estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Vergonzosa ingeniería salarial

Sabemos que en el Paraguay somos expertos en copiar modelos. Esto no sería nada del otro mundo ya que es una práctica universal, no la inventamos nosotros. El problema es cuando se copian las malas costumbres, los vicios y las perversiones de otras sociedades.

Por ejemplo, ya está haciendo carne entre nosotros el tema del “presentismo” laboral, un retorcido hallazgo de la burocracia sindical argentina y que consiste en una especie de recompensa económica para el que no falta a su empleo. Por el contrario, el que se ausenta repetidamente pierde esa “recompensa”. Hubo tiempos en los que cumplir acabadamente con sus obligaciones en el trabajo, por ejemplo no faltar un solo día, catalogaba al empleado o al funcionario como un ejemplo a seguir. En Estados Unidos lo llaman “Employee of the Month” –el empleado del mes-, encabeza un cuadro de honor y es candidato seguro a un bono de fin de año, si las cosas le van bien a la empresa. Pero esto ocurre en Estados Unidos, en donde el papá Estado y los sindicatos carecen de imaginación para inventar todo tipo de denominaciones presupuestarias para premiar adecuadamente al leal, aunque sea un inútil redomado, pero leal. Veamos dos de las más grandes instituciones del Estado en donde cualquiera puede recoger dinero con carretillas.

Primero, Itaipú Binacional. En la edición del jueves pasado mostrábamos un cuadro –no honorífico precisamente- con dos ejemplos de cómo se puede ordeñar a las arcas públicas en forma inmisericorde. Un administrativo, muy activo en la campaña pro reelección, factura más de G. 105 millones en once conceptos diferentes, entre ellos, el famoso presentismo. En la binacional se puede cobrar por 14 ítems presupuestarios diferentes: salario, anuenio, auxilio de alimentación, adicional regional, gratificación por función, peligrosidad por riesgo eléctrico, ayuda habitacional, compensación por área de embalse, bonificación temporal, peligrosidad para bomberos, horas extra (diurnas y nocturnas), penosidad (¿?), adicional nocturno, disposición eventual y… ¡peligrosidad sobre sentencia judicial!

Pero si creemos que los muchachos han sido creativos en Itaipú, esperen a ver lo que es un recibo salarial en la Administración Nacional de Electricidad. Tomamos al azar un sueldo cualquiera aunque bastante crecidito, 26 millones de guaraníes. El beneficiario alcanza ese monto en concepto de: sueldo, otros promedios, personal prevenido, anuenio, sueldo-aguinaldo (¿?), bonificación familiar, ayuda vacacional, bono alimenticio, promedio bonificación por responsabilidad, bonificación por responsabilidad en jefatura, complemento PCC, bonificación adicional, ayuda alimenticia (¿no alcanzaba con el bono?), adicional por título y anuenio-aguinaldo.

No se puede negar que en ambos entes existen verdaderos portentos en materia de ingeniería salarial, ya que les quedan muy pocos “conceptos” nuevos que descubrir o inventar para engordar en forma indefinida los recibos salariales… aunque nunca se debe subestimar la inventiva que en estos entes existe en la materia.

Finalmente, se escucha decir a voceros oficiosos que tanto la ANDE como Itaipú generan recursos suficientes para solventar esos gastos salariales, que no salen del Presupuesto General de la Nación. Claro que no, porque salen directamente del bolsillo de los usuarios, única fuente legítima de ingresos para ambas empresas.

Desmontar estas verdaderas máquinas de expoliar va a ser muy difícil ya que son una fuente inagotable de “sinecuras y canonjías”, expresiones con las que los polemistas definen aquellos empleos en los que “poco se hace y mucho se cobra”, y que son repartidos a manos llenas por políticos sinvergüenzas entre aquellos colaboradores que acostumbran cumplir órdenes sin hacer preguntas.

Y en año político, como el que ha empezado, la plaga se extiende virtualmente sin control.

Anuncios

Acerca de jotaefeb

arquitecto jubilado, hoy "hurgador" de la filosofía de vida, de las cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

2 comentarios en “Vergonzosa ingeniería salarial

  1. Paraguay debe implementar la carrera del empleado público

    Un informe internacional señala el alto peso de las remuneraciones en el total del gasto público. Paraguay está ubicado en el primer lugar como el país que mayor nivel de gasto tiene en este concepto frente a todos los demás rubros que integran el Presupuesto. Este no sería un problema si sobresaliéramos en la calidad de la gestión pública. Pero no es así porque no existe una carrera seria y rigurosa en la función pública, basada en méritos y resultados de la gestión. Al contrario, constantemente observamos la fuerte injerencia político partidaria en las decisiones que se refieren a los recursos humanos. Uno de los mayores desafíos del Estado paraguayo, más allá de reducir la proporción de los servicios personales en la ejecución presupuestaria, es garantizar el adecuado y racional funcionamiento del servicio civil.

    En general, un solo indicador en cualquier ámbito de análisis presupuestario no es útil por sí solo para evaluar la eficiencia, eficacia o calidad de los recursos ejecutados. En el caso particular de las políticas públicas, si realizamos un análisis a profundidad sobre las demandas ciudadanas y las necesidades insatisfechas en materia de servicios públicos veremos que los recursos humanos son y seguirán siendo de gran relevancia.
    Nadie puede poner en duda que los salarios de docentes son relativamente bajos si estos tuvieran la formación académica y las competencias que se requieren para que niños y niñas se eduquen con capacidad, para formarse a lo largo de la vida, tener pensamiento crítico y ser creativos e innovadores.
    De igual manera, Paraguay requiere ampliar su cobertura de salud, para lo cual, el recurso humano es el insumo principal.
    El año pasado, un importante referente del Ministerio de Obras Públicas señalaba los déficits que enfrenta la institución en materia de profesionales idóneos. Por otro lado, nuestro país es el que menos investigadores tiene por persona.
    En definitiva, si el objetivo es transitar hacia el desarrollo, la demanda de fondos para financiar en cantidad y calidad a un servicio civil capaz y comprometido va a seguir aumentando.
    El problema principal en nuestro país es la calidad de los funcionarios públicos. La prensa permanentemente se hace eco de denuncias sobre nombramientos y contrataciones realizadas de manera irregular, de la desproporcionada cantidad de funcionarios en determinados sectores y la falta en otros, y de la conducta prebendaria y clientelar de los mecanismos de asignación de remuneraciones y de ascensos.
    Como ejemplo, solo basta recordar las denuncias de presiones para la firma de apoyo a la reelección. Ningún empleado público se sentiría presionado si tuviera la seguridad de que si dice que no, no va a tener represalias. Pero sabemos que no es así.
    Paraguay necesita con urgencia implementar la carrera del empleado público, con mecanismos claros y transparentes para garantizar que el acceso y la promoción en la función pública solo dependan de los méritos y resultados.
    Solo de esa manera, el funcionario se sentirá comprometido con los objetivos institucionales y mantendrá al margen de su trabajo las presiones que pudieran generarse desde los operadores políticos o las empresas vinculadas con las compras públicas.
    No es tarea fácil, por eso es que llama la atención el alto nivel de gasto salarial frente a otros países como Chile, Uruguay y Brasil, que cuentan con carreras mejor estructuradas y en mejores condiciones para generar los resultados que se esperan.

    http://www.ultimahora.com/paraguay-debe-implementar-la-carrera-del-empleado-publico-n1058912.html

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 31 enero, 2017, 8:33 am
  2. Insulto a la pobreza del pueblo

    Los ingresos mensuales de los funcionarios de las entidades binacionales son un insulto a la razón y a la pobreza del pueblo, tal como lo ilustran los casos de la directora ejecutiva del Parque Tecnológico de Itaipú (PTI), María Teresa Peralta, y del jefe del Departamento Administrativo de la Entidad Binacional Yacyretá (EBY), Wildo Almirón. La primera percibió en diciembre último 44.443.874 guaraníes, en tanto que el segundo se embolsó ¡nada menos que 105.238.537!, aguinaldo incluido, gracias a que a sus salarios, ya de por sí considerables, se suman varios rebusques adicionales inventados para mantener gorda a la clientela, que constituyen una verdadera tomadura de pelo a ese pueblo paraguayo sin medicamentos, con techos de escuelas que se caen sobre los niños o con pasajeros y productos del agro que quedan varados en los caminos por falta de pavimentos.

    En efecto, la directora ejecutiva del PTI cobra un “auxilio de alimentación”, como si fuera una indigente, y una “gratificación por función”, como si no ganara un sueldo de 19.439.000 guaraníes por ejercerla. Por su parte, el jefe del Departamento Administrativo de la EBY, cuyo sueldo asciende a 26.582.550 guaraníes, recibe un premio por el engendro salarial del “presentismo”, o sea, por cumplir con su deber de asistir a su lugar de trabajo, además de una suma para cubrir sus “gastos de almuerzo” y hasta un insólito subsidio por “el uso” de energía eléctrica. Lo cierto es que ambos funcionarios, que ni siquiera son los de mayor jerarquía dentro de los respectivos organigramas, ganan mensualmente más que el propio presidente de la República, dado que este percibe unos 40 millones de guaraníes mensuales, incluido el gasto de representación.

    El hecho de que las descomunales remuneraciones de quienes sirven en las entidades binacionales no provengan del Presupuesto nacional no justifica, en absoluto, que tengan niveles de ingreso propios de países opulentos y no de uno en el que existe tanta miseria como el nuestro. Ofende enterarse de que solo las sumas que reciben los citados funcionarios en concepto de “auxilio de alimentación” y de “presentismo” superan con creces el salario mínimo vigente, que para muchos trabajadores no pasa de ser un sueño anhelado. Por supuesto que los agraciados servidores de las entidades binacionales saben muy bien que sus ingresos son envidiables, tanto que se opusieron en su momento a que los montos fueran publicados porque, según alegaron los sindicalistas, eso pondría en riesgo su seguridad, y no precisamente porque tuvieran vergüenza de su indebido privilegio.

    Y bien, es lisa y llanamente inmoral que los directores y los consejeros paraguayos derrochen el dinero público de una manera tan escandalosa, como si no se dieran cuenta de la pobreza en que se debaten tantos compatriotas. Que no nos vengan con el cuento de que sus privilegiados funcionarios son de lo más competentes, y que los cargos que ejercen son de alta responsabilidad. Es bien sabido que, tanto en la EBY como en la Itaipú Binacional, se practica desde siempre un prebendarismo descarado en beneficio de los paniaguados del Presidente de la República y de sus capitostes, sin que la idoneidad importe un bledo. Allí se le encuentra un buen hueco a quien, por algún motivo, deba abandonar otro cargo apetitoso, como el caso del exministro de la Corte Suprema Víctor Núñez; el familiar de un legislador que ponga su voto en venta, como el del hermano del senador Carlos Núñez; o a los parientes de un aliado en una campaña inconstitucional, como el de los dos sobrinos del senador Fernando Lugo. Y el cargo es lo de menos, porque abundan los “comisionados” que prestan servicios en organismos estatales para hacer o no hacer lo mismo que los funcionarios de la casa, pero ganando mucho más que ellos.

    Tampoco cabe admitir lo que suelen alegar los responsables del indignante despilfarro: que las remuneraciones de los funcionarios paraguayos deben ser equivalentes a las de los brasileños y argentinos, dando a entender que está en juego la igualdad. En realidad, lo que nuestros vecinos hicieron fue seducir a los consejeros y directores paraguayos con jugosísimas remuneraciones para ellos y para los funcionarios de todos los niveles administrativos, para hacer la vista gorda al robo descarado de la mitad de la energía hidroeléctrica que nos pertenece. En otras palabras, los siderales ingresos mensuales implican de hecho un soborno encubierto para que los paraguayos beneficiados cierren la boca y se sometan a los designios de nuestros grandes socios.

    La cuestión fue y sigue siendo comprar conciencias y someter voluntades a platazo limpio, porque el patriotismo de muchos angurrientos tiene su precio, que está reflejado en las planillas de sueldos de las entidades binacionales. Así, el mencionado Wildo Almirón funge hoy como uno de los más fanáticos impulsores del plan de “rekutu” del presidente Horacio Cartes.

    Los ciudadanos y las ciudadanas ya no deben seguir tolerando el obsceno espectáculo que brindan unos avivados de marca mayor, vinculados al poder político, repartiendo salarios del Primer Mundo entre parientes y allegados. Se trata de una bofetada que merece una respuesta firme mediante manifestaciones de repudio público contra los desfachatados que están desvalijando el país.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 31 enero, 2017, 7:47 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

fotociclo ✓

Las luces de la costanera rodeando la ciudad

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

5días

A %d blogueros les gusta esto: