estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Competencia e innovación

En un mundo en el que la globalización en todas las áreas es cada vez más acelerada, hay dos factores que deben ser tenidos en cuenta cuando se pretende lograr un crecimiento sostenido. Hablamos de la competitividad y la innovación. Estas dos acciones están unidas estrechamente una a la otra.

En la medida en que crece la competencia, necesariamente debe darse de manera permanente la innovación, tanto en el sector privado como en el público, para lo cual el Estado debe promover mecanismos que permitan compartir las consideradas mejores prácticas y experiencias en la calidad y la innovación.

Esto permitirá que más empresas tengan la intención de innovar lo que realizan para beneficio propio y, en un plazo determinado, será también beneficioso para sus clientes, para sus usuarios, en definitiva, para la gente.

La competencia y la innovación si bien se dan mayormente en el sector empresarial, deben ser extendidas en otras áreas, como la social y la educativa, donde las estructuras de trabajo siguen atadas a viejos modelos.

Hay que decir que se entiende como innovación cuando se habla de cambio, desarrollo y transformación que pueden ser aplicados en las empresas. Si vamos a la definición de la palabra misma, para la Real Academia Española (RAE) es “la creación o modificación de un producto y su introducción en un mercado”.

Es bueno entender que el mundo tiene un acelerado proceso de cambios por lo que las empresas (tanto públicas como privadas) no pueden dejar de considerar tener como norte la innovación constante para mejorar sus condiciones para competir en el mercado.

Si no lo hacen, corren el riesgo de quedar estancadas mientras otras crecen de manera acelerada.

Con esta visión, a nivel local, el Gobierno, mediante organismos dependientes como el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y la Comisión Nacional de Calidad (CNC), impulsa acciones que permitan promover la competencia y la innovación. En ese contexto, se entrega por primera vez un reconocimiento a las 10 empresas finalistas del denominado “Premio a la Calidad y Excelencia en la Gestión – 2016”.

El evento de distinción se realizó ayer en el Banco Central del Paraguay (BCP), oportunidad en la que también se hizo el lanzamiento del IV Foro Nacional de Calidad e Innovación que irá hasta el viernes. Los impulsores de esta premiación sostienen que el reconocimiento sirve para resaltar las gestiones de aquellas empresas que realizan sus actividades con esmero para obtener buenos resultados, mediante un enfoque de cambio hacia la gestión de calidad total.

De acuerdo a la argumentación, el premio es un reconocimiento a las empresas para que puedan mejorar aún más en sus gestiones y obtener la mejor calidad posible, y sean ejemplos de otras que deben zambullirse en el mundo de la innovación. Las 10 organizaciones y empresas finalistas de la primera edición de esta premiación fueron Envaco SA, Pronet SA, Transformadores Paraguayos SA, Industria Paraguaya de Gases SA, Arcondo SA por el sector privado; mientras que los finalistas del sector público fueron Secretaría Técnica de Planificación del Desarrollo Social (STP), Universidad Nacional de Concepción, Dirección Nacional de Aduanas (DNA), Instituto Nacional de Tecnología, Normalización y Metrología (INTN) y el Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI).

Para la elección, según se explicó, se hizo un proceso de evaluación de las organizaciones que se postularon y en setiembre de este año se realizaron las visitas de verificación técnica a las organizaciones que llegaron a esa instancia del proceso. La evaluación estuvo a cargo de 5 jueces y 20 evaluadores provenientes de Uruguay. Es decir, la premiación se realizó con un estricto control y verificación.

Este tipo de acciones sirve para resaltar el esfuerzo de las empresas y empezar a socializar la importancia de la innovación para el proceso de crecimiento del país. Sobre el punto, se debe indicar que es importante trabajar en una política nacional de calidad, que se convierta en un instrumento de gestión para la competitividad y la innovación.

Un país como el nuestro, golpeado por la ineficiencia pública heredada por gobiernos incapaces de levantar al país, debe redoblar el esfuerzo para que esta línea de competitividad e innovación permanente esté entre las prioridades de las empresas, sean éstas públicas o privadas.

Competencia e innovación

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

6 comentarios en “Competencia e innovación

  1. Aprovechar bono demográfico en el país para lograr desarrollo sustentable

    La población paraguaya llegará en el 2025 a los 7.758.263 habitantes, de acuerdo a una proyección demográfica de la Secretaría Técnica de Planificación (STP). Este estudio se realiza en gran medida para reparar el despropósito del Censo Nacional de Población y Viviendas mal ejecutado en el año 2012, bajo presidencia de Federico Franco. En esa oportunidad, la combinación de desidia, negligencia y hasta irregularidades administrativas socavó la credibilidad de una recolección de información que es sencillamente crucial para el diseño de políticas de Estado.
    No es posible forjar un pensamiento estratégico, una visión de país a largo plazo, sin herramientas científicas como el censo nacional o proyecciones fundadas en parámetros estadísticos sólidos. Las políticas oficiales -de Estado y de los gobiernos locales- tendrán eficacia en la medida en que se ajusten a las exigencias y requerimientos reales de la sociedad. El sostenimiento de la expansión económica y la superación de los crónicos problemas sociales de nuestro país son objetivos que tienen indefectiblemente un mismo cimiento: el sólido y profundo conocimiento de las características, fortalezas y fragilidades de nuestro país y de sus diferentes regiones y zonas. Las conclusiones que se obtengan a partir de una colecta nacional -como el censo- o de análisis semejantes -como el que presentó ahora la Secretaría Técnica- pueden y deben servir de sustento a planes de crecimiento económico y a políticas de impacto social. Por buena que sea la voluntad de los gobernantes, sin instrumentos científicos y mediciones e indicadores elaborados desde la realidad, los esfuerzos por superar la pobreza o por satisfacer las necesidades sociales se volverían inútiles. La idea de una colecta de información sobre la población es que el país pueda contar con una radiografía social y económica de primera calidad. Con esta información, se tendrá la oportunidad de orientar con mayor eficacia los recursos públicos en el futuro.
    Por ello merece destacarse dos conclusiones a las que arriba el citado estudio. La primera de ella tiene que ver con el afianzamiento de la tendencia a la urbanización. El censo del 2002 marca el momento histórico en que Paraguay deja de ser una sociedad mayoritariamente rural. A partir de ese punto, una proporción cada vez mayor de habitantes vive en las ciudades. De acuerdo con las estimaciones de la STP, dentro de una década el 64,4% de los paraguayos vivirá en zonas urbanizadas. Esto plantea importantes desafíos para la gestión pública, pues es preciso elaborar políticas de extensión de los servicios públicos -por ejemplo- que se ajusten a esa perspectiva. La demanda de agua potable, de alcantarillados sanitarios, de energía eléctrica, de vivienda se dispararán en zonas muy específicas de nuestro territorio. De igual forma, probablemente estas áreas registrarán también los índices de conflictividad social o de deterioro ambiental más críticos. Poder anticiparse a esta realidad permitirá al Estado a los gobiernos locales tomarse los recaudos necesarios en tiempo y forma.
    La segunda conclusión es quizás la más importante. Paraguay tiene como mínimo 10 años más de bono demográfico a su favor, ya que la mitad de la población en el 2025 tendrá 28 años o menos. Es indispensable comprender el enorme valor de tener la fuerza y el empuje juvenil con miras al crecimiento económico y el desarrollo social. Y es también indispensable entender que este bono demográfico tiene fecha de caducidad. No durará para siempre. El Estado y la sociedad deben actuar para proteger, estimular y capacitar a los jóvenes con la finalidad de catapultar definitivamente al país hacia el progreso.

    http://diariolajornada.com.py/v6/category/editorial/

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 6 noviembre, 2016, 5:49 pm
  2. El desafío de ser mejores
    30 Oct 2016

    Por Gabriela Rojas Teasdale *

    Vivimos tiempos difíciles. Nos preocupa la economía, la seguridad y nuestra relación con el ambiente. La tecnología nos absorbe y estamos tan atareados que muchas veces nos olvidamos de mirar al otro. Tenemos la tendencia a ver el vaso medio vacío.

    Es un pesimismo generalmente alimentado por quienes prefieren trascender apoyados en el fracaso de otros. El pesimismo del “no puedo”, “no tengo tiempo”, “no sirvo para eso”.

    Pero frente a la incertidumbre, la apatía y el miedo están quienes apuestan por la ilusión, la esperanza y el éxito. Quienes se emocionan con la posibilidad de que las cosas cambien para mejor.

    Hace un año iniciamos un proyecto asombroso, una iniciativa social para capacitar a nuestros compatriotas en valores. De la mano de la Fundación de Liderazgo de John Maxwell organizamos entrenamientos que ayudan a sus participantes a ser más responsables, honestos, comprometidos y a tener una mejor actitud con los demás. Los ayudan a entender que el cambio empieza por uno mismo y que pequeñas acciones terminan marcando una gran diferencia.

    Fue un camino largo en el que tuvimos que sortear obstáculos. Muchos nos abrieron las puertas, otros no. Pero aun así seguimos adelante apostando por nuestra gente, porque creemos firmemente que una nación crece, se desarrolla y progresa si tiene como cimiento una población rica en valores.

    Hoy podemos decir con orgullo que en apenas seis meses llegamos a más de 60.000 paraguayos a lo largo y ancho de todo el país. El gerente general de una empresa, la maestra de una comunidad del interior o el líder de una pequeña iglesia: todos tienen en común el haber iniciado una transformación positiva con beneficios que van más allá de lo personal extendiéndose a la familia, el barrio y la comunidad.

    Las historias de transformación que nos llegan a diario cristalizan nuestro esfuerzo, animándonos a continuar con mayor ímpetu.

    El 28 de noviembre, John Maxwell llegará a nuestro país para entrenar a los facilitadores que guían las capacitaciones. Será la cuarta vez en el año que visita el país, un gesto que demuestra su compromiso con un proyecto que ha tocado especialmente su corazón: el ejemplo de Paraguay está presente en cada una de sus conferencias, en sus conversaciones informales, en sus planes a futuro.

    Como paraguaya me siento orgullosa de los compatriotas que nos acompañan porque ellos reflejan también mi ilusión de vivir en un país diferente. Desde este espacio los invito a que se sumen a nuestra iniciativa, a que se incorporen a los entrenamientos desde sus organizaciones, empresas y familias.

    Para que dejemos los viejos vicios y transformemos nuestra sociedad. Para que Paraguay sea un modelo en Latinoamérica.

    Para que los paraguayos dejemos de decir “no puedo” y dejemos de pensar “no sirvo para eso”.

    *Presidenta de la fundación Transformación Paraguay

    http://www.transformacionparaguay.org

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 2 noviembre, 2016, 11:59 am
  3. Necesidad de hacer reformas estructurales
    02 Nov 2016

    Dr. Juan Carlos Zárate Lázaro-MBA
    Se percibe una gran divergencia entre economías emergentes, que pueden ser divididas en dos grupos: aquellas con espacio de política (fiscal y monetaria) y aquellas sin espacio, y Paraguay está con margen para implementar reformas estructurales. Y ya todo depende de nosotros y de los recursos con que dispongamos.

    Si bien macroeconómicamente seguimos relativamente bien comparado con otros países, no obstante, tenemos que ser bastante cautos, pues nuestro problema primario es que la microeconomía en varios segmentos de negocios “siguen sin despegar”, lo cual se puede observar en las ajustadísimas cifras que conforman su gestión económica (ventas, costos, gastos y utilidad neta). El comercio es un ejemplo palpable.

    En el último ranking de competitividad a nivel mundial realizado por el Foro Económico Mundial, hemos quedado casi en “la cola” (apenitas por delante de Venezuela y Haití) y creo que ello no es nada positivo, por lo que hace falta “seguir apretando el acelerador” tanto cualitativa como cuantitativamente.

    Dentro del estudio realizado cada año se basan en 12 pilares estratégicos, siendo entre ellos los más importantes las obras de infraestructura, calidad educativa a nivel primario, medio y superior, eficiencia del mercado laboral, preparación tecnológica, innovación entre los principales.

    En algunos de ellos estamos relativamente bien, en otros regular, y también en algunos lamentablemente mal y debemos “meterle pata”.

    Uno de los aspectos observados es la calidad de nuestra infraestructura. No contamos con recursos genuinos para poder financiarlos, lo que nos obliga a seguir recurriendo a fuentes externas, pero que preocupa a mucha gente pues entienden que el nivel global de deuda externa actual estaría por encima de los niveles normales, lo cual no es tan así, desde el punto de vista técnico.

    Hay que ser conscientes y definir lo que queremos. Seguir rezagados o ir revirtiendo gradualmente el gran déficit que arrastramos desde hace casi 4 décadas.

    También mucha gente exige del Estado incrementar sus niveles de inversiones, lo cual implica tener suficientes recursos económicos, y que no los disponemos por lo que no resta otra que seguir recurriendo financiaciones externas de mediano y largo plazos.

    Bien sabemos que la calidad de nuestra salud, sigue en deuda principalmente dentro del sector público por falta de mayores recursos. Lo mismo ocurre con nuestra calidad educativa a nivel primario, medio y superior.

    El sector financiero sería uno de los pocos que se salva de las críticas, pues ha venido observando en los últimos años un importante progreso a través de la oferta cada vez más variada de productos y servicios.

    En materia de innovación si bien hoy día tenemos gente mucho más preparada, que se aggiorna permanentemente y que tratan de estar actualizados del “modus operandi” y trend de evolución de países mucho más sofisticados y adelantados que nosotros.

    Pero lo importante es que otros países que antes nos sacaban varios “cuerpos de ventaja” hoy día incluso están mal económicamente. Así que mente positiva. Querer es poder. Y nosotros podemos!

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 2 noviembre, 2016, 11:58 am
  4. Cómo responder mejor a los cambios en el medio
    29 Oct 2016

    Por Laura Ramos

    El Paraguay es un bicho raro de la región, siendo un caso atípico de cómo ha logrado sortear distintas corrientes, tanto políticas como económicas, navegando entre las diferentes aguas sin caer en el naufragio.

    En esta época del año es común hacer evaluaciones de cómo se comportaron diferentes índices dentro de nuestra economía, para poder hacer una proyección de las variables para el siguiente año. Los empresarios necesitamos poder tener una perspectiva que nos depara en los próximos meses para poder ajustar nuestras compras y, a su vez, las ventas para nuestros productos o servicios.

    Si analizamos la tendencia de las importaciones totales del país, estas han ido disminuyendo significativamente en los últimos años. Esto denota una reducción de opciones en la oferta disponible para los consumidores en los distintos rubros, también al mismo tiempo una disminución de los insumos necesarios para la fabricación de productos paraguayos.

    Las ventas, por su parte, han caído en la mayoría de los rubros de consumo, así como en los sectores del turismo y los créditos otorgados.

    Los índices nos reflejan que tanto la tasa de inflación como el tipo de cambio permanecen estables, pero no así la deuda pública externa, la cual está aumentando de 14% a 17%, si tenemos en cuenta que en el 2013 era solo del 9% es como para preocuparse, pues la tasa de crecimiento es alta.

    Dentro del marco global de una lentización de la economía donde los superciclos han terminado, donde los ajustes de tasas de Estados Unidos se irán aplicando aunque sea gradualmente, necesitamos tomar conciencia de lo que internamente podemos hacer frente a esto.

    El problema está cuando, como mencionó Christine Lagarde, directora del FMI, cuando nos estamos acostumbrando a una nueva mediocridad –es decir a una baja tasa de crecimiento–, y nos estamos acostumbrando a ella como nuestra nueva realidad, y como sigue diciendo, no podemos conformarnos con esto. El hecho de tomar las bajas tasas de crecimiento y no esperar un cambio o hacer que haya un cambio nos perpetuará en esta mediocridad.

    Algunos factores que podrían ayudar a mejorar nuestra performance para el 2017 serían poder cumplir con el límite del déficit fiscal, para poder generar confianza en los inversionistas.

    Así también poder acelerar el proceso de licitaciones de alianzas público privadas, ya que estas generan un gran impulso a la economía, no solo por la inversión en sí, sino también porque estos generan mayores inversiones a su alrededor, como, por ejemplo, una mejora en aeropuertos genera un efecto cascada en las aerolíneas que puedan crecer sus flotas y personal.

    Además de esto, el control de gastos corrientes debería ser una prioridad para poder hacer más eficiente el mismo. Hay que reconocer que en cuanto a inversión en obras, estas están siendo las mejores y mayores en los últimos tiempos, pero lastimosamente son tantos los años de atraso que todavía queda mucho por hacer.

    En síntesis, debemos adoptar la teoría de Darwin, y ser los que nos adaptamos mejor a los cambios, ya que no somos los más fuertes ni los más grandes. Pero es imprescindible saber sobrevivir a las tormentas que nos rodean.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 29 octubre, 2016, 8:29 am
  5. El desafío de las mipymes
    29 Oct 2016

    La historia reciente muestra que gran parte del repunte de la economía de los países latinoamericanos ha pasado por el desarrollo de las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes). Y en este sentido, los números macroeconómicos han sido favorables, pues esta franja se ha transformado en los últimos años en un verdadero impulsor del crecimiento de nuestro país.

    Este sector cumple un rol fundamental, pues su contribución –ya sea en la producción o en la oferta de bienes y servicios– representa todo el andamiaje que no solo impulsa la actividad económica, sino que también es un gran contribuyente en la generación de puestos de trabajo, otra de las bondades de las mipymes.

    Sobre la generación de empleos, el sector representa un 53% de la tasa de ocupados del país, lo que hay que suponer que hay miles de personas trabajando en un oficio u ocupación, aunque se admite que gran parte de estos empleos aún se encuentra dentro de la franja informal.

    Absolutamente convencidos de su papel clave dentro de la economía local, la Unión Industrial Paraguay (UIP) realiza hasta este sábado 29 el Segundo Encuentro Anual de Mipymes, que justamente se desarrolla en las instalaciones de este gremio que busca fomentar al sector. Y lo está logrando.

    Este año participan de este encuentro unos 3.000 microempresarios que además de su participación en el evento recibirán asesoramiento y apoyo de profesionales extranjeros para potenciar sus negocios. No solo habrá capacitaciones, sino que también habrá una ronda de negocios con más de 50 empresarios de la región. Una oportunidad brillante para que se muestre el auténtico potencial de las mipymes.

    Esta es apenas una muestra del dinamismo del sector que recibe el espaldarazo de una corporación robusta y de peso en las decisiones a nivel nacional como lo es la UIP. Pero no solo el sector privado, a través de sus asociaciones más influyentes, está interesado en darle promoción, también lo hace el sector público.

    El Ministerio de Industria y Comercio dispone del Viceministerio de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas que asiste a los emprendedores a través de diferentes programas y asistencia. Así, por ejemplo, desarrolló el Programa Competitividad Microempresarial que apoya a las empresas de todo el país con trasferencias en bienes de capital; y mantiene proyectos de soporte a aquellos emprendimientos individuales, ya sea a través de capacitación, formalización y asistencia técnica en gestión empresarial para brindarles herramientas que les permitan el acceso al sistema financiero, un aspecto clave a la hora de cristalizar el sueño de una mipyme.

    Pero a pesar de avances y números más o menos positivos, el gran desafío de seguir desarrollando y acrecentando el sector pasa indudablemente por la formalización de las empresas. Se mencionaba que la mitad de los empleos provienen de las mipymes, pero que en gran medida estos empleos se encuentran de manera irregular, ya que no poseen seguro social, entre otros beneficios.

    Es por ello que blanquear los números pasa también por los costos y por la burocracia recargada que ralentiza los procesos, este aspecto debe tener una rápida solución de tal manera a garantizar la sobrevivencia de las empresas.

    La ecuación es sencilla, a mayor cantidad de mipymes formalizadas mayor el beneficio para empleadores y empleados, sin contar con el añadido que el blanqueo facilita el acceso a financiamiento.

    El objetivo que persiguen los grandes gremios de nuestro país, como la UIP, junto con iniciativas del sector gubernamental, es que se multipliquen los emprendimientos de este tipo, porque no solo aporta al crecimiento económico, sino también ayuda a reducir las cifras de la pobreza, excluyendo a cientos de familias de esa franja económica.

    Por esta razón, para que un país avance y consolide su economía, necesariamente debe fortalecer el sector de las micro, pequeñas y medianas empresas.

    http://www.lanacion.com.py/2016/10/29/desafio-las-mipymes/

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 29 octubre, 2016, 8:29 am
  6. Innovación debe ser parte de la política de desarrollo del país

    Recientemente se informó sobre jóvenes paraguayos que han logrado sobresalir en numerosos concursos internacionales por su capacidad para innovar. Estos jóvenes fueron un motivo de alegría y esperanza para un Paraguay tan castigado, justamente en un momento de gran debate sobre la calidad de la educación universitaria, una de las instituciones centrales para la investigación e innovación.
    La existencia de una relación entre innovación y desarrollo es indudable. Nuevos productos, nuevos procesos y nuevas formas de organizar la producción cambian cuantitativa y cualitativamente la estructura de la economía y de la sociedad. Los procesos de aprendizaje, la generación y difusión de capacidades tecnológicas son elementos de base para un crecimiento sostenido que apunte a mayor inclusión social y a una distribución del ingreso más equitativa.
    Si bien estos procesos deben adaptarse al contexto poblacional, económico y territorial de cada país, hay elementos comunes en materia de innovación entre los países que han logrado desarrollarse. Gran parte del éxito de los países asiáticos ha contado con una visión y estrategia nacional clara y gradual sobre la inversión en investigación y el desarrollo (I+D) que apuntara a la construcción de sistemas productivos incluyentes.
    El rol del Estado es determinante en el liderazgo de esta política sectorial y en el direccionamiento de los mecanismos de financiamiento alineados a una política de desarrollo. Desde esta perspectiva, el apoyo a la investigación y desarrollo (I+D), no debe verse como un fin en sí mismo, sino por su contribución a la producción de bienes y servicios en mayor cantidad y calidad a reducir la pobreza a través del aumento del empleo, y en general, a elevar el nivel de vida de la población.
    Pero más allá de generar conocimiento, es necesario que estos sean aplicados y se conviertan en aportes relevantes a la economía y sociedad. Los procesos de producción, comercialización y gestión de los recursos requieren innovación a través de la incorporación de estos conocimientos, fase fundamental del ciclo virtuoso entre generación de conocimientos, innovación y desarrollo. Este paso constituye uno de los retos más importantes que enfrentan los países en desarrollo.
    Paraguay debe realizar este esfuerzo involucrando a sectores y actores estratégicos. Por ello, Conacyt, la Universidad y las empresas, incluyendo a las mipymes, deben articular sus objetivos comunes a fin de contribuir mancomunadamente al desarrollo nacional. Esto es necesario tanto para el impulso al mercado interno como para una inserción internacional en mercados más competitivos, con estándares de calidad y precios más altos.
    La innovación debe ser parte de la política de desarrollo y, por lo tanto, debe estar necesariamente vinculada a los objetivos nacionales en materia de mejora de la productividad, del empleo, de la calidad de vida y de la reducción de las desigualdades económicas, sociales y territoriales.

    http://diariolajornada.com.py/v6/innovacion-debe-ser-parte-de-la-politica-de-desarrollo-del-pais/

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 28 octubre, 2016, 10:49 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

ADN

5días

Peichante-Py en FB ✓

A %d blogueros les gusta esto: