estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Los héroes de Curupayty y los líderes de hoy

Se recuerda en la fecha el sesquicentenario de la heroica batalla de Curupayty, librada durante la guerra que el Paraguay soportó en contra de una Triple Alianza inicua y malvada.

El rechazo del asalto enemigo al fuerte de Curupayty el 22 de setiembre de 1866 fue una verdadera hazaña de heroísmo del pueblo y el soldado paraguayos, en lucha desigual contra ejércitos bien pertrechados de Brasil, Argentina y Uruguay, en la que, a pesar de la inferioridad numérica, el ejército nacional, comandado por el valiente general José Eduvigis Díaz, demostró que el patriotismo es capaz de vencer todo tipo de obstáculos cuando existen valores y principios inmarcesibles puestos al servicio de la patria.

Curupayty fue una de las tantas epopeyas en las cuales se pusieron de manifiesto el coraje, la bravura y la lealtad de nuestros soldados, a quienes no inspiraba otro interés que el amor a la patria. Estos valores fueron más que suficientes para vencer, con cinco mil hombres, a un ejército aliado de veinticinco mil soldados.

En otras batallas de la misma guerra –que tuvo la intención real de exterminar a nuestro país–, el ejército paraguayo, en un tramo integrado inclusive ya por niños sin instrucción militar ni armamentos adecuados, supo mantener en alto la gloria y la entereza de un pueblo que prefirió inmolarse antes que sucumbir frente a las fuerzas aliadas y su dominio indigno.

A ciento cincuenta años de aquella heroica gesta constatamos con tristeza el sacrificio casi estéril de aquellos compatriotas, muchos de los cuales quedaron para siempre en la tierra fangosa del Ñeembucú, mientras otros fallecieron después por efectos de graves lesiones, como el propio artífice de la victoria, el general José Eduvigis Díaz, que, alcanzado por una bala de cañón, murió a los pocos días.

Ellos tuvieron coraje y una alta moral, justo los valores que hoy, en la paz, deberían poseer nuestros dirigentes políticos para impulsar la prosperidad de nuestra patria, de modo que cada hogar paraguayo sea refugio de una vida digna, sin la zozobra de la precariedad y la miseria que azota al diez por ciento de la población, a pesar de la abundancia de recursos generosos que pueden permitirnos estar a la altura de las naciones desarrolladas de América.

Lamentablemente, a través del tiempo, la codicia, la intolerancia y la mezquindad de las élites corruptas dejaron de lado los ideales de una patria libre y próspera que soñaron los patriotas de verdad, para instalar en cambio gobiernos que más parecen pandillas ávidas de riqueza fácil, sin otra ambición que rapiñar los fondos públicos, sepultando los principios que aquellos bravos guerreros dejaron como herencia.

No son los actos huecos de evocación de las batallas y sus héroes, ni el canto del himno en los actos oficiales, ni el hecho de enarbolar la bandera los gestos que marcarán nuestro grado de patriotismo, sino el ejercicio responsable de la libertad, el esfuerzo creador y el desempeño honesto en la función pública.

Frente al cuadro sombrío de deshonestidad en la administración del Estado, de abulia ciudadana y de cierto resentimiento social motivado por una gestión irresponsable y populista de los gobernantes, se impone que las nuevas generaciones emprendan una verdadera cruzada cívica y democrática por la recuperación de los valores e ideales que guiaron a los héroes de la patria a entregar sus vidas.

Con el latrocinio y la impunidad, con la deficiente educación y alimentación de nuestros niños y jóvenes, y con la indignante pobreza en un país rico, no estamos honrando la memoria de las valientes tropas del general José Eduvigis Díaz en Curupayty. Por el contrario, la estamos denigrando y desprestigiando con cada acto de cobardía cívica o con cada compatriota que aún permanece sin saber leer ni escribir, va a la cama sin haberse alimentado, busca trabajo y no lo encuentra, o es asaltado en la esquina de su casa.

Nuestro verdadero patriotismo debe demostrarse rebelándonos contra la indignante corrupción de hoy, denunciando a los ladrones públicos, persiguiéndolos con nuestro rechazo hasta que se los encierre en la cárcel, así como desechando a los “hombres escombros” que cínicamente proclaman en sus discursos evocativos la valentía de nuestros héroes, mientras con su deshonestidad en la función pública demuestran ser verdaderos traidores de la patria. A todos ellos debemos repeler de la misma manera en que los soldados de Curupayty enfrentaron a los enemigos. Es la mejor forma de honrar la memoria de los valientes de aquella batalla.

http://www.abc.com.py/edicion-impresa/editorial/los-heroes-de-curupayty-y-los-lideres-de-hoy-1521033.html

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

Un comentario en “Los héroes de Curupayty y los líderes de hoy

  1. A 150 años de Curupayty, el mejor homenaje sigue pendiente

    La conmemoración del sesquicentenario de la más resonante victoria del Ejército paraguayo durante la Guerra de la Triple Alianza no debe quedar solamente en discursos y actos simbólicos, en izar la bandera y en cantar el Himno. El mejor homenaje a esos 5.000 soldados paraguayos que lograron contener el ataque de 20.000 invasores aliados es honrar sus ideales y darle continuidad a la lucha por un Paraguay digno, esta vez con otros métodos de combate. Los enemigos que actualmente amenazan al país son la corrupción, la pobreza, la injusticia, la falta de mejor educación y de oportunidades laborales para una gran mayoría, especialmente para la población joven. A ellos hay que enfrentarlos y vencerlos con el mismo coraje de los heroicos defensores de Curupayty.
    Hoy hace exactamente 150 años, el 22 de setiembre de 1866, en los campos de Curupayty, en el actual Departamento de Ñeembucú, en que los soldados y oficiales paraguayos sorprendieron al mundo al librar una batalla que ha pasado a ser considerada una magnífica conjunción de ingenio y de pericia militar, al lograr contener con un ejército de solo 5.000 hombres el ataque de los aliados, con una tropa de 20.000 soldados y un poder muy superior en armamentos.

    La Batalla de Curupayty fue la más resonante victoria del Ejército paraguayo durante la Guerra de la Triple Alianza (1864-1870) contra las tropas de Brasil, Argentina y Uruguay.

    La manera en que se planificó y se ejecutó la defensa del territorio, con una hábil utilización estratégica del terreno, bajo la conducción del general José Eduvigis Díaz, sigue siendo un motivo de estudio y análisis en muchas academias militares del mundo.

    Como un justo homenaje a aquella gran epopeya, mañana viernes se realizará un acto especial, con la presencia del presidente de la República, Horacio Cartes, en el mismo escenario donde se libró la batalla. Para el efecto, los cerca de 2 kilómetros de trincheras originales han sido reexcavadas y reconstruidas durante estas últimas semanas, luego de varias décadas de haber permanecido abandonadas, en el más completo olvido.

    Del mismo modo, se han realizado importantes obras de mejoramiento de los caminos, limpieza del terreno y la construcción de obras de infraestructura, buscando convertir el lugar en un espacio permanente de visita para honrar a los héroes.

    La conmemoración del sesquicentenario de la Batalla de Curupayty no debe, sin embargo, quedar solo en bonitos discursos y en actos simbólicos, en izar la bandera tricolor y en cantar el Himno Nacional

    El mejor homenaje que hoy se puede brindar a esos 5.000 soldados paraguayos que lograron contener con mucho heroísmo y coraje el ataque de unos 20.000 invasores aliados es honrar sus ideales y darle continuidad a la necesaria lucha por un Paraguay más digno, aunque esta vez con métodos de combate muy distintos.

    Los enemigos que actualmente amenazan al país ya no son los ejércitos de países vecinos ni se encuentran fuera de las fronteras.

    Hoy los que acechan al Paraguay están dentro del mismo territorio, y son la corrupción, la pobreza, la injusticia, la falta de mejor salud y educación, la carencia de tierra y de vivienda, la necesidad de mejores oportunidades laborales para una gran mayoría, especialmente para la población joven.

    A estos enemigos hay que enfrentarlos y lograr vencerlos con el mismo coraje y el heroísmo que demostraron los admirados defensores de Curupayty.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 22 septiembre, 2016, 5:37 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

ÑE’ÊNGA ✓

Gracias jakarupa rireguánte.8/12/16

Dejó sin pierna a motociclista y ahora suspenden el proceso

En este país, la Justicia solo trabaja medio día y a veces, ni trabaja.
Moraleja: Si tenés guita no hay problema chera'a. Kore qué injusto!
Justicia paraguaya... Paga 6 millones como "pena" por dejar sin piernas a una persona y casi dejarlo sin vida. Por algo somos la tercer peor justicia del mundo.
Un borracho platudo choca con su autazo a un humilde trabajador, a quien se le amputa su pierna y solo tiene que pagarle 6.000.000 de guaraníes, en cuotitas. Manejas alcoholizado y... Conductor pagará G. 500.000 mensuales tras choque que dejó sin pierna a guardia. Independientemente que haya habido ya un acuerdo con la víctima, qué suaves (¿?) son los castigos para conductores alcoholizados. Después dicen que el dinero no trae la felicidad.

Peichante-Py en FB ✓

Archivos

estadistas ✓

  • 969,661 visitas
Follow PARAGUAY. HA CHE RETÃ ✓ on WordPress.com

Escuche, vi y leí ✓

Banquina llena de botellas plásticas y otros desperdicios arrojados por peregrinantes. Triste realidad! La fe mueve montañas, los peregrinos... Basura #lamentable

La ambición por el poder da amnesia ... 10 años después este es el "nuevo rumbo" de Lugo, los tiempos cambian y los intereses también, jamas los politicos mantienen su palabra empeñada, sencillamente nadie resiste un archivo! Peligro para el país, sólito se está haciendo su tumba, vergüenza me da esta clase de políticos.

En San Lorenzo el cretinismo toma forma de micro que se adelanta en doble línea en pleno cruce... Consuelo: peores cosas hacen con sus chatarras todos los días

Es el primer día del pesebre y el camello ya está harto de todo. (?)

Se le armo el scrache social al borracho Alvarenga. Alto representante legislativo, "de pedo" no mató a nadie. Ndo jerai gueteri, hesa pili'upapeve omoco el guai... por eso que hasta el árbol vio que se le puso en el camino (?) Que imprudente el árbol, imputenlo por exposición al peligro, seguro era un árbol peregrinando! Lo que es la naturaleza, hasta un árbol salió huyendo de un posible accidente. Ha koa la ñande legislador, los primeros en respetarlas las quebrantan... lamentable. Cada idiota que tenemos en el país. Un criminal de raza y harto-peligroso el Diputadete éste, igual a todos los de su camarilla de farsantes y estafadores. Con "chapa cambiable"? En un país serio, estaría preso y sin permiso para conducir de por vida o presentando su renuncia a la Cámara Baja. Es un asesino potencial. Burro, borracho y cobarde. Hombre escombro.

A %d blogueros les gusta esto: