estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

La oveja de la discordia

Finalmente fue destituido el comisario de Horqueta Serafín Marecos, el mismo que ganó notoriedad cuando se conoció, mediante las redes sociales, la rifa con la atractiva oferta del premio, una oveja, con un fin específico arreglar la única patrullera que tenían en el pueblo. Cuando se viralizó el tema intervinieron de forma rápida las autoridades superiores, lo apartaron primeramente del cargo y en horas después la Comisaria Elisa Ledesma, Jefa de Relaciones Públicas de la Policía Nacional, confirmó que el mismo fue cesado en su cargo y puesto a disposición de la superioridad, su falta fue que no presentó a tiempo el pedido de reparación de la patrullera y organizó primeramente la rifa por su cuenta.
El pecado del Comisario Marecos, sin embargo fue considerado venial por la opinión pública, porque la gente sabe cómo se manejan las cosas en las comisarías principalmente en el interior, sabe que la nafta entregada para las patrulleras nunca alcanza, que en las zonas rurales se recurren al mangazo a prominentes ganaderos, comerciantes y productores agrícolas para mover durante todo el mes estas máquinas, que en ocasiones sirven como ambulancia y transporte público en las zonas más apartadas y pobres de nuestra geografía. Aparte la gente intuye que mandar para su reparación en la capital el rodado lleva su tiempo, su proceso, siempre envuelto en la maraña burocrática a la que nuestra sociedad esta tan habituada y que genera tantos quebrantos y desidia.
Es un secreto a voces que en las comisarías siempre las necesidades sobrepasan largamente a las asistencias recibidas institucionalmente en recursos económicos y de logísticas contempladas en el presupuesto anual vigente, por eso desde que tenemos memoria en las mismas se han establecido las comisiones cooperadoras, que operaban en varios frentes, ya sean para construir mejores dependencias en infraestructuras necesarias o para brindar apoyo y mayor comodidad a los efectivos policiales que prestan servicio en estos lugares, no sabemos si esas prácticas continúan, pero era un método no ideal pero efectivo para paliar las grandes precariedades con que contaban y cuentan esta institución, la participación efectiva de la ciudadanía para ese fin.

Más allá de la rifa organizada por Marecos es bueno que los oficiales superiores o el mismo Ministro del Interior se preocupen de terminar con la practica policial de ofrecer guardias privadas a comercios y residencias particulares descuidando prioridades elementales como es brindar seguridad a toda la ciudadanía, de estos operativos los titulares de las comisarias obtienen de forma irregular pingues ganancias. En síntesis si prohíben estas actividades al margen del reglamento de recaudar fondos para arreglar la patrullera en Horqueta, no les deben hacer faltar nada en las comisarías de todo el país y que castiguen también todas las otras irregularidades, mucho más graves que cometen los policías que participan en hechos delictivos y que todos los días se publican en las crónicas de los medios de prensa.

Andrés Granje

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

5 comentarios en “La oveja de la discordia

  1. El derroche, el camino más corto a la bancarrota

    …sobre todo, cuando el dinero que se tira, no se posee, sino que es obtenido a través de préstamos.

    Por ello, es increíble que habiendo tantas, pero tantas prioridades urgentes, que podrían salvar numerosas vidas de compatriotas, o disminuir su sufrimiento, o proteger los recursos naturales, se derrochen ingentes fondos de préstamos, en construcciones innecesarias e improductivas, como los ministerios a ser construidos en un lugar inapropiado como es el patio del puerto de Asunción, así como los otros edificios para uso privado a construirse en el mismo sitio.

    ¿Qué prioridades urgentes tiene el Paraguay? Salud, educación, extrema pobreza, indígenas, desnutrición, malnutrición, hospitales no equipados, centros de salud, mamógrafos, tomógrafos, ecógrafos, equipos de radiología, insumos, medicinas, análisis de detección temprana, asistencia odontológica, ambulancias, salas de terapia, escuelas que se caen, desempleo, subempleo, atención a personas con capacidades especiales, tratamiento de aguas servidas, desagües cloacales y pluviales, deforestación brutal, protección y recuperación de recursos hídricos, protección de aguas subterráneas, rutas, calles, semáforos, puentes, transporte público no contaminante, penitenciarías, ausencia del Estado en numerosas localidades, abandono de localidades del interior, narcotráfico, contrabando, piratería, contaminación del aire, agua, tierra, uso de combustibles de baja calidad, tratamiento y reciclado de basura, solución del problema Cateura y otros vertederos, regulación apropiada y control de agrotóxicos, corrupción generalizada, impunidad, falta de independencia de entes de control, inseguridad, crimen organizado, recursos para la policía, legislación penal inapropiada, planilleros, superpoblación de funcionarios públicos, necesidad de achicamiento del estado, salarios de país rico en un país pobre, lucha contra drogadicción, alcoholismo, tabaquismo, eliminación de publicidad perniciosa, niñez y tercera edad en situación de abandono, trata de blancas, explotación infantil, lucha contra vectores de enfermedades, etc. etc.

    No puede ser que un decreto permita la libre destrucción de vastas superficies de humedales y bosques, sin previo estudio de impacto ambiental, y que el ente de control dependa de quien permite la destrucción. No puede ser que se haya abandonado al Pilcomayo y se haya sometido a miles de animales silvestres, a una horrible y lenta agonía. No puede ser que funcionarios involucrados en actos groseros de corrupción, sigan ocupando impunemente sus cargos. No puede ser que vaya a comprarse una reelección vía enmienda, siendo que la Constitución no permite dicha opción. No puede ser que una niña haya sido asesinada con armas de guerra por unos, ¿qué, agentes especiales? No puede ser que los policías deban organizar una rifa para poder arreglar su patrullera. No puede ser que este gobierno haya dado luz verde para la destrucción masiva de nuestros bosques, su fauna y flora, como en el Chaco, que ya fue. No puede ser que se asignen recursos para espiar a particulares, mientras soldados desprotegidos son asesinados brutalmente.

    No puede ser que este despilfarro y esta destrucción continúen luego de abril 2018. Un masivo y justificado voto castigo se espera para el comisario o su caballo, pero ojo con el fraude electoral, pues los maquiavélicos no respetan nada, y entre estos rateros miserables, varios admiran y conocen de memoria el libro El príncipe, de Maquiavelo, aunque por vergüenza, ya lo hayan borrado de su lista de libros preferidos en su Facebook.

    Carlos Carmagnola

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 8 octubre, 2016, 9:41 am
  2. De lo que no se avergüenza la Policía Nacional…

    La Comandancia de la Policía Nacional se escandalizó recientemente porque un comisario desnudó la realidad de las comisarías del interior, al organizar una rifa para sortear una oveja y financiar con lo recaudado la reparación de la única patrullera que tienen en la Comisaría 3ª de Horqueta. La historia afecta a una unidad policial de la zona acuciada por el Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) para la que –según se ha venido informando– está destinado un presupuesto de alrededor de 35 millones de dólares por año.

    Se da por descontado que esa suma contemple el rubro para mantenimiento de las patrulleras en esa parte del Norte, por lustros postergada.

    El pecado del comisario a quien se le ocurrió buscar una solución participativa y transparente al problema suscitado fue no haber comunicado a la superioridad sobre esta actividad. Supongamos que lo hubiera hecho, ¿creen que lo hubieran autorizado?

    Por supuesto que no. Lo tomarían como de hecho ocurrió, como una acción denigrante para la institución, que pondría al descubierto sus falencias, su mal manejo, sus debilidades, etcétera.

    Sin embargo, no les resulta denigrante que un comisario personalmente, o a través de sus subordinados, ofrezca protección a cambio de dinero supuestamente destinado para el combustible, las eternas refacciones y mejoras de las comisarías que siempre alegan, y otros gastos varios.

    Y de esto no se salva nadie: el aporte mensual debe proveer desde el almacencito de barrio a la flamante estación de servicio. El grupo de trabajadores sexuales ubicados en determinados puntos de la ciudad, hasta la confitería más concurrida. Todos deben dar la mensualidad, pese a que a través de los diversos impuestos los ciudadanos estamos aportando para el Presupuesto General de la Nación que asigna a la Policía Nacional (PN) el presupuesto para su funcionamiento.

    La PN no se avergüenza de actuaciones como la del comisario y el suboficial de la Comisaría 4ª que el mes pasado dejaron parapléjico a un joven de 25 años a quien persiguieron porque circulaba en un vehículo sin chapa, golpearon, dispararon en la nuca, le obligaron a disparar un arma para alegar que él provocó la situación, y le plantaron droga para incriminarlo. La institución policial no se avergüenza de que el propio comandante haya prometido a los familiares de este joven que se harían cargo de los gastos médicos para, pocos días después, alegar falta de fondos y dejar abandonado al muchacho, víctima de la barbarie que, a juzgar por los hechos, está vigente y debería preocupar seriamente, por encima de las rifas y ovejitas.

    Por Susana Oviedo

    http://www.ultimahora.com/de-lo-que-no-se-avergenza-la-policia-nacional-n1027522.html

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 30 septiembre, 2016, 5:27 am
  3. La oveja y el comisario
    Por Brigitte Colmán

    De poco podemos estar seguros en esta vida, pero de algo sí, Cartes tiene la cabeza puesta en solo dos cosas: sus negocios y en cómo le quedan sus pantalones chupín.

    Fuera de eso, nada: ni los ocho militares asesinados en Arroyito; ni el atropello a los campesinos en Guahory, por pedido especial de un grupete de brasiguayos; ni los techos de escuelas que se caen sobre las cabezas de escolares, mientras su ministro de Educación se burla de los estudiantes.

    Por eso estoy casi segura de que no se enteró del sorteo de la oveja, organizada y auspiciada por el personal de la Comisaría 3ª de Horqueta, que le costó al comisario, una puteada y su inmediata deportación a la zona de Pedro Juan Caballero, para que aprenda.

    Según la información, el personal de la Comisaría 3ª de Horqueta, en Concepción, organizaba una rifa para reparar uno de los móviles de la dependencia policial. Sorteaban una oveja, que había sido comprada por los mismos uniformados. Sí, señora, así de conmovedora es esta historia.

    El comisario Serafín Marecos confirmó que tomaron esta decisión porque no tenían tiempo que perder para reparar uno de los dos móviles con los cuales cuenta la comisaría. Sabemos que la burocracia del Estado se mueve muy lentamente.

    El móvil en cuestión es una camioneta Isuzu, que tiene problemas con el pico inyector, y su reparación costaría G. 2.000.000. “Nosotros nos reunimos con los muchachos y decidimos hacer esta rifa y la organizamos”, dijo el comisario. El hecho era demasiado extraordinario y por eso la noticia se hizo popular en un par de horas. Y también muy rápidamente la comandancia reaccionó. Por orden superior, el comisario Marecos fue trasladado.

    La anécdota de la oveja nos hizo el día. Nos reímos, nos burlamos y después pasamos a otro tema. Pero alguien se preguntó acaso, ¿por qué el personal de una comisaría –en una zona por donde se pasea el EPP– se ve obligado a realizar una actividad tan ridícula como extrema, para juntar dos millones de guaraníes y así poder seguir utilizando la única patrullera con que cuentan?

    ¿Cómo es posible que los ciudadanos confiemos en un gobierno que no es capaz de hacer un buen uso de los recursos que le destinamos –con nuestros impuestos– para que resuelva los problemas y garantice un mínimo de seguridad para todos los paraguayos.

    Al final, lo único bueno de la anécdota es que parece que la ovejita se salvó, pero el pobre comisario Marecos no. Fue por lana y terminó trasquilado.

    A lo mejor, si le pedía ayuda al capo fronterizo Pavão para arreglar el vehículo, hasta le daban una medalla.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 27 septiembre, 2016, 7:19 am
  4. El Pastor (Coronel) y la oveja

    Por Marta Escurra

    Al filo de la primavera, Diputados nos regalaba una flor de propuesta: Modificar la Carta Orgánica de la Policía Nacional, con una enmienda que contemplaba autorizar a la Policía Nacional a detener personas sin orden judicial ni fiscal. Esto, contraviniendo el Art. 12 de la Constitución Nacional, que establece: “Nadie será detenido ni arrestado sin orden escrita de autoridad competente, salvo caso de ser sorprendido en flagrante comisión de delito que mereciese pena corporal”.

    Ciertamente, el proyecto de modificación tuvo su origen en Senadores cuya intención era en alguna medida optimizar el combate a la delincuencia que nuestra golpeada sociedad viene padeciendo desde hace bastante tiempo.

    Sin embargo, no debemos perder de vista que el insólito pedido de cambio provino de Diputados, cuya mayoría responde al cartismo, sector que últimamente ha dado fuertes indicios de querer reflotar y reinstalar un sistema dictatorial en toda la estructura gubernamental, presionando a la sociedad civil que piensa diferente o que reclama sus derechos. A saber, algunos ejemplos de su falta de espíritu democrático son el incumplimiento de la Ley 5282, veladas manifestaciones neoestronistas en actos públicos, provocaciones a estudiantes secundarios, etc.

    A estas alturas, con el rechazo de la propuesta en Senadores, las modificaciones ya no son tema de discusión, lo verdaderamente preocupante es el hecho de que Diputados tan siquiera lo haya considerado e invertido tiempo en un asunto que nos recuerda los tiempos de represión liderados por Pastor Coronel y apañados por Stroessner.

    Si verdaderamente los diputados tuviesen voluntad de desarrollar políticas para el buen desempeño de la Policía Nacional, se centrarían en ver la forma de mejorar su paupérrima infraestructura, tan pobre como la de Horqueta (Concepción).

    Ahí, el Crio. Serafín Marecos, jefe de la Comisaría 3ª –asentada en una zona conocida como de influencia del grupo criminal EPP–, tuvo que hacer una colecta entre sus subalternos para comprar una oveja. Con esperanza y entusiasmo colocó a la lanuda como premio mayor de una rifa con la que esperaban recaudar G. 3.000.000 que usaría para el pago de la reparación del inyector de una de las patrulleras. Al tomar estado público, el sorteo se suspendió y el único premiado fue Marecos, a quien removieron del cargo por no seguir el protocolo que toma semanas para obtener el dinero del ente que oficialmente lo provee en estos casos.

    En un país que lleva su proceso democrático a los tumbos, pensar en una ley que contravenga la mismísima Constitución Nacional es un retroceso; en un país en el que las fuerzas de seguridad tienen que sortear animales para cumplir con su trabajo, nos pone ante la evidencia de que 27 años después del golpe, la dictadura no claudica en sus esfuerzos por reinstalarse en nuestra sociedad. Una oveja no hace primavera. Una Ley Pastor Coronel, tampoco.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 25 septiembre, 2016, 7:48 am
  5. El estatismo y la oveja perdida

    Al final cambian al comisario que organizó el sorteo de una oveja para recaudar fondos y arreglar así su patrullera. Todos reconocen la burocracia, todos reconocen los obstáculos para el bien común, pero cuando uno intenta tener iniciativa, se lo aparta del cargo. Debe ser sacrificado por no seguir la vía. En todo caso, si en el modo hay error, amerita una corrección, no una destitución. Porque “no deliberante” no es sinónimo de profesional, jerarquizado y obediente a la institución y sometido a la institucionalidad. De hecho, las fuerzas públicas deben deliberar en sus funciones. ¿Qué hubiera pasado en Curupayty si el Gral. Díaz no tuviera la brillante iniciativa –deliberante– de preparar las trincheras que le dieron la heroica victoria al Paraguay frente a sus adversarios mejor dotados en todo sentido? Lo celebramos ayer.
    El Estado debe ayudar a ordenar nuestra convivencia, no atrofiar nuestras iniciativas en pos del bien común. Y qué contrasentido que tantos burócratas se las pasen malgastando nuestros bienes, sin ser amonestados. Con razón en la jerga popular el “letradito”, el versado en las letras y no en el espíritu de la ley, no es bien visto.
    La sociedad debe poder liberarse de esta pesada carga del estatismo formalista para así, paradójicamente, volverse más formal. Hoy ocurre lo contrario, la burocracia estatal crece y obstaculiza la iniciativa, pero reinan la informalidad y la malversación de los bienes comunes. Debe ser al revés. Hay que estimular la virtud en la vida pública como en la privada y esta se basa en los actos libres y responsables. No existe sociedad que progrese realmente sin virtud. Poner plata del propio bolsillo para comprar una oveja y sortearla para recaudar fondos y reparar una camioneta descompuesta que sirve a la comunidad es un acto virtuoso. Si el medio es cuestionable, pues bien, corrijamos, pero no matemos así la iniciativa.
    ¡Y después nos quejamos de ciertos funcionarios que parecen zombis en sus puestos! ¿Cómo no van a atrofiarse la voluntad y la inteligencia, soportes de nuestra sagrada libertad personal, si todo el que intenta mover un dedo sufre la amputación del mismo?
    Ah, qué nostalgia de aquellos paraguayos libres que no solo vivieron sino que enseñaron la virtud tales como el heroico Gral. Díaz y el mismo Manu Ortiz Guerrero, de quien su compañero y biógrafo Arturo Alsina resaltaba: la dignidad con que vivió su dolor, la grandiosidad de su ejemplo… su influencia fue sobre todo moral y espiritual. “En una época en que los hombres trepan y reptan, él enseño la virtud del vuelo”.

    Por Carolina Cuenca

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 24 septiembre, 2016, 6:23 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

ADN

5días

Peichante-Py en FB ✓

A %d blogueros les gusta esto: