estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

El verdadero enemigo

El problema es el foco. Es apuntar de manera fina al inconveniente real y no desviarnos por el camino por nimiedades, o cuestiones insignificantes. Pasa en la mayoría de las oportunidades en una sociedad con una infinidad de carencias que se desarma en las intenciones que nunca terminan de concretarse.

Es que tenemos esa curiosa habilidad de andar por buen camino y en un despiste perdemos todo lo que se fue construyendo con enorme sacrificio. Nos pasa con tanta frecuencia que hasta parece que es parte del rito cotidiano, ese que nos empuja hacia un norte específico aunque el final apunta a cualquier lado, menos al que se aguardaba inicialmente.

Las causas de esta realidad son infinitas. En parte por la banalización de las cosas, ya que se hizo costumbre relativizar todo en este mundo globalizado. Todos podemos opinar, incluso de temas en los que no tenemos la más pálida idea. Hasta nos vemos obligados a participar en los debates, porque si permanecemos fuera, sin opinar, consideramos que nuestra existencia no tiene sentido.

El mejor ejemplo es la pobreza en Paraguay. En el tema existe un consenso generalizado que nos dice que el país no va a progresar cuando siga teniendo pobres en su población. Coincide la ciudadanía y lo entienden así los políticos, que los grandes temas nacionales deben necesariamente apuntar a eliminar la pobreza de la sociedad paraguaya.

Entonces, el dilema se traslada a la manera en la que debemos proceder para conseguir satisfacer esta necesidad.

Allí patinamos, porque en lugar de apuntar a construir políticas públicas que eliminen la pobreza, nos quedamos desenfocados peligrosamente, entonces lo que pretendemos es eliminar a los pobres. Aunque parezca un problema dialéctico, la raíz profunda del asunto tiene que ver con la concepción que tenemos de asumir estos compromisos sociales. En muchos casos, con un enorme componente que complica el tema, no nos interesa el resultado de las acciones que promovemos.

En términos simples para explicar el pensamiento, siempre viene bien un ejemplo: ahora que estamos en tiempos de aguas bajas del río, vemos que la gente, que migró a las calles y otros espacios públicos para ocuparlos durante la crecida vuelve a sus hogares. Por razonamiento minimalista al extremo, consideramos que la pobreza mágicamente desaparece de nuestros ojos, pero verdaderamente lo que hace es migrar hacia otros lugares menos visibles. Cuando todo vuelve a la normalidad, nos olvidamos de pedir que se den soluciones de fondo, hasta que la naturaleza nos recuerda que había sido, los pobres estaban en zonas inundables, por lo tanto vuelven a ser visibles y comienzan a volver a ser un problema.

Lo mismo sucede cuando se multiplican los casos de inseguridad, en donde el factor seguridad salta a la palestra y lo que se plantean como salida es el fortalecimiento de las fuerzas policiales, o el endurecimiento de la legislación represiva como paliativo a este verdadero drama social. El punto de mira nuevamente deja de lado los condimentos que arrojan a una parte de la población a este estilo de vida, y consideramos que la mano dura es la única alternativa.

Debemos afinar la mirada y asumir la complejidad del asunto. Si en estos, y otros esquemas, en donde se tenga a la eliminación de la pobreza como objetivo final no se incluyen los grandes componentes sociales como la educación, la salud y la creación condiciones para que aumenten las fuentes de trabajo, no se va a atacar el tema de fondo, por lo tanto, seguiremos fracasando. Mientras la desigualdad siga siendo la realidad de la sociedad paraguaya, todo esfuerzo será en vano. Las pruebas de este escenario están a la luz de todos. El verdadero enemigo a vencer es la pobreza, no los pobres.

Por Pablo Noé

El verdadero enemigo

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

6 comentarios en “El verdadero enemigo

  1. Caminar…

    Por Juan Augusto Roa

    El escritor uruguayo Eduardo Galeano, fallecido el año pasado, al hablar de la utopía, decía: “La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. ¿Entonces para qué sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar.”

    A propósito de utopía y caminar, durante un recorrido realizado hace un par de días por una de las avenidas de tráfico intenso e incesante de la ciudad de Encarnación, la avenida Irrazábal, pude comprobar lo complicado –y utópico– que puede resultar caminar con cierto grado de eficacia y tranquilidad por la vereda de esta transitada arteria. En apenas cinco cuadras se puede contabilizar un centenar de puntos críticos donde la vereda está totalmente bloqueada por mercaderías en exhibición, cubiertas, autos, mesas, basura, materiales de construcción, talleres mecánicos en la vereda.

    La vereda se supone es una senda destinada para que los peatones puedan caminar con cierta seguridad de que no serán atropellados por algún automovilista que maneja chateando o un motociclista acelerado y suicida que conduce como si fuera el dueño de las calles.

    Con una irritante muestra de desprecio hacia el resto de la gente, y un inexplicable silencio de las autoridades locales, muchos comerciantes utilizan la vereda como una extensión de sus negocios.

    ¿Cuántos concejales municipales de Encarnación recorren las calles a pie? ¿Cuántos lo hacen en horarios pico, en momentos que los niños regresan de la escuela y tienen que bajar de la acera a la calzada en medio de un tráfico infernal porque la vereda está cortada por la situación ya mencionada?

    El intendente, Luis Yd (Alianza), y los concejales deberían caminar de vez en cuando las calles de la ciudad de la que les toca ser administradores. Que intenten hacer realidad la utopía de recorrer toda una arteria sin tener que bajar de la vereda porque algún objeto les impide el paso.

    Si no logran terminar el recorrido y aún así no se percatan del grosero incumplimiento de la normativa municipal que regula la convivencia ciudadana en materia de ocupación de veredas, al menos la experiencia les servirá para eso: caminar.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 30 octubre, 2016, 10:22 am
  2. Una visita al Chaco

    “Aipota peteî rifa”, pide un señor indígena en el mostrador del almacén. Y la joven despachante le carga los datos con toda diligencia mientras nos comentan que el año pasado un humilde compueblano se ganó más de 50 millones de guaraníes, que fue el primer premio de la rifa de ese año.

    Se trata de una más de las actividades de sostenimiento de la Radio Pa’i Puku del Chaco. Estamos en el distrito de Teniente Irala Fernández, a 389 km de Asunción, y la vida lanza desde aquí un mensaje en clave de naturaleza, juventud y desafíos que plantean las grandes distancias y la indiferencia estatal.

    En cierto modo, es otro país. Las costumbres, los sueños, las frustraciones, los logros. También el trabajo tesonero, la impronta de una evangelización que dejó huellas grandes tras los pasos de monseñor Pedro Shaw, fundador de varias de las obras educativas del lugar, el famoso sacerdote belga de alta estatura, el pa’i Puku, que entregó su vida al Chaco.

    El paisaje en esta época es bello, las aves, los animales silvestres, la noche estrellada, pero sobre todo es desafiante por las características físicas del suelo y del clima.

    Sara es una mujer de paso firme, de esas personas que no pierden el tiempo ni sueltan más palabras que las que la ocasión amerita. No parece que hubiera nacido en otro sitio de Paraguay, aquí hace su vida muy ligada a la radio y a la comunidad desde hace mucho tiempo. Los datos que comparte nos hieren, jóvenes sin posibilidad de culminar sus estudios secundarios, grandes desigualdades, falta de atención sanitaria y de una educación que se adecue a las verdaderas necesidades de los pobladores.

    Un estanciero ha donado un toro para la rifa y es de agradecerle porque la radio ha dado cabida a las voces que le reclaman cosas, pero también es el medio de comunicación más importante de la zona. Aquí es así. A veces algunos se quejan de las críticas, pero todo el mundo sabe que la radio es importante y finalmente la comunidad trata de colaborar en la manutención. Además de esta emisora, la 720 AM, solo queda la radio menonita y con ellas cuentan los pobladores en las buenas y en las malas.

    Hacemos una charla educativa para más de 120 jóvenes del lugar. Nos acompañan una médica y una orientadora familiar de excelente trayectoria. ¡Qué privilegio el ser parte aunque sea pequeñita de la experiencia educativa de estos paraguayos!

    Lástima que el pésimo estado de una buena parte del trayecto de la ruta internacional nos distancia aún más de la ya de por sí alejada comunidad chaqueña.

    Es una injusticia y una vergüenza que por estar lejos de la capital parece que no sonrojara a ninguna autoridad. Total, los que se accidenten o mueran serán los del otro lado del gran río. Pero, a pesar del mal trato, Pa’i Puku y el Chaco viven y hay mucho que aprender de ellos.

    Por Carolina Cuenca

    http://www.ultimahora.com/una-visita-al-chaco-n1018942.html

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 27 agosto, 2016, 6:53 am
  3. Quiebre del diálogo

    Inexplicable. De la noche a la mañana, los dirigentes campesinos decidieron concluir las conversaciones con el Gobierno por la renegociación de la deuda del sector rural con las entidades crediticias. Este portazo echa por tierra meses de negociaciones, horas interminables de reuniones, intentos vanos de reingeniería crediticia que acaba de esta forma prácticamente en la nada.

    La decisión representa un golpe y un severo revés para los negociadores del Gobierno que ven cómo se diluye entre las manos las interminables jornadas en busca de una solución al conflicto. Conflicto que –cabe recordar– estalló en abril pasado con una inédita serie de movilizaciones de los labriegos en Asunción que desembocó en que referentes del sector público se sentaran en una misma mesa con los representantes campesinos.

    Durante largos cuatro meses, ambos sectores habían pautado cada uno de los puntos a tratar y todos los planteamientos, o al menos la gran mayoría de ellos, habían sido concedidos por el Gobierno. Todos estos planteamientos giraban en gran medida en la refinanciación de la deuda que habían contraído los labriegos con entidades financieras y de crédito. Según las cifras del Crédito Agrícola de Habilitación (CAH) la lista de campesinos que serían beneficiados con esta reestructuración ascendía a 20.538 personas, lo que representaba un monto global de 179.165 millones de guaraníes (alrededor de 32 millones de dólares). Un monto por demás considerable.

    En resumen, el compromiso de abril constaba de dos puntos esenciales: la posibilidad de resarcimiento para proyectos productivos, y, segundo, el proceso de análisis de deudas (públicas y privada) a ser reestructuradas. Ambos aspectos fueron cubiertos, pero aún así devino la noticia menos esperada.

    Pese a las gestiones hechas por el Ministerio de Agricultura, el Crédito Agrícola de Habilitación y el Banco Nacional de Fomento (BNF), las conversaciones se cortaron de manera abrupta y con un cambio suspicaz del discurso, o de la exigencia: ahora los campesinos (o sus líderes) ya no quieren reestructurar su deuda, sino que exigen una condonación. Y realizan esta exigencia olvidando que hace apenas cuatro meses habían firmado un documento que acordaba le procedimiento de refinanciación de sus cuentas y que las mismas iban a ser compradas por el BNF.

    Para anunciar el quiebre, la dirigencia rural no ha tenido en cuenta la mala predisposición de sus líderes, que han consentido la aparición de inescrupulosos que intentaron aparecer en la nómina de los beneficiarios para recibir la refinanciación.

    La depuración agregó algo de demora al proceso, pero el cronograma y el cumplimiento del acuerdo aún se manejaban dentro del margen de tolerancia. Sin embargo, todo eso quedó ahora en agua de borrajas por la intempestiva decisión dada por los campesinos que, sin miramientos, incluso redoblan su apuesta al anunciar que retomarán las movilizaciones a partir del 20 de septiembre próximo.

    Este nuevo conflicto que se avecina se debe en gran medida a la escasa predisposición y la enorme falta de voluntad que han mostrado ciertos dirigentes y muestra de ello es que el lunes último los líderes no acudieron a una reunión clave en el BNF.

    En esa reunión debían tratarse aspectos tan básicos como la condición de deudor ante Informconf y el requerimiento de un codeudor para poder acceder al beneficio. Pese a la importancia de estos puntos, la dirigencia no acudió al llamado y argumentó que la convocatoria no fue oficializada, pese a que en los diferentes medios masivos de prensa se habló hasta el hastío de la misma.

    A pesar de la apertura que mostró el Gobierno a través de sus diferentes negociadores, al avance que tuvieron las conversaciones y que aún así se haya producido la ruptura lleva a pensar que detrás de este quiebre no hay un genuino interés en rehabilitar a los campesinos como sujetos de crédito, sino más bien una intención política.

    A nadie escapa que hay liderazgos dentro de las organizaciones campesinas que manipulan a la masa, haciéndoles creer que es factible que el Estado se haga cargo de la deuda contraída por los pequeños productores. Lo cierto es que este quiebre deja constancia de la nula capacidad y voluntad del sector campesino en arribar a verdaderos acuerdos; solo así se explica que hayan pisado su palabra respecto al acuerdo de hace 4 meses.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 27 agosto, 2016, 6:52 am
  4. El valor del compromiso
    25 Ago 2016

    Los compromisos que se asumen deben ser cumplidos. Esa regla no es nueva, pero debe ser recordada permanentemente en Paraguay, sobre todo cuando por intereses que no precisamente están sustentados en la necesidad de la gente, algunos sectores desean borrar con el codo lo que escribieron con la mano.

    El compromiso para disminuir la pobreza en el país no debe estar solo en los discursos, sino en acciones concretas que permitan encarar los trabajos con honestidad y transparencia, en el marco de la ética y la responsabilidad.

    En estos días en los que se escucha a dirigentes campesinos alejarse de un compromiso asumido con el Gobierno para dar solución a un problema que ellos mismos plantearon a las instituciones públicas, es bueno también leer otro tipo de compromisos que asume Paraguay, siempre en torno a buscar el camino correcto para tratar de paliar décadas de abandono.

    Es así que se debe destacar que la Itaipú Binacional sea la primera empresa que apueste al compromiso con la línea mundial de sustentabilidad, que tiene como objetivo la lucha contra la pobreza, dentro de un programa de las Naciones Unidas. En ese marco, cabe señalar, que la represa hizo el lanzamiento del primer documento Nivel Avanzado de la Comunicación de Progreso y Reporte de Sustentabilidad al Pacto Global de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que insta a las instituciones a realizar negocios de manera responsable y luego buscar oportunidades para resolver los retos sociales a través de la innovación empresarial.

    Tiene como fin hacer frente a la desigualdad, apoyar la educación, la salud, la paz en el país y por sobre todo, para combatir la pobreza. Desde la institución se indicó que hoy las empresas tienen el gran desafío de convertirse en una fuerza para el bien, que invite a contribuir con el entorno social en el que se desenvuelve como ente. El acuerdo establece que la binacional participe como aliada estratégica, impulsando acciones colectivas junto con otras instituciones, con la meta de brindar un futuro mejor, con menos pobreza y una vida más sustentable para todos los paraguayos.

    La Itaipú se comprometió a contribuir de forma efectiva a las prioridades globales y al bien público, invitando también a todas las empresas a asumir los desafíos del mundo actual y de esta manera, brindar soluciones sostenibles para productos y servicios con responsabilidad socioambiental, porque las empresas que asuman este reto hoy, sin duda serán líderes en el mercado del mañana.

    Este compromiso asumido con las Naciones Unidas convierte a la Itaipú en un referente nacional para otras empresas, y podrá inspirarlas a operar de manera responsable y apoyando a la sociedad. La entidad forma parte del 8,8% de las grandes empresas en el mundo que reportan sus acciones a través de un documento de nivel avanzado en sustentabilidad corporativa.

    En ese tren de cosas, el trabajo de la binacional no solo está centrado en la búsqueda de acciones y acuerdos que permitan trazar la línea de acción enfocada en el combate a la pobreza, sino también en el buen manejo del dinero público.

    En ese sentido, se debe indicar que el director general paraguayo de Itaipú, James Spalding, reveló que la entidad ahorró alrededor de US$ 29 millones durante estos 3 años, evitando solo el alquiler de autos en las instituciones cuyo monto era superior a los G. 1 millón por día y en viático unos US$ 15 millones, todo esto después de la implementación de la nueva política de gobierno.

    Aseguró que el ahorro permitió la inversión en otras áreas, como, por ejemplo, en la inauguración del primer albergue en el país para madres embarazadas, instalado en Ciudad del Este, y uno segundo que se habilita esta semana en Salto del Guairá.

    Spalding destacó, además, la importancia del documento firmado con la ONU y habló de los principales desafíos, acciones e informes de la entidad referente al año pasado. “Esta herramienta acompaña el resultado de la verificación externa realizada a través de una tercera parte de calificada, como una muestra a la sociedad del desarrollo de acciones concretas, con resultados verificables, fortalecidas bajo los pilares económico, social y ambiental, lo que convierte a la Itaipú en una entidad socialmente responsable”, puntualizó el director paraguayo de la binacional.

    Con las acciones emprendidas por la Itaipú y otros entes del Estado, a decir del Gobierno, demuestran que cuando existe voluntad política y se prioriza a la gente, es posible llevar adelante proyectos para beneficiar a miles de paraguayos que esperan un mañana mejor. Es un ejemplo para señalar que los compromisos no solo deben quedarse en los discursos o para las fotos. Los compromisos se asumen y deben ser cumplidos, sobre todo cuando uno afirma que su interés es la gente.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 25 agosto, 2016, 5:41 am
  5. Se fueron los damnificados

    Por Lourdes Peralta

    Después de la desocupación de varias plazas de Asunción, que fueron copadas por los damnificados de la crecida del río, quedó lo que vemos en el paisaje de los barrios. Terrenos baldíos arenosos, llenos de parásitos, veredas perforadas y derrumbadas, basura, todavía canillas sin retirar, entre infinitos detalles. Los vecinos respiran aliviados ante la retirada de El Niño y, por ende, del precario e inmenso caserío. Ciertamente, es odioso hablar de tal o cual gobierno municipal, pero tendrán que asimilarlo todos hasta que el ciudadano que aporta puntualmente sus impuestos, como deberían hacerlo todos, sienta que se le responde.

    En barrio Republicano, si bien la Municipalidad retiró la basura (colchones, mesas, maderas, metales, plásticos, etc.), todavía quedan asuntos por resolver como la “misteriosa” desaparición de los juegos de plaza que había en el lugar, las lámparas de las luces que fueran reventadas a honditazos, los bancos, los árboles que fueron mutilados. También he visto artefactos sanitarios que el escuadrón municipalidad dejó tirados.

    No serán las últimas ocupaciones de plazas, salvo que se llegue a un acuerdo con los pobladores de los bañados y los gobiernos se dispongan a trabajar coordinadamente.

    Para los vecinos y su comisión vecinal, la lección también quedó, aunque no sabría decir si mejoró la capacidad de vislumbrar mejor la raíz del problema-país. En mi barrio, con petardos, pancartas que rezaban “La plaza no se ocupa”, se había inaugurado el enrejado de las 3 plazas. Sin embargo, no funcionó y diría que porque la meta no era noble. Aquel festejo acabó la mañana del 8 de diciembre del 2015, cuando un par de tenazas al candado de los portones y familias desesperadas coparon las plazas. No todos los vecinos compartíamos el enrejado, del cual ya se ven partes oxidadas. El resultado visual de las rejas continúa siendo espantoso, anula la sensación de libertad y relax que debe transmitir y brindar una plaza pública. Y no olvidemos el plus a los impuestos municipales y de por vida para mantener estas grandes jaulas.

    De que iba a haber saqueos, iba a haber; entonces, ¿cómo es que las áreas encargadas no previeron venir con inventario a levantar la infraestructura de plaza que mal que mal había? ¿No conocen la idiosincrasia, no les interesan las pérdidas materiales?

    Vecinos y municipalidad tienen que trabajar juntos, y la Municipalidad como institución tiene que comunicarse fluidamente con ministerios y secretarías.

    Largo, rico y siempre interesante el tema de los problemas barriales y la búsqueda de respuestas y soluciones. Se fueron los damnificados, pero no la extrema pobreza; se fueron los damnificados, pero permanecen las comisiones segregadas. Miles de conflictos, disgustos, choques, egoísmo, falta de comunicación impiden el crecimiento de los barrios. Esto se supera solo cuando los vecinos maduran y se identifican con su lugar, y cuando se obtienen servicios y justicia pronta y barata de los responsables del bien público.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 25 agosto, 2016, 5:39 am
  6. Viviendas sociales

    Una vivienda digna es un derecho imprescindible para el desarrollo del entorno familiar, sobre todo de los más pequeños que son los más afectados cuando las condiciones de vida son desfavorables. Este derecho se ha privado por décadas a miles de compatriotas por la desidia y la corrupción que carcomió el Estado.

    El nivel de pobreza, sobre todo la extrema, heredado por el actual gobierno, ha sumido a miles de familias en situaciones lamentables que deben ser reparadas urgentemente con medidas concretas, basadas en una política enfocada en soluciones integrales.

    No solo con la construcción de viviendas o el acceso a lotes se podrán brindar herramientas necesarias a los más desfavorecidos para que salgan de la penosa condición en la que se encuentran. Cualquier Estado debe encarar esta problemática con una política pública de alcance nacional, inteligente y transparente, para que los beneficiados, la ciudadanía toda y la clase política en su conjunto crean en las acciones que se desarrollan.

    A decir del Gobierno, esta línea de acción se cumple con el trabajo que viene desarrollando la Secretaría Nacional de la Vivienda y el Hábitat (Senavitat), con el liderazgo de una joven como Soledad Núñez, catalogada como una de las mejores ministras. Y no es vano este reconocimiento. La Senavitat viene impulsado numerosos proyectos que hoy ya benefician a miles de familias de todo el país, no solo con viviendas dignas, sino con instalaciones habitacionales integrales que permiten a sus habitantes desarrollarse en un entorno mucho más adecuado.

    Indudablemente la Senavitat, y esto es reconocido por la misma oposición al Gobierno, lleva adelante un eficiente trabajo que tiene como foco la construcción de entornos que permitan el desarrollo familiar con solvencia financiera, utiliza tecnología de punta y es transparente.

    Un ejemplo de este reconocimiento se dio recientemente con la aprobación del crédito del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) de 30 millones de dólares que tiene como uno de sus componentes el proyecto conocido como Chacarita Alta. Al ser tratada la iniciativa en el Senado, parlamentarios de la oposición argumentaron su voto a favor diciendo que lo hacían por la confianza en la institución y en el trabajo de la ministra Núñez. Este tipo de hechos es poco común en un ambiente político crispado por el enfrentamiento ligado a campañas electorales permanentes.

    La Senavitat es una institución que está al servicio del sector público y tiene clara su misión: regir e implementar la política del sector habitacional del país, coordinando los procesos con los actores relacionados al sector, posibilitando el acceso universal a la vivienda y hábitat dignos, priorizando a las familias de escasos recursos, buscando soluciones integrales para disminuir el déficit habitacional y mejorar la calidad de vida de todos los ciudadanos.

    Cabe señalar que para ampliar las acciones que desarrolla el ente, la semana pasada firmó un nuevo contrato con empresas del sector privado para la construcción de 885 nuevas viviendas en el marco del proyecto Che Tapýi, que se impulsa con donación de Taiwán.

    El contrato por más de 60 mil millones de guaraníes con siete empresas constructoras permitirá la edificación de viviendas de interés social en San Marcos de Horqueta (Concepción); Las Mercedes, de Minga Guazú (Alto Paraná); Lucio Martínez, de Capiatá (Central); Oñondivepa, de Guarambaré (Central); 16 de Julio de Luque (Central); San Isidro II de Hernandarias (Alto Paraná). Todos los asentamientos mencionados son de la Secretaría de Acción Social (SAS). Además, en la tierra del Instituto Paraguayo del Indígena (Indi) se harán viviendas para la comunidad Quemkuket de Puerto Falcón, departamento de Presidente Hayes.

    Esta nueva adjudicación, según informó la Senavitat, corresponde a la tercera etapa del proyecto. La primera ya permitió la entrega de 1.226 viviendas y la segunda otras 885. Es decir, solo con este programa Che Tapýi se construyen casi 3 mil viviendas, que representan 3 mil familias con un techo digno. Como todos los proyectos del ente, además de las casas, se construirán instalaciones para que las familias tengan un entorno para desarrollarse.

    En este caso, en el marco del programa, se edificarán un centro comunitario para actividades diversas, un centro ambulatorio para cuidados de salud, un aula escolar en la comunidad más próxima y áreas verdes, como parques para niños. Todas estas obras tendrán infraestructura básica; energía eléctrica y agua potable.

    La misión del Senavitat, según su misma definición, es fijar la Política Nacional de la Vivienda e impulsar Programas Habitacionales, en el marco de las políticas macroeconómicas y del Plan Nacional de Desarrollo que las expresa, tendientes a satisfacer las demandas de vivienda y de soluciones habitacionales de la población. Indiscutiblemente, la está cumpliendo.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 24 agosto, 2016, 8:56 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

ADN

5días

Peichante-Py en FB ✓

A %d blogueros les gusta esto: