevos puestos de trabajo–, los pésimos servicios que prestaba la corrupta estatal de las comunicaciones fueron sobrepasados ampliamente por las florecientes nuevas empresas de telefonía que existen actualmente.

    Los sindicalistas esgrimen, entre otros argumentos, que los sucesivos gobiernos abandonan adrede a estas empresas para tornarlas deficientes y entregarlas al sector privado, a las “multinacionales” y otros cucos que llevan escondidos bajo la manga para sacarlos a relucir en los momentos adecuados. No reconocen que son su propia ineficiencia y la corrupción reinantes en las empresas públicas las que las tornan inviables para competir en un libre mercado, donde las empresas cuidan sus costos y compiten por ofrecer mejores y más eficientes servicios.

    No existe ninguna empresa pública que pueda exceptuarse de esa situación, y la ANDE no es la excepción. Por esta razón, no despierta ninguna simpatía la sorpresiva reacción que tienen ahora los sindicalistas contra sus autoridades, porque solo apuntan a perpetuar sus privilegios y nada tienen que ver con el interés de la gente.

    Solo abriendo a la competencia a estas empresas públicas monopólicas, se podrá combatir a los buitres que tienen en su seno y que se alimentan de sus recursos.

    http://www.abc.com.py/edicion-impresa/editorial/funcionarios-de-ande-quieren-perpetuar-sus-privilegios-1566088.html

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 18 febrero, 2017, 10:19 am
  4. Coprofagia y realidad

    Por Blas Brítez

    La sugestiva imagen de las cloacas de Asunción saliendo a la superficie —negras y a borbotones luego de las lluvias, en avenida Primer Presidente, frente al Jardín Botánico—, me recordó que un día de la segunda década del siglo XVII, llegó a Madrid un italiano bastante desorientado, encharcado en ese territorio lleno de barro e inmundicias que era la capital española durante aquella centuria, en el llamado Siglo de Oro: tan refulgente como sucio.

    (Había tanto barro que, además de la dificultad tortuosa que ocasionaba a los carruajes para moverse, las mujeres para verse más famélicas y cadavéricas —al estilo de las modelos de alta costura de hoy—, y en otras ocasiones para utilizarlo como anticonceptivo, aprovechaban su abundancia e incurrían en la práctica de la bucarofagia: ingerían barro. Tan popular era en la nobleza fashion esta práctica que Lope de Vega la inmortalizó: “Niña del color quebrado/, o tienes amor, o comes barro/. Niña, que al salir el alba/ dorando los verdes prados/, esmaltan el de Madrid/ de jazmines tus pies blancos/; tú, que vives sin color/, y no vives sin cuidado/, o tienes amor, o comes barro”; y Diego de Velázquez, en Las meninas, pintó con esa falta de color a la Infanta Margarita).

    Al mismo tiempo que ese italiano trataba de sortear el lodo y la basura para llegar a quién sabe qué lugar, se encontraba también en las calles de Madrid el poeta Francisco de Quevedo, primer espadachín de su tiempo, bebedor frecuente de la miel y la hiel de la Corte, a la sazón urgido hasta las heces por la necesidad de, precisamente, vaciar las tripas. No habiendo encontrado lugar alguno para cumplir con las leyes de la fisiología, se escondió detrás de unos arbustos, allí, en pleno centro de Madrid. Estaba en ese trance, cuando el italiano alelado pasó cerca de donde se encontraba el poeta, y lo vio mientras tenía los pantalones bajos y abonaba la tierra en cuclillas:

    —¿¡Oh, che vedo!? —se preguntó el testigo en italiano.

    Sin dejar de seguir en lo suyo, “el mayo malabarista verbal” del castellano (el juicio es de Roa Bastos) se indignó con la misma ferocidad de su fama:

    —¡Coño! ¡Hasta por el culo me conocen!

    En Suciedad, cuerpo y civilización, el filósofo de San Juan Nepomuceno, José Manuel Silvero, se pregunta: “¿Si la lucha cotidiana pasa por eliminar todo lo excrementicio, de qué vale fijar la mirada en la suciedad?”. En esa fascinante explosión de mierda en el punto que divide uno de los pocos pulmones urbanos del ámbito en donde imperan el humo y el cemento, tal vez, se encuentre una poética respuesta al interrogante de Silvero. O en la ¿paradoja? de que la zona de Asunción que más hiede de mierda no está en los Bañados pauperizados, a menudo estigmatizados, sino en el opulento “nuevo polo corporativo” de la Madre de Ciudades. El coprofágico Quevedo sospechaba todos los días que la realidad es una mierda. Y que la suciedad bien vale la ironía y la poesía.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 13 febrero, 2017, 9:06 am
  5. El mal hábito de las moscas

    Por Pedro Gómez Silgueira

    Las plagas de Asunción IV. Si cae una mosca en la sopa es como para asquearse y estar en alerta.

    Estudios realizados en torno al vertedero de Cateura ya en el año 1994 revelaban que un metro cúbico de basura era capaz de albergar a unos 10 millones de moscas al mes. Entonces ¿cuántas moscas habitarían y se producirían en cientos de hectáreas o una montaña de desperdicios?

    Asunción ha tenido la mala suerte de tener en la zona ecológica más valiosa de su territorio una verdadera fábrica de estos insectos, que no son más que plagas que atentan contra la salubridad de la población.

    El entomólogo Jorge M. Joachini había advertido entonces que las moscas pueden contaminarse con más de 100 especies de organismos patógenos, incluidos los causales de la disentería, fiebre tifoidea, cólera, salmonelosis, lepra, tracoma, poliomielitis y hepatitis infecciosa. También portan ciertos huevecillos de helmintos como los áscaris (sarna) y la taenia (giardia), que son las más comunes.

    Del vertedero de Cateura salen nubes de moscas que invaden vecindarios y así se van propagando a través de los barrios. Sitios donde reproducirse fecundamente no les faltan y pueden encontrarlos en cada cuadra, en cada contenedor, en cada bolsa de basura no recogida en la ciudad.

    Joachini explicaba que “debido a que la mosca solo puede tomar alimentos líquidos, constantemente vomita gotas con el propósito de ablandar los materiales sólidos antes de llevárselos a la boca. Simultáneamente, deposita sus excrementos. De modo que donde se posó una mosca siempre hay puntos de vómito y heces”.

    Combatirlas es misión casi imposible, pues un adulto hembra deposita entre 120 a 150 huevos cada vez y, en un mes, una sola mosca es capaz de poner de 3.000 a 3.750 huevos que luego serán larvas o gusanillos.

    Una curiosa invasión similar se había dado en 1971, cuando gusanos –larvas de lepidópteros– invadieron el barrio Tablada Nueva, otra zona con foco de proliferación, y causó la alarma entre los vecinos.

    Resulta que en el lugar –aparte de las mataderías– se había instalado una empresa que se dedicaba a la compra de huesos y astas de vacunos, que eran acumulados a la intemperie en montículos.

    De allí partían las plagas, y las amas de casa debían sacarlas con escobas de sus veredas. Según la crónica de la época, los bichos de poco más de un centímetro de largo, de andar rápido, salían del patio del establecimiento mencionado y se metían en las casas, trepando las mesas, sillas y cuanto objeto encontraban a su paso. Incluso, se metían en los cántaros de agua que todavía estaban en boga.

    Gamexan, cal, gasoil y hasta ceniza empleaban los afectados para combatir la plaga, sin ningún resultado.

    Gran parte de nuestra clase política y empleados públicos tienen tan malos modales como las moscas y los gusanos, porque no les mosquea tener en Asunción géisers de restos cloacales, que no solo impregnan de mal olor la ciudad, sino constituyen un peligro para la salud y una vergüenza nacional.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 12 febrero, 2017, 9:08 am
  6. El día que Asunción tuvo su propio volcán
    Iván Lisboa –
    Parece un chiste, pero no lo es.
    Apenas se desató la lluvia el viernes pasado, la ciudad capital se vio triste y nuevamente colapsada.
    Lo que más llamó la atención en esta ocasión quizá fue la explosión de agua servida que se pudo ver en el cruce de Primer Presidente y Sacramento, frente al Jardín Botánico. Por primera vez, los ciudadanos pudieron deleitarse con un volcán –de cloaca– made in Asunción, pero volcán al fin.
    Las autoridades respondieron que el problema del volcán se dio por la falta histórica de inversión del Estado en sistemas sanitarios y la inconsciencia de los ciudadanos.
    Y es este segundo punto clave.
    Los cambios empiezan por casa, pero al parecer poco y nada tienen en cuenta esto la mayoría de los contribuyentes capitalinos. El 70% de los asuncenos cuentan con alcantarillado, según el último informe de la Empresa de Servicios Sanitarios del Paraguay (Essap). Pero por ahorrar costos y en una vieja práctica hasta criminal, la gran mayoría opta por conectar su desagüe pluvial (para drenar agua) al desagüe cloacal (para drenar cloaca), lo que hace colapsar ambos sistemas apenas se desata una lluvia.
    Como resultado, se puede ver que en cada mediana precipitación se producen verdaderos raudales de cloaca, pero los primeros en quejarse son los mismos que desde hace años tienen impunemente conectados entre sí ambos sistemas de desagüe en su casa.
    En un recorrido por las principales avenidas, se puede ver que incluso grandes corporaciones no cumplen con este requisito, pero la Municipalidad tampoco fue y es muy rigurosa a la hora de exigir el cumplimiento de sus normativas.
    Otro de los problemas al que nos enfrentamos en cada lluvia es el colapso de los sumideros. Estos sistemas que absorben el agua de la vía pública se ven colapsados por restos de basura. Una vez más, no son el intendente ni el presidente quienes colapsan estos sistemas de drenaje, somos nosotros. Como el agua no tiene dónde descansar, termina inundando los hogares de miles de asuncenos y hasta de ciudadanos del área metropolitana que residen en la frontera con la ciudad capital.
    La autocrítica es un juicio que el asunceno ha perdido contra el orgullo. Pero mientras sigamos ignorando las normativas y sigamos haciendo oídos sordos al llamado que nos hace el verdadero problema, seguiremos soportando más raudales, inundaciones y volcanes de cloaca en Asunción.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 12 febrero, 2017, 8:25 am
  7. Conexiones clandestinas
    9 febrero, 2017

    Desde el mes pasado, agobiados por las constantes quejas, funcionarios de la Ande procedieron a intervenir las conexiones clandestinas en diferentes barrios de Ciudad del Este y de Presidente Franco. Los datos revelan que en cuatro barrios visitados y en menos de un mes se comprobó la existencia de 250 casas que estaban robando energía eléctrica de la Ande. El promedio es de 60 casas por barrio.
    Estas conexiones irregulares, además de robar un servicio público, contribuyen a la sobrecarga de los transformadores, que colapsan y dejan sin energía eléctrica a toda la ciudad. Los procedimientos se realizaron con acompañamiento policial. Ahora lo que resta es esperar a que las autoridades de la Ande terminen la labor enviando el caso a la fiscalía para procesar a los ladrones.
    “Es importante que la gente sepa, que están cometiendo un delito, que está tipificado en el Código Penal. Esto está perjudicando en un promedio del 50% y va aumentando porque la gente ve que su vecino no está pagando y entonces también deja de pagar”, dijo ayer un funcionario, que participaba de los operativos de desconexión.
    Todos los años en temporada de calor se repite la desagradable experiencia de poblaciones enteras sin energía eléctrica. La excusa de los funcionarios de la Ande siempre ha sido la misma, la sobrecarga de los equipos por culpa de las conexiones clandestinas. Ahora se sabe quiénes son los que están robando y están provocando enormes perjuicios, no solamente a la Ande, sino también a los demás usuarios, por los contratiempos que ocasionan los cortes de energía eléctrica.
    La única forma de combatir este flagelo será el castigo ejemplar a aquellas personas que recurrieron a esta práctica ilegal. En nuestro país desafortunadamente estamos acostumbrados a la impunidad y la ilegalidad, lo que hace que sigamos padeciendo la corrupción y un estado poco serio que no puede siquiera garantizar los servicios básicos a su población.
    La fiscalía debería, hace tiempo, haber actuado de oficio para perseguir a los delincuentes que roban energía eléctrica, llevarlos a la justicia para que respondan por el delito de robo. Si estos casos quedan impune en el próximo verano seguiremos padeciendo el mismo mal y escuchando las mismas excusas de los funcionarios.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 9 febrero, 2017, 11:36 am
  8. La provisión de agua
    08 Feb 2017

    De las grandes necesidades que tienen las ciudades modernas, el suministro de energía y la provisión de agua son de las más esenciales para la población urbanizada. Esta sentencia cobra fuerza en países en desarrollo como el nuestro donde durante décadas se ha soportado la infraestructura precaria y poca inversión para estas dos áreas sociales muy sensibles.

    Esta clase de inconvenientes en los servicios básicos es inaudito en países del primer mundo, donde solo una contingencia de enorme envergadura o un atentado es capaz de provocar apagones o la falta de agua.

    En Paraguay, el problema del corte de energía eléctrica suele ir asociado a otros inconvenientes, siendo la carencia de provisión de agua la más complicada y que provoca las justificadas quejas de la ciudadanía.

    La actual gestión de la Administración Nacional de Electricidad (Ande) ha puesto empeño y ha dedicado inversiones para mitigar los cortes del suministro, que muchas veces están vinculados a la carencia de un sistema de distribución acorde, en la mayoría de los casos, pero también –tal como ha sucedido últimamente– a casos de sabotaje, que perjudican a miles de usuarios, tanto del servicio de energía eléctrica como del agua potable.

    Aunque la Ande ha logrado mejorar su servicio y reducir parcialmente los apagones no vinculados a incidentes climatológicos, ya que las fuertes tormentas terminan dañando al sistema eléctrico local, los cortes siguen ocurriendo ocasionalmente y otra empresa estatal, en este caso, la Empresa de Servicios Sanitarios del Paraguay (Essap), es una de las más afectadas por estos cortes.

    Para ayudar a cumplir con el propósito de su misión, proveer agua a la población, el titular de esta repartición estatal, Ludovico Sarubbi, realizó esta semana un importante anuncio que se suma a otros que viene desplegando la aguatera estatal en cuanto a servicios sanitarios.

    Con el fin de asegurar el abastecimiento del líquido vital, la empresa estatal adquirirá más aparatos generadores que serán instalados en las plantas de tratamiento de agua potable, de tal suerte que cuando se produzca un eventual corte de luz, la población no se quede sin agua.

    De esta manera, localidades tan importantes del interior, como Pilar (en el sur) y Concepción (en el norte), ya cuentan con sus propios generadores de energía que facilitan enormemente el servicio para los usuarios de estas ciudades, que de esta manera respiran aliviados.

    El anuncio es muy importante, ya que representa no solamente una acción concreta ante una contingencia desfavorable, es decir, la falta de luz, con una inversión que hará la entidad estatal, sino cobra fuerza también porque se busca dar respuesta a un largo clamor ciudadano: no quedarse sin agua.

    El anuncio es muy importante, ya que representa no solamente una acción concreta ante una contingencia desfavorable, es decir, la falta de luz, con una inversión que hará la entidad estatal, sino cobra fuerza también porque se busca dar respuesta a un largo clamor ciudadano: no quedarse sin agua cuando se produzcan apagones, y en especial en días de intenso calor como los vividos en nuestro país en cada verano.

    Una situación ideal sería invertir más recursos para mejorar el sistema de distribución de la empresa eléctrica estatal, volver confiable a este sistema que en muchas zonas es incluso obsoleta. Pero las inversiones no han llegado. Los sucesivos gobiernos no han tenido la suficiente visión o se han impregnado de oportunismo político o de apatía para dar soluciones eficientes, y a pesar de tener un superávit de generación de energía limpia, gracias al enorme potencial hidroeléctrico de nuestro país, el usuario se ha visto privado de un servicio digno.

    Aunque las soluciones reales –de fondo o estructurales– implican millones y millones de dólares de inversión (la Ande calcula que para tener un sistema de distribución decoroso y eficiente en la próxima década se deben destinar más de 250 millones de dólares por año), este tipo de medidas pone de relieve que hay planes alternativos que se llevan adelante, a pesar de los onerosos costos que implica adecuar un sistema a prueba de fallas.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 8 febrero, 2017, 9:34 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

ÑE’ÊNGA ✓

Kóa ivai, he’íje imemby kururúva.22/05/17

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

5días

como dijo… ✓

@Pocho_py El tema acá es que el PJ es elegido por el Congreso y no es un poder independiente, son elegidos amigos y parientes y a dedo, lastimosamente.
@MarcosMikelj Por favor no a Lugo, ya probó las mieles del poder y todo lo que quiere es volver a sentir el "placer" de gobernar. Sabemos de sus negocios.
@Pykare Sólo la indignación lleva a poco. Para cambiar hay que convertirla en organización política con capacidad electoral y movilización.
@jjfd60 El MOPC y el Ministro Jiménez Gaona adjudican todas las obras a los "amigos", sin importar que esté mal diseñada.
@Vlad_Jara Hace dos o tres días atrás... Y puede ser pio hace dos o tres días adelante?...

A %d blogueros les gusta esto: