estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Complicidad del BID en la corrupción

El actual presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, el colombiano Luis Alberto Moreno, asumió el cargo por primera vez en julio de 2005, con la promesa de luchar contra el derroche y la corrupción que permeaban la administración del organismo financiero multinacional. Su compromiso con la honestidad de gestión institucional se diluyó en un mar de escándalos de corrupción, incluso mayores que los sucedidos durante los 17 años de la presidencia del uruguayo Enrique Iglesias al frente del banco. El más sonado de los cuales se dio en Haití, a fines de la década del 2000, cuando en ese país fungía como el representante del BID el actual representante en nuestro país, el brasileño Eduardo Almeida.

Son de conocimiento público los pormenores de la sarta de malos manejos durante su administración en la infortunada isla caribeña, a la que el banco estaba supuestamente ayudando a levantarse tras el terrible terremoto que la había azotado dejándola virtualmente en ruinas. Tan descarada fue la corrupta gestión del señor Almeida en Haití que provocó el bochorno de que sus desprolijidades fueran denunciadas al tribunal de ética de la administración central del banco. Obviamente, de conformidad con la regla no escrita de encubrimiento que regía en la institución, el presidente Moreno aplicó la lógica de las palomas del campanario, destituyendo a la funcionaria Mariela Antiga Bovio, quien en cumplimiento de su deber ético de responsabilidad había denunciado el grave desaguisado de su jefe.

Por su parte, el señor Almeida fue olímpicamente exculpado con base en una sentencia tramitada por un bufete de abogados de EE.UU. tras dos años de proceso. Pero las pruebas que constan en el expediente de marras no eximen de culpa al señor Almeida, aunque en última instancia su culpabilidad haya sido trasladada al organismo financiero internacional, protegiéndolo así en lo personal. El escándalo suscitado por las irregularidades cometidas en Haití por la administración del señor Almeida y el posterior encubrimiento del delito en que estuvo incurso en el desempeño de su responsabilidad institucional en el país caribeño desató fuertes críticas de organizaciones civiles que monitorean la transparencia de los organismos financieros multinacionales como el Banco Mundial (BM) y el BID. Incluso de legisladores de EE.UU. –el mayor aportante de fondos en ambas instituciones–, como el senador republicano Richard Lugar, quien desde entonces se ha convertido en el más severo crítico de la gestión del presidente del BID.

Con semejante negativo saldo de gestión, nueve meses después de ser reelegido como presidente en julio de 2010, el señor Luis Alberto Moreno se esforzó en lanzar una encendida aunque poco efectiva campaña para supuestamente combatir la corrupción imperante en el ámbito financiero del BID en sus programas de crédito a los países miembros, tanto de parte de los sectores prestatarios como de las propias autoridades del banco involucradas en la responsabilidad de velar por la correcta administración de los empréstitos en cada país.

Así, el 23 de marzo de 2011, comunicado de prensa mediante, el BID anunció que a partir del 1 de abril de ese año toda denuncia de corrupción será investigada y sancionada bajo un nuevo proceso que incluye un oficial de casos y nuevo comité clave que incluirá a miembros externos, entre otros cambios. La Oficina de Integridad Institucional (OII) seguirá investigando denuncias sobre prácticas prohibidas en actividades financiadas por el grupo BID y, bajo el nuevo marco, entregará el resultado de sus investigaciones al oficial de casos, que a su vez decidirá si procede una sanción en contra de un individuo o una firma. Las partes afectadas podrán apelar la decisión al Comité de Sanciones.

Cinco años después, el pasado 23 de junio del corriente año, el presidente del banco, Luis Alberto Moreno, declaró jactanciosamente durante una conferencia en la Universidad de Stanford (California) que la lucha contra la corrupción en Latinoamérica marca “un punto de inflexión histórico” en la región. En la ocasión, Moreno aludió al popular dicho brasileño “roba, pero hace algo”, afirmando: “nadie dice ya eso en Brasil o en ninguna parte de la región”, justo en momentos en que el escándalo de la petrolera Petrobras estaba en plena ebullición. Lapsus linguae que delata su cinismo, pues era algo que no podía ignorar como presidente del BID.

En ese tiempo, tampoco podía desconocer que su representante en Paraguay, el señor Eduardo Almeida, había autorizado el desembolso de US$ 4,5 millones del crédito del BID para el proyecto Metrobús y la reconversión del centro histórico de la ciudad, ANTES de que el Congreso lo aprobara por ley. No podía ignorar también que el señor Almeida aprobaría la contratación de una firma consultora argentina para el estudio del proyecto de reconversión urbana, sobrando consultores paraguayos especializados.

Lo que resta por verse es cómo el señor Almeida va a administrar el financiamiento del Metrobús. Como el mismo está a disposición de la discrecional normativa del banco, no debería sorprender que eventualmente repita las trapisondas que tan mala fama le dieron en Haití.

Mientras el señor Almeida se mantenga al frente del BID en nuestro país, la ciudadanía debe mantenerse atenta a cualquier jugada en complicidad con funcionarios gubernamentales. El sistema general del BID es corrupto, tramposo. Por eso sus altas autoridades son proclives a conceder empréstitos a gobiernos corruptos de la región, quienes, dejando de lado las leyes nacionales, se avienen a aceptar las normas discrecionales del banco, para, de ese modo, con la complicidad de su representante en el país, administrar deshonestamente el dinero que a la postre tienen que pagar los contribuyentes, en nuestro caso, los paraguayos.

El que se endeuda no es el BID, es el Paraguay, por lo que el pueblo paraguayo tiene derecho a que sean las autoridades del Paraguay las que se encarguen de su administración. Así, por lo menos, después tendrá la posibilidad de pedirles rendición de cuentas en el país, mientras los funcionarios del BID que participaron de la comilona ya estarán en otro lado disfrutando el fruto de su “buena fortuna”.

Esta es una grave pérdida de la soberanía nacional que tanto los diputados como los senadores de la Nación nunca debieron haber permitido, por lo que se impone su rectificación.

http://www.abc.com.py/edicion-impresa/editorial/complicidad-del-bid-en-la-corrupcion-1518160.html

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

7 comentarios en “Complicidad del BID en la corrupción

  1. Transparencia: Más allá de portales u oficinas

    En reiteradas ocasiones hemos escuchado cómo los secretarios de Estado, los asesores del presidente o hasta el mismo Cartes, han hecho alarde de la transparencia del Gobierno paraguayo. Y no solo localmente, sino también en encuentros internacionales.

    De acuerdo con los conceptos de la organización Transparency International, la transparencia consiste en sacar a luz pública las reglas, los planes, procesos y acciones del Estado. Es saber por qué, cómo, qué y cuánto.

    La transparencia garantiza que los funcionarios públicos, gerentes estatales y hasta los empresarios actúen de forma visible e informen sobre sus actos o actividades, siempre según el organismo. Pero, por sobre todo, significa que el ciudadano común, que aporta directa o indirectamente, pueda exigir cuentas, como una de las formas más seguras de protegerse contra la corrupción.

    Y es justamente en ese sentido que, según el índice de percepción de la corrupción, Transparency International ubicó a nuestro país en el puesto 135 en un ránking de 180 países.

    Habiendo dicho eso, es notoria la contradicción entre lo que dice el Gobierno y lo que realmente siente la gente.

    Haciendo un repaso a los logros de esta Administración, se puede decir, sin duda, que los portales webs y las oficinas de información pública se convirtieron en un gran avance para conocer y analizar la información pública.

    Pero obviamente no es suficiente. Si bien en la mayoría de estos portales se pueden encontrar reportes sobre la cantidad de funcionarios y sus sueldos, pocas entidades –siendo generosos– hacen realmente una rendición de cuentas. Cuánto dinero público se ha gastado, en qué, cuándo, cómo y por qué.

    La transparencia va más allá de portales u oficinas. Es explicarle a la gente cómo Juan Carlos López Moreira, secretario general de la Presidencia, obtuvo millonarios contratos para asegurar obras del Estado, o cómo una de sus empresas se convirtió en el mayor buscador de petróleo en el país.

    Significa contarle al ciudadano cómo la empresa del papá de Ramón Jiménez Gaona, ministro de Obras, fue premiada con la extensión del contrato de Tape Porã, o recientemente con la concesión del puerto de Concepción.

    Y, sin duda, es aclararle al contribuyente, ¿de dónde el Fisco sacó los USD 11,5 millones para pagar los aguinaldos extras a los funcionarios antes de las internas de diciembre pasado, siendo este un Estado deficitario año tras año? Son solo algunas de las respuestas que hasta ahora seguimos esperando, en honor a la transparencia.

    Iván Lisboa

    http://www.ultimahora.com/transparencia-mas-alla-portales-u-oficinas-n1135333.html

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 02/03/2018, 8:34 am
  2. Corrupción, tema espantavotos

    La última versión del Índice de Per­cepción de la Corrupción dado a cono­cer por Transparencia Internacional nos mantiene en el último decil de la tabla en donde compartimos lugares con México, Haití y Venezuela. ¿Sirve para algo este indicador? Si sólo va a ser útil a los que se regodean con ocurrencias tales como “adivi­nen cuál es el país más corrupto…”, sólo serviría para la autoflagelación.

    En cambio, si se toma como herra­mienta de trabajo para articular una política coherente en acción de go­bierno, entonces sí podríamos hablar de un paso positivo en la dirección correcta.

    El problema es que para hacerlo, hace falta no sólo voluntad política por parte de los gobernantes sino también compromiso de la sociedad víctima de los efectos letales de la corrupción. Cuando Horacio Cartes hacía carrera hacia la Presidencia de la República, la presentación de su Plan de Gobierno 2013-2018 no te­nía, en ninguno de los 62 gráficos de su presentación, una sola frase que describiera algo parecido a un plan de lucha contra la corrupción.

    En su acción de Gobierno, eso está quedando plenamente demostrado. Lo malo es que ninguno de los dos candidatos en carrera para asumir en agosto próximo muestra el menor síntoma de mejorar esa realidad. Los cinco primeros ejes enunciados por el candidato aliancista son tierra, ni­ñez, educación, género y energía. En ninguno de los demás asoma siquie­ra una mención al tema corrupción.

    Al candidato colorado no le va mu­cho mejor. En sus presentaciones públicas habla de una nueva visión de Estado, de seguridad ciudadana, de imperio de la ley, de educación de calidad pero tampoco ofrece, como tema prioritario, nada parecido a un diseño básico de lucha orgánica y transversal contra la corrupción.

    En cuanto al compromiso ciudadano, el panorama es distinto. Las medi­ciones realizadas por la consultora Latinobarómetro (2011-2015) indi­can un crecimiento sensible de la conciencia ciudadana de denuncia de actos corruptos que la tocan de cer­ca, por ejemplo, el pago de coimas a agentes públicos.

    El instituto AméricasBarometer da una vuelta de tuerca y agudi­za el análisis, informando que en el Paraguay, por ejemplo, crece el apoyo ciudadano a lo que define como “vigilantismo”, un concepto derivado de esta pregunta: ¿Cuánto aprueba o desaprueba Ud. que las personas se tomen la ley en sus propias manos cuando el gobier­no no castiga a los criminales? En el Paraguay, esta variable tiene sus fundamentos en conceptos como “ausencia de Estado” (caso EPP) y en los crecientes “arrestos ciu­dadanos” que se multiplican ante la proliferación del raterismo, los asaltos y la corrupción policial y judicial generalizada.

    “Los países que priorizan la lucha contra la corrupción y crean políticas nacionales a través del consenso y la participación pública y política, es­tán mejor posicionados para dar un salto cualitativo significativo” señala el informe 2017 de TI. Y agrega: “Los candidatos y los partidos políticos tienen una oportunidad importante de incluir fuertes componentes anti­corrupción en sus propuestas y pla­taformas electorales para promover el cambio estructural”.

    Ya hemos visto que en la campaña actual, el tema corrupción es prácti­camente ninguneado por los princi­pales candidatos. Los resultados son previsibles.

    http://www.5dias.com.py/corrupcion-tema-espantavotos/

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 02/03/2018, 8:33 am
  3. Salvación eterna de los corruptos

    No nos vengan (los políticos partidarios) con el cuento de la “pobreza cero” y menos con “corrupción cero”. La pobreza nunca se acabará porque es parte del “pecado original”, que sabemos de donde proviene y la causa que la originó.

    Es el caldo de cultivo para que reine la corrupción. Solo después del “juicio final” se acabarán, o en la “nueva vida” que nos tiene preparada DIOS. Recuerden esto, “ganarás el pan con el sudor de la frente”, que no se refiere solo al trabajo convertido en pan para alimentarnos materialmente, sino a que todo objetivo o meta, solamente se alcanzaría con esfuerzo, mérito y sacrificio personal; y no con “subsidios del Estado”.

    Nuestro país necesita de gobernantes patriotas, honestos y políticos con vocación de servicio que busquen el bienestar de sus gobernados, y no anteponer objetivos personales o sectaristas para satisfacción de “sus egos” o de un pequeño grupo, generalmente familiares, amigos, adeptos o aduladores.

    Los recursos del país, antes que todo, son de Dios, entonces, llegado el momento a Dios rendirán cuenta de sus actuaciones. Recuerden a aquel presidente de la República que iba al “Palacio de los López” valiéndose de sus “dos extremidades inferiores”, volviendo a su domicilio de la misma forma. No importa a que color partidario perteneció. Los valores morales y universales no tienen colores ni fechas de vencimientos.

    Para mí la “salvación eterna del corrupto” será imposible si es que no se arrepiente ante Dios, la sociedad y devuelva lo ajeno sustraído irregular e ilegalmente.

    Yo creo que el corrupto le perdió totalmente el miedo al Todopoderoso creador de todas las cosas; o quizás no profese devoción y fe alguna a ningún DIOS; al parecer en el infierno no habrá cabida para todos.

    Suelo ver, y creo que muchos de ustedes también, que en los oficios religiosos dominicales o cualquier otro día, siempre participan de los mismos personas señaladas por la sociedad como CORRUPTOS de la función pública, algunos hasta se atreven a recibir “la comunión” sin temor de que por ahí la hostia se convierta en su boca en un carbón encendido. Aparentemente salen del templo reconfortados, pero sin señal de arrepentimiento, cambio o mejoramiento en sus funciones laborales. Roguemos al “que no tuvo principio ni tendrá fin”, creador del universo, por el perdón de nuestros pecados y los de nuestros “hermanos corruptos”.

    Heraldo Rojas

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 24/11/2017, 8:26 am
  4. Tímidas medidas anticorrupción en el Paraguay no son suficientes

    Según investigaciones de la organización Transparencia Internacional, posiblemente la que más confiablemente desarrolló la compleja técnica de calcular el grado de corrupción de cada Estado en el mundo, recurriendo a indicadores proporcionados por un gran número de organismos e instituciones, el Paraguay continúa situado en los primeros puestos de la lista de países con administraciones gubernamentales que toleran las irregularidades y vicios en los actos públicos, o que se sirven de ellas para mantener a sus políticos en el poder y en el disfrute de privilegios ilícitos.

    Aunque Paraguay mejoró ligeramente su puntuación, con relación al año 2011, en el que alcanzamos un pico de corrupción, según los índices de esta organización, de acuerdo a los cálculos actuales correspondientes al año 2014, entre los veinte países latinoamericanos de habla hispana tenemos el “honor” de figurar en segundo puesto entre los más corruptos, con 150 puntos, detrás de Venezuela (161) y antes que Nicaragua (133).
    Un hecho que no merece mayor investigación, porque es evidente por sí mismo, es que en los países donde no existe control social, o donde se impide o se trastorna de algún modo el poder de intervención de las organizaciones de la sociedad civil y de la prensa libre, los gobernantes y sus socios del sector privado encuentran la vía expedita para cometer todo tipo de fechorías.
    Y allí comienza todo, pues cuando el ser humano sin contención moral, en especial si tiene abierta la canilla de los fondos públicos, descubre el placer de hacerse millonario sin trabajar y sin tener que responder ante la justicia, sucumbe a la tentación y se entrega de lleno a aprovechar todo lo que quede al alcance de sus manos. Esta debilidad humana debería ser corregida por el poder político, pero si este mismo es el que comanda la fiesta, no hay mucho que esperar.
    Cabe felicitar al presidente Cartes por su determinación de suprimir las famosas bonificaciones con que los organismos públicos saquean el erario para favorecer indebidamente a funcionarios paniaguados, sindicalistas corrompidos o supernumerarios que son inútiles para el servicio de la sociedad y el bien común. Anunció que sería por este año; ojalá la experiencia sea positiva y se aplique en forma definitiva; de lo contrario, quedará en la historia de las frustraciones nacionales como otro simple acto de oportunismo.
    En cuanto al Poder Legislativo y los poderes locales, no se escucha a ningún senador, diputado, gobernador, intendente o concejal que se levante en defensa de los dineros robados al pueblo o derrochados en autogratificaciones y otras modalidades inventadas para meter la mano en la caja pública sin consecuencias penales. No existe un solo funcionario público ni sindicalista que sienta un mínimo de honestidad y patriotismo y se aproxime a la justicia, o a la prensa, a denunciar los actos ilícitos que se cometen en su lugar de trabajo y que le consta por ser testigo presencial.
    A ninguna de estas personas le importa un pepino la corrupción, aun sabiendo perfectamente bien que es la causa principal de la ignorancia, la pobreza y el atraso que agobian al 70% de la población paraguaya. Por lo tanto, la reacción tendrá que comenzar en otro sector social, de los ciudadanos y las ciudadanas que son saqueados y saqueadas todos los días, porque de los que ejercen alguna forma de gobierno ya no cabe esperar absolutamente nada en materia de combate a la corrupción.

    http://diariolajornada.com.py/v6/category/editorial/

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 05/11/2016, 12:06 pm
  5. Caprichos políticos no deben entorpecer el progreso
    16 octubre, 2016

    Néstor Ojeda Mendoza.
    El momento netamente electoralistas y coyuntural que atraviesa el país, no debe constituirse en capricho de unos cuantos senadores colorados disidentes al oficialismo de la ANR, en connivencia con los de la izquierda y los del PLRA, para tirar al tacho los 200 millones de dólares de préstamos ofrecidos a nuestro país por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para la prosecución de las obras de progreso que tan buena imagen le están dando a Paraguay en la región en el concierto de las naciones.

    Los parlamentarios arguyen excesiva deuda para la sociedad nacional, sin embargo según el Fondo Monetario Internacional (FMI), considera a Paraguay, el país que menor deuda cuenta con los entes bancarios internacionales.

    Las numerosas obras de infraestructura que está ejecutando el gobierno del presidente Horacio Cartes es admirable, lo cual debiera de haber sido acompañado por todos los estamentos políticos partidarios, sin tener en cuenta de donde provenga el interés por elevar la imagen de la nación tan deteriorada en los sucesivos y malos gobiernos salpicados por tantos actos de corrupción en sus momentos.

    Las actuales obras de infraestructuras encaradas por el gobierno colorado del presidente de la República, Cartes Jara, no deben ser interrumpidas por los caprichos mal humorados de unos cuantos senadores colorados disidentes, rejuntados con los de otros partidos y de la izquierda.

    El pueblo sabe que unos 100 mil obreros paraguayos están trabajando activamente en numerosas empresas de la construcción, y si al empréstito provenientes del BID, no se le da vía libre, de acuerdo a la información de los empresarios, se reducirán al 50 por ciento la labor de la mano de obra trabajadora paraguaya, lo cual afectará directamente el estomago de los más de 50 mil obreros paraguayos que estaban llevando el sustento diario y regular a sus familias.

    Las obras son amores, y esa premisa, hasta en la misma religión está catalogada de esa manera, lo cual no puede truncar unos cuantos parlamentarios de la Cámara Alta, por la sencilla razón de sentirse molesto por la forma patriótica de gestión del actual presidente de todos los paraguayos.

    El momento que vive la sociedad nacional, es tan diferente de hasta hace unos pocos años, cuyos gobernantes de turno solo desangraban las arcas del Estado para sus beneficios propios y de sus pequeños sequitos. Llenaban de miseria a las familias más humildes asentadas en la geografía patria. El pueblo debe de asestar un duro golpe a los políticos que solo piensan en su beneficio propio, y no en el bienestar general de la nación.

    Es hora de que la ciudadanía honesta y con sangre de patriota paraguaya, vuelva a llenar las calles a través de las movilizaciones, para demostrar su repudio a estos senadores que sin ton ni son tiraron a la basura el empréstito del BID para la prosecución de las obras de progreso en nuestro país.

    Los caprichos políticos y mezquinos no debieran y tampoco no corresponde entorpezcan el normal y acelerado progreso. Este desarrollo se logra gracias al actual gobierno que viene encarando varias obras, y que hoy día es la admiración de muchas naciones del mundo.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 17/10/2016, 6:10 pm
  6. El regalo del BID

    Por Guido Rodríguez Alcalá

    El BID le regaló al Gobierno un proyecto de construcción de varios edificios en la zona del puerto de Asunción; además del proyecto, le ofreció veinte millones de dólares para comenzar las construcciones. El resto lo tiene que poner el Gobierno. ¿Cuánto? Según algunos, USD 35 millones; según otros, USD 55 millones; otros elevan la suma a USD 100 millones; lo sabremos a la hora de pagar.

    La Asociación de Arquitectos del Paraguay no está de acuerdo con el proyecto, pero el MOPC está empeñado en llevarlo adelante, le guste o no le guste a nadie.

    En poco tiempo se lanza la licitación internacional, sobre la base de la APP (alianza público-privada). Una APP puede ser una versión financiera del EPP, porque opera en secreto y nos somete a la decisión de los tribunales internacionales, de triste memoria.

    Uno de esos tribunales obligó al Paraguay a pagarle a la Société Générale lo que no le debía. Otros de la misma laya le han hecho perder un dineral en gastos judiciales en el affaire Gramont, que no sabemos cómo terminará. Por algo dijo Stiglitz, ganador del Nobel de Economía: la globalización tiende a reemplazar a las dictaduras tradicionales por la dictadura de las finanzas internacionales. ¡No importa! ¡Adelante por el mismo rumbo, que no es nuevo sino rancio!

    ¿A qué se debe la generosidad del BID? Al final de cuentas, el BID es un banco, y no está para regalarle nada a nadie, por muy banco de desarrollo que sea. Tampoco consta que haya desarrollado mucho a los países americanos. Sus programas de reforma de la educación del Paraguay han sido un fracaso. Esos programas de educación vinieron con créditos y con las instrucciones para utilizar el dinero de los créditos.

    Pese a su declarado nacionalismo, Stroessner dejó que una burocracia internacional modificara los planes de enseñanza. Cambiando lo que se debe cambiar, la historia se repite: ahora no se trata de la educación, sino de la urbanización, que viene a ser una gentrificación, o sea una chuchificación: construir un barrio exclusivo en esa zona. Una activa participación tendrán las empresas privadas, las fuerzas vivas que, sin ninguna duda, demostrarán que son vivísimas.

    La gentrificación vendrá después; el primer paso será la construcción de seis edificios para seis ministerios (o secretarías de gobierno) que ya tienen sus propios edificios. Entre ellos está el Ministerio de Educación, cuyo problema no es edilicio, al menos en la capital. En el interior, el 70% de sus escuelas tiene serios problemas, y esa debería ser su prioridad, no la de tener oficinas con vistas al río. Nadie sabe cuánto costarán esas construcciones (Contratación Pública no tendrá intervención), pero sí se sabe una cosa: todas las cloacas del nuevo barrio exclusivo terminarán en la bahía de Asunción, donde lo único que no falta es contaminación.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 14/09/2016, 7:38 am
  7. Roma y Guarambaré

    Por Caio Scavone

    Un antiguo acueducto de Roma suministraba agua a esta añeja ciudad y la historia nos relata que con la “ayuda de la Virgen” algunos entendidos en la materia localizaron una naciente de agua que fluía pura y potable a solamente una corta distancia de 22 kilómetros de Roma y tenía un caudal de unos 100.000 m³/día.

    El agua corría por el acueducto llamado Aqua Virgo que construyeron y fue utilizada por más de 400 años. A Roma le llegaba el agua también por otros acueductos que fueron rotos por los Godos y los romanos medievales se vieron obligados a sacar agua de los pozos contaminados y del río Tíber, cuyas aguas también estaban contaminadas por el uso de cloaca que prestaba. El Papa Nicolás V hizo reparar el acueducto en el año 1453. La fuente se originó en el año 19 aC.

    La Essap del Paraguay, y a 563 años de diferencia, no puede llevar el agua unos cuantos metros sin que revienten los caños de conducción y ser gestor de enormes baches que pululan en Asunción y en casi todas las ciudades de este país.

    Los romanos ya transportaban el agua y la fuente en cuestión se colocó en un cruce de 3 calles y por eso recibió el nombre de tre vie. Esta gente tenía la vieja y bella costumbre de construir una fuente de agua al final de los acueductos.

    La fuente de Trevi fue rediseñada por varios arquitectos, entendidos en la materia y hasta por los Papas de la Iglesia Católica. Sufrió variadas modificaciones y diseños transformados hasta que el 30 de junio del 2014 fueron las últimamente inauguradas pero en ningún momento los turistas dejaron de llegar a la fuente. El último remodelado costó 2.500.000 euros.

    La fama que tiene esta fuente es la de lanzar monedas al agua y la tradicional leyenda consiste en lanzando una moneda siempre se vuelve a Roma. Lanzando dos monedas se logra un nuevo romance y tres aseguran el matrimonio o un divorcio. Hay que ver si en esta cuestión hay un empate o ganan los que van por lo segundo.

    Unos 3.000 euros por día y más (en el 2011 arrojó un promedio de 951.000 euros/día) se juntan en la fuente y el dinero se usa para sufragar los gastos en un supermercado para los romanos carenciados desde el año 2007. Hoy esa fuente (Fontana de Trevi) es más linda y grande de Roma. Tiene 20 m de ancho y 26 m de altura. Se hicieron famosas películas en su entorno como “La dolce vita” (1960) con Marcello Mastroianni y “Tres monedas en la fuente” (1954), cantada por Frank Sinatra.

    El pasado 7 de setiembre nuevamente fueron lanzados billetes y monedas desde el campanario de la iglesia de Guarambaré para gente carenciada de la localidad en honor a la festividad de la Virgen María, patrona de esa ciudad. Cada año lo hacen las personas que agradecen algún favor recibido. Los billetes son de poco valor pero la pelea, los empujones, heridos y contusos equivalen a la gran necesidad y gente carenciada existente. El vito de dinero que se realiza cada 7 de setiembre se aflojó un tanto este año y los promeseros ofrecieron también comida para desistir en algo a la tirada de dinero desde el balcón de la iglesia. Esto se hace en Guarambaré desde el año 1988.

    El verdadero vito que se tiene en el mundo es lo que hace cada gobierno paraguayo, no le alcanza ni Guarambaré y la Fontana de Trevi no tiene ni para comenzar. Se dilapidan millones en nombre de los indígenas, niños de la calle, pobres extremos, concentraciones partidarias, paladas iniciales, Fonacide y royalties, pollitos y yacarés, anatómicos, equipos de “inteligencia“(?) y generala en las FF.AA.; campesinos con y sin tierra, planilleros y operadores políticos, sueldos exorbitantes, subsidios, helicópteros, rutas desastrosas, niñeras, coquitos, caseros, secretarias de oro y más monedas que se dilapidan…

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 13/09/2016, 7:09 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

clima ✓

Click for Asunción, Paraguay Forecast

ÑE’ÊNGA ✓

Arriéro costilla vera San Miguel.19/06/18

abcCOLOR ✓

.

ULTIMA HORA ✓

.

LA NACIÓN ✓

.

CRÓNICA ✓

.

POPULAR ✓

.

EXTRA ✓

.

5días ✓

.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: