estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

La formalización desde el Estado

El espinoso asunto del empleo informal afecta a una gran mayoría de los trabajadores del país. Con frecuencia se menciona que en estos empleos los trabajadores son explotados, sin la cobertura de prestaciones y muy frecuentemente recibiendo una paga insuficiente.

Esta informalidad también tiene adversos efectos sobre la economía formal. El sector que opera de modo irregular no abona por los tributos y ofrece sus servicios a un costo inferior al que brindan las empresas que sí pagan impuestos, propiciando así una competencia desleal y provocando principalmente una sangría de recursos que a veces es incontenible.

Pero no solo afecta a la capacidad del Estado de generar recursos para hacer frente a sus responsabilidades, sino que también posee efectos sobre un área sensible entre los trabajadores formales: el seguro social.

La evasión del seguro social es enorme en nuestro país con porcentajes altísimos. En el Instituto de Previsión Social (IPS) más de 60 mil empresas están inscritas legalmente, una cifra que es notoriamente inferior a las más de 350 mil que están registradas en la Secretaría de Estado de Tributación. Según los datos, la evasión en el pago de seguro social es de aproximadamente unos 200 millones de dólares, una cifra demasiado importante para el IPS, que necesita de recursos, que precisa dar asistencia a sus asegurados.

Desde hace años, la previsional arrastra una administración con un enorme déficit. Este déficit se traduce en dificultades a la hora de otorgar con prestancia y eficiencia todos los servicios a los prestatarios; los mismos se ven privados de medicamentos para el tratamiento de algunas enfermedades, carecen de una cama en los centros hospitalarios o simplemente tienen una cobertura sanitaria limitada.

Es por estos antecedentes que la decisión tomada por el Poder Ejecutivo en los últimos días en favor de la formalización es destacable. Un gesto que habla a las claras de ello fue el Decreto Nº 6.121, que establece que a partir del próximo año aquellas empresas contratadas por el Estado paraguayo solo podrán cobrar por los servicios prestados de limpieza, seguridad y obras, toda vez que sus empleados estén inscriptos como aportantes del IPS.

Para esta tarea, el Ejecutivo dispone que es el Ministerio de Hacienda el que deberá ejecutar esta inspección, antes de proceder a cada pago de obligación contractual, luego de verificar que cada contratista y sus subcontratistas se encuentren al día en el cumplimiento de sus obligaciones para con el IPS.

La promulgación de este decreto contribuye aquello que desde hace meses viene trabajando el actual titular de la previsional, Benigno López, que insiste que cuanto más empresas abonen el seguro social, el IPS estará en condiciones de revertir los números de la mala cobertura sanitaria.

Para encarar este objetivo, la previsional trabaja junto con el Ministerio de Hacienda y el Ministerio de Trabajo, Seguridad y Empleo desde hace varios meses, para analizar las perspectivas de cada una de las instituciones y cómo lograr que las campañas a favor de la formalización tengan los resultados esperados. También el sector empresarial, a través de distintos gremios, están de acuerdo que el porcentaje de evasión sigue siendo altísimo, pese a las campañas realizadas hasta ahora.

La decisión tomada por el Gobierno busca regular sobre un importante sector que recibe y canaliza los recursos del Estado, como lo son las empresas contratadas por él. Millones y millones de dólares destina cada año el Estado a diferentes contratistas para llevar adelante sus metas en obras, en educación o en infraestructura; es tiempo también que esta interrelación pueda otorgar beneficios adicionales al que paga, con más recursos para el seguro social.

La formalización desde el Estado

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

3 comentarios en “La formalización desde el Estado

  1. Baja ejecución presupuestaria es señal de ineficiencia de instituciones públicas

    El Gobierno está llegando casi a fin de año y la ejecución presupuestaria de ministerios claves para mejorar las condiciones de vida de la ciudadanía es baja. Lo que es peor, gran parte de este resultado se debe a problemas de ejecución en rubros centrales para la eficiencia y calidad de las políticas públicas como son los insumos y la inversión física. Es decir, el sector público está pagando salarios de funcionarios sin crear las condiciones adecuadas para que su gestión genere resultados.
    La baja ejecución presupuestaria de instituciones que proveen servicios indispensables para la calidad de vida como salud, educación, vivienda, agua potable, agricultura no debe ser visto solo como un problema administrativo o financiero. Las consecuencias no son menores y no se limitan a un porcentaje y a la conclusión de que existen problemas de gestión en el sector público.
    La baja ejecución tiene un factor común en todas las instituciones. Se ejecutaron salarios y en muchos casos gratificaciones, pero no se ejecutan otros rubros. Esta situación provee alertas hacia temas que están en el debate público. En primer lugar las demandas ciudadanas. El sector estudiantil está peleando por mejorar la infraestructura, dotar de más y mejores insumos como alimentación escolar y libros y mejorar la formación docente. La ciudadanía en general y sobre todo la que sufre alguna dolencia se queja de la falta de medicamentos e insumos hospitalarios, del hacinamiento y de las deficiencias en la infraestructura sanitaria.
    La producción campesina se encuentra en permanente crisis ante la falta de apoyo estatal para la generación de mercados locales y regionales y las deficiencias en la infraestructura vial que le permitan disminuir costos y tiempo de traslado de sus productos. Ni hablar del déficit de vivienda, tanto en número de viviendas como en calidad de las que existen. Miles de familias, incluyendo niños y niñas, viven en hogares sin acceso a agua potable, red de saneamiento y con servicios sanitarios inadecuados.
    Al mes de julio, el Ministerio de Educación solo ejecutó el 2% en servicios de capacitación y adiestramiento y el 4% en construcciones. El Ministerio de Salud ejecutó el 47%, con una proporción menor de ejecución en servicios de aseo y mantenimiento, construcciones y adquisición de equipos. El Indert ejecutó el 18% en promedio general, con apenas el 4% en compra de tierras. El Ministerio de Agricultura y la Senavitat ejecutaron el 36% del total de su presupuesto. En todos estos casos, el pago de servicios personales –salarios y otros beneficios– han superado el promedio general.
    Una gestión pública que paga recursos humanos, pero no complementa la provisión de los insumos y servicios necesarios, la formación y capacitación de sus funcionarios –especialmente en el caso de docentes– y la inversión física tanto en mantenimiento como en nueva infraestructura tiene como resultado ineficiencia y mala calidad. Este resultado no solo se objetiviza en los datos cuantitativos fríos, sino sobre todo en el malestar ciudadano y en la desconfianza hacia las instituciones públicas. Los responsables políticos y administrativos de la baja ejecución presupuestaria tienen que ser conscientes del rol que les toca tener y asumir en consecuencia o renunciar.

    http://diariolajornada.com.py/v6/category/editorial/

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 6 noviembre, 2016, 5:04 pm
  2. Mensajes y mensajes
    En cualquier grupo humano, comunidad o sociedad, los mensajes juegan un papel muy importante, pues transmiten ideas, valores, formas de ver la realidad y entender el mundo que nos rodea.
    Teletón, por ejemplo, transmite con mucha fuerza un mensaje de unidad nacional en pos de un objetivo muy noble y deseable para cualquier sociedad como es la inclusión.
    Para ello, apela a la solidaridad elaborando un mundo simbólico en el cual todos somos invitados a participar de manera a combatir a su principal enemigo, que es precisamente la indiferencia.
    Para transmitir ese mensaje tan positivo logra el concurso de varios editores, que son los líderes de opinión en nuestra sociedad, personas que utilizan la fuerza de la palabra y el discurso para invitar a todos a soñar, a mirar un futuro diferente en el tema de la inclusión y movilizarse en aras de un objetivo.
    Por supuesto que no todo se agota en las palabras y los discursos. Posteriormente las acciones concretas de Teletón y los resultados que muestra ayudan a fortalecer el mensaje y sobre todo a darle mucha credibilidad.
    Pero sin la fuerza de las palabras, de los transmisores y del mensaje, no se podría lograr todo lo que se logra.
    Traigo a colación esta reflexión en la semana de Teletón, para contrastarlo con lo que penosamente ocurre con gran parte del discurso político en las últimas semanas.
    El discurso político que proviene de líderes que tienen la gran responsabilidad de conducir las riendas del país es de enorme importancia para transmitir el tipo de ideas y valores que se espera que los ciudadanos asuman y compartan.
    Por ello, cuando escuchamos mensajes como el tema de las afiliaciones partidarias como requisito para el ejercicio de la función pública, estamos invitando a la sociedad a mirar hacia atrás. Y nada menos que hacia un pasado que creíamos superado hace tiempo.
    O cuando escuchamos repetidamente discursos de barricada, de directa confrontación personal –no de ideas o propuestas–, es también una invitación a una forma de ver y entender la vida que no ayuda a construir algo superador.
    Por su propia naturaleza, el campo político es el ámbito en donde se discuten precisamente las ideas de sociedad que pretendemos y en el marco de la diversidad de pensamientos. Razón por la cual es natural que se agiten las pasiones y fácilmente podamos desbordarnos.
    Pero es también una responsabilidad de los líderes de opinión de la política elevar constantemente el nivel del debate, tanto en sus formas como en sus contenidos; porque sencillamente esto construye un imaginario colectivo que puede estar más anclado en el pasado o mirando hacia un futuro diferente.
    El Paraguay viene pasando por un interesante proceso de transformación social, económica y cultural y en todos los ámbitos tenemos ejemplos fabulosos de estas realidades que nos muestran un país en evolución constante e incluso acelerada.
    Sin embargo, se percibe una brecha muy grande entre la política y la sociedad, aunque esta afirmación parezca imposible, pues la primera es precisamente consecuencia de la segunda.
    Me refiero a esa separación cada vez mayor entre el discurso político predominante y la dinámica de una sociedad que en diversos sectores quiere caminar más rápidamente hacia la modernidad, aprovechando las enormes oportunidades que tenemos como país.
    Lastimosamente el discurso político genera tantas veces un ruido innecesario y una suerte de neblina espesa en donde es mucho más complicado avanzar.
    Y tal vez lo peor es un discurso que no genera la suficiente atractividad para que los jóvenes capaces se sientan más animados a participar activamente en la política y en la función pública. Al contrario, tiende a ahuyentarlos.
    Definitivamente, la innovación que tanto necesitamos y esa mirada hacia el futuro requieren de una narrativa diferente. Los líderes políticos tienen que asumir su responsabilidad.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 6 noviembre, 2016, 4:03 pm
  3. Señales de que el Estado paraguayo sí existe
    06 Nov 2016

    Si puede existir una paradoja extrema, absurdamente extrema, en una institución pública es que las empresas contratistas del IPS, la institución que debe garantizar el seguro de los trabajadores, no tengan a sus trabajadores asegurados en IPS, como manda la ley.

    Es decir, por si no queda claro, que las empresas contratadas por la previsional social, en sumas anualmente multimillonarias, no tienen previsión social. Es decir, que sus trabajadores pagados por la Previsión Social no tienen derecho a tener seguro de Previsión Social, ni ningún otro. Y así ha sido por años, por décadas, hasta que IPS ha decido exigirles hoy cumplir con la ley.

    Más de una vez, sociólogos, politólogos y constitucionalistas han lanzado la crítica de que no existe el Estado paraguayo; paradoja notable, ya que se presupone que una nación funciona en base a un aparato legislativo y administrativo que la administra, llamado Estado.

    Pero esta paradoja nos muestra que hasta la fecha, el Estado no ha funcionado para exigir a las empresas que trabajan con el Estado a cumplir con las leyes que rigen el Estado.

    Para los analistas que han repetido esta sentencia, compartida por una gran mayoría, el hecho no es que no existe el Estado, como aparato, sino que el aparato que administra la nación no funciona como Estado, es decir, como administrador y defensor de los intereses de la nación, sino de los particulares que, por la vía autoritaria o democrática, han accedido al “poder” y han sostenido el aparato que históricamente viene administrando la Nación y han optado por mantener los privilegios sectarios, ya sean de partidos, sectores o carpas, en vez de asumir la responsabilidad del Estado, como administración del país, de todo el país, de todos sus ciudadanos.

    El ejemplo del IPS es bien ilustrativo; administrado así durante la dictadura, siguió igual durante el proceso democrático de sucesivos gobiernos, es decir, contratando a empresas privadas para cumplir una función pública, sin tener la responsabilidad de cumplir con la obligación pública de garantizar el seguro de sus propios empleados.

    Así que hay que celebrar este, aparentemente, pequeño suceso, como un signo de que el Estado existe, o empieza a existir en hechos concretos.

    No es el único; desde que se instauraron las leyes de transparencia pública, hay muchas señales de que hay una nueva visión de la administración estatal, es decir, señales de que el Estado existe y que, por fin, logró que se legisle el derecho de que las fuentes públicas de información son libres para todos, principio constitucional que sin ley que lo garantizase fue durante toda esta transición democrática letra muerta.

    El conflicto con el aparato privado de combustibles es parte también de esta instauración paulatina del Estado. Hasta ahora, los precios se manejaban al arbitrio del sector privado, con aumentos cada vez que aumentaban internacionalmente los combustibles, pero sin la correspondiente y proporcional reducción en caso de baja de los combustibles a nivel internacional. Es decir, que el Estado no existía para establecer principios de equilibrio elementales para proteger el derecho, también garantizado constitucionalmente, de los consumidores, de los particulares, frente a los poderes fácticos.

    La intervención de Petropar en el mercado del gas, combustible fundamental para los hogares de la mayoría de la población, es otra presencia esperada del Estado a favor de ciudadanos que está causando gran revuelo en el empresariado, acostumbrado a manejar los precios a su arbitrio.

    Tal vez el mejor ejemplo de estos conflictos pueda reducirse con el tema del transporte público; desde los tiempos de la dictadura hasta nuestros días, los transportistas se manejaron a su antojo con un servicio pésimo y abusivo en precios arbitrarios. La intervención del Estado ha logrado en poco tiempo que el transporte se modernice y que la gente pueda viajar como gente, con un transporte moderno y con precios regulados y justos.

    No se trata de una intervención estatal, como los ultraliberales denuncian. Se trata de que el estado exista y está empezando a existir. Es la condición fundamental para entrar en la historia de un país moderno y democrático como se anunciaba cuando se derrocó a la dictadura.

    Es bueno constatar que hay claras señales de que el Estado paraguayo existe para garantía, en igualdad, de todos los paraguayos.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 6 noviembre, 2016, 3:55 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

ADN

5días

Peichante-Py en FB ✓

A %d blogueros les gusta esto: