estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

EDUCACIÓN COMO COMBATE A LA POBREZA

La espantosa miseria de la posguerra exigió medidas extraordinarias para motivar la Reconstrucción. Superar la indigencia era la prioridad absoluta. Para ello se remataron en Buenos Aires copones y joyas de santos de nuestras Iglesias. Solo que el triunviro encargado de recaudar los fondos y traerlos de vuelta a Asunción, prefirió embarcarse para Europa, con la plata. Después, se recurrió al yerno del dictador porteño Rosas para conseguir un préstamo en Londres y sin abracadabra dos millones de libras esterlinas desaparecieron. Claro que quedó la miseria, y la deuda.
Tan desesperada era la situación que, en 1875, el presidente Gill hizo invitar a Elisa “Madama” Lynch a visitar la tierra de sus hijos y recordar viejos tiempos. En realidad, don Juan Bautista planeaba apretarla hasta que revelara dónde se había enterrado todo el oro del Mariscal. Antes de terminar el día de su arribo, la Madama se tuvo que refugiar en un buque inglés sin revelar otra cosa que su coraje. Le desafió a Gill a que la apresara para poder defenderse.

Al retirarse las fuerzas de ocupación brasileñas el 22 de junio de 1876, la Aduana iba a comenzar a recaudar impuestos y con eso se iba a solventar al gobierno. Sobraba un 4% de los ingresos aduaneros que el Congreso decidió utilizar para llevar adelante el más exitoso programa de combate a la pobreza de la historia paraguaya por medio de la creación, por ley del 29 de diciembre de 1876, de “una institución de Enseñanza Superior”. Casi al día siguiente, el 4 de enero de 1877, el presidente Gill la promulgó.

Según los líderes intelectuales del joven Paraguay de entonces, José Segundo Decoud, 28, y Benjamín Aceval, 33, había que brindar educación a marcha forzada a la población para poder llenar las necesidades de funcionarios que hicieran funcionar el Estado. Lo que resultó se denominó Colegio Nacional y consiguió el milagro de erigir una élite intelectual en menos de una década. El material seleccionado para su formación se compuso de niños inteligentes y despiertos pero pobres y del interior. El Gobierno les pagaría los pasajes, la ropa, un traje de poplín, uno de paño de lana negro, tres pares de calzoncillos, medias y camisas, aparte de zapatos. Ya en Asunción, los becados recibirían albergue, comida y útiles escolares.

Simultáneamente, salieron a buscar alumnos en la campaña y un director en Buenos Aires. Fracasaron en ambos proyectos. Los alumnos pobres de campaña que fueron reclutados “dando especial preferencia a los más pobres y sólo, en el caso poco probable, que no los hubiera, se becará de las familias solventes”. Los que vinieron le partirían el alma al más estoico. En su mayoría, no sabían leer, no sabían escribir, no conocían las cuatro operaciones de la Aritmética básica y no hablaban castellano.

Con el director no les fue mejor. Contrataron a un mexicano, José Agustín de Escudero, experimentado en el campo educativo pues tenía un doctorado y buena experiencia. Llegó de Buenos Aires en marzo de 1878 e inmediatamente se hizo cargo de la institución. Inmediatamente, la comisión encargada de dirigir el colegio le hizo la guerra, lo acusó de anticuado, le hizo un sumario administrativo, le suspendió del cargo y el decreto de su expulsión fue firmado por el Presidente en ejercicio Uriarte el 28 de octubre.

Como siempre ocurre en el Paraguay, el técnico extranjero reclutado como salvador de la patria es elogiado sin límites antes de comenzar sus tareas. Luego, sin demora, se descubre que no conoce el medio ni las costumbres locales, no habla guaraní para entenderse con la gente y no era tan gran docente, al final de cuentas.

 

Por Ricardo Caballero Aquino (*)

*Egresado CNC 1966, autor del libro: “Colegio Nacional: Revolución Social y Educativa, 1869-1885”

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

3 comentarios en “EDUCACIÓN COMO COMBATE A LA POBREZA

  1. Políticos, burócratas y sindicatos en la agonía final

    Por Ricardo Caballero Aquino (*)

    El espejismo de que unos adolescentes marchando por las calles pueden cambiar el destino tuvo su máxima expresión el 23 de octubre de 1931 y el saldo fue de 8 muertes. Se protestó una inexistente indefensión del Chaco y la muy torpe Policía permitió a la turba aproximarse al despacho presidencial y desató la tragedia. El Chaco no fue defendido un metro más ni un día antes por aquel sacrificio inútil de valiosa sangre joven.

    Sufrió la educación con huelgas y protestas y suspensiones de exámenes a los que se tomó el gusto in crescendo hasta el extremo de tener estudiantes secundarios exiliados o confinados por los remedos totalitarios de la posguerra. Los padres, preocupados porque la politización suplantó a la alfabetización, comenzaron a transferir a sus hijos a colegios religiosos y privados donde la calidad no emulaba la del Colegio Nacional, pero ahí estaban a salvo de huelgas, paros y cachiporras policiales.

    Así se llegó a 1959, cuando Stroessner simultáneamente se las vio con la rebelión del coloradismo en Diputados, de los obreros en la CPT y los estudiantes en las calles. Y se propuso neutralizar a los tres. Colorados y CPT fueron abatidos de la manera acostumbrada: detención, cárcel, torturas y exilio.

    El coto a la rebelión del CNC requirió de una maniobra maquiavélica. Se aprovechó que casi todos los líderes tenían que cumplir la conscripción en los CIMEFOR y se usó el cuartel para intimidar. Y también se decidió coloradizar (stroessnerizar, en realidad) al CNC con la matrícula masiva de pyragüés empleados del Estado, cuya tarea no era estudiar sino copar el Centro 23 de Octubre en elecciones donde si no había mayoría, entraba el terror.

    A pesar de los esfuerzos del último director decente, Víctor N. Vasconsellos, Pastor Coronel se paseaba por los jardines, festejando la “victoria”, abofeteando independientes y desecrando la estatua de Benjamín Aceval. Lo demás fue casi un anticlímax. El colegio se volvió seccional, se hizo llamar de hecho “Bernardino Caballero”, aunque este nunca fue alumno, profesor o directivo, pero fue la guinda de la stroessnerización.

    En esa era ignominiosa, los alumnos estaban para marchar hasta el Palacio y saludar al líder cada 23 de octubre. Y de ahí salían a los bares céntricos a beber cerveza y buscar camorra violenta contra otros colegios nacionales. La tierna podredumbre de la Generación de la Paz se graduó de patotera. Andrés Rodríguez puso epílogo a esa tradición.

    En materia educativa imperó la involución. No tenía futuro un colegio cuyo director era incapaz de mantenerse en el cargo lo suficiente para dirigir. Lo sacaban los alumnos con cualquier excusa, de que era mujer, de que era estricto, de que era joven. La razón verdadera, no obstante, estaba agazapada. Las diferentes reformas educativas, con auspicio de burócratas del MEC y sindicalistas ídem, convirtieron el despacho de Aceval y Gondra, de Manuel Domínguez y O’Leary en un empleíto público más para acceder al cual hay que pasar cursitos de Didáctica y tener padrinos.

    ¡Antes que reclutar a los mejores como en la época dorada, hoy el aspirante a director debe recibir calificación numérica por su carrera previa y tomar un examen de lectura y escritura! Así, el cargo está exclusivamente disponible a los sindicalistas docentes. Con razón se esfumaron la disciplina y la excelencia. Ese director, ya antes de asumir, debe “negociar” con los alumnos, capaces de rechazarlo y tomar de rehén al Colegio.

    Eso torna creíble hasta el sacrilegio proferido hace poco, si el Colegio no va a ser útil a la sociedad, es mejor cerrarlo. Primero la decadencia, después, la caída.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 27 julio, 2016, 10:43 am
  2. Paraguayos al mando

    Por Ricardo Caballero Aquino (*)

    El primer director mexicano del Colegio Nacional de la Capital, Dr. José Agustín de Escudero, fue contratado, perseguido, sumariado y expulsado en menos de seis meses. Se hizo la investigación de antecedentes después de ponerlo en funciones. El resultado daba escalofríos. Había sido monje agustino como Lutero y también se hizo protestante. Fraguó una carta donde un obispo croata cuestionaba la infalibilidad papal en tiempos del Concilio Vaticano I. Creó la Iglesia Católica Independiente Española, había sido carbonario y seguía siendo masón.

    Lo sucedió por corto tiempo José Segundo Decoud, pero, como no sobraban los talentos, pronto lo necesitaron como ministro de Justicia, Culto e Instrucción Pública. El otro paraguayo ilustrado, Aceval, se fue a Washington a defender el Chaco ante el presidente Hayes. Sólo a su vuelta en 1879, Aceval tomó la Dirección del Colegio, a propósito, el segundo cargo en sueldo y prestigio de la República. Ganaba el doble que el Canciller y el triple de un parlamentario. Así de importante era la educación en aquella era liberal de gobierno colorado.

    Aceval diseñó el Colegio a su imagen y semejanza. Construyó la sede con los ahorros que juntó del 4% de renta aduanera, aumentó la biblioteca de 54 a 1.100 volúmenes. Dotó de muebles los dormitorios y diseñó el gabinete de Física y de Ciencias Naturales. Hizo del primer año un preparatorio nivelador y redujo los años de 6 a 5 para graduarse, previo examen oral general. Finalmente consiguió que las 78 becas para el interior fueran totalmente utilizadas. Asunción siempre llenó las 12 suyas.

    El milagro de Aceval fue transformar estudiantes prácticamente analfabetos al llegar al Colegio en eruditos egresados cinco años después. Las pruebas tienen nombre y apellido. José de la Cruz Ayala llegó en 1878 sin hablar, leer ni escribir en español. Para 1884 ya fue uno de los mejores polemistas en idioma castizo como se lee en el libro “Desde el Infierno” (NAPA). Esa misma primera camada incluyó a Cecilio Báez, Héctor Carvallo y otros. Su único contacto con las letras fue el Colegio de Aceval.

    La lista de niños pobres, huérfanos o de madres solteras analfabetas que en el Colegio encontraron la sabiduría es interminable. Blas Garay, creador de la historia profesional de archivos: su hermano Eugenio, tan combativo como periodista cuan guerrero. Y Eusebio Ayala, cumbre intelectual, abogado exitoso, pero también presidente de la Liga de Fútbol y rector de la UNA. Eligio Ayala, el primer economista en vencer a la inflación desde el gobierno. Y siguen las firmas.

    ¿Cuál fue el secreto? La excelencia. Se la buscó desde la dirección, el profesorado y los egresados. La enseñanza fue gratuita y estaba al alcance de quienes pudieran matricularse, sin discriminaciones odiosas. Serafina Dávalos es egresada del Colegio y el Álbum Gráfico de 1911 muestra otras seis alumnas. No había becas para niñas por el problema de albergarlas solas, alejadas de sus familias.

    Luego, el Colegio no podía desligarse de las influencias del medio y su gallarda juventud se comenzó a politizar. Lastimosamente esa inclinación casi siempre se daba a expensas de las aulas y la calidad educativa comenzó a declinar. El crecimiento vegetativo de la población también causó estragos porque la lista de candidatos se extendía y las clases se hacían más numerosas. Creció la politización y decayó el compromiso con la excelencia.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 26 julio, 2016, 4:59 am
  3. La educación es la clave para reducir la vulnerabilidad

    El reciente Informe Regional del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) confirma los hallazgos de otros estudios realizados en torno a los avances logrados en la reducción de la pobreza y los desafíos a futuro de América Latina y de nuestro país en particular. Si bien se redujo la pobreza, el 40 por ciento de la población se encuentra en situación de vulnerabilidad, por lo que el riesgo de ser pobre es alto. El Estado, además de preocuparse por reducir la pobreza, ahora debe realizar esfuerzos para lograr que este conjunto de personas no se empobrezca. El Informe provee información muy interesante sobre las políticas exitosas y las necesarias a futuro. El Gobierno debe tomar nota y empezar a discutir con seriedad estos temas con la ciudadanía.
    Paraguay muestra avances en muchos indicadores sociales. Lastimosamente han sido muy lentos, lo que no ha permitido que deje de ser uno de los países de América Latina en los últimos lugares en calidad de vida y bienestar. En la mayoría de los indicadores, Paraguay se encuentra entre los últimos 4 países de la región, muy lejos de los países vecinos y más cerca de los países centroamericanos.

    Dados estos avances regionales, la pobreza de ingreso ya dejó de ser la principal preocupación, para centrarse la atención en otras dimensiones del bienestar, como la alimentación sana y equilibrada, la educación, la salud, el acceso al agua potable, a la vivienda digna y al cuidado. Desde esta mirada multidimensional de los factores que determinan el bienestar, la política pública se vuelve mucho más compleja y exige un trabajo conjunto entre las instituciones públicas y privadas que tienen algún tipo de competencia.

    Uno de los determinantes claves para reducir los altos niveles de vulnerabilidad –40% de la población paraguaya– y de pobreza actual –22% de la población– es una trayectoria educativa sin interrupciones por lo menos en los niveles que actualmente son obligatorios.

    Otro informe dio cuenta que alrededor de 1.000.000 de jóvenes están fuera del sistema educativo, con lo cual el país pierde la oportunidad que ofrece el bono demográfico. Muchos de estos jóvenes deberían estar en la educación media, que por ley es gratuita y obligatoria; sin embargo, las políticas públicas no garantizan las condiciones de permanencia. La baja calidad de la educación no incentiva a la juventud a permanecer en la institución educativa; a esto se suma la necesidad que tienen de aportar en el hogar y, en el caso de las mujeres, de cuidar a dependientes y hacer tareas domésticas.

    La educación es una de las claves para lograr un trabajo mejor remunerado y con seguridad social, condiciones indispensables a su vez para dejar de ser pobre en ingresos y vulnerable. El promedio de años de estudios de Paraguay de los trabajadores ocupados es de apenas 6 años, lo que revela la importancia que tiene la política pública para aumentar rápidamente la calificación de los trabajadores y de los desempleados, de manera que quienes ya estén trabajando mejoren sus opciones y quienes no estén trabajando aumenten sus oportunidades laborales.

    La política educativa, junto con otras que permitan a los jóvenes permanecer en el sistema educativo y terminar por lo menos la educación media es condición indispensable para el desarrollo personal y del país. Esta política debe acompañarse de otras que disminuyan en las mujeres el peso del cuidado que las excluye de la educación y de los adolescentes y jóvenes varones, la responsabilidad del mantenimiento del hogar.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 25 julio, 2016, 8:58 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

ÑE’ÊNGA ✓

Gracias jakarupa rireguánte.8/12/16

Dejó sin pierna a motociclista y ahora suspenden el proceso

En este país, la Justicia solo trabaja medio día y a veces, ni trabaja.
Moraleja: Si tenés guita no hay problema chera'a. Kore qué injusto!
Justicia paraguaya... Paga 6 millones como "pena" por dejar sin piernas a una persona y casi dejarlo sin vida. Por algo somos la tercer peor justicia del mundo.
Un borracho platudo choca con su autazo a un humilde trabajador, a quien se le amputa su pierna y solo tiene que pagarle 6.000.000 de guaraníes, en cuotitas. Manejas alcoholizado y... Conductor pagará G. 500.000 mensuales tras choque que dejó sin pierna a guardia. Independientemente que haya habido ya un acuerdo con la víctima, qué suaves (¿?) son los castigos para conductores alcoholizados. Después dicen que el dinero no trae la felicidad.

Peichante-Py en FB ✓

Archivos

estadistas ✓

  • 969,661 visitas
Follow PARAGUAY. HA CHE RETÃ ✓ on WordPress.com

Escuche, vi y leí ✓

Banquina llena de botellas plásticas y otros desperdicios arrojados por peregrinantes. Triste realidad! La fe mueve montañas, los peregrinos... Basura #lamentable

La ambición por el poder da amnesia ... 10 años después este es el "nuevo rumbo" de Lugo, los tiempos cambian y los intereses también, jamas los politicos mantienen su palabra empeñada, sencillamente nadie resiste un archivo! Peligro para el país, sólito se está haciendo su tumba, vergüenza me da esta clase de políticos.

En San Lorenzo el cretinismo toma forma de micro que se adelanta en doble línea en pleno cruce... Consuelo: peores cosas hacen con sus chatarras todos los días

Es el primer día del pesebre y el camello ya está harto de todo. (?)

Se le armo el scrache social al borracho Alvarenga. Alto representante legislativo, "de pedo" no mató a nadie. Ndo jerai gueteri, hesa pili'upapeve omoco el guai... por eso que hasta el árbol vio que se le puso en el camino (?) Que imprudente el árbol, imputenlo por exposición al peligro, seguro era un árbol peregrinando! Lo que es la naturaleza, hasta un árbol salió huyendo de un posible accidente. Ha koa la ñande legislador, los primeros en respetarlas las quebrantan... lamentable. Cada idiota que tenemos en el país. Un criminal de raza y harto-peligroso el Diputadete éste, igual a todos los de su camarilla de farsantes y estafadores. Con "chapa cambiable"? En un país serio, estaría preso y sin permiso para conducir de por vida o presentando su renuncia a la Cámara Baja. Es un asesino potencial. Burro, borracho y cobarde. Hombre escombro.

A %d blogueros les gusta esto: