estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Cacería de brujas

En la Norteamérica de los años 50, bajo la Guerra Fría del senador Joseph McCarthy, probablemente apelar a un recurso así hubiera resultado demoledor. También lo hubiera sido en el Paraguay de los años 60, 70 y hasta 80, con tantos pyrague de la dictadura stronista encontrando comunistas ateos y apátridas hasta en la sopa.

Pero… ¿ahora? ¿En plena era digital, con océanos de redes sociales y datos abiertos en internet? Tras la posmodernidad del “fin de la historia” y “la muerte de las ideologías”, ¿alguien puede creer todavía que hay tipos barbudos que comen niños, o que la gente acepte cuentos como las antiguas historias del cucú lelé?

Aun así, el ministro del Interior, Francisco De Vargas, acusó al ex ministro Rafael Filizzola, presidente del Partido Democrático Progresista (PDP), se ser un “aliado político” del grupo armado criminal Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), al que se atribuye el reciente asesinato de ocho militares en Arroyito, Concepción.

Tan grave acusación, venida del principal ministro político del gabinete de Horacio Cartes, estaba sustentada apenas en una vieja foto, en la que se ve a Filizzola hablando con Lucio Silva, actual miembro del EPP, y con Gustavo Lezcano, procesado por el secuestro de Cecilia Cubas.

Bastó que narremos en qué circunstancias se tomó y publicó esa foto, en un reportaje de ÚH del 18 de marzo de 2002, cuando ambos se presentaron ante la Fiscalía y el entonces diputado Filizzola fue un intermediario, para que la “prueba” del ministro De Vargas se desbarate por su propio peso. ¿Es tan precario su servicio de inteligencia?

Pero está visto que el “disparen contra todo lo que huela a izquierda” no es un discurso aislado de De Vargas, sino un libreto que sale de la ANR y de Mburuvicha Róga, donde el asesor político Javier Zacarías Irún disparó que “el Frente Guasu es el brazo político del EPP”, sustentándose en las mismas antiguas “pruebas” ya mostradas incontables veces: fotos del ex presidente Fernando Lugo y otros con personas que hoy serían cercanas al grupo armado, pero que ya fueron desechadas por la propia Fiscalía en los juicios por secuestro, por no probar absolutamente nada.

Hasta el supuestamente ilustrado y progresista ministro de Educación, Enrique Riera, cayó en el burdo juego de la “cacería de brujas” (la misma que la dictadura stronista aplicó contra su padre exiliado) al recalentar las viejas sospechas de “adoctrinamiento marxista” contra la escuela de Tava Guaraní, por tener figuras del Doctor Francia y el Che Guevara pintadas en sus paredes.

O los del Gobierno cayeron todos en el túnel del tiempo… o están muy desesperados por lo que pueda suceder en las próximas elecciones.

Por Andrés Colmán Gutiérrez

http://www.ultimahora.com/caceria-brujas-n1021048.html

 

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

10 comentarios en “Cacería de brujas

  1. Natalio stronista

    Por Edwin Brítez

    “Me van a disculpar únicamente los que no son stronistas. Yo soy stronista porque en la época de Stroessner solamente era paz, trabajo y progreso, y Horacio Cartes, vos seguís la huella que él dejó”, dijo el intendente de Natalio, Ramón Schneider, en un discurso frente a un público integrado por gente de su comunidad, autoridades nacionales y regionales, e invitados de otros lugares.

    En otro acto igual al anterior, donde también estuvo el presidente Cartes, el diputado colorado Luis Alberto Larré recomendó reeditar la cadena de radioemisoras del país como en la época de la dictadura stronista “para difundir por las emisoras amigas las obras del gobierno colorado”.

    A mí no me preocupa que una persona se declare stronista o de cualquier otro signo político o ideológico, desde el momento que al vivir en democracia, cada uno tiene la libertad y el derecho de proclamar su pensamiento, su identidad política y su adhesión a una ideología, sin consecuencia alguna para su libertad y menos aún para sus bienes.

    Como ya no estamos bajo el régimen dictatorial que reivindica el intendente de Natalio, donde sí estaba prohibido y se castigaba con severidad el hecho de pertenecer, por ejemplo, al comunismo, o simplemente por resistirse a pertenecer al stronismo, la democracia debería encargarse de “eliminar” esta clase de pensamiento (no de la persona) demostrando ser mucho mejor que la dictadura, para lo cual no es necesario perseguir y menos eliminar al enemigo, como efectivamente ocurrió “en la época de paz, trabajo y progreso”, que resalta Schneider.

    Lo que me preocupa de este tipo de manifestaciones –que son frecuentes desde la caída de la dictadura en 1989– es la reacción de la gente que presencia el hecho, es decir de los que están ahí escuchando en vivo y en directo y no a través de otros o por los medios de comunicación como para tener un margen de duda sobre lo expresado por la autoridad que ellos eligieron para representarlos.

    La crónica de ABC Color dice que el discurso del intendente de Natalio “generó el aplauso de la concurrencia reunida en el tinglado de un club privado”. Ahí está, estimados lectores, la parte peligrosa de esta historia, no solo porque significa la negación de las evidencias de que el stronismo fue un régimen despótico, violador de los derechos de las personas, corrupto y corruptor y destructor de las organizaciones y de la mentalidad democrática de varias generaciones, sino porque hay quienes repudian aquello pero se resisten a creer en la probabilidad de un retroceso.

    Es grave y peligroso porque ahí, en ese acto no solo se reivindicó la dictadura sino que una autoridad elegida por el pueblo comparó al presidente de la República con el dictador y aquel no atinó a ensayar ninguna negación ni desmentida. Una cosa es manifestar en ejercicio de la libertad de expresión la identidad política y otra muy distinta es identificarse pro dictadura e identificar a un compinche que resulta ser nada más y nada menos que el presidente de la República, en medio del aplauso del propio presidente, el vicepresidente, el gobernador y diputados del departamento y de una parte de la comunidad local, que entre todos se aproximan bastante a una asociación ilícita para delinquir.

    Teniendo en cuenta el principio constitucional de que “la crítica de las leyes es libre, pero no está permitido predicar su desobediencia”, el fiscal general tendría que ir viendo qué hacer con autoridades que engañaron a su pueblo, proclamándose democráticos en campaña electoral y una vez electos no solo revelan su verdadera identidad autocrática, sino que proponen públicamente volver a hacer lo que hacía la dictadura, porque la Constitución establece que “la dictadura está fuera de la ley”.

    Admito que en Natalio debe haber otros stronistas como el intendente, pero mientras nadie ahí se anime a desmentir lo que dijo su representante, teniendo la libertad de hacerlo, es porque todos se sienten cómodos con esa identidad en ese distrito.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 25 septiembre, 2016, 7:41 am
  2. ¿Se vivía mejor?

    Por Alcibiades González Delvalle

    De vez en vez aparecen voces que procuran reivindicar al gobierno del general Stroessner. Muchos jóvenes hacen lo mismo seguramente influenciados por sus padres o por las mismas autoridades nacionales o locales. “Antes no existía la anarquía que hoy vivimos”, repiten con insistencia. ¿Y cuál es la anarquía? Las manifestaciones obreras, campesinas, estudiantiles, etc., que ganan las calles en busca de mejores condiciones de vida.

    Esta “anarquía” era impensable en la dictadura que reprimía con extraña dureza cualquier intento de protesta. Creía, porque le convenía creer para su permanencia en el poder, que la paz era la salvación del país. Pero confundía la paz con la ausencia total de cuestionamientos. No permitía que se expresase nada que, supuestamente, pusiera en peligro la “tranquilidad” y el “orden”. A la corrupción le llamaba “el precio de la paz”.

    Frente a la actual protesta estudiantil, aparece la sombra de Édgar L. Ynsfran, jefe de policía de Stroesser y luego su ministro del Interior.

    Del 10 al 13 de abril de 1956 hubo una huelga estudiantil. A menos de dos años del gobierno de Stroessner, los jóvenes universitarios advirtieron que los actos políticos iban directo hacia una dictadura. Salieron a la calle a pedir un régimen democrático. La respuesta fue la intervención de la Universidad Nacional en base al informe que Ynsfrán le dio a Stroessner, con copia a la embajada norteamericana y uno especial a la Junta de Gobierno, con fecha del 18 de abril de 1956. Algunos párrafos expresaban:

    En nuestra opinión, el Gobierno de la República enfrenta una vasta conjura de las fuerzas coaligadas de los tradicionales enemigos de nuestro partido: liberales, febreristas y comunistas.

    Respecto de los hechos posteriores a los de los sucesos de la pasada semana, me permito reseñar los siguientes:

    –Huelga de médicos y empleados del Hospital de Clínicas, institución que ha sido transformada en foco de subversión, so capa de protestar contra la intervención en la Universidad.

    –Huelga estudiantil universitaria de protesta contra los desagradables sucesos en la Facultad de Medicina.

    –Huelga parcial de estudiantes secundarios activamente instigados por jóvenes universitarios, numerosos padres de familia de filiación opositora y algunos directores y profesores de establecimientos educacionales privados.

    –Buceos y contactos afanosos en el campo obrero, a fin de extender la agitación al proletariado nacional.

    –Intentos de reuniones tumultuosas e imprevistas, con instigación de agitadores individualizados.

    –La dura y fatigosa labor policial que multiplica sus esfuerzos ante los reiterados conatos que tienen toda clase de forma y expresión, y revelan un estado generalizado de agitación. (Hasta aquí la transcripción).

    Lo dijo bien el Dr. Ynsfrán. La policía tuvo una “dura y fatigosa labor” en el garroteo a los estudiantes, profesores y padres de familia.

    Después vino un largo silencio al que el Gobierno le llamaba paz y tranquilidad. Pero de las cenizas de la actitud estudiantil surgió otra protesta en mayo de 1959. Hacía unos días que el Gobierno había dispuesto el aumento de pasajes en los ómnibus. Ante esta situación, estudiantes de la secundaria y universitarios se reunieron en le Plaza Italia para hacer oír su disconformidad con la medida gubernamental, calificada de inoportuna y abusiva, al solo efecto de contentar a los empresarios del transporte que ponían sus vehículos a disposición de las autoridades para cualquier reunión partidaria.

    Esta vez la represión fue mucho más brutal que la anterior vez. Se estrenó con los estudiantes la Policía Montada. Hubo muchos heridos y apresados. Los parlamentarios colorados –no había de otros partidos– que demostraron su simpatía con la protesta estudiantil, fueron apresados, torturados, echados del país.

    Y de nuevo el largo silencio disfrazado de paz y tranquilidad. ¿Se vivía mejor?

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 25 septiembre, 2016, 7:41 am
  3. Conspiradores

    Por Fernando Boccia

    De entre los muchos adjetivos que le caben a este gobierno, el de paranoico es uno de los más precisos, a juzgar por las declaraciones que ante el estallido de una crisis ofrecen ministros, políticos oficialistas y el mismo Horacio Cartes. Desde que llegó al poder, el presidente y su entorno emprendieron la difícil misión de convencer al mundo que existen conspiradores que permanentemente amenazan al nuevo rumbo.

    Hace poco menos de un año un incendio consumió gran parte de una subestática de la ANDE dejando al descubierto una antigua desidia estatal en el tratamiento de transformadores en desuso. Días después del episodio que “pudo haber sido la mayor catástrofe del país”, según el presidente de la ANDE, Víctor Romero, el presidente acusó al Frente Guasu de haber complotado para provocar el siniestro. El primer mandatario, en el calor de un acto partidario, aseguró que opositores “importaron desestabilizadores” para iniciar el incendio.

    No hubo nada más: ni pruebas, ni denuncias oficiales, ni investigaciones serias. Claro está, este tipo de discurso tiene un objetivo efectista. No busca desmantelar una intrincada red de políticos, activistas y delincuentes unidos para tumbar al presidente, sino alejar el debate sobre las falencias y negligencias del gobierno, aunque sea un poco, aunque sea un rato y aunque sea muy sucio.

    La jugada fue repetida varias veces a lo largo de estos tres años de administración Cartes, pero no tuvieron reparos en utilizarla de nuevo ante el peor ataque del EPP en toda su existencia y, consecuentemente, el peor momento de este gobierno. La mañana siguiente al atentado en el que murieron ocho militares, el ministro del Interior empezó su alocución ante la prensa afirmando que el país está dividido entre los que están con este gobierno y aquellos que están a favor del EPP. No hay puntos medios, aseguró De Vargas, para luego reflotar gastadas acusaciones –de nuevo, sin evidencias tangibles ni verosímiles– sobre la supuesta vinculación de políticos opositores con el grupo criminal. Poco después, la jugada se repitió cuando organismos de seguridad alertaron sobre un supuesto plan de Jarvis Chimenes Pavão para matar al presidente.

    Mientras que todos conspiran contra Cartes, hay algunos datos curiosos que merecen ser recordados: Durante este gobierno el EPP mató a más personas y cometió más secuestros que en cualquier otro. Organizaciones narco se disputan abiertamente el territorio en la frontera seca con un tendal de muertos que sigue aumentando. En los últimos tres años, sicarios mataron a más periodistas que, de nuevo, en cualquier otro gobierno y tan solo en la última semana atentaron contra un reportero en Itapúa, un diario en Ciudad del Este y una radio en Pedro Juan Caballero.

    Si tan solo dejaran de conspirar contra el gobierno…

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 13 septiembre, 2016, 7:29 am
  4. Foto con el Yeti

    Por Luis Bareiro
    Alego en mi defensa que era viernes, que al día siguiente no me tocaba trabajar, que habíamos dado cuenta de tres o cuatros botellas de vino y que mi ruinoso departamento de soltero quedaba a la vuelta del bar. Así que para cuando tomaron la foto ya le habíamos hecho hurras al Ché, a Fidel, a Mao y hasta al Chapulín Colorado; además habíamos planeado colgar en una plaza a toda la cúpula de la Rural, la Feprinco, la UIP, el embajador americano y hasta a Brad Pitt –a él de pura envidia, ya que estábamos–.

    La revolución se definió en menos de cuatro copas. Estábamos ebrios de patriotismo revolucionario, pero principalmente de un tinto barato, y ese momento de paroxismo marxista quedó retratado en un brindis hacia la medianoche.

    Nunca supe adónde fue a parar aquella instantánea. Entonces los celulares –si es que alguien tenía uno– solo servían para hablar; así que la cámara habrá sido de alguno de los integrantes del partido Patria Libre, cuya sede quedaba justo enfrente a nuestro bar, y cuyo miembro más conspicuo por aquel tiempo era nuestro colega del diario Noticias Anuncio Martí, quien en una clara muestra de populismo guevarista había invitado la primera botella.

    Solía recordar la anécdota con humor. Unos cuantos periodistas –algunos, como este humilde servidor, partidarios de la privatización salvaje que estaba de moda–, unos revolucionarios de café y un par de militantes de Patria Libre que alcanzarían fama años más adelante como promotores de una guerrilla anacrónica. Todos en la misma foto, borrachos con la fantasía de cambiar el mundo a puro verso.

    Ahora que el ministro Gustavo Leite y otros voceros de facto de la Administración Cartes andan por ahí resucitando fotos o conexiones coyunturales del pasado y satanizando las ideas de izquierda como si fueran sacadas de algún libro de magia negra, la anécdota ya no me parece tan simpática. En cualquier momento resucitan aquella efigie y terminamos todos sospechados de epepismo.

    De pronto seremos nosotros –los que fuimos aquellos jóvenes irreverentes que no teníamos la más pálida idea de los derroteros que tomarían esos compañeros de farra– los responsables de las muertes que produce esa organización criminal, y no los errores cometidos por quienes comandan a las tropas encargadas de combatirla.

    No será muy lógico, es cierto, pero es obvio que eso es lo que menos importa últimamente. ¿O acaso fue una ley del Congreso la que produjo la muerte de los ocho soldados transportados en un vehículo sin seguridad en la zona roja del EPP? ¿O fue Lugo quien les ordenó que corrieran semejante riesgo? ¿Serán sus oraciones de cura perjuro las que impiden que ubiquen a sus asesinos? ¿O las arengas de Desirée Masi las que confunden a los estrategas de la Fuerza de Tarea Conjunta?

    Cuando el disparate se convierte en argumento, nadie está a salvo. Cualquiera puede ser acusado de cómplice, partidario o tibio. La consigna es simple: o estás con Cartes o estás con el EPP.

    Yo por si acaso voy a buscar mi foto con el Papa. A ver si con esa se animan a acusarme de algo.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 12 septiembre, 2016, 10:35 am
  5. Vuelve el “pyragüereato”

    Nuestro diario publicó dos aberrantes órdenes de servicio emitidas por el ex jefe interino de la Dirección de Inteligencia del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, coronel Martín Cáceres, que son propias de un régimen dictatorial y no de uno respetuoso del Estado de derecho y de las libertades ciudadanas. Por la primera, fechada el 16 de septiembre de 2015, se dispuso que catorce militares efectuaran durante dos días el “monitoreo” y el “acompañamiento” de la marcha estudiantil del 18 de septiembre de 2015; por la segunda, del 21 de octubre del mismo año, se designó a quince uniformados para que hicieran lo mismo durante 21 días con respecto a la marcha del Partido Paraguay Pyahurã del 29 de octubre, y a las elecciones municipales del 15 de noviembre.

    En ambos casos, el coronel invocó una “Directiva de Operaciones Nº 01 del Comanjefe de fecha 18 de agosto 2013”, cuya existencia ignora el actual ministro de Defensa, Diógenes Martínez. Esto significa que la primera instrucción impartida por el presidente de la República, Horacio Cartes, en su carácter de comandante en jefe, sirvió para que los compatriotas que ejercieron su derecho a manifestarse pacíficamente y a intervenir en unos comicios fueran espiados por miembros de la institución encargada de “custodiar la integridad territorial” y “defender a las autoridades legítimamente constituidas”, según el art. 173 de la Ley Fundamental. Como es obvio que las actividades monitoreadas y acompañadas no apuntaban a afectar el territorio nacional ni a derrocar a los gobernantes, las tareas realizadas por el personal militar implicaron una gravísima violación del ordenamiento jurídico.

    En las órdenes de servicio se habla de “trabajos propios de esta Dirección”, de modo que, si eso es cierto, habría alguna disposición que le autorizaba a vigilar a los colegiales que reclamaban la distribución de kits escolares, la capacitación docente, la mejora de infraestructura en los colegios, el boleto estudiantil, la alimentación en los colegios públicos, una mayor eficiencia del Ministerio respectivo y más dinero para la educación. También habría alguna normativa que le permitía infiltrar a sus agentes en una marcha realizada en Asunción “por la renuncia de Cartes, por trabajo, tierra y pan, por una Junta Patriótica”, según el programa difundido por los medios de prensa, sin que a nadie se le hubiera podido ocurrir que se gestaba un golpe de Estado. Y hasta habría alguna ley, decreto o directriz que le permitía a la mencionada Dirección, por increíble que parezca, practicar el “pyragüereato” en vísperas de unas elecciones municipales y hasta el día siguiente de su realización.

    Si el coronel Cáceres no cometió abuso de poder, sino que se limitó ejercer una función prevista en las reglas que rigen el organismo que encabeza, ellas serían inadmisibles en un Estado democrático y más bien propias de uno policial o militar. Según su organigrama, la dependencia en cuestión elabora “la inteligencia militar de carácter estratégico y operacional en tiempo de paz, crisis o conflicto, principalmente en cuanto se refiere a alertar sobre situaciones con riesgo potencial de crisis”. La descripción de funciones está formulada en términos demasiado amplios y resulta cuestionable desde el punto de vista constitucional, ya que ningún organismo puede tener atribuciones que no estén fundadas en una ley. Con todo, ni siquiera de ella se desprende que los “trabajos” efectuados con motivo de las órdenes citadas sean inherentes a la Dirección de marras, salvo que se estime que los estudiantes secundarios, los manifestantes de un partido y unos candidatos a intendente o a concejal, así como los electores, hubieran podido provocar una crisis. Si se incurrió en el disparate de creer que podían apeligrar la seguridad interna, cabe apuntar que de ella debe encargarse la Policía Nacional, según el art. 175 de la Constitución.

    Se publicaron solo dos órdenes escandalosas, pero es muy probable que existan ocultas otras similares, anteriores y posteriores a ellas. En tal caso, la ciudadanía estaría sometida al control de una institución cuyo honor, según el Presidente de la República, debe ser respetado. Tiene toda la razón, solo que las Fuerzas Armadas, por su parte, están obligadas a respetar el honor de quienes ejercen un derecho y hasta cumplen con un deber, como cuando votan.

    Es de preguntarse si el Comandante en Jefe recibe con regularidad noticias sobre las actividades de los dirigentes políticos o sociales que critican su gestión gubernativa, porque hasta sería concebible que los militares que espían a sus compatriotas fisgoneen también en la vida privada de los adversarios del presidente Cartes. ¿Por qué habrían de limitarse al “monitoreo” y “acompañamiento” de marchas y de elecciones, solamente?

    Mientras tanto, los ciudadanos comunes no pueden ejercer el derecho consagrado en la Ley Nº 5282/14, de libre acceso ciudadano a la información pública y transparencia gubernamental, para enterarse de datos sobre los militares que son de interés público, como ocurrió en los últimos días.

    Las Fuerzas Armadas están para defender las fronteras e impedir que las autoridades legítimas sean depuestas al margen de la Constitución. El EPP dice que persigue, entre otras cosas, este último fin, de modo que la hoy afamada Dirección haría bien en abocarse a recabar informaciones sobre esa banda criminal que tiene en ascuas a una vasta región, y dejar en paz a los ciudadanos comunes que ejercen su derecho.

    Los partidos políticos y los parlamentarios que no estén de acuerdo con este atropello a los derechos ciudadanos deberían pedir explicaciones al Comandante en Jefe.

    El “pyragüereato”, que tanto daño ha causado en tiempos de la dictadura, no debe volver nunca más al ambiente político y social de nuestra sociedad.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 10 septiembre, 2016, 5:17 am
  6. PONER PRECIO
    Andrés Granje
    Genero todo tipo de comentarios en nuestro país la información generada en la misma esfera del poder, que el conocido narcotraficante preso recluido en una dependencia de alta seguridad, Jarvis Jiménez Pavao, puso precio a la cabeza del Presidente de la República Horacio Cartes y a miembros de su familia, prometiendo 5 millones de dólares al que ejecute la operación criminal, luego de haber sido trasladado desde la Cárcel de Tacumbú, donde gozaba de todas clases de privilegios a la aledaña, guardia de seguridad, luego del último intento de motín en el penal, sin embargo a la ciudadanía le cuesta creer que esto fuera cierto y más se cree que es un movimiento de distracción para desviar la atención sobre otros casos graves sucedidos en el país.
    Entre estos casos se menciona el grave hecho ocurrido en Arroyito Concepción, con la muerte de 8 integrantes de las Fuerzas de Tareas Conjuntas FTC, que operan en la zona combatiendo al Ejército del Pueblo Paraguayo EPP. Hasta el momento se avanzó bien poco en esa lucha contra las fuerzas irregulares que cada vez suman más violencias e inseguridad en esta región amedrentando a la población con acciones cada vez más audaces. Lo cierto es que esta práctica recuerda y mucho a procedimientos muy utilizados en la época del Stronismo que causara tanta desolación a las familias Paraguayas inventando complot para apresar a inocentes y patriotas ciudadanos que pensaban diferente al gobierno.
    El ideólogo del terror y el miedo desde el estado era entonces Edgar Lineo Insfrán, Ministro del Interior del gobierno de Stroessner, quien descubría complot para atentar contra el gobierno hasta en la sopa, popularizando un conocido adagio italiano que dice “se non è vero, è ben trovato”, traducido sería “si no es verdad está bien contado”, con lo que hacía aparecer ante los ojos de la población las cosas más inverosímiles como algo creíble y posible, justificando o anticipando lo que después vendría, la detención de muchísimos ciudadanos que no tenían nada que ver en estos atentados fraguados, pero servían para la purga del régimen con expulsiones, torturas y exilios de sus adversarios políticos.

    Mucha de esta perversa maquinación se percibe revive en la administración Cartes, con las torpes acusaciones a dirigentes de la oposición de tener nexos o lazos con los subversivos del EPP, solamente porque critica al gobierno y sus obras, al menos hasta el momento las pruebas presentadas son tan débiles y prácticamente inexistentes que insulta la inteligencia de la ciudadanía. Por otra parte el pueblo no duda que es posible que el Presidente Cartes y por los antecedentes de su azarosa vida pasada antes de ser presidente, pueda tener cuestiones pendientes con la mafia que opera en la frontera y que quiera cobrarle cuentas pendientes, lo que llama poderosamente la atención es que surja todo esto en un momento tan álgido de la vida nacional como una acción de distracción ante tantos hechos de violencia en el país.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 7 septiembre, 2016, 8:48 am
  7. La cabeza de Cartes

    Por Edwin Brítez

    La información divulgada es que supuestamente existe un plan de atentado contra la vida del presidente Cartes, su familia y otras altas autoridades. Primero fueron rumores, pero luego el titular de la Senad (antidrogas) se encargó de “confirmar” la versión, aunque no avaló los rumores de que el capo narco detenido Jarvis Chimenes Pavão habría ofrecido 5 millones de dólares por la cabeza del Jefe de Estado, tal como circuló profusamente.

    No existe acción concreta conocida, solo palabras y chismes. Las reacciones que siguen a la información y a la falta de acción tienen que ver con la actuación de los fiscales, las aclaraciones oficiales sobre el temor ante los rumores de represión y todo lo que se pueda generar en los próximos días sobre el particular.

    La falta de una acción comprobada, las informaciones a medias y las reacciones que se van generando habilitan a ejercer legítimamente la especulación, es decir, el oficio de ensayar hipótesis sin base real pero con la interpretación de los elementos de contexto, los antecedentes y el protagonismo de los actores en sus respectivos escenarios.

    El asesinato de ocho jóvenes militares, probablemente inexpertos y sin la debida protección en el momento del atentado, empujó al oficialismo a empuñar armas dialécticas y comportamientos propios del stronismo. El recurso cartista de exhibir “pruebas” de la supuesta vinculación ideológica y personal de actores de la izquierda política con los asesinos del EPP provocó la reacción de los mismos en contra del oficialismo.

    En consecuencia, el esfuerzo oficialista por demostrar que la vinculación de referentes de la izquierda con miembros del EPP en el pasado es suficiente para llegar a la conclusión de que Frente Guasu y otras organizaciones de izquierda son el brazo político del EPP, tuvo como respuesta que la vinculación de referentes del narcotráfico con el presidente Cartes es suficiente para concluir que el Jefe de Estado es uno de ellos.

    ¿Significa esto que en adelante toda la artillería de defensa se centrará en el Presidente, su familia y “otras altas autoridades”, y que los ciudadanos de a pie quedaremos aún más desprotegidos? No quiero ni siquiera imaginarme cómo será la calle en ese caso.

    Prefiero pensar que si bien es cierto que la competencia de archivo dejó en incómoda situación a ambos bandos, el que salió machucado de este juego comparativo es el Presidente de la República, por su investidura y su intención de buscar la reelección. Correspondía, por ende, diseñar un plan que busque restaurar la imagen presidencial colocándola en situación ficticia de peligro de muerte en manos del ogro, para ensayar la fórmula de compasión colectiva y angustia de daño inminente al símbolo de la representatividad, como expectativa de reacción ciudadana al plan. Es decir, convertir lo negativo en positivo, el rechazo en aceptación.

    Pero, un momento. ¿Y cómo queda la imagen de un país donde un delincuente amenaza desde la cárcel con matar a quien él decida, o finalmente a todos, porque quien puede lo más puede lo menos? En fin, no sé. Y usted, ¿cuál es su especulación?

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 5 septiembre, 2016, 5:19 am
  8. Todo es posible
    3 septiembre, 2016
    Por Jorge Paredes

    Como si faltara más problemas al ajetreado país que nos toca vivir, ahora el agua empezó a agitarse de nuevo. Del “fonopinchazo” a periodista, que va perdiendo fuerza, pasamos al atentado en Arroyito donde murieron 8 militares, presuntamente a manos del EPP.

    Si el supuesto espionaje mantuvo inquieto a los gobernantes, el lamentable hecho criminal en el norte del país lo fue mucho más. A nuestras principales autoridades, tanto en el Ejecutivo como en el Legislativo, no les importó el dolor y la impotencia de los familiares de los fallecidos.

    Se pasaron la semana en acusaciones estériles, que en vez de ayudar causaron más indignación. Desde el Ejecutivo y el oficialismo en el Gobierno desempolvaron las fotografías para acusar de terrorista a miembros de la oposición. La estrategia terminaron en memes en las redes sociales.

    Pero como si fuera poco, en el Congreso “renacieron” las ideas nostálgicas del estronismo que marcó la negra historia de torturas, exilios, desapariciones, violaciones de derechos humanos, entre otros atropellos a la dignidad humana. En fin, las acusaciones iban y venían, mientras los familiares de los militares lloraban a sus muertos.

    Cuando la ciudadanía se iba recuperando del estupor que significó el atentado atribuido a la banda criminal del EPP, que solo se dedica a matar pobres en nombre de los pobres, surge la amenaza de atentado del presidente Cartes y su familia. Y por supuesto, esto enciende la alerta roja y mueve al Ministerio Público para investigar el hecho de oficio.

    No se niega ni se afirma la amenaza, o que se trata de una cortina de humo, todo puede ser en este país en que vivimos. Pero es llamativo que una tras otras surgen hechos que desvían la atención de la ciudadanía y mientras todo esto ocurre nuestros políticos se enfrascan en “peleas” superfluas e inútiles.

    Al menos, en medio de todo esto la Albirroja le dio una pequeña alegría al pueblo paraguayo. Fue un bálsamo en medio de tantos problemas.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 4 septiembre, 2016, 4:23 pm
  9. Ratas, atentados y humo

    Por Arnaldo Alegre

    –Viste, lekaja, que Lugo tiene nexos con el EPP.

    –Qué decís. Vos pio sos del servicio secreto de Javier Zacarías Irún, mba’e.

    –Le van a hacer un homenaje en Choré, la cuna del EPP.

    –Es por el Campeonato Mundial de Piqui Boli.

    –Sabemos que le gusta el piqui al pa’i cué, pero para campeón mundial es medio exagerado.

    –Uno de los campeones mundiales de esa especialidad es de Choré y se llama Fernando Lugo.

    –Nderachore.

    –Bomba.

    –Nde loco, no digas eso que están todos paranoicos por las amenazas. Hasta Cartes está amenazado.

    –Es Pavão.

    –Sí, pero más yo creo que es humão.

    –Qué lo que decís, tarado.

    –Sí, cortina de humão lo que parece que es.

    –No hay que joder con eso. En este país hay que tener cuidado. Todo puede suceder.

    –De su asesor de moda lo que Cartes tiene que tener cuidado.

    –¿Mba’e?

    –Claro. O te olvidás de los chupines que le compró. Ese sí que fue un atentado.

    –A vos se te escaparon unos cuantos pokemones parece.

    –Un atentado al buen gusto lo que fue.

    –Oîma, churro. Aparte ya ves de quién sacó Solcito las inquietudes por el modelaje.

    –Se volvió loco el ministro de Industria y Comercio y dijo que se va a fumigar a todas las ratas, en alusión al EPP.

    –Me pareció de muy mal gusto, ya que los del EPP son criminales y no ratas, y tampoco deben ser fumigados, deben ser atrapados y puestos ante la Justicia.

    –Aparte, a Leite, si tanto le preocupan las ratas, hubiera pedido que se investiguen los locales gastronómicos en donde por poco no filman la segunda parte de Ratatouille. Eso me parece que es también su responsabilidad.

    –Eso es harina de otro costal.

    –Quién pio habla de harina. Ratas ko son.

    –Hablar con burros es recibir patadas.

    –A vos nomás se te ocurre hablar con burros. Cómo te van a entender si son animales. Y, peor, para qué te colocás donde puede patearte.

    –Mejor me callo. Estás más perdido que la reelección de Cartes.

    –No, loco. Nadie va parar la revolución que se inició en el 2013. Ahora hay que separar a los tibios que no creen en la revolución. Con Cartes seguimos hasta la victoria final.

    –Oîma, Carmen Villalba.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 4 septiembre, 2016, 4:11 pm
  10. Gracias Descartes

    Por Mabel Rehnfeldt

    Se acostumbró a hacer tantas preguntas de pequeño que su papá lo llamaba “pequeño filósofo”. Era francés y vivió apenas 53 años, durante los cuales hizo grandes aportes a la física, la geometría analítica, la filosofía y las matemáticas. René Descartes encendió luces para la razón y la humanidad.

    Renatus Cartesius, como él se llamaba en latín, está considerado como el padre de la duda metódica. Su frase, “pienso, por lo tanto existo” nos costó aprender en el colegio… hasta que la adultez nos obligó a dudar de la gente y de los dogmas.

    En medio de las turbulencias que está atravesando el gobierno de Cartes, repentinamente su propio medio denunció que el narcotraficante Jarvis Pavão tiene intenciones de matarlo y que ofreció 5 millones de dólares.

    La afirmación despierta dudas en muchos de nosotros por varios factores: La falta de presentación de evidencias concretas, la desprolijidad con que se hizo la denuncia y las contradicciones entre quienes lideran el sistema de seguridad e inteligencia.

    Una de las cosas más llamativas fue el esfuerzo de los voceros por conectar todos los últimos acontecimientos en uno solo: Desde motines carcelarios, pasando por el grupo criminal brasileño Primer Comando Capital (PCC), el Comando Vermelho, el asesinato de Rafaat y los privilegios carcelarios a narcos. Todos estos sucesos han existido desde antes que Cartes asumiera el gobierno (con excepción del asesinato de Rafaat):

    ¿Por qué entonces recién ahora se concluye que estos hechos –reales y concretos– convergen necesariamente en un intento de asesinato del Presidente por parte de un narco que ofrece US$ 5 millones?

    No menos sugestivo es que la denuncia surge en momentos de desconfianza hacia el gobierno, sus estrategias y su combate a la inseguridad y al EPP. Serias denuncias de corrupción militar, más serias denuncias de malversaciones en fondos que debieron llegar para infraestructura física de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC). La afirmación viene mientras se habla de espionaje militar a la prensa, ocurre en momentos de negación al proyecto de reelección presidencial… y por sobre todas las cosas, ocurre en momentos de una masacre a ocho efectivos militares en manos del autodenominado EPP.

    Quizá la denuncia sea absolutamente cierta. Y cuando los afectados lean mi opinión se sientan tan indignados por mi duda como me sentí cuando no solamente dudaron del espionaje militar… sino que además el propio ministro del Interior lo ninguneó y la Fiscalía tardó en intervenir. Quizá me equivoque, pero usaré mi duda cartesiana para dudar de Cartes y de la denuncia que su gobierno realiza coincidentemente con todo lo que está pasando.

    Mi derecho a la duda es el mismo que ya les asistió a ellos cuando dudaron de nuestras denuncias de espionaje y usaron los medios de Cartes para decir que nos espiamos a nosotros mismos para culpar a militares.

    Gracias Descartes.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 4 septiembre, 2016, 7:28 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

ÑE’ÊNGA ✓

Gracias jakarupa rireguánte.8/12/16

Dejó sin pierna a motociclista y ahora suspenden el proceso

En este país, la Justicia solo trabaja medio día y a veces, ni trabaja.
Moraleja: Si tenés guita no hay problema chera'a. Kore qué injusto!
Justicia paraguaya... Paga 6 millones como "pena" por dejar sin piernas a una persona y casi dejarlo sin vida. Por algo somos la tercer peor justicia del mundo.
Un borracho platudo choca con su autazo a un humilde trabajador, a quien se le amputa su pierna y solo tiene que pagarle 6.000.000 de guaraníes, en cuotitas. Manejas alcoholizado y... Conductor pagará G. 500.000 mensuales tras choque que dejó sin pierna a guardia. Independientemente que haya habido ya un acuerdo con la víctima, qué suaves (¿?) son los castigos para conductores alcoholizados. Después dicen que el dinero no trae la felicidad.

Peichante-Py en FB ✓

Archivos

estadistas ✓

  • 969,661 visitas
Follow PARAGUAY. HA CHE RETÃ ✓ on WordPress.com

Escuche, vi y leí ✓

Banquina llena de botellas plásticas y otros desperdicios arrojados por peregrinantes. Triste realidad! La fe mueve montañas, los peregrinos... Basura #lamentable

La ambición por el poder da amnesia ... 10 años después este es el "nuevo rumbo" de Lugo, los tiempos cambian y los intereses también, jamas los politicos mantienen su palabra empeñada, sencillamente nadie resiste un archivo! Peligro para el país, sólito se está haciendo su tumba, vergüenza me da esta clase de políticos.

En San Lorenzo el cretinismo toma forma de micro que se adelanta en doble línea en pleno cruce... Consuelo: peores cosas hacen con sus chatarras todos los días

Es el primer día del pesebre y el camello ya está harto de todo. (?)

Se le armo el scrache social al borracho Alvarenga. Alto representante legislativo, "de pedo" no mató a nadie. Ndo jerai gueteri, hesa pili'upapeve omoco el guai... por eso que hasta el árbol vio que se le puso en el camino (?) Que imprudente el árbol, imputenlo por exposición al peligro, seguro era un árbol peregrinando! Lo que es la naturaleza, hasta un árbol salió huyendo de un posible accidente. Ha koa la ñande legislador, los primeros en respetarlas las quebrantan... lamentable. Cada idiota que tenemos en el país. Un criminal de raza y harto-peligroso el Diputadete éste, igual a todos los de su camarilla de farsantes y estafadores. Con "chapa cambiable"? En un país serio, estaría preso y sin permiso para conducir de por vida o presentando su renuncia a la Cámara Baja. Es un asesino potencial. Burro, borracho y cobarde. Hombre escombro.

A %d blogueros les gusta esto: