estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Cumpleaños en tiempos inciertos

La fila de vehículos ingresando a Mburuvicha Róga el pasado martes para felicitar al ocupante de turno en su cumpleaños trajo una descolorida reminiscencia de tiempos idos, cuando ir a saludar al “único líder” era una cuestión imperativa, por cuestiones de lealtad y/o sobrevivencia política.

Contrariamente a aquel periodo de Alfredo Stroessner, más interesante que revisar la lista de los que estuvieron firmes para dar el saludo de rigor a HC, es fijarse en quienes fueron ahora los dirigentes que expresa y ostensiblemente evitaron asomar la nariz en los alrededores de la residencia presidencial.

Esta administración no está para festejos, por más que en el informe del Jefe de Estado al Congreso haya querido pintar un país que mejoró en todos sus aspectos, comparado a periodos anteriores, de lo cual es imposible convencer ni siquiera al más distraído habitante de este país.

Lo que tal vez podría celebrar el mandatario es que su anodina gestión no haya catapultado, hasta el momento, a un rival de mucho peso, sea de la oposición o del oficialismo, como alternativa segura en las próximas elecciones.

Es significativo que entre las principales figuras que por ahora aparecen como posibles aspirantes para el 2018 sobresalgan exmandatarios o excandidatos a mandatarios. Curiosamente (o no tanto), las encuestas, especialmente las que maneja el oficialismo, colocan a varios de esos posibles candidatos por encima del actual ocupante del sillón presidencial.

Ese es el motivo por el cual buena parte del informe que Cartes dio al Parlamento esta semana estuvo dedicado a desaprobar la gestión de sus predecesores. Es evidente que esa insistencia se debió a que el Presidente y sus asesores saben bien que la mayoría de los electores no tiene ni remotamente una percepción positiva sobre su administración.

La estrategia del mandatario será a partir de ahora, en cada inauguración, por exigua que sea, pasar a la ofensiva, elogiar su propia gestión, ponderar a sus ministros y a los intendentes o gobernadores colorados que le responden, al tiempo de atacar a sus críticos y adversarios.

El pequeño detalle de esa iniciativa es que a varios de los dirigentes que están con él, les adorna una dudosa reputación, por decirlo en términos elegantes.

Plantear ese juego de ataques verbales implica también prepararse para las réplicas. ¿Entraremos de lleno en el terreno de los diatribas personales, de los trapos sucios que salen a relucir a la luz del sol y de los archivos que se desempolvan con gran entusiasmo? Seguramente, el mandatario y sus asesores evaluarán quién tiene más que perder.

Recientemente, grupos de funcionarios colorados cartistas presentaron la propuesta de la enmienda constitucional. Una iniciativa que echó a correr, pero que difícilmente se apruebe en el Congreso, en las actuales condiciones.

Si se frustra la reelección, a Cartes y su equipo solo les quedará entonces auspiciar un candidato propio para el 2018, que sea colorado o que al menos se presente como si lo fuera (más detalles, con el actual presidente).

Pero si el cartismo lanza un candidato “ñakyrã pire”, como hizo en el Partido Colorado el año pasado y si también la Justicia Electoral o el Poder Judicial traban en cualquier instancia las candidaturas de los expresidentes que se quieran presentar, uno de los efectos posibles es que se devalúe, en términos político-institucionales, la próxima elección.

En ese escenario, no se puede descartar que, como consecuencia, se instale un clima de inestabilidad política bastante peligroso, justamente en la etapa final del mandato de un presidente cuya fortaleza, tal vez, a esa altura, no será de las mejores.

Por Marcos Cáceres Amarilla

http://www.abc.com.py/edicion-impresa/opinion/cumpleanos-en-tiempos-inciertos-1497214.html

 

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

7 comentarios en “Cumpleaños en tiempos inciertos

  1. Polarización del discurso político
    12 Jul 2016

    Por Augusto dos Santos, Analista y comunicador

    Una sociedad más polarizada tiende a estar menos cohesionada y, por tanto, a tener un mayor riesgo de sufrir inestabilidad social, que en sus diversas formas puede significar desde la simple existencia de convulsión social o política hasta la existencia real o potencial de violencia más o menos generalizada, subversión del orden establecido, etc. (Gradín y del Río, 2001).

    Horacio Cartes y Rafael Correa, ideológicamente, viven en antípodas, pero coinciden en procesos de intercambios muy valiosos; Paraguay coopera con la mejora genética de la ganadería Ecuatoriana y Ecuador con un programa de producción de bananos en Paraguay.

    Pero hay algo más que une a ambos presidentes. Ambos llegaron con un discurso antisistema, cuestionando la responsabilidad del partidismo clientelista que ha postrado a los países en niveles de paupérrima gestión de desarrollo.

    Correa colocó esta idea en sectores populares que estaban habituados al debate de contrapoder mientras que Cartes tuvo el apoyo de sectores de la clase media y alta, más el voto colorado, tanto el duro como el que este partido sabe anexar quinquenalmente para sus buenos resultados y cuya adhesión se dio mucho más por la necesidad de volver al poder que por el entusiasmo de cuestionar las viejas praxis políticas.

    Allí es donde la suerte de ambos discursos antisistémicos empezó a bifurcarse. El escenario de arranque del Gobierno en el 2013, estaba marcado por la unidad del partido Colorado, cierto cuestionamiento genérico regional hacia la izquierda ( leer teoría de la espiral del silencio), cierta calidez de la prensa en general y la fortaleza de Cartes también en Senadores lo que le permitía polarizar sin devoluciones letales.

    Las polaridades políticas funcionan en favor de un gobierno cuando son parte de una intencionalidad estratégica y en condiciones de control de la agenda, no como herramienta de contingencia. Venezuela y Argentina son cercanos ejemplos de cómo la polarización corroe una gestión.

    Un ejemplo de la fragilidad aludida es la participación del ministro de Obras Públicas Jiménez Gaona en el debate con el mediático senador Petta. Era evidente que iba a ser un desastre para el ministro. No porque éste no tuviera argumentos o porque el senador tuviera alguna capacidad destacable para el debate, sino sencillamente porque un gladiador que acaba de sufrir inmensas lesiones (Tape Porá, Pilcomayo) no puede enfrentarse con esperanza de éxito en la arena del circo con cualquiera que viniera armado, mínimamente, con un escarbadientes.

    Es probable que retirarse de ese juego que lo debilita y avanzar sobre los ejes centrales de su programa de Gobierno sea el mejor camino para Cartes, en primer lugar porque la estridencia política le roba visibilidad a las propias obras de gobierno.

    El discurso de la oposición, entre tanto, navega con toda comodidad en el clima de la polaridad, es un lugar de confort y de renta; pero ésta coyuntura puede servir debilitar un gobierno pero no siempre para ganar elecciones. (Las últimas elecciones en España son un ejemplo sobre que solo oponerse no basta para ganar).

    Es muy probable que en las elecciones del 2018 la expresión política que se sepa apartar de los polos y transmita una opción de consenso y distensión política tenga buenas chances. Por de pronto, esta oferta no se observa en el escaparate.-

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 12 julio, 2016, 8:27 am
  2. Reelección contra desbande
    10 Jul 2016

    Por Enrique Vargas Peña

    Leí en el diario Ultima Hora que “El cartismo decidió mantener vigente el debate de si se plantea o no la figura de la reelección presidencial de Horacio Cartes. Esto forma parte de una estrategia oficialista para sostener el liderazgo político y evitar un desbande de la dirigencia” (http://bit.ly/29gcyNH).

    No pretendo discutir, en este artículo, los méritos de los métodos que ensayan los colaboradores del presidente para mantener la base de sustentación política del gobierno. Lo que quiero discutir es la manera en que se mueven los políticos prebendarios, sin principios y sin moral que pueblan el partido Colorado (ANR).

    Horacio Cartes arrancó la ruta que lo condujo a la Presidencia de la República con un discurso de inclusión (la eliminación del requisito de la militancia para las candidaturas de los partidos políticos) y de modernización (la eliminación del prebendarismo como modo de ingreso a la función pública) que logró el apoyo de electores independientes, que son los que le dieron el triunfo el 21 de abril del 2013.

    Horacio ganó porque todos los paraguayos sabemos que un sector público que venía gastando 85 de cada cien guaraníes del ingreso tributario en salarios de funcionarios públicos no puede hacer rutas, hospitales o viviendas sin endeudar a nuestros hijos y nietos y todos sabemos que con 15 de cada cien guaraníes para inversión no podemos modernizar nuestro país para dar oportunidad de progreso y realización a nuestros hijos y a nuestros nietos.

    Cualquier persona normal del mundo que estuviera observando el proceso político paraguayo podría creer que el discurso del Presidente obtuvo los triunfos electorales que cosechó, aquel 21 de abril o el 26 de julio del 2015, porque convenció a los líderes intermedios del Partido Colorado –senadores, diputados, intendentes, gobernadores y presidentes de seccional– y podría creer que dichos líderes, comprometidos con la inclusión y la modernización, lo acompañarían hasta el 15 de agosto del 2018.

    Pero el material de Ultima Hora mencionado al principio nos muestra que no hay tal compromiso ni tal convicción y que los líderes intermedios del Partido Colorado no acompañarán el Presidente hasta el 2018 por su discurso, sino solamente si mantiene la posibilidad de hacerles partícipes del poder hasta 2023. Y más allá.

    Todos los procesos de reelección de América Latina ahora, todos sin excepción, fueron procesos de perpetuación. “Por un solo período más” comenzaron en Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua y toditos siguieron con “dos períodos no son suficientes”, incluso Bolivia, donde el pueblo dijo basta. Todos los reeleccionistas repiten a Stroessner, aunque se declaren de izquierdas.

    Si el material de Ultima Hora refleja la realidad, tenemos que asumir que los líderes intermedios del Partido Colorado no tienen compromiso alguno con la inclusión y la modernización, sino que su adhesión a Horacio Cartes fue oportunista, para medrar y, en síntesis, para buscar prebendas sin cuya obtención no encuentran motivación.

    Personalmente creo que lo que refleja el material de Ultima Hora es la pura verdad. Los líderes intermedios del Partido Colorado solamente buscan cargos públicos para sus clientes, contratos públicos para sus amigos y privilegios públicos para ellos, y es así desde 1947. Se lo advertí a Horacio el 18 de agosto del 2013 (http://bit.ly/29JIuOR). Y de nuevo el 24 de noviembre del 2013 (http://bit.ly/29ppfpu).

    Con esta gente no se puede construir nada. De hecho, estos líderes intermedios del Partido Colorado son los principales responsables de los desventurados finales de las presidencias de Juan Carlos Wasmoy, Raúl Cubas y Nicanor Duarte Frutos y son los artífices del desastroso, calamitoso, cataclísmico gobierno de Luis Ángel González Macchi.

    Es esta dirigencia intermedia del Partido Colorado la que impidió a Horacio Cartes radicalizar la lucha contra los prebendarios, es la que le obstruyó la limpieza de la educación, es la que resistió la depuración de la salud.

    Y es ella misma la que está tentando al Presidente con el desastroso proyecto de reelección presidencial para mantener su lealtad. Aunque la palabra lealtad no sea aplicable, pues leales son los que tienen compromisos, mientras estos lo que quieren mantener son privilegios que nada tienen que ver con el discurso.

    Los políticos prebendarios organizan su fuerza repartiendo cargos públicos, por lo que no pueden tolerar los concursos públicos de oposición, o privilegios públicos como eludir la persecución penal por ocupar tierras y robar agua y energía; los cargos o los terrenos que reparten les ayudan a asegurar votos en las internas de los partidos; no es casualidad que la mayor parte de los electores en las internas pertenezca a la función pública o a los asentamientos.

    Esta maquinaria se financia con contratos públicos de favor en licitaciones amañadas, que explican la pésima calidad de la obra pública en nuestro país, contratos que no se pueden otorgar sin que los políticos prebendarios tengan los cargos desde los que realizan su tarea deletérea.

    Cualquier persona que quiera entender fácilmente la mecánica prebendaria debe leer el expediente penal que afecta a Roberto Cárdenas, ex intendente de Lambaré, porque allí están todos los detalles, documentados (http://bit.ly/29prAR8).

    La manera de evitar esto era la reforma política, que nada tiene que ver con la reforma constitucional, para desbloquear las listas de candidatos y asegurar la trazabilidad de los aportes que reciben los candidatos en las internas. Pero los prebendarios impidieron tal reforma y no se hizo.

    Horacio se encuentra ahora en un momento crucial y difícil de su vida política: Debe decidir si sacrifica el proyecto, inclusión y modernización, que lo llevó a la presidencia de nuestra República en beneficio de una reelección lastrada estructuralmente por el prebendarismo de sus impulsores o si sacrifica a los prebendarios a favor del discurso y se arriesga a ser torpedeado desde su propio partido.

    Creo que los hechos le están mostrando al Presidente que es demasiado difícil hacer las dos cosas al mismo tiempo y la historia muestra que quienes lo intentaron no lograron tener éxito.

    Y creo, además, que si Horacio se decanta por la reelección, herirá de muerte su discurso porque la dirigencia intermedia del Partido Colorado vive de clientela pública, contratos públicos y privilegios públicos y esas cosas son lo contrario a la inclusión y a la modernización. No son compatibles, no se pueden mezclar, no pueden convivir indefinidamente, se excluyen mutuamente. Si se elige una, se desecha la otra.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 10 julio, 2016, 8:47 am
  3. “Antes se robaba grande”
    Por Guido Rodríguez Alcalá

    Olvidando a Cervantes, puedo aceptar la reciente afirmación de Horacio Cartes: “Antes se robaba grande”, sin aceptar por eso que (hablando el mismo idioma) ahora se robe chico. No sé qué decir de la afirmación del senador Petta: Cartes estuvo preso por lavado de dinero. Según sus propias afirmaciones, Cartes estuvo preso a causa de la persecución política de Stroessner; sin ser stronista, no me parece razonable echarle la culpa de todo al difunto dictador, que se puso furioso al enterarse de la evasión de divisas de 1984, donde no tuvo ninguna participación; otros sí que la tuvieron.

    Chiqui Ávalos, en su libro La otra cara de HC (Asunción: 2013), dice que Cartes fue procesado por evasión de divisas; falsificación de instrumentos públicos y privados, falsedad ideológica de operaciones de importación y estafa; homicidio culposo y violación de correspondencia; esos procesos han terminado por sobreseimiento libre o por extinción de causa (páginas 236 y 237).

    Después de leer el libro de Ávalos, quise saber más sobre aquellos procesos, pero no encontré gran cosa: aparentemente, han desaparecido de los archivos del Poder Judicial (ya he comentado el asunto en un artículo anterior). Quedan algunas referencias en la página web de la Corte Suprema de Justicia http://www.csj.gov/jurisprudencia. Allí aparece el acuerdo de la CSJ número 383, del 14 de agosto de 2000, que sobresee (absuelve) a Cartes en el proceso por falsificación de instrumentos públicos y privados, y falsedad ideológica de operaciones de importación y estafa.

    El doctor Felipe Santiago Paredes, entonces miembro de la Corte Suprema, afirmó que no correspondía el sobreseimiento, ya negado en 1991, en primera y en segunda instancias por los autos interlocutorios números 1012 del 8/7/91 y 376 del 24/12/91. Sin embargo, se concedió el sobreseimiento en 1995, por autos interlocutorios de primera y de segunda instancias, números 1245 del 25/8/95 y 58 del 26/4/96. Estas dos resoluciones posteriores y favorables no desmintieron ciertas probanzas del expediente: Cartes tenía participación, y no como un simple empleado, en una empresa llamada Humaitá, que envió a Nueva York en forma ilícita más de quince millones de dólares, según informaciones de la Interpol.

    Al disponer el sobreseimiento de Horacio Cartes, la Corte Suprema no tuvo en cuenta el voto disidente del doctor Paredes, concordante con los de sus colegas Gill Paleari e Irala Burgos. Por mayoría, la Corte absolvió a Horacio Cartes con el acuerdo número 383, del 14 de agosto de 2000. Pero ¿dónde está ese acuerdo en la página web de jurisprudencia de la CSJ? Si uno lo busca en http://www.csj.gov/jurisprudencia con el nombre “Cartes Jara”, aparece el acuerdo 766, donde solo se menciona el 383. Si uno lo busca por el número (383 del 2000) no se encuentra nada. Si uno va a “búsqueda libre” o “búsqueda temática” tomando fechas (por ejemplo, de agosto a setiembre), aparece un listado de resoluciones de la CSJ, que pasa del número 382 al número 384; donde debiera estar el número 383, aparece el 374, que se refiere al caso de “La Burrita SA de Transporte”. Aunque falte orden, no falta sentido del humor en la burocracia judicial.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 10 julio, 2016, 8:38 am
  4. Cartes y el riesgo de caer en su propia trampa
    Por Estela Ruíz Díaz

    Lejos de buscar un acercamiento, diálogo o al menos la política de no confrontación con el Congreso, el presidente Horacio Cartes está convencido de lo contrario.

    Aún retumba en el Parlamento su informe de gestión, especialmente cuando detalló cómo los salarios estatales carcomen el presupuesto impidiendo una mejor inversión pública. En este pasaje apuntó a Nicanor Duarte Frutos, uno de sus más filosos críticos, y a Fernando Lugo. Datos oficiales consignan que en los dos periodos presidenciales ingresaron 100 mil estatales de los cuales 80 mil pertenecen a la era Lugo/Franco. “Demostremos a la gente que podemos superar esa mediocre forma de hacer política”, desafió a los legisladores en su propia casa.

    Ignorando el reloj biológico del poder, Cartes no detecta que se le va acabando el tiempo. Ya no le bastará el discurso que apunte a la administración anterior ni a los adversarios para justificar su mala gestión, o la lentitud de sus planes.

    SER O NO SER. Cartes siempre fue muy duro con la clase política, que sin dudas es corrupta, prebendaria y clientelar. Decidió gobernar con un sector de la ANR que lo hizo por gratitud, obligación o supervivencia, pero sin convicción.

    En política, los tiempos son claves para gobernar. En el primer tiempo tiene todo el poder y la legitimidad para llevar adelante sus proyectos. Los que tienen programas sólidos y objetivos claros, apenas asumen echan a andar sus planes con una batería de proyectos, decretos, etc. Así, aunque tome decisiones impopulares, la legitimidad de su triunfo electoral le sirve de base para soportar las críticas.

    Cartes asumió un discurso audaz y hasta agresivo contra los políticos, y no le fue mal porque la ciudadanía estaba harta de los pillos de siempre.

    Pero este escenario es favorable un cierto tiempo.

    TIEMPO DE DESCUENTO. El reloj va marcando el tiempo de descuento para esta administración, donde sobresalen sus errores y corrupciones.

    Cartes es duro con sus adversarios, pero no tiene la misma temeridad para “cortar la mano” a sus funcionarios que le fallaron, tal como prometió el año pasado.

    Quizá por temor a las críticas, toma decisiones tibias cuando se trata de groseras desprolijidades de sus elegidos.

    Los titulares de los medios destacan diariamiente los errores y corrupciones de su Gobierno.

    La lista empezó en su gabinete, de su elogiada selección nacional. Aparte de destituir a Jorge Gattini del Ministerio de Agricultura, no hizo mucho para aclarar las acusaciones de corrupción de la ejecución de 50 millones de dólares de los bonos soberanos. Auditoría del Poder Ejecutivo sigue investigando sin dar su dictamen sobre el punto.

    El ministro de Obras, Ramón Jiménez Gaona, apenas salió de la polémica concesión dudosa a la empresa Tape Porã por su vinculación familiar, quedó entrampado en el fango de la crisis ecológica del Pilcomayo. Si bien tomó la iniciativa de destituir al director de la Comisión del Pilcomayo y derivar a la Fiscalía la investigación de una aparente corrupción en el manejo de los fondos para el mantenimiento del canal, el tema explotó en su rostro y hoy pelea con molinos de viento intentando explicar lo inexplicable en medio de la agonía de los yacarés.

    Su caso asemeja al de la ex ministra Marta Lafuente, quien tuvo que renunciar porque no supo explicar porqué iba a pagar G. 80 mil por dos termos de cocido.

    Paralelamente la prensa sigue publicando los desmanes en el Indert, una institución que los propios campesinos piden su extinción. Y eso que su titular, Justo Cárdenas, hace poco nomás balbuceaba explicaciones sobre sobrefacturaciones en la construcción de pozos para asentamientos. Un escándalo tras otro.

    Las Fuerzas Armadas también se anotan en esta lista. La prensa apunta al propio comandante, Gral. Luis Gonzaga Garcete, de despilfarrar miles de millones del sensible Fonacide. Como si fuera poco, su esposa, Lucía Duarte, comandaba una ONG y hacía caridad con funcionarios y dinero público. Como toda respuesta, Cartes ordenó desalojar la oficina de la “generala” del predio militar, ejecutada por el ministro de Defensa, Diógenes Martínez.

    Y la Policía, con su desvergonzada protección a un narcotraficante argentino que confirmó la fama de país corrupto una vez más. ¿Alguien puede creer que el caso Pérez Corrradi es un negocio de suboficiales de medio pelo?

    Esto es parte del rosario de errores y probables corrupciones de los hombres de Cartes. No solo de los políticos a los que tanto gusta golpear apenas tiene la oportunidad.

    “La política del jefe es que si no tenés nada que ver, te quedás y peleás”, dijo un alto funcionario del Palacio sobre la inacción a la hora de castigar a sus hombres.

    Cartes tiene que saber que aunque destituya a un funcionario cuestionado igual será criticado porque le enrostrarán que se equivocó al elegirlo como parte de su selección nacional.

    Pero más grave y más grande será su error si mantiene a ese funcionario cuestionado por incapaz o corrupto por la soberbia de no querer asumir la equivocación de haberlo elegido. O peor aún, porque la destitución sería darle la razón a la oposición.

    Alguien le tiene que avisar que cuando alerta que “todas las veces que haga falta voy a salir a contestar a estos sinvergüenzas que quieren defender lo que no es defendible”, del otro lado le responderán con la misma letra, pero con mejor guión y más virulencia.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 10 julio, 2016, 8:33 am
  5. El bochorno de todos los jueves
    8 julio, 2016
    Casi fuera de sus cabales, como siempre, la senadora Desirée Masi usó sus “minutos de fama” durante la sesión ordinaria de la Cámara Alta para lanzar todo tipo de improperios contra Horacio Cartes y su gobierno. En esta oportunidad, el desequilibrio de la legisladora obedeció a que el mandatario calificó de “sinvergüenzas” a los que, como ella, ponen palos a la rueda de la carreta, buscando obstruir obras que son de vital importancia para sectores humildes de la población, como las 1.000 viviendas que serán construidas en el RC4, para los damnificados por las inundaciones que se registran anualmente en zonas aledañas. Y a decir verdad, el presidente se quedó corto, pues resulta inmoral e hipócrita que quienes viven hablando en nombre de “los pobres”, léase la “multibancada” , integrada por el partido familiar de Masi, el PDP, el Frente Guasu y el casi extinto Partido Encuentro Nacional, a veces con la anuencia de parlamentarios pertenecientes al liberalismo y a la disidencia de la ANR, son los que atentan constantemente contra las obras que están al servicio del desarrollo, condición indispensable para sacar de la miseria a cientos de miles de paraguayos.

    Durante un acto realizado ayer en la localidad de Alto Verá, Departamento de Itapúa, el presidente se refirió con nombre y apellido al senador encuentrista Eduardo Petta, de quien dijo que se puso furioso por los números que expuso durante su informe anual al Congreso porque no puede rebatirlos, agregando que “solo tiene en la cabeza…meter a su gente en la Patrulla Caminera”, una de las instituciones más “coimeras” de la República. ¿Y quién se puso el sayo? Desirée, quien también había descalificado los datos brindados por HC el pasado 1 de julio, pero sin aportar un solo argumento.

    Según Massi, el presidente solo presentó “dibujitos animados…spots publicitarios, que encima no son ciertos”. Pero el Sol no se puede tapar con la mano. Solo en Asunción, la Autopista Ñu Guasu es una obra en etapa final, el paso a nivel en las intersecciones de las avenidas Aviadores del Chaco y Madame Lynch se halla en plena ejecución, la avenida Costanera Norte, Segunda Etapa, ya tiene orden de inicio, el alcantarillado del acceso Este a la Capital (Avenida Laguna Grande) está en desarrollo. Y muy cerca, en el acceso Norte, la ruta Mariano Roque Alonso-Limpio, ya está ejecutada en un 60%.

    En el marco del programa denominado “Tramos Alimentadores de la Red Vial Nacional”, ya concluido, se asfaltaron 371 kilómetros de caminos interurbanos en los Departamentos de Caaguazú, Paraguarí, Cordillera y Central. Y en lo que respecta a rutas del interior, están en marcha las que unen Santa Rosa del Aguaray-Capitán Bado (San Pedro), Caazapá-Yuty y accesos (Caazapá), Cruce Guaraní-Corpus Christi-PindotyPorá, (Canindeyú), Bella Vista Norte- Empalme Ruta 5 (Amambay),Villeta-Alberdi (Km 40) (Central y Ñeembucú), Curuguaty-Villa Ygatimí-Ypejhú-(Canindeyú),Transchaco en el tramo Mcal. Estigarribia-La Patria-Infante Rivarola (Boquerón) entre otras, como el proyecto del Metrobús, que se iniciará en semanas.

    Esto solo en el ámbito de las obras públicas, pero así también hay indicadores positivos en materia de viviendas de la Senavitat, formación de colonias rurales, rehabilitación financiera de miles de familias campesinas, reacondicionamiento edilicio de las instituciones de enseñanza públicas, mayor transparencia en la administración central y en muchos otros ámbitos.

    Nada de lo señalado significa que no haya serios problemas pendientes de solución, ni que el Ejecutivo nunca “meta la pata”. Los problemas existen, al igual que los errores, que deben ser criticados con seriedad. Pero ni Desirée, con sus “histeriqueadas”, ni Petta, ni sus colegas de la oposición pueden negar los hechos de la realidad, como lo hacen, por razones puramente electoralistas.

    Esa es una torpe actitud política que va en contra de los intereses de la ciudadanía, que espera soluciones de parte de la dirigencia política, en lugar de espectáculos bochornosos como los que una parte de ella nos tiene acostumbrados, como mínimo una vez a la semana, los jueves, cuando sesiona el Senado de la Nación.

    http://www.adndigital.com.py/el-bochorno-de-todos-los-jueves/

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 9 julio, 2016, 8:16 am
  6. Por qué Cartes no será reelecto
    Por Alfredo Boccia

    Horacio Cartes no quiere hablar del tema y dice que la reelección no le interesa. Creo que miente y que eso estuvo en su diario íntimo –sobre el que hay tantos memes– desde el primer día. Por eso, cada tanto, aparece alguien que lo desmiente a medias pues, al final, el jefe es él. Ahora, el ministro Diógenes Martínez fue tajante: “No quiere él seguramente, pero nosotros, los que creemos en él, creemos que él debe ser reelecto”.

    En esto de la reelección presidencial, prefiero la sinceridad de Diógenes a las mentiras de los abogados que juntaron miles de firmas solicitando que se inicie el proceso de reforma constitucional. Dicen que hay que modificar el Consejo de la Magistratura y el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados, que hay que definir la inamovilidad de los magistrados, la autonomía del Ministerio Público y el rol de la Defensa Pública. ¡Mentiras! Es un blablablá que apela a argumentos con los que todos estamos de acuerdo, pero que disfraza la única, verdadera y vergonzante razón de tamaño esfuerzo gremial: la reelección de Horacio Cartes. Es un plan político destinado al fracaso, como todos los intentos previos.

    Las Constituyentes de 1992, razonablemente asustados de la experiencia de las décadas previas, prohibieron la reelección. Pusieron que el presidente de la República durará “cinco años improrrogables en su mandato”. En el mismo artículo sobreactuaron su negativa, fueron redundantes: “No podrán ser reelectos, en ningún caso”. Lo de “ningún caso” no era un exceso, en Paraguay hay que legislar hasta lo absurdo. Entonces, para que haya reelección hay que tocar la Constitución. Y eso, en la historia de las naciones, nunca es una cuestión menor. Menos, si es para beneficiar a un solo personaje.

    Por eso los constituyentes impusieron trámites engorrosos para la enmienda o la reforma. Se necesitan dos tercios de cada Cámara para que se inicie el proceso. Son 54 votos en Diputados y 30 votos de Senadores. Este es el momento en el cual ya no importan los argumentos, sino los votos. Este es el momento en el que estamos. Una parte de los colorados podrían votar a favor de la necesidad de la reforma constitucional. Sobre todo porque, además de Cartes, Nicanor se beneficiaría de rebote. Y también la izquierda que, sin Fernando Lugo, volvería a encontrarse con las áridas cifras electorales de Carrillo y Meyer. Quedan los liberales, los que menos utilidad propia sacan de la posibilidad de reelección. Pero los menos confiables a la hora de los votos. Igual, creo que primará el sentido común colectivo y se darán cuenta los parlamentarios de que la república no merece tanto daño institucional para una gestión tan pobre.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 9 julio, 2016, 8:09 am
  7. El camino elegido por el oficialismo

    Por Osmar Gómez

    Remarcando distancias de la gestión política de los últimos tiempos; enredada en corrupción y arbitrariedades, el presidente Horacio Cartes dio un paso más en la larga marcha al 2018.

    En su visita a Itapúa el pasado jueves dejó en claro que todos aquellos que quieran estar en las filas del oficialismo deberán volver a los orígenes de la política. Acostumbrarse a servir a la gente, no servirse de los privilegios del poder; pero sobre todo acercarse a las comunidades.

    Esto no pasaría de ser uno más de los tantos discursos políticos si no fuera por algunos detalles. Claramente sigue la línea del informe presidencial presentado hace una semana al Congreso que hacia una brutal crítica a los políticos y fue ante un auditorio conformado íntegramente por dirigentes colorados. Eran mensajes para la sociedad en su conjunto y para la dirigencia oficialista en particular; en los inicios de la carrera interna para las elecciones generales dentro de dos años.

    Las afirmaciones de Cartes dejan en claro que sin una estructura política propia, con dirigentes prestados, pero con el control estatal, el oficialismo buscará diferenciarse de los viejos modos de la política para tratar de ganar adhesión popular más allá de los partidos políticos. Buscará sintonizar con ese nuevo electorado nacido tras la caída de la dictadura que no está atada a colores partidarios, que critica la política, que creció con un imaginario distinto y que para las presidenciales de 2018 será mayoría. Ese es el espacio donde se moverá la administración gubernamental y a partir de ahí construirá las candidaturas.

    Definir los términos en que se moverá el oficialismo, sin embargo, no asegura que el problema esté resuelto y mucho menos el objetivo asegurado. Apenas es un bosquejo que tendrá que ser ajustado conforme la contienda política se vaya desarrollando. Las críticas y la campaña permanente contra los viejos modos de la política que pretende llevar adelante el Gobierno, con Cartes como principal operador, para prender exige un mínimo de congruencia. No alcanza solo con los discursos. Precisa gestos.

    Los escándalos sobre manejo del dinero público en las Fuerzas Armadas, el Indert, los casos de corrupción en la Policía, por citar los más emblemáticos; precisan de una respuesta firme para apuntalar esa nueva visión que pretende instalar el Jefe de Estado. Y es ahí donde el Ejecutivo tiene problemas por el poco reflejo que ha mostrado hasta ahora. Pareciera que el discurso que pretende diferenciar al Gobierno de los viejos políticos solo aplica a quienes hoy están fuera de la administración del poder. No alcanza a quienes están en el entorno del Gobierno.

    Esa contradicción abre una amplia brecha en el modelo que pretende instalar el oficialismo. Beneficia a disidentes y opositores, poniendo en riesgo incluso las posibilidades de armar una base política para continuar el modelo más allá de 2018. Estos se alimentan y fortalecen de esa contradicción.

    Pero lo más relevante es que desnuda los grandes conflictos internos que todavía precisan ser resueltos en el entorno gubernamental. Por ahora pareciera que un grupo importante piensa en alargar al máximo los beneficios que le otorga el poder sacrificando incluso el proyecto político a futuro; mientras otro sector apuesta a enterrar ese modelo.

    Ese es el debate de fondo que tiene que resolver el equipo político del Jefe de Estado antes de pensar que existe un futuro. Sin tener resuelta esas diferencias todavía está por verse como armar una estructura sólida para enfrentar las contiendas electorales que están por venir.

    Los discursos de Cartes por ahora apenas son pequeñas luces que marcan la senda que pretende andar el oficialismo. Todavía falta demasiado para que ese ideal tenga cuerpo y se convierta en un nuevo modo de hacer política.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 9 julio, 2016, 8:03 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

el clima ✓

Click for Asunción, Paraguay Forecast

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

5días

A %d blogueros les gusta esto: