estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

La dádiva como esclavitud política

En diciembre de 2010, la dictadura chavista lanzó la Gran Misión Vivienda Venezuela para dar un techo a alrededor de cien mil damnificados por las lluvias que habían devastado amplias zonas del país. Las viviendas fueron construidas y entregadas, pero los adjudicatarios no recibieron el correspondiente título de propiedad. Por ese motivo, la Asamblea Nacional –que ya no responde al Gobierno bolivariano– sancionó el 13 de abril de este año una ley que obligaba al Gobierno a regularizar la posesión de ese documento, ley que el Tribunal Supremo de Justicia, sometido a Nicolás Maduro, se apresuró a declarar inconstitucional pocos días después.

Se entiende perfectamente que el régimen que oprime a Venezuela no haya tenido el menor interés en que los poseedores de las viviendas se conviertan en sus propietarios, ya que la inseguridad creada adrede en que se encuentran les hace muy vulnerables a sus exigencias políticas. Es como mantenerles en un “cháke” permanente: “Si no te portas bien, te quedas sin casa”.

Es precisamente lo que se confirmó el 9 de septiembre pasado, cuando las familias que habían salido a las calles para protestar pacíficamente por la falta de alimentos fueron desalojadas de sus apartamentos por los matones bolivarianos. La canallesca medida puso en claro que la incertidumbre en cuanto a la propiedad inmobiliaria es un arma a la que los autoritarios recurren para castigar a quienes se atreven a ejercer algún derecho que los disguste.

El Paraguay es un viejo ejemplo de esta clase de denigrante manoseo de la dignidad de la gente de menores recursos. Antes el Instituto de Bienestar Rural (IBR) y ahora el Instituto de Desarrollo Rural y de la Tierra (Indert) han recurrido y recurren a prácticas similares. En efecto, a lo largo de décadas, tanto la dictadura de Alfredo Stroessner como los gobiernos democráticos posteriores hasta ahora han venido asignando lotes a campesinos, reales o supuestos, sin otorgarles el respectivo título de propiedad. Las tierras públicas funcionan así como moneda de extorsión para convertirlas en “lealtad” política. Estos indefensos ciudadanos, en verdad, se hallan en ascuas permanentemente, ansiando que el magnánimo “papá Estado” concluya los interminables trámites burocráticos que les permitan, alguna vez, tener el ansiado título de propiedad.

Entretanto, la entidad pública IBR-Indert adorna sus estadísticas con datos que revelan un aumento del número de beneficiarios, que no pueden obtener algún tipo de crédito por no poder ofrecer sus tierras como garantía. Esa inseguridad latente creada adrede los pone en manos de los caudillejos locales, de los funcionarios capitalinos y del propio Gobierno, que los mantienen sometidos a sus intereses políticos con la promesa de que se convertirán en propietarios.

A los campesinos no les queda otra: deben callarse y no exigir el documento a que tienen derecho, por no malquistarse con quien debe proveerlo, por temor a ser expulsados de la tierra que ocupan. Hay, así, una gran masa de campesinos amarrados por la dádiva, que les puede ser retirada si no siguen las órdenes de los mandamases y sus punteros.

Actualmente, algo similar podría ocurrir también con la Secretaría Nacional de la Vivienda y el Hábitat (Senavitat), como de hecho ocurrió con su antecesor, el Instituto Paraguayo de Vivienda y Urbanismo (IPVU), y las viviendas sociales. Para evitarlo, esa Secretaría debe entregar las casas con el título de propiedad, para que los beneficiarios no permanezcan expuestos a ninguna exigencia de carácter político por parte de nadie.

No se debe jugar con los bienes y los genuinos beneficios que el Estado reparte a los sectores más vulnerables de la población. Su posesión precaria no debe ser aprovechada para coartar la libertad de pensamiento de la gente ni mucho menos para propiciar la esclavitud política.

Entregar lotes y viviendas para después retener el título de propiedad impidiendo a sus receptores convertirse en dueños es un fraude.

Es repugnante aprovecharse de las necesidades de la gente para tenerla cautiva de intereses político-partidarios mezquinos.

http://www.abc.com.py/edicion-impresa/editorial/la-dadiva-como-esclavitud-politica-1519556.html

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

3 comentarios en “La dádiva como esclavitud política

  1. Paradoja gubernamental

    El Gobierno anunció que creó una “Comisión de Crecimiento, Equidad y Desarrollo”, cuya práctica será elaborar una estrategia económica de largo plazo, que trabajará contratando a expertos de nivel internacional, faena que durará un año y seguro será bastante gravosa.

    El Estado paraguayo ya dispone de una institución denominada Secretaría Técnica de Planificación del Desarrollo Económico y Social (STP) que debe encargarse de “coordinar, evaluar, diseñar y promover las acciones conducentes al desarrollo sostenible del país, brindando lineamientos, estudios, información y asistencia técnica para la formulación e implementación de planes y políticas públicas orientados a mejorar el bienestar de la población, en el marco de los principios de equidad, participación y responsabilidad social”.

    Con la noticia difundida, podemos discernir que la STP, institución creada por Decreto Ley 312 del 6 de marzo de 1962, no cumple con su liderazgo en la promoción, orientación y coordinación del desarrollo nacional, o lo hace muy mal. De ser así debería eliminársela del Presupuesto General de la Nación.

    Si así no fuese, este nuevo organismo creado por el Ministerio de Hacienda y el Banco Central del Paraguay, es una reverenda sandez dado que en lugar de racionalizar al gasto público, se crea uno que desempeñaría idéntica función que otro ya existente. Esta decisión bien podría enmarcarse en lo que Juan Domingo Perón decía: “Un camello es un caballo armado por una comisión”.

    Aníbal Reinaldo Pangrazio

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 20 septiembre, 2016, 8:04 am
  2. El programa Tekoporã

    Pocas veces una iniciativa de gobierno trasunta el período presidencial para el que recibió el mandato de gobernar. Los motivos casi siempre tienen que ver con mezquindades políticas, falta de visión o intereses ajenos. Hay otros, sin embargo, que por la naturaleza y el fin para los que fueron concebidos se han convertido con el correr del tiempo en políticas de gobierno.

    Esto ocurre con el programa Tekoporã, una iniciativa creada hace más de 11 años, que ha traído considerables beneficios para la población, especialmente para aquellas personas que viven entre las franjas más vulnerables. Este programa, cuya implementación bajo la administración Cartes ya es el cuarto gobierno que la promueve, lo administra la Secretaría de Acción Social (SAS), que esta semana realizó un balance de estos casi 12 años de gestión.

    En la rueda de prensa que realizó el titular de SAS, Héctor Cárdenas, éste informó que bajo este programa hubo un incremento del 70% de beneficiarios con relación a las cifras del año 2013. El Programa Tekoporã protege actualmente a 132.760 familias en 226 distritos de los 17 departamentos, de las cuales 14.000 familias pertenecen a diferentes comunidades indígenas.

    En lo que atañe a las comunidades nativas, también ha habido un salto exponencial. Cuando la nueva administración de esta secretaría asumió en el 2013, esta iniciativa gubernamental contaba solo con un 3% de la población indígena incluida a Tekoporã. Actualmente, esa cifra se disparó, ya que cuenta con 50% de cobertura para las comunidades indígenas.

    Vale la pena recordar cómo comenzó este proyecto 11 años atrás. Este programa de corresponsabilidad, en el que las familias de escasos recursos se comprometen a cumplir ciertos requisitos como escolaridad y programas de vacunación, fue llevado a cinco de los distritos más pobres de los departamentos de San Pedro y Caazapá. Hoy, más de una década después, ya son 226 distritos que reciben la asistencia económica.

    Los datos son alentadores y muestran a las claras que la asistencia del Estado ayuda a aliviar las graves falencias que posee la franja de población más desfavorecida. En este sentido, un experto del Banco Mundial, en base a la observación realizada sobre el impacto de Tekoporã, señaló que el programa ha tenido un efecto positivo en la vida de estas más de 132 mil familias que reciben la asistencia, pues se han logrado disminuir los déficits en educación, en cuanto a la permanencia de los chicos en las escuelas y su repitencia, así como en materia de salud, en lo que atañe al déficit de vacunación, por ejemplo.

    La apreciación internacional revela además que este programa ha influido positivamente en las familias beneficiadas tras aumentar los controles prenatales y por ende disminuir los casos de muerte materna y neonatal. Así también se ha incrementado la cantidad de matriculados en instituciones educativas.

    Los avances en esta iniciativa muestran que el Programa Nacional de Reducción de la Pobreza “Sembrando Oportunidades”, impulsado por el Gobierno Nacional, concebida como una política de Estado, se ha fortalecido con el correr de los años y en especial en la actual administración de Horacio Cartes.

    Pero, a pesar de los avances logrados hasta hoy, desde la administración central reconocen que aún falta mucho por hacer. Y el objetivo bajo esta gestión es bastante claro… y posible. La meta es llegar a 140.000 familias beneficiadas, es decir, alrededor de un millón de personas para fin del presente año.

    Y para que un programa de esta magnitud funcione adecuadamente y que provoque huellas profundas es necesario que se apliquen otro tipo de políticas públicas, que incentive aún más la educación y los proyectos de salud. Para que se capitalice un mayor impacto y se observe una reducción sustancial de la pobreza es necesario incentivar y promover una mayor calidad de la educación y el acceso a la salud, materias en las cuales tanto en el Gobierno, en general, y los ministerios de Educación y de Salud Pública, en particular, ya están trabajando.

    La lección que deja Tekoporã, por otra parte, se refiere a que un buen programa de asistencia pública no es capital exclusivo de un solo gobierno, sino que puede y debe convertirse en una verdadera herramienta de combate a la pobreza.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 17 septiembre, 2016, 7:11 am
  3. Vivienda digna, derecho imprescindible para el desarrollo del entorno familiar

    Una vivienda digna es un derecho imprescindible para el desarrollo del entorno familiar, sobre todo de los más pequeños que son los más afectados cuando las condiciones de vida son desfavorables. Este derecho se ha privado por décadas a miles de compatriotas por la desidia y la corrupción que carcomió el Estado.
    El nivel de pobreza, sobre todo la extrema, heredado por el actual gobierno, ha sumido a miles de familias en situaciones lamentables que deben ser reparadas urgentemente con medidas concretas, basadas en una política enfocada en soluciones integrales.
    No solo con la construcción de viviendas o el acceso a lotes se podrán brindar herramientas necesarias a los más desfavorecidos para que salgan de la penosa condición en la que se encuentran. Cualquier Estado debe encarar esta problemática con una política pública de alcance nacional, inteligente y transparente, para que los beneficiados, la ciudadanía toda y la clase política en su conjunto crean en las acciones que se desarrollan.
    A decir del Gobierno, esta línea de acción se cumple con el trabajo que viene desarrollando la Secretaría Nacional de la Vivienda y el Hábitat (Senavitat), con el liderazgo de una joven como Soledad Núñez, catalogada como una de las mejores ministras. Y no es vano este reconocimiento. La Senavitat viene impulsado numerosos proyectos que hoy ya benefician a miles de familias de todo el país, no solo con viviendas dignas, sino con instalaciones habitacionales integrales que permiten a sus habitantes desarrollarse en un entorno mucho más adecuado.
    Indudablemente la Senavitat, y esto es reconocido por la misma oposición al Gobierno, lleva adelante un eficiente trabajo que tiene como foco la construcción de entornos que permitan
    La Senavitat es una institución que está al servicio del sector público y tiene clara su misión: regir e implementar la política del sector habitacional del país, coordinando los procesos con los actores relacionados al sector, posibilitando el acceso universal a la vivienda y hábitat dignos, priorizando a las familias de escasos recursos, buscando soluciones integrales para disminuir el déficit habitacional y mejorar la calidad de vida de todos los ciudadanos.
    Cabe señalar que para ampliar las acciones que desarrolla el ente, firmó un nuevo contrato con empresas del sector privado para la construcción de 885 nuevas viviendas en el marco del proyecto Che Tapýi, que se impulsa con donación de Taiwán.
    El contrato por más de 60 mil millones de guaraníes con siete empresas constructoras permitirá la edificación de viviendas de interés social en San Marcos de Horqueta (Concepción); Las Mercedes, de Minga Guazú (Alto Paraná); Lucio Martínez, de Capiatá (Central); Oñondivepa, de Guarambaré (Central); 16 de Julio de Luque (Central); San Isidro II de Hernandarias (Alto Paraná). Todos los asentamientos mencionados son de la Secretaría de Acción Social (SAS).
    La misión del Senavitat, según su misma definición, es fijar la Política Nacional de la Vivienda e impulsar Programas Habitacionales, en el marco de las políticas macroeconómicas y del Plan Nacional de Desarrollo que las expresa, tendientes a satisfacer las demandas de vivienda y de soluciones habitacionales de la población. Indiscutiblemente, la está cumpliendo.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 17 septiembre, 2016, 7:06 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

ÑE’ÊNGA ✓

Gracias jakarupa rireguánte.8/12/16

Dejó sin pierna a motociclista y ahora suspenden el proceso

En este país, la Justicia solo trabaja medio día y a veces, ni trabaja.
Moraleja: Si tenés guita no hay problema chera'a. Kore qué injusto!
Justicia paraguaya... Paga 6 millones como "pena" por dejar sin piernas a una persona y casi dejarlo sin vida. Por algo somos la tercer peor justicia del mundo.
Un borracho platudo choca con su autazo a un humilde trabajador, a quien se le amputa su pierna y solo tiene que pagarle 6.000.000 de guaraníes, en cuotitas. Manejas alcoholizado y... Conductor pagará G. 500.000 mensuales tras choque que dejó sin pierna a guardia. Independientemente que haya habido ya un acuerdo con la víctima, qué suaves (¿?) son los castigos para conductores alcoholizados. Después dicen que el dinero no trae la felicidad.

Peichante-Py en FB ✓

Archivos

estadistas ✓

  • 969,661 visitas
Follow PARAGUAY. HA CHE RETÃ ✓ on WordPress.com

Escuche, vi y leí ✓

Banquina llena de botellas plásticas y otros desperdicios arrojados por peregrinantes. Triste realidad! La fe mueve montañas, los peregrinos... Basura #lamentable

La ambición por el poder da amnesia ... 10 años después este es el "nuevo rumbo" de Lugo, los tiempos cambian y los intereses también, jamas los politicos mantienen su palabra empeñada, sencillamente nadie resiste un archivo! Peligro para el país, sólito se está haciendo su tumba, vergüenza me da esta clase de políticos.

En San Lorenzo el cretinismo toma forma de micro que se adelanta en doble línea en pleno cruce... Consuelo: peores cosas hacen con sus chatarras todos los días

Es el primer día del pesebre y el camello ya está harto de todo. (?)

Se le armo el scrache social al borracho Alvarenga. Alto representante legislativo, "de pedo" no mató a nadie. Ndo jerai gueteri, hesa pili'upapeve omoco el guai... por eso que hasta el árbol vio que se le puso en el camino (?) Que imprudente el árbol, imputenlo por exposición al peligro, seguro era un árbol peregrinando! Lo que es la naturaleza, hasta un árbol salió huyendo de un posible accidente. Ha koa la ñande legislador, los primeros en respetarlas las quebrantan... lamentable. Cada idiota que tenemos en el país. Un criminal de raza y harto-peligroso el Diputadete éste, igual a todos los de su camarilla de farsantes y estafadores. Con "chapa cambiable"? En un país serio, estaría preso y sin permiso para conducir de por vida o presentando su renuncia a la Cámara Baja. Es un asesino potencial. Burro, borracho y cobarde. Hombre escombro.

A %d blogueros les gusta esto: