estás leyendo...
HA… CHE RETÃ PARAGUAY ✓

De burdeles y otras yerbas

La carrera por el 2018 empieza a empantanar la cancha y a complejizar aún más la gestión del presidente Horacio Cartes, entrampado en una interna y una gestión verticalista del poder que tuvo sus frutos en los inicios de su gestión, pero que empieza a causarle problemas en el segundo tiempo de su mandato.

El Congreso es el ring donde se libra esta batalla, y donde mejor se puede visualizar esta telaraña política en el Senado, donde el oficialismo está obligado a tejer volátiles alianzas, pero donde también la oposición (integrada por colorados disidentes y luguistas y otras fuerzas menores) va perdiendo fuerza. Como muestra de la disminución gradual de las fuerzas, ningún sector tiene hoy los votos para presidir la Cámara.

Como muestra basta un botón. El año pasado, Marito Abdo fue electo por 24 votos y entonces lideraba el poderoso bloque colorado G15. Hoy su bancada rebelde se redujo a G7 y aunque mantenga la fidelidad del Frente Guasu de Lugo, el PDP de Masi y otras individualidades, le faltan votos para imponer un sucesor.

Aunque el escenario es aún incierto en cuanto al 2018 porque falta la definición en varios sectores: el PLRA tiene una interna a fines de junio. De quien gane dependerá el rol del partido de cara a las presidenciales.

La reelección es un pleito que marcará el rumbo no solo dentro de la ANR, sino especialmente en la izquierda. Cartes mantiene la incógnita, pero cada vez más se aleja la idea de su candidatura porque las encuestas les son adversas.

El Frente Guasu sabe que sin la herramienta legal de la enmienda, la candidatura de Fernando Lugo no tiene chances de pasar filtros políticos o jurídicos. Esto le obligará a buscar el abrigo de otras alianzas o seguirá solo en la búsqueda de la consolidación de la izquierda por la vía electoral.

En este contexto, el cartista Hugo Velázquez maniobró y adelantó su reelección como presidente de Diputados. Su mandato vencía recién en diciembre. Una doble jugada: por un lado tranquiliza a Cartes porque su eficiente mediador controla el poder en una cámara díscola, pero a la vez es una demostración de fuerza del diputado que quedó herido porque fue dejado de lado de la cúpula de la Junta de Gobierno. “Te apoyo, pero tengo fuerza propia”, parece ser el mensaje.

Una señal de luz amarilla para el presidente.

UN PROSTÍBULO. Las versiones que corren de un supuesto sobresueldo en Diputados pagado supuestamente por el presidente datan de hace tiempo. Saltan a cada tanto, especialmente en épocas de campaña o cuando se aprueban proyectos del Ejecutivo con la velocidad de un rayo.

Pero esta semana estalló un escándalo en el Senado que potencian las acusaciones de corrupción, tras la polémica y dudosa aprobación de una ley que autoriza al Ejecutivo a modificar el contrato con Tape Porã para ampliar la ruta VII a cambio de prorrogar su explotación hasta el año 2053.

La mayoría de los 20 votos a favor está duramente cuestionada no solo porque la votación está en duda, sino por el apoyo dado a la ley, que según sus detractores viola la ley de concesiones y es inconstitucional.

El presidente del Congreso, Mario Abdo Benítez, se encargó de definir sin medias tintas la decisión. No se guardó palabras. A su criterio, el resultado a favor de la empresa constructora asemejaba a un prostíbulo. (Léase, se vendieron los votos). Una acusación que apunta a colorados cartistas, liberales llanistas y los dos oviedistas.

Ahora que salió a la luz el registro de la votación de la sesión del miércoles pasado, en el que se revela que hubo un empate 20 a 20, por la salud de la República debe repetirse la votación. Y los que votaron a favor, especialmente los liberales, deberían ser los primeros en plantear la revisión. De lo contrario, la acusación de Marito pasará a ser una confirmación.

La cancha no solamente se embarra con estas acusaciones muy graves, en tiempos de espera de la definición más importante para aclarar el panorama político: la decisión oficial del presidente de pelear o no la reelección.

Mientras tanto, reina la especulación.

Por Estela Ruiz Diaz

http://www.ultimahora.com/de-burdeles-y-otras-yerbas-n995192.html

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

9 comentarios en “De burdeles y otras yerbas

  1. El Congreso, ¿un prostíbulo?

    Por Blanca Lila Gayoso

    Alguna vez el expresidente de los Estados Unidos, el ya fallecido Ronald Reagan, dijo que la política y la prostitución se parecen mucho en el sentido de que ambas son las profesiones más antiguas del mundo. El mencionado personaje provenía del cine y hasta hoy, figuras del show, de la farándula, de la televisión, del deporte y de los medios de comunicación incursionan en el campo de la política.

    La Cicciolina, en Italia, siendo una actriz porno, ganó la diputación en 1987. En Perú, una trabajadora del sexo también se postuló para lograr un espacio en el Parlamento. El eslogan de su campaña rezaba así: “Una prostituta decente, que convertirá el Congreso en un prostíbulo respetable”.

    Como el Congreso a veces es un verdadero circo no es raro que los payasos famosos también deseen un lugar en ese estamento. Tal el caso de “Tiririca”, en el Brasil, el diputado más votado y recientemente, “Lagrimita”, candidato a la Alcaldía de Guadalajara, México. En el Paraguay, también se postularon para concejales payasos, imitadores y humoristas. Hasta uno de ellos ganó haciendo su campaña casi sin plata y utilizando las redes sociales.

    La gente está cansada del verso político; está cansada de las mentiras y sobre todo de la corrupción escandalosa que se observa en casi todos los entes públicos. Hace poco, cuando se estaba votando sobre el tema de la carretera del Este, el propio presidente del Congreso del Paraguay, Mario Abdo Benítez, declaró que nuestro Parlamento se parece a un prostíbulo. Esto, en el sentido de que allí se venden y se compran los votos. Obviamente, esto no constituye ninguna novedad para el pueblo, que no es tonto y sabe muy bien cómo se manejan las cosas en esos sitios, y también en otros, como el Poder judicial, por ejemplo, que es un grandísimo burdel, ya que allí sí que las compraventas de las sentencias resultan más que escandalosas. Y no hay que generalizar. Ocurre que las personas honestas e íntegras son muy pocas y tal vez las podemos contar con los dedos de las manos.

    No solamente en estos quilombos se tienen niñeras o amantes de oro; ni se filman escenas tan patéticas del senador Galaverna con sus amigas o cuando Armando Espínola se pasaba divirtiéndose en plena sesión, con fotos pornográficas con su amante. No solamente se trata de eso en ese paisaje. Cuando uno se va por allí, no es raro ver a las chicas pasearse de un lugar a otro, con sus alargues teñidos, sus faldas cortas y sus tacos altísimos, asemejándose a las modelos de nuestra fauna y flora, que sobresalen por sus colas y sus lolas. Las modelos europeas, por ejemplo, no venden sus cuerpos, sino que venden la ropa o los perfumes. Tienen glamour y clase y no se ofrecen como prostitutas baratas. En fin, son otras culturas.

    Yendo de nuevo al tema del Congreso, todos los paraguayos y las paraguayas tenemos que estar alertas cuando los parlamentarios están sesionando. Tenemos que seguir esas deliberaciones como si fuera un partido de la selección nacional en un mundial de fútbol. Tenemos que interiorizarnos de los proyectos de leyes que se están estudiando y si se aprueban algunas impopulares y que no nos convienen, podemos salir a las calles a manifestar nuestro repudio. Todos los ciudadanos que amamos a nuestra patria tenemos que seguir luchando para que termine la lista sábana y dejen de imponernos votar por personajes sin preparación, sin cultura, deshonesta y corrupta, que ensucian los cargos que ocupan y hacen de las instituciones, verdaderos y escandalosos prostíbulos.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 10 junio, 2016, 5:34 am
  2. Prostibularios, poco prolijos y sospechados
    3 junio, 2016
    Por Sergio Etcheverry

    Estas dos semanas hemos asistido al show brindado por nuestros políticos y legisladores, dando señales claras que vivimos una época en la que las leyes y los reglamentos son casi de goma, adaptables según las necesidades y el (nuevo) rumbo que tomen los acontecimientos. El tratamiento del tema de la Ruta VII y la extensión de la concesión a Tapé Porã mostró varias aristas, algunas lindantes con la ilegalidad y otras que, serían graciosas si no fueran graves.

    La ley 1618 en su artículo 20, es tan clara (“en ningún caso se podrá prorrogar el contrato de concesión a favor del mismo concesionario, u otorgarlo directamente en favor de otro, sin cumplirse el requisito previo de la licitación pública, abierta a todos los oferentes”) que la prórroga parecería imposible… pero ocurrió, con el bochornoso espectáculo de la votación (20-18, 20-20), la segunda sesión “correctora” con quórum casi dudoso y el argumento´i de, directamente, no dar quórum para que un tema quede como está (cualquier similitud con el uso indebido de los fueros no es mera coincidencia).

    Como detalle de color, la manifestación de los transexuales trabajadores del sexo, “indignadas” por la comparación que el propio presidente del Congreso, Marito Abdo, hizo del senado con un prostíbulo. Posteriormente, una de las trabajadoras del sexo, la señorita Marie, denunció que dos personas, presuntamente vinculadas a un ministro, las contrató para el evento, pagándoles G. 150.000 a cada una.

    Y nos quedó en el tintero el caso del Cerro de Ñemby, donde la empresa concesionaria esgrimió una adenda firmada por el entonces ministro Salyn Buzarquis extendiéndole la concesión por 10 años más. Ese documento no existe, según el MOPC. Lo más grave de todo esto no es quizás lo que ocurrió, sino la sensación de “todo seguirá igual” y la aniquilación de la esperanza.

    Pero una luz que aparece en el camino: quizás el nuevo presidente del senado pueda rectificar rumbos. El candidato más firme es Víctor Bogado…

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 3 junio, 2016, 8:33 am
  3. Parlamentarios, prostitutas y dignidad

    Las trabajadoras del sexo y transexuales rechazaron las declaraciones del titular del Congreso, Mario Abdo Benítez, quien calificó al propio Parlamento de ser “un prostíbulo”, tras una sesión en donde aseguró que hubo “venta de votos”.
    Por un lado, más allá de lo anecdótico del caso, el hecho volvió a develar la caradurez de muchos senadores, quienes hipócritamente se “rasgaron las vestiduras” e incluso pidieron la renuncia del titular de la Cámara; como si la compra de votos jamás hubiese ocurrido. Sin embargo, es sabido que esta lamentable y corrupta práctica es más que frecuente y hasta “histórica” –valga el término– en este Poder del Estado. Y la continuidad de este manejo nocivo y poco honorable es exclusiva responsabilidad de cada uno de los miembros de la Honorable Cámara en cuestión.

    Por otro, este evento volvió visibilizar a estas personas que ofrecen servicios sexuales a cambio de dinero en nuestra sociedad. Se trata de una actividad peligrosa y denigrante, en cuyo entorno giran y se entrecruzan prácticas ilegales y criminales, como la trata de blancas, el tráfico de drogas, el proxenetismo, además de violencia y muerte.

    Con la prostitución –incluso la no forzada–, a miles de mujeres, niños y niñas se les ha restringido y violado la dignidad humana, exponiéndolos al manoseo, el maltrato y la cosificación degradante de su cuerpo. No en vano, expertos en el tema la consideran como la forma moderna de esclavitud, incluso avalada por legislaciones.

    Está claro que el asunto es complejo, en donde intervienen situaciones de pobreza extrema e ignorancia, la desintegración familiar, la paternidad irresponsable, y la ausencia del Estado y su inacción ante el auge de la trata de personas y el turismo sexual, entre otras tantas variables; todo ello sumado a los fuertes intereses económicos que movilizan a quienes lucran con el cuerpo de estos mujeres y niños, así como las diferentes patologías que esconden quienes buscan y trafican estos servicios.

    No es justo que una sociedad calle o sea indiferente ante tantas mujeres víctimas de esta práctica, y cuyas vidas guardan trágicas historias de abandono y falta de perspectivas de futuro. Muchas piden ayuda porque vender su cuerpo por la calle no es lo que soñaron para sus vidas y la de sus hijos, ni lo que hubieran querido hacer voluntariamente. Por ello, corresponde brindarles apoyo, alternativas laborales y de crecimiento personal; es una cuestión de dignidad y la mejor forma de no discriminarlas.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 2 junio, 2016, 5:45 am
  4. ¿Prostíbulo?

    En la última sesión de la Cámara de Senadores, el mismo presidente acusó a la misma de que es parecida a un “prostíbulo”, es decir que algunos de ellos se venden al mejor postor según el tema de que se trate.

    Nunca hubo presidente tan valiente como este para expresar crudamente lo que siente de mucho de ellos. Sabemos lo que le espera después de esto, pero ya nadie le podrá sacar el mérito de haber movido el avispero. ¿De cuántos ciudadanos como él necesitamos, que expresen su inquietud desde las instituciones donde actúa?

    Para enumerar a todas ellas necesitamos escribir un libro. Pero es urgente resaltar algunas de las más graves. Por ejemplo, lo que ocurre con respecto a la salud, en las distintas instituciones; como IPS y demás nosocomios, dependientes del Estado.

    Es inenarrable ya sea a lo que se refiere a insumos y/o atención oportuna a los enfermos.

    Pero hay algo más serio todavía. El consumo de la droga, que se acrecienta velozmente; especialmente en los barrios más pobres, donde la violencia se multiplica sin visos de solución. Solo basta que un solo miembro de la casa sea afectado para que dicho núcleo familiar quede destrozado, sin que ninguna institución del Estado se preocupe. Con este ritmo de envenenamiento, nuestro país estará sumido en corto tiempo en una anarquía total.

    A esto debemos añadir el uso irracional de la moto, especialmente de parte de nuestra juventud, que después de sufrir mutilaciones, se convierte no en apoyo de su familia, sino en verdaderas cargas para ellos y para la sociedad. Procuremos a tiempo corregir todo esto para que algún día sea realidad el sueño de Frutos Pane, quien escribió “Qué linda es mi tierra”, pero que va a ser mucho más linda cuando todos juntos procuremos y consigamos que estos males desaparezcan de nuestro pueblo.

    Modesto Salinas Sosa

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 1 junio, 2016, 9:59 am
  5. La clase política explota desfachatadamente al pueblo contribuyente

    En los últimos años se ha venido revelando en qué escandalosa medida había sido que los políticos y los altos magistrados nacionales se valían y se valen de los contribuyentes para mantener a sus parientes, amigos y correligionarios. Si se define la corrupción como el empleo del dinero público en provecho personal de sus gestores, no cabe duda de que la práctica referida es una de sus tantas manifestaciones. Este desenfrenado hábito tiene la particularidad de que no es que se desvíen fondos, se reciban sobornos o se sobrefacturen bienes o servicios; no se le roba al fisco en el sentido de que se le priva ilícitamente de recursos, dado que estos se hallan previstos en el Presupuesto nacional para abonar los salarios y las remuneraciones del personal que debe trabajar por el país, sino de que se hace un irresponsable abuso de las posibilidades que la ley ofrece para el beneficio personal de los que mandan y de sus compinches.

    Muchos de esos “funcionarios” o “contratados”, que ocupan cargos superfluos, directamente no asisten a sus lugares de trabajo, cometiendo así el delito de cobro indebido de sus haberes. También están aquellos que asisten pero para no hacer nada, por la simple razón de que son innecesarios. Llevan una existencia tan parasitaria como la de los otros, pero formalmente no hay nada que reprocharles: si holgazanean en los pasillos es porque no hay ni sillas ni espacio suficiente para ellos, ni tareas que se les puedan asignar.

    El reproche por esta denigrante situación debe dirigirse, sin ninguna duda, a los Poderes Legislativo y Ejecutivo, que sancionan y promulgan una ley presupuestaria sin mayores estudios ni consideraciones, que permite a quienes mandan practicar el nepotismo, el prebendarismo y el derroche. Se dirá que el concurso público de oposición exigido por la Ley de la Función Pública para nombrar y promover a funcionarios debe impedir esas prácticas odiosas, pero el problema es que dicho instrumento legal no es aplicado en toda la estructura estatal, como por ejemplo en las 33 instituciones que atacaron la ley de inconstitucional, entre ellas el Poder Judicial y la Justicia Electoral.

    Como es notorio, en ambos organismos tienen amplia cabida los familiares cercanos de las máximas autoridades o de sus allegados, lo mismo que la clientela política de los legisladores que recurren al tráfico de influencias. La ley que prohíbe el nepotismo en la función pública, que entró en vigencia en 2005 y también obligaba a los ministros de la Corte Suprema de Justicia, no impidió, por ejemplo, que tres de los cuatro hijos y una nuera del ministro Raúl Torres Kirmser ingresaran en el Poder Judicial. Es cierto que el ministro no robó en el sentido literal de la palabra, pero también lo es que se valió del Presupuesto para que sus parientes cercanos no vivan a costa suya, sino de los contribuyentes.

    La citada ley anulaba todo nombramiento hecho en contra de ella, y lo hacía “incurrir en la presunción del hecho punible de tráfico de influencia”. La ley vigente desde el año pasado no tipifica el nepotismo como un delito, sino que se limita a sancionar a quien realice un nombramiento en violación de ella con la inhabilitación en el ejercicio de la función pública de hasta cinco años, la nulidad del acto jurídico y la devolución de los salarios cobrados indebidamente.

    Puede presumirse que los adeptos al llamado “familismo amoral” no estarán muy preocupados, dado el escaso efecto disuasorio de la penalización y la falta de antecedentes en la materia: Torres Kirmser, hasta ahora, no fue juzgado por la presunción antes referida.

    Tampoco estarán preocupados los legisladores que tienen a sus hijos como “asesores”, gracias al favor concedido por el presidente de turno de la respectiva Cámara. Y conste que la nueva ley les incluye a ellos y no solo a los presidentes. Además, los legisladores no solo se ocupan de ubicar a sus vástagos, sino también –y sobre todo– a su numerosa clientela política, a la que alimentan con el dinero público para que estén a su servicio en las elecciones internas y en las generales.

    De esta manera, los legisladores exprimen el Presupuesto nacional que ellos sin más ni más sancionan, disfrazando la remuneración de los “operadores” bajo el vago rubro de “servicios personales”.

    Pero los diputados y senadores no se limitan solo a nutrir el plantel del Poder Legislativo, sino que incursionan también en la generalidad de las entidades públicas, entre las que se destaca la Justicia Electoral. Aparte de que en esta entidad no se aplica la Ley de la Función Pública, resulta que el tan mentado art. 87 de la ley que la reglamenta dispone que los funcionarios sean designados según “la idoneidad y, en lo posible, con la proporción de bancas que los partidos o movimientos políticos tienen en la Cámara de Senadores”. Como se nota, la segunda parte de dicho artículo consagra inconstitucionalmente el “cuoteo” entre las clientelas políticas, violando abiertamente el principio de igualdad ante la ley. Así los parlamentarios crearon un campo fértil para el manejo del Presupuesto nacional en función de sus intereses políticos, creando cargos para sus respectivos seguidores a cambio de su apoyo continuado; no son empleados del Estado, son “sus” empleados.

    En suma, la clase política explota desfachatadamente al pueblo contribuyente valiéndose de las leyes que ellos mismos crean con el campo propicio para el efecto, y no solo mediante el robo desvergonzado a través de sobrefacturaciones o malversaciones.

    Ante esta demostración de inescrupulosidad de la clase política, la ciudadanía en pleno debería manifestar públicamente su repudio, exigiendo se ponga fin al ordeño descarado del erario precisamente por quienes fueron elegidos para atender los intereses de los ciudadanos y las ciudadanas.

    http://www.abc.com.py/edicion-impresa/editorial/la-clase-politica-explota-desfachatadamente-al-pueblo-contribuyente-1484381.html

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 31 mayo, 2016, 5:44 am
  6. El Congreso, un prostíbulo

    En Perú, una prostituta se promovió como candidata para lograr un escaño en el Congreso de su país; con dicho fin integró una lista del partido Frente Amplio (izquierda) y realizó campaña electoral bajo el lema: “una puta decente que hará del Congreso un burdel respetable”.

    No es el primer caso en que la política práctica atrae a personajes que son completamente ajenos al oficio o arte de gobernar. En Italia se recuerda el caso de la famosa actriz porno conocida como “la Cicciolina”, que en 1987 fue elegida diputada por el Partido Radical. En Ecuador, hace pocos años, un grupo juvenil hizo campaña electoral por “don Burro”, un jumento al que vistieron elegantemente y le hicieron concurrir a un local de inscripción, donde fue rechazado como candidato. Pero en las redes sociales “don Burro” obtuvo más de diez mil simpatizantes.

    En el Brasil, el popular payaso “Tiririca” fue en el 2010 el diputado federal más votado. En su campaña electoral fue sincero: “No sé qué hace un diputado. Vótenme, y después les cuento”.

    En México, para las próximas elecciones locales del 7 de junio, están candidatados payasos, actores de cine y televisión y deportistas. Entre los primeros, el payaso “Lagrimita”, que hace intensa campaña para ser candidato independiente a la alcaldía de Guadalajara, manifiesta: “Nos hartamos de los políticos. Tantos escándalos y mentiras. Tiene que haber un cambio, y por eso nos decidimos”. Luego invita: “Es hora de que un payaso de verdad gobierne”.

    Palabras más, palabras menos, este es el tipo de actitud que gana espacio a lo largo y ancho de América Latina (e incluso de algunos países latinos de Europa, según se vio), respecto a los congresistas, legisladores o concejales, entre los cuales la cantidad de mediocres y farsantes es tan elevada, en proporción, que no hay más remedio que preguntarse si, siendo verdadero el supuesto de que los políticos electos representan al pueblo, entonces, ¿cuál es el nivel cultural y moral de ese pueblo que votó por ellos?

    El Paraguay no es una excepción en materia de la escasísima consideración que merecen los legisladores en la opinión pública. Nuestros senadores, diputados y concejales, en general y salvo contadísimas y conocidas excepciones, no despiertan ninguna admiración ni respeto en el seno de nuestra sociedad.

    En efecto, hace pocos días, el propio presidente de la Cámara de Senadores, Mario Abdo Benítez, se despachó en relación con nuestro Congreso con términos fuertes, manifestando que la institución a la que pertenece y preside actualmente se parecía a un prostíbulo. Con este comentario reaccionaba ante la dudosa conducta que una mayoría de legisladores asumió, en ocasión de la votación que hicieron para la renovación y prolongación de la concesión que una empresa particular goza en la explotación del servicio público de mantenimiento de una carretera, en el Este del país. Dicha espontánea calificación del senador Abdo tuvo una singular respuesta por parte de una mujer, que se presenta al público como representante de las “trabajadoras sexuales” del Paraguay, Buenaventura Cabañas, quien se dirige al presidente de Senadores afirmando que “en los prostíbulos sí se trabaja”. En otras palabras, le dice al titular del Congreso que los senadores y diputados ganan sus jugosos salarios sin merecerlo en absoluto.

    Estas pocas referencias son suficientes muestras de la pobre imagen que se tiene de los políticos, y de los parlamentarios en particular.

    Sin embargo ellos, lejos de preocuparse por la situación, no parecen mover un dedo para siquiera intentar revertir tal triste condición; al contrario, todos los días aparece una noticia acerca de cómo un diputado o un senador encontró la fórmula para esquilmar al Tesoro público o aprovecharse de su cargo para vender su voto a favor de proyectos legislativos claramente antipopulares o perjudiciales para el interés general. Y en este último sentido han abundado las acusaciones públicas entre los propios parlamentarios.

    A medida que la figura de nuestros legisladores se atrofia y su reputación declina, la confianza de la gente en la institución que integran se debilita, hasta el punto de que muchas de sus decisiones son respetadas solamente si se las impone por medio de la fuerza; y aun, porque, en muchos casos, un grupo activo y decidido de manifestantes suele negarse a cumplir ciertas leyes, o se dedica a conculcar derechos de los demás alegando la defensa de los suyos, y en estos casos no existe autoridad pública que se anime a imponerles medidas de fuerza o sanciones legales, simplemente porque se sienten débiles, rechazados, impopulares, siguiendo la misma suerte de los legisladores.

    En nuestro medio social se ha analizado y debatido varias veces esta situación de grave descrédito que padecen nuestros políticos en general, y nuestros congresistas en particular. Las respuestas al problema apuntan, casi siempre, al sistema electoral. Muy pocos dicen “somos un pueblo mayoritariamente inculto y por eso es natural que elijamos representantes mediocres”; la opinión que suele primar es la de que, quienes manejan las cúpulas de las organizaciones políticas predominantes y tienen el poder de elaborar las listas de candidatos (“listas sábana”), prefieren integrarlas con muchos zopencos dóciles y pusilánimes, gente por lo general carente de personalidad, sin criterio propio ni gallardía suficiente como para, llegado el caso, adoptar decisiones por sí misma, sin dejarse ordenar o sobornar; vale decir, actuando como verdaderos representantes del pueblo y no como meros agentes de operaciones de una cúpula o de un caudillo.

    Dada esta situación, es previsible que las prostitutas, los payasos y otras gentes habitualmente distantes de la política piensen incursionar en ella para adecentarla, como afirman, con probable éxito, dada la importante cantidad de funcionarios elegidos para los cuerpos colegiados que se revuelcan en el fango sin importarles en absoluto su imagen, sino el rédito económico que les aportará su acción.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 31 mayo, 2016, 5:19 am
  7. El “caficho” del Congreso

    Parece anecdótico, pero lo ocurrido con el presidente del Senado y el Congreso, Mario Abdo Benítez, refleja de cuerpo entero a nuestra clase política, que no tiene reparos en denunciar negociados de otros mientras mantiene los suyos a salvo, con entusiasmo y descaro.

    Molesto por el resultado de las votaciones que permitieron sancionar la ley que prorroga hasta 2053 el plazo de concesión a favor de Tape Porã para que amplíe un tramo de 140 kilómetros de las rutas 2 y 7, Marito atacó a sus colegas asegurando que el Congreso se había convertido en un prostíbulo, insinuando que los senadores que votaron a favor de la prórroga habían recibido un pago por su voto. Agresivo y cobarde a la vez, ya que lo que lanzó fue una sospecha y no una acusación concreta contra personas concretas.

    Como la ley se sancionó con el voto del sector oficialista colorado y la bancada del PLRA, senadores liberales enseguida se mostraron molestos por la insinuación de Marito. Luis Alberto Wagner respondió que si el Congreso es un prostíbulo, Abdo Benítez es el “caficho”.

    Pocas veces una expresión cae tanto como anillo al dedo como esta, puesto que en el momento en el que todo esto ocurría empezó a circular por las redes sociales el video de una sesión, en donde se nota claramente a Marito cuando da instrucciones a su secretario para que consiga que se retiren varios senadores a fin de que no hubiera quórum para continuar, ya que se realizaba en ese momento la elección de los nuevos integrantes del Fondec y los resultados no beneficiaban a la candidata de la disidencia colorada.

    Así que el mismo Marito que se mostraba indignado ante la supuesta compra de votos para favorecer al consorcio Tape Porã es el mismo Marito que no tuvo empacho en dejar sin quórum una sesión porque eso convenía a los intereses de su sector. Quizás él no se venda por chauchas y palitos, pero tiene el mismo interés que el resto hacia lo que conviene a la ciudadanía, ninguno.

    No es que esto nos muestre algo que no sabíamos; al contrario, a la larga hemos tenido que acostumbrarnos a esta clase política vacía de ideales y dispuesta a transar con quien fuere con tal de conseguir una ventaja, cualquiera, para su sector. Y aquí no hablamos de ningún partido, sino de los políticos en general, porque ya no hay patriotas en este país sino oportunistas y ventajistas, sin importar el color del pañuelo que lleven al cuello. Es como si con el paso de los años, después del golpe de Estado de 1989, hubieran aceptado que para sobrevivir en este sistema político bajo y mediocre, debían convertirse en aquello que habían perseguido durante el stronismo, personajes ambiciosos y venales, dispuestos a venderse por el precio que fuere.

    Así es la política criolla, lastimosamente. Ha dejado de ser una opción honesta y diferente para la ciudadanía y se ha convertido en un negocio en donde el más vivo y badulaque es el que mayor posibilidad tiene de surgir y convertirse en líder.

    Tiene razón Abdo Benítez cuando dice que el Congreso se ha convertido en un prostíbulo, y agregaríamos que, además, en una guarida de delincuentes. Pero él está incluido en el esquema y es su cabeza más visible. O, como diría Wagner, su “caficho”.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 30 mayo, 2016, 7:55 am
  8. Las “listas sábana” crían cuervos

    La situación del destituido exintendente de Mariano Roque Alonso y actual concejal municipal por el Partido Colorado Walberto Zárate es otra prueba más de lo que nuestro diario viene advirtiendo y denunciando continuamente con respecto al daño moral y perjuicio material que causan las “listas sábana” al desarrollo nacional y al patrimonio local.

    Tal como se publicó en su momento, Zárate fue destituido del cargo de intendente en el año 2009 por la Cámara de Diputados luego de una intervención ordenada por la propia institución a raíz de serias y numerosas irregularidades de este personaje al frente de la Municipalidad. Sin embargo, la cámara en cuestión, llamativamente, “se olvidó” de remitir los antecedentes del caso a la Fiscalía para que el munícipe fuera investigado y procesado por los presuntos delitos que le fueron atribuidos.

    En la tortuosa relación que existe entre los movimientos internos de los partidos políticos suelen ocurrir estas situaciones, que más bien corresponden a hechos de venganza entre caciques partidarios de municipios, regiones o departamentos, antes que obedecer a sanas preocupaciones parlamentarias sobre el buen manejo de los bienes públicos y correcto desempeño de las autoridades locales, elegidas para ejercer la intendencia y las concejalías municipales.

    Para su elección como intendente, Zárate tuvo que haber dejado un tendal de heridos dentro de su propio partido, ya que se supone que si en la administración de la intendencia –que ejerció durante dos años antes de ser destituido– fue fraudulento, por qué no lo sería en el proceso electoral que condujo a su elección. Los caciques superiores suelen organizar componendas de poca monta en las cámaras del Congreso para “honrar” a sus partidarios castigando al adversario de turno “que se pasó de la raya”.

    Sin embargo, este tipo de castigos originados en confabulaciones parlamentarias casi nunca completan el proceso de hacer justicia, ya que los “justicieros”, con su proceder no se preocupan en combatir la corrupción promoviendo la prisión de los culpables, y menos aún la devolución de lo robado, sino en “inhabilitar” temporalmente a sus adversarios, o alinearlos para que en próximas competencias operen en la vereda correcta, en las cuales ellos se encuentran casualmente.

    Es lo que sucedió con Zárate, cuya administración de los ejercicios 2007/08 fue revisada por la Contraloría General de la República, que encontró hechos de nepotismo, creación de empresas fantasmas, proveedoras a nombre de amigos y parientes, sobrefacturaciones y todo tipo de irregularidades en llamados a concursos, por lo que ahora merecidamente la Junta Municipal pide que se lo procese.

    Se calcula que los hechos punibles atribuidos al exintendente, tales como lesión de confianza, producción de documentos no auténticos, daño patrimonial, tráfico de influencias, asociación ilícita para delinquir, entre otros, produjeron perjuicios por un total estimado en nada menos que 8.000 millones de guaraníes en Mariano Roque Alonso, un distrito lleno de necesidades y con sectores marginales carentes de los servicios más elementales.

    Sin embargo, en las últimas elecciones municipales Zárate fue elegido concejal en nombre de su partido, la ANR, cargo que básicamente tiene la función de hacer o cambiar la legislación municipal, además de controlar a la actual administración ejecutiva.

    Podría pensarse que la ciudadanía de Mariano Roque Alonso carece por completo de interés en elegir a los mejores que la represente en la institución municipal, o que todo lo negativo publicado contra Zárate es mentira. Ambas situaciones son improbables, ya que de hecho la ciudadanía votó esta vez a una mujer como intendenta, que además es de otro signo político, y todo lo publicado se basa en documentos de instituciones constitucionales y legalmente habilitadas para hacer la denuncia que hicieron.

    Sucede, sencillamente, que los partidos políticos cuentan como marca registrada el sistema de listas cerradas y bloqueadas para salir al rescate de personajes averiados, inclusive para proteger y reciclar a verdaderos delincuentes, cuyos procesos de investigación y sanción retardan deliberadamente haciéndolos elegir en cargos de representación.

    Es necesario que los líderes políticos decidan de una buena vez cambiar este sistema por el de elección directa y por nombres en los cargos plurinominales (para ejercer funciones en organismos colegiados), no solo por los daños patrimoniales que causa el estilo tramposo de las listas sábana, sino porque llegará la hora en que ellos mismos y sus partidos serán víctimas de la reacción pública del hartazgo de la ciudadanía contra los bandidos empotrados en el poder gracias a esta forma de elegir.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 30 mayo, 2016, 7:21 am
  9. Prostíbulos y meretrices costosos
    Por Benjamín Fernández Bogado

    A confesión de parte relevo de pruebas.

    El hijo del ex secretario privado del tirano Stroessner y hoy presidente del Congreso lo dijo con claridad: el Congreso es lo más parecido a un prostíbulo.

    Mario Abdo Benítez y varios de los senadores no podían creer ni contar los brazos que se levantaron para que la concesión de parte de la ruta 7 siga en manos del consorcio privado Tape Porã ¡por unos 30 años!

    La generosidad de los legisladores con el futuro de sus mandantes dice que solo puede justificarse con la entrega de dos millones de dólares en coimas a los senadores y diputados. Tamaña vergüenza y escándalo se parece a los conocidos como mensalão o petroleão en el vecino Brasil, y que le costaron la presidencia a Dilma y el ocaso de Lula.

    Venalidad. Es muy grave lo que aconteció en el Senado esta semana y requiere de una investigación a fondo, más todavía cuando involucra a uno de los gerentes del Ejecutivo en la operación Caminos sucios.

    No hay muchas dudas sobre la venalidad de varios miembros del Congreso. Muchos enfrentando a la benévola Justicia y encubiertos en fueros no apropiados para estos casos.

    Si las niñeras y caseros de oro todavía siguen vigentes, es por la simple razón de que sus colegas aplican una cerrada defensa corporativa por si las cosas fueran iguales con ellos a corto plazo.

    Abstenciones. Un ex gobernador de Alto Paraná zafó hace unos días con la complicidad de algunos colegas que se abstuvieron de liberarlo para que la Justicia lo procesara.

    Un sorprendente Adolfo Ferreiro no apoyó que el senador Aguinagalde enfrentara un juicio por un escandaloso robo.

    El Congreso a veces es un buen lugar para conocer la profundidad del compromiso con los valores democráticos de varios actores políticos locales.

    Escándalos. Aguantan hasta donde alcanza el límite de sus reclamos económicos. Los que no solo esperan que la oferta del corrupto sea imposible de rechazar.

    Equipararlo a un prostíbulo no parece nada escandaloso para ninguno.

    Cada semana comprobamos un escándalo que transforma a muchos de sus miembros en meretrices costosas y solidarias entre ellos, que ejercen un travestismo cercano al carnaval cotidiano.

    Hay de los que presentan un pedido de reelección vía enmienda cuando lo que manda la Constitución es hacerlo vía reforma, uno que lleva una guacha que bien merecido lo tendría el mismo, otro presenta un proyecto de ley sobre piropos y hubo alguno que mocionó el día del pohã roysa.

    Decadencia. ¿Tenemos el Congreso que se nos parece? ¿Somos así mayoritariamente los paraguayos? Si la conclusión es positiva, bien merecido tenemos la condición de prostíbulos y meretrices que muchos de ellos se endilgan.

    Pero eso nos llevará a concluir que el país mayoritariamente es igual a ellos siendo que la democracia es el gobierno de la mayoría sobre la minoría.

    La conclusión sería en ese caso que si no cambiamos nuestra manera de ser, nos seguiremos condenando a vivir en un prostíbulo reiterado y decadente que nos lleva a esa misma condición como sociedad.

    O nos rebelamos contra eso o fisgoneamos tras las puertas que hacen las meretrices más costosas de la República.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 29 mayo, 2016, 8:09 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

clima ✓

Click for Asunción, Paraguay Forecast

impresos ✓

abcCOLOR

ULTIMA HORA

LA NACIÓN

EXTRA

POPULAR

CRÓNICA

ADN

5días

Como dijo… ✓

@JavierSanchezPy En el oficialismo colorado no hay "plan B". Dicen que el cartismo está 100% seguro q sale la enmienda y no hay otro candidato que no sea HC
‏@MilvaGauto Si el Fundador del Foro Económico Mundial destacó el crecimiento será para la exportación, que bueno!Pero de manera interna es otra historia
@Juanctpy Chulinita los perfiles falsos operando por políticos y de paso descargando frustración acumulada del pagado por teclear. Dale, descargate ;)
@lacostasoy Algunas irregularidades en planillas por la reelección es consecuencia de la estupidez de quien lleva más firmas. Una competencia argel.
@claririquelme1 Un colorado nunca muere, firma desde el cielo.
@GianniJew Etiqueta básica de caja de supermercado es retirar tu carrito cuando terminas de sacar tus cosas señoraaaaa
@fwrt_ Si la lectura comprensiva se vuelve alguna vez indispensable para vivir, los paraguayos morimos.
‏@oslovera El EPP es mbatara por naturaleza según la hipótesis de muchos por acá. A cuántos gobiernos ayudo distrayendo, según la boba teoría?
‏@claucarol90 Hay irregularidades en las planillas pro reelección y aparece el EPP dejando prueba de vida de Franz... Desvío de atención dónde? 👀
@Car_Lo_Ti_Ta Justo hoy, justo después de que los muertos voten, aparece el EPP qué coincidencia verdad amigos?
@luchoalvaren Mas falsa que la lista por la enmienda inconstitucional de HC y la pileta pais para nadar en dolares de Santi. Eso nomás quería decir.
@Silporfavor Licenciatura en análisis de planillas, próxima carrera a ser habilitada por del MEC
@ebritezpy Lo que al Vaticano le lleva años y décadas confirmar, al Partido Colorado le costó apenas días: hacer el milagro de que los muertos firmen.
‏@RodrigoHoudin El seccionalero que fue presionado, para conseguir firmas, será quien deba responder por la falsificación en planillas y no los promotores.
@MRehnfeldt Estamos riéndonos de planillas y Fiscalía riendose de nosotros. Adulteración y falsificación deberían estar siendo investigados de oficio!
@Santiagasu Creo que si falsifico la firma de un político, para pedir un crédito aunque sea de G. 10 mil, me van a condenar de por vida en Guantánamo. Pongo mi firma -entiéndase el chiste- de que no habrá ninguna condena importante por la falsificación de firmas.
@jtorresromero Oposición pide ver firmas. Con esto legitiman la enmienda. Si es Inconstitucional como dicen, no deberían ni siquiera verlas. O sea?
@andrescolman Quien consiga enmendar las metidas de pata de los pro enmienda buen enmendador será 😄
@BernardoFarina Una persona educada tiene la capacidad de distinguir lo justo de lo injusto. Por eso la educación no es prioridad para nuestros políticos.
‏@chiqui_avalos Segun informe de la CIA, Andres Rodriguez en 1985 fue acusado por narcotrafico. Después se volvio Presidente.La historia se copia a si misma?
@MafeCarrascal Cuando la corrupción en la empresa privada envuelve dineros del Estado deja de ser privada para convertirse en pública, nos interesa a todos
‏@CarlosGomezPy TSJE no puede controlar firmas, planillas auto-completadas, y además ¿usan padrón desactualizado para controlar a la ANR? QUE JODA!

A %d blogueros les gusta esto: