estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Partidos políticos, en deuda con los jóvenes paraguayos

Desde hace 14 años el Partido Colorado no llama a elecciones para renovar sus autoridades juveniles. Ante la situación, los jóvenes de la ANR realizaron una jornada de protesta, y –como si eso no hubiera sido ya de por sí un hecho llamativo– recibieron la solidaridad de los jóvenes liberales. En un país donde la población es mayoritariamente joven, la política no puede prescindir del impulso y del aporte de este segmento. La renovación puede ser la única oportunidad que permita superar los viejos vicios que se vienen repitiendo por décadas. Ningún cambio será posible en el Paraguay si los partidos siguen dejando de lado al sector mayoritario de la población, y en todo caso, la democracia será incompleta.
En el Paraguay, el 53 por ciento del total de 1.865.425 personas que votaron en las elecciones de 2015 se encuentra entre los 18 y 39 años. Sin embargo, esta fuerza joven es casi invisible en los partidos políticos; ellos solo representan votos para que los adultos mantengan sus cuotas de poder.
Paraguay tiene un millón de jóvenes y adolescentes fuera de su sistema educativo; más de la mitad de la población desocupada del país es joven; solamente el 20% de los adolescentes y jóvenes pueden dedicarse exclusivamente a estudiar, y 3 de cada 4 jóvenes trabaja, pero en el sector informal, donde no les proporcionan seguridad social. Ese es el país de la mayoría de los jóvenes paraguayos. Una realidad que no les brinda oportunidades de incidir políticamente y de progresar.
Tampoco acceden a una educación cívica, a lo que se suma el hecho de que las dirigencias partidarias no hacen lo necesario para capacitarlos, para formar a las nuevas generaciones. Es por esto que terminan ocupando los espacios de decisión las mismas personas y no se da el necesario recambio.
Además, la manera más frecuente en la que los jóvenes se insertan en los partidos –especialmente en los tradicionales– sigue siendo a través de las familias. Es por esto que difícilmente surgen nuevas figuras que puedan asumir liderazgos. Y es que los espacios de participación no se abren a todos, para poder mantener los privilegios de algunos grupos, como los clanes familiares.
En este sentido, el reclamo de los jóvenes colorados es oportuno. Hace 14 años no se da la renovación de su dirigencia. Y como dijeron los jóvenes liberales en su comunicado a los colorados: “…las elecciones son el único método de renovación y control de las autoridades, y por ende, es fundamental para el futuro del país que los jóvenes ocupen los espacios donde se da la toma de decisiones dentro de los partidos políticos”.
Se debe garantizar que el país cuente con una generación de jóvenes politizados, que quieran aportar y hacer cambios al país. Por eso, es imperioso que los partidos asuman seriamente la responsabilidad de formar a los próximos líderes del Paraguay.
Los eternos dirigentes, que siguen repitiendo los vicios históricos, solo aseguran la perpetuación del clientelismo, el prebendarismo, así como la complicidad y el silencio ante la infame corrupción que castiga al Paraguay. Al mismo tiempo que mantienen la exclusión de importantes segmentos de la sociedad.
Además, al no estar asegurada la participación de los jóvenes en la vida partidaria, las agrupaciones políticas pierden la posibilidad de contar con la fuerza, el entusiasmo, la creatividad y la rebeldía juveniles.

http://m.ultimahora.com/partidos-politicos-deuda-los-jovenes-paraguayos-n1026272.html

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

8 comentarios en “Partidos políticos, en deuda con los jóvenes paraguayos

  1. Apoyar a los jóvenes en la elección de su futuro

    Al llegar el final del año, además de las numerosas y a veces extenuantes actividades de formación educativa, muchos jóvenes se enfrentan a las dudas y cuestionamientos a la hora de elegir una carrera terciaria para continuar con su formación académica y profesional.

    Las ofertas son abundantes y a veces les llegan de manera atractiva, gracias al uso de la tecnología a la que ellos –los jóvenes– son usuarios constantes y también por diferentes vías, como los medios masivos de comunicación y otras formas de las muchas maneras de acercar propuestas que hoy en día tenemos al alcance e la mano, no importa donde vivamos.

    Y esa abundancia de oferta de educación terciaria ha acercado a las universidades e institutos superiores, a lugares en los que hasta no hace mucho tiempo, era imposible pensar en hallar una Universidad o casa de Altos Estudios. Así, hay facultades, tanto nacionales como privadas, que acercan la oportunidad de desarrollar todo tipo de carreras que antes solo podían llevarse en Asunción y excepcionalmente en una o dos capitales de departamentos más, a sitios a los que no era posible ni en sueños. Este aspecto positivo, debe valorarse, así como la facilidad que ha puesto al alcance de muchos, la tecnología, a través de la cual, se pueden cursar carreras y diplomados de formación terciaria a la distancia.

    Estamos transitando en Paraguay, de acuerdo al informe especial sobre Juventud del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), una etapa más que especial: la que se llama “Bono demográfico”, que es, en síntesis, una oportunidad única e irrepetible, en la que el porcentaje de población en edad de trabajar y producir es mucho mayor al porcentaje de la considerada “dependiente”, como niños y adolescentes, además de adultos mayores.

    Esta situación de privilegio para la producción económica debería ser acompañada, ya que coincide con la etapa dedicada a la formación terciaria, con una elección adecuada de las carreras que apunten al crecimiento del país y ayuden a los jóvenes a acercarse a la gran diversidad de oportunidades académicas, ya no solo en carreras consideradas tradicionales, sino que se dirijan a generar los cambios que tanto anhelan ellos y necesita el país para desarrollarse.

    Actualmente, hay más posibilidades de acceder a la educación terciaria, y lo sabemos, pero creemos que aún falta poner más énfasis desde las instituciones y tal vez, desde que los jóvenes están en etapa educativa primaria y secundaria, en acercar a todos el menú completo de las posibilidades, haciendo hincapié en la formación técnica y especializada en la producción en todas las áreas, desde las industriales hasta las agropecuarias.

    Todos sabemos que se necesitan ingenieros y especialistas en varias ramas ligadas a esa carrera. Hoy, más allá de las declaraciones, se ofrecen opciones reales para los jóvenes profesionales, así como la oportunidad de realizar posgrados en las mejores Universidades del mundo. El Paraguay debe seguir apostando a la formación de ese 56% de la población y apoyar el deseo de inclusión de quienes por motivos de economía y sobre todo, por falta de información correcta, no pueden elegir el futuro que desean.

    Atravesar el presente pensando en el futuro y abonar ese futuro dándoles oportunidades a los jóvenes, tanto en la formación académica como en la inclusión en el mercado laboral con el apoyo constante a su crecimiento y formación, será la mejor apuesta que podremos realizar como país, en el presente.

    http://www.lanacion.com.py/2016/12/12/apoyar-los-jovenes-la-eleccion-futuro/

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 15 diciembre, 2016, 8:45 am
  2. Efraín
    17 octubre, 2016

    Por: Marilut Lluis O’Hara
    Soy una de las tantas personas que no dio un voto útil a la dupla Alegre-Filizzola en el 2013. Mucha gente nos acusó entonces y sigue lamentando ahora, que por culpa nuestra, de los que votamos a Mario Ferreiro aún a sabiendas de que no ganaría, triunfó Cartes y volvió la ANR al poder.

    Es cierto que Mario era mi candidato pero no soy una persona irracional ni fanática, y si no voté a la dupla liberal-pedepista es porque nunca tuve la más mínima confianza en Efraín Alegre. Para colmo, estábamos en ese momento viviendo un gobierno liberal angurriento y corrupto, así que no había manera de que alguien pudiera convencerme de que votando a esta chapa el país sería mejor que si volvieran los colorados al poder.

    El PLRA es un partido que siempre he respetado y a muchos de sus dirigentes admirando por la lucha permanente que mantuvieron en contra de la dictadura durante esos nefastos 35 años, cuyos vestigios aún no conseguimos eliminar.

    Pero después del golpe muchos de ellos se mimetizaron de tal forma con sus principales contendientes, los colorados, que parecía que competían con ellos sobre quién era más corrupto, venal y sinvergüenza. Efraín Alegre fue ministro de Obras Públicas de Fernando Lugo y, de acuerdo a muchos indicios, dejó un agujero tan grande en la Secretaría de Estado, que sigue siendo objeto de investigación de la Fiscalía. Así que la sola idea de votar a un corrupto liberal para que no ganen los corruptos colorados era mucho para mi estómago; así que preferí asumir las consecuencias por omisión, y no por acción.

    No me extraña que todo lo ocurrido en el partido en los últimos meses me confirme cuán cerca de la verdad estaba. Alegre transó con el mismo diablo con tal de llegar a ser presidente del directorio liberal, mostrando desde el vamos que poco o nada le interesaba solucionar los muchos conflictos que tenía su partido y que su único objetivo era utilizarlo de trampolín para convertirse en el candidato de la oposición para Presidente de la República en el 2018.

    De lo que no me había dado cuenta es que Alegre, además de ventajista y sinvergüenza, era un idiota, inexperto, sin cintura política, quien no solo se quedará con las ganas de ser presidente del país sino que hará que su partido pierda toda chance de poder negociar algún lugar de prestigio en alguna supuesta concertación opositora.

    Chapucero e ignorante ha resuelto fundir a su centenario partido, produciendo un quiebre de consecuencias aún no descubiertas en su totalidad. Si de la división del Partido Liberal surgió el Partido Liberal Radical, y de éste el Partido Liberal Radical Auténtico, imaginamos que ahora, de la mano del torpe Alegre, se producirá algún nuevo desprendimiento que podría llamarse Partido Liberal Radical Auténtico Añeteté, o algo así.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 17 octubre, 2016, 6:07 pm
  3. Con ínfulas de dictador
    17 octubre, 2016

    Efraín Alegre no quiere un poder pasajero; desde que asumió como presidente del PLRA ha demostrado que lo que quiere es imponer un régimen dictatorial en el que él, y sólo él tenga el poder partidario. Una especie de Stroessner-í, por más ridículo que parezca el tema.

    Primero fue la renovación extemporánea de los tribunales partidarios de Conducta y Electoral, que llenó con seguidores suyos y olvidó a la disidencia; después consiguió que la mayoría oficialista de la convención decidiera inhabilitar por un período a 6 diputados que no votaron a favor de la intervención de la Municipalidad de Ciudad del Este, tal como había ordenado el partido.

    Y en la última reunión del directorio, volvió a imponer su mayoría para conseguir que la convención prevista para el sábado próximo pasara a febrero, ante el temor de que el llanismo pudiera conseguir una mayoría que levante la sanción a los diputados castigados.

    Que para conseguir todo esto haya logrado una de las fracturas más grandes del PLRA en toda su historia poco parece importar a Alegre, quien cada vez más se muestra empecinado en imponer una dictadura en la que la única voluntad que importe sea la suya.

    Si ya no hay forma de que el presidente de un país pueda imponer una dictadura sin que la comunidad internacional reaccione, es impensable pensar que lo pueda hacer el titular de un partido de oposición, por más importancia e historia que tuviera.

    Y ni siquiera se necesita para ello la presencia de la comunidad internacional; basta con otros sectores políticos nacionales en una época en que la concertación es fundamental para sobrevivir y conseguir puestos electivos de importancia. Alegre parece no haber entendido las reglas del juego democrático, en donde la participación de las minorías es fundamental y es lo que hace que otros partidos y movimientos miren a un líder político con respeto y consideración.

    Pero Alegre no es un líder, ni siquiera un caudillo. Es apenas un oportunista que ha sabido manejar las herramientas que tenía a mano en las internas partidarias para convencer a una suficiente cantidad de liberales de que era lo más adecuado para el partido, aunque su discurso nunca fue conciliador ni aglutinante.

    Además, las actitudes descontroladas de un dictador de pacotilla son fácilmente recurribles ante la justicia, tal como lo ha hecho el sector de Blas Llano, que ha denunciado a Alegre por cada uno de sus desaciertos y, hasta ahora, en uno de los casos ya se le ha dado la razón.

    Uno de los problemas principales de este tipo de situación es que la demagogia y el abuso de poder suelen ser contagiosos. De hecho, ya hay dos diputados que eran del llanismo y que ahora decidieron pasar a las carpas oficialistas, vaya uno a saber a cambio de qué. Esto, posiblemente, es lo que impedirá que la disidencia encabezada por Llano pueda tomar las riendas de la convención que pasó para febrero, puesto que para que los convencionales sigan perteneciendo al efrainismo, es fácil pensar que se les ofrecerá todo tipo de dádivas. Así es muy difícil que un político se dé cuenta de que su dirigente es irracional y decida cambiar de vereda.

    Pero Llano tiene la urgente misión de conseguir que el PLRA dé un fuerte golpe de timón y vuelva al sendero de la racionalidad y la democracia. De lo contrario, no solamente en el 2018, sino en el futuro, perderá toda la posibilidad de ser un partido con posibilidades de llegar al poder, y se convertirá en meramente testimonial, como otros de la oposición.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 17 octubre, 2016, 6:02 pm
  4. Liberales entre dunas y espejismos

    El próximo lunes presento el libro La travesía liberal del desierto que trata sobre los partidos liberales durante el Gobierno de Stroessner. Pongo al liberalismo en plural, pues en un momento dado llegaron a ser seis o siete partidos.
    ¿A quién le interesan las derrotas?, me preguntaron algunos amigos al enterarse el tema de investigación que había elegido. Era un partido que había permanecido en la llanura desde que el avión que llevaba al general Estigarribia se estrellara en Altos, en 1940. Sin embargo, había aristas interesantes: nadie se había ocupado antes del asunto y casi ninguno de los protagonistas había dejado memorias escritas. Existía, pues, una gran laguna sobre un extenso periodo de nuestra historia.
    Esos años habían sido estudiados desde la visión oficial, desde los relatos de las víctimas de la represión y desde ciertos sucesos específicos, pero nada de eso daba respuesta a una pregunta importante: ¿qué había pasado, mientras tanto, al interior del principal partido de oposición? Imposible explicar el stronismo sin conocer quién y cómo lo enfrentaron políticamente. Por otra parte, al develar ese pasado de 35 años de oposición al dictador, se encontrarán algunas pistas que expliquen por qué lo que parecía el fin del desierto –su caída en 1989– era un espejismo. Más allá, había más desierto…
    Comprobé algo que presumía. El estereotipo de los dirigentes liberales paraguayos fue mutando con el tiempo. De aquellos personajes austeros, honestos, que luego de ocupar cargos públicos importantes dejaban como legado solo una nutrida biblioteca, a los de hoy, media una distancia de dimensiones amazónicas. Con las correspondientes excepciones, obviamente. Buena parte de la dirigencia actual se ha vuelto más popular, más parecida a los liderazgos tradicionales colorados. Solo que han copiado en exceso. También se parecen a ellos en su desapego a la honestidad y a ciertos valores éticos.
    El antiguo estilo liberal de hacer política y el actual, empero, no cambiaron en dos aspectos: una patológica vocación caníbal y un invencible conservadurismo. En cuanto a lo primero, lo que ha variado es que antes los disconformes creaban nuevos partidos y ahora no. El internismo caótico continúa, pero nadie opta por la intemperie. La segura carpa del PLRA no se abandona. Lo segundo es curioso y debería hacer pensar sobre la ideología del partido. El dirigente más influyente de los últimos diez años de dictadura y los siguientes diez de democracia fue Domingo Laíno, el menos conservador de todos ellos.
    Es una historia construida por héroes que resistieron exilios, torturas y exclusiones. Pero también por oportunistas que se vendieron por mendrugos y traicionaron sin escrúpulos a su partido. Una historia paraguayamente humana, en definitiva.

    Por Alfredo Boccia Paz

    http://m.ultimahora.com/liberales-dunas-y-espejismos-n1031803.html

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 17 octubre, 2016, 7:39 am
  5. Los ciudadanos digitales

    Por Ilde Silvero

    Aunque no sea una gran conquista social, vale la pena señalar que la ciudadanía en general está incorporando nuevas maneras de incursionar en la política criolla, esta vez utilizando los medios digitales de comunicación. Cada vez es mayor la cantidad de personas que utilizan sus celulares para informar, denunciar y opinar sobre los temas de interés nacional.

    Una década atrás, los ciudadanos debían acudir hasta los locales de los medios de comunicación (prensa escrita, radio y TV) para informar sobre sus actividades o denunciar los casos de abuso de poder y corrupción en la administración pública. Eso implicaba tener conciencia cívica y realizar un esfuerzo de movilización.

    En el presente, el aparato celular se ha convertido en el arma de lucha de los ciudadanos comunes para muy diversos objetivos: denunciar basureros clandestinos en los barrios, peligro de derrumbe de un puente, conducta irresponsable de choferes de ómnibus, mala atención de empleados públicos, pedidos de coimas de la policía caminera, etc.

    Las redes sociales se han convertido en una verdadera tribuna de debate político pues apenas alguna autoridad comete alguna acción reprochable o emite alguna resolución polémica, los ciudadanos digitales responden con comentarios y memes que se viralizan en minutos, lográndose así una difusión de los hechos y de las críticas correspondientes como nunca antes en la historia universal.

    Vivimos en una sociedad mucho más comunicada y también bastante más transparente en cuanto a lo que hacen o dicen nuestras autoridades y líderes sociales. Incluso en reuniones secretas y asaltos callejeros, nadie está a salvo de alguna cámara de vigilancia o de algún celular grabando en forma oculta.

    Actualmente, todos los medios de comunicación cuentan con espacios importantes para dar a conocer las fotografías y grabaciones que remiten sus usuarios desde cualquier punto del país o del exterior. El “periodismo ciudadano” es un instrumento fantástico para democratizar el derecho de toda la ciudadanía a ejercer su propia libertad de expresión.

    Mientras exista semejante red pública de comunicación, no hay dictadura que pueda florecer ya que una pata fundamental de cualquier régimen autoritario es el desconocimiento popular de sus acciones.

    Sin embargo, hay un punto débil en esta democracia virtual: millones de personas se informan y opinan diariamente sobre lo que pasa en el país, pero…, a la hora de concurrir a las urnas y elegir nuevas autoridades, el número desciende drásticamente. ¿La sobreactividad digital no está perjudicando la acción presencial en la vida real? ¿El constante intercambio de micronoticias y videítos sobre lo que pasa en el país no induce a creer que de ese modo se está “participando” en la vida política nacional?

    El proselitismo meramente digital deja el campo libre a los operadores partidarios para arrear a la gente de escasos recursos y de poca educación a participar realmente en los actos políticos y a depositar votos previamente comprados.

    Esta observación no constituye un rechazo a las redes sociales; solo lanza un interrogante que convendría tener en cuenta.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 25 septiembre, 2016, 7:46 am
  6. Juventud: La oportunidad que dejamos perder ante la historia

    Hasta el año pasado, el 29 por ciento de la población paraguaya tenía entre 15 y 29 años. Esta situación, conocida como “bono demográfico”, significaba una potencialidad productiva extraordinaria para el país, que ya no se volverá a repetir en el futuro, y que había que aprovechar, brindando todas las posibilidades a los jóvenes para que desarrollen sus potencialidades. Lamentablemente eso no ha sucedido ni está sucediendo. Un millón de jóvenes y adolescentes están fuera del sistema educativo. Más de la mitad de la población desocupada del país son jóvenes. Afortunadamente, también son los jóvenes los que más empujan los cambios con sus movilizaciones. Por ello, es necesario comprometerse con ellos en este Día de la Juventud.
    Siempre se ha dicho que el Paraguay tiene una población principalmente joven, pero como nunca antes se ha detectado que entre 2010 y 2014 el 29% de los habitantes del país tenían entre 15 y 29 años.

    Esta situación ha sido considerada una potencialidad productiva extraordinaria, conocida como “bono demográfico”, que en el futuro irá descendiendo y ya no volverá a crecer, según un informe especial del Fondo de Población de las Naciones Unidas (Unfpa).

    La mayoría de las recomendaciones internacionales insistían y siguen insistiendo en la necesidad de aprovechar esta gran oportunidad ante la historia, brindando todas las posibilidades a los jóvenes para que desarrollen sus potencialidades, de manera a consolidar un capital humano que puedan sostener y hacer crecer el país cuando sean adultos.

    Lamentablemente, estas recomendaciones no han sido oídas por los gobernantes ni por los principales referentes de la clase política, social y empresarial que pueden tener incidencia en producir los cambios.

    La propia organización Unfpa había presentado en julio último los resultados de un informe conocido como Paraguay Joven, con datos estadísticos que revelan la situación de olvido y marginación social en que continúa siendo mantenida gran parte de la población joven del país, con grandes déficits en educación, salud, empleo y principalmente con falta de oportunidades por sobrevivir en situación de pobreza.

    Los datos sostienen que un 34,2% de la niñez y 24,5% de la adolescencia viven en situación de pobreza.

    Un millón de adolescentes y jóvenes se encuentran fuera del sistema educativo: el 55,6% de adolescentes y jóvenes, de entre 15 y 19 años, no asisten a un establecimiento de enseñanza. Solo el 20% de adolescentes y jóvenes pueden dedicarse exclusivamente a estudiar.

    El 15,5 de adolescentes y jóvenes no estudian ni trabajan. De este grupo, 74,1% son mujeres. Un 16,3% del total de la niñez (5 a 13 años) trabaja. Para las mujeres la rama predominante es el trabajo doméstico: 40,7%.

    Son altas las tasas de desempleo y subocupación que caracterizan a la juventud. Más de la mitad de la población desocupada del país son jóvenes. Más de 3 de cada 4 jóvenes en Paraguay están en el campo laboral sin gozar de los beneficios que proporciona un trabajo formal, como seguridad social y aportes jubilatorios.

    Esta es la cruda realidad que nos indica en qué medida, por desidia y desinterés de quienes gobiernan, el Paraguay está perdiendo una gran oportunidad ante la historia.

    Afortunadamente, también son los jóvenes quienes más empujan los cambios con sus movilizaciones, como las actuales luchas de los estudiantes secundarios y universitarios por una mejor educación. Por ello, es necesario comprometerse con ellos en este Día de la Juventud.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 23 septiembre, 2016, 5:39 am
  7. Una juventud sin rumbo
    22 septiembre, 2016
    Por Mariano Nin

    Los jóvenes vivieron su día sin, prácticamente, nada que festejar. El día de la juventud nos recordó las enormes diferencias entre lo que soñamos y lo que tenemos. Tres de cada 4 jóvenes que trabajan no tienen siquiera los beneficios del trabajo formal (seguridad social y jubilación), y la mitad de los jóvenes ocupados no gana ni siquiera el salario mínimo.

    Las marchas estudiantiles de los últimos tiempos dejaron claro que el futuro pide a gritos y botellazos más atención. Un informe de las Naciones Unidas nos recuerda el porqué de la rebeldía de los hombres y mujeres del mañana.

    El 55,6% de los adolescentes y jóvenes de entre 15 y 29 años (más de un millón) está fuera del sistema educativo. Nada más que el 20% de los adolescentes y jóvenes tienen condiciones para dedicarse, exclusivamente, a estudiar. Pero aún las expectativas para estos privilegiados siguen siendo reducidas. Escuelas en pésimo estado y un sistema obsoleto no van a garantizar un buen futuro en un mundo cada vez más competitivo.

    Pero no es todo. También en las políticas de salud pública están postergados. Sin campañas efectivas, el VIH castiga con dureza entre los 20 y los 24 años, y los accidentes y homicidios son las principales causas de muerte entre los 15 y los 24 años. Los abusos sexuales van en aumento y los casos de bullying parecen descontrolados.

    Es por eso que el 21 de septiembre las flores tuvieron más protagonismo que los jóvenes. Mientras la corrupción y las ambiciones desmedidas sigan siendo más importantes, los niños seguirán siendo el futuro a explotar en un mañana cada vez más cercano.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 23 septiembre, 2016, 5:39 am
  8. Se desperdicia a los jóvenes

    Este día de la Primavera, fecha asociada con los jóvenes, es momento propicio para reflexionar sobre un problema lacerante que afecta a numerosos integrantes de esa franja etaria en nuestro país: el empleo juvenil.

    Si bien es cierto que existe una tendencia de aumento del empleo general de acuerdo con los datos estadísticos y estudios realizados sobre la situación, sigue siendo una seria preocupación la cantidad de jóvenes que buscan insertarse al mercado laboral, sin que este tenga la suficiente capacidad de absorberlos, a pesar del positivo comportamiento del crecimiento económico en los últimos años.

    Según una reciente información divulgada por la Dirección General de Empleos, 60.000 jóvenes egresados anualmente del bachillerato buscan empleo, y la citada dependencia estatal solo está en condiciones de “ayudar” a 20.000 de ellos con la elaboración de un modelo de currículum, que a todas luces no puede ser muy complicado para una persona que concluye los estudios secundarios y carece de experiencia, inclusive de profesión.

    El estudio “Inserción de los jóvenes en el mercado del trabajo”, dado a conocer en el año 2014 por el Centro de Análisis y Difusión de la Economía Paraguaya (Cadep), revela que entre los años 2002 y 2012 el desempleo juvenil en nuestro país decayó felizmente de 18% a 11% y la cantidad de jóvenes asalariados en ese lapso subió en consecuencia de 562.000 a 731.000. Sin embargo, el estudio consigna que la cantidad de jóvenes que no trabajan fue de 170.000 en el 2012. ¿Cuántos serán en estos momentos?

    Existen leyes que fomentan el primer empleo y la inserción al empleo juvenil, además de otros incentivos para facilitar trabajo a los jóvenes. Sin embargo, la brecha entre la demanda de empleo y la capacidad de absorción de mano de obra juvenil sigue siendo grande. Tampoco el Estado está en condiciones de crear –no es su papel–, o más bien inventar, nuevas fuentes de trabajo decente para los jóvenes, que no sean aquellas cuotas de puestos que son absorbidos por la clientela de los políticos.

    Preocupada por el tema de la pobreza, la presidenta de la Asociación de Empresarios Cristianos (ADEC), Carmen Cosp, dijo durante el reciente VIII Congreso Internacional de Responsabilidad y Sustentabilidad que “el trabajo es el impulsor dinámico fundamental para mejorar el desarrollo humano, y nosotros, empresas y empresarios somos los expertos en multiplicar fuentes de trabajo, con iniciativas proactivas, generando ideas y arriesgando”.

    Con la demora en solucionar este problema, los jóvenes pierden un valioso tiempo en sus proyectos de vida que, a su vez, tienen negativa repercusión nacional al privar al país del talento y la capacidad potencial de un sector de la población en la tarea colectiva de construir el futuro de la nación.

    A pesar de la constante alerta y advertencia sobre la existencia de este déficit, no vemos que los sucesivos gobiernos se interesen por la situación más allá de dictar leyes y crear organismos llenos de funcionarios. Antes que estudiar un Código Laboral realista que permita un firme programa de empleos –el actual protege solo al que ya lo tiene–, los políticos aprovechan esta lamentable situación para manipular a los jóvenes, convirtiéndolos desde muy temprano en hombres masa del fanatismo partidario, o en furgones de cola de organizaciones que solo buscan matar sus energías y nobles ideales, convirtiéndolos en clientes del sistema.

    Todo está diseñado para que, en vez de buscar una salida a través del apoyo y fomento a la iniciativa privada que permita insertar a cada vez más jóvenes en el sistema productivo, estos son usados, más bien, como carne de cañón en los proyectos políticos partidarios.

    La clase política de nuestro país no debería perder más tiempo para generar condiciones legales favorables destinadas a aprovechar esa fuerza juvenil hoy desperdiciada en la tarea de construir nuestra nación, para que en las próximas fechas dedicadas a la juventud las estadísticas que se mencionen sean las más favorables posibles para los jóvenes de nuestro país.

    http://www.abc.com.py/edicion-impresa/editorial/se-desperdicia-a-los-jovenes-1520708.html

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 23 septiembre, 2016, 5:38 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

el clima ✓

Click for Asunción, Paraguay Forecast

ÑE’ÊNGA ✓

Péva ndejoráne, he’íje oka’úva mondahare.25/07/17

fotociclo ✓

El Cirque du Soleil presentará Amaluna, del 26 de julio al 13 de agosto en Asunción

VIÑETAS ✓

Nico

Melki

Caló

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

5dias.com.py

5días

A %d blogueros les gusta esto: