estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Cuando cuesta creer

En nuestra sociedad, las críticas más encendidas, y con justa razón, apuntan a la dirigencia política tradicional que con su accionar, de espaldas a las prioridades de la gente, operan para satisfacer sus intereses particulares.

Todo este circo, enmarcado dentro de un manto pseudolegal, se repite infinitamente, en donde cada acto tiene un desenlace casi esperable, modificando anécdotas temporales, para que el destino siga siendo el mismo de siempre.

Los cuestionamientos, que toman el color del cristal con el que cada facción pretende dotar al hecho, para profundizar la crítica o afilar las justificaciones, forman parte de un ritual que se replica en los medios de comunicación, aumentando el impacto de los mismos.

Esto satisface la capacidad ciudadana de preocuparse por un “país mejor” para después volver a las actividades habituales del día a día.

Ante este panorama, el diagnóstico es conocido y reiterativo: buscar una transformación de la élite política que administra los recursos del país. La democracia, método de gobierno que adoptamos en la República del Paraguay, nos obliga a asistir a las urnas cada 5 años para plasmar este descontento, o intentar conformar una plana dirigencial distinta, aunque el resultado es casi siempre el mismo, se cambia seis por media docena, para que la maquinaria siga aceitada produciendo el mismo efecto.

La senda para edificar una sociedad mejor es larga, por los años de negligencia que permitieron instalar este esquema operativo y de pensamiento.

En ese transitar, también se pueden contar logros que levantan el optimismo de la gente, y que son avances innegables. Uno de los más destacados es la Ley de Acceso a la Información Pública, un logro ciudadano y de organizaciones civiles que influyeron en el pensamiento de actores partidarios, que entendieron la necesidad de instalar la transparencia; un camino, sin retorno.

Otro meritorio y destacable hecho que insufló de espíritu renovador es el movimiento estudiantil denominado #UNAnotecalles, que consiguió modificaciones importantes en la principal casa de estudios terciarios del país, gracias a la fuerza inconmovible de miles de estudiantes que hicieron saber su descontento con el manejo de las entonces autoridades del ente.

Sin embargo, aquella gesta, que tuviera un impacto tan positivo en la sociedad, ya que plasmó en cada movilización la idea de que el cambio es posible en manos de quienes buscan mejorar su presente, proyectándose a un futuro mejor; está con destino a la deriva por miles de factores.

Como resultado de lo que se pensaba podría ser el inicio de la transformación de la Universidad Nacional, terminó como caso un gatopardismo, que es tradicional en la partidocracia nacional, con un cambio de nombres, pero sin una modificación en la matriz administrativa y educacional de la institución.

Los organismos estatales encargados de ofrecer respuestas a las denuncias concretas no estuvieron a la altura, y a casi un año de aquellos sucesos, los avances que se observan son absolutamente insuficientes.

Actualmente existe una movilización de estudiantes en Ciencias Económicas de la UNA preocupados porque la separación del cargo del decano Hugo Checo debido a rencillas entre grupos de poder en esa facultad.

Las denuncias son similares a las que habían generado la indignación en el 2015, y el futuro se plantea difuso, porque aparentemente uno de los grupos está imponiendo su voluntad.

En estas condiciones, volver a pedir a la ciudadanía que acompañe un movimiento que apoye una limpieza de esta u otra casa de estudios parece una quimera. Porque la sensación que queda es que todo esfuerzo es vano.

Mientras las instituciones estatales encargadas de honrar las denuncias sigan demorando su accionar, y se tengan sospechas reales que los intereses son diferentes a los que buscaron los manifestantes, será difícil –por no decir imposible– que la gente recupere la fe en la movilización como elemento de transformación del país.

Así, se apaga el fuego de la revolución como vía de cambio, y se vuelve a la abúlica politiquería paraguaya. Esa que es harto predecible, en la que el resultado para la gente es conocido, un escenario profundamente nefasto.

Por Pablo Noé

Cuando cuesta creer

 

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

7 comentarios en “Cuando cuesta creer

  1. Todos los datos todos

    Por Marta Escurra

    Una de estas madrugadas recibí la llamada de una amiga quien necesitaba una mano para ver qué podía hacerse con un pariente suyo venido del interior del país para consultar de un problema cardiaco en un hospital de referencia en Asunción. La ayuda consistía en averiguar si había turno y, de ser posible, cama para el paciente. Llamadas aquí, averiguaciones allá, el problema parecía estar solucionado porque “parecía” que habría lugar y decidieron trasladar unos 200 km al enfermo. Pero cuando llegó al lugar, la realidad pintó distinto y tocó pasar la noche sentados en el pasillo de urgencias.

    Desde la entrada en vigencia de la Ley 5282, de Acceso a la Información Pública (AIP), muchos han sido los esfuerzos que se llevaron adelante en instalar la idea de lo importante que es para la ciudadanía el hecho de acceder a información como mecanismo de velar por la transparencia en los entes del Estado.

    Charlas, conversatorios, manuales y otras iniciativas de alguna manera han ido construyendo el andarivel por el que en un principio parecía correr todo con demasiada eficiencia. Luego de algunos ensayos fallidos en los que el Estado no supo responder amigablemente a los pedidos, surge una nueva fase en la que la creatividad tanto para solicitar los datos y presentarlos luego al público empieza a jugar un rol preponderante.

    En ese sentido, lo que ha jugado en contra, hasta ahora, es que se tiene la errónea idea de que solicitar datos (y que el funcionario público la provea) está directamente relacionado con el hecho de estar buscando el “pelo a la leche”.

    La AIP utilizada con fines de utilidad al ciudadano puede incluso llevarnos a mejorar la calidad de vida en algunos casos y en otros hasta salvarla. En la semana que pasó el uso de datos abiertos ha sido tema de debate entre periodistas paraguayos y la especialista colombiana Ginna Morelo. Durante el mismo, como si se tratase de una revelación divina, descubrimos que si se trabaja mancomunadamente entre el Estado y la sociedad civil se pueden encontrar soluciones amigables que nos ayuden a que la Ley 5282 funcione de manera óptima y beneficie a ambos sectores.

    “El periodista debe aprender a trabajar con el Gobierno y no siempre verlo como enemigo”, reflexionaba Morelo. Yo le agregaría no verlo “siempre” como un enemigo, solo en ocasiones en esas en las que nos damos cuenta de que nos están metiendo las manos en los bolsillos (incluso antes de que nos demos cuenta de que haya posibilidades remotas de que los tengamos llenos).

    Ya probamos que la ley AIP nos ayuda a desenmascarar corruptos y la seguiremos usando las veces que sean necesarias para señalar las cosas que se están haciendo mal. Sin embargo, en paralelo se están dando los primeros tímidos pasos hacia otro enfoque, el positivo, el que beneficie a los ciudadanos con cosas que hagan más simple su vida cotidiana. Toda la incomodidad, la decepción y la desesperación que se hubiesen ahorrado los familiares del enfermo cardíaco con solo acceder en tiempo real a un dato, uno solo, el de la disponibilidad de camas o de especialistas. Ese debería ser el nuevo enfoque de la aplicación de la AIP. Y ese es el desafío de todos los ciudadanos, como también lo es el seguir insistiendo en que no nos roben y que la plata se use apropiadamente.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 02/07/2017, 21:56
  2. La estrella pero no la de David

    El periodista inglés John Carlin, días atrás publicó un artículo en la prensa europea sobre la situación que se vive en Inglaterra después que decidieron salir de la Unión Europea (Brexit). Habla, entre otras cosas, del miedo que siente de que muy pronto los extranjeros que viven allí tendrán que salir a la calle con una estrella amarilla cosida a la ropa a la altura del corazón. Solo que esta vez no será la estrella de David, como la que debían utilizar los judíos bajo el dominio del terror nazi.
    El gobierno como resultado de dicha consulta lo encabeza Theresa May, conocida por su xenofobia; es decir, por su odio al extranjero. Aunque el objetivo prioritario de su gobierno tendría que ser la desconexión con Europa, dirigió sus primeras medidas contra los extranjeros. Como respondiendo a los temores de Carlin, decidió que las empresas deben presentar la lista de los no ingleses que trabajan en ellas. Más tarde, el Ministerio de Educación envió los formularios para el censo anual de los alumnos con una llamativa novedad: los estudiantes no ingleses deben especificar en qué país nacieron y el tiempo que llevan viviendo en el Reino Unido.

    Los padres no tardaron en hacerse sentir. Muchos se quejaron porque la carta del Ministerio les fue entregada a sus hijos en plena clase, en presencia de todos sus compañeros. Consideran que es una práctica discriminatoria al poner en evidencia que su nacionalidad le interesa al Gobierno, aunque no se especifica para qué. Como respuesta, el Ministerio aclaró que la información se utilizará para mejorar los planes de enseñanza y crear, si es necesario, planes especiales que ayuden a esos niños a integrarse de manera más efectiva a la sociedad inglesa. Eso dice el Ministerio. Pero el discurso oficial que se escucha a diario es muy diferente.

    Esta medida me replanteó el significado de la encuesta parecida que se ha puesto en marcha en nuestro país por parte del Ministerio de Educación, que ha declarado obligatorio responder a un cuestionario con preguntas relacionadas con la privacidad del alumno y de su familia. Hubo alguna que otra protesta, pero rápidamente –como es frecuente en el país– el tema se dejó pasar, se acallaron las discordias y el irregular censo de estudiantes siguió su curso.

    El tema de la información relacionada con las personas, en Paraguay, tiene características muy especiales, ya que la relacionada con la cosa pública, que tendría que ser transparente, se encuentra blindada y fuera del alcance de posibles curiosos. No importa lo que digan las leyes. Mientras que la información privada de los ciudadanos, aquella que incluso está protegida por la Constitución Nacional, es expuesta en la plaza pública al alcance del primero que pase.

    Aunque hayan transcurrido varias semanas de la puesta en circulación de dicho formulario, pienso que habría que revisarlo de nuevo. A pesar de todas las explicaciones dadas, en el riguroso lenguaje técnico-pedagógico, habilitado nada más que para unos cuantos elegidos, afirmando que toda esa información será utilizada nada más que para mejorar el nivel educativo, enriquecer los programas de estudio y elevar el nivel intelectual del alumno, no creo una sola palabra. Tenemos 479 años de historia que equivalen a 479 años de mentiras por parte de nuestros gobernantes. Y ninguno de ellos fue debidamente sancionado ni por las leyes ni por la sociedad por sus hábitos corruptos.

    Solo les propongo a los estudiantes un tema de reflexión: en la próxima protesta estudiantil, ¿qué necesidad tendrá el Ministerio de Educación de averiguar quiénes son los cabecillas? Le será suficiente consultar sus archivos para tener el historial completo de los revoltosos y llevar adelante luego las sanciones que se le ocurra. Tomen como punto de referencia al gobierno venezolano de Nicolás Maduro, que utilizó las firmas de las actas pidiendo un referéndum revocatorio para tomar las represalias que quiso en contra de sus opositores políticos. Así se comienza. Y luego nos exigirán que llevemos la estrella de tela cosida a la ropa.

    Por Jesús Ruiz Nestosa

    http://www.abc.com.py/edicion-impresa/opinion/la-estrella-pero-no-la-de-david-1527841.html

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 17/10/2016, 05:40
  3. Castigar al denunciante

    En setiembre del año pasado un grupo de estudiantes de la Universidad Nacional del Este comenzó una movilización basados en un informe de la Contraloría General de la República sobre una posible malversación de millonarios montos del presupuesto de la principal universidad del Alto Paraná. Al mismo tiempo, los estudiantes denunciaron la existencia de profesores planilleros, nepotismos y los montos exorbitantes que recibían algunos docentes que acumulaban cátedras y beneficios dentro de la universidad.
    Por una denuncia similar en la Universidad Nacional de Asunción, los estudiantes habían logrado no solo la remoción del entonces rector Froilán Peralta, sino que éste sea remitido a la cárcel de Tacumbú. Motivados por esa primavera estudiantil, los universitarios esteños iniciaron también sus movilizaciones esperando la reacción de las autoridades y sobre todo lograr la transparencia en el manejo de la institución. Varios de los denunciados reconocieron las irregularidades y algunos debieron renunciar a sus cátedras.
    Sin lograr mayores resultados, el movimiento estudiantil se desactivó y solamente quedaron unos 18 estudiantes de la Facultad de Filosofía, quienes insistían en la investigación de las irregularidades en dicha dependencia, como nepotismo y malversación de fondos públicos. Las denuncias de las supuestas irregularidades fueron presentadas en la fiscalía, pero el Ministerio Público no realizó ninguna diligencia para el esclarecimiento de las graves denuncias.
    Como corolario del vía crucis a principio de año 18 alumnos fueron sometidos a un sumario, donde los miembros del Consejo Directivo actuaron como juez y parte y ahora finalmente dictaminaron la suspensión de los estudiantes por un año. Los afectados siguen golpeando puertas sosteniendo que son víctimas de una injusticia. En la región, ni los fiscales ni los jueces, muchos de ellos docentes de la UNE, hacen caso a las denuncias.
    La medida contra los estudiantes es una clara represalia para desalentar futuras movilizaciones estudiantiles, para que los directivos de la universidad sigan manteniendo sus cuotas de privilegios. De consumarse estas sanciones sería un nefasto precedente para las denuncias de corrupción, porque los graves hechos denunciados no fueron investigados ni siquiera para deslindar responsabilidades, sino que los que se atrevieron a movilizarse y hacer las denuncias terminaron castigados. Es indudable que en el interior del país todavía necesitamos la construcción de una opinión pública fuerte que actúe de contrapeso contra la prepotencia y los abusos de las autoridades, que se manejan como una claque y puede disponer de las instituciones a su antojo y frente a los cuales la ciudadanía se encuentra totalmente indefensa.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 10/07/2016, 08:51
  4. Bambalinas de fe

    Por Marta Escurra

    Hace exactamente un año, un argentino lograba lo que nadie en mucho tiempo en nuestro país: Unir en un sentimiento positivo a los paraguayos, al menos al 80%, de los aproximadamente siete millones que habitan el suelo guaraní que profesan la fe católica.

    Jorge Bergoglio, para el registro civil, papa Francisco, para el Vaticano y el mundo, pisaba suelo guaraní en carácter de Sumo Pontífice en una visita que se extendería hasta el 12 de julio de 2015.

    Los periodistas –testigos privilegiados de los hechos en general, y de esta visita en particular– no estuvimos ajenos a esa avalancha de emociones ya sea por fe o por celo profesional. Antes de su llegada, todos pendientes de los preparativos, del altar de maíz de Koki Ruiz y el día, ese 10 de julio que Francisco aterrizaba en el Aeropuerto Silvio Pettirossi, ahí estábamos todos esperando obtener la mejor toma fotográfica, recoger el testimonio más conmovedor, lograr la mejor posición, todo era pura adrenalina y emoción.

    En los días subsiguientes, no hubo ni frío ni barro que pudiera impedir el cumplimiento de la misión periodística que tenía como objetivo acercar la noticia a quienes no pudieron estar. Hoy, mirando a la distancia es imposible no volverse a emocionar. Revisando nuevamente las fotografías, releyendo las crónicas y reportes, una siente de otra manera y ve con otros ojos a la gente que depositaba su fe en él y en su inolvidable mensaje de amor, fe y valor.

    Pero el más contundente de todos los mensajes no tuvo que ver necesariamente con la religiosidad sino con la inspiración, con infundir valor a los jóvenes y todo a quien se sienta capaz de seguir su sabio consejo: “Hagan lío, pero organícenlo bien”. Esa frase no fue meramente para caer bien a los jóvenes, ni fue con el ánimo populista de meterse en el bolsillo a los creyentes y no creyentes de esta tierra guaraní.

    Fue la mecha que encendió una serie de eventos que tuvieron como protagonistas a los jóvenes. Mirando en perspectiva realista, no han logrado (todavía) cambiar enteramente la realidad, pero sí han hecho tambalear y poner en entredicho a quienes lideran las instituciones públicas de manera corrupta y poco transparente.

    A saber, como los más significativos de los ejemplos tenemos a #UnaNoTeCalles del año pasado que tumbó al rector de la UNA, Froilán Peralta y la más reciente #TomaDeColegios que desembocó en la salida de la ministra de Educación, Marta Lafuente.

    Sin embargo, no todo lío organizado fue sinónimo de éxito. Lastimosamente, ese espíritu de renovación propuesto por Francisco, no llegó lo suficiente a lugares del interior del país. Esa esperanza no se vio reflejada, por ejemplo, en la lucha de los jóvenes de Ciudad del Este, quienes, en efecto dominó se habían sumado a la ola del #NoTeCalles exigiendo mejoras en su educación. Ellos hicieron lío pero las autoridades esteñas les obligan hoy a pagar las consecuencias de pedir algo que les corresponde por legítimo derecho. En compensación, a su lucha, 18 jóvenes de la Facultad de Filosofía de la Universidad Nacional del Este, fueron suspendidos por un año, negándoseles el derecho constitucional de acceder a la educación. Con sobradas pruebas de nepotismo y corrupción en la UNE, la Fiscalía esteña ni investigó. Pero los estudiantes son sancionados.

    Hoy, mirando a la distancia nos emocionamos, sí. Pero también nos replanteamos hasta qué punto la fe puede ayudarnos a mantenernos en una lucha que solo busca el bien para todos los paraguayos, el bien a través de la educación, única herramienta para salir del atraso y no vivir en la opresión de quienes nos quieren ignorantes y genuflexos a ellos, como si fueran y se creyeran que son la mismísima figura de Cristo.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 10/07/2016, 08:19
  5. Universidad gratuita, una utopía

    Por Ilde Silvero

    “La universidad es cara; alguien tiene que pagar” enfatizaba el entonces presidente chileno Sebastián Piñera ante las manifestaciones de los estudiantes que reclamaban una educación superior universal, gratuita y de calidad académica. En nuestro país, existe una exigencia de “arancel cero” en todas las universidades públicas y hay críticas por el alto costo de las cuotas en las instituciones privadas. ¿Es posible el costo cero en este ámbito?

    Excepto la vida, que es un regalo de Dios, nada que valga la pena en este mundo es gratuito. Si no pagas de entrada, pagas a la salida, pero siempre hay un costo para disfrutar algo bueno. La educación es un derecho humano, pero asimismo es un producto que, a medida que aumenta sus cualidades, también tiene un precio mayor. Por tanto, una educación superior de calidad demanda un fuerte presupuesto financiero.

    ¿Quién debe pagar por el buen servicio? Este es el núcleo del debate. En las universidades privadas, obviamente son los propios estudiantes los que deben afrontar casi todos los gastos, con alguna pequeña ayuda de fundaciones filantrópicas. En las universidades públicas es el Estado el que absorbe la mayor parte de los costos y los alumnos aportan una reducida contrapartida con el pago de aranceles por cursos preparatorios, inscripciones y exámenes.

    ¿Puede concretarse el arancel cero en los centros públicos de educación superior? De poder, se puede, pero habría que analizar si eso sería justo en relación a millones de compatriotas sumidos en la pobreza que también necesitan la ayuda gubernamental.

    Hay miles de estudiantes que pagaron cuotas caras en colegios privados y luego exigen que todo sea gratis en la universidad pública. Hay millares de exitosos profesionales formados en universidades estatales que nunca han donado un libro o una computadora a su facultad de origen. Hay muchos jóvenes de clase media que gastan plata en vehículos, en celulares de última generación y en farras, pero no quieren pagar un guaraní por sus estudios terciarios. En Clínicas, el hospital universitario para los pobres, hay funcionarios y docentes millonarios por recaudaciones de dudoso origen.

    Establecer por ley que absolutamente todo será gratis en las universidades públicas solucionará el problema económico de los estudiantes de muy escasos recursos pero, al mismo tiempo, generará una situación de injusticia al favorecer innecesariamente a alumnos de las clases media y alta por el inmerecido regalo.

    Quien paga sus estudios secundarios en colegios privados, debería seguir solventando su formación universitaria pues para su familia eso sería normal. Quienes cursaron su educación media en centros públicos sí podrían recibir ayuda estatal a través de becas o exoneraciones en cuanto al pago de matrícula y cuotas, pero en algo deben contribuir para acceder a un título profesional. El esfuerzo personal forma parte del proceso educativo y la construcción de la personalidad de quienes progresan en la vida. Si todo fuese gratis para todo el mundo, ay, ay, ay, la masificación devoraría inevitablemente a la calidad académica.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 10/07/2016, 08:15
  6. #UNEparaquetecalles
    Por Andrés Colmán Gutiérrez

    Alentados por la rebelión de #UNAnotecalles, en setiembre de 2015, estudiantes de la Universidad Nacional del Este (UNE) siguieron los pasos de sus compañeros de la Nacional de Asunción y también declararon la guerra a la corrupción, llamando a movilización en sus respectivas facultades.

    No contaban con que las roscas que manejan las estructuras universitarias del Este, conectadas a las mafias políticas fronterizas, eran más poderosas que las de Asunción y San Lorenzo, ni que las conciencias de la mayoría de los estudiantes estaban más adormecidas o acomodadas frente a las prácticas delictivas.

    Ante el impacto de lo que pasaba en la UNA, la Federación de Centros de Estudiantes de la UNE logró una importante fuerza, instalando una asamblea permanente con mayor respuesta en tres facultades: Filosofía, Politécnica y Economía. Otras facultades que se habían sumado, como Derecho, Agronomía y Medicina, se rindieron tras negociar con sus decanos.

    El grupo más rebelde, de Filosofía UNE, en octubre se declaró en vigilia y tomó los locales del Rectorado y de Filosofía, declarando un paro académico para exigir la renuncia de la decana, Blanca Tottil de Moreno, y de varios funcionarios y catedráticos, a quienes acusaron de estar envueltos en graves irregularidades y casos de corrupción. El impacto de la protesta logró la intervención de la Contraloría y de la Fiscalía.

    Pero mientras en Asunción y San Lorenzo la multitud de estudiantes en rebeldía lograba la renuncia y prisión del rector de la UNA, Froilán Peralta, y la destitución y el procesamiento de varios decanos y funcionarios, en Ciudad del Este se operaba al revés: los estudiantes eran atacados y perseguidos por la Justicia y por los medios regionales de comunicación –que los caracterizaban como patoteros y drogadictos–, preparando terreno para el regreso sin gloria de las cuestionadas autoridades universitarias.

    Este último 2 de junio, el Decanato de Filosofía resolvió suspender por todo el año lectivo 2016 a los 18 dirigentes estudiantiles que encabezaron la revuelta de #UNEnotecalles, prohibiendo que sigan sus estudios. Esta semana, el Consejo Superior Universitario confirmó el castigo a los rebeldes.

    #UNEparaquetecalles podría llamarse esta lamentable lección de autoritarismo.

    Los 18 alumnos sancionados son: Alejandra Correa, Arnaldo Salinas, Diego Lenguaza, Elva Espinoza, Esmelda Barreto, Stefani Quiñónez, Fernando Iglesias, Janine Batista, Jerson Bogado, Kevin Bello, Robert Duarte, Raúl Franco, Luz Viñales, Cyntia Villamayor, Tito Benítez, Patricia Silva Casco, Rodolfo Ríos y Luz Garay.

    Lejos de sentirse derrotados, deben estar orgullosos de ser ejemplos de entereza y dignidad. Más temprano que tarde, su utópica rebeldía iluminará un tiempo mejor.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 09/07/2016, 08:10
  7. Alumnos de la UNA deben seguir alertas ante la corrupción

    En la Universidad Nacional de Asunción, meses después del #UNAnotecalles, la llama continúa encendida, porque lamentablemente lograr la transparencia en nuestras instituciones no es tarea fácil. Ahora son los estudiantes de la Facultad de Economía quienes toman la posta y se manifiestan en repudio por la separación del cargo del decano Hugo Checo. Los universitarios deben seguir alertas para que nadie les robe el sueño de lograr la transparencia en la UNA.
    Aunque pasaron varios meses desde la primavera estudiantil, que logró revivir en el Paraguay la rebeldía de los estudiantes con el unánime grito de #UNAnotecalles, algunos rescoldos de aquella hoguera que buscó erradicar la corrupción en la Universidad Nacional siguen ardiendo.

    La revuelta estudiantil iniciada en octubre del año pasado ocasionó la renuncia obligada de más de una decena de autoridades, así como el procesamiento de unos 50 altos funcionarios. Aquel tsunami se inició como una respuesta de indignación motivada por los reportajes investigativos que ÚLTIMA HORA publicó desde el 8 de setiembre, en los que se revelaba el esquema que el entonces rector de la UNA, Froilán Peralta, instaló para favorecer con rubros docentes a sus familiares y amigos. La indignación se concretó con marchas de protesta y tomas de la sede del Rectorado y de varias facultades.

    El primero en caer fue el propio rector Froilán Peralta, quien, tras negarse a renunciar y permanecer escondido durante varios días, finalmente fue imputado por la Fiscalía, presentó su renuncia y acabó preso por unos días, en una acción que ni su entonces poderoso padrino político, el senador colorado Juan Carlos Calé Galaverna, logró evitar.

    Los universitarios lograron terminar con años de corrupción y prebendas, pero es evidente que en la UNA no todo ha cambiado.

    Ahora los estudiantes de la Facultad de Economía vuelven a protestar y esta vez es en repudio de la separación del cargo del decano Hugo Checo. Los alumnos de las carreras de Economía, Contabilidad y Administración decidieron encerrarse dentro de las oficinas del Decanato, mientras que un grupo de estudiantes tomó la filial de Economía en Santaní.

    Los jóvenes piden la renuncia de todo el Consejo Directivo, pues consideran un “atropello” al Estatuto de la UNA la salida del decano Checo. Y para afirmar esto se basan en el artículo 37 del reglamento, que establece que el Consejo puede remover al decano, pero “previo sumario”.

    Observar que la rebeldía estudiantil sigue vigente, que no se ha apagado la llama de #UNAnotecalles es una buena noticia para el país. El futuro de este país también depende de que se logre una universidad sin corrupción, sin secretarias vip y privilegiados que acaparan el presupuesto que debería ser invertido en mejor infraestructura para los estudiantes.

    Con corrupción y mediocridad en la UNA el Paraguay seguirá estancado. Necesitamos seguir buscando la excelencia; necesitamos seguir apostando a la construcción de una academia que genere pensamiento, genere conocimientos y que también forme ciudadanos críticos. Por todo esto, el gran desafío es que los universitarios no bajen los brazos y continúen alertas.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 07/07/2016, 07:33

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

ÑE’ÊNGA ✓

Ahapáma hese, he’íje karuguápe opa’âva.17/12/17

archivos ✓

estadistas ✓

  • 1,137,674 visitas
Follow Paraguay Péichante ✓ on WordPress.com

Escuchas publicas

El tema que tiene que ver con este escándalo de las escuchas telefónicas que envuelve el tráfico de influencias, que todos presumiamos que existía de manera clara pero nunca de manera tan desembozada y tan elocuente, como el que hemos tenido la oportunidad de poder comprobarlo. Lo que queda ahora es corregir lo que está mal y eso significa que el Congreso debería suspender a González Daher, en sus funciones como representante ante el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados, y hacer un planteo severo en torno a la continuidad de esta institución, además de eso tendríamos que escuchar de manera mucho más valiente y objetiva las denuncias de fiscales y de jueces en torno a este tráfico de influencias, denunciando en los casos en los que habían sido sometido a una situación similar, haciendo que la justicia vuelva a ser creíble, y por sobre todo previsible de este país, que tiene una gran deuda con la sociedad en ese campo. Si la sociedad define la democracia como el estado de derecho, es evidente cuando vemos que ella es sujeta de las manipulaciones, tergiversaciones, chantajes y extorsiones, más claras que las que hemos podido comprobar en las últimas horas, nadie puede estar seguro en este país, y es el tiempo de corregir aquello que está mal y ademas de eso se tiene la oportunidad este domingo de castigar aquellos que se han apartado de lo que se espera debería ser la democracia, es el tiempo de los ciudadanos y en ese sentido nos queda ajustar cuentas con aquellos que se han apartado de manera clara y elocuente del mandato que recibieron de parte de nosotros, sus mandantes. (BFB)

Empresas del Estado

Uno de los grandes desafíos que tenemos en el país es indudablemente el encontrar un modelo económico que nos permita centrar la labor del Estado en lo que le corresponde realizar, cuando vemos mucho de las empresas públicas y especialmente en este verano, en que volveremos a padecer las consecuencias de una empresa monopólica como la ANDE, que no puede garantizar un buen servicio, por diferentes razones, se quejaron este año, porque las tarifas estaban fuera del rango que debieran, se incrementaron  esos números, pero no se mejoró el servicio, ahora aparece el argumento de que vienen de varios años de desfinanciamiento y que por lo tanto llevará todavía una buena cantidad de tiempo, ponerse a la altura y exigencias de la demanda de la gente. Pero si vemos también hay otras empresas públicas como el caso de la INC, que compra una nueva planta para procesar clinker y que ha tenido más de cien fallas, en un período de prueba y que podría ser otro gran elefante blanco, adquirido por el estado a las costas de cada uno de los contribuyentes, vemos de que hay algo mucho más profundo y grave en todo esto, el Estado no sabe hacer bien estas cosas y cada vez nos cuesta mucho más mantener a un personal ocioso y además de todo eso manipulado en tiempos electorales para que voten por que se sigan siendo manteniendo las cosas hasta ahora, nos cuestan mucho las empresas monopólicas del Estado, pero por sobre todo no vemos un rol del estado propiamente, incluso en aquellos sectores en donde debería actuar como elemento regulador del mercado. En definitiva tenemos dificultades filosóficas, administrativas y de gestión. (BFB)

A platazo

Es evidente que las campañas sacan lo mejor y lo peor de las personas, algunos demuestran cual es su verdadera concepción con respecto al poder, que es lo que entienden con respecto al de la prensa, a las encuestas, al twitter. La expresión del presidente Cartes de acusar de muchos de los males del país a los periodistas y especialmente aquellos que son críticos a su gobierno, y afirmar en términos bastantes soeces a la labor que cumplen algunos es una demostración de pobreza de espíritu que dominan a varias personas en estas elecciones. También ha sido noticia el hijo de la dip. Perla de Vazquez, exhibiendo dólares sobre una mesa dispuesto a comprar la voluntad de los votantes santanianos en el dia de los comicios, otras expresiones más se dieron en el transcurso de esto que casi siempre rodea a la práctica electoral y que demuestra, reitero, nuestra pobreza cívica, nuestra pobreza moral y nuestra pobreza argumentativa, no somos un país en el que estamos acostumbrados a debatir sus diferencias y a plantear propuestas, somos más bien personas que responden con insultos y agravios, cualquier afirmación que no sea la que uno comparte o tiene como argumento central. En definitiva las cuestiones electorales han vuelto a mostrar lo peor y pocos casos de lo mejor de nuestra sociedad, y varios de los temores que son permanentes en la vida política nacional, la posibilidad de comprar las voluntades de los votantes o de torcer las voluntades de los trabajadores del sector público, que más de 300mil de ellos, casi siempre son carne de cañón en los procesos electorales.   (BFB)

A %d blogueros les gusta esto: