estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Exijamos nuestros derechos en las binacionales

El Gobierno de Brasil ha decidido que, retroactivamente, a partir del 1 de enero de 2016 el pago por la energía de Itaipú cedida por Paraguay a dicho país sea hecho no ya por el Tesoro brasileño, sino por los consumidores de la misma. Con tal disposición, denominada Medida Provisoria 735, serán los consumidores brasileños del Sur, Sureste y Centro Oeste quienes tendrán un incremento en sus tarifas. De acuerdo con las estimaciones de los medios de comunicación del vecino país, el citado aumento será de un 0,3%, a los efectos de cubrir los 900 millones de reales (US$ 300 millones) que en promedio paga el Gobierno brasileño como compensación por la energía paraguaya que se lleva anualmente.

A los efectos de la implementación de la citada medida, el Gobierno del presidente Michel Temer ha dispuesto que sea la Agencia Nacional de Energía Eléctrica (ANEEL) la que cobre los importes correspondientes y haga la transferencia a la Itaipú Binacional para que esta, a su vez, proceda al pago al Estado paraguayo.

A propósito, recordemos que desde la puesta en marcha de la primera turbina generadora de la usina binacional en mayo de 1981, hasta el 2005, las taimadas autoridades brasileñas de la misma –con la obvia complicidad de sus pares paraguayos encabezados por el ingeniero Enzo Debernardi, todos ellos cooptados mediante jugosos incentivos que alcanzaban al dictador Alfredo Stroessner por intermedio de su hijo Gustavo– subrepticiamente optaron por la metáfora de que la correa saliera del mismo cuero, vale decir, que la suma de US$ 300/GWh que debía pagarse al Estado paraguayo fuera incluida en el costo de explotación de la usina, con lo que a la postre el Paraguay estúpidamente aportaba el 50% del pago que recibía como compensación.

Esto fue así hasta que, tras reiterados reclamos de nuestro diario, técnicos y sindicalistas independientes, el 28 de enero de 1986, por la Nota Reversal N° 4, se consiguió que dicha compensación fuera pagada por Eletrobrás, como en justicia correspondía. Con posterioridad, el Gobierno de Fernando Lugo pidió una compensación anual de US$ 1.800 millones, conforme precio de mercado de la electricidad paraguaya cedida al Brasil. Tras duras negociaciones, al final tuvo que contentarse con un magro incremento de US$ 3/MWh a US$ 9/MWh, plasmado en el Acuerdo Lugo-Lula del 25 de julio de 2009; unos US$ 300 millones/año. Excepción hecha de este mísero aumento, pese al tiempo transcurrido y la promesa del Gobierno del presidente Horacio Cartes de impulsar el cumplimiento de la media docena de compromisos asumidos por el Gobierno brasileño, hasta ahora ninguno de ellos ha sido honrado por nuestros socios.

Sea cual fuere la repercusión doméstica de la medida del Gobierno brasileño con relación al cambio de la fuente de financiación del pago debido al Paraguay por su electricidad que Brasil se lleva, lo que el Gobierno del presidente Cartes debe cuidar es que tal medida no se traduzca otra vez en pretexto para demorar los pagos a nuestro país, como sucede actualmente en Yacyretá con la morosidad de Ebisa –el ente estatal que comercializa la electricidad de la usina binacional– con el resultado de tardar años para el pago correspondiente por la cesión de nuestra electricidad.

A decir verdad, la humillante explotación a que desde un comienzo nos han sometido nuestros socios en la binacionales tiene su origen no tanto en la sibilina doblez de los mismos, sino más bien en la debilidad, falta de patriotismo o venalidad de los gobernantes que han sucedido al dictador Alfredo Stroessner hasta el presente, incluido el presidente Horacio Cartes.

De esta manera, ante la postura de gobiernos eunucos, corruptos o antipatriotas que vienen sucediéndose sin solución de continuidad en nuestra nación, la única opción que tenemos los paraguayos y las paraguayas –sobre todo las generaciones jóvenes con mayor compromiso con el futuro del país– es una movilización firme y perseverante para defender el legítimo derecho de nuestro país de recibir lo que le corresponde por la inmensa riqueza generada por las hidroeléctricas binacionales y que se está entregando a precio vil a los socios condóminos. El Paraguay debe dejar de ser un país pobre sentado sobre un cofre de oro.

http://www.abc.com.py/edicion-impresa/editorial/exijamos-nuestros-derechos-en-las-binacionales-1494598.html

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

2 comentarios en “Exijamos nuestros derechos en las binacionales

  1. Itaipú: Ahora o… en largas y pequeñas cuotas
    Por Miguel Benítez

    En el 2023 se cumplen 50 años de la entrada en vigencia del Tratado de Itaipú, por lo que Paraguay y Brasil tendrán (en verdad ya tienen) que sentarse a negociar el Anexo C de ese documento, en el cual se establecen las bases financieras del emprendimiento. Esto implica desde la tarifa de venta de energía (que paga la ANDE y afecta a los usuarios locales) hasta los pagos por cesión de energía no utilizada y la venta a terceros países.

    Puede parecer mucho tiempo, pero de a poco, el Gobierno del país vecino está empezando a mostrar los dientes en este tema. No es ninguna novedad que a la mayoría de los brasileños nunca les gustó el acuerdo del 2009, firmado entre Fernando Lugo y Luis Lula da Silva, mediante el cual el monto del pago por cesión de energía se triplicó y se fijó en 9 dólares el megavatio hora (MWh). De hecho, el actual canciller José Serra afirmó que Brasil “hizo filantropía” con los paraguayos.

    Semanas atrás, el presidente Michel Temer emitió la Medida Provisoria 735, que estableció que los pagos por cesión ya no sean hechos por el Tesoro brasileño, es decir, que ya no forme parte del presupuesto general. En contrapartida, ahora serán los consumidores de la energía de Itaipú los que abonen la cesión. Para el efecto, la Aneel debe subir su tarifa a los usuarios de los sectores sur, sureste y centro oeste.

    Lo que se podía celebrar de Itaipú y Brasil era que siempre los pagos por cesión y por royalties se hacían en tiempo y forma, a diferencia de Yacyretá. Ahora que las transferencias ya no dependerán del Tesoro, restará ver cuál es el comportamiento.

    Lo concreto es que Paraguay (el Estado y no solo gobiernos de turno) ya tiene que trabajar en el Objetivo Itaipú 2023. Brasil ya lo está haciendo, por algo hasta ahora no se designa al nuevo director que reemplazará a Jorge Samek. Tal vez Dilma Rousseff vuelva al poder o tal vez no, pero lo cierto es que no cambiará mucho el espíritu de los brasileños. Para ellos, como para cualquier país industrializado, la energía es un gran negocio y un negocio exitoso es el que tiene más ingresos con pocos gastos.

    Paraguay no puede seguir desarrollando las industrias de Brasil con su energía a precios irrisorios. Por ende, el éxito de lograr un justo aumento en la cesión o, mejor aún, dejar de lado la preferencia hacia Brasil para realmente poder vender energía a terceros países, va a depender de la agenda que marque el Gobierno paraguayo y ya no de la que le marquen.

    Si calculamos, aún deben pasar dos administraciones (siete años) para llegar al 2023. Empero, sin ir muy lejos, hace dos años tenían que haberse resuelto las negociaciones por el Anexo C de Yacyretá, algo que parece aún muy lejos de concretarse. Siempre es mejor adelantar y, si es con patriotismo, mejor. Siempre será mejor prevenir a tiempo que lamentar después.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 5 julio, 2016, 5:31 am
  2. El trabajo sucio

    Por Juan Antonio Pozzo Moreno

    Es notable el denuedo de los órganos de administración paraguayos en la defensa de los intereses brasileños.

    Ya en su momento, José Antonio Moreno Rufinelli, abogado históricamente al servicio de Itaipú, delineó la tesis de un tercer Estado. Hasta ahora, la justicia paraguaya abona esta teoría que impide al Estado paraguayo el escrutinio del emprendimiento conjunto.

    Sometidos al vecino país por cuestiones de seguridad nacional, según afirmaban circunspectos los pusilánimes negociadores paraguayos del Tratado, la situación no ha cambiado.

    Mateo Balmelli corrobora tan indigna actitud en la página 192 de su libro, “Itaipú una reflexión ético-política sobre el poder”, presentado en 2011. El exdirector paraguayo nos advertía: “Pretender forzar la situación para que un Estado reconozca que explotó y sustrajo riquezas de otro constituye un desaguisado al cual se apela cuando se está en condiciones de poder llevar el uso de la fuerza a la práctica”.

    Lamentablemente, nuestros gobernantes siguen en la misma dirección: la misma estrategia entreguista trata disfrazar un conocido excanciller al acreditar que el Tratado: “… es sumamente favorable al Paraguay y constituye un acto de comprensión entre los dos países que buscan un entendimiento amplio para el desarrollo de ambos” (RAMÍREZ, Luis María. Memorias, sesenta y seis años de vida internacional. 2006, Ed. Intercontinental, pág. 85).

    Esta misma maniobra genuflexa acabó de manifestarse la semana pasada en una carta al director de ABC Color.

    En efecto, la Asesoría de Comunicación Social, lado paraguayo, en vez de reconocer e investigar las denuncias, que lesionan los altos intereses nacionales, se esforzaba en justificar lo injustificable.

    Los ítems del Costo del Servicio de Electricidad, habida cuenta de que Itaipú se concibió como una herramienta para el desarrollo de Paraguay y de Brasil, la venta del producto hidroeléctrico generado por la central hidroeléctrica debe cubrir exactamente el costo de funcionamiento de la empresa binacional. Nada más. Lo que es más, proviene del mal, sentencia la Biblia.

    En efecto, la tarifa para la venta del producto, aprobada en el año 2009, es el resultado calculado de la división entre el costo de servicio de electricidad y la potencia disponible para la contratación: US$ 3.290.970.000 / 145.620.000 KW = US$ 22,60 el Kilovatio mes, tarifa vigente hasta ahora.

    Los componentes del costo del servicio de electricidad comprendían:

    – US$ 47,98 millones por las utilidades por el capital integrado, en partes iguales para la ANDE y la Eletrobrás (1,31%).

    – US$ 2.066,3 millones por las cargas financieras de los préstamos recibidos y la amortización de dichos préstamos, Eletrobrás y Tesoro brasileño (63,50%).

    – US$ 404,28 millones por los royalties (13,41%).

    – US$ 31,01 millones por resarcimientos por cargas de administración y supervisión en partes iguales para Brasil y Paraguay (1,03%).

    – US$ 600 millones por gastos de explotación (18,99%).

    – US$ 141,4 millones en concepto de saldo de la cuenta de explotación (2,22%).

    Un total de US$ 3.290.970.000.

    Es la clara muestra de que el costo del servicio de electricidad es igual al costo de la potencia disponible para la contratación. Con esta política, impuesta por el Tratado, Itaipú –que no es una clásica empresa comercial– debe abstenerse de recibir cualquier otro beneficio adicional.

    Nefasto modelo de gestión

    Sin embargo, el doctor Carlos Cardozo Florentín, maestro en ingeniería eléctrica, con tesis doctoral aplicada a la gestión de centrales hidroeléctricas, ya nos advertía en sus meticulosas opiniones escritas en el Suplemento Económico de ABC Color: “…desde el 2002, violando el Anexo “C” del Tratado, fue instalado en Itaipú el nefasto modelo de gestión que crea calidades de energía y precios diferenciados. Desde ese año, en la binacional existen calidades de energía –garantizada, adicional a la garantizada y excedente– con sus respectivas tarifas…”.

    Es evidente, manifestaba el experto, que desde ese momento, vulnerando el Tratado, Itaipú dejó de vender potencia para vender energía.

    La Energía garantizada se encarga de todos los ítems

    Con esa orientación, dividido el costo de servicio de electricidad por la energía garantizada (3.291.000.000 / 75.135.000), la tarifa por cada megavatio hora de energía, en el 2011, quedó en US$ 43,80. Con esta tarifa unitaria de venta del producto quedaban salvados íntegramente todos los ítems comprometidos en el costo de servicio de electricidad.

    Si Itaipú generó en ese año 92.523.000 megavatios hora de energía, significa que sobró (92.523.000 – 75.135.000) 17.388.000 megavatios hora. La tarifa por cada megavatio hora de esa energía sobrante, sumamente barata, fue de US$ 5,69.

    Hecha la multiplicación (5,69 x 17.388.000), Itaipú logró agregar unos US$ 98.937.720 más al dinero estipulado como costo de servicio de electricidad. La tarifa media a ser abonada por toda la producción era de unos US$ 36,63 el megavatio hora (3.389.937.720 / 92.523.000).

    Sin el aumento era solo US$ 35,56 el megavatio hora (3.291.000.000 / 92.523.000).

    Justificar lo injustificable

    Comunicación Social de la Itaipú Binacional, en la mencionada carta al director, concluyó en el punto “a” de su nota:

    “a) Que los valores cobrados por la Energía Adicional a la Garantizada no se destinan a inversiones sociales y que de los valores adicionales cobrados no queda un solo centavo en las arcas de Itaipú, pues son totalmente repasados a los respectivos Tesoros Nacionales del Paraguay y del Brasil y a la ANDE y a la Eletrobrás”.

    Al respecto, cabe añadir que si los componentes del costo del servicio de electricidad (royalties, resarcimientos, etc.) ya están suficientemente cubiertos con la tarifa de la Energía garantizada, resulta evidente que el dinero proveniente del aumento de la tarifa media –de millones de megavatios hora de energía, que de US$ 35,56 pasó a US$ 36,63– está en los recónditos pliegues de las arcas de la empresa. Y por si fuera poco, sin control estatal.

    Es un dinero de los pueblos condóminos que hizo prósperos a sus administradores, algunos de ellos hoy en la cárcel, otros, los más afortunados, en arduas disputas políticas por los cargos electivos de su país.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 30 junio, 2016, 5:25 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

el clima ✓

Click for Asunción, Paraguay Forecast

ÑE’ÊNGA ✓

Peichapevéta mante, he’íje oikokuaa’ỹva kavaju ári.26/07/17

fotociclo ✓

La Costanera Norte es un proyecto de vía de rápido acceso al centro de Asunción y al eje de la Avda. Artigas, que conecta también con rutas internacionales. El mismo también afectará a un total de 12.000 familias del Bañado Norte ubicadas en las zonas de obra, que deberán ser reubicadas.

VIÑETAS ✓

Nico

Melki

Caló

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

5dias.com.py

5días

A %d blogueros les gusta esto: