estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Diputado de la arbolada

Cada fin de semana, los controles de la Policía Caminera nos reportan que en promedio más de 220 amigos del corcho y la latita son pescados in fraganti en las barreras de alcotest. Pese a las campañas como Sobrio Al Volante de la Asociación SER (Seguridad en las Rutas) o las sanciones que establece la ley para quienes osan conducir alcoholizados, no existe forma de reducir estas estadísticas.
Indigna ver cómo en muchos casos los infractores se toman como un chiste el caer en barreras y minimizan el hecho de estar borrachos, suicidas y asesinos en potencia.

Una de las últimas vergüenzas etílicas tiene nombre de diputado: Eusebio Alvarenga (PLRA).

El libador azul dio 0,525 en la prueba del alcotest y tuvo el desparpajo de burlarse de la situación y de las personas afectadas en el accidente que ocasionó en la madrugada del jueves 8 de diciembre, en las inmediaciones de la Avda. Félix Bogado.

En el zapping radial se lo escuchó decir, respecto al accidente, que un árbol le había salido al paso, que tomó unos vinitos “livianitos incoloros” y que respetó la ley porque es abogado; que las causas del choque fueron la pista mojada y la escasa visibilidad.

La ciencia nos dice que 0,525 de alcohol en la sangre produce un nivel de dificultad de moderado a severo para conducir un vehículo. En ese estado se reduce la visión, hay dificultad en el enfoque, se desatienden las señales de tránsito u otros que no se perciben adecuadamente.

El estado de intoxicación alcohólica, nos dice el fiscal Emilio Fúster, es considerado como falta gravísima. Y, aunque el Código Penal, en su artículo 217 no establece graduación mínima alguna, la ley es de “tolerancia cero”.

Esperemos que el fiscal general del Estado, Javier Díaz Verón, cumpla su palabra y que los agentes del Ministerio Público sean implacables en la investigación de este accidente de tránsito y que la ley sea igual para todos, tal como lo afirmó en sus declaraciones públicas.

Pero convengamos que esas palabras, como tantas otras de promesa de justicia o investigación clara y transparente hasta “las últimas consecuencias”, no pasan de ser solo una linda poesía para los titulares de prensa o para el tiempo que dure una entrevista en el éter. Porque, pese a existir una ley, el marco penal solo contempla hasta dos años de cárcel o multa para los borrachos al volante, quienes luego de “yerar” se burlan de los accidentados, heridos, contusos y hasta muertos que ocasionaron por no saber lidiar con su capacidad de libación. O por creerse superpoderosos y atropellar con todo a su paso porque son los superhombres movidos a etanol con licencia para matar.

Por Marta Escurra

http://www.abc.com.py/edicion-impresa/opinion/diputado-de-la-arbolada-1545902.html

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

3 comentarios en “Diputado de la arbolada

  1. Las “listas sábana” y un borracho

    Por haber conducido en estado de ebriedad, el diputado Eusebio Alvarenga (PLRA) fue imputado por el Ministerio Público por la comisión de los delitos de exposición al peligro en el tránsito terrestre, omisión de auxilio y obstrucción al resarcimiento por daños en un accidente de tránsito, ocurridos en la madrugada del 8 de diciembre último. Su lujosa camioneta tenía una placa particular y, encima de ella, otra placa del Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados, que el legislador integra en representación de la Cámara Baja.

    La imputación fiscal omite el detalle de que el susodicho respondió con un gesto obsceno al reclamo de la víctima, pero basta y sobra para que la ciudadanía vuelva a tener presente la calaña de muchos de quienes gustan presentarse como “representantes del pueblo”. Aunque para diputados y senadores no rija la Ley de la Función Pública, cabe apuntar que su art. 57, inc. e) obliga a los funcionarios públicos a “observar una conducta acorde con la dignidad del cargo”. El mismo comportamiento cabe esperar de los parlamentarios, por el respeto que se merecen sus electores. No es suficiente con que se abstengan de incurrir en hechos punibles, sino que también es necesario que actúen con decoro para estar a la altura de la noble labor que el pueblo les encomendó, lo cual, está visto, les importa un bledo a la mayoría de ellos.

    Si como cuerpo colegiado las Cámaras del Congreso no buscan sanear sus cuadros sancionando las inconductas, quienes creen tener las manos y la conciencias limpias no deben quejarse de que se los meta en la misma sucia bolsa en la que están sus colegas sinvergüenzas. Aunque los buenos sean minoría, deberían tener al menos la delicadeza de sentar postura cuando ocurren casos indecorosos, para no ser confundidos con los impresentables.

    El art. 190 de la Constitución dispone que cada Cámara, “por mayoría de dos tercios, podrá amonestar o apercibir a cualquiera de sus miembros por inconducta en el ejercicio de sus funciones, suspenderlo hasta sesenta días sin goce de dieta”. O sea que, obliga implícitamente a los legisladores a comportarse con circunspección, pero ocurre que, en la práctica, hasta la fecha solo el senador Juan Carlos Galaverna (ANR) fue sancionado con suspensión de 60 días, sin goce de dieta, por haber admitido públicamente que incurrió en un fraude electoral, en perjuicio de correligionarios suyos; por su parte, los diputados Jorge Baruja (ANR) y Carlos Portillo (PLRA) fueron amonestados y se les prohibió realizar viajes oficiales al exterior durante dos años, por haber hecho mal uso de viáticos recibidos. Es alarmante que el común de los legisladores no se inmute ante los delitos o los escándalos protagonizados por sus pares.

    El diputado Alvarenga es un destacado exponente porque representa a la Cámara Baja ante el órgano encargado de juzgar a los jueces y a los fiscales por la comisión de delitos o el mal desempeño de sus funciones. Y bien, tras los hechos punibles que habría perpetrado estando borracho, carece en absoluto de autoridad moral para juzgar a nadie por haber delinquido o incurrido en “actos u omisiones que constituyen inmoralidad en su vida pública o privada y sean lesivos a su investidura”, que el art. 14, inc. h) de la Ley N° 1084/97 menciona como una de las causales de mal desempeño de los jueces y fiscales.

    El diputado de marras, cuya profesión no está indicada en la página oficial de la Cámara que deshonra, se niega a dimitir como miembro del Jurado, lo que no debería sorprender a nadie considerando su propia canallada y la desfachatez de tantos parlamentarios. Lo que sí sería un milagro es que sus colegas le pidan que renuncie a representarlos ante el Jurado, y que lo suspendan en el ejercicio de las funciones de legislador.

    El Ministerio Público solicitó al juez competente que tramite el desafuero del diputado para que pueda ser sometido a proceso. Desde luego, tampoco tendrá la decencia de sugerir a sus pares que lo desaforen y habrá que ver si estos resistirán la tentación de proteger su impunidad para hacer honor al perverso espíritu de cuerpo. “Hoy por ti, mañana por mí” es el eslogan más popular en las Cámaras.

    Que días después el diputado haya llegado a un acuerdo económico con su víctima, lo que por cierto implica la admisión de los hechos que se le imputan, no disminuye la gravedad de su falta. Entretanto, seguirá creyéndose legitimado para seguir juzgando a jueces y a fiscales, sin tener vergüenza alguna por sus graves limitaciones morales. Por lo demás, es sabido que cuando un proceso judicial involucra a un legislador, el mismo recurre a todas las chicanas habidas y por haber para dilatar incluso la apertura del juicio oral y público, según lo vienen demostrando los senadores Enzo Cardozo (PLRA) y Víctor Bogado (ANR), así como los diputados José María Ibáñez (ANR) y Milciades Duré (PLRA).

    Este es el nivel de muchos de los integrantes del Congreso que padecemos, de modo que los electores deben ocuparse de que en la próxima legislatura estén representados por compatriotas mucho más dignos que el imputado por la comisión de tres delitos consecutivos en una madrugada alcohólica. Los parlamentarios no deben seguir dándonos vergüenza ajena, por su pobreza moral e intelectual.

    El Paraguay tiene hombres y mujeres que pueden honrar el cargo electivo que les confíen sus compatriotas, para lo cual es necesario que se lancen a la arena política para tratar de limpiarla de tanta podredumbre. Para tener una posibilidad frente a los muchos averiados que hoy “representan” al pueblo, los ciudadanos y las ciudadanas deben reclamar que se ponga fin al oprobioso sistema de “listas sábana”, que hoy permite a los caciques partidarios secuestrar la voluntad de sus compatriotas colocando en los cargos electivos a sus allegados políticos de la peor calaña y de escasa, o ninguna, preparación.

    http://www.abc.com.py/edicion-impresa/editorial/las-listas-sabana-y-un-borracho-1547225.html

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 15 diciembre, 2016, 7:12 am
  2. El diputado de los vinos “livianitos”

    Por Susana Oviedo
    Si no hubiese sido por el tema de la reelección que, por obra y gracia del Poder Ejecutivo, con aliados incondicionales y “negociables” del Poder Legislativo, la conducta del diputado liberal Eusebio Alvarenga habría constituido un gran escándalo.

    Condujo ebrio, a alta velocidad, ocasionó un accidente de tránsito, huyó, no auxilió a la víctima, hasta que, pocas calles adelante, subió a la acera y embistió contra un árbol. El vehículo que conducía tenía dos placas pegadas. Una del Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados, otra, particular.

    El parlamentario dio positivo el alcotest y ahora se encuentra imputado por tres delitos: exposición al peligro, omisión de auxilio y obstrucción al resarcimiento por daños en accidente.

    En un país con fuerte apego a las normas, un ciudadano que estuvo bebiendo, aunque fuere “vinitos livianitos”, como justificó alegremente Alvarenga, no debe conducir. Pone en riesgo la vida propia y la de terceros.

    Por la investidura, y por la relevancia de su labor, un legislador debería ser un ejemplo en su vida privada y pública.

    Si alguien que incide en el contenido, forma y fondo de las leyes, actúa con tanta irresponsabilidad y cobardía, por supuesto que pierde autoridad moral.

    Más aún, cuando es el primero en violar las normas. ¿Cómo pretender que se respeten las reglas de tránsito o promover la educación vial a las nuevas generaciones, si gente como este diputado actúan como si no existieran normas?

    Lo preocupante es que el hombre ni siquiera asumió la gravedad del hecho.

    Reconoció que estuvo bebiendo alcohol, pero como algo inofensivo, lo que demuestra la falta de conciencia.

    Cuántas inconductas ya hemos visto de los parlamentarios en el Paraguay, y todavía no hemos logrado ser más exigentes a la hora de elegirlos. Muchos hombres y mujeres, sin ningún tipo de formación y trayectoria, ocupan una banca en el Congreso, gracias a las listas sábanas que, hasta hoy, los partidos políticos perpetúan como fórmula para negociar bancas.

    Tráfico de influencia, despilfarro, pago de su personal doméstico con fondos del Estado, viáticos millonarios para viajes al exterior con fines turísticos, nepotismo, autoasignación de numeras y privilegiadas asignaciones. Compra y venta de votos, multiplicación de cargos para ubicar a los correligionarios y amantes, sin concurso alguno. Pero, sobre todo, mucha impunidad.

    ¿Qué más hay que esperar de los congresistas paraguayos para tomar conciencia de cuan exigentes debemos ser como ciudadanos a la hora de votar?

    Los accidentes de tránsito pueden ocurrir. Pero cuando quien lo provoca está alcoholizado y, para colmo, no se queda a auxiliar a quien produjo el daño, es una actitud demasiado irresponsable. Merece un castigo ejemplar, más aún si se trata de un diputado.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 14 diciembre, 2016, 9:49 am
  3. Cuidado que viene el diputado
    9 diciembre, 2016
    Por Sergio Etcheverry

    Imagínese usted estar en una esquina, esperando el verde. En su espejo retrovisor ve acercarse raudamente a un vehículo por lo que, prudente, se adelanta un chiqui para que pueda pasar, pero es inútil, la camioneta lo choca, ambos se bajan, discusiones, groserías, el señor apurado que se escapa, sus amigos que lo persiguen, sus amigos que lo siguen, el inconsciente chocador que pierde el control de su vehículo y se estrella contra un árbol.

    Todo esto le sucedió anoche a una señora común y corriente, con el picante aderezo que quien le chocó es un diputado que estaba, como él mismo lo dijo, “con unos vinitos arriba” y a su deleznable conducta de huida, agregó su negativa feroz a someterse al alcotest porque “tenía fueros” y aceptó (¿presionó?) ser llevado por una patrulla a su casa (así como al paso, los fueros parlamentarios no pueden usarse para cubrir delitos comunes, diputado).

    Como frutillita del postre, este azul diputado pertenece al Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados, por lo que resulta imaginable la presión a la que debe exponerse cualquier juez o fiscal que tenga que trabajar en este caso.

    Contra lo que la mayoría pensamos, el diferido alcotest dio positivo, por lo que ahora debemos estar atentos a este caso, que podría implicar desde exposición al peligro hasta omisión de auxilio.

    Hace pocos años, cuando hablar de “conductor designado” parecía ciencia ficción y ahora es algo que se hace, así como las personas que dejan su auto en casa y toman un taxi si saben que estarán en una reunión con bebidas alcohólicas.

    Nuestro representante no hizo nada de esto: en forma alegre e irresponsable decidió, luego de una distendida reunión con amigos, tomar su vehículo, poniéndose en peligro a sí mismo y a los demás, conducta claramente delictiva y que, afortunadamente, no pasó a mayores.

    ¿Podemos confiar en alguien así para legislar? ¿El famoso “la culpa es de quienes lo votaron” corresponde en estos casos? ¿Es confiable alguien que ignora, tuerce y usa a su favor las leyes? Pero esto no es nada extraño… Ejemplos de forzar leyes e interpretar las cosas a favor de cada uno, tendremos muchos ejemplos en las próximas semanas…

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 11 diciembre, 2016, 11:16 am

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

clima ✓

Click for Asunción, Paraguay Forecast

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

ADN

5días

VIÑETAS ✓

Nicodemus Espinosa

Melki Melgarejo Valiente

Carlos Sosa Sanabria

A %d blogueros les gusta esto: