estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Escritura y quimioterapia

El caso de homonimia con el poeta nicaragüense Rubén Darío, le ha servido de pie al escritor peruano Fernando Iwasaki para recoger el caso de un chico paraguayo que vive actualmente en Sevilla, España, dedicándole toda una página de la revista dominical del periódico “El País” a este niño de once años que lucha de manera denodada por la vida, por vencer a la muerte que le va pisando los talones.
“En realidad, dice Iwasaki, no se trata del poeta del verso azul y la canción profana, sino del pequeño escritor paraguayo Rubén Darío Ávalos (Encarnación, 2004) quien a sus 11 años ya es autor de tres libros de narrativa: Encuentros con Rubén (2015), Sensación de pureza (2015) y Las caras y otros cuentos impredecibles (2016).”

La referencia al “verso azul” se debe al famoso libro del poeta nicaragüense (1867-1916) llamado “Azul” y a la mención que hace de este color “para mí [es] el color del ensueño, el color del arte, un color helénico y homérico, color oceánico y firmamental”. Este libro, publicado por primera vez en Chile, en 1888, está considerado como una de las obras fundamentales del movimiento modernista latinoamericano.

Hechas las aclaraciones de por qué la referencia, está el caso de este niño encarnaceno que sufre una “enfermedad rara”, es decir, una enfermedad que se da en contadísimos casos: afecta a uno de cada doscientos mil niños. Se llama histiocitosis, una disfunción del sistema inmunológico que provoca la formación de tumores en diferentes órganos del cuerpo. “La enfermedad –dice el articulista– le fue diagnosticada en Sevilla, adonde vino a tratarse después de fracasar otras terapias en Brasil y Argentina”.

Agrega Iwasaki: “Incapaz de soportar al mismo tiempo unos dolores tan intensos y unos fármacos demasiado potentes para su edad, Rubén Darío halló consuelo en la lectura. Así, de los libros de animales y mitología pasó a los clásicos griegos y latinos, y de ahí a Cervantes, Poe, Borges, García Márquez, Roa Bastos y Vargas Llosa. Si la lectura fue sanadora, comenzar a escribir fue providencial, porque la venta de los libros de Rubén Darío sirve para financiar los gastos de su estancia en Sevilla, donde vive con su madre y cursa el 5º grado en el colegio San José Obrero”.

Para tener una idea de lo que es la vida de este niño de once años, explica Iwasaki, “cada quince días recibe quimioterapia intravenosa y refuerza diariamente con otras dosis de mantenimiento en comprimidos, y así, durante sus ateridas vigilias, lee, hace los deberes y escribe sin pausa, ‘porque cuando escribo es como si no estuviera enfermo’”.

La novela que está escribiendo actualmente se llamará: “Mi ajolote y yo” y tratará sobre cómo las mascotas pueden ayudar a los niños a combatir el acoso escolar. El ajolote es una especie de lagarto anfibio originario de México y su palabra castellanizada proviene de una lengua aborigen del lugar: “axolotl”. Sus libros se pueden comprar a través de su página web: http://www.rubenavalos.com. Lo llamativo de este caso es que siempre que los grandes escritores hablaron sobre su inclinación hacia la escritura, hablaron de una suerte de “necesidad” o de impulso vital que les empujaba a escribir. Se le suma ahora este testimonio de quien encuentra en la escritura no solo un sostén para su estado de ánimo, sino también como una manera de neutralizar los dolores físicos. Pero una prueba de que no se trata de una “chiquillada” es que Rubén Darío Ávalos fue invitado a la última edición de la Feria del Libro de La Rinconada (Sevilla), donde estuvo firmando sus libros al lado de gente de la talla de Javier Cercas, Eduardo Menricutti, Eva Díaz Pérez, Juan Carlos Méndez y Edmundo Paz Soldán, además de mantener encuentros con sus lectores.

La crónica de Iwasaki se cierra con una frase conmovedora: “El poeta del verso azul y la canción profana estaría orgulloso de su pequeño tocayo de Encarnación, el Rubén Darío paraguayo”.

Por Jesús Ruiz Nestosa

http://www.abc.com.py/edicion-impresa/opinion/escritura-y-quimioterapia-1497153.html

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

2 comentarios en “Escritura y quimioterapia

  1. Bautizando bibliotecas en España

    Es como para recuperar la perdida fe en el país al ver que mientras unos van dejando a su paso las huellas de su corrupción y desprecio por los demás, otros, muy silenciosamente, van dejando las marcas de su paso, su integridad, su confianza en la vida, su actitud ejemplar. En el mes de julio, en esta misma columna, hablé de un chico paraguayo que vive en Sevilla: Rubén Darío Ávalos Flores, nacido en Encarnación, en el 2004, quien a sus once años de edad ya tiene escritos tres libros de narrativa: “Encuentros con Rubén” (2015), “Sensación de pureza” (2015) y “Las caras y otros cuentos impredecibles” (2016).

    A raíz de aquel artículo intercambiamos correos un par de veces y, luego de meses de silencio, el lunes último, me encontré con un mensaje nuevo. Rubén Darío me contaba que la biblioteca de su colegio en Andalucía llevará su nombre. No sé si es prudente decir que las bibliotecas de los colegios en España no son un montón de anuarios, folletos y propaganda del Gobierno de turno, sino están concebidas con seriedad y cuentan con un buen número de libros, bien seleccionados, para apoyar la educación de los alumnos.

    La Consejería de Educación de Andalucía (algo así como el Ministerio de Educación de esa autonomía) le hizo llegar una tarjeta en la que el director del colegio San José Obrero le dice: “En reconocimiento a tu calidad humana, tus cualidades literarias y tu buen hacer con nuestro centro, la Comunidad Educativa del CEIP San José Obrero ha decidido que nuestra biblioteca lleve tu nombre, Rubén Darío Ávalos Flores. Es un orgullo para todos poder contar con tu presencia en nuestro colegio. Miles de abrazos. El director, Miguel Rosa Castejón”. Se ha distribuido, además, una tarjeta en la que dicho director “saluda y tiene el honor de invitarle al acto de inauguración de la biblioteca de nuestro colegio con el nombre del escritor y alumno del centro Rubén Darío Ávalos Flores. Fecha, día 16 de enero de 2017, a las 17 horas”. En la parte inferior de la invitación se incluye la reproducción de una tarjeta con un dibujo muy colorido en el que aparece un niño leyendo abajo de un árbol.

    Quienes no leyeron aquel artículo o lo han olvidado, Rubén Darío Ávalos Flores sufre de histiocitosis, una disfunción del sistema inmunológico que provoca la formación de tumores en diferentes órganos del cuerpo. Esta enfermedad le fue diagnosticada en España, adonde vino a tratarse después de fracasar otras terapias en Brasil y Argentina. Está considerada como una “enfermedad rara“, ya que afecta a uno de cada doscientos mil niños.

    En un artículo que le dedicó meses atrás en el diario “El País” el escritor peruano Fernando Iwasaki, quien también vive en Sevilla, refiriéndose al estado de salud de Rubén Darío, explica que el niño “cada quince días recibe quimioterapia intravenosa y refuerza diariamente con otras dosis de mantenimiento en comprimidos, y así, durante sus ateridas vigilias, lee, hace los deberes y escribe sin pausa, ‘porque cuando escribo es como si no estuviera enfermo’”.

    El nivel de aceptación del cual gozan sus obras se puede apreciar en el hecho de que fue invitado a la última edición de la Feria del Libro de La Rinconada (Sevilla), donde estuvo firmando sus libros al lado de gente de la talla de Javier Cercas, Eduardo Menricutti, Eva Díaz Pérez, Juan Carlos Méndez y Edmundo Paz Soldán, además de mantener encuentros con sus lectores.

    Me gustaría terminar con alguna frase positiva que denote la emoción que me causa este hecho, pero es más fuerte la indignación que me llena al ver que gente marcada por la corrupción es premiada con cargos diplomáticos en capitales europeas; cargos que no reportan ningún beneficio al país ni a nadie, más que a la persona premiada. Mientras tanto, quienes con su nobleza, con admirable dignidad, con rectitud, con entereza, con honradez y lealtad honran al sitio que los vio nacer, a su país, su ciudad, su familia, viven arrinconados y en el olvido porque estando lejos no votan y, por lo tanto, no les interesan a los políticos.

    Por Jesús Ruiz Nestosa

    http://www.abc.com.py/edicion-impresa/opinion/bautizando-bibliotecas-en-espana-1549684.html

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 26 diciembre, 2016, 7:28 am
  2. Rubén, presidente
    12 julio, 2016
    Por Carlos Franco

    Son horas tristes para nuestro país, sin pruebas verdaderas ni certezas la “justicia” castigó ayer a compatriotas y al final nadie sabe a ciencia cierta quién asesino a los campesinos y policías en la masacre de Curuguaty. En medio de tanta indignación y dolor quiero aprovechar este espacio para volver a contarte una linda historia, que hace unos días llenó a nuestros lectores de ternura y optimismo, creo que hace falta que todos volvamos sentir esperanza.

    Rubén Darío Ávalos Flores es un niño paraguayo de 11 años que aproximadamente hace 5 años viajó a Sevilla, España, en búsqueda de un tratamiento para una extraña enfermedad llamada histiocitosis, que provoca la formación de tumores en diferentes órganos del cuerpo. La dolencia provoca en Rubén dolores corporales muy fuertes y no puede moverse y jugar como otros niños de su edad.

    Rubén contó que cuando era muy pequeño su mamá acostumbraba leerle cuentos, momento en el cual empezó su amor por los libros. Aprendió a leer y arrancó su aventura. El compatriota lleva leídos más de 1.000 libros y es autor de tres libros: Encuentros con Rubén (2015), Sensación de pureza (2015) y Las caras y otros cuentos impredecibles (2016).

    “Mi mejor terapia es la lectura”, contó el pequeño que debe someterse a quimioterapias diarias y por ende a sus efectos secundarios.

    El pequeño escritor comentó que no quiere que su mamá lo vea mal y encontró una manera de ayudarla, vende sus libros a través de las redes sociales para solventar sus gastos médicos. A pesar de su corta edad el compatriota ya tiene su propia filosofía de vida: “Vivir minuto a minuto, no quejarse todo el tiempo, disfrutar al máximo de la vida y mirar al futuro con optimismo”.

    Rubén se aferra a la vida y sueña con volver al Paraguay para convertirse en profesor de historia, arte y filosofía. Ojalá el pequeño escritor derrote a la enfermedad que lo aqueja y cuando vuelva no se limite. Una personita dotada de su capacidad, sensiblidad y esperanza debe guiar a este sufrido pueblo. Rubén debe ser presidente, no todo está perdido.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 12 julio, 2016, 9:40 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

✓ÑE’ÊNGA

Na ne mitâ’i sa’yju ĝuaiĝui rumby.17/10/17

✓fotociclo

El incendio que empezó en el Mercado de Abasto ayer a la tarde se llevó alrededor de 350 puestos y el 90% de la infraestructura del Bloque C. El incendio fue controlado esta mañana, y los vendedores serán reubicados, sin embargo sus pérdidas no serán cubiertas. Se está analizando construir un nuevo pabellón y el BNF anunció que cederá créditos rápidos y accesibles, es decir, más endeudamiento para muchos de los afectados.

✓archivos

✓estadistas

  • 1,107,000 visitas
Follow ✓Paraguay Péichante on WordPress.com

✓ impresos

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

5días

A %d blogueros les gusta esto: