estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Al mejor de los peores

Para elegir a las autoridades no es necesario pertenecer a un partido político, basta con ser ciudadano, tampoco para incidir en la orientación de la política nacional, pero convengamos que elegir a las autoridades sin pertenecer a un partido es decidir prácticamente sobre lo que ya decidieron las cúpulas partidarias en las listas cerradas. En cuanto a participar en la orientación de la política del país es un capítulo más complicado que el simple hecho de votar.
Dicen que Charles de Gaulle dijo: “He llegado a la conclusión de que la política es un asunto demasiado serio para dejarlo en manos de los políticos”.

La frase es útil para referirnos a la calidad de la representación política y los agentes que intermedian entre la soberanía popular y el Estado paraguayo, ya que de un tiempo a esta parte los políticos renunciaron a la misión de organizar a la sociedad, sostener principios, doctrinas, ideas y proyectos en torno a un partido, además de presentar ofertas electorales con los mejores valores disponibles y de conducir desde el ejercicio de la representación criterios y posturas para la toma de decisiones gubernamentales que contemplen satisfactoriamente los intereses de sus representados.

Esta es la parte seria de la que habla De Gaulle y que con acertada expresión dice que resulta imprudente confiarla solamente a los políticos. De más está decir que la crítica explícita es para los políticos, pero creo que en la frase subyace la idea de una crítica implícita a la sociedad por el hecho de no involucrarse en la política y por confiar en los políticos mucho más allá de lo que estos están dispuestos a ofrecer.

Con esta frase del líder francés se desnuda entonces no solamente la inconveniencia de dejar la administración de la cosa pública y por sobre todo la conducción de los destinos de una nación a cargo de un grupo de personas, aun cuando se las haya votado para eso, sino también el peligro del renunciamiento ciudadano a participar activamente en la gestión política de su país.

Estamos en consecuencia frente a un doble renunciamiento de hecho a la misión de gobernar un país y de controlar el desenvolvimiento de quienes lo hacen, además de incidir para que lo hagan de la mejor forma posible mediante el uso de herramientas democráticas y republicanas.

Renuncian por un lado los políticos elegidos dentro y fuera de sus partidos para que estos formen ciudadanos con vocación política para ejercer la representación política, de hacer que compitan entre ellos para que ganen los mejores, de adoptar una ideología y defenderla a pesar del costo político que ello represente, de canalizar ideas y validarlas al interior de sus organizaciones y de buscar honestamente el poder para desarrollar sus programas de gobierno.

Renuncian los ciudadanos a militar en las organizaciones partidarias, a servir en las tareas electorales controlando las urnas y los documentos; renuncian a interesarse de los problemas políticos y de participar en los debates, renuncian a candidatarse para no mancillar sus nombres y sus trayectorias profesionales. Renuncian, en definitiva, a que se produzcan cambios para mejorar las cosas.

Con esta actitud, la ciudadanía vota en realidad cada cierto tiempo para que la dejen en paz en todas las cuestiones que tienen que ver con su vida, sus derechos y sus bienes, y deja que otros hagan como mejor les parezcan a ellos, que decidan de acuerdo a la conveniencia de ellos. Y de vez en cuando organiza o participa de protestas que más se parecen a un cumplido por cargo de conciencia que al ejercicio de sus derechos constitucionales.

De esta forma se va creando en la sociedad una nueva casta que antes era ocupada por los militares: los políticos, esos que se rigen por el amiguismo, la parentela, el compadrazgo, el correligionarismo, la complicidad y la impunidad. Para ellos todo el beneficio de la política, la legislatura, la magistratura y el poder. Para los demás, la obligación de votar y el derecho de votar al mejor de los peores, más la libertad de repudiarlo al poco tiempo de haberlo elegido.

Por Edwin Brítez

http://www.abc.com.py/edicion-impresa/opinion/al-mejor-de-los-peores-1497933.html

 

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

9 comentarios en “Al mejor de los peores

  1. Con el perdón de las cabras
    15 julio, 2016

    Más exaltada que de costumbre, la senadora Desirée Masi, del Partido Democrático Progresista (PDP), usó como siempre sus “minutos de fama” de todos los jueves, cuando sesiona la Cámara Alta, para tirotear ya no solo contra Horacio Cartes, sino también contra la Asociación Rural del Paraguay (ARP), la Unión Industrial Paraguaya (UIP), nuestro diario, su supuesto dueño y, entre medio, defendió con uñas y dientes a su colega Eduardo Petta. Todo esto en un muy breve lapso de tiempo, en el que la legisladora vomitó sus fobias políticas y personales, desgastando aún más su imagen, si es que conserva algo de ella.

    El blanco que acaparó gran parte de las balas fue, por supuesto, el presidente. Según la legisladora, éste no puede exigir perfección en las críticas que se le hace desde el Senado porque estuvo en Tacumbú, en los años 80. En primer término, Cartes en ningún momento exigió tal cosa a los congresistas opositores, que de hacerlo, sería merecedor de una urgente atención siquiátrica. Lo que les reclamó es una dosis de seriedad y que no recurran a la mentira para desprestigiar al Ejecutivo, como lo hicieron tras su informe anual al Parlamento, sin respaldar los cuestionamientos con números y datos concretos. En cuanto a lo segundo, Masi debería tratar de renunciar a los ataques personales, muy comunes en nuestra atrasada dirigencia política,e intentar entender que tanto ella, como sus “compañeros de ruta”, pueden ser objeto de reclamos de parte de cualquier paraguayo, sea éste presidente, empresario, ordenanza o expresidiario, por aquello de que todos somos iguales ante la Ley, lo que con sus sistemáticas “rabietas” demuestra desconocer.

    Acto seguido expresó su deseo de que Cartes se presente como candidato en las próximas elecciones generales, afirmando que “caminando te vamos a ganar”. La verdad, es incomprensible tanta soberbia, teniendo en cuenta que su partido familiar carece de relevancia en el escenario político; o tal vez alienta la esperanza de tomar prestada otra candidatura, la del liberal Efraín Alegre, si multiplicara por 8 los escasos 150.000 votos que obtuvo para ganar recientemente la presidencia de su partido y si para entonces no está preso.

    Pero las descalificaciones, única estrategia a la que apela Masi cuando se siente ofendida por alguien, no se limitaron esta vez a HC. Del mismo modo lo hizo con los directivos de la Rural y de los industriales, porque estos “osaron” criticar la gestión de muchos parlamentarios, que no honran sus bancas y obstruyen proyectos de importancia para el país. La senadora tiene todo el derecho del mundo a disentir y expresar su opinión al respecto, pero no a responder cual pendenciera diciendo “qué van hablar estos” si tal cosa o tal otra, lo cual es propio de niños tontos o de adultos que pierden el equilibrio.

    ADN también formó parte de la confusa alocución de Masi, al instar a sus colegas a que “no se preocupen” por lo que diga este “pasquín” del que, sin embargo, con frecuencia ella se “ocupa”.

    Insistimos en algo que parece un detalle, pero no lo es. Sus broncas contra el presidente, los gremios empresariales, nuestro diario y la defensa del senador Petta las expuso en no más de 5 minutos, durante los cuales “iba y venía” con muy poca coherencia. Si “el Pepe” Mujica tuviera que definir su comportamiento, seguramente lo haría en los mismos términos que lo hizo en el caso de Nicolás Maduro, de quien dijo que “está más loco que una cabra” y nosotros nos veríamos en la obligación de compartir el diagnóstico del expresidente uruguayo. Por lo cual, ante la eventualidad, pedimos disculpas al noble animal que mucho aporta a los seres humanos.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 15 julio, 2016, 8:20 am
  2. Escarpado ascenso hacia el 2018
    10 julio, 2016

    José Rojas.
    El escenario político electoral está aún incompleto como para iniciar un análisis definitivo que construya un camino que termine en las elecciones del 2018. Nada menos que falta la definición colorada; nucleación que apenas comienza a debatir -el público- nombres y condiciones; y dentro de esta interna, solo la oposición a Horacio Cartes puso en marcha la maquinaria electoral.

    El entusiasmo liberal generado en las últimas elecciones se calmó en 48 horas; después del estate quieto de Fernando Lugo, quien desconoció una posible invitación de Efraín Alegre a madurar una alianza. Varios eventos políticos se interponen entre ambos; el exobispo no olvidó el voto de Efraín en el Senado; el que sumó para su destitución del Gobierno en el juicio político en 2012.

    Alegre, azuzado quizás por José Paková Ledesma intentó invitar a Fernando Lugo, pero este lo frenó de inmediato. Ledesma es partidario del expresidente; de hecho hizo campaña por él y ya manifestó que sigue siendo su candidato presidencial, fuera del PLRA.

    A la invitación temprana del hoy presidente de los azules, Lugo respondió con un “ni siquiera tengo su número de teléfono”; pero si esto no quedó claro el expresidente dio un portazo partidario: “tengo más afinidad con la oposición colorada a Cartes”.

    Ya en una anterior consulta periodística al expresidente y hoy senador del Frente Guasu sobre su preferencia para una próxima alianza, no titubeó en señalar que estaba más cerca de los discursos colorados de Nicanor Duarte Frutos y de Beto Ovelar que de figuras del PLRA.

    Claro que esto se asemeja más a una lluvia de ideas. La base electoral es esa.

    Diferencias diametralmente opuestas hacen que sea inimaginable una alianza entre Mario Abdo Benítez (h) y Fernando Lugo: la ideológica es una de ellas y varias programáticas. “No existe ni la minimiza posibilidad”, se escuchó decir a más de un político avispado en el Congreso, en oportunidad de la sesión del Congreso que recibió el informe del presidente Cartes.

    Será más factible una alianza entre Cartes y Marito que crear una alianza entre este y Lugo.

    Falta un potable cuyo nombre se maneja aun entre líneas, aunque este se manifestó asegurando que no es candidato. Mario Ferreiro, intendente de Asunción fue muy directo y realista: “Esa fórmula de unirnos todos para ganarles a los colorados no funciona; yo creo que hay que ganar con los colorados”.

    Se podría mencionar que ese es el escenario político post interna liberal; análisis muy propio de estas lides. Sirve para ejercitar la mente política; pero todo está muy lejos aún.

    Tan lejano que el triunfo de Alegre no le garantiza llegar con la chapa presidencial. Ahora subió a la tarima y será el dirigente más expuesto y para dirigir y liderar un proceso de reconstrucción partidaria y hacerla viable para sus objetivos. Nada obstaculiza la propuesta de alianza de dirigentes partidarios para trabar su proyecto en el Directorio de su partido.

    Una postura radicalmente de oposición al Gobierno será caballito de batalla al interior de su partido; pero eso no será suficiente. Alegre prometió combatir las políticas del presidente Horacio Cartes, “aquellos que no beneficien a la ciudadanía, a través de la recomendación que haga a mis correligionarios”.

    El Senado será su punta de lanza, con la presidente de un liberal: Robert Acevedo; dirigente cuestionado por sus propios correligionarios y también los colorados.

    “Nos decían que sería imposible ganar por la estructura, por los intendentes, por los gobernadores, por el dinero, sin embargo, el esfuerzo de la gente hizo posible esta victoria”, dijo Alegre en referencia al poder económico de su oponente Blas Llano, directivo liberal muy cercano a Cartes.

    En las carpas de la izquierda todo está por hacerse. Lo ven a Lugo como el candidato natural; sin embargo tiene una traba casi insalvable: La Constitución Nacional se opone y va quedando poco tiempo para una Reforma que lo habilite; además no tiene la fuerza necesaria en el Congreso para iniciar una campaña.

    Pero ese punto es solo la punta de ovillo; existen tantos partidos como movimientos con delineamientos que tropiezan entre si y no se ponen de acuerdo.

    Después de Lugo se apunta Ferreiro como dirigente que podría aglutinar estas fuerzas; pero ya puso sus condiciones y exige que Lugo y Efraín se sienten a conversar sin condicionamientos.

    Esta postura parece favorecer a los colorados oficialistas. Sumando la necesidad de forjar nuevas fuerzas en el Partido Liberal; la ausencia de potencial interna de Marito en su partido y la fragmentación de la izquierda, terminan dándole tiempo al cartismo a reagrupar fuerzas y crear figuras políticas potables que permitan darle continuidad al proyecto iniciado con Horacio Cartes.

    El oficialismo colorado aparenta jugar con los plazos, Efraín comenzó su partida de ajedrez política y los movimientos políticos de izquierda intentan recomponer fuerzas. Esta ensalada política hace que todo es un muy pronto para ir definiendo líneas electorales de acción.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 14 julio, 2016, 8:09 am
  3. Debe ser contagioso
    11 julio, 2016

    Por: Marilut Lluis O’Hara
    Siempre me sorprende la facilidad que tiene un líder loco para contagiar su locura a un amplio sector de la ciudadanía. Cuando más loco es, más contagiosa parece su locura. Allí está el caso de Hitler. Suelo preguntarme cómo pudo lograr que una mayoría del pueblo alemán se contagiara de su odio irracional hacia los judíos y se prestara a todo tipo de abuso, convirtiéndose todos en los que tenía influencia en asesinos desalmados.

    Los que estaban cerca de Stroessner fueron asesinos y ladrones, igual que él. Los que seguían a Lino Oviedo soñaban con un golpe de Estado, que volviera nuestro país al estado de barbarie en el que estaba durante la dictadura.

    Sigue ocurriendo lo mismo, aunque ya no hablemos de asesinos desalmados, pero sí de corruptos, badulaques y sinvergüenzas (no me importa que los 3 adjetivos signifiquen lo mismo. Así mismo son).

    Allí está, por ejemplo, lo que ocurre en el Congreso. Ha quedado bastante demostrado que muchos senadores y diputados han conseguido una banca no porque les interese la tarea legislativa ni el bien común, sino porque son investigados por hechos de corrupción y utilizan el Legislativo para guarecerse de la mano de la Justicia, logrando impunidad, disfrazada de inmunidad.

    Pues bien, estos legisladores badulaques tienen a su cargo funcionarios tan badulaques como ellos. Y esa es la parte que no entiendo. Por qué no puede alguna persona honesta conseguir un trabajo en alguna de las cámaras del Congreso y mantener su honestidad aunque su jefe sea un soberano badulaque?

    Miento y soy injusta. Yo sé que hay unos poquitos que se mantienen honestos a pesar de sobrevivir rodeados de basura. Tengo una amiga por la que doy fe de ello. Pero son claramente la excepción a la regla. La gran mayoría actúa igualito que sus jefes. Y no entiendo si es que ya vienen corruptos o si tienen un espíritu tan débil que hace que se les contagie la corrupción de los legisladores.

    Ahora vemos que hay funcionarios del Senado que siguen planilleando con la anuencia de los legisladores a cuyo cargo están. Sin importar que se hayan recrudecido los controles, con relojes biométricos y la mar en coche, lo cierto es que el pillaje sigue siendo más efectivo que cualquier control que se pudiera implementar.

    Los tipos siguen marcando la entrada en el reloj y desapareciendo hasta la hora de marcar la salida. Algunos llegan más tarde a marcar, dando gua’u la impresión de que se quedaron trabajando hasta después de hora y cobran horas extras!!!! Me daría risa si no tuviera ganas de llorar.

    A lo mejor en serio la corrupción es contagiosa. Lo que me da por ya saben dónde es que el mismo contagio no pueda tener la honestidad. A lo mejor así podríamos por lo menos competir en igualdad de condiciones y no tener que soportar que los badulaques nos hagan 6-0 en cada enfrentamiento.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 14 julio, 2016, 8:04 am
  4. Las “listas sábana” y los legisladores “escombros”

    En su discurso, pronunciado el último sábado en la inauguración oficial de la Expoferia de Mariano Roque Alonso, el presidente de la Unión Industrial Paraguaya (UIP), Eduardo Felippo, afirmó que “necesitamos mejorar la calidad de los parlamentarios”, pues “los malos son mayoría”.

    Tiene toda la razón. La pobreza moral e intelectual que distingue a un elevado número de integrantes del Congreso causa indignación y vergüenza ajena. El diputado liberal Carlos Portillo, quien hace hasta de hazmerreír de la ciudadanía y que cobró un viático sin haber viajado al exterior, no está solo, ni mucho menos.

    En el Poder Legislativo se emplea la banca para ejercer el tráfico de influencias, practicar el nepotismo, pagar con el dinero público el sueldo de los empleados domésticos, obtener inmunidad para dificultar procesos legales por fechorías anteriores o hasta para crear o reforzar vínculos con el crimen organizado.

    Para mostrar que son laboriosos, los legisladores presentan proyectos de ley para cambiar el nombre de una calle de Asunción, dedicar un día a la conmemoración de un hecho cualquiera, prohibir que los consumidores sean llamados por el número de orden de un “ticket”, aprobar pedidos de informes como el que el año pasado obligó al Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social a responder con el envío de un millón de documentos distribuidos en dos mil biblioratos o declarar de interés cultural y artístico el concierto de un grupo musical italiano de ópera “pop”.

    Duele decirlo, pero en la comparación con el Congreso que existía bajo la dictadura, el de hoy saldría perdiendo, al menos desde el punto de vista intelectual.

    Nuestro diario ha venido insistiendo en que las “listas sábana”, elaboradas por los caciques partidarios a cambio muchas veces de “aportes”, son de lo más nefastas y están en el origen de la calamitosa limitación moral e intelectual de los parlamentarios. El poder económico juega, sin duda, un papel decisivo a la hora de competir en unas elecciones para el Congreso. Se compran puestos en las “listas sábana”, pero también votos del electorado empobrecido y sin esperanzas, empezando por los comicios internos de los dos grandes partidos. Se estima que la inversión requerida para aspirar seriamente a una banca en el Senado ronda los 1.800 millones de guaraníes. En el putrefacto ambiente político vigente en nuestro país, los viejos caraduras que ignoran sus limitaciones y tienen las manos sucias gozan de todas las facilidades para conquistar una banca. Por su parte, los dueños de los partidos, los popes que manejan la estructura y el dinero del Estado que les llega como subsidio, priorizan a sus claques y dificultan la entrada en la carrera política de personas jóvenes, honestas y capaces. El afiliado, primero, y el ciudadano, después, se ven obligados a votar por quienes han sido digitados por las cúpulas, sin atender precisamente a sus virtudes sino más bien a su dinero y su obsecuencia.

    Las listas cerradas impiden que el elector ejerza su libertad de votar por quienes, a su juicio, son los mejores candidatos, ya que en la oferta electoral abundan los corruptos, los inútiles y los haraganes.

    Los “hombres viejos, remendados o escombros”, a los que alguna vez se refirió monseñor Ismael Rolón, tienen todas las ventajas para ocupar un escaño y permanecer en él, aunque su aporte a la excelencia legislativa sea nulo. Si robaron antes, sus chances son considerables: el diputado colorado Elio Cabral reveló el año pasado que él y 48 colegas suyos que pasaron por la función pública tienen “techo de vidrio”.

    Es deplorable que la democratización del Paraguay tras la caída de la dictadura de Alfredo Stroessner haya ido de la mano con la mediocrización del Poder Legislativo, ya que necesitamos con la mayor urgencia buenas leyes que sirvan de soporte al desarrollo del país.

    Aparte de la indigencia intelectual, muchos legisladores descuellan también por su comportamiento indecoroso, por decir lo menos, lo que resulta aún más indignante. Se trata de un fenómeno que, lamentablemente, se extiende en nuestra región, lo que ha llevado a mucha gente ajena a la política y de las profesiones más dispares, como payasos y prostitutas, a competir por una banca. Así, el payaso brasileño Tiririca llegó a ser el más votado, admitiendo en su campaña previa que él no sabía lo que hace un diputado, “pero me voy a enterar y después les cuento”. Por su parte, una prostituta peruana se candidató con el propósito anunciado de hacer del Congreso “un burdel respetable”. En Ecuador, un grupo de jóvenes candidató en 2013 a un burro para la Asamblea Nacional y, si bien su candidatura no fue aceptada, “don Burro” consiguió más de 10.000 votos en las redes sociales.

    Hay otros episodios parecidos que revelan hasta qué punto se ha degradado la imagen de los senadores y diputados por sus prácticas desviadas y corruptas. Por eso, es comprensible la preocupación expresada por el sector productivo en la actual Expoferia de Mariano Roque Alonso, a través de sus más altos exponentes.

    Los ciudadanos y las ciudadanas en general también tienen que manifestarse con perseverancia y firmeza en el mismo sentido, y sobre todo para exigir, en todas las instancias que correspondan, la eliminación del funesto método de las “listas sábana”, que secuestra su voluntad a los electores paraguayos.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 12 julio, 2016, 5:38 am
  5. Ser

    La identidad es una cuestión clave en cualquier debate nacional, incluido el nuestro. Saber lo que somos, en portugués le dicen jeito o teko, en guaraní.

    Hoy todavía nos cuesta dimensionar lo que somos en casi todos los campos del quehacer social. Nos creemos jóvenes, pero con mentalidad vieja.Somos el más grande productor de hidroenergía y no sabemos qué hacer con ella. Podríamos tener el mejor campo anegado por las aguas del Paraná en la zona de Yacyretá y convertirnos en un centro productor de alimentos, pero no sabemos cómo hacerlo.
    Tenemos el mejor régimen de lluvias y solo sirve para que un sector agrícola –que no paga tributos– se beneficie en perjuicio de muchos. Un país de potencialidades enormes sin líderes con visión. El Paraguay de las posibilidades nunca concretadas.

    Ideas. Nuestra dimensión cultural es parte de la tarea de identificar el ser y, consiguientemente, construir lo colectivo.

    Nos faltan ideas que nos movilicen, que nos sacudan… que promuevan a los que realmente saben y conocen, evitando el relato trágico y corrupto que cada día nos atosiga y nos envilece.

    Estamos construyendo una generación de frustrados que no presagia un buen futuro para el país. El sector que crece no dimensiona la inequidad y menos tiene conciencia de sus costos a futuro.

    Tenemos un país donde los partidos políticos solo piensan en los beneficios crematísticos de sus referentes y no en una agenda nacional que promueva el desarrollo en armonía con la naturaleza. A veces, somos demasiado español, indígena o árabe.

    Aquí, a las oportunidades no se las relaciona con esfuerzo o estudio, sino con manotazos que se pega uno desde el poder político o de alguna connivencia con él desde el ámbito privado. Existen pocas fortunas limpias en este país, donde sobrevivir ha sido parangonado con lo sucio o lo artero.

    El exitoso es el audaz. El que logra alcanzar algo que no es para él, pero que desde el lugar donde se encuentra envía el mensaje incorrecto de que solo valen los enchufes para conectarse con la prosperidad.

    Nuestro debate identitario es, por lo tanto, parcial, y basado en las debilidades y no en las fortalezas.

    Ser nacional. Estamos enviando miles de jóvenes a estudiar al exterior para que cuando regresen tanto el Ministerio de Educación como las universidades pongan en duda la calidad de los estudios, y entre la homologación u otros requerimientos “el sistema” termine por molerlos en sus ansias de cambiar el país. Muchos de ellos –con razón– se irán adonde estudiaron o harán parte de la legión de capaces víctimas de la picadora de carne de los mediocres.

    El ser nacional debe ser revitalizado en torno a las capacidades y a la admiración social que eso suponga.

    Mientras el vivo, el pillo o el truhán sean más exitosos que los capaces, el héroe nacional será Perurimá y no Eligio Ayala.

    Por Benjamín Fernández Bogado

    http://www.ultimahora.com/ser-n1006555.html

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 11 julio, 2016, 7:40 am
  6. Fueros parlamentarios han sido desvirtuados completamente

    Los fueros parlamentarios, a los que el art. 191 de la Constitución llama inmunidades, han sido desvirtuados completamente en nuestro medio, ya que con frecuencia son utilizados para impedir que legisladores incursos en una sospecha de ilicitud sean objeto de cualquier persecución penal, favorecidos además por el espíritu corporativo de sus colegas.

    Los fueros han sido concebidos para amparar el libre ejercicio de la función legislativa y no para que sirvan de escudo para impedir que autores de delitos comunes sean sancionados de acuerdo a la ley como cualquier otro ciudadano. Para más, como esa prerrogativa puede ser invocada incluso por aquellos que hayan delinquido antes de ser electos, qué mejor inversión que destinar una parte del dinero mal habido a una campaña electoral o a la compra de un buen lugar en una lista “sábana”. Tamaña aberración evidencia entonces que se puede aspirar a la inmunidad parlamentaria para escapar a la acción de la Justicia no solo por las fechorías que se lleguen a cometer durante un periodo legislativo, sino también para impedir ser enjuiciado por hechos punibles anteriores. La protección constitucional se convierte así en una indignante impunidad durante el ejercicio del mandato.
    Muchos de nuestros senadores y diputados gustan de entender la inmunidad que les concede la Constitución, no de la manera que dictan la sana doctrina jurídica y el sentido común, sino de la forma que más les favorece a ellos: como un blindaje especial contra la acción de la Justicia, como una licencia para la impunidad.
    Salta a la vista que esa aberrante interpretación atenta contra el principio de igualdad ante las leyes, consagrado en el art. 47, inc. 2, de la Constitución. Resulta que los habitantes de la República deben ser enjuiciados cuando existen indicios de que cometieron un hecho punible, pero 125 privilegiados pueden seguir delinquiendo aunque hayan sido sorprendidos, antes o después de ser elegidos, con las manos en la masa. Salvo que sean privados de sus fueros por una muy difícil de obtener mayoría de dos tercios de la Cámara correspondiente.
    Como si la ventaja de los fueros ya no convirtiera a nuestros legisladores en ciudadanos privilegiados, debe recordarse también que los senadores tienen activa participación en la conformación de la Corte Suprema de Justicia; que senadores y diputados tienen el poder de enjuiciar políticamente y destituir a los mismos; que senadores y diputados integran el Consejo de la Magistratura, que conforma las ternas para jueces y fiscales; y también tienen sus representantes en el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados, que los juzga y sanciona en caso de mal desempeño de funciones. ¿A qué ministro de la Corte, juez o fiscal no se le ha de erizar, entonces, la piel cuando interviene en un juicio que involucre a un legislador?
    La garantía de igualdad ante las leyes, consagrada expresamente en la Constitución Nacional, debe impedir que un parlamentario que intervenga en un pleito judicial sea favorecido por unos fueros que le protejan de una eventual consecuencia penal. Por consiguiente, es inadmisible que tal prerrogativa sirva también para que, como litigante, un diputado o senador tenga de entrada las espaldas cubiertas con estos “fueros”.

    http://diariolajornada.com.py/v6/category/editorial/

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 11 julio, 2016, 7:09 am
  7. Incoherencia política

    A recordarse en estos días un año de la visita del Papa Francisco a Paraguay, sus significativas reflexiones y recomendaciones siguen vivas en la memoria de los paraguayos, pero pareciera que no en la de la clase política.

    Es seguro que en estos días se recordará con mucha fuerza su bendecida presencia en el país los días 10, 11 y 12 de julio. La misma Iglesia y los medios de comunicación rescatarán las enseñanzas, cuestionamientos y frases más significativas pronunciadas en sus homilías o mensajes frente a los diferentes sectores de la sociedad.

    El justo reconocimiento a la mujer paraguaya por ser la heroína de nuestra patria, hasta el aliento a los jóvenes para “hacer lío, pero organizados”, serán recordados como algunas de sus intervenciones más importantes.

    El papa Francisco dejó mensajes claros para todos. Debemos analizar cuáles hemos tomado y cuáles hemos olvidado. Rememorar algunos para analizar en qué momento político y social nos encontramos será muy importante de cara a lo mucho que aún se debe hacer, en un país con una pesada herencia de problemas sociales.

    “Un pueblo que olvida su pasado, su historia, sus raíces, no tiene futuro: es un pueblo seco”, había dicho Francisco.

    En Paraguay tenemos este dilema que nos impide, primero, valorar todo el esfuerzo de nuestros antepasados y, segundo, olvidar rápidamente el papel que cumplieron actores de la vida política para que ese país soñado por los defensores de la patria siga muy lejano.

    El Papa, sabiamente, señaló que no debe existir un recuerdo basado en sentimientos de venganza y odio, sino uno para que sea “inspiración para construir un futuro de convivencia y armonía”.

    Frases certeras para describir nuestra realidad fueron las que se escucharon durante su paso por el país. Señaló, por ejemplo, que “es admirable el tesón y el espíritu de superación del pueblo paraguayo para rehacerse ante tanta adversidad y seguir esforzándose por construir una nación próspera y en paz”. Sin embargo, nosotros mismos, los paraguayos, muchas veces no dimensionamos ese gran espíritu que tenemos y nos limitamos a los enfrentamientos, antes que al esfuerzo de construir consensos que nos ayuden a lograr prosperidad.

    Sobre la situación social, el Papa fue muy claro, con su certera descripción: “No hay personas de segunda, de tercera ni de cuarta. Somos todos de la misma línea”.

    El Santo Padre, al describir qué sensación le causa la actitud incoherente enfatizó: “Me da moquillo escuchar discursos grandilocuentes de personas que conozco y pienso: ¡Qué mentiroso que sos!”. Muy claro mensaje.

    Y aquí debemos detenernos a analizar cuál es la actuación de la clase política en relación a la necesidad de la gente y el discurso que lanza a los cuatro vientos.

    Existe, a consideración nuestra, mucha incoherencia política cuando se habla de estar cerca de la gente, pero, sin embargo, a la hora de tomar posturas para beneficiar a esa misma gente carenciada, se les da la espalda.

    A este tipo de actitudes dañinas se puede conectar lo que dijo sobre el chantaje y la corrupción. “Ningún político puede cumplir con su rol si está chantajeado por actitudes de corrupción”.

    El Santo Padre, al describir qué sensación le causa esa actitud incoherente enfatizó: “Me da moquillo escuchar discursos grandilocuentes de personas que conozco y pienso: ¡Qué mentiroso que sos!”. Muy claro mensaje.

    Hay que respetar al pobre, no usarlo como objeto para lavar nuestras culpas, afirmó también el Papa, en abierta alusión a la costumbre de la clase política de usar como bandera las necesidades de la gente más necesitada solo para lograr fines políticos, generalmente electorales.

    Aunque con una gran discusión sobre este punto, Francisco también habló sobre la necesidad de dejar de lado las ideologías para enfocarse directamente a solucionar los problemas de la gente. “Las ideologías terminan mal, no sirven.

    Las ideologías terminaron en dictadura, siempre. Las ideologías piensan por el pueblo; no dejan pensar al pueblo”, dijo de manera tajante en esos días en los que todo el país acompañó lo que fue una de las visitas más importantes y significativas de los últimos tiempos.

    Se recordará a Francisco y se analizará mucho sobre la visita de hace un año. Que ese recuerdo no quede en el simple recuerdo, sino en un análisis sincero, franco y realista sobre lo que estamos haciendo como sociedad y lo que está haciendo la clase política para lograr lo que todos deseamos, un país más justo. No dejemos que este pueblo se seque.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 11 julio, 2016, 7:07 am
  8. Los políticos se resisten a la transparencia completa

    La clase política, poco amiga de la transparencia y la honestidad, todavía no ha hecho lo suficiente como para que los fondos electorales –provenientes del aporte de los que pagan sus impuestos a Hacienda y los de origen privado– sean controlados en su totalidad. Mientras las actuales lagunas de la Ley del Financiamiento Político no se subsanen, las agrupaciones políticas seguirán despilfarrando recursos económicos y los narcotraficantes continuarán comprando voluntades. Cuando los políticos del Congreso elaboran leyes para perfeccionar el sistema democrático lo hacen cediendo a presiones y no a la convicción de que están para servir a la población creando instrumentos legales eficaces.

    La Ley 4743 del 2012 “Que regula el financiamiento político” es un claro ejemplo de resistencia de la clase política a proporcionar al país un medio capaz de controlar el destino de todo el dinero que los partidos políticos se asignan a sí mismos en el Presupuesto General en concepto de aporte del Estado y subsidio electoral, así como de la fuente de sus ingresos del sector privado.

    En tiempos democráticos, el argumento para que la ciudadanía –a través de una parte de lo que paga como impuesto– mantenga a los partidos fue que de ese modo se evitará al máximo la incursión del dinero del crimen organizado en los grupos políticos. Aunque limitado a montos máximos, quedó, sin embargo, habilitada la entrada de dinero que puede, incluso, provenir del narcotráfico.

    Es más que evidente que si actuasen con sentido de justicia y responsabilidad, los que ejercen el poder debieron haber devuelto ya a esta altura, como contrapartida del aporte de la gente, un sistema de control indubitable, eliminando toda sospecha posible sobre el destino y el origen de los fondos.

    La ley vigente claramente dice que los partidos, movimientos y alianzas electorales, en un plazo de 40 días posteriores a las elecciones, tienen que remitir sus informes acerca de su manejo financiero en las elecciones. Tras los comicios municipales de noviembre del año pasado algunas agrupaciones políticas todavía no lo han hecho en la forma en que la ley les obliga.

    Jaime Bestard, presidente del Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE), en una entrevista publicada por nuestro diario, con una actitud condescendiente, trató de “explicar” que la falta de rendición acorde a lo que manda la legislación se debe a que aún no hay una comprensión acabada de sus mecanismos. Olvida que una ley se acata y que los ministros del TSJE están para exigir el cumplimiento de las normas, sin excusas ni complicidades.

    Bestard dijo también: “Tenemos en vista algunos artículos que creemos que pueden ser mejorados en la mayor brevedad”. No informó, sin embargo, que ya tenían un proyecto de nueva modificación de la ley para superar sus debilidades.

    La actitud del presidente del TSJE reproduce la de los políticos. Ellos seguirán negándose a la transparencia total porque pretenden seguir abusando del pueblo y seguir codeándose con delincuentes con tal de defender sus privilegios. Solo una acción de la sociedad civil organizada podrá obligarles a establecer una financiación política transparente. Otra vía no queda.

    http://www.ultimahora.com/los-politicos-se-resisten-la-transparencia-completa-n1006356.html

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 11 julio, 2016, 7:06 am
  9. Del puente de palo a la estructura de hormigón
    11 Jul 2016

    Por Alex Noguera

    alexnoguera@lanacion.com.py

    La famosa frase “Paz y progreso” era la orgullosa bandera que hacía flamear un gobierno que durante 35 años hizo obras. Hay quienes dicen que todo lo que hay hoy es fruto de esa época: rutas, escuelas, hidroeléctricas, etc; otros, sin embargo, cuestionan duramente esa administración y aseguran que fue absolutamente ineficiente y corrupta y que hubiera podido hacer mucho más en ese lapso.

    Tras esa época de dictatorial “progreso” se abrió un nuevo horizonte, con la democracia que ni siquiera sabía caminar y sin embargo los nuevos “progresistas” prometían avanzar 50 años en 5. Y cumplieron, solo que avanzaron…. ¡hacia atrás! No hubo obras de relevancia, solo promesas y más promesas. Palabras y peleas, pero nada de obras.

    Un gobierno sucedió a otro y tras una promesa llegaba una aún mayor hasta que los ciudadanos se hartaron y a través de los comicios propugnaron una histórica ruptura de fe en el color de la dirigencia. Una vez más fue un fracaso y al Mesías los parlamentarios le hicieron atravesar el puente hacia la ignominia.

    Cuando vi esta foto, recordé las inspiradas 5 palabras que hace unos días un colega tuiteó en tono irónico: “Basta de obras, queremos promesas”. Y es que los que vivimos dentro de este país estamos desacostumbrados a que se desarrollen tantas obras.

    Que ensanchamientos, que viaductos, colocación de tuberías, que asfaltados, que paradas, que metrobús y nuevos colectivos, que alcantarillados sanitarios. Y los ciudadanos, que deben sortear no solo baches como antes, sino zonas de obras dentro de la ciudad.

    Hasta hace unos días los lambareños no podían volver del microcentro porque Félix Bogado y General Santos estaban cortadas por las obras; ni qué hablar de los luqueños y otros como Limpio, o los de Botánico.

    Como un ejemplo vemos que el MOPC tiene 4 paquetes de puentes que son ejecutados en San Pedro, Concepción, Itapúa y Amambay. Estas obras comprenden casi 400 metros lineales de puentes de hormigón que insumen G. 20.738 millones de inversión. Los puentes que ya fueron terminados están en Ñeembucú, Alto Paraná y Caaguazú.

    Los otrora poco fiables puentes de madera, construidos con troncos como los de la era de los Picapiedras, expuestos y corruptos por los elementos de la intemperie, hoy contrastan con las imponentes y seguras estructuras de varillas de hierro y hormigón armado, que van uniendo las rutas del Paraguay.

    Para los ciudadanos, los puentes son fundamentales pues representan la posibilidad de alcanzar un lugar al que no tiene acceso. Ese nivel de importancia es el que reviste este día, lunes 11 de julio del 2016, pues hoy se leerá la sentencia en uno de los casos más emblemáticos de los últimos años.

    Hoy el puente será cruzado y las aguas que por debajo corren son turbulentas. Hay muchos intereses. Por un lado, los de la Justicia que exige un resultado como el que todos esperamos, con la Astrea de los ojos vendados, imparcial. Por otro lado, los de la parte acusadora, que intentó demostrar su hipótesis.

    Finalmente están los intereses de los acusados, quienes se ven arropados con un halo de simpatía popular, merced a grandes interrogantes abiertos durante el proceso, además del apoyo de referentes de lucha social como el pa’i Oliva y el clamor de la Iglesia misma.

    Para alcanzar los objetivos como nación es necesario asegurar ciertos pasos, ciertas transiciones que permitan que tanto un vehículo como una idea o el tiempo mismo pasen a través de un puente seguro.

    Sea el resultado que fuere, la sentencia no va a satisfacer a todos. Y si uno mira desde lejos, se da cuenta de que es hora de que el puente de palo de la Justicia, expuesto durante décadas a los elementos y que ya no cumple a cabalidad con su cometido, reciba un cambio radical. Un cambio sólido como un puente nuevo. Pero de hormigón armado.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 11 julio, 2016, 5:36 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

5días

Archivos

estadistas ✓

  • 1,036,521 visitas
Follow PARAGUAY PÉICHANTE on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: