estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Cosmética de la billetera

El que explica se complica. Este es el caso del ministro de Obras Públicas y Comunicaciones, Ramón Jiménez Gaona, quien en la semana que pasó quiso, una vez más, vernos la cara de tontos a cada uno de los paraguayos que venimos padeciendo la negligencia de la megaobra que se dio en llamar Superviaducto.

“En algunas fotos pudimos observar fisuras en las vías pero no pasan de ser temas cosméticos que se pueden resolver fácilmente”, había dicho Jiménez Gaona en una conferencia de prensa luego de que la empresa fiscalizadora de la obra se haya negado al izamiento de las 27 vigas de 60 toneladas cada una y en las que se encontraron graves fallas en su elaboración previa. Antes de esta conferencia quisieron embaucarnos con la versión oficial de “diferencias de criterio” con la empresa fiscalizadora.

Por uno u otro argumento ¿cómo es posible minimizar un hecho tan grave como lo es construir una superestructura con soportes fallados? ¿Cómo es posible decir que se pueden resolver “fácilmente”? ¿Cómo? ¿Coimeando a los fiscalizadores para que hagan la vista gorda y dejar que las consecuencias sean problema de otros como se hizo siempre? Para quienes transitamos todos los días en zozobra e indignación por Aviadores y Madame Lynch el ningunear el punto neurálgico de una superconstrucción –que el gobierno de Cartes intenta convertir en su insignia de “paz y progreso”– es otra burla y desprecio más al ciudadano paraguayo.

Es cierto, que en dicha obra hay obreros trabajando las 24 horas. Se pueden trabajar 25 también, pero si los materiales no reúnen las condiciones mínimas no hay Dios que nos ampare de una eventual catástrofe provocada por la negligencia de un ministro.

Supongamos que en días más, en otra conferencia nos digan que el problema ya fue solucionado y que se usarán vigas nuevas o que se arreglaron las falladas. Entonces surgirán dos interrogantes: Una, nos quedará la duda de si se trata o no de una nueva maniobra para sobrefacturar esta obra que cuesta más de US$ 124.000 millones y que pagamos todos, no el ministro, no Cartes. Dos: Si el ministro sabe de cosmética arquitectónica, ¿que más sabe de cosmética presupuestaria?

El problema aquí no es una fisura, es algo grave. Es el síntoma de que las cosas no se hacen de manera correcta y honesta. Así de mal que hasta el propio obispo del vicariato apostólico del Chaco, monseñor Gabriel Escobar, habló en su homilía de los dudosos manejos en las construcciones encaradas por el Estado. A saber, las que nunca se concretan, las inconclusas o las que terminan derrumbándose. Una obra mal hecha es un acto criminal y una burla a la dignidad de los paraguayos, y, una gestión eficiente no se diligencia con retoques cosméticos. Tarde o temprano se derrumba.

Por Marta Escurra

http://www.abc.com.py/edicion-impresa/opinion/cosmetica-de-la-billetera-1543811.html

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

2 comentarios en “Cosmética de la billetera

  1. LA INVIABLE TRANSCHACO
    Andrés Granje
    El ministro de Obras Públicas y Comunicaciones, Ramón Jiménez Gaona, se pronunció respecto a la cancelación de la licitación para la reconstrucción, recapado y reciclado de 560 km de la ruta 9 Carlos Antonio López y accesos, más conocida como la Transchaco, que se pretendía ejecutar con la Ley 5074 llave en mano, se buscaba mejorar desde el puente Remanso hasta Mariscal Estigarribia, ya que ofrece malas condiciones de servicio y seguridad vial, que hoy toda la ciudadanía padece. . Mota-Engil presentó una oferta de USD 596 millones para ejecutar las obras, que representa USD 162 millones más respecto al costo que estimó el MOPC. Empero, Obras Públicas recomendó adjudicar el proyecto por casi USD 635 millones que, según el MOPC, es el valor presente neto de la oferta, teniendo en cuenta el financiamiento a largo plazo.
    Dos preciosos años se perdieron mientras el Ministro Jiménez y su equipo buscaban empresas interesadas en el proyecto llave en mano, aun en contra de opiniones de entendidos que señalaban la imposibilidad de encontrar empresas interesadas en dicha modalidad por la característica de esta ruta y la lenta recuperación del capital invertido en la construcción, obviamente las empresas privadas buscan principalmente el lucro y en estas condiciones la única empresa presentada fue la portuguesa , rebasando todas las estimaciones del costo que podría tener la obra para nuestro país, por lo que no quedó alternativa que cancelar el proyecto y buscar fórmulas de cómo se puede financiar el arreglo de esta carretera vital para nuestra expansión hacia el chaco.
    Por lo menos el Ministro Jiménez, considera de alta prioridad, para su cartera de estado encontrar una alternativa de financiación que se adecue a las posibilidades, para ejecutar de manera urgente la reconstrucción de esta ruta. El mal estado de esta vía le resta posibilidades de progreso al país y es también causa principal de trágicos sucesos por los accidentes hasta mortales que se registraron en el tiempo como consecuencia del mal estado de la vía. El trayecto de 560 kilómetros hasta Filadelfia que está en el proyecto ya fue recapada varias veces sin resultados positivos, desde el momento que al poco tiempo de nuevo se tienen los mismos problemas de baches, porque según entendidos no se elevan el terreno por donde debe pasar la ruta .

    Y pensar que esta es la parte de la transchaco mejor construida, porque lo que la ruta desde Filadelfia hasta la frontera con Bolivia en Infante Rivarola es una burla y un escarnio a la patria, esta segunda parte fue construida durante el gobierno de Nicanor Duarte Frutos y ante que una carpeta asfáltica se trata de un lecherado con bleque, que solamente con los vientos chaqueños desaparecieron en tramos dejando ver nuevamente el talcal de la base en la demostración más palpable de la falta de patriotismo de los funcionarios que permitieron que el disparate vial se consumara, en tanto del otro lado de Infante Rivarola los bolivianos avanzaron despacio, pero con mejor criterio y mayor honestidad realizando un trabajo sólido para culminar el enlace con nuestra desastrosa ruta transchaco.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 6 diciembre, 2016, 8:10 am
  2. Autopista Ñu Guasu: mal comienzo, peor final

    La autopista Ñu Guasu, proyectada para una extensión de 6,3 kilómetros de longitud, uniendo Asunción con Luque, fue dividida en dos tramos. El tramo I, de 3,3 kilómetros, desde el cruce del arroyo Itay hasta su empalme con la ruta Transchaco, frente al Jardín Botánico, fue adjudicado al consorcio de empresas Tecnoedil, del ingeniero Denes Tómboli; Constructora Heisecke, del ingeniero Luis Heisecke, y 8 A, del ingeniero Luis Pettengill. El tramo II, de 3 kilómetros, desde el Itay hasta su empalme con la avenida general Aquino, ya dentro del casco urbano de Luque, fue adjudicado al consorcio de empresas integrado por Las Residentas, del ingeniero Isacio Vallejos, y Constructora M & T, perteneciente al arquitecto Julio Mendoza.

    Su construcción se inició en octubre de 2012, siendo ministro de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) Enrique Salyn Buzarquis. El plazo contractual de terminación fue fijado para marzo de 2014. Cuatro años después, el tramo I aún está en proceso de completamiento, en tanto que el tramo II fue recibido provisoriamente por el MOPC como terminado. Curiosamente, la recepción fue hecha faltándole casi 500 metros para llegar hasta su empalme con la avenida General Aquino, a la entrada de la ciudad de Luque, previsto en el contrato.

    Esta anomalía llamó doblemente la atención de la opinión pública. Primero, porque el costo del tramo trepó de un monto inicial de 85.339 millones de guaraníes a 103.000 millones. Segundo, la vía no tiene la extensión fijada en el contrato. Como se ha hecho costumbre durante la actual administración del MOPC, el pretexto esgrimido por el director de Vialidad, ingeniero Ignacio Gómez, para explicar la insólita anomalía contractual fue el manido cuento de que “el aumento se dio por la deficiencia del proyecto (…) hubo que excluir el acceso debido a que, en contrapartida, al consorcio contratista se le exigió incorporar otras obras que no estaban inicialmente en el diseño” (las negritas son nuestras).

    Entre las obras adicionales de referencia citó la modificación del viaducto sobre la autopista Silvio Pettirossi, que tuvo que desplazarse del eje inicialmente proyectado, sufriendo cambios tanto estructurales como de dimensiones. Mencionó también que el puente sobre el arroyo Abay, el cual fue inicialmente proyectado con una longitud de 15 metros, tuvo que ser alargado a 25 metros.

    Lo que el director de Vialidad no supo explicar fue en qué concepto, entonces, se le había reconocido con anterioridad al consorcio constructor el 20 por ciento de aumento sobre su oferta contractual original, si no fue para cubrir el sobrecosto ocasionado por las modificaciones señaladas, en vez de “mutilar” la vía acortándola casi 500 metros para financiar tales sobrecostos, restándole utilidad crítica a la misma. Lo que el ingeniero Gómez atinó a decir al respecto es que el tramo inconcluso será incorporado al tramo III, cuyo diseño y catastro se llamará a licitación antes de que termine el año y que está destinada a conectar la autopista a la nueva ruta Luque-San Bernardino.

    Este curioso finiquito del tramo II de la autopista configura una profecía autocumplida. En efecto, al asumir el cargo, el ministro Ramón Jiménez Gaona había declarado públicamente que la autopista Ñu Guasu era la peor herencia que recibió de su antecesor en el cargo. Llama la atención, por lo tanto, que, reconociendo este presente griego, no haya tomado las medidas correctivas pertinentes para enderezar el entuerto que recibiera en herencia, sobre todo, porque tuvo el tiempo más que suficiente para hacerlo, si en verdad se hubiera propuesto.

    En vez de castigar atrasos y transgresiones contractuales –como la ilegal habilitación de cajas de préstamos de tierra para terraplén dentro del predio de la Dinac por parte del consorcio del ingeniero Vallejos y el arquitecto Mendoza–, el ministro Jiménez Gaona sorprendió a la opinión pública con la concesión a ambos consorcios contratistas de 20 por ciento de aumento sobre la oferta de contrato, es decir, el tope de aumento permitido por la ley de contrataciones públicas, tal como lo hiciera casi al mismo tiempo con los consorcios responsables de la ruta Concepción-Vallemí, también retrasados en plazo y calidad de obra.

    A estar por esta política de generosidad con la plata del pueblo que caracteriza a la actual administración del MOPC, todo pareciera apuntar a que el ministro Jiménez Gaona se propone dejar a su sucesor una herencia mucho peor que la que recibiera él del inescrupuloso que le precedió en el cargo. En efecto, del total de 42.953 millones de guaraníes concedidos a las empresas contratistas de la avenida Ñu Guasu hasta la fecha en concepto de sobrecostos, a la actual administración del MOPC le corresponde un total de 17.390 millones de guaraníes, y el resto a la de Salyn Buzarquis.

    Como el costo total del tramo II, con la mutilación de casi 500 metros de su tramo final, alcanza a ser 103.000 millones de guaraníes, el “regalo” del MOPC al consorcio contratista es de unos 17.000 millones, la “yapa” que el ministro Jiménez Gaona acaba de darles al ingeniero Isacio Vallejos y al arquitecto Julio Mendoza por haber demorado cuatro años en completar 2,5 kilómetros de ruta.

    Quienquiera sea el que lo remplace en el cargo, debiera abrir un “juicio de sucesión”, para determinar con justicia cuál resultará ser a la postre “peor herencia”; si la de Buzarquis o la de él.

    Mientras la “patria contratista” continúe burlándose de las regulaciones existentes en el marco de las obras públicas, cobrando suculentos montos adicionales a pesar del incumplimiento de los contratos, nuestro país continuará desangrándose, en tanto las mismas autoridades que permiten esos asaltos a las arcas públicas se quejan de no tener más recursos para atender las necesidades de la población.

    http://www.abc.com.py/edicion-impresa/editorial/autopista-nu-guasu-mal-comienzo-peor-final-1542561.html

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 4 diciembre, 2016, 7:37 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

el clima ✓

Click for Asunción, Paraguay Forecast

ÑE’ÊNGA ✓

Ndaha’evoi ku ha’usepávakuri, he’íje asado-hágui oñemosêva’ekue.22/06/17

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

5días

A %d blogueros les gusta esto: