estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Partido en picada

Que la situación del Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA) no está pasando por su mejor momento es de público conocimiento. Pero si bien el hecho no se reduce solamente a estos últimos tiempos, la crisis, la grieta interna se irá agrandando en este año que apunta a tener un tinte de alto contenido electoral.

Y es que al parecer la gestión del actual titular del mencionado partido, Efraín Alegre, no está convenciendo a muchos ya que, según algunas denuncias, es de un carácter fuertemente personalista, dejando de lado a otros sectores, lo que hace que la interna se profundice. Hoy por hoy, Alegre es el “único e indiscutible” candidato a la presidencia de la República y el hecho no está cayendo bien en varios referentes importantes de PLRA.

El fracaso eleccionario del hoy titular liberal en las presidenciales del 2013 está muy metido en la mente de muchos liberales que pretenden buscar otras alternativas, sin embargo, el fuerte “poder” que ejerce Alegre dentro de la agrupación política por el momento frena cualquier intención de buscar un candidato que lo enfrente.

Pero además de ese malestar que existe en algunos referentes y afiliados del PLRA por la figura de Efraín Alegre, en las últimas horas hubo algunos indicios de denuncias contra el mismo por supuestamente cobrar una importante cantidad de dinero de la Justicia Electoral y que sin embargo ese dinero no habría sido utilizado para los fines correspondientes, que era saldar deudas contraídas en las elecciones pasadas.

Un nuevo fracaso eleccionario puede ser fatal para el PLRA y de eso deben ser conscientes sus actuales autoridades y la búsqueda de la unidad tanto interna como alguna alianza debe tomarse como una prioridad.

Es así que ayer se escucharon declaraciones de un referente importante de la Cámara de Diputados por el mencionado partido, Edgar Ortiz, donde acusó a Efraín Alegre y a Salyn Buzarquis de utilizar el dinero del partido político para sus intereses particulares, en vez de pagar los bonos que ya vencieron el año pasado. “Me parece que alguna gente le quiere quitar del camino a los candidatos, para quedarse como único postulante, como Efraín Alegre, quien utiliza la plata del partido pero no paga incluso los bonos. Viene la gente del interior y quiere cobrar, pero no puede”, indicó.

Es lamentable ver cómo un histórico partido político del Paraguay que tuvo hasta no hace muchos años atrás, miembros (sobre todo parlamentarios) que daban jerarquía y realce al mismo, hoy esté entrando en un camino cuya salida es o será difícil de encontrar.

Hoy por hoy, Alegre es el “único e indiscutible” candidato a la presidencia de la República y el hecho no está bien cayendo en varios referentes importantes de PLRA.

Está visto que los intereses particulares priman mucho más sobre los de los afiliados o del pueblo liberal, y por esa vía, el único resultado podría llegar a ser el fracaso. Una mala gestión nunca termina en un buen resultado, eso es algo simple.

Pero lo que es peor, un nuevo fracaso eleccionario puede ser fatal para el PLRA, y de eso deben ser conscientes sus actuales autoridades y la búsqueda de la unidad tanto interna como alguna alianza debe tomarse como una prioridad. Otro camino no hay.

El “me parece que alguna gente le quiere quitar del camino a los candidatos, para quedarse como único postulante, como Efraín Alegre…”, que señaló Ortiz, no es una buena señal y de eso deben tomar nota los principales referentes partidarios.

Por Antonio López

http://www.lanacion.com.py/2017/01/17/partido-en-picada/

Anuncios

Acerca de jotaefeb

arquitecto jubilado, hoy "hurgador" de la filosofía de vida, de las cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

3 comentarios en “Partido en picada

  1. Acción criminal dentro del PLRA

    Las revelaciones de los videos del circuito cerrado perteneciente a la propia sede del Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA) confirman las acciones criminales que se estaban diseñando dentro mismo del local del partido el pasado 31 de marzo ante los ojos de las autoridades partidarias e incluso con insumos, para la elaboración de bombas molotov, guardados dentro de la oficina del presidente de esa nucleación política.

    En la secuencia de los videos, insisto, registrados por las mismas cámaras del PLRA se ve cómo los azules con Efraín Alegre a la cabeza se prepararon para hacer frente a lo que ellos consideran un atropello a la Constitución Nacional luego de enterarse del tratamiento del proyecto de enmienda por parte de los 25 senadores, a puertas cerradas y a tambor batiente.

    Los mismos jóvenes, que desde las 15:30 hasta las 16:15 del 31 de marzo estuvieron reunidos con Alegre en la sede partidaria diseñando las acciones a tomar luego del “atropello”, son a quienes se los ve en las otras imágenes frente al Congreso arrojando piedras a los policías y los mismos que ingresaron al Parlamento generando destrozos y la posterior quema del edificio.

    Hasta aquí, obviando la quema del Congreso, se podría hasta considerar una reacción legítima, una manifestación natural de actores políticos y jóvenes que interpretan una violación al orden jurídico y amparados por el derecho constitucional salen a las calles a resistir. Pero no, lo grave acá es la sucesión de hechos que se observan en los videos del PLRA posterior a la quema del Congreso y antes de que se diera el asesinato del joven Rodrigo Quintana.

    Estos actores liberales fueron quienes al abandonar el Congreso y sus inmediaciones se dirigieron hasta el local del PLRA y en ese trayecto hubo denuncias y evidencias de saqueos y desmanes cometidos en locales comerciales y en el edificio del diario ABC Color.

    Siguiendo la sucesión de hechos que se ven en los videos del PLRA, algunos de estos actores llegan al local partidario. Previo a la llegada, otros militantes de este partido meten en bolsas de basura de color negro los insumos para la elaboración de las bombas caseras (botellas con kerosene o alcohol).

    La Fiscalía imputó el viernes a algunas de estas personas, incluidas a un menor de 17, a quien se lo ve en todas las acciones, desde la reunión con Alegre, en la quema frente al Congreso y es uno de los que posteriormente alrededor de las 23:30 del viernes 31 ingresaron nuevamente al local del PLRA junto al joven Brian Esteban Martínez (imputado) y son los que recogen las bolsas negras, van al patio trasero del PLRA, recogen una tela blanca y sobre una mesa despliegan las botellas, cortan la tela y preparan las bombas molotov que luego las distribuyen, y algunas las guardan en la oficina del propio presidente del partido. Todo esto se ve en el circuito cerrado del PLRA.

    Mañana, en una publicación en La Nación vamos a mostrar la secuencia de los hechos en imágenes y un elemento revelador que hasta ahora no se mostró ni contó.

    Ante esto surgen varias interrogantes. Por un lado vale aclarar que nada de lo ocurrido dentro del PLRA que revelan las imágenes justifica el asesinato de Quintana ni la acción policial, sino que es bueno también separar los hechos para comprender en manos de quién estaba la violencia esa noche, que no es lo mismo que una manifestación o reacción ciudadana motivada por la indignación.

    ¿Por qué las mismas autoridades del PLRA permitieron a jóvenes, algunos menores de edad, acciones violentas punibles? ¿Qué más querían incendiar con las bombas y cuáles serían esas consecuencias? Para nada se puede asumir al observar los videos que con las imputaciones fiscales exista un intento de criminalizar las manifestaciones ciudadanas. Quizás hubo algún ciudadano indignado que se manifestó, pero también hubo actores dispuestos a incendiar todo.

    Por eso más que nunca es necesario que la Fiscalía lleve adelante una investigación sería, que no deje cabos sueltos ni que despierte sospechas de una parcialidad ni que sirva de excusa para decir que se trata de una persecución política.

    Por Jorge Torres Romero

    http://www.lanacion.com.py/columnistas/2017/04/23/accion-criminal-dentro-del-plra/

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 26 abril, 2017, 9:51 am
  2. El poder compartido
    25 Ene 2017

    Por Richard E. Ferreira-Candia

    Se entiende por la palabra “poder”, desde una mirada política, como “el dominio, imperio, facultad y jurisdicción que alguien tiene para mandar o ejecutar algo”, así como “la fuerza, vigor, capacidad, posibilidad, poderío”. Compartir es “repartir, distribuir algo en partes” y “participar en algo”. Y participación es el “acto y efecto de participar”, que es “tomar parte en algo” o “tener las mismas opiniones, ideas, etcétera, que otra persona”.

    El Comandante leía desde su teléfono lo que había encontrado en el sitio de la Real Academia Española (RAE) sobre las descripciones exactas de estas palabras, tomando un sentido específico. Tomó de su taza un sorbo del café negro, sin azúcar, que ya había pedido en el altillo del Café Literario, donde de nuevo nos encontramos, hizo su característica pausa para dar más fuerza a lo que iba a decir, y continúo: -Hay varios tipos de poder, mirando siempre el lado político, como el Ejecutivo, Legislativo, Judicial, referidos a los tres poderes del Estado; el jerárquico, público y, entre otros más, los siempre preocupantes absoluto, arbitrario y fáctico.

    Igualmente, en su contexto más general, poder es entendido como la capacidad de dominio, la de influir sobre los demás así como una suprema autoridad en un entorno. La discusión sobre el tema, desde las definiciones políticas, está sostenida desde diversas visiones. Entre ellas están las de Maquiavelo, que entiende al poder “como una compleja situación estratégica en una determinada sociedad”, y probablemente la más clásica de Max Weber desde la sociología, que señala que se entiende como “cada oportunidad o posibilidad existente en una relación social que permite a un individuo cumplir su propia voluntad”.

    Algunos sostienen que para tener poder político hay que tener poder económico, mientras que otros consideran que solo es necesario contar con la capacidad adecuada, sobre todo técnica, y aplicarla en los escenarios en los que uno se desee. Y ahí entramos en el poder de la persuasión. Está también el poder social –generalmente poco valorado en cuanto a la fuerza que puede tener– que se refiere a la capacidad de, sobre todo a través de la presión, lograr cambios en las estructuras políticas, gubernamentales y hasta incluso sociales. Además, el poder mediático, del que ya hablamos en reiteradas ocasiones.

    -En fin, podemos seguir hablando de más definiciones y análisis, pero vayamos a lo que estábamos viendo, dijo el Comandante.

    Con las dos tazas de café negro, sin azúcar, ubicadas en la mesa del altillo de uno de los lugares de Asunción más acogedores y emblemáticos, conversábamos sobre una entrevista al papa Francisco que fue publicada en el diario El País, de España, en la que en una parte hacía referencia al poder que tiene como máxima autoridad de la Iglesia Católica.

    ¿Incómodo con el poder tampoco se siente?, le preguntaron, a lo que Bergoglio respondió: “Es que el poder no lo tengo yo. El poder es compartido. El poder es cuando se toman las decisiones pensadas, dialogadas, rezadas; la oración a mí me ayuda mucho, y me sostiene mucho. A mí no me incomoda el poder. Me incomodan ciertos protocolos, pero es porque yo soy así, callejero”.

    Más allá del aspecto religioso de su respuesta, nos llamó la atención su definición: “El poder es compartido”. Intentamos analizar cómo puede ser aplicable en la política, donde el poder generalmente va más ligado al absoluto y autoritario, sobre todo en sociedades en las que se vivieron largas dictaduras.

    El comandante hizo una nueva pausa, tomó un poco de agua tónica que había pedido antes, e indicó que un amigo le había dicho alguna vez que en psicología unos autores dividieron el poder en cinco tipos, entre los que estaban el de “recompensa” y el de “coacción”. El de recompensa está ligado al otorgamiento de beneficios materiales o de otro tipo para mantener el poder sobre un determinado individuo o varios individuos. El de coacción, describió, se relaciona a la capacidad de imposición o amenazas de castigos por parte de quien tiene el poder para lograr un fin. Este tipo de poder es bastante común en el entorno político, atendiendo a las presiones para mantener cargos o cortar beneficios/recompensas en caso de que no se acompañe una causa. Su principal herramienta es la generación de miedo; pero como probablemente es una de las más nefastas formas de tratar de mantener o lograr el poder, también genera una reacción negativa y mucho resentimiento hacia quien lo aplica, detalló el Comandante. Entre los tipos de poder –siguió mencionando de nuevo a su amigo– también están el “legítimo”, el de “referencia” (relacionado a la persuasión) y el experto (habilidades para áreas específicas), desde luego aplicables a la política, aunque las dos mencionadas primero (recompensa y coacción) son las que despiertan preocupación en las sociedades vulnerables socialmente.

    Tomó el último sorbo de café, y mientras levantaba la mano para llamar a nuestro amigo el mozo para pedir otra taza, el Comandante dijo que es importante preguntarnos constantemente qué tipo de poder prevalece en nuestro escenario político. El compartido, es decir el que se ejerce “cuando se toman decisiones pensadas, dialogadas”, definitivamente no es. Eso.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 25 enero, 2017, 8:17 am
  3. Efraín, el operador político de HC
    25 Ene 2017

    Por Jorge Torres

    Hablemos sobre hechos consumados, sin entrar en el gastado, tedioso y aburrido debate de si es constitucional o no, porque los argumentos de los proenmienda y los contraenmienda ya los sabemos de memoria. La senadora Zulma Gómez (PLRA) me decía ayer en radio Uno que contaban con 25 votos en el senado para aprobar la enmienda. Incluso, que Fernando Lugo ya tiene el argumento para justificar su cambio de postura: escuchó el pedido de la gente, por eso las giras por el interior y los mítines políticos.

    Sumados, la intención oficialista y luguista, se asume que en el referéndum ganará el Sí, con lo que quedarán plenamente habilitados a competir Lugo y Cartes.

    La senadora, quien es acusada por el oficialismo de su partido de ser operadora del cartismo, hace una doble apuesta y retruca: Efraín Alegre es el gran operador de Horacio Cartes. Al decir esto, describe un escenario que es casi más que obvio.

    Siempre partiendo de la premisa de los hechos consumados, el 2018 tendrá a dos competidores fuertes: Lugo-Cartes. Gómez dice que si el presidente de su partido no se suma al proyecto Lugo 2018, dividirá a la oposición, con lo que las chances de la ANR, de seguir en el poder, prevalecerá y difícilmente se repita lo que ocurrió en el 2008, con la Alianza Patriótica para el Cambio. Dicho esto, Gómez vuelve a preguntarse: ¿Quién entonces será el gran operador del cartismo?

    LA ESTRATEGIA. El senador oficialista Gustavo “Pipo” Alfonso (ANR) ya confesó lo que la senadora Lilian Samaniego (ANR) no se animaba a esbozar y pedía a los periodistas que participen de la sesión donde tratarán la enmienda y verán cuál será la estrategia a ser utilizada en el senado. Tanto el luguismo como el cartismo sabe que el principal meollo que tienen hoy es el segundo párrafo del artículo 290 de la Constitución Nacional: “El texto íntegro de la enmienda deberá ser aprobado por mayoría absoluta en la Cámara de origen. Aprobado el mismo, se requerirá igual tratamiento en la Cámara revisora. Si en cualquiera de las Cámaras no se reuniese la mayoría requerida para su aprobación, se tendrá por rechazada la enmienda, no pudiendo volver a presentarla dentro del término de un año”. Es decir, no valdría en este caso ese argumento de que el párrafo en cuestión se refiere al texto y que cualquier otro texto sería otro proyecto. Y aquí hay que fijarse en que “el texto íntegro” está en masculino y “la enmienda” en femenino. Si se refería al texto diría “no pudiendo volver a presentarLO y dice presentarLA”, es decir, se refiere a la enmienda.

    Por lo tanto, la única estrategia que les queda y que particularmente creo la más razonable, es la que sostiene el senador Alfonso: declarar nula la sesión del 25 de agosto del año pasado.

    Los mismos senadores, quienes elaboraron el proyecto de enmienda, con una argumentación magistral de la figura constitucional, pero que luego la rechazaron, se ufanan de que se trató de una estrategia política, incluso el senador disidente Silvio “Beto” Ovelar confesó que lo actuado en dicha sesión fue una simulación. Entonces, lo aprobado ese día, tiene sobradas razones para ser declarado nulo de toda nulidad. Esto partiendo de la hipótesis de que todo acto jurídico que parta de un acto doloso será considerado nulo. Esta sería la única manera de violar efectivamente el 290.

    Con los votos anunciados por la senadora Gómez y la estrategia esgrimida por su colega oficialista Alfonso, queda más que claro cuál será el escenario político venidero, independientemente a las reacciones, manifestaciones o reclamos propios, legítimos o naturales que provengan de un sector de la oposición y cuyos actores principales ven disminuidas sus chances de llegar al sillón de López.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 25 enero, 2017, 8:16 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

5días

Archivos

estadistas ✓

  • 1,036,521 visitas
Follow PARAGUAY PÉICHANTE on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: