estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

La campaña y la agenda

Una campaña electoral es básicamente el desarrollo estratégico de la transmisión de un conjunto de contenidos comunicativos que tiene como objetivo persuadir al receptor (elector) para que deposite su confianza hacia uno. Constituye la intensificación de acciones comunicaciones pensadas para conseguir el poder político para un sector o un determinado candidato. Una campaña para una elección busca que el elector vote a favor o, al menos, no vote por el principal oponente.

Con el comandante, instalados en el altillo del Café Literario, con las dos tazas de café negro, sin azúcar, tratábamos de analizar las campañas electorales, la agenda impuesta por los medios y cómo los políticos luchan diariamente para entrar al juego comunicacional para captar respaldo.

En el marco de cualquier tipo de campaña –dijo el comandante– el traslado de las propuestas o discursos a la ciudadanía tiene, primero, como principal escenario de lucha los espacios en los medios de comunicación, o ahora en la atención que se pueda lograr en las llamadas redes sociales.

Aunque existan nuevas alternativas comunicacionales con la aparición de cada vez más tecnologías, es, sobre todo, a través de los medios tradicionales (diario, TV, radio) donde se intenta influir en la agenda política que determine al elector los principales puntos políticos que deben ser de su interés. Es decir, la práctica de llegar a los medios para emitir mensajes sigue siendo la estrategia más efectiva a la hora de hacer una campaña masiva. No estamos hablando, desde luego, de otro tipo de campaña, como la personal, la del boca a boca, la de visitas personales, que entra en el global de una estrategia comunicacional, pero no a los efectos de nuestro análisis.

Le indiqué que en Paraguay, la radio sigue siendo la plataforma de mayor influencia especialmente en el interior del país, a decir de expertos en comunicación. Sin lugar a dudas, la prensa impresa (los diarios) mantiene su liderazgo para la instalación de temas, aunque los medios en red han crecido tanto que, en algunos casos, doblegan a los llamados medios tradicionales.

Debemos considerar que los medios de comunicación tienen la habilidad y facilidad de concertar la atención de los receptores (electores) en temas que quieren imponer, añadió. Esa instrumentación de la información es conocida como la teoría de la “agenda setting” (establecimiento del orden del día), que es explicada de manera simple: los medios pueden establecer los temas prioritarios, según el interés general o sus intereses.

El objetivo principal no siempre es convencer, sino hacer hablar del tema, que lo planteado “esté en la agenda” de discusión. Para algunos, esta instalación de temas debe darse “se hable bien o mal”. Así, un medio podría poner en tapa, en gran destaque, una foto de una feria de flores y no un hecho gigantesco como una movilización estudiantil, con lo que le dice a la gente que “lo más importante” es la feria de flores, no la movilización. Igual pasa en diferentes temas, todos los días. Ocurre en cada tapa, en cada página, en cada presentación de un informativo de televisión, en cada decisión en una radio para hacer una entrevista.

Es que –siguió el comandante– los medios y los periodistas están todos los días, a cada instante, decidiendo cuál es el tema “más importante” intentando instalar “la agenda” para el debate. Finalmente, esa es una función de los medios, ser un ordenador de temas que suceden en la sociedad. Ahora, cuál es objetivo de cada uno de ellos y qué efecto puede tener para el propio medio, deberá ser determinado según el grado de responsabilidad que se asuma en el rol que deben cumplir los medios, el rol de la prensa en general y del periodismo en particular.

En una campaña, cada partido busca temas que coincidan con aquellos a los que los medios de comunicación prestan atención, o tratan de lograr la atención de ellos para conseguir espacios de relevancia.

Pero volvamos al tema político. En una campaña, cada partido busca temas que coincidan con aquellos a los que los medios de comunicación prestan atención, o tratan de lograr la atención de ellos para conseguir espacios de relevancia.

Le indiqué al comandante que seguía recordando cuando un político ya prácticamente retirado de la escena principal, llamaba los fines de semana al diario donde trabajaba en la década del 90 (Noticias) para ofrecer alguna opinión sobre un tema cualquiera, solicitando, amablemente que, si fuera posible, sus declaraciones salieran con una foto. No importaba el tema. Importaba salir. Muy hábil, el político sabía que los fines de semana escaseaban los temas y, naturalmente, como bien conocen esa realidad los periodistas, la opinión de uno sobre un tema cualquiera un sábado o domingo a la tarde, se convierte en “importante”.

Hoy, en esa misma lógica, muchos políticos, hablan de lo que sea, donde sea, a la hora que sea, con tal de hablar y salir en los medios, añadió el comandante.

Pedimos dos nuevas tazas de café y seguimos con el análisis sobre campañas electorales. Los teóricos sostienen que las campañas deben cumplir tres funciones: “activar” el interés de los que son indiferentes; “reforzar” la intención de los que ya respaldan y “convertir” en respaldo a la masa que duda. Como estrategia, algunos utilizan los ataques o denuncias. Con esto se intenta generar sentimientos negativos hacia los contrincantes y obviamente positivos hacia uno mismo, intentando ser el héroe de la denuncia.

Pero –ojo, agregó el comandante– este tipo de acción es sumamente peligrosa, especialmente cuando es reiterativa y, sobre todo, cuando no hay argumentos. Existe una fina línea para que se convierta en un efecto contrario. La gente puede dejar de creer. Y –además– no se debe olvidar que el contrincante también puede usar la misma estrategia, la del ataque. Ahí, naturalmente, el político deberá estar bien firme y sin tener encima un techo de vidrio, porque, lamentablemente, para algunos, en la “política” todo vale, con tal de “marcar la agenda”. Eso.

Por Richard E. Ferreira-Candia

La campaña y la agenda

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

5 comentarios en “La campaña y la agenda

  1. La ruta de la mentira
    25 septiembre, 2016

    José Rojas.
    Aclaro ya al principio que el título de este artículo lo tomé prestado de lo que fue hasta hace poco la denominación que recibió la ruta 13 y otras que con criterio proselitista “inauguraba” el protagonista del presente material.

    Efraín Alegre, presidente del Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA), entró a la cancha electoral con las taquillas levantadas, con el rostro de eterno malhumorado tratando así de convencer a quien le escucha que el Gobierno constituido está realmente haciendo mal las cosas. Y por algunas actuaciones de Efraín es probable que su método de hacer bien las cosas es desconociendo la ley. Peligroso precedente.

    Faure, filósofo anarquista francés, dijo: “cualquiera que niegue la autoridad y luche contra ella es un anarquista”. El precandidato presidencial metileno y constructor de carreteras fantasmas ingresa en las generales de esta frase que define a los anarquistas: alienta a campesinos sin tierra a que de nuevo invadan propiedades en Guahory y de esta manera

    Efraín niega la existencia de la autoridad que se llama ley. Ignora el imperio de la ley.

    No es el único en esta nueva era política de Efraín. Carlos Mateo Balmelli, correligionario del presidente liberal lo acusó de haber destrozado el Estado de Derecho en la convención partidaria.

    ¿Será ese el método que pretenden implementar si es Gobierno? En principio demuestra una gran irresponsabilidad social en un momento muy delicado; y todo por ir asegurando votos sobre una base peligrosa, la de desconocer el imperio de la ley.

    Postura mentirosa como las obras que presentó, pero jamás construyó cuando fue ministro de Obras.

    Efraín ocupó espacios importantes en gobiernos recientes; fue ministro de Obras Publicas con Fernando Lugo. La memoria colectiva lo recuerda como un mal administrador y de usar el posicionamiento para hacer proselitismo; amén de generar sospechas de posibles mal uso del dinero público. Tiene causas en la Fiscalía; son de aquellas que terminan durmiendo y juntando polvo en los inmensos cajones del Ministerio Público.

    Para que no se diga que fue una denuncia de colorados contra liberales: sus propios correligionarios acusaron a Efraín y al diputado Juan Félix Bogado Tatter de lesión de confianza y estafa. Lo acusan al exministro de Obras Públicas de haber entregado G. 3.380 millones al Consorcio Diferencial Tape Guaraní, que supuestamente no cumplía con los requerimientos para obras de mantenimiento de la ruta 1.

    El denunciante fue Valerio Melgarejo, dirigente liberal y aseguró entonces que Efraín decidió pagar en forma irregular a la misma empresa que se adjudicó la ruta 13; conocida como “la ruta de la mentira”.

    Las crónicas de la era Lugo y Efraín hablan de un faltante en la caja del MOPC de al menos US$ 20 millones que hasta hoy no se conoce su destino. Al hoy presidente de los azules y precandidato presidencial lo conocen como ‘el constructor de carreteras fantasmas”. Concepción – Vallemí es una prueba de ello. Sin embargo aseguró que su administración inició más obras viales de las que hicieron los colorados en 60 años.

    Cuando asumió la administración Cartes encontraron vacías las cuentas bancarias del MOPC y de todas las obras que supuestamente inició Efraín, solo dos estaban avanzadas; el resto paralizadas por falta de pago a las contratistas.

    Fueron dos años y cinco meses que Efraín usó el ministerio para contratar operadores políticos que posteriormente debían sostener su candidatura en 2012.

    Un informe del MOPC decía que se encontró un impresionante número de personal contratado y nombrado por Efraín. De los 17 distritos viales de conservación de rutas, solo en dos encontraron ingenieros viales; en el resto, eran contratistas de obras, abogados, profesores de primaria; hasta un odontólogo fue encargado de un proyecto vial en la región Oriental. Los demás eran todos operadores políticos.

    Hoy, ya repuesto de la derrota electoral de las presidenciales y pretendiendo debilidad de la memoria colectiva se lanza a cuestionar la inmoralidad de quienes están al frente del Gobierno y al encontrar que su verdad es demasiado débil para defenderse entonces pasa al ataque, a trancar fuerte y esperando que al pegar primero pegue dos veces. En otras palabras debe disfrazar a como dé lugar sus gestiones anteriores, aquellas que lo condenan, gritando una falsa moral y una de ellas es incitar a violar la ley.

    Tartufo, el personaje de Moliere, predica rectitud y moral. Gana el respeto social, pero la trama de la obra descubre que actúa hipócritamente y que su prédica es un disfraz. La moraleja es que quienes chillan denuncias, con frecuencia lo hacen para disimular sus apetitos y ocultar sus actos.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 25 septiembre, 2016, 3:23 pm
  2. Alegre exorcismo
    Por Estela Ruíz Díaz

    Enfundado en su nuevo traje de presidente del PLRA, Efraín Alegre comandó una convención hace ocho días, donde apretó tuercas, golpeando hasta la humillación al llanismo. La asamblea liberal, enarbolando la perdida bandera de la ética y moral, decidió adoptar un perfil de confrontación total al Gobierno de Horacio Cartes y para ello llevó a cabo purgas dentro del partido. Una dura opción que provocó crisis con riesgo de quiebre y cuyas consecuencias son impredecibles.

    La convención finalizó a la medida de su interés electoral: rechazo a la reelección en todas sus formas (aunque en este punto el llanismo también tenía la misma postura); alianzas electorales y la sanción a los que se apartan de la línea política del partido.

    Una de las resoluciones más drásticas fue la inhabilitación por un periodo electoral de seis diputados (unos llanistas, otros inorgánicos) Édgar Ortiz, Fernando Nicora, Milciades Duré, Sergio Rojas, Ramona Mendoza y María Carísimo, porque se ausentaron en la sesión donde se trató la intervención de la Municipalidad de Ciudad del Este, dirigida por Sandra McLeod, esposa de Javier Zacarías, aliado político del presidente de la República.

    EN LA DELGADA LÍNEA ROJA. Los citados diputados, con comportamiento errático y sospechoso en varios casos, por cierto, tenían una causa en el Tribunal de Conducta que aún no llegó a sentencia, pero la convención tomó un atajo y los castigó de cuajo, sin respetar el debido proceso. Si bien la convención es la máxima autoridad del partido y sus decisiones políticas son inapelables (solo otra convención puede modificar su decisión), esta condena “políticamente correcta” puede ser un trago amargo para Alegre a largo plazo.

    Cada uno de los castigados son líderes en sus respectivos departamentos y según los resultados del 2013, ganaron sus bancas pisando los talones a los colorados. Exceptuando Itapúa, en los demás Departamentos (Central, Concepción y Cordillera), perdieron por escaso porcentaje de diferencia con respecto a la ANR.

    Alegre arriesgó su carta más audaz y lanzó una granada dentro del partido. A partir de ahora, caminará en campo minado porque el llanismo rompió lanzas lo cual vaticina una cruenta interna. Y los liberales tienen menos capacidad de curar heridas que los colorados.

    Su vicepresidente, el luguista José Pakova Ledesma, no estuvo de acuerdo y manifestó públicamente su enojo. Consideró drástica la medida y responsabilizó a Alegre del linchamiento público. Ya antes de la convención hubo roces entre ambos. Una tempranera pelea de la dupla ganadora del PLRA que desnuda una alianza hecha a fuerza de necesidades electorales.

    ¿SANTOS VS. PECADORES? Los sentenciados reaccionaron acusando a los aliados del presidente del PLRA de tener techo de vidrio. El voto liberal a favor de la grosera concesión a la empresa Tape Porã por 30 años fue clave para su aprobación. En Diputados aparecen los hombres de Alegre votando por el proyecto y en Senado solo la senadora Emilia Alfaro se opuso. En ese enjuague estuvieron todos, los llamados liberales cartistas y los rabiosos liberales anticartistas. Y este es tanto o más vergonzoso que el caso Ciudad del Este. Los diputados sancionados también mencionan como pecado de sus censores el voto favorable a la ley del tabaco, aprobada a la medida de los intereses empresariales del presidente de la República.

    BLINDAJE A LA CORTE. Otra decisión controversial de la convención fue blindar a los cuestionados ministros de la Corte Suprema de Justicia. La maniobra no es sino una grosera connivencia con el poder más cuestionado por la ciudadanía, donde los ministros liberales (con pedidos de juicio política encima) tienen la cruz más pesada por las acusaciones de corrupción. El nuevo oficialismo liberal lanza balas de fogueo planteando una dicotomía falsa: hay que hacer la reforma judicial y no solo el cambio de un ministro por otro. Esto no es otra cosa sino protección pura y dura, con tufo a trueque.

    Esta incoherencia cayó por su propio peso el viernes cuando Alegre fue a dar su apoyo al polémico abogado Paraguayo Cubas y al concejal Celso Miranda (Kelembú) quienes mantienen una pelea titánica con los Zacarías Irún. Cubas agregó otro punto a su controversial estilo al cintarear al juez y defecar en su despacho, dejando así su escatológica opinión sobre la Justicia, cuya cúpula fue blindada apenas una semana atrás por el nuevo líder del PLRA.

    UN CAMINO PEDREGOSO. Hay una verdad que como negro nubarrón sobrevuela sobre el partido hace tiempo. Desde el corto mandato de Federico Franco salpicado por la corrupción más el indisimulado apoyo al Gobierno de Cartes, el PLRA se ha desdibujado de manera vertiginosa. El hartazgo de los liberales fue la clave de la victoria de Alegre.

    Interpretando ese mensaje, decidió jugar duro, sin medias tintas, y como él dice en tono altisonante “cortando la mano de Cartes en el PLRA”, y que con “el nuevo oficialismo patriota, el PLRA ya no es un partido que se vende. Este es un partido nuevo, coherente y opositor”. Mirando el 2018 y tratando de conquistar votos más allá de su partido, decidió tomar el camino más espinoso, instalando una especie de exorcismo permanente en el PLRA.

    El tiempo dirá si esta jugada que lo obliga a caminar en la cornisa fue acertada o se puso tempranamente la soga al cuello.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 25 septiembre, 2016, 3:10 pm
  3. El negro panorama de los azules
    25 Sep 2016

    Por Clari Arias
    Hace ocho días se llevó a cabo la sofisticada convención del Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA) y que, según los estatutos, es esta reunión de dirigentes la máxima autoridad partidaria, superior inclusive al directorio y su comité político.

    El encuentro tuvo una renovación total en su organización y logística, al punto tal de que es la primera vez que una convención partidaria sesiona en un centro de eventos de lujo, con la mayor tecnología posible. Pero, como dice el refrán, aunque la mona se vista de seda…

    Pronto comenzaron los problemas en carpas del nuevo tendota del PLRA. El primero en sentirse humillado y discriminado fue el dirigente sampedrano José Ledesma, conocido en la política por su alias de “Pacova”. Un video de amplia difusión entre los liberales, lo mostraba minutos antes del inicio de la cumbre discutiendo con Efraín Alegre, pidiéndole explicaciones del por qué lo bajaron de la mesa de autoridades.

    Él, flamante vicepresidente del partido, quedó relegado a una ubicación distante de la mesa central del evento, detalle que en la política criolla indica que ya no se está en el círculo más íntimo del líder. Según comentan en la sede partidaria, los asesores de imágenes de Alegre (que son los mismos del 2013, vaya currículo!) le dijeron que evite de ahora en más a “Pakova” Ledesma, ya que la figura del diputado no cae bien en sectores conservadores dentro y fuera del PLRA.

    Para ese momento la convención ya estaba empaquetada para los tres mandatos que Alegre dio a sus seguidores: No rotundo a la reelección en cualquiera de sus formas (vía enmienda o vía asamblea); suspensión de seis diputados llanistas que no estuvieron presentes en la sesión de la cámara de Diputados que trató la intervención al municipio de Ciudad del Este; y por último el blindaje a los ministros liberales de la Corte, Miguel Óscar Bajac y Sindulfo Blanco.

    Los últimos dos puntos mencionados, son decisiones polémicas, ya que generaron (y lo seguirán haciendo) terremotos internos de altísima intensidad, porque están envueltas en sospechas, en apariencia bien fundadas. Vaya casualidad que los seis diputados suspendidos sean de zonas electorales en donde el “efrainismo” sufre derrotas continuas desde las internas del 2005 hasta la fecha.

    Vaya casualidad que el blindaje a los ministros de la Corte beneficia a Sindulfo Blanco, cuyo hijo -de nombre Rodrigo- es concejal de Luque por el equipo de Alegre, y es también virtual candidato a la diputación. Oh, grata casualidad que otro blindado haya sido el ministro Bajac, dicen que por pedido de Salyn Buzarquis, flamante aliado político de Alegre (veremos hasta cuándo).

    Las movidas propulsadas por Efraín Alegre muestran un solo camino, y es el de la hegemonía, para así lograr su nominación presidencial para el 2018.

    Blas Llano, su acérrimo rival desde siempre, buscará recomponer fuerzas y potenciar una candidatura presidencial que agrupe una mayoría “anti-Alegre”, cosa que hasta ahora no parece muy fácil para su movimiento, ya que el único que ha mostrado interés en buscar ser presidente de la República es Blas Lanzoni, actual gobernador de Central. Lanzoni, un incansable trabajador, ha logrado ser electo en todos los cargos posibles: intendente, diputado y gobernador; pero sus detractores dicen que su debilidad es la poca imagen de estadista con que se lo ve fuera del partido. Estadista o no, con carencias intelectuales o no, Lanzoni calla las críticas con jornadas laborales que alcanzan las 18 horas por día.

    Una segunda opción se maneja en el llanismo duro, y es la candidatura de Carlos Mateo Balmelli, quien parece haberse despertado de sus vacaciones políticas (similares a las de Efraín, que se borró largos 30 meses luego de su derrota en el 2013), y anda apareciendo en charlas y simposios por todo el país, aparentemente en la búsqueda de un sondeo de popularidad con miras a una posible contienda electoral.

    Mientras más nos acercamos al 2018, más complicado es el panorama interno del principal partido de oposición. Sin excesos, internamente el PLRA es campo de batalla de una guerra que puede tener el peor resultado: perder las próximas elecciones generales.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 25 septiembre, 2016, 7:52 am
  4. Una brújula para Efraín
    22 septiembre, 2016

    El Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA) siempre tuvo como presidentes a dirigentes con capacidad de liderazgo, independientemente de su pertenencia a tal o cual de sus vertientes políticas. Sin embargo, a nadie le cabe la menor duda de que este no es el caso de Efraín Alegre; un hombre de actuar errático y contradictorio, que siendo titular del liberalismo instiga a invadir propiedades privadas y ante sus adversarios internos se comporta como “el gran dictador”. Pero esto que Alegre hoy no ve, al igual que tantas otras cosas, solo le augura un futuro “tormentoso”, como los crecientes cuestionamiento hacia su gestión, provenientes incluso de hasta su vicepresidente primero, José “Pakova” Ledesma, a pesar del poco tiempo transcurrido desde que inició su mandato.

    Los “despistes” de Efraín comenzaron a producirse el mismo día que resultó electo para la presidencia de su partido. Aquel 26 de junio pronunció un discurso propio de quien es electo como candidato a presidir la República y no como presidente de una agrupación. “Estamos convencidos de que el 2018 empieza hoy. Vamos a producir el cambio que el Paraguay quiere”, dijo esa noche, para luego guiñarle el ojo a Fernando Lugo, de quien supuestamente había recibido una llamada para felicitarlo, cosa que el exobispo desmintió.

    Antes de dos meses, el pasado 9 de setiembre, ya desató la primera crisis en su partido, al copar de manera arbitraria y antiestatutaria el Tribunal Electoral Independiente (TEI) y el Tribunal de Conducta (TC), excluyendo de dichos organismos a exponentes del “Equipo Joven” o “llanismo”, que es la segunda fuerza política del radicalismo auténtico, a la que había vencido por estrecho margen en los comicios internos. Pero los relegados no se quedaron de brazos cruzados y, además de denunciar la maniobra antidemocrática, accionaron ante la Justicia, obteniendo una medida cautelar a su favor, por lo que la composición definitiva de dichas instancias aún está en veremos.

    Apenas 9 días después ya provocó una segunda crisis, tan o más grave que la primera. Días antes de la Convención que celebraron los liberales el pasado domingo, Alegre se había comprometido a que el caso de los 6 diputados del PLRA que no asistieron a la sesión de la Cámara en el cual se trató la intervención a la Municipalidad del Este, no sería abordado por la asamblea. Pero he ahí que un convencional propuso tratar el tema sobre tablas y, sin que él dijera una sola palabra, ni se les otorgara el derecho a la defensa, los 6 fueron inhabilitados como eventuales candidatos a cualquier cargo electivo en las próximas elecciones generales, siendo que entre ellos están legisladores de los más votados en sus respectivos departamentos.

    Por supuesto, los afectados y el movimiento “Equipo Joven” al que pertenecen, reaccionaron airadamente. Se retiraron de la Convención y judicializaron el caso, del que seguramente saldrán airosos. Pero al igual que en el tema de los tribunales, este hecho también tiene consecuencias políticas, como se demostró en la víspera, en la que una decena de intendentes del PLRA del Departamento Central, a los que entre paréntesis no les recibió en la sede del partido, pidieron su renuncia y que el vicepresidente, “Pakova”, asuma en su reemplazo.

    Así, en apenas 60 días, Efraín se convirtió no solo en un dictadorzuelo de opereta, al que sus correligionarios tarde o temprano pondrán en vereda, sino también en el artífice del fraccionamiento meteórico de este partido centenario que se merece a dirigentes más lúcidos.

    No sabemos si tiene asesores y, si los tuviere, cuáles son sus consejos. Pero una cosa es segura. Efraín no tiene brújula.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 22 septiembre, 2016, 7:25 am
  5. Los peligros de tener un Estado poco serio

    Los intendentes liberales del Alto Paraná denunciaron el llamativo interés de la Contraloría General de la República de practicar auditoría en todas las municipalidades con cuyos intendentes no son colorados. A simple vista no habría motivos para pegar el grito al cielo porque debería ser normal que la Contraloría solicite informes sobre el manejo de la plata pública, al fin y al cabo esa es su función constitucional. La institución fue creada precisamente para combatir la grosera corrupción con el dinero de la ciudadanía.
    No habría tampoco ningún motivo para escandalizarse, porque la institución contralora solicite informe de las administraciones anteriores, dado que la ciudadanía tiene derecho a saber cómo se manejaron los recursos, aún cuando las juntas municipales hayan aprobado todas las rendiciones de cuentas. Se sabe que los concejales se manejan con criterios absolutamente políticos y que con esas anteojeras pueden avalar cualquier arbitrariedad e inclusive corrupción con tal de proteger al correligionario y al partido.
    El ejemplo más claro de este tipo de manejo constituyó la junta municipal de las administraciones pasadas de Ciudad del Este, donde ediles semianalfabetos fueron manejados como borregos para aprobar todas las barbaridades, y que luego ellos mismos se sorprendían de lo que habían aprobado. En ese contexto, tampoco es anormal que la Contraloría audite administraciones fenecidas.
    Sin embargo, llama poderosamente la atención el caso de Presidente Franco, por ejemplo, donde los concejales y organizaciones ciudadanas solicitaron la auditoría de la administración de Alcides Fernández y Abrahan Alegre, ambos colorados que habían dejado la municipalidad en la bancarrota. Fueron denunciados multimillonarios faltantes de dinero, manejos absolutamente irregulares del dinero del Fonacide, adjudicaciones dudosas y un sinfín de irregularidades. Sin embargo, la Contraloría General de la República está interesada en los documentos de la administración del fallecido exintendente Miguel Medina Mauro.
    Es preocupante que en nuestra democracia todavía no podamos avanzar como sociedad en la construcción de un Estado solido. Es peligroso que nuestras instituciones estén en manos de personajes sin escrúpulos que pueden utilizar sus cargos para sacar beneficios personales y moverse por motivos absolutamente pasionales, crematísticos u hormonales. La auditoría de gestión de las autoridades debe ser absolutamente normal y rutinaria. Pero cuando se establecen privilegios, exclusiones y protecciones, los trabajos carecen de seriedad, se desmoronan las instituciones y salimos perdiendo todos, porque tenemos un Estado endeble, poco serio y peligroso. Lamentable.

    http://www.vanguardia.com.py/v1/index.php/component/k2/item/48722-los-peligros-de-tener-un-estado-poco-serio

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 22 septiembre, 2016, 7:22 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

ADN

5días

Peichante-Py en FB ✓

A %d blogueros les gusta esto: