estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Ñañangareko va’erã guaraníre ani hogue mano ohóvo

Ñe’ê guarani ohejava’ekue ñande ypykuerakue niko tuichaiterei mba’e. Ha’e rupi, ambue tetãygua ñanemomba’e guasu ha ñande recha ramo. Ha ñande, ojoapytépe, ñañomongeta ha ñañomo’ãguîve ojohegui oka ha tavaháre. Péicha rupi ñañangareko va’erã hese ani ipepo kangy ha tapiante taimbarete. Upéva opavave rembiapo: oñe’êva ha mburuvichakuéra omotenondéva Paraguái avei. Maymáva jahechakuaa va’erã guarani oikove puku haguã ikatu va’erã he’i opaite mba’e ko’agãguáva. Upevarã oike mante va’erã ikuápe español térã sapy’ánte avei ambue ñe’ênguéra. Oîvove ndaikatúiva ombohéra, oipuru va’erã ambue ñe’ê ojapoháicha opavave ñe’ênguéra oîva yvy apére ha ojapoháichama voi umi oñe’êva guarani paraguájope.

Oje’érõ Paraguái oje’e avei guarani. Ko ñe’ê rupi ndaipóri ikatúva ko Amérikape oñembojoja ñanderehe jaguerekógui umi ava guarani oheja va’ekue ñandéve ha haimete gueteri opavave ñañe’ê, jaikuaa mba’épa oje’e ñandéve ha oîmimietéma avei oskrivíva pype.

Constitución 1992-pe guare niko ombojoja léipe español ha guarani. Péva kuatiápe. Ojepuruhápe, Estádo térã Estado’yme, español pe oñemotenondéva ha guarani pe itapykuéva. Heta gueteri jaguatava’erã hi’añete haguã Léi Ruvicha he’íva oiko haguã.

Upe 1992 rire, Ministerio de Educación y Cultura (MEC) mbo’ehaokuéraipi oñembo’e guarani. Ha katu oipurúgui guarani noñeñe’êiva tapiaite, ojehekágui ñe’ê pyahu avave oikuaa’yva mba’épa he’ise, heta mitã ha mitãrusukuéra noñe’êséi guarani. Ohayhurãngue okyhyje chugui.

Péicha jahavévo, ani haguã ñane ñe’ê hogue mano, oñemoheñói Parlamento-pe Ley de Lenguas. Upéva rupi hekove Secretaría de Políticas Lingüísticas (SPL) ha avei Guarani Ñe’ê Rerekuapavê (GÑR), Academia de la Lengua Guaraní.

Agãitérõ, mbo’ehao MEC-peguáva rupi sa’ivéma oñembo’e guarani. Ikangy akã raku oîva’ekue. Ha hyepýgui oîma voi katu oipotáva noñembo’evéintema. Ha katu SPL ha GÑR, mbeguekatúpe, oho tenondévo hembiapo kuéra reheve.

Guarani ágã oguereko mokõi tape ikatúva oguata: umi oisambyhýva hekove Estado ha Estado’yguive ikatu ombopytupa chupe ohekárõ pe guarani ojehe’a’yva, oñentende’yva haimete, guarani púro oje’eha, térã ikatu omombarete hekove ojesape’árõ ha oipe’a okê oike haguã umi ñe’ê pyahu ndaipóriva guaraníme.

Avei, guarani ani omano ko’êrõite, mbo’ehao rupi oñembo’eva’erã pe guarani opavave oikuaáva, pe ojepurúva tapiaite opa henda rupi.

Heta ha tuicha tembiaporõ ikatu gueteri ojejapo. Hetaiterei gueteri oñe’êva guaraníme. Ha katu ndojejapóirõ ojejapo va’erã pya’e ha voi –ndaha’éi ko’êrõ– guarani ipirúta ohóvo ha hekove ndoho puku mo’ãi, marãtepa ñañombojuru he’êta.

SPL ha MEC Estado ryepýpe ha GÑR opavave oîva sociedad civil ndive ojepytaso va’erã guarani oñembo’e ha ojepuru haguã hekopete opa henda rupi ha opa mba’e oje’e haguã ojeguerúvo ambue ñe’ênguéragui umi ñe’ê ndoguerekóiva. Ha avei oñeñe’ê haguã oñeguerotî’yre chupe.

Ko ñe’ê guarani árape hi’ã maymáva ñane retãygua ñamañami pe okáguio ojehecharamoitévare. Ha jahecha mba’épa ikatu jajapo anítei ogue ohóvo ñandehegui ikusugue rekávo ko mba’e tuichapajepéva jaguerekóva gueteri ñande juru ha ñane ángãpe.

http://www.ultimahora.com/nanangareko-vaera-guaranire-ani-hogue-mano-ohovo-n1018640.html

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

5 comentarios en “Ñañangareko va’erã guaraníre ani hogue mano ohóvo

  1. “¡Ajohuma!” he’i Arquímedes: Hallazgos de franceses en un libro en guaraní del siglo XVIII

    Posteado por Alex López-Rolón el 27-04-2017

    Cuando era tan pequeño que aún podía caminar erguido debajo de la mesa tuve mi primer contacto con la injusticia y la crueldad. Una de las más terribles enfermedades neurológicas terminó por apagar la vida de Pedro, mi padre, después de una larga, dolorosa e inmerecida agonía.

    Aunque dicen que el tiempo es el gran sanador, la historia de Pedro aún me duele en el alma, y al mismo tiempo me reconforta, me inspira y me llena de nostalgia por hasta los momentos que pudieron haber sido. Solo conozco retazos de la historia de Pedro. Cada fragmento recuperado de la memoria de los que le conocieron es una gran victoria sobre el olvido de una persona que merece ser más conocida.

    La historia de Pedro es similar a la historia del país en el que le tocó nacer a él y a mi. La verdadera historia del Paraguay, que tampoco fue olvidada por la injusticia y la crueldad, está aún por ser contada en su totalidad. Debe ser reconstruida pacientemente apartando a los hechos de la ficción.

    Un aspecto, víctima con frecuencia de un falaz mejunje que ni embellece cicatrices ni cura heridas históricas, es la diglosia paraguaya.

    En caso de que el lector nunca haya estado en Paraguay o su contacto con el país haya consistido en un par de horas en Ciudad del Este luego de visitar a las Cataratas del Iguazú, permítame explicarle que la vida en Paraguay está permeada por el español (i.e. castellano) y el guaraní, pero la primera al ser la lengua del colonizador goza de mayor prestigio, a pesar de que la segunda es la lengua de la mayoría. Es un fenómeno que podemos observar no solo en Paraguay sino en muchos otros países y es emblemático de la profunda desigualdad que siempre ha caracterizado al Paraguay.

    Los defensores de esta diglosia argumentan que el guaraní embrutece, que no es un idioma que se preste a ser usado en las aulas para la enseñanza. No se puede filosofar, hacer ciencia o tecnología en guaraní. Para eso está el español plantean como si mencionasen un truismo.

    Hoy en día, a diferencia de la época de mi abuelo materno Don Casimiro que prohibía a su progenie hablar en guaraní, se ha vuelto políticamente incorrecto el confesar tan claramente adherencia a la vergonzosa diglosia paraguaya, pero el hecho de que el guaraní no sea idioma de instrucción de ninguna institución educativa y que no sea una lengua de trabajo del estado es prueba suficiente de que la diglosia obviamente sigue existiendo.

    Los psicólogos sabemos, primero, que no existen lenguas más brutas que otras y que cualquier lengua puede ser usada para las actividades académicas más exigentes. Es cuestión de proponérselo colectivamente, de exigirlo al estado sin aceptar “no” como respuesta. Segundo, la diglosia paraguaya es una suerte de “profecía autocumplida”, es decir, como se decidió que el guaraní no puede ser un

    idioma “culto” no se intenta darle ese carácter y como resultado la diglosia sigue siendo parte de la vida cotidiana del paraguayo.

    “¡Ajohuma!” he’i Arquímedes

    Irónicamente para encontrar la primera evidencia histórica que refuta la tesis de los apologetas de la diglosia paraguaya tuve que ir a una serie de charlas en el afamado Instituto de Estudios Avanzados de Paris (IEA). Afortunadamente las voces clamantes a las que tuve el placer de conocer viven en Paris y no en el desierto.

    En el marco de un interesante taller organizado en la IEA por la investigadora argentina Ana Carolina Hosne y la francesa Antonella Romano sobre la traducción de conocimiento en una escala global en Asia y las Américas del siglo XVI al XX pude asistir a dos ponencias sobre la traducción de libros producidos en las misiones jesuíticas del Paraguay. La primera fue dada por la conocida investigadora y docente universitaria francesa Capucine Bodin y la segunda por el doctorando Thomas Brignon. Gracias a la gentileza de Ignacio Telesca, también presente en el evento, pude conocer a Capucine, Thomas y a su colega Mickaël Orantin. Ellos forman parte de un proyecto patrocinado por el Centro Nacional de Investigación Científica de Francia (CNRS) llamado „Lenguas Generales de América del Sur (LANGAS)“.

    LANGAS estudia documentos en guaraní y quechua producidos durante la época colonial y el período inmediatamente posterior a la independencia de estas. La razón de este enfoque es simple. Históricamente se ha prestado poca atención a documentos en esos idiomas a pesar de que son obviamente una fuente riquísima e invaluable de información que puede ayudarnos a comprender mejor la relación entre los colonizadores europeos y los pueblos originarios de América del Sur, especialmente en lo que concierne al método e impacto del trabajo proselitista religioso de los jesuitas.

    Trabajo proselitista que desde el punto de vista europeo era una „evangelización“. Término que implica en el contexto contemporáneo sudamericano ya profundamente cristianizado algo positivo pero que en mi opinión (no la de LANGAS) desde el punto de vista del indígena de aquellas épocas implicaba la forzosa destrucción y substitución sistemática de su sistema de creencias y valores tradicionales por el de los de los europeos. Algo que no habrá sido para ellos muy agradable que digamos.

    Luego del cierre del taller en un barcito cercano Capucine y Thomas compartieron con Ignacio y conmigo uno de los asombrosos descubrimientos que han hecho gracias a LANGAS. Es la historia de un libro muy antiguo en guaraní en donde Arquímedes grita no “eureka” sino “ajohuma”.

    Déjeme poner una silla más para usted alrededor de la mesa de este coqueto (ja’echupe) barcito parisino y hagamos algunas preguntas a Thomas.

    Alex López-Rolón: Thomas contanos por favor la historia de lo que yo llamo el libro del “ajohuma” que debemos aclarar es una traducción al guaraní de un libro de contenido religioso que era tenido en alta estima por los jesuitas.

    Thomas Brignon: Bueno, con respecto al texto del “ajohuma”, es una historia un tanto compleja. Empieza en 1640 en Madrid, en el Colegio Imperial de los jesuitas. Aquel año, uno de los grandes docentes y eruditos de la época, Juan Eusebio Nieremberg (1595-1658), compone lo que se llama en aquel entonces un tratado para la reforma de la vida temporal o arte del buen morir (ars moriendi). Se titula “De la diferencia entre lo temporal y eterno” y es una obra extensa (5 libros para más de 500 páginas) que viene como celebración del primer centenario de la Compañía de Jesús. En esta obra voluminosa, Nieremberg propone una especie de método de autoayuda del siglo XVII: te enseña a relativizar los males de la vida temporal pensando en lo terrible que son los castigos eternos, y te insta a despreciar la vida para valorar la muerte y alcanzar la salvación. De cierta forma, es como un gran remake [adaptación] de los Ejercicios Espirituales de San Ignacio [de Loyola]. Pero Nieremberg también es uno de los mayores eruditos de su tiempo, y le gusta muchísimo la cultura grecolatina : por eso quiere que su tratado sea refinado y culto y cita a un sinnúmero de personajes de la antigüedad : Sócrates, Platón, Aristóteles, Epicteto, Alejandro Magno, Séneca, Cicerón, Marco Aurelio, un montón de Césares… y Arquímedes. A menudo los evoca para criticarlos, pero también los elogia cuando proponen modelos de conducta ascéticos.

    Alex: ¿Y qué hace Nieremberg con Arquímedes en su libro?

    Thomas: Nieremberg explica que Arquímedes era un tonto, pues se entretenía todo el tiempo descubriendo cosas, mientras que al cuidar mejor de su alma hubiera podido ir al Paraíso y conversar eternamente con todos los grandes sabios de la historia universal teniendo además un saber absoluto compartido con Dios… La idea es criticar a un pagano y, al mismo tiempo, dar una idea de lo bueno que es vivir en el Paraíso si uno tiene preocupaciones intelectuales.

    Alex: ¿Y porqué se traduce precisamente este libro de Nieremberg al guaraní en la época de las reducciones jesuíticas?

    Thomas: Porque a principios de los años 1690 emerge una nueva generación de misioneros en el Paraguay jesuítico, que tienen una gran ambición: instalar un taller tipográfico en las reducciones y editar en guaraní. Eso se realiza a partir del año 1700 gracias a un tipógrafo austríaco, Juan Bautista Neumann, y a un español, José Serrano. Precisamente, este Serrano es quien tiene la idea de traducir a Nieremberg. ¿Por qué? Porque 60 años luego de ser publicado por primera vez, el libro “De la diferencia entre lo temporal y eterno” de Nieremberg se ha vuelto un gran best seller [un libro muy bien vendido] que se traduce a una decena de idiomas (latín, portugués, francés, italiano, inglés, alemán, holandés pero también gaélico, húngaro, iliriano, árabe, náhuatl, chiquitano, etc) y se lee en todas partes: en las casas, en la misa, en los refectorios de los jesuitas… Nieremberg se ha vuelto famoso y emblemático y todo el mundo conoce su obra. La idea al traducirlo es pues darle a la lengua guaraní cierto prestigio. Además, no se trata de cualquier edición pues se añaden más de cuarenta grabados, se dedica la obra al mismo Espíritu Santo y al general de los jesuitas de entonces, Tirso González. Con mi colega Mickaël Orantin encontré un ejemplar preparatorio de la obra en guaraní en el Vaticano, o sea que hasta mandaron un borrador a Roma. Se trata nada menos que del primer libro impreso en el Río de la Plata que se conserva hoy. Fue editado en 1705 en las misiones (se supone la de Loreto). Es realmente un hito, pues la imprenta en cuestión es la primera que se armó en América (las demás se habían importado de Europa) con madera, tinta y tipos locales. Tan sólo el papel era genovés, todo lo demás es “all american-made [todo hecho en América]” como dice el historiador jesuita Guillermo Furlong.

    Alex: Considerando que los traductores inclusive tradujeron el grito de “eureka” de Arquímedes al guaraní y es así que encontramos a Arquímedes en esta traducción al guaraní de la obra de Nieremberg gritando “ajohuma” en vez de “eureka [lo he encontrado]”, la traducción habrá sido muy precisa.

    Thomas: Y bueno, estudiando el texto se nota que lo tradujeron muy fielmente: no sacaron casi nada y añadieron pocas cosas (pero muy interesantes). Se arrancaron los cabellos, me imagino, para traducirlo todo. De ahí el “ajohuma”. También hay muchas cosas más: referencias a la Atlántida, a la espada de Damoclés, a muchos otros mitos antiguos, a los dioses de la antigüedad, a la actualidad europea, a China y a Japón… ¡Una locura! Pero lo más significativo es el esfuerzo para traducir conceptos filosóficos al guaraní. También se encuentran pasajes de Cicerón bastante lindos, y también cabe notar en uno de los primeros grabados una representación del universo siguiendo el modelo geocéntrico de Aristóteles, que lo pensaba todo como una sucesión de esferas. Algo fundamental: supuestamente lo tradujo todo el propio José Serrano [un español], pero hay muchas dudas al respecto. Es más probable que Serrano haya tenido el apoyo de un equipo de traductores guaraníes y que por lo tanto la traducción al guaraní haya sido una obra colectiva.

    Alex: ¿Dónde podemos encontrar esta tan interesante traducción al guaraní?¿Hay algún ejemplar en Paraguay?

    Thomas: Quedan muy pocos ejemplares porque es el primer libro rioplatense. Vale mucho dinero. En el siglo XX se conocían tan sólo tres ejemplares: uno en el Archivo Nacional de Asunción, que desapareció misteriosamente, uno en Buenos Aires en manos privadas y uno en Luján en el Complejo Museográfico Enrique Udaondo. Éste lo reeditaron en facsimilar para celebrar el Bicentenario de la Argentina. Sin embargo lo descubrimos más bien gracias a una colega del proyecto LANGAS, Cecilia Adoue, que fue a Luján a buscarlo y volvió con imágenes y también con fotos de un manuscrito de que estudia nuestro colega Mickaël Orantin. Capucine Bodin me entregó la copia y me puse a trabajar con ella. Nunca se había estudiado el texto en guaraní (y desde el siglo XVIII Nieremberg había caído en el olvido) o sea que nadie se había fijado en lo culto que era este texto. Supongo que había sido pensado para los indígenas porque hay indicios de eso. Por ejemplo, los nombres de animales que aparecen en la obra original fueron substituidos por animales de la fauna paraguaya. ¿Para qué darse este arduo trabajo si no era porque la traducción al guaraní había sido hecha para ser leída por indígenas guaraníes?

    Alex: ¿Se sabe algo sobre como fue recibida la traducción cuando fue publicada por primera vez?

    Thomas: Se sabe poco con respecto a la recepción que tuvo la traducción al guaraní “De la diferencia entre lo temporal y eterno” de Nieremberg cuando apareció por primera vez. Pero sí se sabe que los indígenas estaban al tanto y que había mucha expectativa. Se menciona en las licencias dadas a la obra el hecho de que mucha gente se preocupaba por la buena marcha de este proyecto. Sea lo que sea es una maravilla tipográfica, una hazaña lingüística y una genuina prueba del alto estatus del que gozó el guaraní jesuítico. Pero al mismo tiempo es una herramienta de occidentalización de las conciencias y un soporte para cierta “pedagogía del miedo” porque se les enseñaba a los indígenas a temer al Infierno y a pensar continuamente en la muerte. Claro que es un texto ambiguo para nosotros.

    Alex: ¡Muchas gracias, Thomas!

    Thomas: ¡Muchas gracias por difundir lo que hacemos!

    * * * * *

    ¿Qué podemos concluir usted y yo? La conclusión obvia es lo que ya discutimos al principio. No hay ningún idioma más bruto que otro o más culto que otro. Lo crucial es que cultivemos y fomentemos un idioma para que pueda ser usado hasta para los fines más sofisticados. Más allá de esta importante pero obvia conclusión, la historia de esta traducción nos obliga a embarcarnos en lo que los psicólogos llamamos “counterfactual thinking” (pensamiento contrario a los hechos), es decir, a preguntarnos que hubiera pasado si la relación del Paraguay con el guaraní hubiese tenido otro curso histórico. Imagínese si se le hubiese permitido a los paraguayos escolarizarse en el idioma de su predilección, en el idioma que mejor entienden. Imagínese si los paraguayos de hoy en día exigiesen que Arquímedes les vuelva a gritar “ajohuma” desde las páginas de sus libros.

    ————

    Alex López-Rolón ( @xealleax ) es un psicólogo paraguayo formado en Japón (en japonés) en la Universidad de Chiba y especializado en neuropsicología cognitiva clínica y experimental en diferentes universidades, centros de investigación y hospitales europeos. Trabaja actualmente en Alemania como investigador del Departamento de Neurología del Hospital de Clínicas de la Universidad de Múnich.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 2 mayo, 2017, 9:06 am
  2. Para el guaraní es ineludible incorporar nuevos vocablos

    Una lengua es un instrumento de comunicación entre seres humanos. Es eficaz para una sociedad si logra expresar la totalidad de lo que se necesita nombrar en la convivencia cotidiana. Desde esta perspectiva, el idioma guaraní –que es oficial, a la par del español según la Constitución de 1992– se encuentra ante el gran desafío de incorporar de otros códigos lingüísticos vocablos que permitan mencionar las nuevas realidades del mundo contemporáneo y contar, por lo tanto, con aquellas letras que permitan escribir las palabras que se suman a su vocabulario. Si se quedara estancado en sus signos tradicionales no podría reflejar el tiempo que vivimos y, de a poco, irá muriendo inexorablemente.
    Con la dialéctica del planeta globalizado que se caracteriza sobre todo por la incorporación de la tecnología a los diversos ámbitos del quehacer humano, es imposible mantener una lengua pura, incontaminada, que no requiera préstamos de otras lenguas para poder expresar las múltiples realidades del presente.

    Para no recurrir a ejemplos de idiomas ajenos a nuestra experiencia verbal, baste mirar al castellano.

    La Real Academia de la Lengua Española (RAE), durante siglos, se mantuvo como una isla relativamente ajena a los fenómenos lingüísticos de las numerosas naciones de hispanoparlantes. Desconocía, por lo tanto, voces de uso frecuente y generalizado en varios países americanos.

    Actualmente, la RAE muestra una actitud radicalmente diferente incorporando con desacostumbrada celeridad términos provenientes del inglés o de otras lenguas. Ese mismo gesto se observa con respecto a los regionalismos. De ese modo responde a la realidad de los hablantes, que son en definitiva los que marcan las normas aunque no tengan reconocimiento oficial.

    En nuestro país, de manera más o menos explícita, en el uso del guaraní se observan dos tendencias: una que pretende mantener un guaraní en estado casi puro usando vocablos antiguos o neologismos comprendidos solo por unos pocos, y otra, abierta a una lengua dinámica que, en lo estrictamente necesario, no se acompleje por incorporar de otros idiomas cuando sea estrictamente necesario aquellos vocablos inexistentes en su léxico.

    Esa incorporación de nuevos términos trae consigo la necesidad de ampliar el abecedario utilizado en la escritura del guaraní.

    Por eso es loable que la Academia de la Lengua Guaraní (ALG) haya aceptado que al alfabeto de 33 letras se le agregaran tres nuevos signos para representar los sonidos provenientes de otras lenguas.

    Los académicos deben entender, sin embargo, que ese avance queda corto porque todavía sobran sonidos de préstamos que carecen de representación para ser escritos en guaraní.

    Un principio de hierro es que el verdadero dueño del habla es el hablante. Si a él le sirve una expresión para comunicarse con su semejante, nada le importará lo que digan los lingüistas.

    A partir de esa realidad, la ALG tiene la obligación de establecer normas de uso correcto del guaraní sin abrir un grifo incontenible a los neologismos, pero sin cerrarse tampoco a una innegable realidad.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 14 septiembre, 2016, 7:33 am
  3. El peor atentado
    12 Sep 2016

    Por Alex Noguera

    El último día laboral de la semana que pasó, el viernes, nos regaló la noticia mediática y hollywoodiense de dos atentados contra medios de comunicación: La Jornada de Ciudad del Este y Radio Amambay de Pedro Juan Caballero. Apenas horas antes, en esa ciudad también habían intentado asesinar a un policía frente a un colegio público y para completar el panorama la Senad se incautó de casi 400 kg de cocaína en Yasy Cañy, valorados en US$ 70 millones. Todo en un solo día, y en todos los casos los malhechores fueron ineptos, a tal punto de que el único muerto fue un sicario.

    El lunes, sin embargo, el show no fue de película como los anteriores. El atentado fue silencioso, como una inyección letal. Esta vez la jeringa contenía un veneno llamado “d, f, ll”, tres letras que la Academia de la Lengua Guaraní “aprobaba” con beneplácito generalizado, engañando, pues quien más quien menos siente orgullo de nuestro idioma nativo. Incluso la última producción cinematográfica nacional lleva de nombre Guaraní y hasta aún resuenan los elogios de la prensa extranjera que, con admiración “descubría” el guaraní en ocasión de la visita papal.

    Cuando con alegría todos pensábamos que la presentación de la novedad sería para bien, cuando confiamos en que la Academia analizaba profundamente los pro y contra para finalmente socializar una nueva regla y que con el cambio se fortalecería el querido idioma autóctono, la felicidad se desinfló como un globo pinchado.

    Denuncian que la Academia faltó a la ley, a su propio estatuto, pues aprobó entre cuatro paredes la incorporación de esas tres letras. Todo se hizo rápidamente y ni siquiera se convocó a una audiencia pública para consultar su parecer a los afectados directos que son los docentes.

    Enterado de la inclusión, una eminencia en el idioma, David Galeano, renunció porque dijo que no será cómplice de la muerte del guaraní. La explicación que él da es que la introducción de estas letras –u otras– acrecienta el jopara, lo que conduce a que cada día se reduzca más el guaraní.

    Según Galeano, el 5 de noviembre del 2015, la Academia trató como punto 1 la continuación del alfabeto actualmente vigente y por unanimidad se aprobó el alfabeto con las 33 letras. Como punto 2 se propuso la incorporación de 4 letras: d, f, ll y x. Para aprobar el cambio eran necesarios dos tercios de los 20 presentes, es decir, 13 votos, pero solo alcanzaron 11, por lo que se rechazó la propuesta de incorporar las letras.

    La mayoría no aceptó el resultado y durante varias sesiones insistieron con la incorporación, pero la votación había sido de 11 a 9. Llegaron incluso a declarar un cuarto intermedio interminable y el acta de la sesión del 5 de noviembre nunca se cerró porque a toda costa querían incluir las 4 letras como parte del acta de aquella sesión.

    Hay fechas que quedan como vergüenza en la historia, como aquel 7 de marzo de 1870, seis días después de asesinado el mariscal López y con Paraguay ocupado y vejado por las fuerzas aliadas, el entonces presidente Rivarola prohibía hablar el guaraní, decreto mediante.

    Hace 30 años ni siquiera había docentes de guaraní, sin embargo personas idealistas –sin apoyo del Estado– recorrieron el Paraguay de punta a punta para promocionar y realizar la correcta difusión del guaraní. Y hoy en el país existen más de 25.000 profesores del idioma y más de 85.000 personas estudiaron el curso básico.

    Con trabajo solidario incluso se dotó al idioma nativo con una casa, Guarani Róga, en Fernando de la Mora. Gratuitamente crearon Wikipedia Guarani y también gratuitamente tradujeron el navegador Mozilla Firefox, cuya versión guaraní se llama “Aguaratata”, que insumió la traducción de 42.000 palabras, sin contar otras 102.000 que la semana pasada se empezaron a traducir para el Libre Office.

    El guaraní hoy se visibiliza en el mundo, incluso Laura Pausini en su última presentación prometió a su público un show “mbarete”, sin embargo cada vez menos jóvenes lo hablan. Los propios profesores denuncian que la enseñanza es perjudicial y desfasada. Insisten en que el guaraní debe ser aprendido de manera lúdica, con juegos, cantos, poesías, cuentos, juegos interactivos en internet. También que debe igualarse la carga horaria ya que el castellano tiene 5 horas semanales y el guaraní apenas 2 horas.

    El guaraní es de interés nacional y el Estado debe ocuparse. Es urgente la reestructuración de su enseñanza.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 12 septiembre, 2016, 5:22 am
  4. Hay que vender el guaraní

    ¿Qué tenemos nosotros que no tienen los argentinos con su tango y su dulce de leche, ni los brasileños con sus copas y su samba, ni los chilenos con sus fabulosas minas de cobre, ni los estadounidenses con sus armas y sus bancos ni los canadienses con su jarabe de maple y su envidiable calidad de vida?

    Tenemos un idioma, un idioma que no lo trajo el conquistador como el inglés, ni deriva de otra lengua como el portugués o el español, que no es un dialecto que solo lo habla una parcialidad ni una pieza de museo que se expone en un estante para la mera observación, una herramienta que nadie usa ni puede tocar.

    Es una propiedad excepcional. No lo tiene Trump ni Bill Gates. No se puede comprar ni inventar un idioma. Es una construcción colectiva orquestada a lo largo de miles de años. Es una corriente viva que se nutre de la experiencia de millones de personas que son habitadas por el idioma y que a la vez lo habitan, en una interacción tan íntima que terminan confundiéndose.

    Por eso Paraguay y guaraní son la misma cosa. No es el territorio ni el Estado lo que nos define. Somos guaraníes antes que paraguayos, y no por ascendencia genética, sino por una conexión lingüística. Hemos sido colonizados por palabras, palabras nacidas de valores, prejuicios, experiencias trágicas, alegrías, pasiones y odios de una colectividad que no es excepcional ni distinta del resto del colectivo humano, pero que se diferencia de ella porque supo volcar todo ese caudal de sentimientos en un idioma singular y único.

    En algún momento de nuestra historia, sin embargo, olvidamos el estatus que supone la propiedad exclusiva de un idioma, y por el contrario nos enseñaron a tener vergüenza de él. Hablar guaraní se convirtió apenas en un vicio privado del que no podíamos desprendernos. Lo usábamos en la calle y entre los amigos; pero para los momentos solemnes, para la formalidad del poder, para demostrar ascenso en la escala social teníamos que hablar español.

    La conexión con el mundo tras el advenimiento de la democracia no hizo sino convertir el estigma en condena. Ahora había que hablar el idioma universal, el que nos da vía libre a las mayores fuentes del conocimiento, el idioma en el que se produce la cultura pop globalizada, el inglés.

    ¿Cómo convencemos hoy a un adolescente que además de aprender el inglés y de dominar el español es un lujo particular seguir paladeando el guaraní? ¿Cómo le devolvemos estatus a nuestra lengua?

    Creo que la forma como se enseña el guaraní en los colegios es la peor estrategia. Los chicos terminan odiándolo. Y olvídense del discurso patriotero, no sirve.

    Hay que combatir al mal con sus armas. Hay que apelar al mercadeo, al márketing. Hablar guaraní tiene que ser cool, estar de moda.

    Bien me lo dijo un colega español cuando descubrió que teníamos un idioma propio. “Es una maravilla, ahora tienen que saber venderlo”.

    Por Luis Bareiro

    http://www.ultimahora.com/hay-que-vender-el-guarani-n1019422.html

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 31 agosto, 2016, 5:38 am
  5. “Prefiero hablar inglés”

    Por Gustavo Olmedo
    En la fecha se celebra el Día del Idioma Guaraní, incorporado como oficial con la Constitución Nacional de 1992. Se trata de una lengua existente en siete países de América del Sur, con más de 12 millones de personas que la utilizan. Uno de los temas reincidentes al analizar esta lengua, que cuenta con más de cuatro millones de hablantes en nuestro país, es su vigencia y proyección. ¿Cuál es su futuro? ¿Por qué muchos niños y jóvenes asuncenos ya no lo utilizan o desconocen?

    Para muchos estudiosos, el guaraní forma parte de la lista de las 2.500 lenguas en peligro, de las 6.000 existentes y activas en el mundo, de acuerdo con el Atlas Internacional de la Unesco. Algunos especialistas incluso afirman que su desaparición será inevitable tras el paso de las próximas dos o tres generaciones.

    Según los expertos, la presión económica y el prestigio cultural son algunas de las razones que motivan la desaparición de una lengua. La primera, va ligada al hecho de que el aprender un determinado idioma garantiza un mejor futuro para sus hablantes, ya sea a nivel laboral o salarial. La segunda razón, señalan los estudiosos, se vincula con el estatus que se obtiene al conocer o hablar la lengua.

    “Prefiero hablar inglés”, me respondía una joven durante una dinámica grupal con frases en yopará, a lo que muchas compañeras incluso agregaron que era “una pelada” hablar guaraní. Es decir, no ven su utilidad, ni el valor o la enorme riqueza que posee; a lo que suma que tampoco implica prestigio el hablarlo.

    Quizás uno de los principales problemas que presenta el guaraní, en el ámbito juvenil y estudiantil, sea la pésima didáctica que acompaña su enseñanza obligatoria. Conociendo algunos programas y libros de escolar básica, queda claro que se necesitan incorporar, o por lo menos analizar, formas más atractivas y dinámicas de enseñarlo, implementando juegos en aula, trabajos grupales de campo, materiales de audio y audiovisuales. Si en el entorno familiar no se utiliza el idioma, es difícil pretender que baste un sistema memorial para preservarlo. Además ¿Están actualizados sus docentes?

    Proteger nuestro idioma es un necesidad, pues no se trata solo de un lenguaje, sino de una concepción de la realidad y forma de ser, algo que nos distingue. Como bien lo había señalado Koichiro Matsuura, ex director de la Unesco, afirmando que la extinción de una lengua conduce a la desaparición de formas de patrimonio cultural; tradiciones y expresiones orales, como poemas, leyendas y hasta chistes. Es decir, está en juego nuestra identidad, lo que exige asumir un desafío con medidas serias y urgentes.

    http://www.ultimahora.com/prefiero-hablar-ingles-n1018637.html

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 25 agosto, 2016, 8:22 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

el clima ✓

Click for Asunción, Paraguay Forecast

ÑE’ÊNGA ✓

Arekopaite mitâ vaícha.21/08/17

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

5dias.com.py

5días

A %d blogueros les gusta esto: