estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

Niñas víctimas de Stroessner: La Justicia debe investigar

Tuvieron que transcurrir 27 años desde el día en que el dictador Alfredo Stroessner abandonó el poder para que la sociedad paraguaya pudiera debatir temas que fueron un gran secreto a voces durante los 35 años que duró el gobierno del militar. Las denuncias de la existencia de casas donde se mantenía sometidas a niñas, para luego convertirlas en esclavas sexuales del dictador, crearon una encendida polémica tras las publicaciones de Última Hora. Echar luz sobre estos acontecimientos es la mínima consideración que la sociedad paraguaya les debe a las víctimas. Y sobre todo, es hora de que la Justicia investigue.

Durante la dictadura las violaciones a los derechos humanos se convirtieron en un hecho cotidiano. Hubo detenciones arbitrarias y privaciones ilegales de la libertad, torturas, exilio forzado y otros tratos crueles, inhumanos y degradantes.

De acuerdo con los registros de la Comisión de Verdad y Justicia, el número de víctimas registradas es de 20.090 personas; de las cuales, 19.862 fueron detenidas ilegalmente, 18.772 torturadas, 59 ejecutadas extrajudicialmente, 336 desaparecidas y 3.470 exiliadas. Las torturas no solo eran la manera en que se expresaba el poder, también eran la forma de lograr la subordinación absoluta de la ciudadanía.

Las denuncias hablan de la existencia de los denominados “harenes” donde se tenía secuestradas a niñas, quienes luego eran mantenidas como esclavas sexuales de Alfredo Stroessner y sus colaboradores cercanos, como otra de las modalidades de tortura que aplicó el régimen. No solamente se torturaba a las pequeñas, también se mantenía amenazadas a sus familias e incluso a los vecinos, testigos mudos de estos horrendos hechos.

Los testimonios de las que fueron víctimas de la terrible historia de sometimiento son lo suficientemente desgarradores como para impulsar las investigaciones judiciales, que deberán dejar constancia de la brutalidad expresada en la vejación de pequeñas niñas y condenar a cómplices y encubridores que le sobrevivan al ex presidente.

Las recientes condenas a represores del denominado Plan Cóndor, en la Argentina, animaron al doctor Rogelio Goiburú, titular de la Dirección General de Reparación y Memoria Histórica, a pedir una investigación sobre las nenas que eran secuestradas en el campo para convertirlas en esclavas sexuales del dictador. “No hay que olvidar que el dictador no solo fue un vendepatria, ladrón, asesino, torturador, sino que además fue un perverso sexual. Violaba niñas y esto no es un invento mío”, señalaba a ÚH Goiburú, quien a su vez desde hace décadas viene buscando los restos de su padre, desaparecido desde 1977.

El secuestro y la violación de niñas de entre 10 y 15 años durante la dictadura, crímenes adjudicados al propio dictador Alfredo Stroessner y a varios jerarcas de su entorno, son uno de los temas menos investigados y documentados hasta ahora. Las víctimas sienten culpa, vergüenza y miedo, según el informe de la Comisión de Verdad y Justicia.

Hoy, a 27 años del inicio de la transición a la democracia, ese temor persiste. Es por esto que el Ministerio Público y la Justicia deben asumir su responsabilidad e investigar estas violaciones a los derechos humanos, y deben tener muy presente que los delitos contra la humanidad no prescriben.

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

Un comentario en “Niñas víctimas de Stroessner: La Justicia debe investigar

  1. Mitã rerahaha

    Por Andrés Colmán Gutiérrez –

    En La Fiesta del Chivo, muy buena novela de Mario Vargas Llosa, se narra cómo el dictador dominicano Rafael Leónidas Trujillo le echa el ojo a la bella Urania Cabral, de solo 14 años de edad, y obliga a su colaborador Agustín Cabral a entregar su propia hija para que el tirano la viole sexualmente en una noche de depravación. Vargas Llosa aclara que Urania es un personaje ficticio, pero encarna a otras niñas reales, abusadas sexualmente por el dictador.

    En Paraguay estamos escribiendo ahora La Fiesta del Tembelo y no es una novela de ficción, sino la crónica tardía de una pavorosa realidad que permaneció semioculta por mucho tiempo, quizás porque pocas víctimas se animaron a denunciar, por miedo o vergüenza, pero más porque testigos y vecinos de esta perversa orgía criminal mantuvieron un silencio cómplice.

    Rogelio Goiburú, director de Reparación y Memoria Histórica del Ministerio de Justicia, es quien en una entrevista con Susana Oviedo llamó la atención sobre este costado oscuro de la historia del stronismo, hasta ahora no revisado en profundidad.

    Abrir la caja de Pandora de la pedofilia dictatorial significó sumar testimonios a los que ya se conocían, como el de Julia Ozorio, arrancada de su hogar campesino en la compañía Guavirá, de Nueva Italia, cuando ella tenía solo 12 años, para ser violada por el coronel Pedro Julián Miers y mantenida en cautiverio en una finca de Laurelty, junto a otras niñas de entre 9 y 15 años, como esclavas sexuales para el propio Stroessner y otros jerarcas.

    Sin duda el hallazgo más impactante es la historia de Malena Ashwell, narrada bajo el seudónimo de Ada Rodríguez al equipo del laureado periodista Jack Anderson, quien la publicó bajo su firma en el influyente diario The Washington Post, en diciembre de 1977.

    La descripción de Ashwell sobre lo que vio en la casa harén que el tristemente célebre Popol Perrier mantenía en Sajonia resulta espeluznante: dos niñas de 8 años y otra de 9, desnudas, sangrando las áreas genitales, tras haber sido violadas.

    A pesar de que Malena era esposa de un militar del stronismo y nieta de un gran caudillo colorado, no pudo callar. Por ello fue salvajemente torturada y obligada a exiliarse, pero su voz regresa, 40 años después, a confirmar que lo que muchos creían era solo una negra leyenda, fue una horrorosa realidad. El popular mito campesino del mitã rerahaha (ladrón de criaturas) se hizo cruel verdad.

    ¿De qué sirve enterarse ahora de que eso ocurrió? Principalmente para desmitificar a los nostálgicos de la dictadura, a los que eran felices y no lo sabían, a los que piden el cíclico retorno del autoritarismo. Para solidificar la memoria histórica y levantar muros ciudadanos para que nunca más surjan siniestros dictadores mitã rerahaha. Sirve para todo eso, y mucho más.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 4 junio, 2016, 12:02 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

el clima ✓

Click for Asunción, Paraguay Forecast

ÑE’ÊNGA ✓

Oñepyrûma pe jehe’a, he’ije panadero.20/07/17

VIÑETAS ✓

Nico

Melki

Caló

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

5días

A %d blogueros les gusta esto: