estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

QUIEREN CONTINUAR MAMANDO DE LAS TETAS DEL ESTADO

Editorial abcCOLOR –

El Presidente de la República ha manifestado más de una vez que no tiene el menor interés de ser reelecto, aunque más tarde fue relativizando su afirmación para acomodarla a la famosa frase de quienes quisieron eternizarse en el poder: “si el pueblo lo pide”. Mientras tanto, los adulones de siempre siguen levantando la perdiz, como si el tema fuera de capital importancia para la ciudadanía. A ellos, empezando por el titular de la ANR, el diputado Pedro Alliana –catapultado a ese cargo justamente por el actual titular del Poder Ejecutivo–, no les mueve la convicción teórica de que la reelección sería algo bueno para la marcha del país, sino solo el interés inmediato de que Horacio Cartes continúe en el cargo para que sus allegados puedan seguir gozando de las prebendas que genera la cercanía al poder.

En efecto, si quienes hoy están detrás del “rekutu” –entre los cuales también se encuentran los seguidores de Fernando Lugo y Nicanor Duarte Frutos– en verdad creyeran que un segundo periodo presidencial es conveniente para el progreso y desarrollo nacional, podrían plantear que el mismo entre en vigor recién a partir del próximo periodo presidencial. Pero nada de eso: parecen convencidos de que el Paraguay iría a la quiebra como nación si en 2018 no asumen nuevamente o Cartes o Lugo o Nicanor.

De esta manera, es impensable que sus impulsores propongan que la reelección fuera admisible recién en 2023, lo que desvirtúa sus supuestas buenas intenciones en beneficio del Paraguay. Que la historia se venga repitiendo con cada presidente constituye una muestra de que en nuestra clase política abundan los aprovechados y los oportunistas.

Para más, como siempre ha venido sucediendo, en esta ocasión, también, quienes desean llevar adelante a tambor batiente la reelección presidencial inmediata no se han preocupado siquiera en exponer algún argumento valedero que demuestre por qué, sí o sí, el presidente Horacio Cartes debe continuar en el poder, ya que su gestión está lejos de ser descollante porque, como se comprueba día a día, los males principales del Paraguay continúan sin variación, como la inseguridad, las necesidades en salud y educación, el gigantismo y la ineficiencia gubernamental, y la corrupción que sigue salpicando a todas las instituciones.

De la gestión de Nicanor y Lugo desde luego no hay nada que rescatar, ya que más bien se caracterizaron por la corrupción y el populismo y no contribuyeron un ápice para que el Paraguay sea reconocido por sus virtudes y no por sus defectos.

Los paniaguados apuntan a algo bien concreto, que mucho tiene que ver sobre todo con su presente y con su futuro personal. Les importa un bledo lo que al Paraguay le convenga: lo que les impulsa es el afán de seguir medrando a costa de los contribuyentes. Mientras tanto, distraen la atención de la gente, como si no hubiera cuestiones más acuciantes de qué ocuparse. La salud y la educación públicas, así como la infraestructura vial, la administración de justicia y el avance del crimen organizado, son algunos de los asuntos que inquietan a la ciudadanía y no el tema recurrente que tanto agita el espíritu logrero de los obsecuentes que rondan por Mburuvicha Róga.

Reiteradas veces, nuestro diario ha sentado su posición contraria a la acostumbrada iniciativa porque, considerando nuestra cultura política, un presidente de la República que buscara el “rekutu” tendrá todas las de ganar, no porque su gestión haya sido excelente sino porque se valdrá de los recursos humanos y materiales del Estado para ganar las elecciones internas primero y las generales después. ¿Se imagina alguien que Horacio Cartes, o quien sea que ocupe el Palacio de López, podría ser derrotado en esos comicios?

Atendiendo a la experiencia nuestra y de América Latina, el poder genera adicción, por lo que quien busca una reelección, después quiere recurrir a la re-reelección. Cuando Alfredo Stroessner ya no pudo ser reelecto bajo la Constitución de 1940, en 1967 se sancionó una nueva que le permitió seguir oprimiendo durante dos periodos más a los paraguayos, es decir, hasta 1978. Un año antes de que venciera su mandato, una Convención Nacional Constituyente integrada solo por colorados, dispuso de una vez por todas que el presidente de la República pudiera ser reelecto por tiempo indefinido, así que desde entonces ya no hizo falta reformar la Constitución teóricamente en vigor. No sería de extrañar que, si ahora se permitiera la reelección inmediata y Horacio Cartes siguiera al frente del Poder Ejecutivo, hacia 2020 surjan de nuevo voces que vuelvan a plantear, atendiendo a un supuesto clamor popular, la necesidad perentoria de la reelección presidencial o incluso la de que ella vuelva a ser “vitalicia” como antes. Si Evo Morales le tomó el gusto al poder y ahora aspira a su tercera reelección, ¿por qué Horacio Cartes no caería en la misma tentación?

Nuestro diario cree que en el Paraguay, más que una nueva Constitución, se requieren estadistas.

No necesitamos líderes insustituibles. En este sentido, pensamos que un gobernante suizo podría hacer maravillas en el Paraguay con la Constitución vigente, mientras que un dirigente paraguayo contaminaría rápidamente el ambiente político suizo con sus pésimas prácticas.

Lula da Silva, Cristina Kirchner y Dilma Rousseff fueron reelectos, pero hoy la opinión pública les reclama, entre otras cosas, haber tolerado o participado en corrupción y haber practicado un populismo rampante a expensas de los recursos públicos, llevando prácticamente a la quiebra a sus otrora ricos países.

Las agrupaciones políticas que quieren un país mejor, las organizaciones sociales y los ciudadanos y ciudadanas en general deben hacer oír su voz ante la pretensión de unos cuantos chupamedias que quieren continuar mamando de las tetas del Estado.

http://www.abc.com.py/edicion-impresa/editorial/quieren-continuar-mamando-de-las-tetas-del-estado-1502095.html

 

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

4 comentarios en “QUIEREN CONTINUAR MAMANDO DE LAS TETAS DEL ESTADO

  1. Partidos deben rendir cuentas sobre uso del dinero estatal

    En los últimos ocho años, el Estado abonó casi 100 millones de dólares a los partidos políticos, en concepto de pago de aportes estatales y subsidios electorales. Si bien el gasto es enorme, lo que más preocupa es la falta absoluta de control del uso del dinero que proviene del Presupuesto de Gastos. Ciertamente que el rol de los partidos en una democracia es muy importante, pues a través de ellos la ciudadanía tiene un espacio para participar. Toda sociedad precisa poder expresarse de manera libre y pluralista, y eso hace a la esencia de la democracia. Lo que se objeta es la falta de transparencia. De la misma manera en que la democracia precisa de los partidos, también precisa que ellos actúen con transparencia.

    Los partidos políticos son el principal espacio de participación ciudadana y son –o deberían ser– una herramienta para la construcción de ciudadanía. Al mismo tiempo, para que los partidos existan, son necesarios los recursos económicos para sostener un mínimo de infraestructura y poder realizar sus campañas electorales, y de ese modo hacer llegar a la ciudadanía sus mensajes. Para eso reciben subsidios y aportes.

    Sin embargo, estos aportes no deberían ser un cheque en blanco: ellos deben rendir cuentas del uso que hacen de ese dinero. Y, al mismo tiempo, el Estado también debe saber bien de qué otras fuentes reciben ayudas, ya que un problema de lamentable gran actualidad en toda Latinoamérica es que los partidos reciben colaboraciones desde el narcotráfico y el crimen organizado.

    En el Paraguay, los partidos políticos reciben recursos del Presupuesto de la Nación, pero, además, se les exonera del pago de ciertos impuestos, y hasta se obliga a los medios de comunicación a ceder espacios publicitarios en tiempos electorales, lo que muestra que son financiados por el ámbito público, pero también por el privado.

    El gasto que hizo el Estado paraguayo en concepto de aportes estatales y subsidios electorales a las agrupaciones políticas, en los últimos ocho años, llega a casi 100 millones de dólares, y ese dinero nunca estuvo sujeto a control alguno. Los principales beneficiarios de este dinero fueron los partidos Colorado, en primer lugar, y el Liberal Radical Auténtico, en segundo. En aportes estatales, los grupos beneficiados en los últimos años, además de la ANR y el PLRA, son las concertaciones Frente Guasu y Avanza País, así como los partidos Unace, Encuentro Nacional, Patria Querida y el Partido Demócrata Progresista.

    Ahora, por primera vez, este año las agrupaciones políticas presentaron rendiciones a la Justicia Electoral, respecto a sus gastos de campaña por las elecciones municipales del 2015. Pero del examen realizado por la Contraloría de la República a estos informes se detectaron irregularidades en todas las rendiciones por un monto total de G. 46.074.123.463. De los 58 grupos, solo se salva la Concertación Avanza San Lorenzo.

    Además de convertirse en espacios de prebenda y clientelismo, los partidos no lograron convertirse en una herramienta de participación real de los ciudadanos y tampoco han sido capaces de ser formadores de ciudadanos comprometidos con el país.

    Son muy elevados los recursos que han sido destinados a subsidiar a las agrupaciones políticas. Es hora de que los partidos rindan cuentas. Están obligados –no solo por ley, sino moral y éticamente– a mostrar transparencia y a construir ciudadanía. La democracia así lo requiere.

    http://www.ultimahora.com/partidos-deben-rendir-cuentas-uso-del-dinero-estatal-n1013527.html

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 9 agosto, 2016, 6:15 am
  2. Espiral del silencio
    25 Jul 2016

    Por Augusto dos Santos

    Comunicador, asesor y analista

    La institución de la reelección presidencial es víctima de lo que Elizabeth Noelle Neumann llama “La espiral del silencio”. Esta teoría describe cómo los individuos de una sociedad son manipulados por una tendencia dominante en la opinión pública. Menciona que si bien cada individuo tiene su forma de creer, de pensar y de opinar, cuando se establece un estándar de acuerdos en la sociedad sobre qué está bien y qué está mal, tal patrón definirá finalmente su opinión.

    Este fenómeno opera con especial fuerza e incidencia en sociedades timoratas y poco educadas en las que los consensos, principalmente los vinculados con el miedo, la sobrevivencia o lo sobrenatural, se transmiten como la gripe en el ascensor.

    Desde la caída de la dictadura se ha establecido que la reelección es una mala palabra y todos los repiten con fuerza de dogma y nadie con algún rigor intelectual se ha atrevido a soplar esta endeble construcción para que caiga como la primera casa de los tres cerditos. En el fondo, negar la potestad de los ciudadanos a reelegir es nada menos que negarles libertad e inteligencia para asumir decisiones legítimas en relación a su futuro. En concreto, el pavor a la reelección es un delicioso plato de la mejor cocina de “La espiral del silencio” que podría ser la delicia de cualquier conclave de comunicación política en el mundo.

    ¿Pero cómo funciona? Su mecanismo es de lo más sencillo. Las personas que interactúan en el mundo político desde la ciudadanía tienen un miedo pavoroso a quedar aisladas del conjunto social que integran por no expresar la misma opinión o tener la misma creencia. Por lo tanto, con determinación y sin mayor elaboración racional tienden –en su gran mayoría– a aproximarse a la opinión predominante y adaptarse a ella sin hacer más preguntas.

    ¿Por qué? Porque según esta teoría, llega un momento en que consideran más importante estar asimilados a la opinión del conjunto que el sostener su propia opinión por razones de sobrevivencia.

    La fuerza de este fenómeno hace que, en este momento paraguayo, cualquier planteo vinculado a la reforma de la Constitución se conecte con la reelección y de inmediato se vincule esto con los antivalores “chupamedias”, “oportunistas” , etc, “que pretenden la reelección para Cartes”, olvidando incluso a Lugo y Nicanor.

    Pero en el fondo, esta debilidad social es aprovechada también por otras aventuras aún más traviesas porque las enuncian enfundados en inmaculados trajes de Primera Comunión. Así es como, si bien todos creemos que Cartes y Lugo quieren el rekutú, nadie habla del estado de nerviosismo en que están sumidos los promotores de las postulaciones de Mario Ferreiro y Efraín Alegre, ante la posibilidad de que Lugo y Cartes se lancen al mismo ruedo electoral.

    Que Lugo tome parte de la disputa electoral condenará al marioferreirismo y al efrainismo a tener que responder a cada minuto la desgastante y, finalmente, insoportable pregunta de candidez ciudadana: ¿ y por qué no se unen? Lo cual terminará presionando a favor del más popular en la foto del momento. Teoría aterradora para el interés de algunos.

    Y la verdad es que, en el fondo, nadie quiere unirse por culpa de esta maldita Constitución que tuvo la pésima idea de imponer que en el Palacio de López existiera una sola silla presidencial.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 25 julio, 2016, 9:11 am
  3. Necesitamos gobernantes con vocación democrática

    La revocatoria de mandato es una figura desconocida en nuestro ordenamiento jurídico que, sin embargo, tiene plena validez en otros países. Se trata de una figura constitucional por medio de la cual la ciudadanía decide remover de su cargo a un representante elegido por procedimientos legales y legítimos, antes de que concluya el período para el cual fue elegido.

    El desarrollo de la democracia a través del tiempo en nuestro continente ha permitido, mediante varias reformas, que la democracia representativa admita nuevas vías para que la ciudadanía pueda manifestar su voluntad y demandas. Entre ellas se encuentran la revocatoria de mandato, el referéndum y la iniciativa popular, los cuales forman parte de mecanismos de la democracia directa.

    Paraguay no incorporó a su Constitución la revocatoria de mandato por temor a que la misma se convierta en un factor de inestabilidad, de cuestionamientos y disputas permanentes, y en cambio optó por el juicio político para remover a ciertos mandatarios y magistrados. No obstante, son contados los casos en que, tanto el juicio político como la revocatoria de mandato, fueron utilizados hasta ahora para cortar la potestad de presidentes de países con gobiernos constitucionales.

    Sin embargo, tanto el juicio político como la revocatoria de mandato son procedimientos constitucionales elegidos libre y democráticamente en cada país, como mecanismos de las sociedades que llegan a un estadio de extrema impaciencia respecto a la mala gestión de los mandatarios.

    No son instrumentos de fácil aplicación, teniendo en cuenta que las autoridades ungidas por el voto popular cuentan, de hecho y de derecho, con férrea protección para evitar que sean manoseadas y, menos aún, destituidas con facilidad. Son procedimientos de la democracia que sirven para poner a prueba el compromiso de los gobernantes con la letra y el espíritu del ordenamiento jurídico vigente, así como el carácter personal para hacer frente al ejército de adulones que en todas partes recomienda aferrarse al poder cuando los justificados reclamos exigen abandonar el gobierno.

    La última vez que en nuestro país se aplicó el juicio político fue en 2012 para destituir al entonces presidente Fernando Lugo, por lo que la clase política consideró un mal desempeño del mandatario en sus funciones. Lugo demostró una momentánea coherencia con su juramento de respetar la Constitución al aceptar la votación del Congreso de destituirlo, aunque ahora, contradictoriamente, está en campaña pretendiendo la reelección, en abierto desafío a la taxativa prohibición que establece en ese sentido nuestra Carta Magna.

    Otra figura similar al juicio político es la empleada en la República Federativa del Brasil que dio como resultado la suspensión de la presidenta Dilma Rousseff, y la consecuente formación de un Gobierno provisional que la sustituirá, o deberá devolverle el poder si ella logra demostrar su inocencia de las acusaciones formuladas en su contra.

    En Venezuela, sin embargo, rige la revocatoria de mandato, figura constitucional que constituyó uno de los factores de la demagogia bolivariana para hacer creer a las masas fanatizadas de que los elegidos son simples empleados del pueblo, de quienes se puede prescindir simplemente cuando se les den las ganas. Los populistas recurren y reavivan las distintas formas de participación cuando se trata de buscar motivos para cambiar la Constitución y amoldarla a sus conveniencias e intereses coyunturales, pero, llegado el momento, no dudan un segundo en negar e incumplir los preceptos constitucionales que afectan a sus planes políticos, como ocurre en este momento.

    El pueblo venezolano se hartó de los groseros atropellos a los derechos humanos, de los abusos contra la oposición, contra la libertad de prensa, de la incapacidad de su gobernante y últimamente también de la precariedad y el hambre que padece la población, la cual se ve obligada a cruzar la frontera en busca de alimentos y otros artículos básicos de la canasta familiar.

    En situaciones como estas es cuando los pueblos se dan cuenta de la falsedad de ciertos modelos políticos, como el populismo autoritario que aliena a la población generalmente pobre y de baja instrucción cívica y destruye las instituciones republicanas, así como la independencia del Poder Judicial y el pluralismo de la legislatura, además de partidizar las Fuerzas Armadas.

    Los venezolanos están comprobando que las iniciativas encaminadas a lograr la revocatoria de mandato tropiezan con obstáculos creados por los propios mandatarios que ellos eligieron, y que prometieron “ante Dios y la Patria” cumplir con todos los preceptos constitucionales. Se están dando cuenta de que su líder no solo ya no los representa sino que los traiciona, y se vuelve en contra de ellos; pero no pueden removerlo porque la Constitución ya no rige en Venezuela, sino la orden del dictador, validada por una horda de adulones con apoyo de las armas y la ayuda ideológica internacional.

    Es por eso que, cuando se plantean propuestas como la reforma constitucional con el cuento de mejorar tales o cuales situaciones, la ciudadanía no se debe dejar engañar ni encantar con los nuevos cantos de sirena, porque en el fondo, el funcionamiento correcto de la democracia depende más del espíritu y de la vocación democrática de sus líderes antes que de la perfección normativa, lo que conlleva la gran responsabilidad del elector de elegir correctamente a los mejores postulados, y de tener el coraje de remover los obstáculos para que puedan competir los más aptos y confiables con miras a conducir a la nación, y no los refugos digitados en las “listas sábana”.

    http://www.abc.com.py/edicion-impresa/editorial/necesitamos-gobernantes-con-vocacion-democratica-1501198.html

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 24 julio, 2016, 7:32 am
  4. La reelección derivará en nuevas dictaduras

    La pregunta de fondo alrededor de este farragoso debate sobre la modificación de la Constitución, sea por la vía de la reforma o de la enmienda, es la siguiente: ¿se ha conjurado para siempre el fantasma del autoritarismo de la política paraguaya? Los hechos nos dicen que no. La literatura, incluso, a través de su pluma más autorizada, la Augusto Roa Bastos, lo advirtió hasta el último de sus días, hasta las últimas de sus entrevistas: “Lo que predomina en Paraguay es la ambición desmesurada de poder. Todos quieren llegar al sillón de López, y desde ahí “mandar”.

    La nuestra, muy a diferencia de otros países de la región, es una historia de concentración de poder. De 205 años de vida independiente, poco menos de la mitad la vivimos bajo dictaduras que suprimieron las libertades políticas, civiles y pisotearon de manera sistemática los derechos humanos.

    ¿Acabó en 1989, con el derrocamiento del Tiranosaurio, la tentación totalitaria? De ninguna manera. Aquella hidra de siete cabezas que Rodríguez de Francia implantó en los orígenes de la república fue rediviva no solamente en el afán despótico del mesianismo encarnado en su momento por el general Lino Oviedo –sembrando de inestabilidad y tragedia el camino de nuestra incipiente democracia-, sino también en las reiteradas manifestaciones, conatos y más o menos explicitados intentos de casi todos los presidentes de la transición por permanecer más allá de cinco años en el poder, para “desde ahí mandar”.

    Ningún sentido tiene comparar nuestro proceso con el de Estados Unidos, Brasil o Argentina, donde existen regímenes reeleccionistas. Nuestra realidad es diametralmente opuesta.

    El mesianismo omnipresente en nuestra vida pública, desde elámbito religioso y gremial hasta el político, ha dejado evidenciado que las figuras providenciales terminan siempre por imponerse, incluso al interior de las colectividades partidarias. Algo que también llevó a Roa Bastos a sostener que, en Paraguay “no hay verdaderos partidos políticos, hay facciones. Para ser partidos tendrían que tener ideas y proyectos de transformación”.En este sentido, ¿qué es ser colorado, liberal o progresista en Paraguay? Poco y nada; seguir los dictados de un caudillo.

    Países de centenaria tradición democrática, como Chile y Uruguay, no aceptan en sus constituciones la reelección consecutiva sino la alterna. Así lo observamos recientemente con

    Michelle Bachelet y Tabaré Vázquez, respectivamente. Este es el único modelo de reelección que presumo viable para el Paraguay.

    Esta es la única reelección aceptable, de modo tal a esquivar el afán de personalismo y empotramiento en el poder tan propios del carácter político criollo.

    En todos los casos, si los programas de un gobierno son buenos y eficaces, es un hecho que serán mantenidos por aquel que lo suceda.

    Lo que ahora precisamos angustiosa y perentoriamente -si lo que buscamos es ingresar a la modernidad- es montar y hacer funcionar una república de leyes, no de hombres. Este es el verdadero desafío.

    Adrián Cattivelli

    http://www.5dias.com.py/48210-la-reeleccion-derivara-en-nuevas-dictaduras

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 24 julio, 2016, 7:32 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

ÑE’ÊNGA ✓

Gracias jakarupa rireguánte.8/12/16

Dejó sin pierna a motociclista y ahora suspenden el proceso

En este país, la Justicia solo trabaja medio día y a veces, ni trabaja.
Moraleja: Si tenés guita no hay problema chera'a. Kore qué injusto!
Justicia paraguaya... Paga 6 millones como "pena" por dejar sin piernas a una persona y casi dejarlo sin vida. Por algo somos la tercer peor justicia del mundo.
Un borracho platudo choca con su autazo a un humilde trabajador, a quien se le amputa su pierna y solo tiene que pagarle 6.000.000 de guaraníes, en cuotitas. Manejas alcoholizado y... Conductor pagará G. 500.000 mensuales tras choque que dejó sin pierna a guardia. Independientemente que haya habido ya un acuerdo con la víctima, qué suaves (¿?) son los castigos para conductores alcoholizados. Después dicen que el dinero no trae la felicidad.

Peichante-Py en FB ✓

Archivos

estadistas ✓

  • 969,661 visitas
Follow PARAGUAY. HA CHE RETÃ ✓ on WordPress.com

Escuche, vi y leí ✓

Banquina llena de botellas plásticas y otros desperdicios arrojados por peregrinantes. Triste realidad! La fe mueve montañas, los peregrinos... Basura #lamentable

La ambición por el poder da amnesia ... 10 años después este es el "nuevo rumbo" de Lugo, los tiempos cambian y los intereses también, jamas los politicos mantienen su palabra empeñada, sencillamente nadie resiste un archivo! Peligro para el país, sólito se está haciendo su tumba, vergüenza me da esta clase de políticos.

En San Lorenzo el cretinismo toma forma de micro que se adelanta en doble línea en pleno cruce... Consuelo: peores cosas hacen con sus chatarras todos los días

Es el primer día del pesebre y el camello ya está harto de todo. (?)

Se le armo el scrache social al borracho Alvarenga. Alto representante legislativo, "de pedo" no mató a nadie. Ndo jerai gueteri, hesa pili'upapeve omoco el guai... por eso que hasta el árbol vio que se le puso en el camino (?) Que imprudente el árbol, imputenlo por exposición al peligro, seguro era un árbol peregrinando! Lo que es la naturaleza, hasta un árbol salió huyendo de un posible accidente. Ha koa la ñande legislador, los primeros en respetarlas las quebrantan... lamentable. Cada idiota que tenemos en el país. Un criminal de raza y harto-peligroso el Diputadete éste, igual a todos los de su camarilla de farsantes y estafadores. Con "chapa cambiable"? En un país serio, estaría preso y sin permiso para conducir de por vida o presentando su renuncia a la Cámara Baja. Es un asesino potencial. Burro, borracho y cobarde. Hombre escombro.

A %d blogueros les gusta esto: