estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Faltan políticas que reduzcan las graves desigualdades

El problema de la tierra en Paraguay no afecta solo a la población campesina. Una importante proporción de alimentos de la canasta básica familiar proviene de la agricultura familiar, por lo que este sector, además de que tiene el potencial de producir alimentos sanos y nutritivos, contribuye a mantener estables los precios. La falta de acceso a la tierra de las nuevas generaciones obliga a la juventud a migrar en busca de opciones que al final tampoco existen, con el agravante de estar lejos de su familia. El Gobierno no puede continuar sin una política que permita calidad de vida en el campo, ya que de ello depende la calidad de vida en las ciudades.

La provisión de alimentos sanos y a precios justos beneficia a la población urbana y genera ingresos a la población campesina. Es impensable que nuestro país pueda crecer sostenidamente, reducir desigualdades y proyectarse hacia el desarrollo sin tener en cuenta que hay vínculos entre lo que pasa en el campo y la calidad de vida de la población. La reducción de la pobreza se estancará si no hay ingresos en el sector rural y si suben los precios de los alimentos.

Si bien la cultura alimentaria fue cambiando en las últimas décadas, la mayor parte de las comidas tradicionales o que le gustan a la población paraguaya necesitan alimentos producidos en las fincas campesinas.

El desabastecimiento desde el año pasado de frutas, verduras y leguminosas y el consiguiente aumento de precios derivado de la escasez han hecho necesario abrir el mercado a la producción argentina y brasileña.

Los reportes públicos indican que, como nunca, el mercado está lleno de productos importados, poniendo en peligro la oferta de alimentos en la ciudad y la seguridad alimentaria. Este tema no es menor. Un país cuya alimentación depende de otros países lo ubica como altamente vulnerable, situación que se agrava si consideramos los problemas que agrega el factor climático que de por sí ya hace altamente volátil la economía paraguaya.

Los obstáculos para el acceso a la tierra por parte de los campesinos, la ineficacia de la extensión agraria, la exclusión financiera, la deficiente infraestructura vial y los bajos años promedio de estudio de la población ocupada impiden a las familias campesinas lograr ingresos y calidad de vida, expulsando a muchos de sus miembros hacia situaciones que desde todo punto de vista son cuestionables, tanto para las personas que deben salir a buscar otras fuentes de empleo como para el desarrollo.

No se puede negar que muchos de los problemas de la ciudad tienen origen en el campo, como por ejemplo la migración de adolescentes y jóvenes que luego se convierten en seres humanos casi repudiados por un sector de la sociedad, que hasta aprueba que sean reprimidos o encarcelados si lo molestan.

El problema de la tierra en Paraguay afecta a todos, negar su relevancia muestra una actitud irresponsable no solo hacia la población campesina, sino también para el resto de la población que vive en las ciudades, cuya proporción está aumentando sistemáticamente.

El Gobierno no puede continuar sin una política que permita calidad de vida en el campo, ya que de ello depende la calidad de vida en las ciudades. Una política que reduzca la grave desigualdad en el acceso a la tierra y permita mejores condiciones para producir y comercializar nos beneficia a todos.

http://www.ultimahora.com/faltan-politicas-que-reduzcan-las-graves-desigualdades-n1008713.html

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

8 comentarios en “Faltan políticas que reduzcan las graves desigualdades

  1. La desigualdad de la tierra impide el desarrollo del país

    Paraguay es uno de los países de mayor desigualdad de América Latina si consideramos el ingreso, pero si analizamos la desigualdad en la propiedad de la tierra, se ubica como uno de los peores del mundo, con un Índice de Gini cercano a 1, es decir, desigualdad casi perfecta. Esta situación genera conflictos sociales y políticos, es ineficiente económicamente e impide el desarrollo del país. Debemos debatir sobre este problema y empezar a solucionarlo estructuralmente, con políticas que en el corto plazo muestren resultados positivos hacia la reducción sustancial del referido índice en el mediano plazo.

    La desigualdad en la propiedad de la tierra tiene causas y consecuencias relacionadas con otras asimetrías. Los bajos niveles de impuestos pagados por la tierra incentivan la especulación y el acaparamiento, y restringen el mercado de tierras.

    Los bajos niveles de impuestos cobrados a los beneficios que generan no retribuyen al país los recursos que se necesitan para avanzar en el desarrollo, ni financian las importantes externalidades negativas que se generan en la producción, cuando se incumplen las leyes ambientales. El desgaste que está sufriendo la tierra en Paraguay y los costos de la deforestación y la contaminación los terminaremos pagando todos, mientras que los beneficios quedaron concentrados en unos pocos.

    La expulsión de la población rural ocasiona desarraigo, migración y termina impulsando el desempleo, el empleo informal, el hacinamiento y la conflictividad en las principales ciudades y sus áreas metropolitanas.

    El acceso a la tierra debe ser objetivo de la política pública en Paraguay. No es posible que Paraguay continúe con la actual estructura de la propiedad de la tierra. Esta desigualdad no solo viola el derecho a la tierra de la población campesina, sino que también afecta a toda la población ya que limita las oportunidades de la producción de alimentos en la cantidad y calidad que requiere el país.

    Las consecuencias directas del desabastecimiento son la desnutrición, la obesidad y el aumento de los precios de los alimentos, lo cual incide en la posibilidad de reducir la pobreza y las principales vulnerabilidades que enfrenta la población paraguaya en materia alimentaria.

    Ningún país ha avanzado en sus indicadores de bienestar dependiendo de la importación de alimentos básicos, en medio de permanentes conflictos, con muertes cada año y con la corrupción y el clientelismo que trae aparejado el acaparamiento de tierras.

    Hasta el papa Francisco hace referencia a esta desigualdad extrema cuando cita a Paraguay en la última encíclica Laudato SI. El documento señala: “La tierra de los pobres del Sur es rica y poco contaminada, pero el acceso a la propiedad de los bienes y recursos para satisfacer sus necesidades vitales les está vedado por un sistema de relaciones comerciales y de propiedad estructuralmente perverso”.

    No podemos pretender construir un país desarrollado y con cohesión social en un contexto de desigualdad extrema y negando la existencia de un problema de tanta complejidad. El Gobierno debe tener una propuesta y ponerla en discusión, ya que tal como está la política pública solo lleva a mantener inalterable la situación o, peor aun, empeorarla. Esto sin hablar de la conflictividad social y política.

    http://www.ultimahora.com/la-desigualdad-la-tierra-impide-el-desarrollo-del-pais-n1088084.html

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 01/06/2017, 09:44
  2. LA AUSENCIA DE LÍDERES SOCIALES
    ¡Las luchas sociales eran las de antes! Frase prefabricada que tiene mucha fuerza hoy frente a las proclamas de las distintas organizaciones que salen a las calles a reclamar su derecho. La mayoría de éstas elevan sus exigencias, las que movilizan a su gente. Los importadores de autos usados no quieren aumento de impuestos, los docentes quieren aumento de salarios, los estudiantes exigen techos seguros en sus aulas; pero se filtra un reclamo que mirándolo bien entra de contramano: le renuncia del ministro Francisco de Vargas a quien responsabilizan de los escasos resultados de la Fuerza de Tarea Conjunta, en el Norte y agregan el esclarecimiento de las muertes de los militaros a manos del EPP.
    Todos los reclamos son legítimos; pero ante la ausencia de fuerza de los dirigentes por convocar a mayor cantidad de gente se echa mano a temas muy sensibles a la opinión pública como mecanismo efectista.
    Eso ocurre por la ausencia de liderazgo social de los llamados dirigentes; no existe credibilidad en sus posturas y acciones y de alguna manera intentan disfrazar ese déficit con consignas como las mencionadas.
    Mucho de eso demostraron los que se erigieron como representantes de los pequeños productores en la mesa de negociaciones con el Gobierno. Los planteamientos de organismos financieros del Estado encontraron las vías de solución para la rehabilitación que les permitan seguir trabajando la tierra. Luis Aguayo y Elvio Benítez estaban quedando fuera; perdían protagonismo y con ellos perdían fuerza los elementos políticos del Frente Guasu organización política a la que responden los mencionados.
    Benítez es concejal por este partido en San Pedro y Aguayo fue presidente del Frente Guasu y uno de los principales referentes de esta nucleación y mano derecha de Fernando Lugo. Ambos –la dupla Benítez-Aguayo- maquinó con sus líderes partidarios el retiro de la mesa y nada mejor que presentar como excusa una nueva lista de exigencias, de contenido imposible y que no hacen a las negociaciones propiamente.
    La intención es clara, encontrar en esas exigencias un liderazgo que no existe en ellos.
    A propósito, el liderazgo es un proceso de mutuo reconocimiento y aceptación entre líder y seguidores, donde, el líder acepta su papel como tal y reconoce a sus seguidores y los seguidores se aceptan como tales y reconocen al líder. De otra forma, no hay liderazgo.
    La credibilidad es un elemento clave en este proceso. La gente quiere seguir líderes que sean creíbles, que sean congruentes y eso no ocurre con la dupla Benítez-Aguayo y tratan así de cubrir esa falencia incorporando temas impresionables como los antes mencionados.
    El líder debe ser honesto. Es la primera exigencia; ha ocupado siempre el 1er lugar en las respuestas. La honestidad del líder refleja la honestidad del grupo de seguidores. Si el líder no es honorable el fracaso está asegurado y es muy probable que los seguidores no tarden en retirarse.
    Elvio Benítez y Luis Aguayo no son honestos con sus seguidores porque disfrazan sus verdaderos objetivos, que no son precisamente de reivindicación social e hipotecan el futuro productivo de los campesinos que buscan su rehabilitación económica.
    El líder debe tener visión; que tenga un futuro claro y sepa conectarlo con los sueños y esperanzas de sus seguidores. La dupla usa esos sueños y esperanzas para beneficio electoral del Frente Guasu. Debe ser inspirador; y dar el ejemplo de pasión y compromiso. Muestra sentimientos positivos, elementos ausentes en los discursos de ambos dirigentes políticos. La lista de nuevas exigencias confeccionada por la dupla está lejos de inspirar un ambiente positivo.
    El líder debe ser competente, debe tener la experiencia, buen juicio y sabe tratar con la gente. La primera reacción de la dupla es de violencia. Sacar a los campesinos a las calles sin un propósito verdadero solo acarreará reacciones violentas hasta encontrar un motivo para las protestas. Esta estrategia no es nueva.
    En 2004 el dirigente de sin techos, Felipe Cabrera justificaba la desobediencia a las leyes y las instituciones porque la crisis de la pobreza y el desempleo y la delincuencia, según Cabrera, no son problemas jurídicos, sino políticos. Entonces aseguraba que sobre esa base es legítimo dejar de lado las leyes y las instituciones cuando está en juego el bienestar de la gente en estado vulnerable.
    El abandono de la mesa negociadora y la expedición de nuevos reclamos, imposibles de cumplir no son otra cosa que una invitación a la violencia; vulnerar los propósitos sociales de los programas del Gobierno para sectores menos favorecidos, los mismos que en su momento Lugo no los aplicó, o mejor, los rechazó. La condonación ya fue exigida en 2009.
    Detrás está todo un proyecto político que sobre esa base intentará recuperar el poder, en 2018, el mismo que perdieron en 2012 por ineficiente, falta de carácter y por supuesto de liderazgo.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 04/09/2016, 15:56
  3. Igualdad de oportunidades

    César Barreto Otazú

    La preocupación respecto a la desigualdad se ha profundizado en todo el mundo y también en nuestro país luego de la crisis financiera global del 2008. Es importante discutir de manera racional y responsable para buscar políticas públicas que nos permitan avanzar en el desarrollo y evitar caer en el populismo tan pernicioso. Un primer paso es definir con claridad el concepto de igualdad que sea compatible con otros valores superiores de la sociedad como la libertad, el esfuerzo individual para el desarrollo personal y los derechos de propiedad sobre el fruto de su esfuerzo, fundamentales para el desarrollo de una nación.

    En este sentido, economistas especialistas en desarrollo como Amartya Sen han desarrollado el concepto de igualdad de oportunidades. La igualdad de oportunidades es diferente e incluso se contrapone al concepto de igualdad de resultados, que es la estimada por indicadores de distribución del ingreso como el Índice de Gini. Es importante precisar las diferencias.

    Supongamos una familia acomodada con dos hijos. Ambos tienen acceso a todas las comodidades, al mejor servicio de salud y van al mismo colegio donde se imparte una educación de buena calidad. En otras palabras, ambos hijos tienen igualdad de oportunidades.

    Uno de ellos es muy responsable, disciplinado, estudioso, emprendedor, etc. Termina la educación media y la universidad con honores. Luego, desarrolla una idea, crea una empresa muy exitosa y accede a los más altos estándares de ingreso en la sociedad.

    El otro, dormilón, le gusta divertirse con los amigos, no le gusta estudiar, indisciplinado e irresponsable. Termina a duras penas la educación media, deja los estudios y empieza a trabajar. Por su indisciplina, cambia de trabajo continuamente. Gana el salario mínimo y por más que pasa de un empleo a otro, no puede mejorar su ingreso.

    Cuando cumplen 45 años, el más exitoso tiene un ingreso 50 veces superior al del hermano. ¿Es justa o injusta esta desigualdad? A mi parecer es justa, porque responde a la diferencia de actitud y de esfuerzos de cada uno.

    Supongamos ahora dos personas, ambas responsables y disciplinadas. Una, el hijo responsable y disciplinado del ejemplo anterior que nació en una familia acomodada, accedió a una buena educación y terminó siendo un empresario exitoso. Otra, que nació en una familia pobre, no pudo alimentarse adecuadamente y apenas pudo terminar la educación básica y no pudo seguir estudiando porque tenía que trabajar para ayudar a sus padres. Apenas puede ganar un salario mínimo por más esfuerzo que haga porque su nivel de educación y su productividad son bajos.

    Cuando ambos cumplieron 45 años, el que nació en una familia acomodada tenía un ingreso que era al menos 50 veces superior al que nació en una familia pobre.

    Esta diferencia de ingreso podría no haber existido si ambos hubieran tenido las mismas oportunidades para desarrollar su potencial, ya que ambos eran responsables, estudiosos y disciplinados.

    ¿Es justa o injusta esta desigualdad? A mi parecer es muy injusta, porque responde a una diferencia de oportunidades.

    Estos ejemplos muestran que incluso en casos de igualdad de oportunidades, se pueden generar grandes diferencias en los resultados, porque los resultados dependen de las decisiones libres de cada persona respecto a sus preferencias sobre más o menos esfuerzo, estudiar o divertirse, etc.

    Sería muy injusto buscar igualar los resultados penalizando excesivamente a las personas responsables, estudiosas, frugales, etc. para beneficiar a aquellas que eligieron hacer lo contrario. Además, distorsionaría los valores, los incentivos a estudiar, trabajar, ahorrar y a ser creativos, factores fundamentales del desarrollo de las naciones.

    Una sociedad inclusiva que promueva la igualdad debe implementar políticas públicas que garanticen la igualdad de oportunidades buscando que todas las personas se sientan dueñas de su propio destino, independientemente de su origen social, racial, de género, etc., y, garantizar un mínimo de bienestar para todos posibilitando el acceso a bienes y servicios públicos fundamentales para una vida digna. Próximamente aportaré algunas ideas sobre estas políticas públicas.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 31/07/2016, 15:28
  4. Pobreza, vulnerabilidad y protección social: el debate necesario en el Paraguay

    En el marco del cierre del primer semestre del año y la edición N° 40 de Economía y Sociedad, publicación perteneciente al Centro de Análisis y Difusión de la Economía Paraguaya (Cadep), Verónica Serafini, rescató los tres aspectos puntuales que deben ser analizados en el país para la elaboración de su artículo, del cual 5días se hace eco.

    El ritmo en que la pobreza venía disminuyendo se desaceleró de una tasa media de 2,8% anual en el periodo 2006-2013 a un promedio de solo 0,8% anual entre 2013 y 2015. Los nuevos datos de pobreza en el Paraguay y un informe internacional del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) renuevan la necesidad de discutir con seriedad la política de protección social.

    Los datos de la Encuesta de Hogares 2015 dan cuenta de la permanencia en situación de pobreza de más de 1.500.000 personas, de las cuales casi la mitad no cuenta con los ingresos necesarios para adquirir una canasta de alimentos y pasa hambre diariamente.

    La niñez (0-14 años) está sobre representada en la pobreza. Del total de personas en situación de pobreza, 630.000 son niños y niñas y, de ellos, 300.000 se encuentran en condiciones de pobreza extrema/hambre, una situación intolerable desde cualquier punto de vista en un país con aspiraciones de desarrollarse donde se supone la vigencia del Estado de derecho. Si a esta situación se agregan otras, como el trabajo infantil que afecta a más de 500.000 niños y niñas, no cabe duda de que estamos frente a una limitación estructural para cualquier aspiración a largo plazo, a lo que se agrega el desaprovechamiento de la oportunidad que genera el bono demográfico.

    Pero la pobreza es solo uno de los problemas que debe enfrentar el Estado paraguayo. Un gran porcentaje de personas que salieron de la pobreza, o que se mantienen por encima pero muy cerca de la línea de pobreza, presentan condiciones de vida sumamente vulnerables. Es muy alta su probabilidad de caer o de volver a caer en la pobreza ante cualquier evento que no pueda controlar. Una enfermedad, la pérdida del empleo, un desastre natural, las inclemencias del tiempo en el campo o la inflación pueden tener un impacto altamente negativo en este sector de la población.

    El modelo de crecimiento económico y la incapacidad del Estado para hacer cumplir las normas laborales e implementar políticas de amplio alcance impidieron que la mayor parte de las personas adultas trabajadoras y de los adultos mayores reciba la protección de la seguridad social; y que los niños, niñas y adolescentes cuenten con mecanismos que garanticen una alimentación adecuada, cuidados y educación de calidad y la erradicación del trabajo infantil y adolescente.

    El reciente Informe Regional sobre Desarrollo Humano para América Latina y el Caribe del PNUD, “Progreso multidimensional: bienestar más allá del ingreso”, señala que casi el 40% de la población se encuentra fuera de la pobreza pero en estado de vulnerabilidad, con el riesgo de caer en ella ante eventos no controlados por las familias.

    En 2013 Clarissa Hardy en la presentación de su libro “Estratificación Social en América Latina. Retos de Cohesión Social”, organizada por el CADEP, ya había alertado sobre el problema. También los datos que ella presentó ubican en alrededor del 40% la población en situación de alta vulnerabilidad.

    En una situación en la que el 22% de la población se encuentra en situación de pobreza -la mayoría niños, niñas y adultos mayores- y otro 40% en situación de alta vulnerabilidad con un importante riesgo de caer en la pobreza, se hace imprescindible una política de protección social.

    La estrategia más importante para enfrentar esta compleja problemática es la de la protección social. La evidencia empírica internacional desde mediados del siglo pasado da cuenta del importante rol de esta política en el desarrollo de los países europeos y en la reducción de la pobreza y la desigualdad en América Latina.

    El Paraguay tiene intervenciones que son importantes pero que deben ser fortalecidas. La cobertura de la seguridad social, como componente contributivo de la protección social, es baja debido a la evasión empresarial y a las restricciones legales y exclusiones de amplios segmentos de población, de la rural por ejemplo.

    La cobertura de los programas no contributivos, como Tekoporã, Abrazo y la pensión alimentaria de adultos mayores, ha aumentado pero se requiere que sea ampliada a toda la población que tiene derecho a ser incluida y que las transferencias monetarias sean complementadas con intervenciones de calidad desde las políticas de salud y educación.

    Ciertamente, el impacto de estos programas no es menor en el Paraguay. En 2015 la pobreza hubiera crecido en alrededor de dos puntos porcentuales, la pobreza extrema rural en cuatro puntos, y se hubiera roto la tendencia positiva de los últimos nueve años, si estos programas no hubiesen existido.

    El Paraguay avanzó en la construcción de un piso mínimo de protección social, pero este avance es incompleto, no solo en sus componentes sino también en su cobertura. La seguridad social contributiva tiene preeminencia en los quintiles de mayores ingresos y los programas no contributivos en los quintiles de menores ingresos. Queda pendiente la tarea de ampliar y articular ambos sistemas para garantizar la integralidad y universalidad de la política de protección social.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 20/07/2016, 07:58
  5. Asistencialismo no es la respuesta al problema de la pobreza

    A medida que pasa el tiempo, los sucesivos gobiernos han venido ampliando el número de familias que reciben fondos mediante el programa Tekoporã. Los planes de asistencia como Tekoporã –que cuenta con el respaldo de organismos internacionales como el Banco Mundial– tienen el objetivo de reducir los altos índices de indigencia y pobreza, así como de mejorar el acceso de la población carenciada a la educación, la salud y los servicios básicos. Se trata de iniciativas loables, no caben dudas, pero las autoridades deberían reconocer que no atacan el núcleo del problema de la pobreza.
    La transferencia directa de recursos puede ser una medida necesaria para disminuir la exclusión social, pero no por ello deja de ser una acción estrictamente paliativa. Está claro que programas como los mencionados son cruciales en sociedades corroídas por la pobreza y la desigualdad, pero solo deben ser complementos de estrategias a largo plazo.
    Un ejemplo en este sentido puede verse en Brasil, donde la asistencia se articula con un agresivo plan de inversiones en obras públicas y generación de empleos. Este es, precisamente, el eje del asunto: una parte importante del gasto público debe orientarse a la creación de puestos de trabajo, sea mediante las construcciones y obras viales e infraestructura o la contratación de proveedores que aumenten la mano de obra ocupada.
    La verdadera palanca de crecimiento es la multiplicación de las fuentes de trabajo, lo que a su vez dinamiza el consumo, ayuda a formalizar la economía y eleva las recaudaciones fiscales. El Estado tiene la responsabilidad de asistir a los sectores vulnerables, pero también tiene la obligación de promover soluciones de fondo a los problemas sociales.
    Un informe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) mostraba que nuestro país se hallaba estancado en materia de cobertura de las necesidades básicas de los ciudadanos. El desarrollo humano mide el acceso de la población a distintos servicios y prestaciones sociales, como la educación de calidad, el agua potable, la atención sanitaria, un medio ambiente equilibrado, etcétera y si bien está directamente asociado a la inversión realizada en estos campos desde el sector público, también se vincula con el crecimiento económico y la generación de empleo.
    Este es precisamente el problema central de nuestro país. El desarrollo humano genuino y consolidado –es decir, que no sea producto del asistencialismo o de políticas de subsidio impulsadas desde el Estado– solo será posible a través de la expansión de la economía y la creación masiva de puestos de trabajo.

    http://diariolajornada.com.py/v6/asistencialismo-no-es-la-respuesta-al-problema-de-la-pobreza/

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 19/07/2016, 07:21
  6. Es moralmente inadmisible que miles de paraguayos subsistan en la pobreza

    El informe Progreso Multidimensional: Bienestar más allá del ingreso señala que las políticas públicas de hace una década, que se basaron en la educación y la creación de empleos, son insuficientes hoy en día. Por tanto, uno de cada tres latinoamericanos está en riesgo de recaer en la pobreza debido a la recesión económica, después de 15 años de bonanza, destaca el informe.

    El reporte reconoce cierto avance en algunos indicadores; sin embargo, advierte sobre otros que se encuentran por debajo de lo esperado, como la tasa de homicidios, la desigualdad de ingresos, el embarazo adolescente, el empleo vulnerable, pensiones y educación.
    De acuerdo al informe del organismo internacional, cerca de 50 millones de personas se incorporaron al mercado laboral, pero esta buena noticia tiene un aspecto no del todo positivo: estos empleos están vinculados al consumo y no a la inversión, y esto es porque la gente consigue empleos como albañiles, transportistas, ayudantes en el transporte, fotocopiadores, peluqueros, empleados de cafeterías con internet, etcétera. Por esto, y a pesar de los logros, entre 25 y 30 millones de personas están en peligro de recaer en la pobreza.
    Mirando hacia adentro y tomando en consideración una poderosa herramienta con que se cuenta –la Encuesta Permanente de Hogares 2015, cuyos datos dio a conocer recientemente la Secretaría Técnica de Planificación–, este llamado de atención no debe ser desatendido. Las autoridades conocen la cifra exacta de paraguayos que viven en la pobreza y en la pobreza extrema. Conocen las zonas del país donde viven estas familias y cuáles son sus necesidades.
    Este es el momento de reforzar la estrategia contra la pobreza. El programa Sembrando Oportunidades, coordinado por la Secretaría Técnica de Planificación, con sus siete líneas de acción para reducir la pobreza, tiene que ser la prioridad número uno; y todas las instituciones vinculadas al mismo, deben poner su atención para lograr la mayor eficiencia. También se deben reforzar los controles para que los recursos lleguen a quienes van destinados.
    Es moralmente inadmisible que 687.000 paraguayos subsistan en la pobreza extrema. No es posible que un país, que es un gran productor de alimentos, mantenga en esta situación al 22,2% de su población.
    El Gobierno central dispone de programas para promover que los pobres extremos abandonen esta condición; y las autoridades departamentales, así como los gobiernos locales, tienen la obligación de trabajar para cambiar esta realidad. Solamente con una labor eficiente estarían justificando su razón de ser. Ante la agorera predicción de que están en riesgo los logros contra la pobreza, se deben redoblar los esfuerzos; este es un combate en el que no está permitida una derrota, pues no se trata de cifras ni de informes; se trata de la vida y la dignidad de miles de paraguayos.

    http://diariolajornada.com.py/v6/category/editorial/

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 18/07/2016, 08:07
  7. Falta de oportunidades

    La falta de oportunidades impide salir de la pobreza”, dijo ayer Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), durante la Reunión de Ministros y Altas Autoridades de Desarrollo, encuentro que se cumple en Asunción.

    Almagro expuso que los datos de organizaciones internacionales continúan presentando un escenario poco promisorio para vencer la pobreza. Se refirió a las cifras de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), que muestran que aproximadamente 167 millones de personas viven en pobreza, y de estas, 71 millones se encuentran en pobreza extrema.
    Explicó que la pobreza no puede relacionarse exclusivamente con los escasos ingresos, sino que el fondo de la cuestión es la escasez de oportunidades. Esto contribuye a que la gente no pueda emerger de esta situación.
    Experiencias encaradas en varios países resultaron muy exitosas para sacar de la extrema pobreza a las familias. Las iniciativas como “Hambre Cero” Brasil, o de canastas básicas, permitieron mejorar el nivel de vida de millones de familias en situaciones vulnerables. En nuestro país, se están llevando también adelante iniciativas como el programa Tekoporã, que exige ciertas condiciones para las familias beneficiadas y que garantizan por lo menos un pequeño ingreso mensual para los compatriotas más carenciados.
    Sin embargo, el gran peligro que se afronta con estos tipos de programas es la galopante corrupción de las instituciones y la falta de escrúpulos de nuestros políticos que siguen utilizando este tipo de emprendimientos para aumentar su clientela política, desviando el real sentido de la asistencia. Es innegable que existen compatriotas que sin este tipo de ayuda no pueden asegurar el alimento diario, por ello es necesario seguir alentando iniciativas similares, para beneficio de las familias necesitadas.
    Sin embargo, lo que corresponde es que el Estado genere precisamente mayores oportunidades para los jóvenes, mejorar el acceso a la educación, un mejor aprovechamiento de los medios de comunicación para la extensión y la capacitación para el desarrollo y el fortalecimiento de las instituciones para la formación de profesiones de mandos medios. Estas son las condiciones que pueden abrir las puertas; son las oportunidades que necesitan los compatriotas para salir de la pobreza. Los programas de asistencia son buenos, pero nunca serán suficientes y corren el riesgo de generar una población mendicante y dependiente de las dádivas que provengan del Estado sin intentar salir de la pobreza por su propio esfuerzo.

    http://diariolajornada.com.py/v6/category/editorial/

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 18/07/2016, 08:07
  8. Hasta el ansiado “fome cero”

    La noticia seguramente pasará desapercibida entre tanta parafernalia idiota con el tema de Curuguaty, que ya tiene harta a la mayoría silenciosa, además de otros “pasatiempos” a los que es tan afecta la prensa paraguaya.

    Se trata de decisiones importantes que está tomando el Ejecutivo, que está en la dirección correcta, planificando y haciendo lo que se debe hacer, para terminar de una vez por todas con dramas ancestrales de nuestro pueblo.

    HC ordenó recientemente el trabajo en dos vertientes. Primero reforzar la lucha contra la pobreza, reducir aún más los números, llevarlos al límite más bajo posible, con todo lo que se pueda hacer, según las instrucciones que dio a sus colaboradores del área. Que se asista a los campesinos carenciados en las zonas críticas, para el cultivo de rubros de autoconsumo, cuya siembra se debe iniciar a finales de agosto, principios de setiembre. Instrucciones claras, lo decíamos. Que los organismos de planificación se reúnan con la gente del MAG y sobre todo con Hacienda, para que se saquen los fondos de algún lado, pero que la asistencia sea efectiva.

    Que las familias del campo en situación de extrema pobreza, tengan por lo menos qué comer en primera instancia. Luego también los asistirán para emprender pequeños cultivos de renta, como el maíz y el sésamo, para ver si logran juntar un poco de dinero. A lo largo y a lo ancho del país, en las zonas donde se necesita. HC volverá a controlar todo para ver si se logran los resultados esperados.

    El otro acontecimiento que por supuesto no merecerá los “ríos de papel y tinta”como en el caso Curuguaty, es un anuncio formulado ayer. Lo transcribimos:

    “El Ministro de Agricultura, Jorge Baruja, anunció que en unos días más se lanzará la denominada “Asistencia Técnica Remota”, mediante la cual el pequeño productor va a tener una mayor asistencia técnica, a través de los teléfonos celulares.

    Señaló que con este aplicativo, el ministerio apunta a aumentar la asistencia técnica a los más de 200.000 pequeños productores campesinos dedicados a la agricultura familiar campesina. Actualmente se cubre al 40 por ciento y el objetivo es llegar al 70 por ciento de los productores”.

    Que nos digan si no es una excelente noticia. Y ahora no saldrán a decirnos que los campesinos no tienen celulares. La idea es magnífica, la aplicación seguramente incluirá prevenciones sobre llamadas gratis cuando se trata de consultas técnicas, etc, etc. Será un espaldarazo formidable empleando tecnología disponible y prácticamente a costo cero para el productor.

    El abrazo es más amplio. Se llegará al 70% de los pequeños labriegos. La meta por supuesto es llegar al 100%, como el famoso “fome cero” de “Lula”. Y salir definitivamente de los números negros de la pobreza extrema de estos compatriotas del campo.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 18/07/2016, 08:07

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

ÑE’ÊNGA ✓

Ajavýiko che rape, he’íje aguara ho’á jave ñuhâme.16/12/17

archivos ✓

estadistas ✓

  • 1,137,575 visitas
Follow Paraguay Péichante ✓ on WordPress.com

JUSTICIA A LA MEDIDA

El TSJE tuvo que  fallar en un caso, en el que una persona le solicitaba que dijera si era legal o no la candidatura de Peña por uno de los movimientos colorados, ciertamente Peña  sigue siendo afiliado al PLRA, y aún que se afilió, de manera forzada el 31 de octubre del año pasado, no había cumplido aún el año de permanencia como colorado, ni tampoco había renunciado a su afiliación de liberal. El juez saca una resolución kafkiana, dice a los efectos legales por una ley del año 1996, una persona no puede tener 2 afiliaciones simultáneas, pero aquí está lo kafkiano: “para los efectos legales valdrá la última”, dice en su fallo dado conocer, con ese criterio es más o menos lo siguiente: “la bigamia está prohibida en el Paraguay pero para los efectos legales valdrá el último de los matrimonios”. Evidentemente sí a los efectos legales se prohíbe una cosa determinada, a los efectos legales lo único que puede hacerse, es acatar lo que manda la norma y no inventar una ficción jurídica, por la cual una persona con una doble afiliación puede continuar un cargo determinado o puede aspirar a una representación por un partido político.

Todo mal, una justicia cada vez más entregada al poder político, a la que teme mucho menos en su condición de tal, la justicia a los políticos, y este fallo que lógicamente se escribe en un capítulo kafkiano de la historia política y jurídica paraguaya.

BFB

JUSTICIA A LA MEDIDA II

Ahi una resolución también, de la Corte Suprema de Justicia que dio al grupo de prensa de Cartes, para que puedan dar la boca de urna en el transcurso de los comicios del próximo día domingo, esto es una antesala a un caos, si anteriormente se había establecido que la boca de urna, solo podía darse solo a 60 minutos después de haber concluido el acto comicial, ahora vamos a tener una guerra de bocas de urnas el próximo domingo. Cada uno de los sectores de medios estará diciendo quién va adelante, y que estará buscando finalmente con eso manipular la voluntad de los electores que aún no se han decidido porque candidatura abrazarse en ese momento, ciertamente la Corte no ayudó para nada a la pacificación de los espíritus y al cumplimiento de las normas, si la norma dice que no se puede hacer algo por una situación determinada, que es la de buscar la tranquilidad antes de unos comicios y durante los comicios, en el caso de las boca de urnas, esta resolución de la Corte, lo único que augura es mayor conflictividad, y porqué no lamentandonos posteriormente hechos de violencia.

BFB

PARAGUAY TUTELADO

Una cuestión importante del ámbito de la relación internacional, la cancillería paraguaya a través de su vicecanciller Gonzalez, llamó la atención a Hugo Rodríguez, representante de la embajada de los EE.UU., que un twitter, auguro que unas elecciones sean llevadas con transparencia y justicia el proximo dia domingo y al mismo tiempo estuvo en favor de la homilía del Mon. Ricardo Valenzuela, eso hizo que el gobierno paraguayo le llamara la atencion al representante diplomático y le dijera que se está involucrando en cuestiones internas del país. Muchas de las cuestiones internas del país no podrían haber sido resueltas solo por nosotros, o a través de nuestras instituciones, en mucho de los casos, esto que alguno denominan “democracia tutelada” no se hubiera podido llevar adelante de la manera como se llevó, sin la abierta intromisión de poderes extraños al país, que han tenido que poner en el cauce, la locomotora de la democracia en el sitio correcto, el Paraguay todavía lamentablemente con las instituciones que tiene, con la manera en que los poderes del estado administran la cosa pública, la forma irrespetuosa del trato a la Constitución y a las normas, no permiten de que nosotros nos valgamos por nosotros mismos para administrarnos. El dia que los paraguayos tengamos una Justicia confiable y seria, un poder Legislativo ampliamente consolidado, en términos de representación popular, y un poder Ejecutivo que tema y respete a la Constitución, en ese momento, cualquier intromisión en asuntos internos, tendria que llamarnos la atención, el escándalo mayor de la política paraguaya es la manera en que hemos construido nuestras instituciones y el escaso respeto que tenemos a las normas legales.

BFB

A %d blogueros les gusta esto: