estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Desencanto ciudadano

La esencia de los partidos políticos es la búsqueda del poder sin quebrar su vínculo con la gente, sino fortaleciéndose en ella y para ella. Este apoyo que reciben de la ciudadanía los arropa, les da las herramientas y la autoridad necesarias para alcanzar sus fines, que deben apuntar al bienestar general y no el mezquino. Por ello, en las democracias representativas los partidos políticos son sus instrumentos fundamentales. Así, al menos, enseñan las ciencias políticas.

Las más modernas definiciones sobre la política y el ejercicio ético de ella terminan naufragando, paradójicamente, en la “isla rodeada de tierra”, donde lo que debiera ser correcto acaba convirtiéndose en un absurdo. O al menos inexplicable.

Si bien la clase política se maquilla con el discurso altruista, sus acciones terminan siendo contrarias a la gente y a los postulados de sus organizaciones, reduciendo su retórica en una simple demagogia. Y, alguna veces, van más allá al patrocinar inclusive la violación de la propia ley.

Durante la última semana, el diario La Nación ha venido publicando una serie de hechos irregulares que tienen que ver con la anómala rendición de cuentas que han realizado las diferentes organizaciones políticas ante la Justicia Electoral (las que tienen representación parlamentaria y las que han tenido votos en los últimos comicios municipales), con el fin de poder percibir los aportes y subsidios en concepto electoral.

Hasta aquí, todo se ajusta a lo legal. Pero cuando de legalidad se trata, los primeros en proponer una ruptura son los propios partidos políticos. En los balances financieros acercados al Tribunal Superior de Justicia Electoral, la gran mayoría de las agrupaciones han entregado papeles o recibos comunes para justificar esos gastos, una movida que va en contra de la ley, que exige facturas o documentaciones aceptadas por la Secretaría de Estado de Tributación.

Asimismo, en la justificación de estos gastos aparecen boletas de diversos rubros como el pago por maquillaje o gastos en peluquerías o batucadas, conceptos que aunque pudieran tener relación con una campaña nada tiene que ver con el ejercicio responsable y ético de fondos que en buena parte provienen del Estado.

Estos excesos desnudan que a la hora de buscar su propio beneficio, las organizaciones políticas hacen “pito catalán” a lo que prescriben las leyes de la República. Ratifican además que el sistema de partidos que hoy opera no fue concebido como una vía acorde para la organización y administración del poder de la soberanía popular, sino para servirse a sí mismo.

Por eso, de nada sirven tampoco las justificaciones que ensayan los voceros de la Justicia Electoral respecto a que esta será la última vez que se toleren este tipo de rendiciones, cuando lo que está haciendo este organismo –muy respetado en tiempos de elecciones por su confiabilidad y transparencia– es consumar la abierta violación de la ley. El TSJE debió rechazar el pago desde el momento en que la Contraloría General de la República cuestionó la rendición de los balances. Sin embargo, antes que hacer cumplir la ley privilegió y premió el abuso de los partidos al concederles el pago de más de 20 mil millones de guaraníes.

Este alegre festín con el dinero público patrocinado desde los partidos no solo vulnera la ley, sino que provoca un efecto mucho mayor y que es el desencanto ciudadano hacia su clase política, que termina provocando ese divorcio entre sociedad y dirigencia que no es saludable para una democracia.

Es absolutamente necesario y perentorio que la clase política sea capaz de revertir este proceso y de responder a las necesidades de la sociedad, pues es esta última la que debe ser el centro del sentido de la política. Este es un compromiso que todos los partidos políticos deberían asumir para no dejar que la democracia se debilite.

Desencanto ciudadano

Acerca de jotaefeb

arquitecto jubilado, hoy "hurgador" de la filosofía de vida, de las cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

14 comentarios en “Desencanto ciudadano

  1. Posturas radicalizadas
    10 noviembre, 2016 0 16

    La Junta de Presidente Franco lleva tres semanas sin sesionar como consecuencia de las posturas radicalizadas de los concejales en la disputa por la elección del nuevo presidente del pleno. En cada sesión uno u otro bando deja sin quórum la sesión evitando que se trate la elección de nuevas autoridades y así también se posterga el tratamiento de otros importantes temas para la comunidad.
    La disputa por la titularidad de la Junta está entre los concejales Roberto Brizuela (PLRA) y Julia Ferreira (PLRA), esta última es la candidata del intendente Roque Godoy, pero hay un empate en los votos para la elección.
    El pluralismo en las juntas municipales es la mejor garantía que tiene la población para el control eficiente de la utilización de los recursos públicos, por ello es más que plausible que los concejales defiendan sus posturas y utilicen los mecanismos democráticos para concretar sus proyectos. Para la intendencia municipal siempre será importante también tener un apoyo en la corporación legislativa, de modo a que las posturas radicalizadas no se constituyan en obstáculos para el desarrollo de los planes de gobierno, porque al final sale perjudicada toda la comunidad.
    El ejercicio democrático por ello exige mucha madurez y capacidad de negociación y en este último punto cada una de las partes tiene que ceder algo para que el conflicto se destrabe. Mientras los concejales de Presidente Franco están enfrascados en sus disputa por controlar la presidencia de la junta, varios proyectos y pedidos continúan sin ser tratados, como los informes sobre los desembolsos hechos a las comisiones vecinales, transferencias de recursos Royalties y Fonacide. También figura en la agenda la aprobación del llamado a licitación para construcción de salas de clases, pedido de construcción de un puerto y otros emprendimientos que son vitales para el distrito.
    Los concejales de Presidente Franco están brindando un lamentable espectáculo ante la ciudadanía, que depositó en ellos su confianza. Es momento de demostrar un poco de madurez y dejar de lado las posturas radicalizadas y que comiencen a trabajar por la ciudadanía. Los proyectos y planes para el desarrollo de la ciudad no pueden estar supeditados a caprichos personales y de grupos.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 10 noviembre, 2016, 11:13 am
  2. Planes de desarrollo y planes de obstrucción
    30 octubre, 2016

    Por: José Rojas. Periodista de ADN en Asunción
    La propaganda de la oposición a un gobierno casi siempre tiene más atractivo para los medios que se llaman independientes. La dirigencia de los partidos que buscan suceder a los colorados en el Palacio de López puso todas sus fichas para lograr un rápido desgaste a la figura del presidente Horacio Cartes en una coyuntura muy sensible para los intereses de los republicanos.

    Frases como: dictadura nunca más!, o la gente está muriendo de hambre!, son más atractivos para un titular, vende más que uno que diga: ‘La maquila duplicó las exportaciones y generó 200 nuevos empleos’. Esto último no vende, además ‘es nomás luego’ responsabilidad del gobierno.

    Cuando asumió esta administración, Ramón Jiménez Gaona pidió un corte administrativo en el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones y encontró la caja vacía, cuentas atrasadas con las contratistas; proyectos colgados, hechos que exigieron la reingeniería contra reloj.

    Esta repartición se convirtió en pilar fundamental de un proceso de desarrollo con inversiones que triplican gestiones anteriores. Nicanor Duarte Frutos logró ahorrar sacrificando a la ciudadanía que sufría en las calles ante la ausencia de vías de acceso. Lugo y Franco se calificaron por las “paladas iniciales” de obras que quedaban ahí.

    Pero la culpa no la tienen los políticos de la oposición; ellos están en su papel. No quieren la figura de la reelección porque saben que no llegan. Saben que mienten; que es una cuestión de tiempo para que la ciudadanía comience a disfrutar de los planes de gobierno.

    Las obras que se están encaminando lamentablemente están ocultas por intereses sectarios de partidos políticos que ven ventajas coyunturales enturbiando la situación política. Los que saben le llaman: ‘vendedores de humo’.

    La maquila elevó las exportaciones a niveles nunca alcanzados en la administración de Lugo. Esto generó mano de obra calificada.

    El Presupuesto General de La Nación tiene previsto la inversión de más de US$ 5.000 millones por año para la inversión física, a proyectos de infraestructura; casas, caminos, hospitales, comisarías, escuelas. Se redujo el gasto en salarios a través de la disminución de más de 1.000 empleados públicos.

    Las garantías legales para la inversión en la construcción las construcciones y otras actividades que ayudaron a generar miles de nuevas fuentes de trabajo, reduciendo así el desempleo a su nivel más bajo de los últimos 6 años.

    Esto permitió, además, que nuestro país mantuviera un crecimiento positivo, que se consolida ubicando a nuestro país en un sitial como el de país confiable para la inversión extranjera.

    La propaganda política y electoral de la oposición extiende su manto de mentiras para ocultar determinaciones y ejecuciones del gobierno al acceso a la información pública, reducción de contratación de funcionarios, matriz salarial, paquetes económicos para beneficio de la gente (reducción de gasoil, gas, naftas), aumento del Salario Mínimo y la recuperación del 70% de tierras fiscales en manos privadas.

    Estas gestiones ubicaron a Paraguay en el ámbito internacional que funciona en base a la confianza para decidir donde radicar su capital.

    En marzo de este año Usaid, agencia norteamericana que apoya proyectos de desarrollo, emitía una determinación de apoyo a las gestiones Paraguay por la voluntad política para combatir la corrupción. Fue durante la presentación del Plan Nacional de Prevención de la Corrupción, aprobado por decreto presidencial.

    Fernando Cossich, director en Paraguay Usaid dijo: “qué organismo no querrá apoyar un gobierno tan comprometido con luchar contra la corrupción”.

    La administración Cartes entiende que heredó un país con frustraciones de años; sabe que no lo resolverá en un periodo de 5 años. Expuso un proyecto de largo plazo; no de un quinquenio y si busca un periodo más será para aproximarse a culminar el plan.

    A propósito; además de intentar enturbiar el ambiente político; que otro plan dispone la oposición.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 1 noviembre, 2016, 10:12 am
  3. El arte de la guerra (política)
    26 Oct 2016

    Por Richard E. Ferreira-Candia

    Históricamente la lucha por el poder ha enfrentado al hombre. De hecho, el mismo ser humano se enfrenta diariamente para alzarse con el poder, hasta en los más mínimos detalles. Es que en cosas cotidianas existe, indefectiblemente, una lucha de poder (de decisión, por ejemplo). Es así que, desde luego en un sentido mucho menos conflictivo que en otros niveles, se registran “batallas” o “guerras” en la familia para definir qué hacer un fin de semana.

    Le habrá pasado a más de uno, entre otros casos, determinar, por ejemplo, sobre si ir al cine o a la cancha, dependiendo del interés de cada uno. Es un enorme conflicto. Las dos son muy buenas opciones, pero naturalmente hay posiciones que generan una especie de “guerra”.

    Están los que quieren ir al cine y los que prefieren la cancha. Logrará vencer el que despliegue una mejor estrategia. Ya Sun Tzu, en “El arte de la guerra”, describía que la estrategia es fundamental para ganar una batalla, y entre algunas de ellas mencionaba “tomar la iniciativa” y “llegar primero al centro de la batalla”. No garantiza una victoria, pero al menos da mayores opciones de salir airoso.

    Toda guerra tiene un vencedor y un vencido. Y las derrotas, en todos los ámbitos, generan contusiones. Naturalmente, en medio de ese “enfrentamiento” hay disgustos y discusiones de diferentes niveles. Pero si la salida es el consenso, dicen, no habrá derrotados ni vencidos, aunque esa teoría es como un bálsamo usado principalmente por los que se ven derrotados, sin pena ni gloria. Es imposible ir al mismo tiempo al cine y a la cancha.

    Con el comandante conversábamos sobre la lucha de poder en situaciones cotidianas, pero que se registran también en la gran escena de combate del poder: la política.

    Cuando llegué al Café Literario estaba sentado en el altillo, con su café negro, sin azúcar, leyendo a Sun Tzu.

    -Llegué a hora -le dije; -menos mal, respondió sonriendo.

    Había salido temprano, como me recomendó la semana anterior, para no llegar tarde y así evitar un nuevo cuestionamiento.

    -No te fuiste a la cancha, sonrió. -No. Perdí la batalla. Llegué tarde; me madrugaron, respondí. -A otra cosa, le dije.

    Hablamos del gran enfrentamiento que se da en este momento en el escenario político sobre un tema que no es nuevo, pero que se recicla indefectiblemente cada segundo o tercer año del mandato presidencial: la reelección; la reelección del que, en ese momento, está en el poder.

    Recordamos que en un anterior encuentro habíamos coincidido en que esta discusión no logró hasta hoy un consenso y más bien ha generado innumerables enfrentamientos políticos antes que análisis profundos sobre si es necesaria o no la figura, independientemente de quién esté en Palacio de López.

    -A esta altura está de más recordar que todos los que llegaron al poder en algún momento intentaron erróneamente buscar un camino corto que los lleve a un segundo mandato. Plantearon/llegaron tarde, o se equivocaron de estrategia, dijo el comandante.

    Tomó un poco de café y del libro sacó un papel blanco con apuntes. Generalmente, escribe en una hoja algunas frases que considera interesantes de un libro y la deja dentro, para consultas de páginas. Muy práctico.

    Compartió algunas de sus anotaciones: “El triunfo rápido es el principal objetivo cuando se lleva adelante una batalla”, “lo más importante de una guerra es desarrollar velozmente los combates, sin necesidad de prolongar indefinidamente las batallas”, “es mejor siempre tomar la iniciativa” y “es importante llegar primero al centro de batalla”.

    El libro, utilizado en el mundo político y militar como fuente de inspiración para enfrentar no solo conflictos bélicos, sino también para la adopción de decisiones en el ámbito de la política, nos puede ayudar a interpretar el momento que vivimos. Coincidimos en que se repite la historia y antes que aprender de ella, sobre todo de los errores cometidos, es como que la llevamos atada a nuestro presente; su sombra no nos deja.

    -Hay –dijo el comandante– una gran batalla que se definirá probablemente primero en el Congreso, pero, finalmente, en las urnas sea quien fuera el que esté al frente. Los dos bandos, por así denominarlos, quieren actuar rápido.

    La disidencia colorada y la oposición –aliadas hoy por hoy– se movieron rápido en el Senado y dieron un gran golpe contra la reelección, pero se abrió otro frente de batalla: Diputados, donde se libra probablemente una épica y daditiva estrategia para lograr votos. Desde ambos lados se tomó la iniciativa: uno para lograr cambiar las reglas de juego, otro para cerrar cualquier vía.

    Le recordé que Tzu señalaba, además, que la mejor victoria siempre será la que se gane sin llegar al combate, porque ello permitirá que no se destruya todo. -Es cierto, pero esto ya comenzó hace tiempo; hay una encarnizada batalla política donde cada bando, uso a propósito “bando” por la connotación que se le quiera dar, donde los integrantes de las tropas (algunos indecisos) están tomando posiciones, apuntó.

    -Sun Tzu –agregó el comandante– decía que para ganar al enemigo es necesario “lograr quebrar sus alianzas”, asegurarse de que “las tropas estén bien alimentadas”, y advertía que “el soberano que provoque caos en su propio ejército estará, literalmente, cavándose su propia tumba”.

    Hizo una pausa, tomó un poco de café, y luego, con mayor énfasis, leyó de nuevo su hoja: “Un conflicto prolongado y sin resolución nunca ha podido conseguir que el país se mantenga en una situación ventajosa”. Antes de pedir otro café, y plantear hablar de fútbol, añadió: -La antiquísima descripción sobre “El arte de la guerra”, analizada tomando como escena de combate el actual momento político del país, puede ser pura coincidencia; o no. Eso.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 26 octubre, 2016, 8:56 am
  4. Conflictos políticos
    19 Oct 2016

    Por Richard E. Ferreira-Candia

    No considerar como importantes las lecciones que dejaron los errores cometidos por uno mismo o por otros, puede ser letal, porque a la larga se caerá en las mismas equivocaciones. Y cuando llegue ese momento, solo habrá un largo lamento. Sucede en la vida misma. Si uno no aprende de sus errores (o los de otros), seguirá anclado en ellos y lamentándose siempre por no hacer bien las cosas.

    En el campo político observamos repetitivos errores que cometen los que administran el poder y las agrupaciones políticas, sin tener en cuenta los que cometieron sus antecesores. Uno bastante común es moverse en medio de enfrentamientos, intentando llevar todo por delante, imponiendo temas, sin considerar factores importantes ni las eventuales consecuencias de las acciones. Plantear a la fuerza y de manera acelerada un interés político, le ha costado a muchos el destierro electoral.

    -“Nuestro error contemporáneo es la persistencia de una actitud escéptica en relación a las lecciones de la antigüedad” -escribió José Saramago en “La balsa de piedra”, dijo el comandante mientras empezaba a saborear su café negro, sin azúcar, mientras el mío era ubicado en la mesa del altillo del Café Literario. Había llegado diez minutos tarde, hecho que fue observado por mi interlocutor de una manera dura, pero amable: Me robaste 10 minutos de mi tiempo.

    El comandante siempre fue estricto con los horarios. Considera que si uno llegaba tarde a una reunión es un robo al que cumplió con lo acordado. No hay excusas, aunque intenté explicar mi llegada tardía con el argumento de que no había encontrado estacionamiento. -Eso tendrías que haber considerado antes, y salir más temprano, insistió. Ya no intenté justificar lo injustificable; tenía razón.

    -Vivimos un tiempo de tensión permanente -indicó luego de ponernos al día con cuestiones más particulares, como el dolor compartido por la pérdida de un gran amigo, el periodista Vicente Páez, conocido también como comandante. Fue una gran persona, dije. -“Qué tiempo queda aún, es algo que nadie sabe” -escribió también Saramago, añadió con un nudo en la garganta.

    Ya en nuestra conversación sobre política, el comandante apuntó que los políticos deben saber diferenciar entre las preocupaciones y los temas de campaña. Explicó que la diferencia entre “preocupación” y “tema” está en que la primera palabra, en el contexto social y político, se centra en el clamor ciudadano a la solución de sus problemas, mientras que la segunda sobre el punto esencial en que el político usa para su campaña en una carrera electoral.

    Los partidos políticos y los gobiernos de turno, generalmente, cometen el mismo error que les costó muy caro a anteriores dirigentes y gobernantes. Creen que todos están de acuerdo en cómo piensan, creen en el “clamor popular”, y están convencidos de que pueden manejarse solos.

    -Pero –dijo el comandante– deben tener cuidado, como advierte Dick Morris, en que el tema convertido en discurso “una vez que ha sido usado en excesivo, su valor como forma de discurso simbólico se reduce”. Y es peor cuando se trata de un discurso populista, porque, dice Morris, “el problema con los populistas es que creen que todo el mundo está de acuerdo con ellos”.

    Pedimos dos botellas de agua y el mozo nos dijo que por el corte de energía del día, que duró varias horas, no estaban muy frías. Nos trajo igual. El comandante siguió luego: Los partidos políticos y los gobiernos de turno, generalmente, cometen el mismo error que les costó muy caro a anteriores dirigentes y gobernantes. Creen que todos están de acuerdo en cómo piensan, creen en el “clamor popular”, y están convencidos de que pueden manejarse solos.

    Sostuvo, en otro enfoque, que en todo sistema político, en especial en un proceso electoral, se registran naturalmente confrontaciones. Cada quien, en el imperante proceso de buscar el poder, desea ocupar un lugar que es incompatible con el deseo de otro. Hay incompatibilidad y ahí surgen los conflictos políticos. En medio de esa confrontación política siempre sale perdiendo el ciudadano, que es lo triste y lamentable, se quejó.

    El comandante añadió que algunos teóricos sostienen que el conflicto político no es natural, sino que es producto de intereses sectoriales por encima del interés general.

    -Ahí aparece lo que se puede reducir en el enfrentamiento que instala al menos dos bloques: los “amigos” y los “enemigos”. A los “amigos se les protege”, a los “enemigos se les ataca”. No hay punto intermedio.

    Coincidimos en que el fondo del conflicto siempre es el poder, y que para algunos mantenerse o alzarse con él es el objetivo principal que persiguen, sin importar los medios que utilicen. Y es ahí –enfatizó el comandante– cuando se cometen los mismos errores anteriores.

    Ya había terminado su café, y poco antes de irse, analizó finalmente: Los políticos deben comprender que un político que gobierna con un solo partido o sector y quiere imponer un tema a la fuerza, además de instalar conflictos políticos, tiende al fracaso. Ese fue un error común durante nuestro proceso democrático. Y evidentemente, algunos aprendieron la lección. Eso.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 19 octubre, 2016, 5:32 am
  5. “Pactos Políticos”

    En el Centro Educativo Regional “Natalicio María Talavera”, de Villarrica, se presentó el lunes la segunda edición de “Pactos Políticos”, de Julio César Frutos y Helio Vera. Es un libro que ilumina el pasado de la política en el Paraguay, tan lleno de nubes negras y espesas que no dejan filtrar la claridad. Esto es así porque ese pasado ha sido escrito desde las ideologías de sus autores, o desde su fanatismo enceguecedor. Es así que acerca de los pactos, por ejemplo, hay la idea generalizada de que solo fueron concebidos para llevar adelante algunos proyectos tenebrosos, y no para acordar planes ventajosos para el país. Es cierto, hubo también de los otros, según se desprende de esta obra que es el resultado de una investigación rigurosa, y como tal, imparcial, sin contaminación de prejuicios.
    Los autores nos advierten: “Esta obra no agota todos los proyectos conciliatorios dados en nuestro país. Pero pone en evidencia algunos de los más significativos pero que se hallan ausentes en los aportes bibliográficos más conocidos”.

    El libro nos presenta tres clasificaciones: 1) Los pactos Revolucionarios; 2) Los pactos de paz; 3) Pactos parlamentarios.

    Encuadrados en estas clasificaciones, los autores inician el largo recorrido de los pactos en la era constitucional hasta el capítulo XV, que trata del fracaso de la restauración republicana con Pedro P. Peña. La obra culmina, previo anexo documental, con una breve biografía de algunos de los más notables protagonistas de los pactos. Así tenemos, entre otros, a José Segundo Decoud, Juan B. Egusquiza, Patricio Escobar, Manuel Gondra, Emiliano González Navero, Albino Jara, Fulgencio R. Moreno.

    El título del libro –que es el adecuado– sugiere una recopilación de expedientes con voces técnicas que, aunque interesantes, serían de tediosa lectura. Los autores tuvieron el acierto de hacerla amena e instructiva con un contexto político, social, cultural, que rodea a los documentos. Es así que el lector aprecia el amplio panorama donde nacieron y crecieron los pactos.

    Pactar, según el diccionario de la Real Academia Española, significa: “Acordar algo entre dos o más personas o entidades, obligándose mutuamente a su observancia”. Hay ejemplos de que estas obligaciones han sido incumplidas, pero hay otras que llegaron a feliz o desgraciado término, según las cuestiones acordadas.

    Dicen los autores: “Esta crónica –que no aspira a ser otra cosa– pretende demostrar que la costumbre y la cultura de la concertación también integra la tradición política paraguaya. Y por eso pone énfasis en que vale la pena rescatar ejemplos de convivencia civilizada, de tolerancia cívica y de concordancia política que jalonan el ayer de la República”.

    Acerca de los autores: Tuve el privilegio de ser amigo de Helio Vera desde 1967 con motivo de la aparición de ABC Color. Desde entonces hasta su lamentable fallecimiento fuimos amigos. A todos sus compañeros nos asombraba que tanta juventud tuviese la increíble facilidad para redactar cualquiera de los géneros periodísticos, sean noticias, crónicas, reportajes. Pero su virtud no se limitaba a escribir volando sino, sobre todo, en la profundidad de las ideas y el pensamiento. Estas cualidades le acompañaron siempre como efecto de su incansable dación al estudio. La gravedad de su formación académica contrastaba con su carácter afable, campechano. Helio era de esas personas cuya compañía uno busca con la certeza de pasar un buen momento. Pero también tenía un arma feroz: la ironía, que podía arrancar una risotada o un latigazo.

    De las muchas y valiosas obras, Helio es autor, en mi opinión, de un libro monumental, desgraciadamente muy poco conocido. Es su tesis para acceder al doctorado, al que ya no tuvo tiempo de llegar. El trabajo se llama “Tutela penal del honor contra lesiones cometidas a través de los medios de comunicación”. (Edit. Intercontinental, 2008) Es una obra enciclopédica del tema en el que Helio expresó su vasta cultura, también enciclopédica.

    “Pactos Políticos” tiene, entonces, a dos intelectuales excepcionales. El Dr. Julio César Frutos es una de las figuras sobresalientes de nuestra cultura. Investigador incansable, ha enriquecido sobremanera nuestra bibliografía histórica con hallazgos que hacen corregir la idea que teníamos de muchos tópicos de nuestro pasado. Esta obra es una prueba.

    Por Alcibiades González Delvalle

    http://www.abc.com.py/edicion-impresa/opinion/pactos-politicos-1528520.html

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 18 octubre, 2016, 7:44 am
  6. ¿Con o sin barba?
    11 octubre, 2016
    Por Carlos Franco

    Algunos sostienen que tenemos los gobernantes que nos merecemos. Pero no creo en esta frase, no creo que ningún ciudadano de este país se merezca ser dirigido por políticos como los que tenemos en la actualidad. No me refiero a la honestidad, la cual no existe en el diccionario politiquero paraguayo. Hablo sobre la capacidad de los mismos para administrar un país.

    Un ejemplo claro de la “capacidad” de los gobernantes es el diputado Carlos Portillo, el mismo que salió a decir que tenía “siete títulos”, contaba en inglés en la televisión, que bailó “hasta abajo”, entre otras “hazañas”.

    Este hombre se caracteriza por declarar tonterías y hacer el ridículo, superando por leguas a cualquier figura de la farándula. La última aparición mediática del legislador delata cual es su verdadero nivel intelectual y también cual es su prioridad.

    Portillo publicó en su cuenta de Facebook dos fotografías suyas, en una aparecía sin barba y en la otra afeitado, como epígrafe de las mismas preguntó a sus seguidores que look le queda mejor.

    A este hombre, que gana más de G. 30 millones al mes le preocupa su look y pierde el tiempo en encuestas absurdas. No contento con su patética consulta en Facebook, el diputado salió a declarar que la ciudadanía lo critica solo por ser oriundo del interior del país, argumento tan infantil como su comportamiento.

    Señor Portillo, a la ciudadanía no le importa en dónde diablos usted nació, está molesta por su comportamiento, indiferencia y pésima gestión.

    Miles de niños ruegan por educación, otras tantas familias padecen en los hospitales públicos y la inseguridad se cobra una vida prácticamente a diario, pero al señor Portillo le preocupa su apariencia.

    No señores, no nos merecemos que personajetes como este dirijan el destino de la nación. Y tenemos las próximas elecciones para demostrarlo. No lo olvides amigo lector, mientras el país se caía a pedazos Portillo estaba más preocupado por su apariencia, con o sin barba.

    http://www.extra.com.py/columnistas/con-o-sin-barba.html

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 11 octubre, 2016, 10:03 am
  7. Promesas…
    11 Oct 2016

    Por Antonio López

    Una promesa más que, casi con seguridad, encontró la vuelta para finalmente no cumplir. Una promesa más que, lamentablemente, se acepta desde el Tribunal Superior de Justicia Electoral, pese a que desde la Contraloría General de la República se había recomendado que no se aceptara. Pero en fin, el hecho es “hecho” casi normal en un país donde, desde varias décadas atrás, siempre triunfó la informalidad y la corrupción viene ocupando los primeros lugares.

    Finalmente el Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE) liberó el pago del subsidio electoral a las organizaciones políticas, incluso las que presentaron comprobantes sin valor legal, boletas comunes y hasta informes de balances de agrupaciones políticas plagados de irregularidades. El TSJE había prometido que no lo haría o que habría un importante descuento. Los partidos y movimientos políticos también “prometieron” de ahora en más “revisar” los hechos y cumplir la ley como, desde siempre, lo deberían de haber hecho.

    Entre las grandes irregularidades detectadas se puede mencionar el pago de 282 millones de guaraníes, que el Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA) hizo al brasileño Airton Pissetti, conocido asesor de campañas proselitistas. Un “asesor” que siempre se habría manejado en forma irregular, especialmente en lo que a la entrada al país se refiere, ya que siempre lo hizo con visa de turista y no con la intención de realizar trabajo alguno en el país.

    Y en tren de mencionar los contenidos de los “recibos” o “comprobantes” presentados por los sectores políticos, no se pueden dejar de hablar de boletas de diversos rubros, como peluquería y maquillaje, mantenimiento de vehículos, alquiler, encuestas, batucadas, pasajes de avión y hasta de compra de pelotas.

    La Justicia Electoral “perdonó” a las agrupaciones y movimientos políticos para liberar los fondos que, en definitiva, es dinero que sale del pueblo.

    Y pese a este ejemplo y otros que se fueron publicando, la Justicia Electoral “perdonó” a las agrupaciones y movimientos políticos para liberar los fondos que, en definitiva, es dinero que sale del pueblo. Y ya está, el TSJE dispuso finalmente el pago de unos 10 mil millones de guaraníes, pese a que desde la Contraloría se había objetado alrededor del 60 por ciento del monto a pagar.

    Pero claro, no hay que olvidar que el TSJE es un ente, aunque no siempre se quiera reconocer, eminentemente político, donde los cupos de autoridades y funcionarios están otorgados a los sectores políticos y, por lo tanto, mal se podría esperar que se tome alguna resolución en contra de los partidos y movimientos.

    Manejarse dentro de la informalidad es una costumbre paraguaya, pero que ese manejo se dé por parte de partidos y movimientos políticos que viven del dinero que aporta la ciudadanía, es como que va más allá de cualquier tipo de pensamiento y es un hecho que debe cortarse en el menor tiempo posible.

    Otros casos que no deben olvidarse y que juegan también “a favor” de los partidos políticos son las innumerables irregularidades que se vienen detectando en la Justicia Electoral, y que solo tiene el “silencio” como respuesta de estos sectores que deben también ser custodios del manejo del dinero público. Pero lamentablemente todo se mueve dentro de una lógica no sana, donde todos tapan todo, con tal de no perder el privilegio que “otorga” la corrupción.

    Los sectores políticos son sostenedores del sistema democrático, cierto, pero ese sostenimiento debe (o debería) darse dentro de un marco legal y transparente y no como es actualmente donde no importa de qué partido político es quien maneja la Justicia Electoral, sino que es más importante ir “tapando” las cosas oscuras para finalmente no perder el privilegio de hacerse de un dinero que sale del “bolsillo” de los ciudadanos.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 11 octubre, 2016, 9:59 am
  8. Maniobra rastrera

    En la última sesión de la Cámara Baja se adoptaron medidas trascendentales, tanto para bien, como para mal. Bien en el caso de la resolución de acabar con los “aguinaldos encubiertos” en la función pública, por más que algunos casos específicos ameriten ser reconsiderados, así como en rechazar la propuesta de eliminar la Fuerza de Tarea Conjunta, lo cual de haber prosperado hubiera dejado en estado de absoluta indefensión a los compatriotas del Norte. Pero mal, muy mal, al no aprobar el proyecto original de emergencia educativa, a la que ellos mismos habían dado media sanción, y dejar que se sancionara con los cambios hechos en el Senado, donde liquidaron su escencia.

    La normativa fue concebida inicialmente para responder con carácter de urgencia a la situación desastroza en la que se encuentran numerosos establecimientos de enseñanza, habilitándole al Ministerio de Educación a realizar contrataciones por la vía de la excepción para darle la mayor celeridad posible a la construcción, mantenimiento y equipamiento de los centros educativos públicos y subvencionados. Esta era la columna vertebral de la iniciativa, pero los senadores recurrieron a los “tijerazos” hasta reducirla a la nada, bajo el rimbobante título de declarar esos temas de “interés nacional”, y punto.

    El argumento, o mejor dicho, el pretexto para cercenar el proyecto con tanta alevosía giró en torno a que las contrataciones por la vía de la excepción escaparían a los controles, a diferencia de las licitaciones. En primer lugar es falso, porque para eso están la Contraloría General de la República, la Fiscalía, además de los padres y alumnos que hubieran integrado comisiones para cumplir dicho papel. Pero segundo, si no habrá mayor celeridad, si no se establecen otros mecanismos a los engorrosos y largos procesos licitatorios, ¿Para qué inventar una Ley que no tendrá ninguna consecuencia efecetiva?

    La respuesta evidentemente no la hallaremos en el terreno de la lógica, sino en el de la más baja política. El objetivo de los que truncaron una real emergencia educativa no fue otro más que evitar que se “luzcan” Horacio Cartes y también el ministro Riera, porque una solución estructural de esa naturaleza tendría un impacto altamente positivo en la sociedad. En el primero de los casos, por si se diera eventualmente la reelección, lo que le permitiría a HC mostrar más obras de su cosecha; en tanto que en el segundo, por si la reelección definitivamente no corriera y éste, Riera, fuese el candidato del oficialismo.Por eso entraron al juego no solo los legisladores de la oposición, sino también unos cuantos del coloradismo, que tienen en común el “hábito” de sacar de competencia a los adversarios más fuertes, a cualquier costo.

    El problema de fondo es que no les “joden” solamente a Cartes y/o Riera. Les perjudican enormente a miles de chicos, muchos de los cuales hoy dan clases bajo árboles, o no tienen sillas, o sus baños son una vergüenza o, peor todavía, corren el riesgo de que el techo se les derrumbe sobre la cabeza.

    Por eso resulta indignante el proceder de los senadores y diputados que, basados en calculos políticos mezquinos, propio de mentes estrechas, se conjuraron para llevar a cabo esta maniobra rastrera.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 10 octubre, 2016, 9:17 am
  9. Subsidio electoral

    Grandes e interesantes discusiones se dan hasta ahora sobre si es conveniente o no que un Estado respalde económicamente a los partidos políticos como método para frenar cualquier intento de que estos sean tentados por el llamado dinero negro.

    Algunos consideran que las agrupaciones políticas no deben tener ayuda económica pública, mientras que otros, con el mencionado argumento de que se debe precautelar el financiamiento político, entienden que lo mejor es destinar dinero del Estado a ese efecto.

    En América Latina hay diferentes sistemas respecto al financiamiento público y privado para los sectores políticos que estén vinculados a procesos electorales. En algunos, se decidió no destinar dinero estatal, mientras que en otros hay aportes y subsidios parciales o totales de parte del mismo Estado.

    La idea central es lograr que los partidos, movimientos, concertaciones y alianzas mantengan una administración “limpia”, ajustada a las legislaciones de cada país.

    En Paraguay, en el que se cuestionan muchas veces los fondos de los partidos políticos para las campañas electorales, la ley establece que el Estado debe respaldar a los sectores que participan de elecciones en dos conceptos: Aporte electoral, destinado a los que logren obtener representación parlamentaria; y el subsidio electoral, que cubre parte de lo invertido en una campaña electoral.

    En este momento, la Justicia Electoral se encuentra entre la espada y la pared por el pago del subsidio correspondiente a las municipales del 2015. Está a punto de distribuir entre 53 agrupaciones más de 20.900 millones de guaraníes. De acuerdo con lo establecido en la legislación, corresponde el pago, pero si se cumple con todos los requisitos. Y en este punto, existe un gran problema que de confirmarse, el pago se estará desoyendo disposiciones legales.

    La importancia de esta prevención o la detección temprana no tendrán los efectos deseados si no hay conciencia, si no existe educación sobre los síntomas y las formas de detección de todos estos males.

    En resumidas cuentas, se debe señalar que la Contraloría General de la República cuestionó el 60 por ciento de las rendiciones de los sectores que se han beneficiado, principalmente porque presentaron recibos comunes, sin validez alguna.

    Gran parte de las rendiciones de cuentas presentadas no se adecua a los parámetros establecidos en la Ley 4743/12 de Financiamiento Político, según el propio informe de la Contraloría. Es decir, si se toma la ley y la rendición realizada por los sectores, estos solo deben recibir el 40 por ciento que pudieron justificar.

    Pero la propia Justicia Electoral, presionada por las agrupaciones políticas, ya decidió transferir el dinero dejando como letra muerta lo que establecen las leyes. El organismo electoral, afectado por numerosas denuncias por el manejo administrativo, con autoridades y funcionarios procesados por casos de planillerismo o cobros indebidos, de vuelta se presta a ceder a la presión política y de concretarse el pago como se pretende, se ubicará como cómplice del permanente saqueo a las arcas públicas.

    La argumentación de los sectores políticos beneficiados con el subsidio es que siempre presentaron recibos comunes como documentación respaldatoria y que no son contribuyentes. Ese mismo argumento se usó en el 2013, pero se comprometieron a sanear sus balances. De vuelta incumplieron lo que establece la ley.

    Entonces, cabe la pregunta por qué debería la Justicia Electoral transferir todo el dinero correspondiente al subsidio si los beneficiados no cumplen siquiera con los mínimos requisitos.

    La Ley de Financiamiento Político, que aún requiere de muchos ajustes, fue creada para reforzar y mejorar aspectos del Código Electoral y debe ser respetada por los sectores políticos. Y la Justicia Electoral debe aplicarla, obviando las presiones. De lo contrario, todo el esfuerzo por sanear el uso del dinero público quedará en saco roto. Aquí la responsabilidad principal está en manos de los ministros del Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE) que deben definir si siguen manteniendo las viejas prácticas o empiezan a sanear en serio este controversial proceso.

    En la lógica de las discusiones que se dan en torno a los subsidios y aportes, cabe preguntarnos si, con estas irregularidades, los sectores políticos deben seguir recibiendo dinero estatal mientras mantengan estas prácticas tan absurdas como justificar sus gastos con recibos comunes.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 10 octubre, 2016, 9:14 am
  10. Yacyretá debe dejar de ser un refugio de lujo para colorados

    La Entidad Binacional Yacyretá se ha convertido en un exclusivo refugio en el que se reparten, de manera arbitraria, cargos millonarios para militantes del Partido Colorado. Toda la retórica del presidente Horacio Cartes cae de manera estrepitosa cuando en la práctica se comprueba que no importan ni la transparencia, la meritocracia o el acceso a los cargos públicos mediante estricto examen de suficiencia. Nada de esto es relevante para Cartes, pues a él solo le importa el carnet de afiliación a la ANR y la campaña con miras a las elecciones generales del 2018. Es inaceptable el reparto de millonarios salarios a los amigos y correligionarios. Se debe poner fin a estas prácticas prebendarias.
    Salarios de ensueño y beneficios que causan envidia son las razones por las que todo funcionario público paraguayo aspira a conseguir un cargo en una hidroeléctrica binacional.

    Pero, como demuestra la realidad, esos cargos son solamente para unos pocos privilegiados. Y es que prácticamente todos los nombramientos políticos realizados en los últimos tiempos en Yacyretá fueron a pedido del presidente Horacio Cartes. El refugio Yacyretá acogió en los últimos tiempos a políticos y funcionarios que se quedaron sin cargos en otras instituciones, entre ellos ex ministros, del Ejecutivo y del Judicial, e hijos de políticos.

    Por méritos propios, encabeza esta nómina la ex ministra de Justicia, Sheila Abed, quien tuvo que renunciar. . A la ex titular de Justicia le fue más que bien al abandonar el cargo de ministra y convertirse en consejera de Yacyretá, con un ingreso de G. 77.589.046.

    La hidroeléctrica binacional también se convirtió en un cálido refugio para el ex ministro de la Corte Suprema de Justicia Víctor Núñez. Este también se había visto obligado a renunciar al cargo, luego del inicio del juicio político en su contra, cuando fue acusado de supuestamente liberar, en el 2012, al ex intendente de Ypejhú Neneco Acosta (ANR), quien está preso y procesado por el crimen del periodista Pablo Medina.

    Hijos de dirigentes colorados también hallaron resguardo y un buen salario en Yacyretá: uno de ellos, Edgarcito Quintana, hijo del ex intendente de Fernando de la Mora Édgar Quintana, quien fue puesto en la EBY con un salario de G. 31.316.592. Lo mismo pasó con Raulito Sánchez, cuyo gran mérito es ser hijo de los dirigentes de capital Fabiana y Raúl Sánchez, lo que le hizo ganar un puesto con una retribución de G. 16.704.139.

    Sin embargo, las palmas se las lleva el diputado suplente de la ANR Juan José JJ Vázquez, para quien se tuvo que crear un cargo que no existía: el funcionario de la binacional ocupa el cargo de director de Asuntos Parlamentarios, con un salario que no sobrepasa los G. 26 millones. JJ es diputado suplente de su propia esposa, la diputada Perla de Vázquez, y junto con ella maneja zonas políticas importantes de San Pedro.

    Los datos ratifican que estos cargos son solamente para algunos predilectos, y este es precisamente el problema: estos privilegios no devienen de que estas personas posean cualidades profesionales singulares, estudios o experiencia, sino solamente por poseer una vinculación con el gobierno colorado, y amistad con el presidente Cartes.

    Es decepcionante ver cómo, a las promesas de poner punto final a los cupos políticos y manejo del Estado como una propiedad privada, que hiciera Horacio Cartes, se las ha llevado el viento.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 10 octubre, 2016, 9:11 am
  11. El perfil idóneo para trabajar en Yacyretá

    Los discursos del Gobierno sobre transparencia, meritocracia, premio a la excelencia académica e institucionalización del acceso a los cargos públicos mediante estricto examen de suficiencia caen en saco roto con una acción tan contradictoria y autoritaria como la designación de políticos y partidarios en puestos altamente remunerados, como premio a lealtades presentes y futuras.

    El presidente Cartes, ya en plena campaña para las elecciones del 2018, prepara su cuadro de caudillos, punteros y operadores políticos, ubicándolos contentos en instituciones con jugosas remuneraciones y envidiables beneficios, como lo acaba de hacer con el ex diputado colorado Juan José Vázquez.El gran mérito de este es que continúa manejando un caudal electoral, principalmente, en la zona de San Pedro, junto con su esposa Perla.
    Ambos ya llevan años premiados por anteriores gobiernos colorados, incluso con cargos para sus descendientes. No olvidemos los 4 salarios en el área de salud de Perlita, la hija de ambos. Ella hubiera seguido recibiendo sus más de 33 millones de guaraníes, de no ser por las investigaciones periodísticas.

    Situaciones como estas indignan demasiado. Pero más aún, el burdo intento de pretender justificar una designación como la de J.J. Vázquez, para quien se crea inclusive un cargo bajo la denominación de “asesor en asuntos parlamentarios”, alegando que la persona reúne el perfil que venían buscando en la entidad.

    ¿Por qué? Bueno, alegan que el hombre desarrolló más de 20 años como parlamentario y otros 12 anteriores como jefe de Recursos Humanos de la Entidad Binacional Yacyretá.

    Es decir, ya es un ganador nato del puesto, frente a cualquiera que ose disputar ese mismo cargo, aunque lo haga por medio de exámenes de suficiencia.

    Fíjense que hasta ahora, para ser legislador la trayectoria política, el compromiso social, la honorabilidad y la ética personal no son requisitos.

    Si alguien por poco se perpetúa en la Legislatura, como Vázquez, es por haber tenido las mañas y actuado como incondicional de otros políticos de turno para integrar una lista de candidatos, que se presenta bloqueada e impide al elector optar por los menos malos, al menos.

    ¿Acaso es el único ex congresista idóneo, experimentado y todo lo que se le ocurra decir al Gobierno, que puede asesorar a Yacyretá sobre temas legislativos?

    Es más, ¿Yacyretá o la hidroeléctrica Itaipú, la otra entidad hidroeléctrica con salarios de Primer Mundo para premiar a los amigos de la facción de turno en el poder, no están atestadas de abogados y asesores de toda laya?

    Por otro lado, ¿no era que este Gobierno marcaría la diferencia poniendo punto final a los cupos políticos y al manejo del Estado como una propiedad privada?

    ¡Cuánto más de lo mismo! El propio Cartes se encarga de derribar el castillo de arena que presentó cuando se incorporó a la política, despreciando a los políticos por hacer lo que él hace ahora.

    Por Susana Oviedo

    http://www.ultimahora.com/el-perfil-idoneo-trabajar-yacyreta-n1029232.html

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 10 octubre, 2016, 9:11 am
  12. Lamentable afán de “figuretismo”
    7 octubre, 2016

    Nadie con tres dedos de frente puede pensar que el presidente Horacio Cartes haya designado vocero suyo a Javier Zacarías Irún, por varios motivos, entre ellos, que el apoyo del político de Ciudad del Este pareciera más bien de fachada y conveniencia que sincero y permanente. Además, en el entorno del jefe de Estado hay gente con mucha cintura política, acostumbrada a enfrentar a los medios con solvencia y claridad, algo que, claramente, no son atributos del esteño.

    Pero a él le gusta hacerse pasar por vocero, así que entra al Palacio o Mburuvicha Róga, se pierde en alguno de los pasillos y después de unos minutos se para ante los micrófonos a soltar alguna barrabasada con la que, pretende, interpretar el pensamiento de Cartes. Hasta ahora nadie ha salido a desmentir su condición de intérprete de las intenciones del jefe de Estado, posiblemente porque su incidencia es tan insignificante que ni siquiera los medios le toman demasiado en serio, salvo para utilizarle como lata parará.

    No hay forma de que, a las puertas de una convención partidaria en la que se jugará el futuro del Partido Colorado, tanto en el tema de la reelección presidencial como en la posibilidad de que se establezcan alianzas con otros sectores, Cartes pretenda fraccionar a la ANR, perjudicando así las chances electorales de cara al 2018. Y es justamente eso lo que ocurriría si el oficialismo impone su mayoría en la convención y expulsa a Juan Carlos Galaverna.

    La primera en responder al delirio zacariistico fue Lilian Samaniego, quien muy respetuosamente llamó al diálogo y la unidad partidaria; otro que opinó al respecto es el asesor político de Cartes, Basilio “Bachi” Núñez, quien dijo que era absurdo pensar que Cartes diera esa instrucción, puesto que sería como hacer “la gran Efraín”, refiriéndose a las decisiones del presidente del PLRA, que ha conseguido fraccionar al partido faltando menos de dos años para las elecciones generales.

    Zacarías no es vocero; quizá podríamos verlo como el bufón del palacio, papel al que está acostumbrado y en el que ha tenido relativo éxito en varios gobiernos. No es un político al que se pueda tomar en serio, y otra vez lo volvió a demostrar en estos días.

    El jefe de Estado ha expresado en reiteradas oportunidades que pretende un partido unido, aún dentro de sus propias diferencias. Así que la idea de que se expulse a uno de sus dirigentes por algo que había ocurrido en 1992 suena absolutamente irracional. Además, a pesar de las posturas muchas veces dispares que pudiera tener con el jefe de Estado, Calé es un dirigente emblemático, que, bien o mal, representa a un sector importante de la ANR.

    Pero el problema aquí no es Calé; nadie debe ser expulsado ni sancionado en un tiempo en el que lo más importante es la unidad partidaria para enfrentar el gran compromiso electoral que se avecina. Es tiempo de que los dirigentes políticos aprendan de la lección dejada en el 2008, cuando, la intransigencia y sectarismo del entonces presidente Nicanor Duarte Frutos condenó a la llanura durante 5 años al pueblo colorado.

    No hay forma de que Cartes se arriesgue a correr la misma suerte. A pesar del vedetismo y las metidas de pata de Zacarías Irún.

    http://www.adndigital.com.py/lamentable-afan-de-figuretismo/

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 10 octubre, 2016, 9:10 am
  13. ¡Por qué no te callas!

    Todos los sectores políticos tienen, por lo general, uno o varios voceros. Los hay buenos, locuaces, que miden el grado conveniente de exposición mediática. Los hay no tan buenos, por su falta de empatía o de claridad en las ideas que pretende transmitir. Y por supuesto nunca faltan los malos, sea por su condición de “espanta votos” o porque ya aburren al verlos de mañana, tarde y noche.

    Pero en nuestro país podemos incorporar otro tipo más: los que fungen de vocero sin serlo y que dan riendas sueltas a su incontenible deseo de ganar protagonismo, solo comparable con quienes se desenvuelven en el ámbito de la farándula. Este es el caso de Javier Zacarías.

    El pasado miércoles, al término de una presunta reunión con Horacio Cartes, se paró frente al atril y formuló declaraciones como si se tratara de un informe de lo conversado con el Presidente, anunciando que convencionales del oficialismo pedirían que el senador Juan Carlos Galaverna sea expulsado de las filas de la ANR, argumentando que el propio “Calé” había admitido ser partícipe de un fraude electoral en las internas coloradas… hace 24 años.

    La reunión pudo haberse hecho, o tal vez no, pero si la hipótesis correcta es la primera, ningún ser pensante podría acreditar que HC, que de tonto no tiene un pelo, anunciaría públicamente una medida de esta naturaleza en vísperas de una convención y, menos aún, que utilizaría a Zacarías como canal para difundir lo que caería como una patada en el hígado a los mandos medios del coloradismo, así como a sus bases, que aborrecen escuchar palabras que suenen a ruptura y división.

    No es la primera vez que Javier se abroga el rol de “vocero”. Los lectores recordarán que a finales de agosto pasado, el 29, estando en Mburivicha Róga convocó a una rueda de prensa para las 16:00, que se realizó recién a las 19:00. La expectativa de los colegas era cada vez mayor.

    ¿Qué estarán tratando? ¿Anunciará su nombramiento como ministro del Interior, tal como su equipo de prensa hacía circular por las redes sociales? Sin embargo, al cabo de varias horas de espera, la “gran noticia” no fue esa ni ninguna otra, sino que, según dijo, “le estamos pisando los talones al EPP”, repitiendo lo que había dicho unos años antes Rafael Filizzola, cuando era titular de la cartera del Interior.

    Al igual que la supuesta reunión del miércoles, aquella también pudo haberse llevado a cabo, o quizá no. Lo que nadie debe dudar es que si se hizo, habrá durado 15 o 20 minutos, pues Cartes no se reuniría por tantas horas ni con Obama, Putin y el papa Francisco, juntos, ni tampoco que hablaron de temas relativos a la seguridad del país, algo que Zacarías desconoce por completo.

    El problema de todo esto no radica en sus desmedidas ansias de figuración ni en que se sienta “vigente” mediante algunas apariciones esporádicas, reales o no, en el Palacio de López o en la casa del presidente, sino en que, premeditadamente, busca proyectar la imagen de que es una especie de asesor, consultor u oráculo, al que HC recurre “cuando las papas queman”.

    El otro problema que se deriva de lo expuesto es que cuando se autoasigna el papel de “vocero”, sus desatinadas expresiones se convierten de manera instantánea en un arsenal de argumentos contra el propio Horacio Cartes, que lógicamente son utilizados por sus detractores, como lo están haciendo ahora en el caso de la expulsión de Galaverna, que a nadie le pasó por la cabeza, salvo al propio Zacarías.

    A la luz de los hechos, resulta evidente que la presidencia necesita un vocero/a con suma urgencia. Alguien que efectivamente refleje fielmente las posiciones políticas del presidente y las divulgue cuando corresponda, lo que desde luego no se podría esperar de quien en un breve periodo de tiempo fue “barretista”, “oviedista”, “nicanorista”, “castigiolinista”, “cartista” y mañana bien podría ser “marista” o cualquier otro “ista” que le garantice una mayor cuota de poder.

    A este tipo de personas, como Javier, lo que corresponde es que HC le diga lo mismo que el rey Juan Carlos le dijera a Hugo Chávez en una Cumbre Iberoamericana: ¡Por qué no te callas!. Y si no lo hace, que le cierre definitivamente las puertas.

    Por Benjamín Livieres Plano

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 10 octubre, 2016, 9:09 am
  14. Avergonzada
    8 octubre, 2016

    Esta semana las redes sociales y los medios masivos de comunicación se vieron invadidos por informaciones que hacen alusión a una encarnizada pelea mediática de políticos colorados que están en vísperas de una convención. Lo que debería ser un debate crítico entre los dos sectores de mismo partido se convirtió en una pelea de comadres donde se acusan entre otras cosas de padecer difusión eréctil y de homosexualidad.
    El nivel del debate político de nuestro país es realmente lamentable y como miembro de esta sociedad siento vergüenza ajena. Qué tiene que ver las preferencias sexuales y los problemas de salud de los protagonistas con la situación del país como para que sea el tema de debate y pelea mediática. Los políticos deberían estar trabajando y debatiendo sobre acciones públicas por dar una vida digna a tantos compatriotas que sufren las consecuencias de los malos manejos de este país.
    Da vergüenza tener gobernantes de este nivel, y da lástima que los reclamos, quejas y denuncias con pruebas no sean aun suficientes para acabar con esta clase política. Da vergüenza que criminales inescrupulosos sean parte de la alta cúpula política del país. El gastado adagio dice que el cada sociedad tiene las autoridades que se merece. No creo que merezcamos tener como representantes a personas tan mezquinas, que se eternizaron en cargos con viles manipulaciones y jugando con la conciencia y la necesidad estomacal de la ciudadanía.
    Estas peleas dan pauta el nivel de debate que tendremos en las próximas elecciones y cuan necesaria es que se siga desenmascarando a los criminales para que no sigan comprando bancas en el parlamento, en las juntas departamentales, gobernaciones y otros cargos públicos.
    Peleas como estas no revelan otra cosa que la decadencia moral de los políticos, no solo de los contendientes de turnos, no solo sus respectivos partidos sino de toda la sociedad que los engendra, se hace cómplice con su silencio y finalmente termina padeciéndola. Y me avergüenzo de eso.
    Reflejo de esta realidad es lo que vive en Ciudad del Este, donde los que por muchos años fueron participes y cómplices de una claque política terminaron siendo víctimas del perverso sistema que ayudaron a construir.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 10 octubre, 2016, 9:08 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

ÑE’ÊNGA ✓

Gracias jakarupa rireguánte.8/12/16

Dejó sin pierna a motociclista y ahora suspenden el proceso

En este país, la Justicia solo trabaja medio día y a veces, ni trabaja.
Moraleja: Si tenés guita no hay problema chera'a. Kore qué injusto!
Justicia paraguaya... Paga 6 millones como "pena" por dejar sin piernas a una persona y casi dejarlo sin vida. Por algo somos la tercer peor justicia del mundo.
Un borracho platudo choca con su autazo a un humilde trabajador, a quien se le amputa su pierna y solo tiene que pagarle 6.000.000 de guaraníes, en cuotitas. Manejas alcoholizado y... Conductor pagará G. 500.000 mensuales tras choque que dejó sin pierna a guardia. Independientemente que haya habido ya un acuerdo con la víctima, qué suaves (¿?) son los castigos para conductores alcoholizados. Después dicen que el dinero no trae la felicidad.

Peichante-Py en FB ✓

Archivos

estadistas ✓

  • 969,661 visitas
Follow PARAGUAY. HA CHE RETÃ ✓ on WordPress.com

Escuche, vi y leí ✓

Banquina llena de botellas plásticas y otros desperdicios arrojados por peregrinantes. Triste realidad! La fe mueve montañas, los peregrinos... Basura #lamentable

La ambición por el poder da amnesia ... 10 años después este es el "nuevo rumbo" de Lugo, los tiempos cambian y los intereses también, jamas los politicos mantienen su palabra empeñada, sencillamente nadie resiste un archivo! Peligro para el país, sólito se está haciendo su tumba, vergüenza me da esta clase de políticos.

En San Lorenzo el cretinismo toma forma de micro que se adelanta en doble línea en pleno cruce... Consuelo: peores cosas hacen con sus chatarras todos los días

Es el primer día del pesebre y el camello ya está harto de todo. (?)

Se le armo el scrache social al borracho Alvarenga. Alto representante legislativo, "de pedo" no mató a nadie. Ndo jerai gueteri, hesa pili'upapeve omoco el guai... por eso que hasta el árbol vio que se le puso en el camino (?) Que imprudente el árbol, imputenlo por exposición al peligro, seguro era un árbol peregrinando! Lo que es la naturaleza, hasta un árbol salió huyendo de un posible accidente. Ha koa la ñande legislador, los primeros en respetarlas las quebrantan... lamentable. Cada idiota que tenemos en el país. Un criminal de raza y harto-peligroso el Diputadete éste, igual a todos los de su camarilla de farsantes y estafadores. Con "chapa cambiable"? En un país serio, estaría preso y sin permiso para conducir de por vida o presentando su renuncia a la Cámara Baja. Es un asesino potencial. Burro, borracho y cobarde. Hombre escombro.

A %d blogueros les gusta esto: