estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

El gran hermano

El derecho que tiene todo ciudadano a la privacidad, tendría que ser motivo de atención por parte del Gobierno, ya que lo que en cualquier país democrático “es” en el nuestro se convierte en “debería ser”. El artículo 33 de la Constitución, bajo el título de “Derecho a la intimidad” dice que “La intimidad personal y familiar, así como el respeto a la vida privada, son inviolables” y en la última parte: “Se garantiza el derecho a la protección de la intimidad, de la dignidad y de la imagen privada de las personas”. Como es obvio, poca a ninguna importancia se le da a este artículo. Como tampoco a los 291 artículos restantes.
El formulario distribuido por el Ministerio de Educación, “Registro Único de Estudiantes”, a través de sus preguntas y los datos que pide tanto de los alumnos como de sus familiares, viola en todo momento el artículo constitucional mencionado. Es, a todas luces, un acto anticonstitucional. Autoridades del ministerio dijeron que el objetivo de este formulario, que debe ser llenado de manera obligatoria para poder matricularse, es “obtener datos socioeconómicos” de las familias de los alumnos”. Se puntualiza que “los datos suministrados tienen carácter de declaración jurada” (por lo cual no se puede mentir) y que los datos obtenidos se utilizarán “para fines de diseño y ejecución de políticas públicas educativas y sociales”.

La directora general de Planificación del Ministerio de Educación (MEC), Celeste Mancuello, dijo que lo que se persigue es “identificar factores que inciden en la repitencia y en la deserción de estudiantes, de manera a que el Ministerio tome acciones preventivas y se pueda disminuir la cantidad de alumnos en estas situaciones” y que se “se busca formar políticas educativas dirigidas a acciones vulnerables” (sic).

Toda esa información se puede obtener perfectamente bien sin necesidad de preguntarle al alumno cuál es su nivel económico, en qué trabajan sus padres, el tipo de vivienda en que vive, el número de habitaciones, ¡el número de teléfono de sus padres! y temas similares. Si esto no es invadir el ámbito de privacidad al que “debería tener” derecho todo ciudadano, entonces ¿qué es? Para más inri, y de acuerdo a declaraciones hechas por la misma funcionaria del ministerio, el formulario será obligatorio en los colegios públicos mientras que en los privados no. ¿Y por qué no?

Decisiones de esta naturaleza tendrían que provocar pánico. En el año 1948, el escritor inglés George Orwell, con el objetivo de criticar el régimen stalinista que imperaba en la Unión Soviética escribió su célebre libro “1984” en el que los ciudadanos son meticulosamente controlados mediante un sistema de cámaras de televisión que los espían incluso hasta en los momentos más íntimos de sus hogares. Incluso el sexo se practica bajo el ojo vigilante del Big Brother (Gran Hermano). Pues en esto estamos.

El Ministerio de Educación “reina” sobre un ejército de profesores y alumnos que supera en número, varias veces, al que tiene a su cargo el Ministerio de Defensa. ¿Se detuvieron a pensar en el grado de influencia de esta secretaría de Estado? El control al que quieren llegar tiene alcances similares al Gran Hermano del libro de Orwell. Toda esa información en manos de los “técnicos” en educación, no me inspira ninguna confianza. Peor: me pone al borde del espanto.

Los centros estudiantiles que organizaron ejemplares marchas aquí tienen un tema más para agregar a sus reivindicaciones: no a la invasión de la privacidad de los alumnos, ni de colegios públicos ni de colegios privados. Este espionaje disfrazado de “políticas educativas dirigidas a acciones vulnerables” sumado al que ya llevan a cabo los militares sobre ciudadanos que les resultan molestos, nos va llevando rápidamente a un régimen totalitario. Si el ministerio de Educación está tan preocupado por conocer las causas del fracaso de tantos alumnos, bien podría comenzar por averiguar cuál es el nivel del profesorado y, sobre todo, la calidad de sus planes de estudio.

Por Jesús Ruiz Nestosa

http://www.abc.com.py/edicion-impresa/opinion/el-gran-hermano-1521294.html

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

2 comentarios en “El gran hermano

  1. El amor cuando no había videollamadas
    18 noviembre, 2016
    Por Sergio Etcheverry

    Hace dos o tres días, WhatsApp habilitó las videollamadas para sus 1.000 millones de usuarios (sí, para vos también, probá). A vos que sos joven quizás no te sorprenda, pero a mí, que aún peino canas (antes que se vuelen) es algo que veía como ciencia ficción en “Viaje a las Estrellas”.

    La tecnología ha cambiado todo y lo hará aún más. Nos informamos diferente, estudiamos diferente y, sin darnos cuenta, pensamos y obramos muy diferente, aún los que llegamos medio tarde a esta revolución que no se sabe bien hasta dónde llegará.

    Ayer estaba hablando con una amiga de veintipocos años: ella recordaba con nostalgia (sí, ahora todo es tan acelerado que los chicos de 20 tienen nostalgia) los tiempos de las cartitas de amor en la escuela, los amores anónimos, los papelitos que pasaban de mano, las mil pasadas por frente a la casa a ver si la encontrabas, las llamadas de teléfono y las cortadas para que no supiera que eras vos.

    En estos tiempos hiperconectados, la tecnología nos permite hablar con cualquiera en cualquier momento y en cualquier momento del mundo, hablando y viendo.

    Ya no hay límites y los espacios para el misterio, para la imaginación y para los sueños van cambiando y mutando.

    Ya no tenemos ni tiempo ni paciencia para una espera: el internet está “lento” si demora 5 segundos en abrir una página y ni hablemos si tu teléfono demora lo mismo en bajar una foto.

    Ya no tenemos infancia y ni hablar de los sectores más marginados: en Concepción, un niño de once años fue detenido (y liberado) por asaltar a una señora y en Asunción, cayó Kevin’i, un joven que tiene más arrestos que años de vida: 23 a 19.

    Ya vivimos en la cultura del plug and play y del copy paste, casi no hay tiempo para el aprendizaje y el error, el amor de mi vida puede durar tres meses y una larga carrera puede ser un tema conocido y 3 meses de actuaciones.

    Yo, por mi lado, quiero bajar un cambio. Y si se puede, ir más despacito. ¿Se podrá?

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 19 noviembre, 2016, 12:15 pm
  2. Las preguntas del MEC

    Por Mabel Rehnfeldt

    Aunque nunca nos enteramos qué pasó exactamente con el último multimillonario censo aplicado en Paraguay… el MEC nos sorprendió con una nueva modalidad: el primer censo registro o el primer registro censal. Una de las dos, o las dos juntas, o ninguna de las dos.

    Entre los documentos escolares de la semana que pasó mis hijos me acercaron lo que parecía una encuesta –de cuatro páginas– que había que responder: el Registro Estudiantil.

    Cuando vi el volumen de datos que iba a contestar supuse había información adicional académica que el MEC desconocía sobre nuestros hijos. ¿Qué datos más faltaban? El MEC sabe perfectamente sus identidades, los grados que cursan, los colegios y escuelas. Las libretas pasan por el Ministerio y las Supervisiones, lo sabemos desde que éramos escueleros.

    Al ver el resto de las preguntas, mi asombro y eterna desconfianza se desbordaron. Querían la dirección exacta de nuestra casa, los números de teléfono de línea baja y celulares; qué comodidades tiene la casa, los tipos de piso que tenemos, en qué trabajamos los padres y en qué puesto laboral estamos. Había que consignar electrodomésticos y hasta las enfermedades que pudieran tener nuestros hijos.

    ¿Era esto un registro estudiantil… o un censo? Y si era un censo, ¿los datos socioeconómicos no son secretos como lo manda la ley? Y si era un registro para saber quiénes son estudiantes, y repitentes, ¿esos datos ya no obran en las mismas Supervisiones del MEC?

    Soy una de las que recibe a diario ofertas de supuestas bases de datos de IPS, del BNF, de las telefónicas, de algunas sociedades de ahorro y hasta de cooperativas.

    ¿Qué pasará en el futuro si ese señor –que me hizo ganar por teléfono una casa en San Bernardino porque mi número salió sorteado– me llama la próxima vez con todos los datos de mi hijo? ¿Buscaré a Riera que me dijo que se hace responsable mientras esté? ¿Buscaré a Horacio Cartes?

    ¿Qué pasaría si ese banco de datos –donde nos hacen constar enfermedades de nuestros hijos– es usado en el futuro para discriminarlos laboralmente por alguna dolencia?

    Cuando consulté todo esto por redes sociales al ministro Riera, él contestó que el objetivo era evitar los alumnos fantasmas. Sin embargo, este interrogatorio –lejos de inventariarlos– ayudará a inventarlos más; no todos los padres estamos en condiciones de responder –y escribir– las respuestas con opciones diversas que plantean.

    Cuando me soplaron que se está pidiendo a los colegios que la información sea datada a febrero del 2015, ya no me tragué el adefesio. ¿Será que hubo algún proyecto con fondos previstos para este registro -que debió hacerse en el pasado- y no se hizo?

    Cerré las hojas y consulté con un abogado. Y aunque mi decisión personal ya estaba tomada, terminé de reafirmar mi negativa la tarde que le planteé periodísticamente al Ministro Riera todas estas dudas y él me dijo… que tenía las mismas.

    ¿Quién responderá nuestras preguntas? Porque las del MEC no responderé yo.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 25 septiembre, 2016, 7:45 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

ÑE’ÊNGA ✓

Gracias jakarupa rireguánte.8/12/16

Dejó sin pierna a motociclista y ahora suspenden el proceso

En este país, la Justicia solo trabaja medio día y a veces, ni trabaja.
Moraleja: Si tenés guita no hay problema chera'a. Kore qué injusto!
Justicia paraguaya... Paga 6 millones como "pena" por dejar sin piernas a una persona y casi dejarlo sin vida. Por algo somos la tercer peor justicia del mundo.
Un borracho platudo choca con su autazo a un humilde trabajador, a quien se le amputa su pierna y solo tiene que pagarle 6.000.000 de guaraníes, en cuotitas. Manejas alcoholizado y... Conductor pagará G. 500.000 mensuales tras choque que dejó sin pierna a guardia. Independientemente que haya habido ya un acuerdo con la víctima, qué suaves (¿?) son los castigos para conductores alcoholizados. Después dicen que el dinero no trae la felicidad.

Peichante-Py en FB ✓

Archivos

estadistas ✓

  • 969,661 visitas
Follow PARAGUAY. HA CHE RETÃ ✓ on WordPress.com

Escuche, vi y leí ✓

Banquina llena de botellas plásticas y otros desperdicios arrojados por peregrinantes. Triste realidad! La fe mueve montañas, los peregrinos... Basura #lamentable

La ambición por el poder da amnesia ... 10 años después este es el "nuevo rumbo" de Lugo, los tiempos cambian y los intereses también, jamas los politicos mantienen su palabra empeñada, sencillamente nadie resiste un archivo! Peligro para el país, sólito se está haciendo su tumba, vergüenza me da esta clase de políticos.

En San Lorenzo el cretinismo toma forma de micro que se adelanta en doble línea en pleno cruce... Consuelo: peores cosas hacen con sus chatarras todos los días

Es el primer día del pesebre y el camello ya está harto de todo. (?)

Se le armo el scrache social al borracho Alvarenga. Alto representante legislativo, "de pedo" no mató a nadie. Ndo jerai gueteri, hesa pili'upapeve omoco el guai... por eso que hasta el árbol vio que se le puso en el camino (?) Que imprudente el árbol, imputenlo por exposición al peligro, seguro era un árbol peregrinando! Lo que es la naturaleza, hasta un árbol salió huyendo de un posible accidente. Ha koa la ñande legislador, los primeros en respetarlas las quebrantan... lamentable. Cada idiota que tenemos en el país. Un criminal de raza y harto-peligroso el Diputadete éste, igual a todos los de su camarilla de farsantes y estafadores. Con "chapa cambiable"? En un país serio, estaría preso y sin permiso para conducir de por vida o presentando su renuncia a la Cámara Baja. Es un asesino potencial. Burro, borracho y cobarde. Hombre escombro.

A %d blogueros les gusta esto: