estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Mirando irreverentemente el desafío

Ante la pregunta reiterada que me vienen efectuado extranjeros sobre la posibilidad de invertir en el Paraguay, aparte de las ventajas y las bondades de nuestro país como su gente, muchos quieren entender qué tipo de amenazas reales pueden encontrar para poner en su matriz de riesgo su plan de inversión. Este punto es quizás la parte gris del libro romántico sobre nuestro país. Si lo miramos como oportunidad de cambio para pasar de un gris a un blanco en algunos años sería positivo. Pero si lo miramos como un problema sistémico sin un plan de acción concreto de solución puede ser un gran capítulo negro para el país.

¿Por qué las personas en condición de autoridad y los grupos empresariales poderosos aún no hemos puesto estas partes grises de nuestra sociedad en la mira de una agenda de cambio? La respuesta que he encontrado es que muchos hablamos de esto, debatimos, sugerimos, pero no hemos sido capaces de articular acciones concretas para anular o neutralizar temporalmente estos puntos. O eventualmente darlos por solucionados. Esto se da porque no entendemos todavía cómo se administra en una República el poder más allá de lo estrictamente formal.

Entre estos puntos grises, los principales que podemos citar son la falta de capacidad para incidir en las autoridades del Poder Legislativo para definir una agenda país más acorde al desarrollo que necesitamos, y no que respondan a sus intereses personales o de bancada. La respuesta ante un sistema masivo de reclamos por el tema bonificaciones hizo tambalear a la estructura completa de gestión tanto en el Poder Legislativo como en el Ejecutivo. Y generó una reacción, más allá de ser considerada correcta o incorrecta, acorde con la agenda que el país en general pide, como es la austeridad pública.

Otro punto crítico que no podemos dejar de poner en la mesa, en carácter de urgente, es el incremento de la impunidad total en el sistema jurídico paraguayo.

Es increíble cómo cada parte que es un interlocutor importante como lo es el Poder Judicial, la Fiscalía o mismo el organismo de fuerza pública como es la Policía, se debatan en quién es el que tira la “pelota tata” más rápido. No hemos podido articular una sola acción concreta que indique que este índice de violencia, impunidad, violación de derechos vaya en una tendencia a la baja.

La cantidad enorme de juicios, imputaciones de fraudes, robos descarados al Estado, procesos donde no se han ejecutado correctamente un fondo de inversión o gasto crece. Así como la absoluta incapacidad de la Contraloría en liderar un proceso de cambio para evitar la impunidad total en la gestión del dinero público nos indica que estamos fallando como sistema. Estamos enfermos, pero no hacemos nada para curarnos. No tenemos capacidad de gestión como nación para enfrentar estas gravísimas irregularidades.

La falta de capacidad operativa del Ejecutivo en la ejecución de tareas por una falta de contrapartida económica que está sujeta a una aprobación vía Legislativo nos indica que realmente el sistema carece de una autonomía que permita la continuidad de las acciones planificadas. La administración siempre dependerá de obtener una autorización extra que le permita ejecutar correctamente un programa planificado.

No es mi intención instalar públicamente que debemos ir a un modelo presidencialista, pero lo que sí debemos plantearnos es que este modelo como está ahora adolece de graves problemas funcionales. Y a esto también se suma la falta operativa de la propia estructura administrativa con lo que tiene.

Proyectos aprobados con flujo de dinero disponible se han demorado años en ser ejecutados tanto por una incapacidad de articular acciones concretas para avanzar en los trabajos como en corregir errores o inconsistencias en los propios proyectos. Algo no funciona y no vemos –más allá de las buenas intenciones– vocación y planes concretos de cambio que nos permitan asegurar que el país va a transformarse para una mejor gestión, incluso en el ámbito de la infraestructura.

Necesitamos urgentemente encontrar un modelo nuevo. Un modelo irreverente. Tan radical que nos permita el cambio a blanco de todas estas estructuras grises. Y ello antes de que la oscuridad se apodere de la República y ya no podamos aprovechar todas las cosas buenas que hemos sembrado en estos años.

Por Jaime Egüez

Mirando irreverentemente el desafío

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

3 comentarios en “Mirando irreverentemente el desafío

  1. La evolución del sistema financiero y la coyuntura

    El sistema financiero paraguayo muestra algunas tendencias diferentes en los últimos meses, pero que no son de alarma. Son el reflejo de las coyunturas nacional e internacional, cuyo impacto se observa en la desaceleración de los créditos, el aumento de la morosidad y una mayor importancia relativa de créditos en guaraníes frente a créditos en moneda extranjera. Los principales indicadores de liquidez, eficiencia, capitalización y rentabilidad del sistema financiero se mantienen en rangos aceptables y comparables con los del resto de la región. Debemos acostumbrarnos a años de menores niveles de crecimiento, lo que repercutirá también en el sistema financiero.

    La economía mundial entró en una etapa –probablemente larga– de menor crecimiento. A esto se agregan las condiciones propias de Paraguay, que además de depender en demasía de la demanda externa, su transición hacia una economía más dinámica en términos de diversificación y aumento de la productividad es lenta.

    La evolución del sistema financiero es el reflejo de la nueva coyuntura aunque esto todavía no significa riesgos para la estabilidad. Por otro lado, hay que recordar que adicionalmente a los factores externos, en 2015 hubo cambios regulatorios como el de los límites a la tasa de interés que afectaron la rentabilidad. Sin embargo, antes del cambio la rentabilidad en Paraguay era una de las mayores en Latinoamérica, por lo que su reducción no significó alteraciones importantes por el lado de la oferta.

    Al contrario, las expectativas futuras de los agentes económicos relevados a través de la encuesta sobre la situación general del crédito realizada por el Banco Central del Paraguay a los intermediarios financieros es optimista para lo que queda del año. Se espera un leve repunte de la actividad agropecuaria, el dinamismo del sector construcción y una tendencia positiva de la industria.

    De todos modos, las autoridades monetarias deben realizar el esfuerzo necesario para garantizar la confianza de los ahorristas e inversionistas. La buena salud de la que goza el sistema financiero debe mantenerse con medidas adecuadas, dado que existen factores de riesgo que pudieran amplificarse en los próximos meses y años. Uno de los más importantes en la existencia de un mercado no regulado que está creciendo y que no debe ser perdido de vista.

    Algunos de los desafíos futuros son mejorar los canales y la calidad de información, tanto de la oferta como de la demanda, ya que su deficiencia es un obstáculo para dotarle de dinamismo al mercado de créditos. En este mismo ámbito, otro desafío es mejorar la confianza de los ahorristas de manera a ampliar el volumen de depósitos a largo plazo y resolver el problema del calce para aumentar los créditos a largo plazo.

    En definitiva, deben continuar fortaleciéndose las medidas que minimicen riesgos y garanticen confianza y previsibilidad para que el sistema financiero contribuya sustancialmente a las necesidades de financiamiento de la economía y se pueda mantener un crecimiento estable, aunque probablemente de menor nivel al que estuvimos acostumbrados en la última década.

    http://www.ultimahora.com/la-evolucion-del-sistema-financiero-y-la-coyuntura-n1032170.html

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 18 octubre, 2016, 1:46 pm
  2. No perder de vista lo esencial
    18 OCT 2016

    Sumergidos de lleno en el último trimestre del año, es oportuno parar por un instante la pelota y observar el juego de conjunto.
    La gimnasia política –algunos prefieren llamarla contienda- es buena para mantener los músculos en su punto y reaccionar frente a las encrucijadas haciendo uso apropiado del instrumental institucional que sostiene y da vida a la república. Pero en esa tarea no hay que perder de vista lo esencial, aquello por lo que todos, gobierno y oposición, han prometido trabajar, cada uno desde su visión.

    Está bien polemizar sobre la reelección, las fortunas prácticamente instantáneas logradas por funcionarios de meteóricas carreras y las candidaturas de algunos caudillejos políticos que insisten en postularse al sillón principal del Palacio de López. Miradas desde la perspectiva mediática y su tratamiento público, estas historias difieren muy poco de las que se ventilan en esos patéticos programas de televisión en los que se habla sobre vida y milagros de personajes tan desconocidos como intrascendentes. En alguna medida, el público masivo consume todos estos asuntos a manera de lavativa mental en busca de una inconsciente depuración del sistema nervioso, a veces con éxito, otras no tanto.

    Pero no se deben perder de vista los temas centrales que hacen a la sustancia de la república. Seguimos debiéndonos, como sociedad y como economía, el gran programa nacional de empleo genuino que reemplace la parasitosis sistémica estatal por un programa serio, estable y sostenible de apoyo a las micro, pequeñas y medianas empresas, responsables de más del 70% del empleo en el Paraguay. La banca estatal continúa ignorando a las mipymes, el fondo de garantías tarda en ser implementado y un adecuado programa impositivo que aliviane el despegue de estas empresas ni siquiera ha sido dibujado. La voracidad de Hacienda por más dinero está fogoneada por una burocracia enviciada con bonificaciones, premios, refuerzos, “anuenios” y otras auto gratificaciones que devoran recursos ordinarios que debieran reservarse para obras de infraestructura. En este punto y para tenerlo como espejo, el gobierno boliviano, por ejemplo, invertirá US$ 2.800 millones hasta 2020 para la construcción de 959 kilómetros de nuevas carreteras sólo en el departamento de Cochabamba, que concentra menos del 18% de la población total. Eso es planificar y ejecutar infraestructura, algo que mereció el destaque de organismos como el FMI y el Banco Mundial.

    Entretenernos con la anécdota no debe apartarnos de la visión central del país. Seguimos sin saber cómo van las anunciadas mejoras en infraestructura educativa, si vamos a reformar o no el sistema eléctrico para meterlo en el siglo XXI o si el Metrobus, el tren de cercanía y la nueva terminal aeroportuaria son algo más que repetidos anuncios sin consecuencias. Un poco de ocio intrascendente ayuda a veces a reducir tensiones, pero no debe hacernos perder de vista lo esencial.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 18 octubre, 2016, 7:25 am
  3. ¡Dos golazos!
    15 Oct 2016

    P0r el MSc. Econ. Mario Aníbal Romero Lévera

    En poco más de un año, el Paraguay anotó dos grandes goles.

    El primer gol fue la creación de la Ley 4956/2013 “Defensa de la Competencia”, que busca “defender y promover la libre competencia en los mercados”. Y condena todo abuso de posición dominante y prácticas o conductas individuales o concertadas que busquen obstaculizar, distorsionar o impedir la competencia existente o futura en el mercado relevante. Y además genera un impacto muy positivo en la promoción y defensa misma del consumidor paraguayo. Este gol genera dos ganadores:

    a) Las empresas honestas, a través de condiciones más justas de competencia;

    b) los consumidores paraguayos, que reciben mejores productos a mejores precios de mercado.
    El segundo gol fue la creación del Programa de Becas Carlos Antonio López (BECAL), golazo que hasta la fecha permitió que 844 compatriotas de los 17 departamentos del Paraguay y su capital puedan realizar sus estudios en 50 de las 300 mejores universidades del mundo y en 23 países diferentes, y esperando el retorno de aproximadamente 60 becarios que ya concluyeron exitosamente sus estudios.

    Estos dos golazos permiten que nuestros compatriotas puedan recibir mejores servicios, productos a precios más razonables. Y dan la posibilidad de que muchos paraguayos no solo puedan acceder a los mejores centros educativos del mundo, sino que puedan adquirir un aporte cultural inigualable que les permitirá tener una visión diferente del mundo. Gracias a ello, una vez que retornen al país, podrán generar una mejora de la calidad de vida de sus respectivas comunidades. Todo lo aprendido en sus maestrías, doctorados y programas de especialización, exitosamente concluidos tendrá sin lugar a dudas un impacto positivo en todo el Paraguay.

    Desde fuera de la cancha, es muchas veces fácil ser director técnico y decir lo que hay que hacer, pero tenemos que involucrarnos en este gran partido y debemos entrar a la cancha a jugar y meter goles. Es la única forma de ayudar para que el país avance en la tabla y pueda ganar cualquier campeonato.

    ¡Ciudadanos! ¡Les invito a jugar este gran partido por el Paraguay!

    ¡Dejemos las graderías y empecemos el mejor partido de la historia del Paraguay hoy!

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 15 octubre, 2016, 6:35 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

ADN

5días

Peichante-Py en FB ✓

A %d blogueros les gusta esto: