estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Corrupción empresarial

La historia del guardia privado de la empresa Selous SA, que se desmayó de hambre en su puesto, frente al Supermercado Avenida (no comía desde hacía 5 días y no cobraba el salario hacía casi 2 meses) es la violenta realidad por la que –en mayor o menor grado– atraviesa una parte considerable de la población paraguaya. La inescrupulosidad de un sector empresarial y la complicidad criminal del Estado –desde sus organismos laborales establecidos– son el rasero que determina estas degradaciones humanas a extremos miserables.

En el video que registra el hecho, cuando el trabajador iba recuperándose del sofocón, los transeúntes que le auxilian cuestionan los incumplimientos de los empleadores y las obligaciones legales violadas. También salta a escena el hecho de que los representantes de la firma criticada pretendían llevarlo en un vehículo particular a cualquier lado y no en una ambulancia como requería el estado en el que se hallaba. Esto desnudó que la empresa de seguridad violaba el registro y pago al seguro médico obligatorio al Instituto de Previsión Social. En lista había otras irregularidades. La respuesta de las autoridades del Ministerio del Trabajo fue aún más lamentable que el hecho registrado. El viceministro César Segovia dio como respuesta que la preocupación que tienen en torno a las empresas de seguridad no es de ahora. Lo que evidencia que estos hechos que ocurren son aún más condenables porque sencillamente el Gobierno –cuyo responsable máximo es el empresario venido a presidente Horacio Cartes– no hace nada; o deja que todo ocurra sin control o con los mecanismos de verificación e intervención altamente relajados, para que el país “sea más rentable” para sus colegas y el capital local y extranjero. A no olvidar que no permite la sindicalización en sus empresas y predica en contra de la sindicalización, garantizada en leyes locales e internacionales.Gregorio Esteche, el guardia desmayado, es uno de un abultado ejército de trabajadores explotados, mal pagados y hambreados, que pueblan gran parte de las empresas paraguayas, salvando las excepciones, que en realidad deberían ser la regla por el cumplimiento en tiempo y forma.

El empresariado paraguayo, mayoritariamente, es troglodita y violador de derechos. Ya recordarán las expresiones del presidente de la Unión Industrial Paraguaya, Eduardo Felippo, hacia las embarazadas trabajadoras y el derecho laboral. Y así…

Mientras el Gobierno siga siendo cómplice de los empleadores corruptos –porque violar los derechos laborales es ser corrupto–, y mientras no reaccionemos como sociedad, casos como el que ahora tomó la calle se harán frecuentes…

Por Miguel H. Lopez

http://www.ultimahora.com/corrupcion-empresarial-n1011431.html

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

2 comentarios en “Corrupción empresarial

  1. Seguridad insegura

    El sector de la seguridad privada se puso en la mira tras varias denuncias por incumplimiento de disposiciones laborales. Desde hace mucho tiempo, varios empleados de distintas empresas de seguridad vienen denunciando, incluso, abusos de los empleadores, que a veces hasta atentan contra su propia integridad.

    Es bien sabida las malas condiciones en las que deben trabajar para llevar el pan de cada día a sus casas. Muchos se animaron a denunciar, después de que saliera a luz el fallecimiento de un guardia durante un asalto a un supermercado, y el caso de otro que se desmayó en la puerta de un centro comercial por estar pasando hambre al no cobrar su salario.

    Estos no son los únicos casos. Muchos de ellos callan por miedo a perder ese empleo que apenas les ayuda a sobrevivir.

    Además, del ambiente con nulas comodidades en el que generalmente están, deben trabajar durante extensas horas que, con frecuencia se alargan de acuerdo al relevo del personal, y sin días ni horas de descanso, debiendo reportarse constantemente bajo la amenaza que de incumplir con lo establecido, serán multados.

    A veces, no tienen tiempo ni para comer e ir al baño, ya que eso significaría más descuentos al sueldo que ni siquiera llega al mínimo.

    Una noche de navidad me tocó conocer a un guardia de seguridad que estaba de guardia hacía tres días. Nunca voy a olvidar su mirada melancólica echando de menos a sus hijos.

    La mayoría ni siquiera cuenta con la indumentaria necesaria para el cumplimiento de su trabajo, y mucho menos equipos de protección, como chalecos antibalas. Y ya es un lujo pensar que cuentan con seguros médicos. Y todo esto dentro de lo que implica su trabajo, su persona como responsable de la seguridad que ellos no tienen.

    Lo peor de todo, es que se sienten atados de manos y pies, ya que son muchos los casos que han sufrido represalias. Es sabido, y el Ministerio de Trabajo bien gracias.

    Por Fernanda Robles

    http://www.extra.com.py/columnistas/seguridad-insegura.html

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 31 julio, 2016, 3:58 pm
  2. Hambre de seguridad
    27 julio, 2016
    Por Hugo Barrios

    El rostro de Gregorio Esteche era el fiel reflejo de la derrota. Mirando al piso y tras reponerse a medias de un desmayo, contaba a un par de mujeres sus penurias. Gregorio venía prestando sus servicios de guardia de seguridad en un supermercado capitalino y se desvaneció, al parecer, porque ya no se alimentaba. Esto es lo que afirmó una de las jóvenes que lo ayudó a sobreponerse.

    “Yo quiero que me paguen nomás ya”, repetía el custodio, que portaba el uniforme de la empresa de seguridad Selous S.A. Las transeúntes lo vieron tirado y recurrieron a un quitaesmalte para despabilarlo. Luego de unos minutos, una ambulancia lo trasladó a un centro médico. La primera versión fue que se desmayó porque ya no venía comiendo desde hace cinco días y que le debían dos meses de sueldo.

    Sin embargo, tanto Esteche como directivos de la firma desmintieron esta afirmación. Esto ocurrió el lunes. El viernes, Cipriano Vera perdió la vida luego de que un asaltante le aplicara cinco balazos.

    El episodio tuvo lugar, vaya coincidencia, en un supermercado. Cipriano, vaya coincidencia, se desempeñaba como guardia de seguridad, pero para la empresa Escolta Privada S.A. Su esposa reveló algo aberrante: el hombre, para velar por la seguridad del súper, portaba solo una pistola de juguete. Esta versión fue desmentida por las autoridades.

    Luego de estos capítulos, el Ministerio de Trabajo decidió intervenir ambas compañías.

    De acuerdo a la Unidad de Delitos Económicos de la Policía, a cuyo cargo está la verificación de la explotación de este tipo de servicios, 276 empresas de seguridad están habilitadas para operar en el país y hay unos 7.788 trabajadores en este rubro.

    El servicio de seguridad privada se convirtió en un gran negocio desde hace décadas. Solo que adolece de las mismas falencias que la Policía: falta de adiestramiento.

    Muchos guardias no reciben capacitación y hasta se los utiliza como jardineros u ordenanzas. Reciben bajos salarios a pesar de poner en riesgo sus vidas. Apremiados por la crisis económica, en un santiamén “aprenden” las estrategias para combatir a delincuentes. Y así, en un país que tiene hambre de seguridad, los encargados de la seguridad pasan hambre. Ya tú sabes.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 28 julio, 2016, 8:19 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: