estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Peculiaridades del impuesto revolucionario

Curioso por conocer cómo funciona el cobro del impuesto revolucionario del EPP, consulté con ganaderos amigos del Norte. Con la generosidad que me caracteriza, lo comparto con los lectores. El esquema de cobro comenzó hace una década, cuando promediaba el gobierno de Nicanor Duarte. El EPP se había fortalecido en territorios cercanos a Tacuatí, zona de agricultores menonitas. Fue cuando empezaron las quemas de tractores, camiones, cultivos y retiros de estancias.

En el 2009, luego del secuestro de Fidel Zavala, el EPP migró más al Norte del Departamento de San Pedro, a Concepción, en los alrededores de Hugua Ñandu, donde los extorsionados eran pequeños y medianos ganaderos paraguayos. Estos cobros compulsivos generan un flujo constante de caja que sostiene los gastos operativos y que se refuerza con cada secuestro. Cuando el grupo denominado ACA se desprendió del EPP, el sistema se desorganizó un poco, pues los comandados por los hermanos Jara Larrea se dedicaron a recaudar con entusiasmo, llegando a asaltar estancias. Como eran mucho menos disciplinados, varios de ellos fueron abatidos.

La metodología del cobro no es complicada. Se suele hacer a cara descubierta, sin intermediarios, en la propia estancia del ganadero amenazado. Los montos y la periodicidad son muy variables y de esto nadie habla. Por miedo, pero también porque es un hecho punible, estipulado en la ley que castiga el financiamiento al terrorismo.

Con la llegada de la Fuerza de Tarea Conjunta, algunos ganaderos se negaron a pagar. Entonces los menonitas se convirtieron en las víctimas preferidas. Su inversión en maquinarias y cultivos es muy valiosa y está desprotegida. Y, muchas veces, es administrada por la comunidad. Eso explica que esté secuestrado el adolescente Franz Wiebe, cuya familia no es adinerada. No fue un error, fue un mensaje a toda la colonia: el impuesto revolucionario no puede dejar de pagarse.

El EPP también tiene dificultades para imponer su canon. Pululan los extorsionadores avivados que se hacen pasar por integrantes de la organización. Conocen el método y el estilo de sus mensajes. Esta competencia desleal se evidenció en el caso del secuestro de Abrahán Fehr, cuya familia entregó cien mil dólares que nunca llegaron al destino correcto. Por otra parte, con tanta plata en juego, también hay corrupción interna. En el 2011, el EPP expulsó a su administrador, Óscar Benítez, por desvío de fondos. Y la relación con los narcotraficantes siempre es tensa, pues comparten territorio.

Que en el Norte el Estado esté medio ausente no quiere decir que la política fiscal del EPP sea una gestión fácil. “En este país nadie quiere pagar impuestos”, dicen sus comandantes, mientras piensan cómo ampliar la base tributaria.

Por Alfredo Boccia

http://www.ultimahora.com/peculiaridades-del-impuesto-revolucionario-n1013764.html

 

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

3 comentarios en “Peculiaridades del impuesto revolucionario

  1. El norte sin norte
    8 agosto, 2016
    Por Santiago González

    Más allá de ocupar una posición crítica con relación al gobierno de turno, sea del color que sea, y que muchos interpreten como una cuestión de “nada luego te gusta”, considero que si algo de autocrítica se tiene no hay que dejar de tener en cuenta que vivimos el peor momento en cuanto a la lucha contra los criminales del EPP.

    No solo preocupa que estén marcando la agenda, lejos de lo que prometió Cartes sino que lleguen al punto de advertir que lo van a hacer, dejar panfletos, atacar a los más desprotegidos y en las narices de la FTC seguir secuestrando personas.

    Este Gobierno tiene sin dudas los mejores y mayores recursos para combatir a este grupo de delincuentes, pero cuando las estrategias no funcionan hay que parar la pelota y mirar lo que realmente se debe hacer.

    No puede ser que con 3.500 millones de forma mensual no se pueda tener a un equipo de élite trabajando con resultados y con un norte claro. Cinco comandantes de la FTC en 3 años de gobierno, 3 secuestros en simultáneo y uno de estos secuestros, el más largo de la historia de nuestro país.

    ¿Cuándo se van a dar cuenta de que la estrategia no funciona? ¿Tienen en verdad una estrategia? La segunda pregunta me lleva de inmediato a aquella ocasión en la que desde la Fuerza de Tarea Conjunta hicieron correr un audio con un amable pedido a los delincuentes del EPP: “amigo guerrillero, entréguese”.

    Algunos hasta quisieron comparar con las estrategias de Colombia para combatir a las FARC, pero lo nuestro no pasaba de ser un triste y bochornoso show de circo. ¿Por qué? ¿Cuál era la diferencia entre lo nuestro y lo colombiano? Simplemente que, lo de Colombia respondía a una estrategia, cosa que nunca demostramos tener en esta lucha.

    Hoy se cumple un año del secuestro de Abraham Fehr, no hay pistas ni datos sobre él, como tampoco las hay de Edelio y del adolescente de 17 años; no se sabe nada de nadie y la angustia es desesperante. Es hora de dejar la soberbia, admitir los errores y exigir que de una buena vez por todas los que realmente saben se sienten a pensar una estrategia.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 9 agosto, 2016, 6:11 am
  2. Katherina mamá

    Por Mabel Rehnfeldt

    Hoy hace más de ocho días y debo confesar que me sentí inquieta… Y no fue por culpa del vuelo tranquilo en un pequeño aeroplano que, en menos de una hora, nos bajó en el Norte. Cuando pisamos el suelo polvoriento fue inevitable recordar que estábamos en las entrañas de una zona que el EPP conoce mejor que nadie y en la que, menos de 24 horas antes, una bomba –accionada por control remoto– había dado un buen susto a una comitiva. Esa comitiva circulaba por los mismos caminos por donde íbamos pasando con los compañeros Sergio y Arcenio. Afortunados nosotros, fuimos… y retornamos.

    Fuentes de seguridad cuentan que en abril de 2015 ya se avisó a la colonia menonita que el EPP rondaba por allí. ¿Qué se hizo con la información que tenía el gobierno? Nada. El EPP llegó, vio, miró, y tanto les gustó que ya se llevaron a tres de ellos y cobraron por dos –hasta el momento–: Arlan Fick, Abraham Fehr y ahora Franz Wiebe. Dos de estos secuestrados son casi niños.

    La casa de los Wiebe es una casita modesta y limpia en un recodo del camino de tierra de la colonia Río Verde. Dos loros en una jaula improvisada de madera con tejido gritaban, un par de gallinas se paseaban por el patio y se veían vacas lecheras atadas a un poste. Cuatro niños rubios como el sol deambulaban en silencio.

    Parte del precio que el EPP puso a la vida de Franz (que en febrero cumplió 17 años) fue leer un comunicado frente a la prensa. Y tuvimos que sentarnos a oírlo. Como el papá don Abrahán apenas habla español –pero además rompía en llanto a cada instante– otro de los líderes comunitarios leyó el panfleto a su lado. Miramos alrededor del cuarto mientras llamaban “oligarca” a Franz: En una misma pieza la cama matrimonial, ropero, armario, escritorio, sofá.

    Oligarquía, grupo de personas con poder e influencia social, económica y política. “Oligarca”, así le llama el EPP a Franz, el adolescente que tuvo que dejar la escuela para ayudar a su familia en la sobrevivencia diaria. Como hermano mayor de cinco, ni siquiera trabaja con su padre porque no hay dinero para pagar. Franz, que a las 17:15 horas de un día cualquiera, en lugar de estar paseando en una 4 x 4 estaba cosechando maíz ya casi cuando oscurecía, justo a él lo rotularon “oligarca”.

    Cumplida la lectura del mamotreto ya íbamos de salida cuando pedimos ver a la mamá de Franz. Se llama Katherina, y estaba con otras mujeres de la colectividad en un cuarto contiguo, sollozando. No hubo palabras entre nosotras: miré sus ojos claros llenos de lágrimas, nos tomamos de las manos, nos abrazamos en silencio. Las palabras sobran cuando dos mamás se miran a los ojos y allí solo hay espacio para el dolor. Volví sin conocer el sonido de su voz… y sin poder hablarle. ¿Qué podía decirle? La única realidad era que su hijo tiene 17 años y estaba secuestrado; mi niña cumplía 15 años en pocas horas más y estaba conmigo…

    Este Paraguay duele demasiado.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 8 agosto, 2016, 6:06 am
  3. Magros resultados

    El arzobispo de Asunción, Edmundo Valenzela, criticó lo que consideró un magro resultado de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) en combate al EPP. Dijo que prácticamente no han mostrado resultados pese a los cambios frecuentes de sus comandantes.
    El grupo criminal tiene secuestrado a tres compatriotas, Edelio Morínigo, Abrahán Fehr y Franz Wiebe.
    De hecho, no se olvida que la lucha contra el EPP fue una de las promesas electorales del presidente de la República, Horacio Cartes. Sin embargo, los resultados hasta ahora son ínfimos considerando el tiempo y el presupuesto que se destina en el operativo permanente.
    Lo que en principio parecía iba a ser sencillo para el gobierno de Cartes, pues se le dotó de recursos legales y económicos para emprender la lucha, ahora le está resultando imposible, pues no logra acabar con el reducido grupo criminal que sigue causando terror, inseguridad y la muerte de compatriotas.
    La inquietud del arzobispo es el reflejo de la incertidumbre de la ciudadana, de la orfandad del pueblo paraguayo de su Estado que debe brindarle seguridad y tranquilidad. Es una verdadera pena que se esté enlutando y desmembrado a varias familias por escasa efectividad de los organismos de seguridad interna.
    Se sabe que el combate al grupo criminal es complejo, pues es un problema de larga data y es el resultado de años de abandono de dicha región de la República. Sin embargo, es momento de replantear la estrategia de lucha, pues se está desangrando el presupuesto público en una campaña costosa y sin resultado. Está visto que la presencia de la FTC en el norte no garantiza la seguridad, ni la tranquilidad, ni la vigencia del Estado. El EPP sigue matando, secuestrando y cobrando su “impuesto revolucionario” a los pobladores en las narices de los militares. Antes que seguir derrochando recursos se podría utilizar mejor el dinero llevando desarrollo a esas empobrecidas zonas del país. Es más que evidente que los delincuentes reciben apoyo de la población, sea por miedo o por conveniencia o por convicción. Una mayor presencia con mejores camino, más hospitales y asistencia podría demostrar a los habitantes que existe un Estado que los protege y los cuida y el EPP perdería su razón de ser.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 6 agosto, 2016, 8:24 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

ADN

5días

Peichante-Py en FB ✓

A %d blogueros les gusta esto: