estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Dos niños, miles de niños

Un policía avisó que dos menores pasaban horas solos en un shopping capitalino; ellos mismos contestaron que su mamá los deja ahí y luego vuelve a buscarlos. Este caso no es más que un botón de un problema grande pero ninguneado tanto a nivel gubernamental como ciudadano. Lo que sufren los niños al tener que quedarse solos hoy día es algo que se viene arrastrando desde hace añares. Madres pobres que se ven obligadas a dejar a sus hijos para salir a ganar algo para la olla. Antiguamente, cuando la mayoría de las mamás salía solo porque tenía que hacer algún trámite, no faltaba la casa de la buena vecina donde dejarlos.
Actualmente, debemos aceptar que la realidad económica obliga a buscar salidas extremas y vivir en vilo. ¿Qué sucede cuando no hay dónde dejar a los chicos, incluso aquellos que ya no son bebés pero son niños?

En nuestro país es endémico: los niños no están protegidos ni se vislumbran políticas públicas para resolver situaciones críticas de la niñez.

Sabido es que millones de paraguayos se han criado con padres ausentes, yendo a parar con algún pariente, “madrina o padrino” inventados. Cuántos prófugos del hogar hay por maltrato, que pasan el día en las calles mendigando y desnutridos.

El niño pobre en la cultura campesina de muchos países latinoamericanos –Paraguay es cruel ejemplo– es maltratado desde el convencimiento de que debe asumir responsabilidades, trabajos y manejos personales como si fuera un adulto.

En Asunción y otras ciudades los chicos pululan por donde hay concentración de gente; con sus historias a cuestas, parecidas a las de otros pero diferentes, porque son individuos, es decir, indivisibles.

Si desmenuzamos el problema nos encontramos seguramente con disgregación familiar, un dolor que parece no importar a las autoridades. Nadie debería salir de su país buscando el “sueño” de dar de comer a su familia y tener un techo.

Abundan los casos de rechazo, empezando por el niño en la soledad más grande, la de no ser amado, luego ser víctima de la miseria económica, la marginación, la escuela mediocre.

Hace años, una persona que trabajó unos meses con niños en situación de calle me contaba detalladamente cómo los funcionarios públicos de los distintos programas se peleaban más por su salario que por realizar su trabajo de rescate; cómo se armaban las fotos oficiales con donaciones de alimentos y ropas, cómo faltaban o haraganeaban sin vergüenza alguna. Y en esas charlas me decía que la única manera de rescatar niños de la miseria era… con comida.

Guarderías municipales en los barrios para madres que trabajan, centros deportivos-artísticos-educativos, comedores populares; esos son espacios para que la niñez y la juventud en riesgo “esperen a sus padres”.

Si Paraguay no puede contener primero a los niños más necesitados, no solo nada va a cambiar, sino va a empeorar “la textura de nuestro futuro”, como decía el sociólogo Alberto Morlachetti.

Por Lourdes Peralta

http://www.abc.com.py/edicion-impresa/opinion/dos-ninos-miles-de-ninos-1527492.html

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

8 comentarios en “Dos niños, miles de niños

  1. Globo, cinto, guacha y mazo

    Ella solo quería un globo. Casi todas las tardes miraba con ojos de alegría cómo iban cobrando forma esas coloridas esferas de aire mientras barría la segunda planta de la pensión en la que era explotada desde que tenía siete años. A sus diez, todavía tenía la ilusión de tener aunque sea un globo propio. Cuando tomó coraje de pedirle al “hijo de la señora” que le regalara uno, la respuesta fue: “por qué no le pedís a tu mamá que te compre”.
    Entonces, ella se hizo otra pregunta cuya falta de respuesta le reventó como un globo de mayor impacto: “por qué mi mamá me abandonó en esta casa”.

    María (nombre ficticio) fue arrancada de su hogar a los siete años y traída a Asunción para “vivir bien” a la casa de su “patrona”. Desde entonces vivió un calvario del que se liberaría recién a los quince años.

    Era la década del 60 y entonces no había la línea gratuita del 147 para denunciar abusos. Tocaba resignarse, rezarle a Dios o rogar a quien fuese, que sus días fueran diferentes.

    El caso de María me vino a la mente cuando ayer en televisión pasaban la noticia de que rescataban a una menor de edad que había sido golpeada con cinto, guacha y mazo en una casa de Lambaré. ¿Cuál era su pecado? Ser una criada. Indigna siempre conocer este tipo de noticias, más aún cuando todavía tenemos fresca en la memoria la tibia condena a los asesinos de Carolina, la criada de Vaquería, brutalmente asesinada. El denominador común de estos mal llamados “patrones” es el abuso de todo tipo hacia estas personas en estado de vulnerabilidad social.

    Aunque la figura del criadazgo –extraer a un menor de edad de su entorno familiar y trasladarlo a otro hogar cuya comida, vestimenta y alimentación son pagados por el menor con trabajos domésticos– no está contemplado en el código penal como tal. El hecho de mantener a una persona bajo este régimen puede configurarse como delito de trata de personas (captación, transporte y traslado con el fin de explotar sexualmente, laboralmente o de extracción de sus órganos) su expectativa de pena no llega ni a los diez años de cárcel. Ante este vacío legal para el uso del término “criadazgo” como crimen, la Secretaría de la Niñez se encuentra trabajando en varias mesas de manera a darle la conceptualización que corresponde y sobre todo penar este hecho. Las personas que se refieren a alguien como su “criadita” o “criadito” lo dicen un ridículo aire de superioridad. Sin embargo, son criminales que se merecen la cárcel. En nuestra sociedad, el criadazgo está normalizado y algunos lo toman como un acto de magnanimidad, como si la víctima se tratara de un ser inferior.

    ¿Qué podemos hacer mientras aguardamos que haya un régimen legal de protección para ellos? Pues usar la herramienta que tenemos a mano: llamar a la línea gratuita 147 y denunciar este tipo de situaciones.

    El no hacerlo nos convierte en cómplices de un hecho criminal y no creo que nadie quiera cargar con el maltrato hacia alguien o en el peor de los casos, muerte en su conciencia. Por más globos y menos cintos, guachas y mazos.

    Por Marta Escurra

    http://www.abc.com.py/edicion-impresa/opinion/globo-cinto-guacha-y-mazo-1611270.html

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 12 julio, 2017, 8:35 am
  2. Combatir con rigor la explotación de la niñez

    La señora Lilian Veloso –empleada de un centro comercial de Ciudad del Este– vio en la calle a un bebé indígena lleno de suciedad y gravemente desnutrido, atado a una niña, también indígena: lo recogió, lo amamantó, lo bañó con la ayuda de sus compañeras y dio aviso a la Consejería Municipal por los Derechos del Niño, Niña y Adolescente (Codeni), que se ocupó de hospitalizarlo y de hallar a su madre varias horas después.

    La caritativa actitud de dicha compatriota, que salvó la vida de la criatura, merece el reconocimiento social. El abandono e incluso la drogadicción en que se hallan sumidos tantos niños exige que no solo intervengan las entidades públicas, sino también toda persona que pueda brindar alguna ayuda. No hay que apartar la vista de la miseria ajena ni habituarse a ella, pero tampoco tolerar que se utilice el dolor ajeno para ganar dinero.

    Según la bienhechora, era evidente que “le usaban al bebé para lucrar”, lo que no habría sido nada raro. Se trata de una práctica infame que se halla muy extendida, hasta el punto de que se alquilan chicos para despertar la conmiseración: cuanto más desvalidos se vean, mejor para los explotadores. Lo saben la Codeni, la Defensoría de la Niñez, la Fiscalía de la Niñez, el Juzgado de la Niñez, la Secretaría Nacional de la Niñez y Adolescencia y el Ministerio Público, que también saben que el Código Penal castiga con tres años de prisión o con multa a quien viola gravemente su deber legal de cuidado de las personas discapacitadas o de cualquiera otra, exponiéndola a ser considerablemente perjudicada en su desarrollo físico o psíquico, de llevar una vida en la que los delitos sean habituales o de ejercer la prostitución. Es necesario que los funcionarios de los citados organismos hagan mucho más de lo poco que están haciendo para precautelar los derechos de los niños e impedir que sigan expuestos al peligro. Solo hace falta que salgan a las calles.

    Por su parte, la Ley Nº 1680/01 obliga a toda persona enterada de que los derechos del niño o del adolescente son violados a denunciar de inmediato el hecho a la Codeni o, en su defecto, al Ministerio Público o al defensor público. Aunque no imponga ninguna sanción para el caso de incumplimiento, esta última norma debe servir al menos para concienciar en el sentido de que nadie debe ser indiferente ante los atropellos que, muchas veces, están a la vista de todos. El hecho de que sean indígenas no exime de responsabilidad a los padres del bebé salvado y de la niña que lo portaba. No es de creer que sus normas consuetudinarias de convivencia interior les permitan poner en peligro la vida de sus criaturas o utilizarlas de una manera tan vil. Aunque así fuera, ellas no podrían ser invocadas ante los tribunales por atentar contra los derechos fundamentales establecidos por la Constitución. La admisión de sus costumbres tiene un límite.

    Ojalá que el mencionado ejemplo de amor al prójimo cunda y que la sensibilidad ante la suerte de los desamparados sea cada vez mayor. También es necesario que los progenitores o quienquiera que abuse de los niños, poniéndolos en situación de extremo riesgo, sean denunciados ante los organismos competentes. Se libró de la muerte a un ser humano gracias a que alguien no hizo la vista gorda ni se cruzó de brazos, mostrando una conducta digna de ser imitada. Ahora, se impone que, al menos en este caso concreto, las autoridades apliquen la ley.

    http://www.abc.com.py/edicion-impresa/editorial/combatir-con-rigor-la-explotacion-de-la-ninez-1556898.html

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 26 enero, 2017, 2:35 pm
  3. Maltrato infantil

    Nuevamente el caso de una criada intoxicada supuestamente con soda cáustica, por la dueña de la casa donde vivía, escandalizó a la toda la sociedad. La niña de 15 años, según la denuncia, fue torturada y obligada a ingerir productos de limpieza, por la propietaria de la vivienda, al descubrir la infidelidad de su esposo con la criada. El hecho ocurrió en Pedro Juan Caballero y los supuestos responsables están imputados.
    No hace mucho, también la sociedad se escandalizó con el caso de una criada muerta a golpes en mano de sus “patrones” en la zona de Vaquería, departamento de Caaguazú. En aquella ocasión también el escándalo llegó a nivel internacional y motivó inclusive la reacción de organizaciones de Derechos Humanos.
    En nuestro país alrededor de 45.000 niños, niñas y adolescentes viven en situación de criadazgo. Esto es, realizando trabajo infantil doméstico a cambio de techo, comida, ropas y en algunos casos, educación. “Estos niños y niñas son particularmente vulnerables al ser víctimas de todo tipo de violencia (física, emocional, sexual y laboral) ya que el trabajo que realizan a menudo está oculto a los ojos de la ciudadanía, puede que se encuentren aislados o trabajen muy lejos del hogar familiar. En este sentido, Paraguay ha ratificado el Convenio 182 de la OIT sobre las Peores Formas de Trabajo Infantil y ha incluido al trabajo infantil doméstico en el listado de Trabajo Infantil Peligroso; por lo cual, “es inaceptable y deben ser erradicado”, según una publicación de la Secretaría de la Niñez y la Adolescencia.
    A pesar de todo esto evidentemente la condenable práctica sigue en varios hogares. Lo que muestra una vez más que el Estado paraguayo no está en condiciones de proteger a uno de los sectores más vulnerables de la sociedad, como son los niños y adolescentes. Nuestra sociedad está recuperándose también del escándalo que significó el maltrato físico que recibió un niño de apenas un año, hijo de una madre que también es menor de edad.
    Mientras no se apliquen políticas de Estado que apunten a crear conciencia, educar, cuidar y proteger a los niños y adolescentes de nuestra sociedad, seguiremos todavía saltando de escándalo en escándalo, que a los pocos días vuelven al olvido y en la mayoría de los casos quedan en la impunidad. Como sociedad no debemos permitir que este tipo de abusos y arbitrariedades sigan aconteciendo.

    http://www.vanguardia.com.py/2017/01/16/maltrato-infantil-2/

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 21 enero, 2017, 10:25 am
  4. Distinciones internacionales que enorgullecen

    Alegra mucho que tres organizaciones no gubernamentales (ONG) paraguayas –Paraguay Educa, Enfoque Niñez y Tierra Nuestra– figuren entre las veintitrés premiadas por una fundación con sede en Londres. Cada una de ellas recibirá 50.000 dólares, porque “representan una luz de esperanza para los niños, gracias a sus prácticas eficaces”, que les permitirán emplear el premio de un modo “experto”.

    Paraguay Educa lleva a cabo en 35 escuelas el programa “Una computadora por niño”, que incluye tanto la provisión de una laptop como la capacitación de unos 350 maestros. Enfoque Niñez busca “familias acogedoras”, dispuestas a recibir a niños separados de su hogar, hasta tanto las autoridades competentes resuelven sobre su situación. Tierra Nuestra ejecuta el programa “Sonidos de la Tierra”, que hasta hoy ha dado destrezas musicales a unos 18.000 niños y jóvenes de hogares humildes, bajo la dirección del maestro Luis Szarán.

    Ya el solo hecho de que estas ONG se ocupen de la infancia y de la juventud es digno de encomio, pues las diversas entidades públicas competentes están muy lejos de velar cabalmente por sus derechos. Hay Consejerías Municipales, Defensorías, Fiscalías y Juzgados de la Niñez, así como una Secretaría Nacional de la Niñez y la Adolescencia, pero abundan los niños abandonados o maltratados, que no tienen acceso a la educación que merecen y que, en consecuencia, no pueden desarrollar todas sus potencialidades. El país los necesita bien formados, en todo sentido, de modo que cuanto se haga en beneficio de ellos siempre será insuficiente.

    El beneplácito por la distinción sube de punto cuando se recuerda que en los últimos años han proliferado unas supuestas ONG, creadas solo para que unos vividores se apropien de fondos públicos, bajo el manto del interés social y el patrocinio de algún legislador. Las fantasmales que fueron contratadas por el Indert para cavar pozos artesianos, por ejemplo, no son más que unas de las tantas que han servido para malversar el dinero de todos y desacreditar a instituciones de la sociedad civil que fueron fomentadas por organismos internacionales para complementar la gestión de unas entidades públicas caracterizadas por la ineptitud y la corrupción.

    Las ONG laureadas contribuyen a realzar el alicaído prestigio del sector al demostrar que en el Paraguay es posible trabajar por los demás con eficiencia y honradez. Han dado una “luz de esperanza” a los destinatarios directos de sus esfuerzos, y también a quienes creemos que los compatriotas virtuosos, que se esmeran cada día por el bien común, desplazarán más temprano que tarde a los canallas que están saqueando al país. Los directivos, empleados y colaboradores de Paraguay Educa, Enfoque Niñez y Tierra Nuestra son algunos de sus exponentes. En buena hora, han recibido un reconocimiento internacional que debe enorgullecernos y alentar a los buenos a seguir trabajando por un país mejor.

    Que el ejemplo cunda para que el patriotismo y el amor al prójimo se demuestren con hechos concretos, allí donde se puedan aportar conocimientos y experiencias. Las auténticas ONG tienen mucho que hacer, y es de esperar que se vean alentadas por la confianza que inspiren a la ciudadanía a través de la difusión de sus actividades.

    http://www.abc.com.py/edicion-impresa/editorial/distinciones-internacionales-que-enorgullecen-1556319.html

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 21 enero, 2017, 10:22 am
  5. Tortura y reelección

    Por Mariana Ladaga

    Con 16 años, hija de una mujer recolectora de cartones en la calle y de un vendedor ambulante, ella se embarazó de su novio, un chico de 19 años, vendedor ambulante y estibador. La relación no funcionó y, dedicada a distribuir marmitas de almuerzo para criar a su hijo ella sola, conoció una nueva pareja, un comerciante, con quien fue a vivir. A nadie interesaría la historia si no fuera que un día, desmayado el niño de apenas un año –por no soportar las torturas a las que era sometido– debieron llevarlo al Hospital Regional.

    El chiquito llegó con quemaduras de cigarrillos, uñas arrancadas, otras lesiones, infecciones, desnutrición y tan asustado que no podía ver ingresar personas a la sala. Allí apareció el papá biológico –que recién entonces lo reconoció legalmente– junto con otros familiares. Luego de 24 días internado, este viernes fue dado de alta y fue a vivir con su tía, que le dio el amor suficiente. Seguirá tratamiento médico y tendrá acompañamiento psicológico. Solo el tiempo dirá cuánto logra superar el trauma y cuáles serán las secuelas.

    Es de esperarse que el Poder Judicial condene a los responsables de tan deleznable hecho, independientemente de sus nacionalidades. Ya la mamá y el padrastro están privados de su libertad e imputados. El manoseo del caso por parte de quienes buscan sacar una tajada mediática, de algún modo, debería evitarse.

    Situaciones extremas como las que pasó este niño nos obligan a replantearnos como sociedad, cuáles son las condiciones de vida que enfrentan nuestros niños y sus padres. Cuánto puede garantizar realmente el Estado el respeto a derechos fundamentales del niño; un hogar, una familia, una identidad, alimentación, salud.

    Lejos de este debate, responsabilidad de las instituciones públicas, allá arriba, hacia Mburuvicha Róga hay otra discusión que consideran más importante: cómo torcer la Constitución Nacional para garantizar a las autoridades de turno su continuidad en el poder, así se benefician sus bolsillos y los de sus amigos.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 15 enero, 2017, 7:51 am
  6. La lucha de Mainumby

    Por Gustavo Olmedo
    Una persona puede afirmar algo no verdadero por ignorancia o desconocimiento del tema o contexto en cuestión, así como también puede hacerlo de manera consciente y de mala fe, provocando daños muy graves.

    Preocupado por las publicaciones que hablaban de la dramática situación en la que se encuentra la niña-madre, conocida como Mainumby, conversamos con algunas personas que tienen la autorización de llegar hasta ella e informarse del proceso que sigue. Grande fue la sorpresa al constatar que las informaciones sobre el abandono y desolación estaban muy alejadas de la realidad, eran falsas.

    La prioridad en este momento –señalan los profesionales que acompañan a la menor y su familia– es resguardar el derecho a la intimidad de la niña y evitar “por todos los medios” su revictimización, razón por la cual muchas explicaciones o detalles sobre el caso no pueden ser publicitados.

    Mainumby cuenta con una vivienda confortable, ayuda alimentaria y asistencia médica (control mensual y servicio para imprevistos), apoyo terapéutico semanal y traslados. Para ello, según explican, cuenta con el acompañamiento de la Pastoral Social de la Arquidiócesis de Asunción, la Secretaría de la Niñez y Adolescencia, el Santuario Virgen de Rosario de Luque, la Red Interamericana de Derechos Humanos, la Asociación de Pastores Evangélicos y la Pastoral de la Familia de la Conferencia Episcopal Paraguaya, entre otros. Es decir, no está abandonada. ¿Cómo es posible llegar a este nivel de falsedad? ¿Qué interés habría para asegurar que esta niña está descuidada y olvidada? Y las posibilidades no son muchas: el lucro, lucha de intereses o el terrible objetivo de encontrar en Paraguay alguna “víctima” que pueda ser instrumentada y utilizada para legalizar el asesinato de niños y niñas en el vientre materno. Triste y macabro.

    Mainumby, que quiere ser abogada cuando grande, según sus allegados, sufrió mucho y es una gran luchadora, al igual que su bebé, a quien le puso el nombre de Milagros, una verdadera sobreviviente de las presiones de Amnistía Internacional y de organizaciones feministas que promovieron su muerte, con el argumento de defender a su madre.

    Esta niña-madre, víctima de abusos y maltratos que el Estado, la familia y la sociedad toda deben evitar, exige y merece respeto, y el reconocimiento pleno de su dignidad, más allá de cualquier etiqueta. Un lucha que aún será larga para la valiente Mainumby, y un desafío enorme para aquellos que con afecto se esfuerzan por su crecimiento y maduración.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 14 octubre, 2016, 6:10 am
  7. Lo difícil que es ser nena si no rigen los derechos

    En algunos países, nacer niña es una condena. En muchas sociedades con costumbres atávicas inalterables las nenas están vedadas del acceso a la educación, son obligadas a contraer matrimonio en plena infancia, o sometidas a la mutilación genital (ablación del clítoris) para evitar que sientan placer. En situaciones de guerra, las niñas son víctimas de violaciones y convertidas en esclavas domésticas. Hasta en los campamentos de refugiados se convierten en blanco de agresiones.

    Son las principales víctimas de trata de personas con fines de explotación sexual, sobre todo, cuando crecen en condiciones de marcada desigualdad y pobreza. Condiciones que arrastran cuando se convierten en mujeres, como resultado de la falta de oportunidades y de vigencia de sus derechos humanos.

    En Paraguay, hasta el presente, aunque en menor proporción, son esclavas domésticas bajo el rótulo de “criaditas” en casas de familias pudientes que las traen del campo para, supuestamente, educarlas y cubrir sus necesidades.

    Tal como está diseñado el mundo, las nenas llevan las perder. Fácilmente se las convierte en objetos sexuales.

    En condiciones económicas favorables están condenadas a demostrar permanentemente que son capaces de…

    En las sociedades machistas las nenas son preparadas para servir y someterse al hombre.

    En fin, no es fácil ser niña.

    Por eso, qué interesante la campaña que vimos operativizarse ayer con niñas de comunidades del interior y de los Bañados de Asunción que asumieron como máximas autoridades de instituciones públicas y privadas, por un día. La intención de la iniciativa, que se enmarca en el Día Internacional de la Niña, establecido por las Naciones Unidas hace 5 años para celebrarse cada 11 de octubre es sensibilizar a la gente para que las niñas y adolescentes crezcan libres de violencia y en igualdad de oportunidades.

    La campaña Por ser Niña, de la Organización Plan Internacional promueve la consigna de que “invertir en las niñas es la clave para la reducción de la pobreza y la mejora de la sociedad”.

    La apertura de las empresas privadas e instituciones del Estado que ayer recibieron a las nenas para que de manera simbólica hicieran de ministras, parlamentarias, intendenta o gerentes es plausible.

    Pero lo sería aún más si redoblaran los esfuerzos para convertir al Paraguay en un país menos discriminativo, más equitativo, con mejor educación pública y gratuita para todos los niños. Con un sistema de salud pública de primer nivel, y con políticas que garanticen la participación femenina plena, no en determinado porcentaje, o solo por un día.

    Por Susana Oviedo

    http://www.ultimahora.com/lo-dificil-que-es-ser-nena-si-no-rigen-los-derechos-n1031009.html

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 14 octubre, 2016, 6:10 am
  8. Mariano Nin
    DESDE MI MUNDO.
    SE LE PERDIÓ EL FUTURO.
    Es martes, un martes cualquiera. Hace calor, pero advierten que se vienen tres días de lluvias.
    Manejo a casa luego del trabajo. A veces intento cambiar la rutina, pero el regreso me lleva casi siempre por las mismas calles y sin siquiera percibirlo veo como se construye una historia que no va a tener un final feliz.
    Al cruzar una intersección muy concurrida en Lambaré suelo ver que una mujer se instaló hace unos años con chicos pequeños en el paseo central. Es como si vivieran ahí. No sé exactamente desde cuándo o en que horarios están, pero cada vez que paso están allí.
    Al principio los nenes y las nenas permanecían en el paseo central mientras su madre ofrecía caramelos o limpiaba algún parabrisas. Pero con el tiempo los chicos fueron creciendo y es como si fueran ocupando el lugar de los adultos. La nena más grande pide monedas mientras regala una que otra sonrisa triste y los más pequeños solo miran como reclamando un pedazo de la torta que sienten que les pertenece.
    No sé exactamente cuántas organizaciones que protegen los derechos del niño y las niñas hay en el país, pero ellos siguen siendo invisibles.
    Nadie los ve. Nadie los oye.
    De cada 1000 niños y niñas que nacen, 19 mueren antes de alcanzar los 5 años, 16 antes de cumplir el primer año y 11 antes del primer mes de vida.
    El martes fue el día Internacional de la Niña. Mientras espero en el semáforo repaso las estadísticas que las organizaciones defensoras de los derechos de la infancia publicaron hasta el hartazgo. Más de un millón de niñas paraguayas son víctimas de la violencia, el abuso sexual, el embarazo precoz, la inseguridad y la falta de acceso a la educación. No me extraña.
    Cambia de luz el semáforo y mi mirada se cruza con la más pequeña de las niñas caminando descalza por el asfalto.
    No lo sabe, pero hoy fue una estrella de televisión. Con otros rostros recibió promesas de un Presidente, se sentó en la silla del Intendente, fue Vicepresidenta y Ministra de Relaciones Exteriores. Quizás nunca lo sepa.
    Si, hoy hablaron de ella. Lo que nadie dijo fue que “se le perdió el futuro.”

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 13 octubre, 2016, 7:52 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

el clima ✓

Click for Asunción, Paraguay Forecast

ÑE’ÊNGA ✓

Arekopaite mitâ vaícha.21/08/17

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

5dias.com.py

5días

A %d blogueros les gusta esto: