estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Indulto e ineficiencia

El caso de uno de los 16 presidiarios recientemente indultados por el presidente de la República revela con tanta nitidez la ineficiencia y falta de amor propio que caracterizan a la labor que desempeñan una gran mayoría de los funcionarios públicos.

Con otros 5 varones y 10 mujeres, el hombre de esta historia se benefició el pasado 18 de noviembre con un indulto presidencial concedido, a pedido del papa Francisco, como un acto de caridad por el Año de la Misericordia.

Sin embargo, en el sistema de la Corte Suprema Justicia (CSJ) no figuraba que Isabelino Franco Benítez se encontraba procesado por un caso de abuso sexual en niños, además del de homicidio por el que había sido condenado y se hallaba en la cárcel.

Detrás del sistema informático están personas concretas, funcionarios responsables de cargar los datos en el banco de datos, en las fiscalías y en los juzgados.

¿Se imaginan el riesgo que entraña el que no estén siendo registrados los imputados y hechos punibles con la minuciosidad que requiere un tema tan delicado como este?

¿Quiénes son los responsables de una situación como esta?

A partir de lo sucedido, es inevitable que los ciudadanos miremos con mayor sospecha aun a varias instituciones y que quedemos con la connatural necesidad de que algunas de las autoridades se dignen a brindar una explicación, puesto que el acto del indulto dejó mal parado al propio presidente de la República.

Confiado en el trabajo de varias instituciones involucradas para estudiar la lista de posibles beneficiarios, el mandatario autorizó con su firma el acto de perdón por el que las 16 personas se ganaron la libertad antes de cumplir totalmente sus respectivas condenas.

Estamos hablando de una tarea interinstitucional que involucra al Ministerio de Justicia, el Poder Judicial, la Pastoral Penitenciaria y otras, como la Dirección General de Establecimientos Penitenciarios y Ejecución Penal. Por eso, y porque se supone que pasa por varios filtros, menos aún pueden permitirse error alguno.

Hubo una negligencia terrible en este caso. No solo por el hecho de que no figuraba que el personaje tiene otra causa abierta por violación, sino porque precisamente se le otorgó la libertad a alguien que cometió uno de los delitos que descalifican al reo para recibir esta gracia. ¡Qué lamentable!

Por Susana Oviedo

http://www.ultimahora.com/indulto-e-ineficiencia-n1042059.html

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

3 comentarios en “Indulto e ineficiencia

  1. Urge corregir y actualizar los registros del sistema carcelario

    El bochornoso caso del preso por tentativa de homicidio que fue indultado por el presidente de la República, pero tuvo que volver a prisión al descubrirse que también estaba procesado por supuesto abuso sexual en niños, debido a que los datos no figuraban en la lista de la Corte Suprema de Justicia, revela el estado de gran precariedad en que se siguen manejando los registros del sistema carcelario. Es urgente que se disponga una minuciosa revisión, corrección y actualización, no solamente para que el país no se exponga a otra vergüenza internacional, sino principalmente para proteger los derechos de muchas personas expuestas a la negligencia administrativa y judicial.
    Lo que inicialmente se buscaba presentar como un gran gesto humanitario, cuando el presidente de la República, Horacio Cartes, indultó el pasado viernes a 16 personas (10 mujeres y 6 varones) recluidas en diferentes penitenciarías del país, respondiendo a un pedido del propio papa Francisco en el marco del Jubileo de los Reclusos, acabó en un bochornoso escándalo cuando se descubrió que uno de los indultados tenía además un proceso por abuso sexual en niños y tuvo que ser traído de vuelta a la cárcel, luego de 4 días de disfrutar de su libertad.

    Como mínimo, se cometió una grave negligencia cuando se incluyó en la lista de los indultados al reo Isabelino Franco Benítez, quien estaba preso en el Penal Juan Antonio de la Vega, en la ciudad de Emboscada, cumpliendo ya más de 3 años de su condena de 5 años por tentativa de homicidio, pero en los registros del sistema carcelario no apareció el dato de que además estaba procesado por supuestamente haber abusado de una niña menor, su propio pariente, desde que ella tenía 5 años de edad, lo cual representaba un impedimento para que pueda ser favorecido con la gracia del indulto.

    El escándalo que causó esta situación le costó el cargo al director del Penal de Emboscada, Sergio Ruiz Díaz, a quien se considera como el principal responsable de haber incluido en forma inapropiada a Franco Benítez en la lista de los candidatos para el indulto presidencial, y de haber asegurado en su informe que el reo tenía condena firme por tentativa de homicidio, y que no poseía ninguna otra causa penal, lo cual resultó falso. Lo llamativo es que, a pesar de contar con una orden de prisión dictada por el juez Atilio Rodríguez Britos, por el caso de presunto abuso sexual en niños, dicho dato no aparecía en el Sistema de Gestión Jurisdiccional (Judisof).

    Lo ocurrido revela el estado de gran precariedad en que se siguen manejando los registros del sistema carcelario. La negligencia afecta directamente a una tarea interinstitucional en la que están involucradas con responsabilidad compartida el Ministerio de Justicia, el Poder Judicial, la Pastoral Penitenciaria y otras, como la Dirección General de Establecimientos Penitenciarios y Ejecución Penal.

    Todas estas instituciones aparecen salpicadas por este bochornoso caso, que envuelve en un papelón internacional al propio presidente de la República.

    Ante lo sucedido, es urgente que las autoridades dispongan una minuciosa revisión, corrección y actualización de todos los registros del sistema carcelario, no solamente para evitar que el país vuelva a ser expuesto a otra situación de bochorno internacional, sino principalmente para proteger los derechos de muchas personas expuestas ante la negligencia administrativa y judicial.

    http://www.ultimahora.com/urge-corregir-y-actualizar-los-registros-del-sistema-carcelario-n1042380.html

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 24/11/2016, 08:13
  2. Indulto por cumplir

    Por Fernanda Robles

    Este viernes el Gobierno de Horacio Cartes concedió el indulto a 16 personas privadas de su libertad en penitenciarías y correccionales del país, en cumplimiento a la figura del Indulto Presidencial que se realiza cada año. Este año en particular, el ejecutivo resaltó que incluso cumplía con el pedido del Papa Francisco, quien puso a consideración del Gobierno realizar por el “Año de la Misericordia” un acto de clemencia con los presos idóneos para ser beneficiados con esta medida.

    Cartes cumplió, por una cuestión meramente burocrática. Sin desmeritar el trabajo realizado por las autoridades competentes para seleccionar a los indultados, o la situación de los beneficiados, es bien sabido que el sistema penitenciario y judicial del país atraviesa una de las peores crisis.

    La sociedad en general no está preparada como para recibirlos, rehabilitados o no; ya que están condenados a un estigma que fue impuesto por las malas políticas de Gobierno, que no hicieron más que hacinarlos para separarlos de la sociedad, sin preocuparse por ellos. La mayoría se vieron en una carrera de supervivencia dentro de las precarias cárceles, intentando por su propia cuenta correr contra el sistema, soportando las condiciones infrahumanas, aprendiendo del sufrimiento.

    Ni el propio Estado confía en su sistema. Para admitirlos dentro de alguna función pública condiciona a la sociedad a no tener antecedentes. Para ellos, no debe haber margen de error, pero tampoco ofrecen alternativas. Así, muchos caen en la reincidencia por falta de oportunidades.

    A pesar de los visibles flagelos de este tema, nadie ni siquiera se toma el tiempo de revisar la propia Ley que concede indultos. Este punto, reflotó luego de que un exconvicto indultado haya asesinado brutalmente a una niña de 8 años esta semana. Evidentemente, el hombre recibió el premio sin estar plenamente rehabilitado por la ineficiencia del Estado.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 23/11/2016, 05:51
  3. El indulto y la reforma del sistema penitenciario

    El indulto de reclusos, que se produce cada fin de año, en este y otros países, es un acto de indulgencia y generosidad para reparar simbólicamente el castigo de la justicia hacia los condenados que mantienen una conducta y voluntad de regeneración y reparación de sus actos delictivos. Es una tradición saludable y reparadora, ya que es un aliciente para los que han cometido, en muchos casos accidental, casual o insensatamente, acciones delictivas, sin agravantes, y que muestran voluntad de recuperación.

    Así que el adelantamiento del tradicional perdón de fin de año, a pedido del papa Francisco, es un gesto de voluntad del Gobierno y una señal hacia la sociedad para que tengamos en cuenta el valor del perdón, tras el análisis de la capacidad de recuperación de los condenados.

    A fin de cuentas, el principio jurídico de nuestra legislación occidental moderna radica, no sólo en la condena de los delincuentes, sino también en la recuperación de los castigados y su reincorporación a la sociedad, la reeducación.

    La política de abrir escuelas, como planteaba don Carlos Antonio López, “es el mejor remedio que podemos ofrecer a la libertad”.

    En ese sentido hay que resaltar que el acto de indultar es sólo una parte del grave tema de nuestra realidad carcelaria, con penitenciarías sobrepasadas ampliamente en cantidad de presos, generalmente hacinados y en condiciones totalmente precarias, debido a que históricamente no se han adoptado las ampliaciones necesarias y la inversión en educar y readaptar a los presos.

    En este sentido hay que resaltar la política implementada por el Gobierno para reparar las calamitosas condiciones de cárceles y presidiarios, e incluso carceleros, que provocaron una primera crisis en Tacumbú, a poco de la asunción de la administración Cartes, resuelta negociadamente, aunque podría haber terminado en una tragedia, pero que se superó con capacidad de negociación y propuestas de soluciones a un drama que arrastramos desde hace décadas, de una superpoblación que sobrepasa ampliamente la capacidad de albergue a escala humana.

    Han sido varias las crisis posteriores controladas con acción decidida del Estado y con capacidad negociadora para evitar tragedias.

    La medida de adjudicar las “suits” de los presos vips, para convertirlas en celdas para los presos necesitados de un ambiente especial, ha sido un avance importante. Pero lo principal es la actitud de producir un cambio, con proyectos de mejora, ampliación y creación de las prisiones existentes y la creación de nuevas cárceles con condiciones humanas y saludables.

    La transformación progresiva del Buen Pastor tal vez sea un ejemplo verdaderamente aleccionador de una nueva política, en la que se combinan respeto y educación como base, ya que desde el aprendizaje de oficios y actividades artísticas y recreativas, ha mostrado una revolucionaria transformación, con un reconocimiento mediático local y hasta atención internacional. La conjunción de la educación con una nueva perspectiva ha puesto a reclusas y ex reclusas de la penitenciaría de mujeres en la palestra. Entran, como antaño, por delitos, la mayoría de los casos por necesidad y falta de educación, capacitación y recursos, y se encuentra ahora con el aprendizaje de oficios y actividades creativas y recreativas.

    Las informaciones en medios de los avances en este sentido son irrefutables. Es la vía que hay que seguir, sin duda alguna; se trata de hacer una transformación, del precario y primitivo método del castigo, que, como muchas veces se ha dicho y demostrado en los hechos, termina siendo peor que la enfermedad, convirtiendo a las cárceles, en vez de lugares de reeducación y reinserción a la sociedad, en escuelas de criminales.

    El planteo de la educación se ha invertido por décadas, creando escuelas para convertir, en la mayoría de los casos, a delincuentes comunes, casuales o desesperados, en verdaderos criminales.

    El Ejecutivo y el Judicial están cooperando fuertemente en esta transformación. Es necesario que también se incorpore el Legislativo para adecuar leyes, pero sobre todo para empezar a plantear la urgencia integral de corregir este error histórico en que la transición democrática tiene una gran deuda. Hay que cambiar radicalmente el sistema penitenciario, comenzando con la consideración de que, sea cual fuera la falta que han cometido los presos, la obligación social es intentar recuperarlos. Hay un avance importante en esta dirección, pero falta un mayor impulso, más conciencia y, sobre todo, más recursos.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 23/11/2016, 05:51

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

ÑE’ÊNGA ✓

Ahapáma hese, he’íje karuguápe opa’âva.17/12/17

archivos ✓

estadistas ✓

  • 1,137,679 visitas
Follow Paraguay Péichante ✓ on WordPress.com

Escuchas publicas

El tema que tiene que ver con este escándalo de las escuchas telefónicas que envuelve el tráfico de influencias, que todos presumiamos que existía de manera clara pero nunca de manera tan desembozada y tan elocuente, como el que hemos tenido la oportunidad de poder comprobarlo. Lo que queda ahora es corregir lo que está mal y eso significa que el Congreso debería suspender a González Daher, en sus funciones como representante ante el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados, y hacer un planteo severo en torno a la continuidad de esta institución, además de eso tendríamos que escuchar de manera mucho más valiente y objetiva las denuncias de fiscales y de jueces en torno a este tráfico de influencias, denunciando en los casos en los que habían sido sometido a una situación similar, haciendo que la justicia vuelva a ser creíble, y por sobre todo previsible de este país, que tiene una gran deuda con la sociedad en ese campo. Si la sociedad define la democracia como el estado de derecho, es evidente cuando vemos que ella es sujeta de las manipulaciones, tergiversaciones, chantajes y extorsiones, más claras que las que hemos podido comprobar en las últimas horas, nadie puede estar seguro en este país, y es el tiempo de corregir aquello que está mal y ademas de eso se tiene la oportunidad este domingo de castigar aquellos que se han apartado de lo que se espera debería ser la democracia, es el tiempo de los ciudadanos y en ese sentido nos queda ajustar cuentas con aquellos que se han apartado de manera clara y elocuente del mandato que recibieron de parte de nosotros, sus mandantes. (BFB)

Empresas del Estado

Uno de los grandes desafíos que tenemos en el país es indudablemente el encontrar un modelo económico que nos permita centrar la labor del Estado en lo que le corresponde realizar, cuando vemos mucho de las empresas públicas y especialmente en este verano, en que volveremos a padecer las consecuencias de una empresa monopólica como la ANDE, que no puede garantizar un buen servicio, por diferentes razones, se quejaron este año, porque las tarifas estaban fuera del rango que debieran, se incrementaron  esos números, pero no se mejoró el servicio, ahora aparece el argumento de que vienen de varios años de desfinanciamiento y que por lo tanto llevará todavía una buena cantidad de tiempo, ponerse a la altura y exigencias de la demanda de la gente. Pero si vemos también hay otras empresas públicas como el caso de la INC, que compra una nueva planta para procesar clinker y que ha tenido más de cien fallas, en un período de prueba y que podría ser otro gran elefante blanco, adquirido por el estado a las costas de cada uno de los contribuyentes, vemos de que hay algo mucho más profundo y grave en todo esto, el Estado no sabe hacer bien estas cosas y cada vez nos cuesta mucho más mantener a un personal ocioso y además de todo eso manipulado en tiempos electorales para que voten por que se sigan siendo manteniendo las cosas hasta ahora, nos cuestan mucho las empresas monopólicas del Estado, pero por sobre todo no vemos un rol del estado propiamente, incluso en aquellos sectores en donde debería actuar como elemento regulador del mercado. En definitiva tenemos dificultades filosóficas, administrativas y de gestión. (BFB)

A platazo

Es evidente que las campañas sacan lo mejor y lo peor de las personas, algunos demuestran cual es su verdadera concepción con respecto al poder, que es lo que entienden con respecto al de la prensa, a las encuestas, al twitter. La expresión del presidente Cartes de acusar de muchos de los males del país a los periodistas y especialmente aquellos que son críticos a su gobierno, y afirmar en términos bastantes soeces a la labor que cumplen algunos es una demostración de pobreza de espíritu que dominan a varias personas en estas elecciones. También ha sido noticia el hijo de la dip. Perla de Vazquez, exhibiendo dólares sobre una mesa dispuesto a comprar la voluntad de los votantes santanianos en el dia de los comicios, otras expresiones más se dieron en el transcurso de esto que casi siempre rodea a la práctica electoral y que demuestra, reitero, nuestra pobreza cívica, nuestra pobreza moral y nuestra pobreza argumentativa, no somos un país en el que estamos acostumbrados a debatir sus diferencias y a plantear propuestas, somos más bien personas que responden con insultos y agravios, cualquier afirmación que no sea la que uno comparte o tiene como argumento central. En definitiva las cuestiones electorales han vuelto a mostrar lo peor y pocos casos de lo mejor de nuestra sociedad, y varios de los temores que son permanentes en la vida política nacional, la posibilidad de comprar las voluntades de los votantes o de torcer las voluntades de los trabajadores del sector público, que más de 300mil de ellos, casi siempre son carne de cañón en los procesos electorales.   (BFB)

A %d blogueros les gusta esto: