estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Los cuarteles no sufren derrumbes

 

Unos G. 123 millones al día es lo que el Gobierno invierte para combatir al EPP, a través de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC), un organismo integrado por efectivos de las FF. AA. y la Policía Nacional. Desde agosto de 2013, el Estado gastó unos US$ 5 millones en esta especie de guerra interna contra los paramilitares.

Lo de inversión es un decir. Que el Gobierno es el que pone la plata, también. Es el dinero de los contribuyentes el que se utiliza para que un comando de más de 1.000 hombres trate de barrer con el grupo criminal, que no pasa de la treintena de “soldados” delirantes, pero que ya cometió media docena de secuestros y 30 asesinatos en la gestión HC. Hace días asumió el quinto jefe de la FTC, poco después del secuestro del colono menonita Franz Wiebe.

Apostar por armamentos en detrimento de la Educación fue siempre un error de las autoridades, históricamente hablando. Mientras más se gaste en FF. AA. antes que en escuelas, colegios y universidades, siempre estaremos condenados al fracaso. Es como tropezar siempre con el mismo cascote.

Ayer nomás volvió a registrarse un derrumbe en una institución educativa pública. Esta vez, el desplome fue en la Escuela Virginia Ayala de González, de Piribebuy. Una alumna de 8 años sufrió contusiones en la cabeza y fue derivada al hospital regional de Caacupé y un chico de 13 años terminó con la pierna fracturada al caer sobre ellos el techo de un pabellón.

El MEC viene anunciando hace meses la inversión de más de US$ 70 millones para la refacción de 675 instituciones educativas. Mientras, la tortuosa burocracia sigue su curso, las escuelas siguen cayendo a pedazos. Es difícil saber cuándo llegará el día en que las autoridades apostarán por un trabajo serio y no recurrir a la trillada técnica de los parches.

Si los gobernantes se preocupan más por cuarteles y no se sonrojan si faltan tizas, techo o sillas en las escuelas, seguirán siendo los principales responsables de lo mal que nos va. ¿Cuál es la solución parche que el MEC dio al drama de la escuela derrumbada?: Trasladar las clases al local de la Dimabel, que está a pocos metros del lugar. Claro, las sedes castrenses nunca sufren derrumbes, las escuelas sí. Ya tú sabes.

Por Hugo Barrios

http://www.extra.com.py/columnistas/los-cuarteles-no-sufren-derrumbes.html

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

10 comentarios en “Los cuarteles no sufren derrumbes

  1. La vista gorda

    Por Caio Scavone

    El almirante inglés, Horatio Nelson (29-IX-1758/21-X-1805), quien fue gran navegante así como protagonista y ganador de numerosas batallas navales, parece ser el creador de un famoso dicho rescatado por la lengua española y conocido como: hacer la vista gorda.

    El extraordinario marino expresaba la frase en inglés cuando desobedecía la orden de retirarse de algún combate naval ya que siempre pronosticaba que ganaría toda batalla si perduraba y persistía en ella. Con su tesón y firmeza encaraba todas sus peleas, salvo la que hizo por última vez cuando falleció por el disparo de un marinero francés, el 21 de octubre de 1805, en el cabo Trafalgar de España. Voy a hacer la “vista gorda” decía.

    Hoy el significado se fundamenta en el mundillo del contrabando cuando los aduaneros dejan pasar todo tipo de artículos sin cobrar ningún impuesto, pero les alcanza un toco interesante de dinero que les llega como coima. No debe haber gente más sinvergüenza y corrupta que la apostada en los edificios aduaneros de todo el Paraguay. Son archiconocidos los que ganan tan poco y viven como pocos. Los llamados “maletines” son los famosos estuches en los que se carga una buena parte de lo recaudado en los controles fronterizos.

    Pero la “vista gorda” también mira hacia otros horizontes y la frase se extiende y llega hasta todo aquel que es sobornado o comprado para que cierre los ojos y la boca. Eso sí, en contrapartida queda habilitado para abrir todos sus bolsillos o se ubica como componente del grupo deshonesto para participar de las ganancias.

    El vocablo es hoy vox populi y en todo el orbe de habla hispana se escucha la frase como equivalente a no querer ver lo que está aconteciendo y no meter las narices para evitar las complicaciones o para recibir un buen pago por sus servicios no prestados.

    En los países tan corruptos como el Paraguay la vista gorda se torna rechoncha cada vez más y hasta los no videntes captan todo el contrabando que pulula en este país. El hacer la vista gorda es una aptitud de alto talento con una visión de obesa competitividad en este país. Por eso es pan diario que debe digerir hasta el más honesto del Paraguay.

    El Pilcomayo y su falta de agua es una cristalina manera de hacer brotar hasta lágrimas de cocodrilo a los yacaré de la zona y, con lo ocurrido, quedó visiblemente demostrado que ahí se hizo una regordeta vista gorda. Estamos en pleno mes de agosto y los campos se queman ante los párpados de los fiscales ambientales quienes deben ser los que tienen la vista comparable a la de los aduaneros. Son casi todos unos coimeros de pedigrí que jamás ven los delitos ecológicos que en serio y en serie se producen en el Paraguay. La salida de rollos de los parques nacionales tiene el acompañamiento incondicional de estos fiscales que se apoyan en coimas en condicione$.

    La Patrulla Caminera solo sirve para controlar y ver la licencia de conducir y la “habilitación” de los conductores y vehículos y hacer la vista gorda para organizar el tránsito y hacer cumplir la ley 1.880 (24-IV-2002) que hasta permite el sacrificio de todos los animales de todo tipo que circulen en la vía pública. Pese a todos los muertos que causaron y lo siguen haciendo en las rutas del país, esta ley solo es letra muerta y, ante todo lo visto, las autoridades siguen con la vista gorda.

    La Policía Nacional y las FF.AA. están plagadas de efectivos que pudren al resto honesto y decente de estos estamentos que sirven para el lamento. Con la vista gorda que hacen hasta pueden engordar al ganado ajeno. Es realmente vergonzoso.

    Las rutas y escuelas se hacen ante la vista gorda de sus fiscalizadores y, con la vista gorda que hacen, todos tienen la vista flaca para engordar sus bolsillos.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 9 agosto, 2016, 5:55 am
  2. Formando contralores

    Cientos de estudiantes universitarios y secundarios iniciaron un curso de capacitación para controlar el correcto uso del Fonacide en el Alto Paraná. Esto en el marco de un proyecto denominado “Paraguayoite” de la ONG Reacción Paraguay, que busca impulsar la transparencia en manejos de fondos públicos.
    Con esta capacitación, los jóvenes podrán visitar las instituciones educativas que aparecen en la lista de prioridad del Ministerio de Educación, por la precariedad en la que se encuentran.
    La organización Reacción surgió justamente ante la grave falencia del Estado de controlar el destino de los recursos de Fonacide y la escasa participación de la Contraloría General de la República.
    Los fondos de Fonacide comenzaron a repartirse a los intendentes de todo el país sin tener articulado ningún mecanismo de control de los millonarios desembolsos. Meses después, los resultados comenzaron a saltar a la luz pública. Las autoridades locales de pronto se enriquecieron, las obras fueron hechas de materiales de segunda y en muchos casos construcciones deficientes y sobrefacturadas. Es decir, hubo un despilfarro descomunal de este recurso que surgió como la gran promesa para aprovechar mejor el dinero que recibe nuestro país por la cesión de la energía de Itaipu al Brasil, destinándolo para mejorar el sistema educativo del país.
    Dado que en Paraguay desafortunadamente las instituciones no funcionan; es fundamental la participación ciudadana como mecanismo deontológico para frenar la galopante y desvergonzada corrupción. Por ello, es más que oportuna la iniciativa de que sean los jóvenes quienes controlen el destino de estos fondos. La correcta utilización de los recursos destinados a la educación, puede significar una verdadera revolución en la república para superar años de atraso y postergación. El desarrollo del país se logrará solamente a través de la educación, de allí la importancia del control y el correcto uso de este dinero. Hay que ponerle freno a los delincuentes que se roban el futuro de nuestros niños y jóvenes. Es también destacable el interés de los jóvenes en participar, y se debe aprovechar este deseo de incentivarlos para que sean protagonistas del cambio.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 8 agosto, 2016, 9:09 am
  3. Hay que escuchar a Lincoln

    Por Guillermo Domaniczky

    Fue una semana llena de metáforas y mensajes en la educación.

    En el momento de escribir este comentario, un chico espera en cama ser operado para reconstruir el hueso que se le fracturó, al caérsele parte de su escuela.

    El derrumbe en la escuela Virginia Ayala de González de Piribebuy afectó a otros siete alumnos, y el estudiante quien sufrió la fractura del fémur de una de las piernas, necesitará al menos dos meses de fisioterapia y recuperación.

    Otra escuela de la Cordillera y otro derrumbe esta semana. Fue en la escuela Defensores del Chaco de San Bernardino, y si bien allí no hubo heridos porque la caída del techo se produjo en un área clausurada hace cinco meses por un derrumbe anterior, sí retrató la desidia con la que se manejan muchos colegios y escuelas del país.

    El aula cuyo techo volvió a caer, está clausurada desde hace cinco meses, con tejas aún esparcidas por el suelo, bancos herrumbrados y apilonados, libros humedecidos, y la imagen de dejadez de sus responsables que ni siquiera limpiaron y ordenaron el lugar en todo este tiempo. Pasaron más de cinco meses, pero el director en lugar de limpiar y despejar el sitio, sigue esperando que la ayuda divina, y no el techo, le caiga del cielo.

    Incomodado por estos casos, el ministro Riera dio un plazo de 72 horas a los directores de escuelas y colegios para que informen cuál es el estado de sus edificios.

    Pero Riera, quien asumió el cargo hace ya casi tres meses, recibió la rápida respuesta del sindicato de directores de colegios, que lo calificó como desinformado por desconocer que este reporte se actualiza todos los años y debe obrar en los archivos del ministerio.

    En medio de la pirotecnia cruzada, un número frío y el espejo de la desidia. De las 7.500 escuelas que existen en el país, 4.112 nunca fueron verificadas en su infraestructura, ni por el ministerio, ni por las gobernaciones ni por la municipalidad respectiva.

    El ministro se queja de que solo tiene 30 arquitectos e ingenieros para todo este trabajo frente a los más de 250.000 funcionarios que paga el Estado todos los meses. Eso sin mencionar los miles de millones de guaraníes asignados a los gobiernos descentralizados a través del FONACIDE.

    Una semana llena de mensajes porque también los diputados rechazaron el proyecto de ley que declaraba emergencia en la educación superior, a raíz del carnaval de carreras que se ofrecen sin estar habilitadas, y de estafados académicos que se quejan de que estos títulos no les sirven. En contrapartida, los diputados decidieron conformar una comisión, bajo el pomposo nombre de “Comisión Especial de Investigación, estudio y evaluación del Subsistema de Educación Superior, Universidades e Institutos superiores”.

    Solo el tiempo dirá si nuestro pesimismo sobre esta comisión es injustificado y no se cumple una vez más el viejo aforismo que sostiene que solo es cuestión de armar una comisión para terminar convirtiendo a un caballo en un camello.

    En la vereda de enfrente un grupo de estudiantes secundarios pide eliminar el sistema de examen de ingreso a las universidades públicas, proponiendo que el acceso a la educación superior se haga a través de cursos probatorios que ayuden a nivelar los paupérrimos conocimientos con los que llegan desde la etapa secundaria, quienes aspiran a seguir una carrera universitaria.

    Y quienes están ya dentro del sistema también tuvieron su semana. Estudiantes de distintas facultades de la UNA reactivaron las protestas, al observar cómo casi secretamente, y sin cambios de estatutos, los consejos directivos surgidos con la matriz que cuestionan, volvían a elegir a varios decanos criticados por mantener los malos manejos académico-administrativos que habían impulsado el #UNANoTeCalles.

    Grupos de estudiantes que son cuestionados porque quizás no tengan muy bien definido qué es lo que quieren, pero con absoluta seguridad saben lo que ya no quieren: que la politiquería siga relegando a educación.

    Por eso, las escuelas que se derrumbaron por desidia esta semana, son la mejor metáfora sobre la prioridad que desde la gestión pública se le da a la educación, hipotecando el futuro de algunas generaciones, al recordar el pensamiento de un gran presidente que tuvieron los Estados Unidos, el honesto Abraham Lincoln, quien sostenía que “la filosofía del aula en una generación será la filosofía del gobierno en la siguiente”.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 8 agosto, 2016, 6:04 am
  4. Niños, víctimas de la corrupción

    Por Desiré Cabrera

    La que culminó fue una semana de derrumbes en el departamento de Cordillera. Primero con lo sucedido en la Escuela Virginia Ayala de González, de la compañía Tape Guazú de Piribebuy, donde ocho niños resultaron heridos, dos de ellos de gravedad; y que requirieron internación e intervención quirúrgica.

    Una galería correspondiente a un pabellón colapsó y cayó sobre los alumnos. Los docentes señalaron que solo se puede acreditar a un milagro el hecho de que no se hayan registrado víctimas fatales.

    En la escuela Defensores del Chaco de San Bernardino se produjo también un desprendimiento y posterior derrumbe de una parte del techo, el jueves 4 en horas de la siesta. La alerta la dieron los padres de familia.

    Ese salón ya había sufrido un derrumbe en marzo pasado, motivo por el cual fue clausurado; y por ello los docentes desarrollaban sus clases en las galerías de la institución.

    El director Adolfo Manuel López no se encontraba en la sede escolar, pues había pedido permiso para acompañar a su hijo menor en un campeonato Nacional de fútbol de salón, disputado en Minga Guazú, departamento de Alto Paraná.

    El docente negó en varias ocasiones que se encontraba fuera del departamento, alegando problemas familiares para su inasistencia a su lugar de trabajo.

    La escuela a su cargo literalmente se va cayendo a pedazos, por lo que resulta inadmisible la conducta del docente que tiene a su cargo la formación de más de 200 niños y adolescentes.

    Mientras, las autoridades de la Gobernación de Cordillera y las municipalidades –Piribebuy y San Bernardino– afirman no contar con recursos y se pasan especulando sobre la posibilidad de que se apruebe la Ley de Emergencia Educativa para echar mano de los recursos y presumiblemente manejarlos a sus antojos.

    Si bien los intendentes asumieron en diciembre pasado, para justificar sus excusas deberían empezar por transparentar sus gestiones mostrando qué se hizo de los recursos del Fonacide, otorgados para el mejoramiento de la infraestructura escolar.

    Nuestros niños son víctimas de un sistema corrupto, al que se debe poner fin antes de que ocurran verdaderas desgracias.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 8 agosto, 2016, 5:57 am
  5. La educación en la familia indefensa

    Por Jesús Montero Tirado

    El instinto biológico, que fija en los padres la pulsión educadora para asegurar la supervivencia de la especie, el sentido común, la dinámica incontenible de su amor a los hijos, el derecho natural, el derecho internacional, sintetizado en la Carta de los Derechos Humanos (1948), el derecho paraguayo explicitado en la Carta Magna…, reiteran el derecho y obligación de los padres y familia de educar a los hijos, desde su nacimiento.

    El artículo 75 de la Constitución Nacional resume el sentir de nuestras culturas y la vigencia del derecho internacional: “La educación es responsabilidad de la sociedad, y en particular recae en la familia, el municipio y el Estado”. Este derecho y deber son inalienables. Porque además de ser derecho y deber de los padres, es derecho de los hijos ser educados por sus padres.

    ¿Qué puede hacer la familia hoy para educar a los hijos cuando ella misma está amenazada por diversas crisis? ¿Qué puede hacer cuando sus crisis tienen raíces en su intimidad y en una sociedad y contexto universal sumergido en incertidumbres y en agitado vértigo de cambios y crisis ininterrumpidas?

    Erich Fromm ponderó las modernas “dificultades para amar” y el “miedo a la libertad”; Gilles Lipovestky dice que vivimos bajo “el imperio de lo efímero”; Zygmunt Bauman en “Modernidad líquida” nos describe la liquidez de nuestra sociedad, en la que “el individualismo marca nuestras relaciones y las torna precarias, transitorias y volátiles”.

    Como dicen los comentaristas de Bauman, la modernidad líquida es una figura del cambio y de la transitoriedad: “los sólidos conservan su forma y persisten en el tiempo: duran; mientras que los líquidos son informes y se transforman constantemente: fluyen”. El empleo laboral, por ejemplo, no tiene la solidez de la estabilidad, porque la mecanización, robotización y computarización, entre otros avances científicos y tecnológicos, exigen una flexibilidad y desplazamiento de trabajadores que hacen líquido el compromiso laboral y dificultan la previsión del futuro.

    En este contexto de vínculos líquidos, la familia se ha convertido en una “relación pura”, donde cada “socio” puede abandonar al otro a la primera dificultad”. El amor se hace flotante sin responsabilidad hacia el otro. (Bauman, 2004; Vásquez Rocca, 2008).

    A lo dicho sobre el contexto se suma el pluralismo y el impacto en todos de la información y comunicación virtual que nos integran en el inevitable pluriculturalismo.

    No hace muchas décadas los mensajes y visiones del mundo y de cuanto existe, que recibían los hijos, procedían solamente de la familia, de los vecinos conocidos y después de sus maestras en la escuela. Hoy cada niño llega a la escuela con cientos de horas de televisión y muchos de ellos, cada vez más, con información y comunicación por celulares inteligentes, de donde reciben lo que los padres y maestros no saben qué es ni de dónde procede.

    La motivación alienante de la sociedad consumista obliga a los padres a trabajar fuera del hogar y no poder dedicarse a la educación de los hijos. La educación de la familia, la autoridad de los padres (que ya no son los únicos autores del mundo informativo y persuasivo en los hijos), se ha debilitado extraordinariamente. Por otra parte, las características de este tipo de vida y sociedad líquida, por sus constantes cambios, demandan pedagogías familiares actualizadas, lo que no es posible que los padres alcancen porque difícilmente encuentran tiempo y quizás más difícilmente encuentren quienes les ayuden a capacitarse para ejercer competentemente su responsabilidad educadora.

    Nunca más que ahora la familia ha necesitado ayuda para poder cumplir su misión. Nunca la familia se ha sentido tan indefensa. ¿Qué puede aportar la sociedad toda, la gran matriz responsable de la educación, a la familia? ¿Qué puede y debe hacer el Estado obligado subsidiariamente a ayudar a la familia para educar a los hijos? No basta ofrecerle escuelas, porque jamás la escuela podrá suplir el rol vital, los vínculos y relaciones entre hijos y padres.

    La sociedad cuenta con organizaciones y asociaciones nominalmente pensadas para esto, pero sus actividades necesitan un replanteamiento para responder a esta urgente necesidad. El Estado no se puede contentar con legislar, sobre todo cuando se trata de familias en situación social y económica de inequidad.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 8 agosto, 2016, 5:52 am
  6. El 7% de inversión en educación, una meta de todos

    La clase política no ha comprendido hasta ahora que invertir más en una educación pública de calidad es el modo más seguro y sustentable de combatir eficazmente la pobreza. Por eso es que Paraguay, con apenas el 3,7 por ciento de su producto interno bruto (PIB) destinado al sector, es uno de los que menos recursos económicos destinan a la formación de niños y jóvenes. Se justifica, pues, plenamente que los estudiantes secundarios organizados insistan en la necesidad de que, en corto plazo, los fondos lleguen al 7 por ciento, tal como recomienda la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).
    El sabio proverbio chino, válido para todos los tiempos y todas las culturas, postula que siempre será mejor enseñar a una persona a pescar, antes que darle el pescado servido en su mesa. La primera actitud implica darle a un ser humano un conocimiento y una práctica que le han de servir para ser autónomo y valerse de sí mismo, sin depender de la mano extendida de los demás.

    En casi 30 años de democracia más formal que real, los políticos no han entendido que la educación de calidad es la forma sustentable de combatir la pobreza contando con ciudadanos dignos de elevada autoestima para avanzar en la sociedad y contribuir a un mayor bienestar colectivo.

    Esa irresponsabilidad se expresa en que la inversión en educación pública es actualmente de apenas el 3,7 por ciento del PIB. Este porcentaje es uno de los más bajos de América Latina, según datos de la Unesco, ya que Cuba invierte el 13 por ciento; Bolivia, 6,4; Argentina, 6,2; Brasil, 5,8; Chile, 4,6 y Uruguay, 4,4.

    Ante esta realidad, los jóvenes de la Educación Media, pertenecientes a la Unión Nacional de Centros de Estudiantes (Unepy) y la Federación Nacional de Estudiantes (Fenaes), han iniciado una campaña para alcanzar lo más rápido posible el 7 por ciento de inversión del PIB que la Unesco establece como piso ideal para las naciones que verdaderamente desean apostar a un futuro de bienestar.

    La meta del 7 por ciento era impulsada por la anterior administración del Ministerio de Educación y Cultura (MEC). Lo que los jóvenes hacen ahora es reavivar ese propósito que requiere del apoyo y el acompañamiento de las actuales autoridades de la institución gubernamental que lidera las políticas públicas en el sector.

    Si bien la decisión final de otorgar los 960.000 millones de guaraníes necesarios para incrementar en un 0,5 por ciento la inversión educativa en el presupuesto del 2017 que empieza a estudiarse en el Congreso corresponde a los políticos, es necesario que la ciudadanía respalde también la propuesta de los estudiantes.

    La educación es un derecho ciudadano y, como tal, un bien social de valor esencial para las personas. Su valor es tan fundamental para el desarrollo del país que las decisiones de ese ámbito no pueden seguir quedando exclusivamente en manos de políticos que solo miran sus intereses.

    Urge pues que la sociedad civil, aun no involucrada en el compromiso de bregar por una educación de calidad, se sume a la tarea impostergable de encaminarse con pasos firmes hacia la meta del 7 por ciento del PIB destinado a la educación pública.

    http://www.ultimahora.com/el-7-inversion-educacion-una-meta-todos-n1013766.html

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 6 agosto, 2016, 7:27 am
  7. ¡Por fin lo conseguimos!

    Por Jesús Ruiz Nestosa

    ¿Y…? ¿Era esto lo que estábamos esperando? ¿O hacemos un pequeño esfuerzo más hasta lograr que las cosas empeoren todavía más? Esta vez los corruptos no tuvieron la suerte que tuvieron los otros corruptos responsables del derrumbe de varias escuelas en las que nadie resultó lastimado. En Piribebuy, se vino abajo una galería de la escuela “Virginia Ayala de González”, en la compañía Tape Guasu y resultaron heridos varios niños. Al comienzo se temió por la gravedad de una niña de ocho años que tuvo que ser objeto de una tomografía que confirmó que no tenía lesiones graves. Mientras tanto, un niño de 13 años fue trasladado a Emergencias Médicas pues sufrió fractura de hueso en una de las piernas.

    Esta galería meses atrás había sido refaccionada por gente de la Dirección de Material Bélico (Dimabel) y las obras fueron inauguradas como se acostumbra en estos casos como demostración de la sensibilidad de sus funcionarios con los pobladores del lugar. Por eso, cada vez que veo las fotografías de las festivas inauguraciones con el consiguiente pavoneo de las autoridades de turno, pienso cuánto tiempo durarán las mejoras y si serán realmente tan eficientes como lo dicen en sus discursos los donantes. La experiencia me dice que no.

    El tema de los derrumbes de las escuelas ha tomado un ritmo vertiginoso los últimos meses. Curiosamente coincide esta racha con la repartija del dinero de Itaipú canalizado a través de Fonacide. Estos accidentes, que no son tales, pusieron al descubierto una vergonzosa trama de corrupción, de robo desvergonzado del dinero público por parte de intendentes de muchos pueblos. Robo de sumas estratosféricas, todas por encima de los cien millones de guaraníes; muy por encima.

    Lo pregunté varias veces y lo haré una vez más. ¿Alguien ha sido encausado por estos robos? ¿Alguien ha respondido ante la justicia por tales actos de corrupción? ¿Alguien fue apartado de su puesto al ser hallado culpable de tales delitos? Y me respondo: ninguno. Todos siguen tan frescos y campantes propalando a los cuatro vientos que son víctimas de una persecución política. No importa que paredes, techos, pilares, vigas, tejas, ladrillos, estén por el suelo en espantoso desorden. Lo que dicen las autoridades es la verdad. Lo que se puede ver, el espectáculo que ofrece la realidad, es un simple engaño de los sentidos.

    La gente, en su terrible ignorancia, parece no entender que la corrupción pone en serio peligro la vida de nuestros hijos. Hoy, por suerte, han sido sólo unos pocos huesos rotos y algún que otro golpe en la cabeza. Pero mañana el resultado puede ser atroz. ¿Será que sólo entonces se tomará conciencia de los peligros que encierra la corrupción?

    En casos como este siempre hay gente que sale en defensa de los responsables de tales desatinos porque son beneficiados de alguna o de otra manera, porque reciben las migajas sobrantes del gran festín que se dan los que están arriba. Hasta que alguna viga se desplome sobre las cabezas de sus hijos. Entonces comenzarán los lamentos.

    ¿Exagero? Recuérdese el apoyo que un amplio sector de la población de zonas rurales de México le da a los narcotraficantes a cambio de alguna limosna. Hasta que esos mismos traficantes terminaron asesinando a cuarenta y tres estudiantes jóvenes sin motivo aparente alguno. Luego quemaron los cuerpos para hacer desaparecer las evidencias del atroz crimen. Hoy, en Sinaloa existen cuarenta y tres familias a las que les falta un miembro, les falta un hijo, y ni siquiera saben dónde podrían estar, porque, lastimosamente, hay autoridades que colaboran con los criminales a través de los complicados caminos que recorre el soborno.

    Lo que acaba de ocurrir en Piribebuy tendría que marcar, de una vez por todas, la raya final y a partir de este punto: ¡Basta ya! Que los responsables de tanta corrupción vayan entrando en fila, de uno en fondo, a la cárcel, con la condena que se merecen. Que la historia de la “persecución política” ya no se la cree nadie.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 5 agosto, 2016, 6:01 am
  8. Acuerdo entre el MEC y gremios docentes para un mejor futuro de la educación

    Las revueltas estudiantiles del año pasado y este movieron la estantería del Estado y la conciencia ciudadana, e instalaron la imperiosa necesidad de focalizar esfuerzos para que la educación sea uno de los ejes principales del desarrollo y crecimiento del país.
    Además de imprimir un espíritu fuerte en sus reclamos como es característico de los jóvenes, los estudiantes lograron con su lucha crear un ambiente sumamente interesante para el diálogo entre todos los sectores.A partir de las nuevas determinaciones adoptadas en el ámbito de la educación, tras las tomas de colegios, se ha notado un clima mucho más tranquilo, tanto desde el punto de vista político así como interno en el MEC, incluso con los sectores gremiales.
    En el papel que se comprometieron cumplir, los estudiantes siguen siendo actores importantes para el control del compromiso del Estado para tratar de solucionar con urgencia los graves problemas en las instituciones educativas, sobre todo en lo que se refiere a infraestructura.
    La situación de los docentes del país también debe ser considerada de emergencia. Los niveles salariales de los maestros siguen siendo muy bajos, obligándoles a situaciones que ningún docente tendría que pasar. Esta situación genera un grave problema en el sistema, ya que además de un salario disminuido, los encargados de la educación de miles de niños y jóvenes, muchas veces deben deambular de una institución a otra para tratar de sumar sus ganancias para llegar a fin de mes, limitando así la energía que tendrían que imprimir en las aulas.
    Este acercamiento entre el MEC y los gremios docentes, siempre y cuando esté ajustado a lo que establecen las leyes y no sea para extorsión de ningún lado, es muy sano para lo que se pretende de cara al mejoramiento de la educación.
    A decir del ministro de Educación y Cultura, Enrique Riera, la institución está de acuerdo con que la educación merece un mayor presupuesto y que será una justicia que los docentes y trabajadores de la educación pública gocen de mejores salarios, un reclamo que viene de hace mucho tiempo.
    Este acercamiento entre el MEC y los gremios docentes, siempre y cuando esté ajustado a lo que establecen las leyes y no sea para extorsión de ningún lado, es muy sano para lo que se pretende de cara al mejoramiento de la educación. Además, cabe recordar que es una exigencia de los propios estudiantes que piden dejar de lado las diferencias para pensar solo en cómo lograr una mejor calidad educativa.
    Independientemente a los reclamos puntuales de cada gremio docente, lo importante es que prime el diálogo para un bien común, el de lograr una mejor paga para el sector educativo, que no solo depende de una buena voluntad del Ejecutivo, sino también del Parlamento, donde se analiza el presupuesto.
    Mucho tiempo se ha esperado para que un reclamo justo del sector docente sea debidamente atendido. Debemos considerar que en la medida de que exista un diálogo sincero, un análisis acabado de la situación real entre el MEC y los gremios, será posible que estos dos polos siempre opuestos logren acuerdos que permitan un mejor futuro.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 4 agosto, 2016, 6:56 am
  9. Los puentes de la Educación Media

    En la Ley General de Educación (1264/98, Artículo 37) los estudiantes de la Educación Media tienen dos alternativas principales: la Formación Profesional Media y la Educación Media Bachillerato; en ambas alternativas el estudiante puede elegir varias modalidades. El estudiante que acaba sus estudios en ese nivel tiene ante sí diversos puentes de salida. El más simple es el de los que deciden abandonar ahí los estudios y pasar por el puente de cauce seco directamente a iniciar su vida fuera del ámbito académico, entrando ya al espacio de la vida ciudadana. Otro puente es el de la Formación Profesional Media, que pasa a los estudiantes al mundo del trabajo. Y el tercer puente es el de final de bachillerato, que los pone en las puertas de la Educación Superior en Universidades o Institutos Superiores o más sencillo en las puertas de los Institutos Técnicos de Tercer Nivel.
    Desgraciadamente el puente más ancho y corto, por el que más estudiantes pasan, es el de los que abandonan los estudios antes de iniciar o de acabar la educación media. Son más del sesenta por ciento de los que iniciaron el primer grado de educación escolar. Por contraste, el puente de los técnicos profesionales de nivel medio lo cruzan muy pocos, porque esta alternativa de la Educación Media está subdesarrollada, poco definida, prácticamente olvidada. Y el puente de los que acaban el bachillerato lo cruzan alrededor del treinta por ciento. De ellos algunos eligen la ruta que les lleva a las universidades e institutos superiores y otros se quedan ya en la ciudadanía equipados solamente con el bachillerato. Golpean las puertas de las empresas y según los empresarios no están preparados para trabajar, no han desarrollado las competencias básicas para confiarles trabajo.

    Los bachilleres que eligen entrar en las instituciones educativas de Educación Superior, según los responsables de las universidades e institutos superiores llegan mal o poco equipados, no están preparados para enfrentar los desafíos que provocan hoy las carreras de formación profesional superior y las exigencias de la investigación científica. Algunos rectores o directores, decanos y profesores afirman que muchos estudiantes llegan sin capacidad de lectura comprensiva y menos aún de redacción con ortografía y sintaxis necesarias para comunicarse por escrito.

    Cuando los legisladores sancionaron en el 2013 la ley 4995 de Educación Superior, así como cuando el Presidente la promulgó, parece que pensaban que el puente entre el bachillerato y las Universidades e Institutos Superiores está roto, porque en el artículo 9 de dicha ley, le encargan al Consejo Nacional de Educación Superior (CONES) que arregle esa transición. Y efectivamente el puente está roto. Las instituciones y educadores de bachillerato no preparan suficientemente para entrar y permanecer hasta el final en la Educación Superior. ¿Por qué?

    Porque la planificación de los diseños curriculares y los sistemas de evaluación de la Educación Media y la Educación Superior se deciden sin diálogo ni coordinación entre los responsables de ambos niveles de Educación. Nadie duda hoy que el actual diseño curricular de la Educación Media es insostenible. Cuando se planificó la reforma de este nivel, los miembros del Consejo Nacional de Educación y Cultura (CONEC) dijimos y publicamos documentos y libros expresando nuestro desacuerdo con el plan propuesto y aprobado para el bachillerato; después cuando en el 2011 se elaboró la “Resignificación de la Educación Media” volvimos a manifestar nuestro desacuerdo con lo presentado, pero una vez más las políticas propuestas por el CONEC, como antes sucedió con el Consejo Asesor de la Reforma Educativa (CARE), no fueron atendidas.

    Mientras se arregla el puente no faltan los corruptos que aprovechan la situación de muchos estudiantes, que no tienen capacidad intelectual ni académica para enfrentar las exigencias de las instituciones serias, a quienes se les ofrecen en instituciones “garaje” títulos de carreras profesionales a cambio solamente de cuotas y parodias de clases.

    Los que cruzan el puente del bachillerato hacia las universidades e institutos superiores tienen por lo menos dos problemas: pasar un puente mal construido y llegar a la orilla de la Educación Superior con una mochila demasiado pequeña para recorrer la compleja ruta de todas las profesionalizaciones entre incertidumbres y horizontes cargados de sorpresivas e innovadoras demandas.

    Por Jesús Montero Tirado

    http://www.abc.com.py/edicion-impresa/opinion/los-puentes-de-la-educacion-media-1504268.html

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 4 agosto, 2016, 6:56 am
  10. La educación que se derrumba

    Dos alumnos resultaron con heridas al ser aplastados por el derrumbe del corredor de la Escuela Virginia Ayala de González, ubicada en la compañía Tapé Guasú de Piribebuy, ayer a la tarde. Resultaron víctimas, una niña de 8 años que sufrió contusiones en la cabeza y fue trasladada al hospital Regional de Caacupé y un menor de 13 años, quien fue derivado de Caacupé a Emergencias Médicas, debido a una fractura en una de las piernas.
    Ni la toma de colegios, ni las manifestaciones en todo el país con varias clases perdidas, ni el cambio de ministro en el Ministerio de Educación, ni la imputación a un intendente por un derrumbe en Lambaré, sirvieron para impedir que nuevamente los niños sufran las consecuencias de una lamentable precaria educación en Paraguay.
    Los derrumbes de aulas son el reflejo de cuan abandonada está la educación paraguaya. Los docentes, padres de familia, ni estudiantes, nunca antes habían hecho reclamos del pésimo sistema educativo en el país. Esto incluye la mediocridad de la educación en general y los resultados están a la vista con el nivel que tienen los egresados secundarios y universitarios, y sobre todo en nuestros políticos, que todos los días hacen gala de su lamentable nivel de preparación.
    Lastimosamente, tuvimos que padecer de derrumbes con niños heridos para reaccionar ante esta deuda histórica en nuestro país.
    En estos casos es donde la justicia debe ser implacable y aleccionadora. La corrupción en nuestro país ha llegado a niveles insostenibles y hace que políticos y empresarios sin escrúpulos estén lucrando con la educación y el futuro de nuestros niños. En nuestra región también tenemos cientos de ejemplos de construcciones precarias y malos manejos de los recursos destinados para la educación. Sin embargo, los sinvergüenzas siguen tranquilos, porque los fiscales, supuestos representantes de la ciudadanía, están muy cómodos en sus oficinas, o negociando futuros ascensos políticos con los responsables del robo a la educación.
    Sin embargo, nunca es tarde para corregir los errores. El Ministerio de Educación ha realizado un llamado a licitación para la refacción y construcción de 675 centros educativos. El valor de la inversión es de US$ 70 millones. Esperemos que la inversión realmente llegue a destino y sirva para dotar de aulas dignas a nuestros niños.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 3 agosto, 2016, 9:02 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

ADN

5días

Peichante-Py en FB ✓

A %d blogueros les gusta esto: